AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 30 Septiembre   2001
#Contra el terrorismo, el tiempo se cuenta en vidas
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 30 Septiembre 2001

#PNV y PSOE
Carlos DÁVILA 30 Septiembre 2001

#Escuelas de odio
J. Rodríguez / M. Gutiérrez La Razón 30 Septiembre 2001

#Ahora, si; ETA sobra
Pedro Muñoz Estrella Digital 30 Septiembre 2001

#Atentado en Lakuntza
Editorial El Correo 30 Septiembre 2001

#Rojo sostiene que la autodeterminación «no es un derecho, sino una reclamación partidista que divide a la sociedad»
VITORIA EL CORREO 30 Septiembre 2001

#Radicales queman un autobús en San Sebastián tras obligar a los pasajeros a apearse
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 30 Septiembre 2001

#Transición política en Galicia
Enrique CURIEL La Razón 30 Septiembre 2001

#La nueva edición del Diccionario de la Real Academia incorpora más de 30.000 novedades
MADRID. Antonio Astorga ABC 30 Septiembre 2001

#Expansión
JOSÉ MARÍA ROMERA El Correo 30 Septiembre 2001

Contra el terrorismo, el tiempo se cuenta en vidas
Por Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 30 Septiembre 2001

Los abrumadores datos de que disponía la ONU sobre la estructura organizativa y financiera de Ben Laden mucho antes de la masacre del once de septiembre, pero que ni Estados Unidos ni la Unión Europea fueron capaces de utilizar eficazmente para perseguir esa organización criminal, muestran hasta qué punto los años desde la caída del Muro, y muy especialmente desde la Guerra del Golfo, han sido años perdidos en la lucha contra el terrorismo internacional. Ese tiempo desperdiciado ha costado ya miles de vidas y costará muchas más antes de recuperar la iniciativa frente a un fenómeno que no admite otro tratamiento que la represión implacable y permanente.

Ni la clase política ni los jueces europeos parecen haber entendido que esa ha sido siempre su obligación moral –inclumplida– pero que además esa es y será por mucho tiempo su principal tarea política. El comportamiento de Bélgica –archivo de siniestros disparates– en el caso de los terroristas islámicos detenidos en España a instancias suyas, y de los que al parecer se ha inhibido escandalosamente, muestra que hay estamentos completos a los que el fervor contra el terrorismo no les dura más de quince días. Pero si Bélgica es la caricatura, el resto de Europa, empezando por Francia, es la patética normalidad: nunca se puede contar con ella en serio para luchas contra el terrorismo; ni en España ni en Córcega. Tampoco en Toulouse. De creer a la prensa idiotizada, parece que el único peligro para Europa ligado al Islam se llama Berlusconi.

Por nuestra triste experiencia con ETA sabemos lo que cuesta recuperar el tiempo perdido por astucias de la banda, como la “tregua-trampa”, o por ineficacia de los jueces –Audiencia Nacional, Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional han fallado sucesiva y escandalosamente– o por el desarme moral de la sociedad a través de unos medios de comunicación anegados por la demagogia y la desinformación. En ese sentido, la lucha contra el terrorismo islámico global todavía no ha comenzado. En Europa, al menos, el que vivimos sigue siendo un tiempo perdido que miles de inocentes pagarán.

PNV y PSOE
Por Carlos DÁVILA 30 Septiembre 2001

Para los nacionalistas, ETA existe porque hay un conflicto político, o mejor dicho: porque el País Vasco no puede independizarse. Para Ibarretxe, en consecuencia, el conflicto político -o sea, un eufemismo- es anterior a ETA. Con independencia para ellos no habría ETA. Por tanto, dicen los nacionalistas: vayamos a la independencia. Otra cosa son los métodos, porque está claro que el PNV no apoya el terrorismo, aunque, hasta ahora, múltiples veces se ha servido de él e incluso en alguna ocasión ha pedido a sus protagonistas que, por favor, no dejen de apretar.

Está claro que en una democracia se puede defender todo. Hasta un disparate político e histórico como la independencia del País Vasco, que no está precisamente sojuzgado por potencia extranjera alguna, que no está colonizado por nación foránea ninguna, y que goza de un régimen de libertades y de autonomía asimilables a cualquier Estado de Occidente. Pero hasta los bobos de Coria, o de Hernani, pueden tener derecho a decir bobadas. Otra cosa es que les asista la razón. Y otra igualmente distinta es que puedan decir tales memeces mientras criminales que matan por las mismas razones y con los mismos objetivos, dejen de hacerlo. Y eso es lo que no se reconoce ni en el PNV ni en el Gobierno de Vitoria. Ambos construyen una malvada perversión que consiste en afirmar que si se abandonan los presupuestos independentistas, ETA se aprovechará y se quedará defendiéndolos en solitario. Pero la verdad es justo al revés: lo que reconoce la banda es que, puesto que no se ofrece la autodeterminación por las buenas, hay que lograrla por las malas. Desde este punto de vista, ETA y el PNV son la misma cosa o, si se quiere, quieren la misma cosa y se apoyan para conseguirla. De ahí que no haya posible diálogo con el nacionalismo, al que un día -nadie desconfíe de ello- se terminará por derrotar en las urnas. De ahí que, de pronto, no se entienda qué clase de estulticia cometió el pasado viernes el Partido Socialista. Hay que recurrir a la muy mencionada frase del dictador Franco -¡cuánta desgracia nos dejó él en el País Vasco!- para añadir que lo de Redondo y sus parlamentarios de Vitoria, «o no se entiende, o se entiende demasiado bien». Quizá ya están comprobando los efectos de la entrevista, trufada de sonrisas bobaliconas, entre Ibarretxe y Zapatero. Éste, que sigue rodeado de asesores que prefieren mucho PNV y nada de PP, y que apuestan por la Navarra vasca, ha vuelto a derrapar en el Parlamento vasco. Tampoco en este caso hay quien se fíe del PSE.

Escuelas de odio
Las escuelas coránicas, las Madrasas, han sido acusadas de ser centros de enseñanza de odio contra Occidente bajo la apariencia de una impecable moral. Su «método» es el de introducirse en los barrios marginales de grandes ciudades como París y atraer a jóvenes fracasados (musulmanes o cristianos) a los que forman como futuros mártires de la Yihad
J. Rodríguez / M. Gutiérrez La Razón 30 Septiembre 2001

Con más de cuatro millones de ciudadanos musulmanes, el islam se ha convertido en Francia en la segunda religión por número de fieles. Pese a las dificultades derivadas del hecho de que en la Francia laica y republicana es ilegal preguntar sobre los credos, los datos apuntan a que alrededor del uno por ciento de ellos, unos 40.000, están integrados en los movimientos islamistas fundamentalistas. Los suburbios de las grandes ciudades francesas, poblados mayoritariamente por inmigrantes, muchos de ellos musulmanes, son terreno abonado para el proselitismo de los grupos radicales en búsqueda de «locos de Alá» dispuestos a lo que que sea necesario, desde quemarse vivos hasta robar o traficar por el bien del islam.
Sin embargo, las detenciones practicadas tras los atentados islamistas en Estados Unidos han sembrado el desconcierto al comprobar que el fundamentalismo ha alcanzado también a personas con estudios superiores y a franceses de «pura cepa», cuyos antepasados no tienen nada que ver con el Magreb, ni con el resto de África u Oriente, sino que durante generaciones han vivido en lugares tan genuinamente franceses como la región de Bonneville en la Alta Savoya, en la que reside la familia de Jerome Courtailler, detenido en Holanda el pasado 13 de septiembre. Las cifras del Ministerio del Interior elevan a 40.000 el número de conversos y, según los expertos, alrededor del uno por ciento de los creyentes milita en corrientes fundamentalistas.

Las miradas acusatorias se dirigen hacia los lugares de culto de esos grupos y a las escuelas coránicas, las madrasas. Los Tabligh son una corriente especialmente proselitista. Tienen su sede en una discreta casa de la barriada de Saint Denis, al norte de París, donde las largas túnicas se mezclan con las también larguísimas barbas. Antoine Sfeir, autor de la obra «Las redes de Alá», los considera como uno de los movimientos más peligrosos entre los islamistas: trabajan de forma inteligente, presentan una apariencia «moralmente impecable» y consiguen no despertar recelos entre la población.

Jóvenes fracasados
«Cuando llegan a las barriadas de los extrarradios se observa rápidamente un descenso de la delincuencia, de la prostitución y del tráfico de drogas, limpian el territorio», describe Sfeir en las páginas de Le Figaro. Todo un sistema para ganarse la confianza, similar al que despliegan en los hospitales para intentar atraer a los enfermos o a sus familiares y también a los jóvenes rateros, a los que sus imanes visitan con frecuencia en las ocho prisiones que hay en la región parisina.
De sus garras tampoco escapan los más jóvenes. Toman a su cargo a adolescentes y jóvenes víctimas del fracaso escolar e incluso , en ocasiones, hacen llegar ayudas económicas a las familias en dificultades. Sin embargo, los Tabligh aseguran que no se ocupan de hacer proselitismo y que sólo se dedican a «ir de mezquita en mezquita para transmitir nuestra fe».

Con esa forma de actuación, se ha dado carta de certeza al rumor que durante las últimas semanas a la existencia de cintas magnetófonicas que recogían «sermones» en una mezcla de arabe y francés a cuyo término el orador pedía a los jóvenes del auditorio que se presentaran voluntarios para ir durante cinco semanas a Pakistán. Propuestas similares constan ya en anteriores investigaciones policiales. «Yo andaba por el barrio con otros compañeros que estaban como yo sin empleo y, como nos interesábamos por el islam, sabíamos que en algunos países, sobre todo en Pakistán, se organizaban estancias para estudios coránicos», relataba un joven que finalmente acudió a un campo de entrenamiento en Afganistán.

Varios terroristas salieron, según Sfeir, de las redes de los Tabligh en Francia y el proceso siempre es el mismo. Primero, los captados frecuentan una mezquita integrista. Después, los mejores entre ellos son convencidos para que se trasladen a Londres, a la mezquita de Baker Street, sede europea de los Tabligh, conocida por acoger a los islamitas más extremistas y a cuyo frente se encuentra un mutilado, antiguo mujaidin en la guerra de Afganistán. Después vienen entrenamientos en Pakistán o Afganistán. Algunos son seleccionados para integrarse en la extensa trama de organizaciones de Ben Laden y otros regresan a sus lugares de origen para alargar la cadena del proselitismo o para permanecer como «durmientes» hasta que se produzca la llamada.

Las actividades de estos grupos escapan en muchas ocasiones a una casi imperceptible pero continuada labor policial que se inició a raíz de la ola de atentados que sufrió París en 1995. La Policía reconoce que son varios los imanes fundamentalistas que han sido expulsados y en medios judiciales se asegura que la vigilancia ejercida sobre esos grupos ha evitado varios atentados. Según nos aseguró Irene Stoller, quien como fiscal llevo las investigaciones contra varios de esos grupos terroristas, entre los crímenes en preparación que se llegaron a evitar se encuentra el que tenía como objetivo a Dalil Boubakeur, el mismísimo regidor de la mezquita de París, al que reprochaban su supuesta tibieza en el islam. El atentado estaba previsto para hacer cundir la alarma durante los Mundiales de Fútbol celebrados en Francia en 1998. El pasado día 12, el responsable de la mezquita de la capital francesa era uno de dirigentes religiosos que cocelebraban la ceremonia ecuménica en memoria de las víctimas de los atentados de Nueva York y Washington.

Londres y Palestina
Además de las mezquitas fundamentalistas y las escuelas coránicas, las miradas de la Justicia y de la Policía francesa están puestas en Londres, donde se permite, según señalan las autoridades galas que haya «un auténtico nido de terroristas». Las mismas fuentes recuerdan que desde hace seis años esperan a que Gran Bretaña les entregue a Rachid Ramba, el «financiero» de la campaña de terror islámico que azotó a Francia en 1995. Otro tipo de enseñanza del odio es el que se practica en Palestina. En uno de los libros con los que se educa a los escolares palestinos, y bajo el sello de la Autoridad Palestina, se puede leer: «Los mártires de la Yihad son las más honorables personas por detrás de los profetas». Así lo recoge un informe elaborado en 1999 por CMIP, una organización no gubernamental con sede en Nueva York, y que se titula: «Los niños palestinos y las escuelas de odio», del que extraemos estos ejemplos de libros empleados en escuelas palestinas.

Ejemplos
Alumnos de ocho años. Construir una frase que contenga las palabras: «Muere como un mártir para defender nuestra patria».

Estudiantes de nueve años. Memorizar este concepto: «Los judíos son traidores e infieles».

Estudiantes de diez años. Enumera cuatro batallas gloriosas que hayan tenido como escenario el corazón de Palestina. Cambia la frase de pasiva a activa: «El enemigo ha sido asesinado».

Estudiantes de once años. Ejemplo de plural: «Alá honrará al mártir/Alá honrará a los mártires». Examen: «¿Por qué tiene el musulmán el deber de hacer la guerra santa para Alá?».

Estudiantes de doce años. Para discutir en clase: «¿Por qué odian los judíos la unidad musulmana y tratan de destruirla?».

Estudiantes de trece años. Leer el poema y contestar: «¿A qué opresores se refiere el poeta?». Estudiantes de catorce años: «Escribe un hecho histórico que demuestre el fanatismo de los judíos contra los musulmanes y los cristianos».

Ahora, si; ETA sobra
Pedro Muñoz Estrella Digital 30 Septiembre 2001

Está más que claro. Si los Estados Unidos no hubieran sufrido el atentado de las Torres Gemelas y del Pentágono -agresión y humillación al tiempo- los responsables políticos norteamericanos y una buena parte de su sociedad seguirían contemplando con la indolencia con que han venido haciéndolo durante años y años la crueldad terrorista que en España ha perpetrado la banda etarra. Mil asesinatos y decenas de miles de heridos y damnificados por el odio terrorista vasco en tiempo de democracia no fueron nunca suficiente acicate para que desde gobiernos como el de Washington o sociedades como la norteamericana, por no hablar de otras, surgieran expresiones masivas de censura contra ETA o de solidaridad con las víctimas de sus pistolas.

Lo sucedido en Manhattan el pasado día once ha estimulado las conciencias políticas y ha alertado el sentido de la lucha y de la autoprotección contra el terrorismo hasta tal punto que nuestros 'enemigos número uno' son ya, a todos los efectos, y por lo que hace a la defensa de nuestros intereses occidentales, los terroristas de todo el mundo. Es la primera y más eficaz consecuencia del estado de levantamiento en armas, en que nos encontramos, contra los culpables de la matanza de Nueva York. Más vale tarde que nunca.

Por fin, los representantes del Gobierno de España ya pueden pedir ayuda contra el terrorismo de ETA porque su crueldad ya se ha homologado con lo que, en la globalidad de este Occidente que está en pie de guerra, se entiende por terrorismo. Gracias a que el mundo está en armas coaligadas contra el terror, ETA puede ser igualmente perseguida. Ahora, si. Ahora Aznar y su ministro de Asuntos Exteriores, Piqué, ya pueden poner al corriente a las cancillerías de Irán, Egipto, Estados Unidos, Argelia, Marruecos, Rusia o Túnez -como así está sucediendo- de que también España quiere colaboración contra ETA. Ahora sí que nos va a oír con atención y diligencia.

Hasta ahora, lo saben muy bien los irlandeses, en los Estados Unidos se toleraban colectas de dinero para las arcas del IRA, el ejército del terror irlandés, y nunca se pusieron excesivas dificultades cada vez que grupos proetarras organizaban allí actos de apoyo a ETA y también recaudación de fondos. En Irlanda, entre las víctimas del IRA, hay satisfacción por el cambio. Aquí en España, también, aunque no sea más que porque de aquí surge una nueva visión del gran problema. Ahora, como en EEUU ya saben cómo mata el terror, es posible que aquí podamos librarnos, al menos, de las injerencias salvadoras de algún ingenioso senador o congresista, que los hay o los ha habido, constituido en defensor de causas perdidas y se ofrezca -como ya se ha hecho en alguna ocasión- para mediar entre el Gobierno español y ETA en la creencia de que los pistoleros andan necesitados de valedores.

Felizmente, después de la sangría en Manhattan, a nadie le cabe ya la menor duda de que ETA mata con la misma crueldad que aquellos que lanzaron los aviones sobre las Torres Gemelas. Allí entonces, en un instante, el suelo de Nueva York se llenó de muerte y destrucción. Aquí, durante los últimos veinte años, por no hablar de la década anterior, ETA se hartó de sembrar de muerte las tierras de España. Esta es la diferencia. El número de víctimas es prueba de la magnitud de la acción pero no de la crueldad. Puede que el mundo haya empezado a entender ya, al fin, que una sola muerte cruel ya es mucha muerte. pmunoz@estrelladigital.es Opinion@estrelladigital.es

Atentado en Lakuntza
Editorial El Correo 30 Septiembre 2001

El atentado que destruyó el viernes la discoteca ‘Universal’ en la localidad navarra de Lakuntza representa la última incursión del terror de ETA, violentando la convivencia y el normal funcionamiento del Estado de Derecho. En esta ocasión el terrorismo ha mostrado su faz oportunista apareciendo en escena con la máscara del justiciero dispuesto a mostrar la contundencia de sus argumentos ante un pleito legal que, previsiblemente, iba a acabar con el cierre del citado establecimiento en las próximas semanas. La alcaldesa de Lakuntza, Jaione Alegria, de Eusko Alkartasuna, ha expresado su condena de toda violencia. Pero en esta ocasión la violencia de ETA ha pretendido aprovecharse de la indignación popular para enraizarse entre las dobleces de una sociedad dispuesta a comprender lo injustificable.

Es más que probable que ciudadanos afectados por los perjuicios que causaba la discoteca hayan unido, estos días, sus sentimientos de alivio y satisfacción al ignominioso mensaje que los terroristas tratan de proyectar sobre la opinión pública. Pero es precisamente por eso que las instituciones democráticas -empezando por las locales- han de enfrentarse abiertamente a la aquiescencia o a la indiferencia, subrayando que no puede haber justificación alguna para el ejercicio del terror como sistema que en ocasiones adopta la forma de un atentado selectivo. En caso contrario, estarían permitiendo la consagración del imperio de la fuerza sobre la aplicación de la Ley y el funcionamiento de la Justicia. Porque basta que en un solo rincón del País Vasco o de Navarra se dé carta de naturaleza a una sola acción terrorista para que ETA se sienta aliviada frente a la condena y el acoso a que la sociedad democrática está sometiendo su macabra ofensiva de muerte y destrucción.

Rojo sostiene que la autodeterminación «no es un derecho, sino una reclamación partidista que divide a la sociedad»
El PSE alavés asegura que «ETA no se conformará con una hipotética consulta»
VITORIA EL CORREO 30 Septiembre 2001

Los socialistas alaveses dieron a conocer ayer de manera detallada los motivos de su oposición a reivindicar la autodeterminación que reclaman el tripartito de gobierno y Batasuna. A juicio del secretario del PSE en Álava, Javier Rojo, tal exigencia «no es un derecho», sino una reclamación «partidista» que «divide a la sociedad». Los socialistas rechazan la teoría de que la autodeterminación pueda suponer una salida a la violencia, porque «ETA no se conforma con una hipotética e indeterminada consulta».

El secretario alavés del PSE presentó el documento ‘Diez razones por las que nos oponemos a la autodeterminación’, aprobado por el comité provincial y en el que se rebaten los argumentos de los nacionalistas e IU-EB para pedir su ejercicio. El informe sostiene que en aquellas comunidades con una «identidad cultural diferenciada dentro de un Estado, no existe fundamento en el ordenamiento jurídico internacional que permita reconocerles como titulares de un derecho de autodeterminación».

Los socialistas no sólo consideran innecesaria una consulta ciudadana para conocer la voluntad de los vascos -que ya la han expresado en las urnas «en más de treinta ocasiones»-, sino que advierten de que, con cada atentado de ETA contra los no nacionalistas, la práctica de la autodeterminación supondría una «fractura la sociedad» y podría «favorecer un proceso de limpieza étnica». Rojo rechazó ayer que sea «la llave de la paz» y defendió el actual marco, aunque consideró «perfectamente posible» introducir reformas y «actualizar el régimen de autogobierno vasco, incluyendo la disposición adicional primera de la Constitución».

Radicales queman un autobús en San Sebastián tras obligar a los pasajeros a apearse
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 30 Septiembre 2001

Los grupos radicales volvieron a escoger el pasado viernes al transporte público de la capital guipuzcoana como diana de sus acciones violentas. Seis u ocho encapuchados, según diferentes testigos, atacaron con material incendiario un autobús de la Compañía del Tranvía de San Sebastián en el barrio de Intxaurrondo. El vehículo quedó calcinado.

El sabotaje se produjo a las 22.45 horas, cuando la unidad, que circulaba por la calle Gabriel Aresti, fue interceptada por los radicales en una parada. Tras conminar a los pasajeros a apearse del vehículo, los saboteadores lo cruzaron en la calzada y le prendieron fuego. Las llamas se apoderaron en pocos minutos del autobús. Empleados de la empresa propietaria cifraron ayer las pérdidas ocasionadas por el ataque en 20 millones de pesetas.

Este ataque se suma a otras acciones violentas registradas durante el verano contra el servicio de transporte urbano en San Sebastián. Así, durante el mes de agosto, grupos de encapuchados destrozaron por completo dos autobuses, en sendos sabotajes perpetrados a plena luz del día en las calles de la capital guipuzcoana.

Transición política en Galicia
Enrique CURIEL La Razón 30 Septiembre 2001

Enrique Marfany, candidato a la presidencia de la Xunta y antiguo dirigente de la UCD en Galicia, afirmó en el mes de agosto que «En Galicia no se ha producido la transición política y que con Fraga nos encontramos en una situación predemocrática». Aunque puedan parecer excesivas tales afirmaciones, Enrique Marfany, refleja la realidad. No deja de ser significativo que procedan de una persona situada en el centro político moderado, pero que expresa el sentimiento de hastío que produce la forma de gobernar de Fraga Iribarne en amplios sectores de la sociedad gallega. El presidente de la Xunta detesta y margina al Parlamento, estimula la estructura clientelar y caciquil, y gobierna apoyado en la asfixia de la opinión pública a través del control de los medios públicos de comunicación y de las presiones continuas hacia los medios privados. La última novedad al respecto se refiere al Informe del «Consello de Contas», institución similar al Tribunal de Cuentas, que no ha sido presentado ante el Parlamento de Galicia, tal y como establece el Estatuto. Tal Informe de fiscalización del año 1998, fue reclamado por el Tribunal de Cuentas desde Madrid, ya que Galicia es la única Comunidad Autónoma que no ha cumplido con lo establecido en los respectivos Estatutos. Lo sorprendente es que Fraga consideró el jueves pasado, que presentar ahora el Informe es un gesto «inútil», argumentando que el Parlamento «está disuelto» y, por lo tanto, no puede debatir las conclusiones de citado Informe. Conociendo muy bien que la Diputación Permanente puede y debe cumplir esa tarea, cabe concluir que Fraga se salta la legalidad, logra la impunidad en lo relativo al control parlamentario y evita debates incómodos durante la campaña electoral que comienza el día 5 de octubre. Situaciones similares se han repetido durante los últimos diez y doce años.

Pero Galicia está iniciando una transición política, un cambio tranquilo, cuyo calendario preciso, contenidos y ritmos, desconocemos. Aunque Fraga disfrutara de una magnífica salud, lo que todos le deseamos, el agotamiento de la fórmula política actual es un hecho objetivo, sobre el que trabajan los dirigentes del Partido Popular en Madrid. Es más, con independencia del resultado de las elecciones, la transición ha comenzado y todas las fuerzas políticas, sociales y empresariales, toman posiciones para diseñar el futuro inmediato. Aún en el supuesto, muy dudoso, de que el PP mantuviera la mayoría absoluta, los preparativos y los conflictos internos en el seno del partido han comenzado para conocer el «sucesor», como el propio Fraga ha reconocido.

Y las estrategias recuerdan extraordinariamente a las desarrolladas en España en 1975 tras la muerte de Franco. El principal adversario del PP y de Fraga es Xosé Manuel Beiras, al que temen por su capacidad de liderazgo, por la extraordinaria transformación que ha logrado en el Bloque Nacionalista Galego (BNG), y por su incesante incremento en votos y escaños. Fraga quisiera dosificar la transición admitiendo las cambios imprescindibles para mantener su hegemonía. Así, ha diseñado frente a Beiras una estrategia muy parecida a la que sufrió Berlinguer al frente del Partido Comunista Italiano en los duros años de la «guerra fría». Por una parte, criminalizan a Beiras y al BNG, acusándole de «extremista y radical», «ultraizquierdista e independentista peligroso». En el «Monte do Gozo», Aznar no dudó en utilizar los ataques terroristas en Nueva York y Washington, para trasladar un mensaje encubierto alertando a los gallegos sobre los peligros de los nacionalismos «en los tiempos que corren», lo que dice mucho sobre la catadura del personaje. Simultáneamente, Fraga, envía al PSG/PSOE propuestas de acuerdo y de coalición con la evidente voluntad de aislar al Bloque. El viernes, consideró al BNG como una «secta» y decidió relacionarlo con la órbita de la «kale borroka». Se trataría de realizar una coalición «contra Beiras», repitiendo el lamentable papel de Bettino Craxi en Italia, al liderar la coalición del «pentapartito» para impedir el acceso de Berlinguer al gobierno de Italia, apoyado en una fuerte base electoral. Afortunadamente, Touriño no es Craxi.

La nueva edición del Diccionario de la Real Academia incorpora más de 30.000 novedades
MADRID. Antonio Astorga ABC 30 Septiembre 2001

La nueva edición -XXII- del Diccionario de la Real Academia Española, que se presenta dentro de quince días en Valladolid, aumenta considerablemente el número de vocablos o artículos incluidos, que rondan los 100.000 y las nuevas acepciones y definiciones modificadas, en más de 30.000. Pero lo que sobresale es el ingente número de americanismos incorporados.

«Motero, ra. adj. Chile. Que vende mote. 2. Chile. Aficionado a comer mote. 3. Chile. Perteneciente o relativo al mote». Pero, ¿qué es el mote chileno? Según el Diccionario «usual» o DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), dícese, en Chile, del «guiso o postre de trigo quebrantado o triturado, después de haber sido cocido en lejía o deshollejado». «A partir de ahora el motero también será el individuo de las motos», dice el académico e insigne helenista Francisco Rodríguez Adrados, miembro de la Comisión que ha integra la Comisión del Diccionario y con quien ABC se puso en contacto para que desvelara las claves la XXII edición. La obra la presentará el director de la RAE, Víctor García de la Concha, en el II Congreso de la Lengua Española de Valladolid y el primer ejemplar será entregado a Sus Majestades los Reyes.

NUEVA PLANTA
La XXI edición del DRAE, aparecida en 1992, contiene más de 83.000 artículos y se ha distribuido en tres formatos distintos: siguiendo el modelo tradicional, en un solo tomo; otro popular, impreso en dos tomos de tamaño de bolsillo, y una versión electrónica, editada en cederrón. El nuevo DRAE se ha edificado a partir de nueva planta y para su elaboración se ha contado, por vez primera, con la ayuda de herramientas informáticas diseñadas al efecto y con la información obtenida del riquísimo banco de datos de la Real Academia.

El DRAE regresa al orden alfabético latino universal tras la decisión aprobada hace ocho años en el Congreso de Academias. Los 29 compartientos que existen en el Diccionario se reducirán a 27 pues las palabras iniciadas por los dígrafos «ch» y «ll» que no son propiamente letras se colocarán respectivamente en el sitio que les corresponda entre las iniciadas por «c» o por «l». Novedad es el tratamiento de la homonimia, de las variantes equifuncionales y, sobre todo, el establecimiento de criterios rigurosos para la selección y mantenimiento de las entradas, replanteándose los problemas correspondientes a los imperativos geográficos, sociales, técnicos, de registro y corrección. Por otra parte, incorporará variaciones relativas a la microestructura de cada artículo, que presentará innovaciones en el tratamiento de las etimologías, de las marcas, abreviaturas e informaciones gramaticales, así como en el modo de elaborar la propia definición: disposición de las acepciones, tratamiento del contorno lexicográfico y de la información enciclopédica.

-¿Cómo se ha laborado en la nueva planta?
-Es el esquema -dice Rodríguez Adrados- de cómo se ha redactado el Diccionario: cómo se organizan las acepciones, las referencias de unos artículos a otros, las abreviaturas, todas estas cosas diríamos que técnicas. Incluso está impresa la nueva planta y la ha realizado la Comisión del Diccionario. Pero han quedado un par de cosas pendientes para la siguiente edición por falta de tiempo, de personal, etcétera. Concretamente, planteábamos -y se acordó- dar la fecha de la primera localización de cada palabra, de cada acepción, pero esto no se ha podido hacer porque los bancos de datos todavía presentaban lagunas y nos exponíamos a que hubiera cosas defectuosas. Y del mismo modo, la organización ramificada de los artículos.

-La obra atesora un ingente número de americanismos, vocablos, lemas y acepciones...
-...Se incorporan más de 10.000 artículos y de 20.000 acepciones. Se han enmendado más de 50.000 artículos. Se han suprimido más de 5.000 artículos y más de 15.000 acepciones. Muchísimas palabras y acepciones nuevas y también eliminaciones. El Diccionario, fundamentalmente, recoge el español desde el año 1500 con algunas excepciones como las palabras anteriores que eran interesantes por varios motivos. Pero en general hay numerosas adiciones del español de España, del español de América y algunas supresiones. Y muchas, muchas correcciones de las definiciones.

-¿Cuál ha sido el órgano máximo que ha regido la obra?
-El Pleno, por lo menos teóricamente es el que tiene que aprobar todo aunque en la práctica delega a veces porque materialmente es imposible. Hay una Comisión Delegada del Pleno y cuatro Comisiones divididas por letras e integradas por académicos que revisaban sistemáticamente todo el trabajo. Junto a ellas, las comisiones monográficas: la dedicada a las Ciencias Humanas y la que abraza el terreno científico -muy importante porque hay un ingente vocabulario científico-. Todas han trabajado en conexión directa con el Instituto de Lexicografía de la Academia -pilotado por Rafael Rodríguez Marín- y han tomado en cuenta los datos de los bancos de datos del CREA -el español actual- y el CORDE -el español de todas las épocas y lugares, desde los inicios del idioma hasta el año 1975-. (En total, el CREA y el CORDE abrigan más de 250 millones de palabras. El CREA es un conjunto de textos de diversa procedencia almacenados en soporte informático del que es posible extraer información para estudiar las palabras, sus significados, la gramática y su uso. A estos conjuntos de textos, seleccionados y ordenados según unos criterios establecidos, se les denomina corpus en la Lingüística y Lexicografía modernas).

-¿El ciudadano de la calle ha aportado su granito de arena?
-Por supuesto. Las propuestas han procedido bien del Instituto de Lexicografía o bien del público, porque la gente ha escrito y ha proyectado sus inquietudes.

-Imprescindible ha sido la labor de todas las Academias Hispanoamericanas de la Lengua Española...
-Indudablemente. Todas ellas han realizado muchísimas propuestas a la Comisión Permanente de Academias americanas. Las Academias mandan sus listas, las estudiamos y se toman decisiones. Las listas pueden proponer nuevas palabras o que se eliminen cosas. También los académicos correspondientes de toda España hacen sus aportaciones. El resultado de todo ello es el considerable aumento, en torno al veinte por ciento, de nuevas acepciones. También se han eliminado bastantes cosas pero no sólo de América, bien porque no eran significativas o había algún error o tal vez porque era sólo de una mínima región. Se ha suprimido algo así como un cuatro o un cinco por ciento.

EL LÉXICO HISPANOAMERICANO
-¿Se ha revisado la ortografía?
-De forma sistemática para aplicar, naturalmente, la ortografía de la Real Academia Española. En este sentido se han tenido en cuenta las consideraciones de la comisión de Gramática. Los términos filosóficos los ha revisitado Emilio Lledó -y aunque los nombres no constan en el prólogo, porque parece que es tradición allí no dar nombres, quiero recordarlos aquí-, los de Derecho los ha revisado García de Enterría y así sucesivamente. Yo me he ocupado de la terminología lingüística. Se han analizado conceptos griegos, germánicos, celtas, indoeuropeos, prerromanos y de las lenguas prehispánicas de América. También se ha escrutado la etimología árabe desde la nueva bibliografía.

-¿Cuál ha sido el mecanismo de trabajo?
-Las Academias nos han enviado sus listados, tras revisar y añadir lo que estimaban que tenían que incorporar y suprimir lo que sobrara, tal vez porque eran términos erróneos o porque arrastran siglos y muchas contingencias. Lo mismo ha ocurrido tanto en las nuevas palabras como en las acepciones nuevas -sobre todo de sentido-. En la Comisión Permanente, en términos generales, hemos aceptado las propuestas pero no siempre porque, claro, hay unos criterios de tipo general. En lo relativo al léxico hispanoamericano creo que puede haber un incremento de un 20 por ciento. Comisiones, ciudadanos, Academias hispanoamericanas, propuestas y filtros. Se trataba de hacer algo lo más homogéneo posible.

-¿Estamos ante el gran Diccionario del español universal?
-Sí porque la proporción de elementos del español de América ha aumentado muchísimo. No obstante, en gran medida los americanismos son derivaciones del español estándar. Son los mismos sufijos, son las mismas terminaciones, a veces evoluciones semánticas. Sabemos que una palabra española se adapta a nuevas especies animales, a nuevas especies vegetales. Pero, en fin, en una gran medida los americanismos son de raíz española. Por ejemplo, el léxico que se ha publicado de los ecuatorianismos, de los mexicanismos, en buena medida es de raíz hispánica pero allí ha adoptado evidentemente sentidos o usos especiales. En otro estadio, pues, son indígenas. Lo que más crece son las derivaciones y composiciones con material español, que es de origen latino o grecolatino en muchas circunstancias. Aquí en España lo que más se agranda es el léxico científico. Pero el Diccionario no solamente tiene palabras o artículos o vocablos. Atesora también elementos inciales -a, anti, is, geo, bio- y elementos finales -ismo, ista, trofo...- que en mayor medida son grecolatinos.

Las claves del diccionario
Se han añadido más de 10.000 artículos (había 83.500) y 20.000 acepciones (había 154.000). Se han enmendado más de 50.000 artículos; se han suprimido más de 5.000 artículos y más de 15.000 acepciones. El DRAE sólo admite palabras y acepciones con una cierta representatividad y actualidad. Se han notado muy claramente las palabras anticuadas (no documentadas tras el 1500), desusadas (no testimoniadas después de 1900) o poco usadas (actuales pero raras), e igual las acepciones; se han reclasificado las marcas sociales (vulgar, coloquial, etc.), los extranjerismos no asimilados se dan en cursiva y muchos diminutivos, articipios, variantes gráficas,.. se han incluido en artículos.

Los americanismos han sido revisados de acuerdo con las Academias de habla española. Se ha consultado a las mismas cuando había dudas sobre su existencia, significado y extension geográfica. Ciertos americanismos se encuentran también a veces, en realidad, en áreas españolas. Y no entran todos: sólo los que tienen difusión en un área amplia y buena documentación.

Áreas muy especialmente revisitadas son: Lingüística, Derecho, Economía, vocabulario militar, político y administrativo, Filosofía, Psicología, Poética y Retórica, gentilicios, términos relativos a la Antigüedad greco-latina... Usos anticuados como nimiamente o músico «instrumento músico» se han sustituido por los actuales. Ya no sigue yoglar, sólo juglar. Los nombres científicos químicos y de Ciencias Naturales van acompañados de su símbolo o su nombre científico. Las etimologías (griegas, latinas, germánicas, célticas, prerromanas, revisadas por Rodríguez Adrados; también las árabes y prehispánicas de América) han sido rehechas sistemáticamente.

Ha habido redefiniciones y debates como sacerdote / sacerdotisa, juez /jueza (la Academia da una forma preferida, a la que remite la otra), focense (natural de Focea) / focio (de la Fócide)....

Hay infinidad de palabras nuevas, aceptadas ahora, como epatar, epatante, interiorismo. apartotel, motero (distinto de otro motero ya existente), taco, monoparental; y, por supuesto, de acepciones, del tipo de pinchar (un teléfono) o superestructura o inmersión (la famosa inmersión lingüística); o modificación de infinitas definiciones, como la del socialismo, consenso, etc., por no hablar de las de términos científicos. como abiogénesis, carbunco, etc. Son muy numerosos los nuevos términos, como aldopentosa, cariotipo, determinismo, desarrollismo, ensamblar, fletán, etc.

Entran términos de origen indio como karma y samsara. Y usos fijos de nombres y adjetivos como agente secreto, agente provocador, alta/baja Edad Media, cacao mental, combustible nuclear...

Expansión
JOSÉ MARÍA ROMERA El Correo 30 Septiembre 2001

A juzgar por los asuntos que se van a tratar en el próximo Congreso de la Lengua Española, la máxima preocupación de los padres del idioma ya no es la reforma ortográfica, sino la inversión en bolsa. El español es un amasijo de cifras que se complace en observar su fulminante crecimiento, y pronto los libros canónicos de la literatura en nuestra lengua serán reemplazados por libros de contabilidad en cuyos asientos quedará registrado el número de brasileños incorporados a la comunidad hispanohablante y el de páginas de Internet escritas en la cervantina lengua.

En Valladolid se va a hablar de mercado, de audiencia, de ventas y de cuenta de beneficios. Incluso será presentado en sociedad el primer modelo econométrico que sirva para conocer el peso económico del español en el mundo. El Consejo de administración de la Lengua Española parece bastante complacido: en menos de 50 años la cifra de hablantes rebasará los 600 millones, contando sólo los países donde el español es lengua oficial. Según las encuestas, el 66% de los occidentales opina que el castellano será una de las lenguas dominantes del siglo. Un serio periódico italiano ha recomendado a sus lectores el estudio del español para poder acceder a trabajos en sectores de próspero futuro. Tal vez esos prometedores presagios han engendrado un exceso de confianza en nuestros agentes comerciales -profesores, locutores de radio y televisión, señoras y señores parlamentarios, hablantes con vara alta en general-, quienes cada día manejan las palabras con más desaliño y torpeza. Si el producto se vende de todas formas, ¿para qué malgastar esfuerzos en controles de calidad?

Parte de esta imparable expansión viene servida por hipogrifos fronterizos (el espanglés), otra corre a cargo de escolares atropelladamente instruidos por maestros sin formación (los brasileños), y el grueso de la ofensiva exportadora está nutrido por agentes comerciales cuyo dominio del castellano se limita a la jerga administrativa o a los descacharrantes registros usados en folletos de ventas. En Zacatecas, hace cuatro años, García Márquez lanzó el envite de la modernización léxica, gramatical y ortográfica del español. Levantó una polvareda mayúscula, pero no parece que el guante haya sido recogido por nadie. Ande o no ande, el caballo del español ha de ser grande. Tanto da que los capitanes de la nueva colonización emprendida por las huestes castellanas cabalguen a lomos de Babieca, de Rocinante o de la burra de Perico. Los asistentes al II Congreso de la Lengua Española oirán cifras mareantes, y en el vino de clausura no faltará quien proponga un brindis ufano y triunfalista con la poética fórmula de ‘Somos cojonudos. Esto va que chuta’.

Recortes de Prensa   Página Inicial