AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 12 Octubre   2001
#El miedo es gratis
Joaquín MARCO La Razón 12 Octubre 2001

#Europa contra el terrorismo
Editorial El Correo 12 Octubre 2001

#Cooperación contra ETA
Editorial ABC 12 Octubre 2001

#Más allá de la guerra
ANTONIO ELORZA El País 12 Octubre 2001

#Europa se acelera
Editorial El País 12 Octubre 2001

#Cumbre hispano-francesa
Editorial La Razón 12 Octubre 2001

#Pujol pide 'tolerancia cero' para inmigrantes que no se integren
El Mundo 12 Octubre 2001

#«Tolerancia cero»
Breverías ABC 12 Octubre 2001

#El recuerdo de Barrera
ABC 12 Octubre 2001

#Una veintena de encapuchados atacaron esta madrugada el Ayuntamiento de San Sebastián
SAN SEBASTIÁN. Agencias ABC 12 Octubre 2001

#¿Qué pasa en Galicia?
MANUEL RIVAS El País 12 Octubre 2001

#Mayor acusa a Elorza de haber caído en un «tercer espacio» nacionalista
La Voz 12 Octubre 2001

#Incendian una librería de San Sebastián dirigida hasta hace un mes por familiares de un ertzaina
EL CORREO SAN SEBASTIÁN 12 Octubre 2001

#La lengua, una inmensa riqueza
Editorial ABC 12 Octubre 2001

#La RAE presenta un nuevo diccionario más americano que se actualizará en Internet
Juan Carlos Rodríguez - Madrid.- La Razón 12 Octubre 2001

El miedo es gratis
Joaquín MARCO La Razón 12 Octubre 2001

Los occidentales, entre los que nos encontramos ustedes y yo, estamos descubriendo algo que nuestros clásicos advirtieron hace siglos: que la vida humana es frágil y se halla expuesta a múltiples peligros. Aún más en situaciones de crisis internacional y miedos racionales, además de los irracionales. Quienes sienten tan poco aprecio a la existencia propia, como los suicidas que acabaron con la vida de más de seis mil personas en una hora, pueden llegar a imaginar y cometer cualquier atrocidad. El miedo colectivo se sustenta, pues, en una base racional; aunque debe diferenciarse del individual.

Quien en Euskadi se mueve acompañado de las oportunas sombras de imprescindibles guardaespaldas, porque han sido ya amenazados o su nombre figura en alguna de las diversas listas incautadas a la organización, tiene razones individuales de miedo. Quienes integramos alguna de las mayorías occidentales no tenemos razones concretas para temer por nuestra vida, aunque el azar, en cualquier instante, pueda alterar el destino. El terror consiste precisamente en elegir las víctimas indiscriminadamente, sin razón. La diferencia entre organizaciones como Eta o Ben Laden y sus muchachos estriba en cierto internacionalismo y en una máscara religiosa. Sin embargo, también Eta ha practicado no sólo el atentado, sino el terrorismo masivo duro y puro o ha producido «daños colaterales» considerables con coches bomba, con víctimas, pues «inocentes», como si ser concejal o policía supusiera alguna culpabilidad. Convendría cuidar la semántica, porque la precisión en el lenguaje resulta fundamental en la feliz convivencia democrática.

Si el señor Ben Laden y sus talibanes reclaman la «guerra santa» contra Occidente habrá que recordarles que no hay guerra santificable. Ni siquiera la civil española que machaconamente fue designada como Cruzada. La guerra, incluida la de las fuerzas del Bien, jamás es buena, ni santa, ni justa. Menos aún la bacteriológica, tan extraña a la tradición. Han sido excepcionales las voces de los intelectuales pacifistas que se han levantado contra la intervención en Afganistán y no se ha producido respuesta en las Universidades, tan sensibles siempre al proamericanismo.

Precisamente cuando el mundo había dado por finalizada la guerra fría y la carrera armamentística ha salido del baúl el tema y los costes derivados del nuevo rearme. Tras la guerra se mueven siempre múltiples intereses. Las manifestaciones pacifistas han sido, en Occidente, tan escasas como minoritarias. Se ha entendido el dilema y hasta las precauciones que ha tomado el presidente Bush. Pero la inquietud que planea sobre Occidente ha de calificarse de miedo, más o menos justificado. En España injustificable, pese a que se hayan detectado elementos integristas de la facción de Ben Laden. Poco habría que temer, salvo lo que salga de nuestras propias entrañas. Que no es poco.

Europa contra el terrorismo
Editorial El Correo 12 Octubre 2001

Mientras tiene lugar en Afganistán la respuesta militar al terrorismo que golpeó duramente a Estados Unidos el pasado 11 de septiembre, Europa toma decisiones de gran calado en su propia defensa contra una violencia que se ha convertido en su mayor amenaza. Ayer, España y Francia dieron nuevos pasos de enorme importancia en la cooperación antiterrorista en el curso de la cumbre bilateral que se celebró en Perpiñán. Y en Alemania, Gerhard Schröder presentó al Parlamento su propuesta de medidas de seguridad extendidas al conjunto de la Unión Europea.

En la reunión de Perpiñán se constató el común deseo de España y Francia de acelerar sin dilación alguna la puesta en marcha del ‘tercer pilar’, que se ultimará en el Consejo de ministros de Justicia e Interior de diciembre, en el que se darán los pasos definitivos hacia la orden europea de detención y la armonización del delito de terrorismo. Pero, además, con carácter urgente, las fiscalías de ambos países pondrán en marcha las entregas temporales de detenidos y la comunicación inmediata de información, independientemente de las decisiones ulteriores del Consejo Europeo. En definitiva, y como ha dicho un portavoz oficioso de la cumbre, entre los dos países «hay acuerdo para avanzar en lo bilateral, en el derecho interno y en el plano europeo». Es indudable que estos acuerdos largamente deseados por el Gobierno español suponen otro gran paso en la cooperación internacional y serán sin duda un eficaz instrumento en la lucha contra ETA.

Simultáneamente a la cumbre, Schröder pronunciaba un importante discurso, en el que definió el «papel activo» de la nueva Alemania, consensuado con la oposición conservadora y ulterior a un significativo encuentro con los ex cancilleres Kohl y Schmidt. El jefe del Gobierno alemán enunció un conjunto de propuestas encaminadas al fortalecimiento de la seguridad en el marco de la UE: la nueva orden de detención europea, la mayor cooperación entre los servicios antiterroristas y una ley de asilo e inmigración para toda la Unión. Alemania destinará anualmente 1.500 millones de euros a combatir el terrorismo, endurecerá los requisitos policiales a la inmigración y reformará las leyes de libertad religiosa para impedir que den cobijo a fanáticos fundamentalistas. España se beneficiará sin duda de este nuevo clima europeo de alta sensibilización frente al terrorismo para combatir su propio problema interno. Siempre, como dijo Schröder, garantizando que las nuevas medidas de seguridad no reduzcan las cotas de libertad que caracterizan a una sociedad abierta.

Cooperación contra ETA
Editorial ABC 12 Octubre 2001

España y Francia reprodujeron ayer, en la cumbre bilateral de Perpiñán, el buen estado de las relaciones entre sus respectivos Gobiernos. El hecho mismo de que la de ayer fuera la decimocuarta cumbre demuestra que han quedado superadas las viejas etapas de desencuentros y recelos, de las que ETA supo sacar tan buen provecho. Ahora, gracias a la colaboración policial del Gobierno galo, se ha extendido sobre ETA el peor sentimiento posible para una organización terrorista: la inseguridad. Las últimas detenciones de importantes dirigentes etarras son el resultado de la presión conjunta de las Policías francesa y española, reforzadas con la creación de una unidad antiterrorista gala con sede en Bayona. En este sentido, el Gobierno español puede sentirse satisfecho con los avances en la cooperación contra ETA, uno de los más importantes objetivos de su política exterior, volcada también en la unificación de criterios políticos, legislativos y judiciales en el seno de la Unión Europea para hacer un frente verdaderamente común y eficaz contra el terrorismo.

Ayer, Aznar, Chirac y Jospin ampliaron sus acuerdos y coincidencias sobre la lucha antiterrorista. ETA es un enemigo común: atenta en España, asesina a españoles, destruye bienes y edificios de nuestras ciudades, pero ya no es un problema interno. Para Europa, ETA busca la desestabilización de una democracia y eso la sitúa en contra de la comunidad democrática. Lo coherente es que esta concordia entre democracias, en este preciso momento histórico, impulse las medidas legales y judiciales que podrían mejorar exponencialmente los resultados de la cooperación contra ETA. La responsabilidad de Francia era trasladar a sus relaciones con España la conciencia formada contra el terrorismo internacional tras los atentados cometidos hace un mes en Nueva York y Washington. En definitiva, las conciencias colectivas internacionales se hacen más fuertes y creíbles cuando transforman, mejorándolas, las relaciones bilaterales.

El resultado de la cumbre de Perpiñán inaugura una etapa de colaboración plena, con un salto cualitativo en los instrumentos pactados para la lucha antiterrorista, a los que se reconoce eficacia inmediata. Ambos Gobiernos han pactado el sistema de denuncias oficiales, que permitirá juzgar en España en el mismo proceso los delitos cometidos por los terroristas en nuestro país y en Francia. Se ha confirmado la entrega temporal de terroristas para ser juzgados por los Tribunales españoles aunque estén siendo procesados o cumpliendo penas en Francia. La información sobre las detenciones también cuenta con un nuevo marco jurídico, que permitirá el acceso inmediato a la documentación y demás elementos de prueba incautados a los terroristas, haciendo innecesario el lento sistema de comisiones rogatorias. Como consecuencia de lo acordado en el último Consejo de Ministros de Justicia, también se creará un equipo hispano-francés de investigación criminal y se apoyará la instauración de la eurorden y una definición común de terrorismo. En definitiva, es un conjunto de medidas que constituyen un éxito de la política exterior del Gobierno, que ha sabido aprovechar la nueva opinión mundial contra el terrorismo, lo cual, lejos de ser un acto de oportunismo, es, sin duda, por parte del Ejecutivo de Aznar un ejercicio de oportunidad y de responsabilidad. Si el objetivo es la derrota de ETA, el camino sólo puede ser la desarticulación del mayor número de comandos, el bloqueo de sus redes de financiación y propaganda y el descubrimiento de sus tramas pseudopolíticas. Es el mismo tratamiento legal y financiero que la comunidad internacional quiere aplicar a Bin Laden y a su organización criminal, Al Qaida. No hay, por tanto, oportunismo ninguno a la hora de mantener una política defendida por el Gobierno español desde hace muchos años, como consta en todas las cumbres y Consejos Europeos, desde Dublín hasta Tampere, y que, por fin, Francia ha empezado a hacer suya con todas las consecuencias.

Más allá de la guerra
ANTONIO ELORZA El País 12 Octubre 2001

Los atentados del 11 de septiembre marcan el verdadero cambio de siglo. Si el 900 había llegado a su fin con la caída del muro en Berlín y la desintegración de la URSS que supusieron el desenlace de la pugna secular entre capitalismo y socialismo, a lo largo de una década han prevalecido signos y acontecimientos confusos, ligados unos a los acontecimientos del pasado (estallido de Yugoslavia), mientras otros, como el auge del integrismo islámico o la insurgencia dirigida en Chiapas por el subcomandante Marcos, apuntaban hacia nuevas realidades. Ahora la línea de conflicto que empezó a dibujarse con la invasión de Kuwait por Irak adquiere perfiles precisos, con una puesta en cuestión de la hegemonía occidental donde el terrorismo juega un papel decisivo. Nuevos factores, prácticamente desconocidos hasta ayer, transforman la economía, la comunicación, las formas de poder y de conflicto, en tanto que de su mano regresan fantasmas del pasado, tales como el racismo o el integrismo. Y el hambre y la violencia siguen causando estragos en el planeta.

Desde España, el espectáculo ha sido contemplado antes que nada con perplejidad. El Gobierno de Aznar adopta una postura lógica de apoyo a Estados Unidos, con el asentimiento del principal partido de la oposición, pero a la hora de analizar lo sucedido, estamos ante un encefalograma plano. Lo mismo cabe registrar allí donde la reflexión sobre el terrorismo debió tomar nota de lo ocurrido con mayor intensidad, en Euskadi: Ibarretxe sigue en sus trece como el baturro del cuento, y sólo se le ocurre la novedad de hacer una consulta electoral a los vascos si ETA sigue matando. Más aún, ETA y PP, terror y Gobierno, siguen en el mismo plano para el acongojado y resuelto lehendakari. Penoso. Y no faltan quienes, en la línea de Vázquez Montalbán, nos invitan al Parque Jurásico de los años del comunismo de 'clase contra clase'. Lo de Nueva York y Washington, puro efecto; la causa es la agresión permanente del Norte contra el Sur. Nada de integrismos ni de wahhabismo o salafismo: Bin Laden debe ser en esta versión la cabeza del ejército de los pobres contra el capitalismo criminal.

Entre tanto, los problemas reales planteados por el 11-S quedan en la sombra. Y hacia el interior, no dejan de ser preocupantes. A la vista de los atentados, y también de otros hechos menores, como ese partido internacional Francia-Argelia en París donde gran número de residentes y de franceses de origen argelino silbaron a La Marsellesa y tras múltiples incidentes, ajenos al juego, acabaron invadiendo violentamente el campo antes del final en señal de protesta contra el país donde eligieron vivir. Es un signo de que la integración de los inmigrantes magrebíes es tan necesaria como compleja. No cabe pasividad alguna ante la xenofobia antiárabe, pero tampoco ante los focos de integrismo y de segregación que pudieran aparecer en torno a mezquitas y centros de enseñanza islámica. Los valores culturales del islam, hasta hoy ignorados, deben ser difundidos entre la población española y como correlato hay que excluir la actitud neutral de cara a todo aquello que se oponga a la forja de un patriotismo constitucional. Nada de confiar en que surja el milagro del mito de Al Andalus. Hacen falta políticas activas para conseguir que los inmigrantes tiendan a ser españoles musulmanes, orgullosos de sus orígenes magrebíes, fieles a sus raíces, pero no enfrentados al país y a la cultura de recepción. Otra cosa es encaminarse hacia problemas sin fin.

Y en la política exterior, Palestina, siempre Palestina. Lo escrito antes del 11-S sigue siendo válido: la política USA (y en su seguidismo, de Europa) debe ser calificada en este campo de error -por lo que supone de símbolo para la movilización antioccidental del mundo árabe- y de infamia. ¿Para quién están pensadas las sanciones económicas de la Unión Europea sino para los que cometen atentados contra el derecho de los pueblos al modo de Ariel Sharon? Por el bien de Israel, por la justicia debida al pueblo palestino, el Gobierno español debiera buscar resueltamente aliados para rectificar aquí una política suicida. No lo hará.

Europa se acelera
Editorial El País 12 Octubre 2001

Los atentados del 11 de septiembre están acelerando la creación de un espacio judicial y policial en la Unión Europea. Los Estados miembros se han convencido de la necesidad de reforzar la lucha en común contra el terrorismo y otras formas de crimen organizado, que tratan de aprovechar en beneficio propio la facilidad de movimientos que ofrece una sociedad abierta que ha eliminado sus fronteras internas. En esta línea se inscribe también la voluntad de reforzar la política común de seguridad y defensa. Hoy se va a dar un impulso político a la Fuerza Europea de Intervención Rápida para que el Consejo Europeo de Laeken, en diciembre, decida hacerla operativa desde enero, sin esperar al plazo previsto de 2004.

La cumbre anual hispano-francesa dio ayer un nuevo impulso a la cooperación judicial con la puesta en marcha de forma inmediata del mecanismo de entrega temporal de delincuentes entre ambos países. Así se permitirá que los acusados puedan ser juzgados en el Estado que solicita la entrega, aunque tengan procesos penales o condenas pendientes en el país que recibe la solicitud. Además habrá más intercambio de información.

España, que asumirá la presidencia semestral del Consejo de la UE a partir del 1 de enero, puede impulsar de forma decisiva este desarrollo, ahora con más comprensión por parte de sus socios respecto al problema de ETA. Como ayer quedó patente en Perpiñán, se requiere una definición común del concepto de terrorismo, la armonización del derecho penal y la persecución de la financiación de estos grupos, como ya hacen desde abril las policías de Francia y España. La lucha contra el crimen organizado, especialmente en el ámbito del terrorismo, exige avanzar a la vez en el ámbito nacional, el bilateral, el europeo y el global. En esta lucha, la UE necesita actuar con rapidez hacia la creación de la orden europea de detención.

La cooperación policial progresa con la ampliación del mandato de la Europol. A su vez, la cooperación judicial se está desarrollando con el proyecto Eurojust, cuya existencia debería formalizarse en la reunión de los ministros de Justicia e Interior en diciembre, y ser plenamente operativo a comienzos del año próximo. El Eurojust, que lleva funcionando de forma provisional desde marzo pasado, agrupa a fiscales, magistrados o policías judiciales de reconocido prestigio de los Quince. Cada país contará en este organismo con un 'corresponsal nacional' especializado en lucha antiterrorista.

La reacción europea al terrorismo global está siendo la correcta. Es lamentable que haya tenido que ocurrir la tragedia de las Torres Gemelas de Nueva York para que se aceleren las decisiones. Pero la UE hace esta vez de la necesidad virtud.

Cumbre hispano-francesa
Editorial La Razón 12 Octubre 2001

Intensificar, de forma real y eficaz, la lucha contra el terrorismo a ambos lados de los Pirineos es, desde hace décadas, el problema que encabeza la agenda de las sucesivas cumbres hispano-francesas. Por eso resulta especialmente grato que, tras la reciente captura en Francia de dos cabecillas de la banda de asesinos, la comisión presidida por José María Aznar haya logrado el apoyo del presidente galo, Jacques Chirac, y del primer ministro, Lionel Jospin, a la puesta en marcha de la «denuncia europea». Lo que ayer se acordó en Perpiñán era una constante reivindicación española para que los etarras detenidos con armas en suelo galo (lo que allí supone diez años de cárcel) sean juzgados aquí por la Audiencia Nacional y cumplan la pena donde cometen los delitos más graves. Si, además, se considera que se ha aprobado la llamada «denuncia oficial», que permitirá la entrega de un terrorista recién detenido con delitos mucho mayores en el país vecino, ya se puede hablar de que Aznar vuelve de Francia con las manos llenas.

El terrorismo, sobre todo en estas fechas, encubre sin embargo otros asuntos de importancia, como el reequilibrio en el sector eléctrico, que el Gobierno de París se ha comprometido a ejecutar. Y es de esperar que Francia mantenga además el compromiso de cerrar las nuevas conexiones por ferrocarril. Las obras tienen ya una fecha fija, aunque habrá que esperar cuatro años para ver en marcha el AVE por Cataluña.

Pujol pide 'tolerancia cero' para inmigrantes que no se integren
El Mundo 12 Octubre 2001

A su juicio, «no se puede admitir» que un musulmán exija que se hable castellano

BARCELONA.- Si un inmigrante no se adapta, hay que responderle con «tolerancia cero». Así lo pide el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quien ayer manifestó su temor a que la identidad catalana no logre superar los retos de la inmigración extranjera.

En tono crispado, el presidente del Ejecutivo aseguró ayer que «no se puede admitir» que un musulmán exija que se le hable en castellano. Ofendido, el president se refería a lo sucedido en un foro de debate sobre inmigración realizado en la localidad de Salt en el que algunos extranjeros pidieron que se les hablara en castellano porque no entendían el catalán. La solución, para Pujol, pasa por «proporcionarles un intérprete», en declaraciones a la emisora Catalunya Ràdio.

«Sus niños tienen que saber catalán, si dicen que no sirve de nada tenemos que responder que sirve para vivir en este país», añadió. No obstante, matizó que no es obligatorio que los más mayores lo aprendan, «no lo hemos pedido nunca», afirmó, «como ha pasado con la gente de origen andaluz».

El líder convergente se mostró muy crítico con la actitud que, según él, demuestran algunos inmigrantes que rechazan la cultura del país. «Este rechazo, este menosprecio que hay a veces (por parte de los musulmanes)», agregó Pujol, «es inadmisible». Y ante esta actitud: «Tolerancia cero».

El president señaló: «Nosotros no hemos roto nunca las normas básicas de convivencia del país», por lo que aseguró que «tampoco lo tienen que hacer los que viene de fuera». Por estos motivos, y con un lenguaje preciso, Pujol reclamó a los catalanes que no tengan «complejos de inferioridad ni culpabilidad. No tenemos culpa de lo que sucede en Afganistán».

Así que indicó que «la claudicación no se debe hacer» y advirtió que «no se puede ser condescendiente». Cada país tiene sus normas, dijo Pujol, quien instó a los catalanes a «no romper estas normas y no dejar que las rompan los que vienen de fuera». Y es que «nosotros estamos en casa y debemos aspirar a que sea la casa de todos». Pero sin concesines, sin claudicar y sin condescendencia.

Los inmigrantes «tienen que asumir las costumbres básicas del país», manifestó Pujol, «deben asumir lo que Cataluña es y sus normas». Este país, dijo el president, «ha de seguir siendo el que han hecho seis millones de catalanes, que ya ha demostrado un cierto sentido positivo a base de incorporar gente de fuera», en referencia a la inmigración en Cataluña en los años 60 y 70.

Jordi Pujol insistió en que hay que defender, de manera especial, ciertos valores de la cultura occidental, como el respeto a la mujer, «que tiene un trato que no tiene en otras civilizaciones». De este modo, criticó la escolarización de las niñas de origen musulmán, que en algunos países «desaparece a los 12 años cuando se convierten en mujeres». Aprovechó la situación para defender los ataques de Estados Unidos a Afganistán y la gestión del presidente Bush, y trató de tranquilizar a la población ante la guerra.

«Hemos de ser capaces de vivir sabiendo que la seguridad absoluta no existe y no la tendremos nunca. No hemos de vivir con miedo», apostilló.

«Tolerancia cero»
Breverías ABC 12 Octubre 2001

Las declaraciones grandilocuentes sobre asuntos como la inmigración no son lo más adecuado para afrontar un problema de esa índole. Pujol afirmaba ayer que con los inmigrantes que no asuman los usos locales hay que aplicar la «tolerancia cero». En la línea de Heribert Barrera o de Marta Ferrusola, el mensaje requiere tantos matices que es inconveniente, casi tanto como justificar que las niñas árabes tengan que abandonar las escuelas para fomentar el multiculturalismo. Pujol se encarama por segundo día a la actualidad de un modo ingrato, 24 horas después de que sólo este diario informara del informe contrario del CGPJ a su proyecto de Consejo catalán de Justicia.

El recuerdo de Barrera
ABC 12 Octubre 2001

Desde que el pasado mes de marzo, el ex presidente del Parlament y dirigente histórico de ERC, Heribert Barrera, desconcertara a la clase política catalana con sus tesis en contra de la inmigración, tanto los miembros del gobierno catalán como los dirigentes parlamentarios han sido muy cautos a la hora de analizar este fenómeno. «Hay que reconducir el debate sobre la inmigración por el bien de Cataluña», le avisaba a Pujol su socio de coalición, el democristiano Josep Duran Lleida. Razones para esta advertencia no le faltaban. Por un lado, Pujol tenía previsto presentar el libro de Heribert Barrera en el que justificaba las ideas xenófobas del líder de la ultraderecha austríaca, Jorg Haider, y se mostraba convencido de que Cataluña desaparecería de continuar el actual movimiento migratorio. Aunque finalmente decidió no asistir a la presentación del libro, la polémica sobre la inmigración arreció a raíz de unas declaraciones de su esposa, Marta Ferrusola, en las que expresaba su preocupación por el fenómeno de la inmigración. Ferrusola no sólo se lamentaba de que dentro de unos años «pueda haber en Cataluña más mezquitas que iglesias», sino que criticaba que los inmigrantes sólo aprendan el castellano «y para decir «dame algo»».

Cataluña, que salió airosa de la corriente migratoria de los años 60 y 70, hace frente ahora a una nueva oleada. El colectivo ecuatoriano es ya el más numeroso, por delante del magrebí. En Barcelona, el aumento de la demanda ha colapsado los comedores sociales y los servicios de acogida.

Una veintena de encapuchados atacaron esta madrugada el Ayuntamiento de San Sebastián
SAN SEBASTIÁN. Agencias ABC 12 Octubre 2001

Una veintena de encapuchados atacaron la pasada noche con cócteles molotov el Ayuntamiento de San Sebastián. Uno de los artefactos incendiarios logró introducirse en una de las oficinas municipales
del PP y causó daños en el mobiliario. Además un artefacto de fabricación casera ha provocado grandes daños materiales en la vivienda de la concejal de Partido Popular en Arrazua-Ubarrundia, María Dolores Oleaga. El artefacto, compuesto por cuatro bombonas de camping-gas, ha destrozado gran parte de la vivienda.

Los hechos sucedieron a las doce menos veinte de ayer por la noche, cuando los encapuchados lanzaron numerosos cócteles molotov contra la fachada del Consistorio. Uno de los artefactos incendiarios impactó contra el cristal de una ventana del Ayuntamiento, rompiéndolo y llegando a intruducirse en el interior de una oficina de las que ocupan los ediles del PP en el Ayuntamiento donostiarra.

Los artefactos han ennegrecido la fachada del consistorio donostiarra y también han ocasionado daños materiales en el interior de la oficina municipal del PP. El fuego ha destrozado el mobiliario de la oficina
situada en la primera planta del Ayuntamiento.

Los radicales, que se han dirigido al Ayuntamiento desde la calle Mayor de la parte vieja de la ciudad, han atacado también con "cócteles molotov" una oficina de la agencia de viajes Marsans causando también
daños materiales en el interior.

El alcalde y varios concejales se trasladaron al ayuntamiento al tener noticia del ataque.

En cuanto al ataque contra la concejal "popular", ha ocurrido poco antes de las tres de esta madrugada en el barrio de Otxategi de la localidad alavesa de Arrazua-Ubarrundia. Desconocidos han colocado un artefacto explosivo de fabricación casera en la puerta de entrada de la vivienda de María Dolores Oleaga, edil del PP en esa localidad. El artefacto estaba compuesto por cuatro bombonas de camping-gas y un cohete pirotécnico.

Según la Ertzaintza, la deflagración ha sido muy potente y ha causado grandes daños materiales en el inmueble, tanto en el exterior como en el interior. Como consecuencia de la detonación, se ha desprendido parte
del techo de la vivienda. La casa es de única propiedad y al parecer se encontraba vacía en el momento de la explosión.

Hasta el lugar han acudido varias dotaciones de la Ertzaintza y de los Bomberos para sofocar el fuego y comprobar el estado en el que ha quedado la vivienda. El trabajo de los Bomberos ha concluido a las ocho
menos cuarto de esta mañana.

¿Qué pasa en Galicia?
MANUEL RIVAS El País 12 Octubre 2001

La primera impresión al registrar la campaña gallega es que han desaparecido algunas pertenencias. Las arrugas de Fraga, la estrella roja del Bloque y el bigote de Touriño. Cosas de spin doctors, piensa uno, que han pasado de la antigua fase de 'crear una imagen' a la de 'descrearla'. La gran guerra publicitaria del futuro se librará entre los no-logo (sin marca) y los pro-logo. Galicia, pese a las apariencias, siempre va por delante. En la campaña gallega se ha impuesto el no-logo. Ésa es la primera impresión. En una exploración más profunda, uno se encuentra que han desaparecido más cosas, como si en el gran escenario electoral estuviese actuando un extraordinario ocultista. Ha desaparecido la propia campaña. Y lo que es todavía más fabuloso: ha desaparecido la realidad.

Fraga mantiene una relación muy interesante con su cara.

Se cuenta una historia, que abrevio. En su época de ministro de Información y Turismo, y acompañado por su entonces subordinado Pío Cabanillas, acudió a la inauguración de un teleclub en una localidad de la ría de Arousa. Como es sabido, Fraga practica la máxima del almirante Nelson: 'La razón de mi éxito es presentarse con antelación en el campo de batalla'. En este caso, llegaron con muchísima antelación. No había nadie a la vista. La mañana era espléndida en el trópico gallego y decidieron darse un chapuzón. No tenían bañador, pero el coche oficial los acercó a una cala desierta. En pleno baño de tritones, vieron llegar un autobús de excursionistas. Eran las monjitas de Placeres con sus niñas. Los dos célebres bañistas corrieron raudos hacia el coche oficial. Fraga, por instinto, cubrió con las manos las partes del pudor. Pero Pío, y ahí se notaba el genio reformista, le advirtió: '¡La cara, Manolo! ¡Tápate la cara!'.

Viniese de ahí o no la lección, lo cierto es que Fraga fue un precursor en la explotación política de la imagen, mientras sus compañeros de generación en el franquismo sentían, en el fondo, un desprecio elitista hacia las cámaras. Fraga, no. Al contrario. Como se suele decir, chupaba cámara. La quería. Y fue adaptándose al guión histórico para no quedar fuera de encuadre. Frente a la idea convencional de hombre de una pieza, Fraga ha sido el ser más metamórfico de la zoología política española. Ha interpretado a Franco, a Churchill, a Cánovas, al galleguista Alfredo Brañas, e incluso a una dama, la señora Thatcher. El cantante Julián Hernández sostiene que el Fraga de ahora, el del cartel, sometido a un espléndido lifting digital, presenta una sonrisa con un preocupante parecido a la de Jack Nicholson en El resplandor. Pero yo creo que se parece muchísimo a Berlusconi.

Sea quien sea el del cartel, no hay duda de que es Fraga. Y todos los pronósticos, menos uno, lo apuntan otra vez como ganador absoluto.

Una mayoría de gallegos, según el Pulsómetro de la Cadena SER, declara que va a votar a Fraga 'por costumbre'. Se ha ironizado mucho sobre esa respuesta, pero tiene un profundo significado y equivale a todo un tratado de sociología. Son los mismos encuestados los que consideran por muy amplia mayoría que Fraga no debería haberse presentado por cuarta vez y que es necesario un cambio político en Galicia. Y el estudio de opinión añade otros dos detalles de sumo interés: sigue existiendo 'caciquismo' y la oposición todavía no se percibe como alternativa. Está claro que entre las intenciones de los gallegos no figura la de facilitarle la labor a las empresas demoscópicas. A primera vista, lo que dicen es una suma de incoherencias y paradojas. En realidad, las respuestas pueden hilarse como una ecuación de lógica implacable.

Galicia es una sociedad muy mediática, en el sentido más moderno. Cuando George Borrow viajó por estas tierras, a mediados del siglo XIX, vendió muy pocas biblias, como en el resto de España. Ahora, cada hogar tiene un televisor. Y el 82% de los gallegos ve todos los días la televisión y reconoce informarse de forma preferente a través de ese medio. En el paisaje mental que genera la pantalla, Fraga es un ser omnipresente. Es una tradición milenaria de hace por lo menos 40 años. De establecer una medida massmediática, diríamos que Fraga aparece diez veces por día y por gallego cuadrado. Y eso viene ocurriendo desde los tiempos de la prehistoria, quiero decir, de los teleclub. Lo que explica, en parte, el voto 'por costumbre'. La gente no ha perdido el principio de realidad, es consciente de que le temps s'en va, pero también existe el horror al vacío ante el televisor. Si no la ocupa Fraga, ¿quién saldrá en la pantalla?

Ocurre que la vocación mediática de Fraga es excluyente. Desplaza a la oposición al espacio de la invisibilidad o del exotismo. Y ahí entramos en el meollo de la situación actual, motivo de reflexión no sólo en Galicia sino en toda España. ¿Tiene sentido una campaña electoral sin debates públicos? Es curioso. En lo único que no se imita a los Estados Unidos de América es en dos de sus buenos ejemplos: la limitación de mandatos y los debates entre candidatos. Aceptar los debates significa, de entrada, reconocer a los otros. Debería estar obligado por ley. No es la sociedad gallega la que está atrasada. Es la forma de hacer política, que aún anda por Los pazos de Ulloa.

La oposición no sólo existe, sino que tendría más posibilidades que nunca de configurar una alternativa. Antes de que D'Hont haga cuentas, con sus repartos provinciales, representa de cerca a la mitad de los gallegos. Desde luego, la gran mayoría de los votos jóvenes. Por otra parte, es una oposición bien diferenciada. Pero la campaña del partido gobernante se centra en satanizar a Beiras y en ningunear a Touriño, el mejor candidato que hasta ahora ha presentado el Partido Socialista en Galicia, con probada capacidad de gestión y principal impulsor de las autovías que la Xunta presenta ahora como el gran logro. Se dice que esta campaña es la del todos contra Fraga. Pero sería más correcto decir que es la del fraguismo contra todos los otros. El Bloque Nacionalista Galego presenta un programa que no cuestiona el Estatuto de Autonomía ni la Constitución. Condena radicalmente la violencia y el terrorismo. Beiras ha conseguido aglutinar lo que era un mundo fragmentado y resentido y darle una dimensión constructiva. En lugar de felicitarse, esa moderación molesta, como si se tuviese nostalgia de un caballo desbocado.

Para el consejero Cuiña, los que no reconocen los méritos de Fraga son unos 'malnacidos'. Y en el púlpito electoral, lo repite con énfasis: '¡Malnacidos!'. Para otro consejero, Jaime Pita, los de la oposición nacen con 'un estigma en la frente'. No cito a dos seres extravagantes. Pita es el portavoz parlamentario del Partido Popular, y Cuiña, su hombre fuerte y aspirante a sucesor. Cuiña también le llamó 'piojoso' a un periodista que publicó una información cierta, pero incómoda, y 'cadáver profesional' a un arquitecto prestigioso, pero no menos incómodo. Pita es la fusta de Fraga en el Parlamento autónomo. Los medios afines a la derecha airean mucho su pirotecnia, porque otra cosa curiosa que pasa en Galicia es que lo que se mira con lupa no es al Gobierno, sino a la oposición. Pita es de confianza, pero, desde luego, no es el tapado. De él podría decirse lo que una malvada actriz de Hollywood sobre una colega: 'Chilla, pero su rostro no está esclarecido por pensamiento alguno'.

No se espera de un gobierno que facilite una alternativa, pero tampoco que lo ponga tan difícil como para llegar a su negación ontológica o a su caracterización como un atajo de indeseables. Éste es un rasgo del tipo de poder que ha enraizado en Galicia. ¿Caciquismo? En el delicioso libro A lume manso (Historia social de la alimentación en Galicia), Xavier Castro cuenta la importancia del bacalao electoral en la época de la Restauración canovista. 'Desde luego eran importantes las promesas de pronto arreglo de caminos vecinales o de construcción de una fuente o lavaderos públicos. Pero el argumento incontestable, el que de verdad decidía el triunfo de un candidato en un distrito, era la colosal tartera de humeante bacalao con patatas, para que pudiesen comer hasta hartarse los votantes, que, en Galicia, siempre fueron de agradecido estómago. Naturalmente se servía acompañado de abundante morapio y se completaba con una apoteosis final de dos pesetas por elector'. No estamos en esos tiempos. No hay una muchedumbre a la puerta de la sede de la Xunta rogando: '¡Las dos pesetiñas, Don Manuel!'. Pero lo que sí hay es una política presupuestaria en la que se destina el 90% de las inversiones a municipios gobernados por el Partido Popular y no, precisamente, en correspondencia con la población real. Si lo unimos a otros factores, como ese control obsesivo de los medios de comunicación públicos, ¡menuda hoja de bacalao!

Hay una canción muy simpática de Jimmy Cliff dedicada a un tal Mister Yesterday. El Partido Popular trata a Fraga como una figura transhistórica. Es Míster Yesterday, Míster Today y Míster Tomorrow. Manuel Fraga procura no defraudar. Él lo es todo. En las tomas de posesión, además del regimiento de gaiteros, debería existir una figura semejante a la de aquél que sostenía la corona del emperador en su recorrido triunfal por el Campo de Marte hacia el Capitolio y le susurraba: 'Mira hacia atrás. Recuerda que eres hombre'.

Mayor acusa a Elorza de haber caído en un «tercer espacio» nacionalista
La Voz 12 Octubre 2001

El presidente del grupo del PP en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, anunció que su partido hará «todo lo posible» por mantener el acuerdo de gobierno con el PSE-EE en el Ayuntamiento de San Sebastián. Mayor aseguró que no existe un problema presupuestario ni de personas, sino un «problema político». Consideró que Odón Elorza se ha visto «contagiado» por la estrategia nacionalista de crear un «tercer espacio» que, según explicó, es en el fondo una política contraria a la que desarrolla el Gobierno español en materia antiterrorista y de articulación territorial de España.

Mayor Oreja explicó que este «tercer espacio va a llevar al País Vasco al tercer mundo, al tercermundismo político, al aislamiento del mundo occidental». Añadió que esta estrategia, la «Estella a plazos, light», ha tenido como exponente en los últimos días el inicio de la Conferencia de Elkarri y los «movimientos para tratar de azuzar al PSE-EE».

Reconoció haber hablado con el secretario general del PSE-EE, Nicolás Redondo, y afirmó que éste tiene «exactamente la misma idea» de salvar el pacto de gobierno. Explicó que el PP, «en la media en la que quieran los socialistas», intentará «reforzar» todos los acuerdos que existan con el PSE-EE en otras instituciones, como por ejemplo el Ayuntamiento de Vitoria o la Diputación Foral de Álava.

Incendian una librería de San Sebastián dirigida hasta hace un mes por familiares de un ertzaina
EL CORREO SAN SEBASTIÁN 12 Octubre 2001

Un grupo de radicales incendió ayer en el bario de Amara de San Sebastián una librería que hasta hace un mes había sido regentada por familiares de un agente de la Ertzaintza. El sabotaje destruyó gran parte del material almacenado y provocó daños en el mobiliario.

El ataque se produjo a las once y media de la noche, cuando un grupo de desconocidos rompió las lunas exteriores de la librería Amaya. Posteriormente, vertieron en el interior del local varios litros de líquido inflamable y le prendieron fuego. Las llamas se extendieron por el establecimiento y alcanzaron objetos de papelería, revistas y libros. El fuego tuvo que ser sofocado por el cuerpo de Bomberos de San Sebastián. El incendio destruyó gran parte de los libros y revistas y causó también daños en las paredes y el mobiliario, que quedaron ennegrecidos por el humo.

El establecimiento cambio de propietarios hace un mes, según los vecinos de la zona. Hasta esa fecha, la tienda había sido regentada por familiares de un ertzaina.

La lengua, una inmensa riqueza
Editorial ABC 12 Octubre 2001

Un diccionario es una obra en marcha, como la propia lengua. La presentación, ayer, en Madrid de la vigésima segunda edición del Diccionario de la Lengua Española, cuyo primer análisis publicó ABC hace unos días, se une a la reciente reunión del Patronato del Instituto Cervantes, bajo la presidencia de S.M. el Rey y a la convocatoria, dentro casi de unas horas del II Congreso Internacional de la Lengua Española. Por fin, la lengua española empieza a tomar la dimensión que su inmensa riqueza exige. Valladolid será la cita de las nuevas fronteras del idioma español. El II Congreso Internacional de la Lengua Española deberá marcar la nueva cartografía intelectual, educativa, económica y política de una lengua que hoy es ya, tras el inglés, el segundo idioma internacional. Los retos a los que se enfrenta constituyen un capítulo tan considerable como sugestivo.

Parece que no se tratará de un Congreso más de escritores ni de filólogos ni de un desfile escaparatista de voluntades; sino de las diversas realidades que hoy ocupa la lengua española. Bueno sea. Se hablará, por tanto, de realidades tangibles, se plantearán posibles programas de actuación y, sobre todo, se potenciará el español como recurso económico. Y todo ello en estrecha cooperación con las naciones americanas.

No cabe pensar la proyección internacional del español, sus múltiples recursos y activos intelectuales y económicos, sin contar con Iberoamérica. Nueve de cada diez hablantes del español se encuentran al otro lado del Atlántico. El español es ya una lengua americana, de ahí su irreversible presencia emergente en Estados Unidos y su cada vez más fuerte demanda en Brasil. Lo que hoy da sentido al español en el mundo es su proyección atlántica, y donde España tiene una baza imponente de promoción es, precisamente, más allá de cualquier otra actividad económica, industrial o cultural, en el apoyo y mimo de la lengua como base y vertebración de su presencia internacional.

Como bien han enseñado desde hace décadas británicos, franceses y alemanes, detrás del conocimiento del idioma por ciudadanos de otros países viene todo lo demás: oportunidad comercial, turismo cultural, inversiones, imagen, atención y respeto. Tiempo habrá de analizar los asuntos concretos de este sugestivo Congreso que ahora se anuncia, como son una mayor presencia en Internet, un decidido impulso al español científico y técnico, y una especial atención a las industrias culturales y educativas. Pero valga la advertencia: el idioma español no sólo es el mayor activo intelectual de una comunidad de cuatrocientos millones de hablantes, sino que, además, constituye, o podría constituir, una inmensa riqueza, no sólo cultural, que ya lo es desde hace siglos, sino económica.

La RAE presenta un nuevo diccionario más americano que se actualizará en Internet
Con 88.000 entradas, presenta 11.425 nuevas palabras y ha corregido dos de cada tres de la 21ª edición
El nuevo Diccionario de la Lengua Española, obra esencial de referencia para 400 millones de hispanohablantes, contiene unas 40.000 novedades -11.425 palabras y 28.581 acepciones- con respecto a la edición anterior, triplica los americanismos y recoge términos como «gay», «pasota», «flipar» y «talibán».
La 22ª edición del DRAE llega a las librerías el próximo día 16, coincidiendo con la inauguración del II Congreso Internacional de la Lengua en Valladolid, y sale a la venta con una tirada inicial de 350.000 ejemplares. El mismo día 16 también se podrá disponer del diccionario al completo en la web de la RAE.
Juan Carlos Rodríguez - Madrid.- La Razón 12 Octubre 2001

Fiel a la tradición, pero repleto de innovaciones. Más americano que nunca. Y, sobre todo, más fiel al habla de estos tiempos. Menos apergaminado, más solvente. Así es el nuevo diccionario que la Real Academia Española presentó ayer en el umbral del Congreso de la Lengua y que abre una nueva era: «Es un fiel reflejo de todo el español usado no sólo en España, sino también en toda Hispanoamérica», afirmó ayer el director de la RAE, Víctor García de la Concha. La nueva edición recoge 88.431 artículos, casi cinco más que en la edición de 1992, con 190.581 definiciones o acepciones.

La RAE, junto a las academias hispanoamericanas, también ha realizado una rigurosa enmienda -se han corregido el 66% de las definiciones de 1992- y depuración de palabras ya en desuso. «Hemos eliminado 6.008 artículos», afirmó ayer Victor García de la Concha. Pero son muchas más los términos que se han añadido: 11.425 en total. Y hay de todo. Desde «gay» a «talibán», precisamente actual, a otras muchas acepciones de los nuevos tiempos: «consumista», «millardo», «liposucción», «transgénico» o «zapear».

Actividad notarial
«La Academia lo que hace es un trabajo notarial. En el sentido que recoge las palabras que están en la calle con uso verdaderamente extendido», explicó ayer Humberto López Morales, secretario de la Comisión Permanente de la Asociación de Academias de la Lengua. «Realmente este diccionario no es de la Real Academia Española, sino de la Asociación de Academias de la Lengua, porque en él han trabajado activamente todas y cadas unas de las academias hispanoamericanas».

De hecho, el «aumento notabilísimo», según García de la Concha, de americanismos marca esta 22ª edición del diccionario. «Hemos duplicado su número -dijo el director de la RAE-, y ya superan las 28.000 acepciones y marcas». Exclusivamente palabras de uso americano hay 12.122, casi seis mil más que en 1992. El resto son acepciones.

Pero este diccionario es también el fin de un ciclo inaugurado en 1780 con el «Diccionario de Autoridades». Ahora, con la edición de Internet que se presentará el día 16 en Valladolid, el diccionario será más ágil y se irá renovando periódicamente con nuevas palabras. Y se publicará en papel con una cadencia de 3 ó 4 años, no cada 9 ó 10 como hasta ahora.

A su presentación, celebrada en el Salón de Plenos de la RAE, asistieron doce académicos: Antonio Mingote, Valentín García Yebra, Eliseo Álvarez Arenas, Ángel Martín Municio, Gregorio Salvador, Emilio Lledó, Juan Goytisolo, Ignacio Bosque, Guillermo Rojo, Lázaro Carreter y De la Concha, además del electo J. A. Pascual.

Recortes de Prensa   Página Inicial