AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 13 Octubre   2001
#Palabras
Jaime CAMPMANY ABC 13 Octubre 2001

#Una respuesta diferente al terrorismo mundial
Kofi ANNAN La Razón 13 Octubre 2001

#Buen horizonte contra ETA
Pedro Muñoz La Estrella 13 Octubre 2001

#Pacto de San Sebastián
Editorial El País 13 Octubre 2001

#Los ideólogos del integrismo
Enrique de Diego Libertad Digital 13 Octubre 2001

#Un coche-bomba deja catorce heridos leves en el aparcamiento de la Plaza de Colón de Madrid
Libertad Digital 13 Octubre 2001

#Calcinan la casa de una concejala del PP en el pueblo alavés de Zurbano
ROSA CANCHO VITORIA El Correo 13 Octubre 2001


Palabras
Por Jaime CAMPMANY ABC 13 Octubre 2001

Por la boca muere el pez. Dice Felipe González que a él no se le pasó por la cabeza usar los fondos reservados para dar sobresueldos. Bueno, en realidad, el problema no es que se le pasara o no se le pasara por la cabeza gratificar a sus colaboradores en el gobierno con fondos reservados. Por las cabezas pasan muchas ideas y por la molondra de Felipe González, tan imaginativo y fantasioso, pasan más que por la de cualquier otro político, aunque quizá no se trate tanto de ideas como de ocurrencias. No es que la cabeza de Felipe alumbre ideas; es que se le llena de ocurrencias. Durante catorce años nos gobernó a fuerza de ocurrencias. Lo malo de aquellos sobresueldos que se pagaron con cargo a los fondos reservados no es que se le pasaran por la cabeza, sino por las manos.

Si a La Moncloa llegaban periódicamente talones de millones de pesetas (28 millones 21 veces, por lo menos y que se sepa) y algunos de ellos los cobraba Piluca Navarro, secretaria particular de Felipe González, una de dos: o los talones pasaban por las pecadoras manos del presidente del Gobierno, o su secretaria particular estaría en la cárcel denunciada por su jefe. Ahora dice eso de que no se le pasó por la cabeza, pero la cabeza no es una caja de caudales ni el lugar donde entierran a Don Dinero. «Por aquí no ha pasado», decía el fraile, y metía la mano en la bocamanga. Felipe González es un formidable protagonista de una novela picaresca que está sin escribir. A lo mejor, un día se me pasa esa ocurrencia por la cabeza.

Por la boca muere el pez, repito. Jordi Pujol, que no es un jubilado resentido como Felipe González, sino que está en activo y con mando en plaza, en la plaza de San Jaime, digo, acaba de prescribir «tolerancia cero» para los inmigrantes en Cataluña que no respeten la cultura catalana ni aprendan el idioma catalán. Los inmigrantes tienen que decir por fuerza «mongeta», «formatge», «collons» y «patufet». Lo de respetar la cultura catalana está muy bien, tanto como respetar las culturas de los pueblos de origen de los inmigrantes, incluida la cultura islámica, en entredicho ahora porque su corrupción exasperada está sirviendo de pretexto al terrorismo internacional. Las culturas sólo dejan de ser respetables cuando se convierten en exclusión, en fanatismo, y en agresividad.

Lo de aprender catalán a la fuerza ya es otra cosa. Bastaría con facilitar a los inmigrantes el conocimiento de una de las dos lenguas oficiales en Cataluña, castellano o catalán. Y eso de la «tolerancia cero» parece una exageración si la cultura y el idioma propios de los inmigrantes no se usan como resistencia violenta o provocación. Si no es así, Cataluña no será, como tantas veces ha dicho Pujol que era su deseo y su propósito, «tierra de acogida», sino de desnaturalización y dictadura cultural y lingüística. Y conste que a mí la palabra «tolerancia» no me gusta demasiado, porque siempre me conduce al concepto de disimular y aceptar lo injusto o lo perverso. Mejor que tolerante prefiero ser respetuoso y comprensivo, y todo eso que lleva dentro la palabra «liberal».

Y ya que estamos metidos en palabras, me llama la atención la carta de naturaleza que la Academia ha concedido a la palabra «gay» para designar al sujeto inclinado sexualmente hacia su mismo sexo, y que me trae la bella insinuación del «gay saber», que en ese «gay», no en el otro, algún galardón llevo alcanzado, y de la «gaya ciencia», y que además de ser un apellido, tiene el sentido de alegría y vistosidad. Claro está que a mí esa condescendencia de la Academia me trae al fresco, porque yo pienso seguir escribiendo «maricón», «bardaja», «flora», «adelaida» y el precioso murcianismo «monflorita», que es una definición del sodomita tan tierna como compasiva.

Una respuesta diferente al terrorismo mundial
Resumen del discurso pronunciado por el Secretario General de Naciones Unidas, el Premio Nobel de la Paz Kofi Annan, ante la sesión de la Asamblea General del pasado 1 de octubre, reunida para deliberar sobre el terrorismo
Kofi ANNAN La Razón 13 Octubre 2001

Hasta el momento, la comunidad internacional ha sido capaz de actuar con una rapidez y una unidad sin precedentes. (...) La razón de esta unidad y esta respuesta es clara. Los ataques terroristas contra EE UU ¬que causaron la muerte de unas 6.000 personas de 80 países¬ fueron actos de una maldad inusitada y provocaron un shock en las conciencias de todo el mundo. Pero incluso de la maldad puede salir algo bueno.

Paradógicamente, esos asaltos viciosos sobre nuestra humanidad han terminado por reafirmarla. La inhumana e insensible indiferencia al sufrimiento provocado en miles de familias inocentes ha traído una sincera respuesta de millones de personas de todo el mundo, de diferentes tipos de sociedades.
La tarea ahora es construir sobre esa ola de solidaridad humana, aprovechar el momentum para desarrollar una estrategia integral y sostenida de combate contra el terrorismo que permita erradicarlo del mundo.
(...) No hay en esta batalla otra alternativa que la de la cooperación internacional. El terrorismo será derrotado si la comunidad interna- cional une sus voluntades para formar una amplia coalición, o no será derrotado en absoluto. Naciones Unidas se encuentra en una posición única para servir de fórum a esta coalición, para albergar el desarrollo de los pasos que deben tomar ahora los Gobiernos ¬de forma individual y conjunta¬ para luchar contra el terror a escala global. (...)

La imagen de gente de todas las religiones reuniéndose en ciudades de todo el mundo para expresar su dolor y su solidaridad con el pueblo estadounidense demuestra de forma mucho más locuaz que cualquier palabra que el terrorismo no divide a la humanidad: la une. Nos encontramos ante una batalla moral contra una maldición a toda fe. Cada Estado y cada pueblo debe jugar un papel. Éste ha sido un ataque a la humanidad, y la humanidad debe responder como una. (...)
La tarea urgente de Naciones Unidas debe ser ahora desarrollar una estrategia a largo plazo para dar legitimidad global a la batalla que se acerca. La legitimidad que Naciones Unidas contiene en sí y transmite puede conseguir que el mayor número de Etados sean capaces y estén dispuestos a tomar los difíciles pasos ¬diplomáticos, legales y políticos¬ necesarios para abatir al terrorismo.

En la era post 11 de septiembre, nadie puede ya negar la existencia de la amenaza terrorista, ni la necesidad de abordarla con una respuesta global. Entiendo que el problema entraña inmensas dificultades. (...) Algunas de las más grandes tienen que ver con la definición del terrorismo. (...) No puede haber tolerancia con aquéllos que buscan justificar la muerte intencionada de ciudadanos inocentes, no importa el agravio o la causa. Si existe un principio universal en el que todos podemos estar de acuerdo es éste.
Incluso en situaciones de conflicto armado, apuntar contra civiles inocentes es tan ilegal como moralmente inaceptable. Y aun así, la población civil es con cada vez más frecuencia un objetivo deliberado. De hecho, la población civil se ha convertido en la víctima principal de los conflictos; se estima que componen hasta un 75 por ciento del total de bajas.

Esto exige de todos nosotros una mayor atención a los costes civiles de un conflicto. Requiere que los Estados miembro se ocupen de sus responsabilidades bajo la ley internacional. Deben enfrentarse con firmeza a la realidad de grupos armados que se niegan a respetar los principios comunes de la dignidad humana. (...)
Al tiempo que juntamos la voluntad y los recursos para triunfar en esta lucha, debemos tener en cuenta además a todas las víctimas del terror, tanto a los afectados directamente por los atentados como a otros pueblos que saldrán afectados por culpa de nuestro esfuerzo común. Por eso he lanzado una alerta sobre la necesidad potencial de una asistencia humanitaria mucho más generosa que la actual para la población de Afganistán.
Este llamamiento es sólo el más urgente dentro de nuestra determinación por ocuparnos de aquellos que sufren por la pobreza, la enfermedad y el conflicto en todo el mundo. La labor de Naciones Unidas en el impulso al desarrollo, en la resolución de conflictos, y en el combate contra la ignorancia y el prejuicio es mucho más apremiante hoy que antes del 11 de septiembre.

Las víctimas de los ataques del 11 de septiembre fueron, ante todo, los ciudadanos inocentes que perdieron sus vidas, y sus familias. Pero la paz, la tolerancia, el respeto mutuo, los derechos humanos, el imperio de la ley y la economía mundial están todas dentro de las víctimas de los actos terroristas.
Como conclusión, déjenme decirles que reparar el daño hecho sobre el tejido de la comunidad internacional ¬restaurar la confianza entre pueblos y culturas¬ no será fácil. Pero así como una respuesta internacional concertada puede hacer que el trabajo de los terroristas sea mucho más difícil de llevar a término, también debería la unidad nacida de esta estrategia juntar a todas las naciones en la defensa del derecho más fundamental: el derecho a todos a vivir seguros y en paz. Éste es el desafío que tenemos delante mientras buscamos eliminar el mal del terrorismo.

Buen horizonte contra ETA
Pedro Muñoz La Estrella 13 Octubre 2001

En la última cumbre de Perpiñán, España y Francia acordaron el jueves activar los mecanismos policiales y judiciales para la entrega de delincuentes entre un país y otro. La noticia es importante, sobre todo para España, por lo que tiene de plataforma internacional en la lucha antiterrorista. Las informaciones que se han recibido sobre el acuerdo dan a entender que los interlocutores de ambos gobiernos se habían mostrado muy dispuestos a progresar en este terreno de la cooperación judicial y policial. Tanto en declaraciones del presidente francés, Jacques Chirac, como del jefe del Gobierno de París, Lionel Jospin, quedó claro que nuestros vecinos cierran filas efectivamente contra el terrorismo con la mejor voluntad y espontánea solidaridad. Se deduce que lo van a hacer sin reticencias ni dobleces, por lo que no cabe más que felicitarse por ello.

Y hay que felicitarse porque si la erradicación de ETA es para España objetivo de primera necesidad, para Francia no es menos necesario acabar de una vez con esa política de consentimiento que, desde décadas, viene garantizando ese miserable santuario etarra en tierras francesas. En efecto, no ha sido muy rentable para Francia, desde el lado de la estima política y del aprecio de sus vecinos españoles, tener que hacer el teatro que han venido haciendo desde París para darse abrazos con Madrid sin parar mientras se mantenía un habilidoso ten con ten con el radicalismo vasco para no encender en su suelo el polvorín etarra. Francia siempre temió que una colaboración demasiado visible y exitosa de Francia con España en este terreno perturbaría su paz y orden interiores.

A costa de esta posición más que ambigua, en España tuvimos que aguantar tragando bilis condescendencias clamorosas, sobre todo cuando andábamos con la transición peleando con los cambios y con una ETA que ponía muertos para presionar a los gobiernos de Madrid. Fueron tiempos, entre otros, del inolvidable, para mal, Giscard D'Estaing, aquel vecino francés que se abrazaba a quien fuera preciso por la Moncloa y por la Zarzuela para cubrir el expediente, a sabiendas de que los etarras seguirían en sus madrigueras francesas porque así lo exigía el interés de Francia. Y así años y años.

Ahora, como estamos bajo la influencia de la salvajada de Manhattan y la psicosis de las Torres Gemelas funciona también en los niveles políticos, puede que las cosas estén cambiando definitivamente. Seguramente porque anda ya muy avanzado el plan de Aznar, de aplicar en la Unión Europea un espacio judicial y policial conjunto para acelerar todo proceso delictivo -sobre todo el antiterrorista- los franceses han dado seguridades y parece que, esta vez, van en serio. La verdad es que en los últimos tiempos -más aún en los últimos días- Francia está muy diligente con la entrega de importantes etarras. De modo que con esta reciente experiencia y con el acuerdo de Perpiñán podríamos entrar en el último tramo en la eliminación de la banda. Desde luego, en la Unión Europea, donde Aznar ha vendido bien su plan de los espacios judicial y policial comunes, también están ahora muy resueltos a poner freno al terror. Debe ser un nuevo 'efecto colateral' de la crisis internacional de estos días.

Pacto de San Sebastián
Editorial El País 13 Octubre 2001

El alcalde socialista de San Sebastián, Odón Elorza, abogaba el lunes por un congreso extraordinario que cambie radicalmente la línea política y la dirección de su partido en Euskadi. Dos días después anunciaba la ruptura, aplazada luego, del pacto con el PP que le llevó a la alcaldía. Esa secuencia hace inevitable relacionar la crisis del Ayuntamiento con la interna del PSOE vasco, aunque el alcalde haya invocado razones estrictamente municipales relacionadas con la aprobación del presupuesto. Ya hubo dificultades similares el año pasado sin que ello pusiera en riesgo el acuerdo entre los dos grupos. La diferencia es que ahora el alcalde tiene un posible socio de repuesto en el PNV.

La situación refleja la convergencia entre los intereses del sector del nacionalismo favorable a recomponer la alianza con los socialistas una vez roto el frente de Lizarra, y los del sector del PSOE vasco partidario de evitar aparecer con el PP. Esta última posición cuenta con defensores muy cualificados en la ejecutiva de Zapatero. Elorza sabe que el eventual reencuentro con el PNV habrá de producirse en torno a las municipales de 2003 y quiere llegar a ellas sin compromisos con el PP. Pero ese planteamiento va en contra de la línea del secretario general, Nicolás Redondo, que ha reiterado que no podrá haber recomposición de la alianza con los nacionalistas mientras éstos persistan en sus propuestas soberanistas. Y argumenta que sería suicida para su partido dejar en las exclusivas manos del PP la defensa del planteamiento constitucional-estatutario.

El problema es que hasta las siguientes elecciones autonómicas faltan cuatro años, y que en medio están las locales y también las provinciales, de las que dependen las diputaciones. Cuatro años fuera de las instituciones -es decir, alejados del poder- es un plazo muy largo para quienes han estado en ellas, en alianza con el PNV, hasta hace poco. Seguramente hay también un factor psicológico: compartir el poder con el nacionalismo alivia algo la sensación de inseguridad de unos cargos públicos acosados por ETA y la kale borroka. Pero el precio de ese alivio sería dejar aislados a los concejales y dirigentes locales del PP, y es posible que el electorado no lo perdonase.

El debate interno del PSE sobre estas cuestiones se ha visto sobresaltado por una inoportuna intervención del presidente del Gobierno desde la campaña electoral gallega. Aznar vino a decir que la ruptura del acuerdo municipal de San Sebastián cuestionaba el pacto antiterrorista PP-PSOE, y emplazó a Zapatero a pronunciarse al respecto. La torpeza es doble: da nuevos argumentos a quienes sostienen que ese pacto era puramente electoralista y no una pieza central de la estrategia antiterrorista destinada a quitar a ETA toda esperanza de que un cambio de mayoría abra paso a una negociación política. Además, lejos de consolidar el pacto, refuerza a los sectores del partido socialista más críticos con un acuerdo que, a su juicio, les ata las manos para hacer una política diferenciada del PP en el País Vasco.

Los ideólogos del integrismo
Por Enrique de Diego Libertad Digital 13 Octubre 2001

Los Hermanos Musulmanes llevaron una vida tolerada hasta que fueron culpados de un intento de asesinato de Nasser en 1954, lo que ocasionó su ilegalización.

El fracaso del movimiento llevó a una reelaboración radicalizada de su estrategia. El pensador con el que el integrismo toma cuerpo es Sayyid Qotb, autor de A la sombra del Corán y Signos de Pista. Qotb reelaboró el integrismo en torno al concepto yahiliya, el estado de impiedad previo a Mahoma, de impureza e ignorancia. Esa era la situación de las naciones musulmanas, de forma que sus dirigentes eran tan enemigos del Islam como los no musulmanes.

Los nuevos conceptos, como nación, partido y socialismo, eran nuevas formas de idolatría, de politeísmo, frente a Alá, el único soberano; pues la noción de soberanía no existe en El Corán, donde Alá es amo absoluto. Qotb establecía el Islam de la comunidad de los creyentes, Umma, como una utopía religiosa, y rompía los puentes de comunicación o de neutralidad en una moralidad bipolar de contrarios: el Bien y el Mal, el Islam y el no Islam. A las aspiraciones democráticas de algunos sectores contestaba con “Nuestra Constitución es el Corán” y establecía como programa político la imposición de la sharia, la ley coránica. Promovía un instinto de unidad frente a la disgregación de los partidos y se dirigía a un Islam profundo, confrontando religión con política.

Era un tipo de fundamentalismo providencialista, cuyo sentido llevó en su día a la puesta en marcha de la Inquisición en España, con el sencillo mensaje de que la pureza religiosa traería los beneficios de la omnipotencia divina. De hecho, la clave del activismo propuesto era una relectura universal del takfir, el anatema o declaración de impío, por el que se declara a una persona falso musulmán. El creyente tiene la obligación de matarle pues “su sangre es lícita”. Introducía así un elemento autodestructivo, llamado a hacer correr mucha sangre y provocar guerras civiles en los países musulmanes, pues fuera de los integristas, el resto pasaban a ser paganos y el Estado declarado impío, intentando abrir una fosa entre los dirigentes y la masa común.

Casi todas las naciones en formación confrontaban a tal postura el caudal de nuevos sentimientos o reclamaban otras herencias históricas, desde Ciro en Persia hasta el legado de los faraones. La formación de Pakistán motivó un foco importante de integrismo, pues en ese caso se trataba de una creación ex nihilo. No podía plantearse un Estado de los musulmanes, con pluralidad interna al margen del grado de compromiso religioso, sino de un Estado musulmán basado en la identidad de la creencia. Mawdudi reflejó un pensamiento similar al de Qob, insistiendo en los aspectos culturales y morales, en la sharia, destacando el carácter “total” del Islam, con la política como “componente integral e inseparable de la fe islámica”. También consideraba los cinco pilares de la fe islámica –profesión de fe, oración, ayuno del Ramadán, peregrinación a La Meca y zabat o limosna religiosa- una preparación para la jihad, el grado más alto de perfección. El Estado islámico quedaba como esperanza de panacea de todos los problemas. Aunque su partido legal siempre fue minoritario, tuvo una poderosa influencia.

Un coche-bomba deja catorce heridos leves en el aparcamiento de la Plaza de Colón de Madrid
Libertad Digital 13 Octubre 2001

A las 23:50 horas de ayer, un coche hizo explosión en el interior del aparcamiento de la Plaza de Colón. Un fuerte olor a pólvora se extendió por las calles aledañas, lo que podría indicar que se trata de un atentado terrorista de ETA. La deflagración provocó heridas a catorce personas, según Radio Nacional. El vehículo había sido retirado por la Policía Municipal y llevado al depósito de la grúa, donde explotó provocando un gran cráter y afectando a cerca de 70 coches y a 17 grúas.

Cuatro policías han resultado heridos por inhalación de humo, mientras que una de las cajeras de "Mitra", la empresa que gestiona el servicio de la grúa de Madrid, tiene una fractura de clavícula y otra de las cajeras también resultó herida, aunque aún no se conoce con exactitud cuál es su estado pero el alcalde de Madrid confirmó que ningún herido se encuentra grave. Él dijo que fueron diez heridos, pero posteriormente fuentes oficiales confirmaron a Radio Nacional que finalmente fueron catorce, pero ninguno grave.

José María Álvarez del Manzano, primera autoridad de la ciudad, en declaraciones a los periodistas tras entrar al aparcamiento para ver lo sucedido, confirmó que se trataba de un vehículo retirado por la Policía Municipal porque estaba mal estacionado en algún lugar de la ciudad, aunque todavía no se sabe dónde estaba aparcado para que fuera retirado por la grúa. Álvarez del Manzano ha dicho que la empresa "Mitra" ya trabaja para ofrecer esos datos.

La explosión ha provocado un gran cráter en la primera planta del aparcamiento. Unos setenta coches han resultado afectados, tanto en el depósito municipal como en el interior del parking, así como 17 grúas. El coche-bomba explotó cuando ya estaba entre el resto de vehículos del depósito, según confirmó el alcalde madrileño.

Este aparcamiento tiene tres niveles. El primero es donde se sitúa la dársena de autobuses para el Aeropuerto de Barajas, el muelle de descarga del Teatro de la Villa de Madrid, la flota de una compañía de alquiler de coches y el citado depósito de vehículos donde se produjo la explosión y donde se encuentran las taquillas donde las cajeras de "Mitra" cobran la fianza para retirar los vehículos que previamente han sido llevados allí por la grúa. Por debajo hay otras dos plantas más para aparcamiento de vehículos particulares. Una de ellas quedó afectada por la caída de restos de coches desde la primera planta a través del cráter.

Justo encima de la primera planta del aparcamiento se encuentra el Teatro de la Villa de Madrid y una cafetería. Sobre toda esta estructura subterranea de cuatro plantas se halla la propia Plaza de Colón, con el monumento al descubrimiento, junto a la Biblioteca Nacional. Al mismo nivel se encuentran también las entradas de vehículos al aparcamiento y las de personas, por las que salía mucho humo en el momento en que se produjo la explosión.

Los bomberos trabajan en el interior del aparcamiento, mientras el SAMUR desplazó una decena de ambulancias y Unidades Móviles de vigilancia intensiva (UVI móviles). Asimismo, se ha instaló un hospital de campaña en la propia Plaza de Colón que prácticamente no se utilizó, afortunadamente. Agentes de desactivación de explosivos (TEDAX) también inspeccionaron la zona por si hubiera algún otro vehículo con explosivos preparado para sorprender a la Policía y causar una tragedia, pero no encontraron nada.

A la misma hora que se produjo la explosión, en el Teatro de la Villa de Madrid, situado justo una planta por encima del del aparcamiento, se representaba una función. Uno de los empleados del teatro ha dicho a Radio Nacional que las puertas, que ya estaban cerradas con pestillo para no interrumpir la obra, se abrieron violentamente al producirse la deflagración, lo que podría explicar la magnitud de la misma. Espectadores, actores y empleados fueron desalojados de inmediato sin que se produjera ningún herido entre ellos.

La explosión se ha producido antes de la medianoche y, por tanto, dentro aún del día 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional, lo que inmediatamente señala a la banda criminal ETA como autora de este posible atentado, aún sin confirmar oficialmente, pues buscaría un nuevo golpe propagandístico. De hecho, la deflagración se produjo a escasos metros de donde se situó, al mediodía de este viernes, la tribuna desde donde Su Majestad el Rey y las autoridades del Estado presidieron el desfile de las Fuerzas Armadas habitual de todos los años.

Alrededor de la Plaza de Colón se sitúan varias importantes instituciones del Estado. Junto a las Torres está el Ministerio del Interior y pocos metros más allá se encuentra el de Administraciones Públicas. En la calle Génova, que desemboca en la citada plaza, se halla la sede del Partido Popular y frente a la misma, la Audiencia Nacional. Tras esta sede judicial se encuentra la del Tribunal Supremo.

Noticia elaborada con datos de la agencia Efe y Radio Nacional de España.

Calcinan la casa de una concejala del PP en el pueblo alavés de Zurbano
Los radicales hicieron estallar de madrugada cuatro bombonas de cámping gas colocadas en la puerta principal «Seguiré en el cargo, no voy a ser cobarde y dejarlo para que ellos se alegren», advierte María Dolores Oleaga
ROSA CANCHO VITORIA El Correo 13 Octubre 2001

María Dolores Oleaga nació y creció en el barrio Otxategi de Zurbano, un pequeño pueblo próximo a Vitoria pero perteneciente al municipio alavés de Arrazua-Ubarrundia, en una casa de dos plantas construida en piedra y madera. La misma casa donde ha dormido este verano junto a su familia y que cerró hace sólo una semana para pasar el invierno en la ciudad. La misma casa que hoy amenaza ruina tras haber sido pasto de la violencia callejera.

Radicales colocaron durante la madrugada de ayer cuatro bombonas de cámping gas y un cohete pirotécnico en la puerta de acceso al inmueble. Los artefactos hicieron explosión poco antes de las tres y provocaron de inmediato una potente llamarada. La fuerte deflagración despertó a los vecinos de esta concejala del PP en Arrazua-Ubarrundia, municipio gobernado por el PNV-EA. Los residentes vieron las llamas y alertaron a los servicios de emergencias y a la hermana de Loli Oleaga. La casa atacada estaba en ese momento vacía.

Los bomberos y la Ertzaintza permanecieron en el lugar hasta las ocho de la mañana. No lograron evitar que el tejado de la vivienda se desplomara ni que el interior quedara calcinado.

«Siento una gran rabia, pero no voy a dejar el cargo. No voy a ser cobarde para que ellos se alegren», acertó a decir ayer Loli Oleaga, muy afectada por el atentado. La concejala del PP ya había sido amenazada e insultada antes. Las paredes de su casa y algunas del pueblo aparecieron llenas de pintadas hace tres años, según relató la edil popular.

Pleno extraordinario
El diputado general de Álava, Ramón Rabanera, los parlamentarios Carmelo Barrio y Pepa Lafuente y numerosos vecinos y amigos intentaron consolar a su compañera. Tras condenar este nuevo ataque «fascista» contra un cargo del PP, Rabanera realizó una advertencia a PNV y EA. «¿Cómo nos pueden equiparar a unos con otros, a Loli con los que le han quemado la casa?» «Ese mensaje que lanza el mundo nacionalista me parece falto de ética. Aquí hay unos que estamos sufriendo y otros que nos hacen sufrir».

Tras anunciar que su formación «seguirá luchando por lo que creemos, por la libertad de todos», hizo un llamamiento a los nacionalistas para que en las próximas elecciones locales el PP pueda presentar listas en sus mismas condiciones. «Que no por defender los intereses de un municipio o tener unas ideas estén continuamente amenazados o les destrocen sus casas, como le ha ocurrido a Loli,», reclamó.

El alcalde de Arrazua-Ubarrundia, Rufino Sáez de Ibarra, también condenó el ataque y transmitió la solidaridad del pueblo a Oleaga y su familia. «Acciones de este tipo nos alejan de las soluciones al conflicto y no provocan más que víctimas inocentes y sufrimiento. Demuestran un desprecio absoluto a la voluntad mayoritaria del pueblo vasco».

El Ayuntamiento de la localidad alavesa celebrará el lunes un pleno extraordinario para condenar el atentado.

Recortes de Prensa   Página Inicial