AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 15 Noviembre   2001
#El PNV anhela a ETA
Editorial ABC 15 Noviembre 2001

#Espejo irlandés
PATXO UNZUETA El País 15 Noviembre 2001

#El PNV y ETA negocian un nuevo pacto
MADRID. ABC 15 Noviembre 2001

#Emisario del PNV: «Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar»
MADRID. ABC 15 Noviembre 2001

#La hermana de Ordóñez avisa que habrá ETA hasta que el nacionalismo diga basta
ESTRASBURGO. Amadeu Altafaj, enviado especial ABC 15 Noviembre 2001

#Batasuna-Al Qaeda ¿El mismo combate?
Alberto Míguez Libertad Digital 15 Noviembre 2001

#miedo
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA El Correo 15 Noviembre 2001

#Ideología y peluquería
Iñaki EZKERRA La Razón 15 Noviembre 2001

#De Génova a la mezquita
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 15 Noviembre 2001

#Los empresarios plantan cara a Ibarreche y se revuelven contra su independentismo
Redacción - Bilbao.- La Razón 15 Noviembre 2001

#La 'kale borroka' será delito de terrorismo en la Unión Europea
CARMEN REMIREZ DE GANUZA El Mundo 15 Noviembre 2001

#Kabul liberado
Enrique de Diego Libertad Digital 15 Noviembre 2001

#El PSE exige a la Ertzaintza que ponga orden en la «ciudad sin ley» de Andoain
EL CORREO SAN SEBASTIÁN 15 Noviembre 2001

#Harry Potter y las lenguas
LUIS ANTONIO DE VILLENA El Mundo 15 Noviembre 2001

#Preocupación empresarial
Editorial El Correo 15 Noviembre 2001

#El Supremo archiva las querellas de 'Basta ya' y la 'Fundación Miguel Ángel Blanco' contra Anasagasti
Estrella Digital Madrid 15 Noviembre 2001

El PNV anhela a ETA
Editorial ABC 15 Noviembre 2001

El documento que hoy publica ABC pone al descubierto la política subterránea que está practicando el Partido Nacionalista Vasco (PNV) para alcanzar un nuevo pacto con la banda terrorista ETA. Las conversaciones que mantuvo en noviembre de 2000 un enviado de Arzalluz -José Miguel Leunda Echeverría, ex secretario general del sindicato ELA-STV, próximo al PNV- con Rafael Díez Usabiaga, máximo responsable del sindicato LAB, integrado en la estructura del Movimiento de Liberación Nacional Vasco dirigido por ETA, quedaron reflejadas en el documento que se incautó en Francia a la banda terrorista. Tales conversaciones tuvieron como finalidad que Díez Usabiaga trasladara a ETA la disposición del PNV a renovar los acuerdos del verano de 1998, que dieron lugar al Pacto de Estella y al posterior acuerdo parlamentario de las tres formaciones nacionalistas, PNV, Eusko Alkartasuna y Euskal Herritarrok.

Los contactos entre Leunda y Díez Usabiaga acreditan que la opción del PNV sigue siendo formar un nuevo frente que agrupe a todos los sectores del nacionalismo, pretensión que el propio Arzalluz ha ratificado esta semana en diversos medios vascos. La violencia terrorista no constituye un obstáculo y es tratada por ambos interlocutores como un factor estratégico no condicionante del acuerdo final, actitud que queda reflejada por la brutal afirmación del emisario del PNV: «Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar». En la línea trazada por el Pacto de Estella, Leunda tranquiliza a ETA sobre los acuerdos con el PSOE -«son de carácter táctico», aclara a Díez Usabiaga- y ofrece como garantía de la seriedad de la oferta el control que Arzalluz mantiene sobre el PNV, asociando la continuidad del líder ultranacionalista con el buen fin del acuerdo.

El intercambio de intenciones y propósitos entre Leunda y Díez Usabiaga es la exteriorización de la dos políticas que el PNV ha instalado en el País Vasco. Una virtual, que desarrolla en el ámbito de las instituciones y con prácticas aparentemente democráticas de relación con los demás partidos. Y otra real, la que persiste en lograr un gran acuerdo de todos los sectores del nacionalismo, en el que sólo la pugna entre el PNV y ETA por la hegemonía interna constituye el elemento de discusión principal. El terrorismo no sólo no disuade al PNV de alcanzar el acuerdo con ETA, sino que, en el contexto de la conversación, es valorado como un catalizador del pacto. No obstante, las lecturas de este documento no deben limitarse a la interpretación de las motivaciones del PNV. Es un texto que refleja una actitud absolutamente desleal en un partido que está gobernando instituciones democráticas y promoviendo debates -evidentemente ficticios- sobre un diálogo imposible, un autogobierno en el que no cree y una violencia que rentabiliza para el logro de sus objetivos.

La delatada actitud del PNV ante ETA debe servir también para orientar a quienes aún piensan que es posible «tender puentes» con el partido de Arzalluz o establecer puntos de acuerdo en cuestiones tan delicadas como la autodeterminación. Este PNV que se muestra dispuesto a pactar con una ETA que asesina no puede merecer ningún crédito como interlocutor de una transacción política, en el marco de una estrategia de pacto con los no nacionalistas. La apuesta del PNV sigue siendo ETA y su entorno político y esto supone que sus objetivos -autodeterminación y territorialidad- son irrenunciables en sus planteamientos máximos, aunque exijan ritmos variables. Hablar con ETA y ofrecerle un nuevo pacto, ignorando su violencia y despreciando a las víctimas, sólo es posible con una perversión absoluta de los valores éticos, lo que supera el reproche moral que merece el PNV para llegar a su inhabilitación política más absoluta, tal y como quedó reflejado en el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, suscrito por PP y PSOE. El PNV no ha cambiado sus preferencias y sigue anhelando el pacto con ETA antes que con los demócratas.

Espejo irlandés
PATXO UNZUETA El País 15 Noviembre 2001

'Irlanda nos sugestiona siempre con su acierto y profunda visión de los casos prácticos del nacionalismo', escribió en 1923 el abuelo de Lexuri Gallastegi, identificada estos días como presunta activista del comando Madrid de ETA. El sector moderado del PNV había visto con desconfianza el levantamiento armado de los sinnfeiners de 1916, calificándolo de 'sangrienta botaratada' destinada a dificultar la solución autonómica. Pero el sector radical, cuya principal figura era Eli Gallastegi (1892-1974), vio en el espejo irlandés un modelo a imitar que acabaría trasladándose en los años 60, y ya con un componente explícitamente violento, a la primera ETA. Es lógico suponer que la entrega de las armas por parte del IRA, en el marco de los acuerdos de Viernes Santo de 1998, acabe teniendo alguna influencia en la pacificación de Euskadi. Sin embargo, la equívoca interpretación de ese acuerdo que está haciendo el PNV no favorece una evolución similar a la del modelo.

Al César lo que es del César: tiene razón Arzalluz al considerar fuera de lugar el argumento de que el Estatuto de Gernika garantiza una autonomía mayor que la de Irlanda del Norte. Es absurdo medir el grado de satisfacción de los republicanos, que desde 1921 reclaman la reunificación de las dos Irlandas, en función del nivel de autonomía de una de ellas. Al revés: siempre habían considerado que un régimen autonómico con mayoría protestante en el Norte suponía un afianzamiento de la partición. Mientras que los unionistas llegaron a plantearse la hipótesis de un Ulster independiente como garantía frente a la reunificación.

Pero, por lo mismo, también es absurdo el argumento del PNV según el cual la clave del acuerdo de Viernes Santo, y la llave de la paz, había sido el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Pues aunque se hable de 'mutuo consentimiento', es evidente que lo esencial de ese acuerdo no es que el Sur acepte reincorporar al Norte, sino que los republicanos reconocen por primera vez que son los ciudadanos de Irlanda del Norte quienes tienen la última palabra sobre la cuestión en disputa: reunificación o mantenimiento de la partición. El acuerdo supone una supeditación del principio territorial, defendido por el Sinn Fein y el IRA, al principio personal invocado tradicionalmente por los protestantes. Equivale, en ese sentido, a las previsiones de la Constitución y de los Estatutos correspondientes respecto a la eventual integración de Navarra en Euskadi. Pese a ello, el equívoco de identificar lo acordado con la reivindicación de autodeterminación del conjunto de la isla se incorporó a la declaración de Lizarra. Pero no es cierto que la condición para el acuerdo de paz haya sido la previa aceptación del programa de los republicanos, y tampoco que éstos hayan renunciado a sus ideales; a lo que han renunciado es a imponerlos por la fuerza, reconociendo la pluralidad de la sociedad irlandesa.

El lingüista y en una época teórico de ETA Federico Krutwig recordó hace años (Muga nº3, 1980) que los primeros planteamientos terroristas -término que no desdeñaban quienes los propugnaban- fueron introducidos en ETA desde una rama disidente de la organización juvenil del PNV de la que formaba parte Iker Gallastegi, Gatari, 'que había trabajado bastante sobre el tema y que estaba influido por el IRA'. Gatari es hijo de Eli Gallastegi, en cuyo hogar vivió exiliado en Irlanda entre 1937 y 1958, y padre de Uxune Gallastegi Sasieta, detenida en 1994 como supuesta colaboradora del comando Vizcaya; también es tío de las hermanas Irantzu y Lexuri Gallastegi Sodupe (detenida la primera en 1999, acusada de pertenecer al comando que secuestró y asesinó al concejal Miguel Ángel Blanco, e identificada la segunda como miembro del comando Madrid). En un artículo publicado en Gara hace dos años, Gatari recomendaba luchar por la independencia de Euskadi 'sin pararnos a medir las posibles consecuencias'.

Se puede sentir piedad ante el destino trágico de esa familia, del exilio del abuelo y sus hijos a la cárcel de las nietas; pero sólo tras reconocer que no hay causa alguna que pueda justificar asesinatos como el del juez José María Lidón, última víctima de ETA; porque, como escribió en la Ginebra del siglo XVI, a propósito del asesinato de Miguel Servet, un oscuro traductor biografiado por Stefan Zweig (Castellio contra Calvino. El Acantilado. 2001)) 'matar a un hombre no es defender una doctrina; es matar a un hombre'.

El PNV y ETA negocian un nuevo pacto
MADRID. ABC 15 Noviembre 2001

El PNV ha transmitido a la dirección de ETA, a través de intermediarios, la necesidad de «reeditar» el pacto de Estella, pese a los asesinatos de la banda, según se recoge en un documento intervenido a un etarra. El «acta» da cuenta de una reunión entre Díez Usabiaga, de LAB, y un «enviado» de Arzalluz, el ex presidente del sindicato nacionalista ELA, José Miguel Leunda. El PNV mantiene en la actualidad encuentros con ETA por medio de «correos», mientras el secretario general de LAB ya ha planteado a ELA la necesidad de recuperar el pacto.

El «freno» que, a raíz de la ruptura de la «tregua-trampa», puso el PNV a sus acuerdos con ETA-EH -pacto de Estella- tan sólo constituye la escenificación de un «gesto», ya que algunos hechos demuestran el verdadero contenido de su estrategia: a largo de los dos últimos años han sido frecuentes las reuniones que los «enviados» del partido de Arzalluz han mantenido con miembros destacados de la «izquierda abertzale» para examinar «la metodología» y «los tiempos» para la «reedición de su unidad de acción» sobre el pacto de Estella.

Una prueba de estos contactos se ha tenido en una reciente operación terrorista realizada en Francia. A uno de los etarras detenidos se le intervino la «transcripción» que, al parecer, el dirigente del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga, hizo llegar a la dirección de la banda sobre una entrevista que mantuvo el pasado mes de noviembre con José Miguel Leunda Echeverría, ex presidente del sindicato nacionalista ELA, y «hombre de confianza» de Xabier Arzalluz y Gorka Aguirre. ABC ha tenido acceso al documento hallado en poder del terrorista sobre el contenido de esta reunión en el que se especifica, en primer lugar, que la entrevista para «reeditar» Estella fue solicitada por el PNV con la aprobación de Xabier Arzalluz y que las «reflexiones» aportadas por su «enviado» eran las mantenidas por la dirección del partido nacionalista.

«SE NECESITAN MUTUAMENTE»
En la conversación entre Díez Usabiaga y Leunda se expusieron tres puntos claves: el primero destaca que el PNV y «la izquierda abertzale» se «necesitan mutuamente» para avanzar en la consecución de sus objetivos, es decir, en la «reedición» del pacto de Estella, que consideran una «cuestión de tiempo». En segundo lugar, abordaron «los posibles acuerdos» del PNV con el PSOE, que serían siempre de «carácter táctico», puesto que son conscientes de que los socialistas no están dispuestos a llegar «hasta donde el PNV quiere». En tercer lugar, ambos interlocutores desvincularon los avances que puedan alcanzar en futuras reuniones de la actividades asesinas de ETA, cuestión que es vista «con gran tranquilidad por la dirección peneuvista». De hecho, en el acta se llega a decir que «habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro», es decir, en el pacto de Estella.

En la transcripción de la conversación remitida a la dirección de la banda se indica que el «enviado» de Arzalluz, pese a señalar que existen «intereses de distinta naturaleza» entre la «izquierda abertzale» y el PNV, está claro que ambos «se necesitan», aunque la actividad de ETA haga surgir voces críticas en el seno del partido nacionalista respecto a sus pactos con los proetarras. En este sentido, el «representante» del PNV quitó en todo momento importancia no sólo a los que dentro de partido mantienen una postura «autonomistas», sino también a las «embestidas» que, con «la ayuda» de determinados medios de comunicación, se han lanzado «para desestabilizar al EBB y el liderazgo de Arzalluz y de Egibar». El «enviado» del PNV se esforzó en aclarar a su interlocutor que estos ataques no han sido acusados por la formación peneuvista, ya que Xabier Arzalluz «gestiona» el EBB y tiene las bases «amarradas», lo que constituye una garantía para el «retorno a la senda» de Estella.

Por ello, Leunda dijo a Díez Usabiaga, según se recoge en el documento intervenido, que el aparente distanciamiento que el PNV mantiene respecto al brazo político de la banda a raíz de la ruptura de la tregua constituye una «táctica», «o dicho de otra manera, es un trago que el PNV tiene que pasar para volver al esquema del acuerdo» de Estella. El «representante» del PNV expuso, por tanto, la firme voluntad del partido de Arzalluz de recomponer la «unidad nacionalista», así como la «permanente» comunicación entre ETA y su entramado de apoyo.

«PREPARAR EL RETORNO»
El «acta» recoge que Leunda afirmó que había que «superar» la actual «fase» para preparar «adecuadamente el retorno de cara a un salto en el proceso. El retorno tiene que trabajarse desde ya en espacios sólidos y seguros de trabajo mutuo». En este contexto, señaló que la única manera de «compatibilizar» con «garantías el proceso» era con un «nivel de interlocución al máximo nivel» y en un «ámbito opaco», es decir, en secreto, como fueron los contactos que el PNV mantuvo con ETA para alumbrar el pacto de Estella.

Emisario del PNV: «Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar»
MADRID. ABC 15 Noviembre 2001

«Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro». Esto es lo que, según el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, se concluyó con el dirigente de ELA José Miguel Leunda en el encuentro mantenido hace un año a instancias de este último. Según la versión batasuna de la entrevista, Leunda comentó que Arzalluz estaba al corriente de la reunión.

Una vez que ETA decidió dinamitar la tregua trampa, el PNV, a su pesar, vio rota la comunicación directa con la cúpula terrorista, pero mantiene contactos con la banda a través de intermediarios de «segunda» y «tercera» fila. Veteranos simpatizantes o militantes de la organización criminal y del partido de Arzalluz, que se conocieron en Francia, han servido en ocasiones de «correos» para el intercambio de mensajes y «globos sonda».

En ese contexto podría enmarcarse el encuentro que mantuvieron en noviembre del pasado año el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, y el ex presidente de ELA, José Miguel Leunda Echeverría, a instancias de éste, quien reconoció que el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, y su asesor para asuntos relacionados con ETA, Gorka Aguirre, estaban al tanto de la entrevista.

Ni tan siquiera la ofensiva terrorista ha interrumpido esa comunicación. ETA acababa de asesinar, el 30 de octubre, en Madrid, al magistrado de la Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo José Francisco Querol, a su chófer, al escolta y a un conductor de autobús. El 21 de noviembre acribilló a balazos al ex ministro Ernest Lluch, que representaba, dentro del PSOE, la línea más favorable a un acercamiento con los nacionalistas en su estrategia de diálogo con la banda. De hecho, la conclusión a la que llegó Díez Usabiaga tras escuchar al dirigente del sindicato nacionalista fue que el PNV estaba dispuesto «a aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro». En el «acta» de este encuentro , elaborada por el propio Rafael Díez Usabiaga u otra persona que la redactó con los datos aportados por el dirigente de LAB, se indica que José Miguel Leunda asumió «un cierto grado de protagonismo» y planteó con «seguridad» una serie de cuestiones «como si hablase directamente en nombre del PNV».

DISTANCIAMIENTO TÁCTICO
Así, entre estas cuestiones expuestas por el emisario nacionalista figuraba el planteamiento de que «el PNV necesita a la IA (Izquierda Abertzale) y la IA también necesita al PNV aunque en esta necesidad recíproca puedan existir intereses de distinta naturaleza».

De la versión del encuentro elaborada por Díez Usabiaga se desprende que el PNV asimila «con gran tranquilidad» el problema del terrorismo si bien supone un factor de crisis en la colaboración entre nacionalistas y abertzales y dentro del propio PNV. Así, el «acta» indica que «la actividad armada (la metaboliza con gran tranquilidad) ha ido acentuando la crisis de la colaboración y, especialmente, ha fortalecido a los sectores «contra» a un proceso (sic) pivotado en acuerdo abertzale, a sectores «autonomistas»». A continuación, el «acta» pone en boca del emisario nacionalista que la estrategia actual del PNV, de aparente distanciamiento de la izquierda abertzale por la actividad terrorista, acentuada por la presión social, es «táctica», es decir, es un «trago» que el partido de Arzalluz «tiene que pasar para volver al esquema del acuerdo abertzale» o lo que es lo mismo, la reedición del Pacto de Estella.

Asimismo, José Miguel Leunda le hizo saber a Díez Usabiaga, según la versión de éste, que «el PNV no tiene posibilidad de recomponer con el PSOE un acuerdo político con perspectiva. Un acuerdo de mera «estabilidad institucional» con el PSOE es una inversión a corto y sin perspectiva». En efecto, el emisario nacionalista parece desvelar a su interlocutor proetarra la estrategia del PNV respecto a los socialistas. «El PSOE, como pivote del Estado, no pone, ni pondrá «nada» encima de la mesa. La posición del PP, PSOE... en esta coyuntura es de involución estatutista», se pone en boca de Leunda, según el «acta» batasuna de la reunión. «El PSOE -insiste- en un acuerdo con el PNV no tiene autonomía y no puede «ofrecer» nada. Sólo lo que quiera el PP (Estado) y en clave de neutralizar estratégicamente el PNV».

A continuación, el interlocutor nacionalista da la clave de esa estrategia del PNV de aparente intento de aproximarse a los socialistas: «El PNV está «obligado» a hacer este recorrido (acercamiento) con el PSOE para hacer ver a determinados sectores del partido que «no hay nada», que el PNV no puede meterse en una estrategia en la que quedaría «preso» del PSOE-PP de forma definitiva». Es decir, el partido de Arzalluz intenta aparentar, ante sus bases más moderadas, que quiere el acercamiento con el PSOE a sabiendas de que, al final, los socialistas no podrían asumir objetivos como la autodeterminación. Así, el PNV podría transmitir entonces que ha hecho todo lo que estaba en sus manos y a partir de entonces no le queda más remedio que el acuerdo con los abertzales. «Arzalluz -según se pone en boca del emisario nacionalista- tiene claro que el PSOE no tiene autonomía, ni proyecto político para ofrecer algo «sólido» al PNV pero es un «recorrido» que tiene que hacer para desactivar la contra y darle proyección a la reconstrucción del acuerdo abertzale».

BASES «AMARRADAS» POR ARZALLUZ
Así, prosigue Leunda Echeverría, según Díez Usabiaga, «la dirección del PNV quiere demostrar que la única forma de mantener el espacio institucional de forma estable y en perspectiva es precisamente con acuerdo abertzale. La otra alternativa es de menos garantías institucionales y, sobre todo, de acotamiento estratégico del PNV».

También informa a su interlocutor proetarra de que el objetivo de la «embestida» de los sectores críticos del PNV es «la desestabilización del EBB y del liderazgo de Arzalluz, Egibar...; Ayudados por los mass media el objetivo era y sigue siendo provocar un «crac» en el EBB que resitúe definitivamente la estrategia del PNV en clave de Estado». No obstante, le tranquiliza a Usabiaga cuando afirma que «Arzalluz «gestiona» el EBB, tiene las bases «amarradas» y esa es la garantía para el «retorno» a la senda de acuerdo abertzale».

Según la citada «acta», en este punto de la conversación Leunda planteó que «nos encontramos con dos recorridos que tanto el PNV como la IA tienen que hacer para volver a encontrarse: la IA poniendo la lucha armada encima de la mesa y el PNV acercándose al PSOE». «Esos recorridos nos van a generar contradicciones, clima de confrontación política... pero se deben «mantener» los niveles de comunicación abiertos por encima de la dureza de la coyuntura». «La clave es superar esta fase preparando adecuadamente el «retorno» de cara a un salto en el proceso. El «retorno» tiene que trabajarse desde ya en espacios sólidos y seguros de trabajo mutuo». «Arzalluz y su gente -añade- tienen claro la necesidad de resituar al PNV en un plano estratégico y que eso le supondrá dejar ciertos «lastres»».

En el «acta» se expone que Leunda preguntó si la izquierda abertzale quiere el acuerdo, un cambio del marco político, o se trata de «un mero señuelo para mantener una estrategia armada al margen de compromisos entre abertzales». La respuesta fue que la izquierda abertzale «hace una apuesta clara por un acuerdo», pero para ello «hay que avanzar en voluntades, compromisos y propuestas que nos acerquen al mismo». Asimismo, Díez Usabiaga le explicó que, «con independencia de la coyuntura política», la izquierda abertzale «estaría dispuesta a preparar el retorno si para ello el PNV muestra también voluntad en propuesta, metodología... que garantice o dé sensación real de querer avanzar en el mismo».

INTERLOCUCIÓN DE MÁXIMO NIVEL
Por su parte, el dirigente de LAB le preguntó al emisario nacionalista: «¿Con qué interlocución del PNV se puede compatibilizar una coyuntura de confrontación «exterior» y un proceso de preparación del retorno?», ya que consideraba que la única forma de llevar a cabo ambos procesos con garantías era que dichos interlocutores debían estar al «máximo nivel», ésto es, Arzalluz, con la participación de HB y ETA. El motivo que esgrimió Usabiaga es que al tratarse de un proceso «opaco», es decir, secreto, «no podría descargarse (en una primera fase) en ámbitos tan abiertos como el EBB». «Es entendible -según el dirigente de LAB- que la IA quiera para ese proceso garantías máximas de fiabilidad y que no estén en el mismo hombres de «segunda» que en un momento determinado se pueden «tirar» al despeñadero».
La versión de Díez Usabiaga sobre su encuentro concluía con que de la entrevista salió la «convicción de que para ese proceso hacen falta garantías recíprocas sin que en esto se haga referencia en absoluto a la lucha armada. Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro». Usabiaga se fue con la «sensación» de que lo expuesto por José Miguel Leunda «era una reflexión de Arzalluz-Aguirre».

El mismo escenario de la tregua-trampa
La merma de su capacidad operativa -por la desarticulación de «comandos» en España y la detención de cabecillas en Francia-, el acoso de la Justicia a su trama política y financiera, el progresivo rechazo social...Estos y otros factores movieron a ETA a camuflar su debilidad y aislamiento en un acuerdo con los nacionalistas que se plasmó en el Pacto de Estella.

Tres años después se repiten las circunstancias. ETA ha perdido los «comandos» que organizó durante la tregua trampa para su ofensiva, Xaki, Ekin, Haika, Gestoras pro Amnistía...se encuentran a disposición judicial. Batasuna y sus cuentas, a punto de entrar en la «lista» de organizaciones que apoyan a las bandas terroristas. La reacción popular es imparable. Y la colaboración internacional prácticamente unánime tras los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos. A ETA ni tan siquiera le queda el «espejo irlandés», tras el desarme definitivo del IRA.

Pero, cada vez que el complejo ETA ha estado contra las cuerdas, ha surgido el balón de oxígeno del PNV. Ocurrió en 1992, cuando la banda se quedó sin dirección en Francia y sin «comandos» en España. Ocurrió, también, en 1998, cuando se quedó policial, judicial y políticamente aislada.

La hermana de Ordóñez avisa que habrá ETA hasta que el nacionalismo diga basta
ESTRASBURGO. Amadeu Altafaj, enviado especial ABC 15 Noviembre 2001

Consuelo Ordóñez, hermana del edil de San Sebastián y parlamentario del PP asesinado en 1995 por la banda terrorista, recordó que hasta hace poco ETA «se movía libremente por Europa», pero que afortunadamente la situación ha cambiado y se ha vuelto adversa para «este «talibán» de Europa». Ordóñez, vicepresidenta de la Fundación que lleva el nombre de su hermano, advirtió que «la lista de muertes seguirá creciendo mientras el nacionalismo no diga basta ya y sin peros».

El acto de entrega del premio se celebró en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo y a él asistieron el presidente del grupo parlamentario del PP vasco, Jaime Mayor Oreja, y el presidente de los populares vascos, Carlos Iturgaiz, así como numerosos eurodiputados españoles.

El premio de la Fundación se concede a aquellas personas que han destacado por su defensa de las libertades, la paz y los derechos humanos. En el pasado fue concedido al grupo de profesores universitarios del País Vasco que suscribieron el manifiesto contra el terrorismo, a los pueblos de Hernani y Ermua, y al movimiento cívico «¡Basta Ya!».

Fontaine recordó que el compromiso de Ordóñez «con el pueblo de San Sebastián y con la defensa de las libertades y la democracia motivó su rechazo a permanecer callado ante el terror de la amenaza terrorista en el País Vasco».

La presidenta del Parlamento Europeo aludió asimismo a las medidas contenidas en el plan de acción de la UE contra el terrorismo, como la orden europea de detención y entrega y la definición común del delito de terrorismo, y expresó su deseo de que sean aprobadas definitivamente «antes de finales de año», como ha propuesto Bélgica, que ocupa la presidencia de turno de la UE. «El terrorismo es un problema que nos afecta a todos y no tiene fronteras», concluyó la presidenta de la Eurocámara.

El Patronato de la Fundación Gregorio Ordóñez entregó ayer su premio anual a la presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, en reconocimiento de su «denuncia permanente de las actitudes intolerantes y su decidida apuesta por la defensa de las libertades, la condena enérgica del terrorismo y el reconocimiento de las víctimas» de ETA, un compromiso que ha trasladado a la Eurocámara.

Batasuna-Al Qaeda ¿El mismo combate?
Alberto Míguez Libertad Digital 15 Noviembre 2001

La vinculación del islamista “Yusuf” con Herri Batasuna aunque sólo sea de carácter coyuntural debería obligar a quienes están encargados de estos menesteres a reflexionar sobre el carácter global del terrorismo que cada día entiende menos de ideologías, doctrinas, principios religiosos o políticos. Es obvio que entre un nacionalista vasco partidario de la lucha armada y un fanático fundamentalista que sueña con la implantación del Islam por la espada en todo el planeta hay ciertas diferencias doctrinales o ideológicos aunque no metódicas. Pero si se analizan los medios y los fines, la semejanza es apabullante. Los islamistas chechenos, por ejemplo, comparten con los batasunos muchas cosas y seguramente han colaborado con ellos. Conocí hace meses a un nacionalista checheno supuestamente exiliado en España que había pasado varios meses “becado” por el PNV en Vitoria: hablaba maravillas de sus anfitriones y los visitaba regularmente.

Los “combatientes” chechenos, bosnios, argelinos, palestinos, sudaneses y somalíes constituyen la espina dorsal de Al Qaeda. Dios los da y ellos se juntan dice el refrán. Y la realidad del terrorismo internacional lo prueba a diario. ETA tuvo -y sigue teniendo- excelentes e íntimas relaciones con el IRA, con los Montoneros, con el ERP, con los nacionalistas bretones y los palestinos del FPLP de Habach. Las redes o nebulosas del terrorismo son internacionales entre otras razones porque el terror es una forma de actuar pero también de ser y, doctrinas aparte, lo que separa a un etarra o a un batasuno de un terrorista checheno o afgano es muy poco.

Harían bien quienes dedican sus esfuerzos en el interior y en el exterior a la lucha contra el terrorismo vasco en ocuparse de establecer la guía completa de contactos y parentescos entre los criminales de toda condición e inspiración, sus alianzas y parentescos. Como ocurrió con el genoma humano un día se obtendrá el mapa general de este sistema laberíntico. Pero sólo se logrará con la cooperación internacional potenciada por aquellos países que sufren el terrorismo directamente. Desconfío de las organizaciones multilaterales tipo ONU, OUA o Liga Árabe no sólo porque hasta el momento fueron incapaces de poner en marcha un sistema operativo eficaz sino también porque su incompetencia oculta una silente voluntad de no hacer nada o, hacer que hacen, que es exactamente lo mismo.

miedo
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA El Correo 15 Noviembre 2001

Se supone que esta columna debe ir pegada a la noticia de actualidad. Ocurre, sin embargo, que actualidad y noticia no siempre coinciden. La noticia necesita del dato para existir. Sólo lo datable, lo convertible en fechas y lugares concretos, puede ser asido por la noticia y elevado a titular. La actualidad, por su parte, no siempre es datable. Se esconde a veces en la trastienda del dato. No se deja, en esos casos, ni atrapar por la noticia ni reflejar en el titular. Para que actualidad y noticia coincidan, es preciso que aquélla adquiera algún tipo de corporeidad.

La actualidad de estos últimos tiempos, a partir del 11 de septiembre, se llama miedo. En todo el mundo. En muchos lugares de ese mismo mundo, sin embargo, el miedo es todavía tan difuso, tan sutil, que su actualidad no alcanza aún la categoría de noticia. En otros, en cambio, la actualidad del miedo se ha hecho tan densa y tan corpórea que puede ya ser aprehendida y tratada como un dato más de la realidad. Tiene ya lugar y fecha concretos, y resulta, por tanto, perfectamente noticiable. Así ha ocurrido, por ejemplo, en Nueva York, donde la noticia no es ya el avión que cae por accidente, sino el pánico que los neoyorquinos sienten por el recuerdo de lo anteriormente ocurrido. El miedo se ha hecho tan denso en Nueva York que ha tomado ya cuerpo de noticia.

También aquí, en Euskadi, el miedo va saliendo cada día más de la trastienda del dato y confundiéndose él mismo con uno más de los datos físicos, corpóreos, de la realidad. Lo hemos visto hace unos días a raíz del asesinato del juez Lidón. De ser un miedo difuso, difícilmente noticiable, que se camuflaba, invisible, entre los pliegues de las togas de nuestros jueces, ha pasado a ser un pánico denso, tangible, que se refleja inconfundible en sus rostros. Ha alcanzado el rango de noticia y la categoría de titular. Como en Nueva York la noticia no era el avión accidentado, sino el pánico de los neoyorquinos, aquí el titular no es el asesinato de un juez, sino el pavor que estremece a todo el cuerpo judicial. El miedo que se hace corpóreo y deja ver su cara en la exigencia de más seguridad.

Es un sector más de la sociedad -este de los jueces- que viene a sumarse a los anteriores de políticos constitucionalistas, periodistas vendepatrias, txakurras y zipayos, empresarios recalcitrantes y españolistas de toda clase y condición. En todos ellos la actualidad del miedo había adquirido ya, desde hacía tiempo, una corporeidad datable y noticiable. Se había hecho carne en sus escoltas, que representan, por así decirlo, el gran titular de la noticia del miedo que va penetrando, poco a poco, en todo el cuerpo social. Los escoltas que pululan por el país son algo así como la condensación del miedo que atenaza a sectores cada vez más numerosos y variados de nuestra sociedad.

Y así,atentado a atentado, asesinato a asesinato, llegará un día en que aquí, en Euskadi, escribir una columna pegada a la noticia de actualidad será escribirla pegada directamente al miedo. Pavorosa perspectiva. Porque, ya se sabe, la actualidad es el resquicio por el que asoma la cara la realidad. Querrá decir entonces que, entre nosotros, realidad y miedo se habrán confundido por completo.

Ideología y peluquería
Iñaki EZKERRA La Razón 15 Noviembre 2001

Los hemos visto estos días atrás afeitándose masivamente, urgentemente, frenéticamente, en las barberías de Kabul. La guerra tiene siempre esta clase de caprichos y excentricidades, este ambientillo de tramoya teatral, de camerinos y bastidores en movimiento. Porque la guerra es sólo eso a fin de cuentas, una comedia en la que los actores se mueren de verdad. Una farsa grotesca en la que los extras antes de saquear y matar y violar, antes de morir y ser arrojados por los camiones de la basura a la fosa común, quieren afeitarse y acicalarse, mirarse bien ante el espejo a ver si tienen los disfraces bien colocados y el maquillaje en su punto, a ver si son verosímiles para el crimen. Y así la guerra antitalibana es de pronto una capital convertida en una gran peluquería de caballeros, un despliegue obsceno y espectacular de la coquetería masculina, una urgente entronización del pelo a la categoría de ideología.

Las situaciones bélicas y los maximalismos que las desatan, las graves crisis de las sociedades, las horas críticas de los pueblos, los estados de excepción y de sitio, las sangrías y los totalitarismos ¬que no son más que la guerra ideologizada y metamorfoseada en utopía¬ se caracterizan infaliblemente en eso, en que se hace ideología hasta con el pelo y en que la política se convierte misteriosamente en un asunto capilar. Pasa ahora con los rasurados afganos y pasó antes con la consigna talibán de no poner las barbas a pelar. Pasó con los bigotillos fachas de la posguerra española y con los pelos largos que odiaban los grises de la Transición. Pasó con las barbas leoninas y clandestinas, carlistas-leninistas, de la primera Eta y ha pasado con las consignas neonazis de la última a sus alevines, entre las que se encuentran la cabeza rapada y el aro en la oreja como irrenunciables rasgos identitarios. Un signo de secularización sociológica del nacionalismo vasco es el de su progresivo acercamiento a las peluquerías. Hace veinte años el buen nacionalista llevaba el menú de toda la semana pegado en las hebras desmadejadas del bigote, «Florecieron las barbas apostólicas» anunciadas por el poeta y no eran inocentes. En aquel tiempo florecían también las fatwas estéticas del ayatolá Oteiza. Luego vendría los barroquismos churriguerescos y los modernismos gaudinianos de la cabezota de Anasagasti.
Sí. Para conocer a una sociedad hay como mirar sus modas capilares. Para saber si allí la libertad está amenazada basta con comprobar si con el pelo se está haciendo ideología. Los talibanes ya están poniendo sus barbas a remojar. Han perdido la guerra porque todo cambio de régimen es un cambio de look. ¿La Alianza del Norte en Kabul y yo con estos pelos!

De Génova a la mezquita
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 15 Noviembre 2001

Los enemigos de lo que ellos mismos llaman “globalización” son, sin eufemismos, los enemigos del liberalismo, de la democracia, de la tradición judeocristiana, de la Ilustración y de todo cuanto se opone en nombre de la libertad y la dignidad individual a cualquier designio colectivista o teocrático. Y del mismo modo que es normal que Fidel Castro acabe fotografiándose con un sobrino-nieto de Jomeini, era previsible que los bárbaros “antiglobalización” que convirtieron Génova en un escaparate totalitario acabasen apareciendo en las filmaciones de la “kale borroka” o en los arrabales europeos del terrorismo islámico. No es que todos sean iguales, es que su enemigo es el mismo; no es que todos defiendan la misma causa, es que todos atacan a una misma cosa, a una idea básica, que es la Libertad.

Pero los datos que Libertad Digital va aportando sobre ese hilo rojo que une a los violentos de la extrema izquierda comunista con los ultraconservadores islámicos van más allá de la anécdota. Tampoco era anecdótico que los terroristas del IRA o de ETA se entrenaran en el libanés Valle de la Bekaa con la OLP o, cuando habían matado mucho y la policía los seguía de cerca, se refugiaran en La Habana. No es casualidad que los que odian a los Estados Unidos porque los identifican con el capitalismo, el liberalismo y la democracia colaboren con los que los odian porque para ellos significan el pecado, la promiscuidad sexual y la impiedad materialista. Y si el Once de Septiembre ha sido el punto de no retorno en la reacción de occidente contra el terrorismo, también por el hilo del terrorismo de Ben Laden va saliendo el ovillo de esa violencia “antiglobalización” que no es sino la marca común de todos los movimientos totalitarios, miren hacia La Habana o a La Meca.

No hay ingenuidad en los movimientos antiglobalización, aunque haya jóvenes despistados y “tontos útiles” de cualquier edad entre los manifestantes de Seattle o Génova. No hay pluralidad religiosa cuando en las puertas de las mezquitas españolas se recluta a jóvenes para morir matando en Nueva York. Y del mismo modo que se ha terminado ya la vieja diferenciación artificial entre los terroristas vascos y los que comparten proyecto político con esos mismos terroristas, debe terminar la permisividad hacia esos clérigos y seglares musulmanes que, a la sombra del multiculturalismo bobo de Europa o los USA, preparan los funerales de los mismos inocentes o estúpidos que les acogen. No hay terrorismo bueno en ningún lugar del mundo ni hay tampoco totalitarismo que no sea terrorista y, como tal, deba ser perseguido en cualquier lugar del mundo. Pero conviene tomar nota de que hay terroristas que van de Génova a la mezquita y de la mezquita a Génova. Y que la “tolerancia cero” no es sólo un eslógan afortunado, sino la única política coherente para los países libres que quieren seguir siéndolo. Incluida España.

Los empresarios plantan cara a Ibarreche y se revuelven contra su independentismo
Exigen que se evalúe el coste de estar fuera de España y defienden el Estatuto
El Círculo de Empresarios Vascos ha dado la espalda al Ejecutivo vasco al hacer pública una «declaración» en la que reivindica «el valor que sigue teniendo el Estatuto como lugar de encuentro de todos los vascos», y en la que se reclama que los debates sobre determinados planteamientos respecto al futuro de la Comunidad Vasca y su engarce en el Estado se realicen con la «máxima prudencia, rigor y claridad», explicando los objetivos que se persiguen y «el alcance y las consecuencias de las posibles alternativas».
Redacción - Bilbao.- La Razón 15 Noviembre 2001

«Si en su día ¬destacan¬ se planteó la cuestión del coste de la «no Europa», hoy también cabría plantear el coste de «la no España». Para el Circulo de Empresarios Vascos el planteamiento de la cuestión soberanista «constituye ya un elemento de confusión que en nada beneficia, sino todo lo contrario, a la actividad económica y, en definitiva, a las empresas vascas cuyo papel sigue siendo decisivo para la construcción de una sociedad moderna y justa».

En esta línea, cuestiona cuando menos la «oportunidad» de este debate y pide que «se realice un análisis objetivo y serio, para el que nos brindamos, de la gran interdependencia que existe entre las empresas y la economía del País Vasco y las del resto del Estado, así como del coste económico y social de las posibles alternativas».

Esta «declaración» se produce a raíz del nuevo escenario político y económico que «obliga a todos los agentes sociales a revisar sus planteamientos estratégicos».

Defensa de las libertades
Constata que la situación se sigue caracterizando «tanto por un clima de crispación y violencia que no termina de desaparecer, como por las graves limitaciones que ello supone para numerosas personas y colectivos en el ejercicio de sus derechos y libertades fundamentales y, muy particularmente, del derecho a la vida».

A ello se suma la preocupación ante la desaceleración económica mundial. Por tanto, consideran prioritario que se asegure la «plena salvaguarda de todas las libertades y, concretamente, la defensa de la vida, de la libre expresión y ejercicio de cualquier opción política, sin amenazas, coacciones y actos violentos de cualquier tipo que pretendan anularlas o menoscabarlas». Para ello piden que se utilicen, sin complejos, todos los instrumentos de los que dispone el Estado de Derecho.

El Circulo reconoce que tras las últimas elecciones autonómicas la clase política ha mostrado un «talante más conciliador», lo que ha suscitado esperanza en una ciudadanía que «está a la espera de que las palabras se traduzcan en realidades concretas».

En este contexto, el Círculo de Empresarios Vascos reivindicó «su responsabilidad y su derecho a opinar y expresar libremente sus puntos de vista como asociación surgida de la sociedad civil». Fontaine, galardonada con el premio «GREGORIO ORDÓÑEZ». La presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, recibió ayer el Premio «Gregorio Ordóñez» por su condena enérgica del terrorismo, un fenómeno contra el cual y, según su opinión, la Unión Europea aprobará importantes medidas antes de finales de año. A la entrega del galardón acudieron, entre otros, el presidente del PP del en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja (en la imagen), y la europarlamentaria socialista Rosa Díez.

La 'kale borroka' será delito de terrorismo en la Unión Europea
Una enmienda aprobada por el Parlamento Europeo hace que se incluyan los «daños importantes» producidos mediante «el uso de armas o actos violentos»
CARMEN REMIREZ DE GANUZA El Mundo 15 Noviembre 2001

MADRID. La kale borroka será delito terrorista en el espacio judicial europeo y, por tanto, objeto de la futura Euroorden.La enmienda número 21 recientemente aprobada en comisión por el Parlamento Europeo, por impulso español, refuerza la propuesta de delito redactada por la Comisión:

«El secuestro o daños importantes a instalaciones estatales o gubernamentales, medios de transporte público, infraestructuras públicas, lugares de uso público, o a la propiedad... y añade la enmienda pública o privada mediante el uso de armas o actos violentos».

La enmienda nº 30 penaliza a los grupos de apoyo de las organizaciones terroristas: «Se considerará delito el apoyo a un grupo terrorista con vistas a la comisión de infracción de acciones terroristas, a través del suministro de información o medios materiales, incluida la financiación de sus actividades, así como el reclutamiento de personas para participar en las actividades de un grupo terrorista».

Mayor trascendencia, si cabe, tiene la enmienda 38, que penaliza no sólo a los grupos de apoyo con personalidad jurídica formal, sino también a los que tienen actividad de facto.

Kabul liberado
Enrique de Diego Libertad Digital 15 Noviembre 2001

La campaña de Afganistán ha puesto de manifiesto que la estupidez -André Glucksmann la detectó como fenómeno de reproducción del totalitarismo en el post-totalitarismo- no es ya monopolio de la Universidad y de las cátedras, sino que está muy extendida en los medios de comunicación, y de manera altamente manifiesta en las televisiones. Como ha destacado el magnífico Lucrecio, el espectador español -con esas encantadoras enviadas especiales con shador, ¡qué hipocresía!- ha sido bombardeado por una serie de estúpidas apreciaciones sin relación alguna con la realidad: a) los talibán eran prácticamente invencibles; b) los talibanes contaban con el apoyo de los pastunes; c) los bombardeos norteamericanos eran ineficaces; d) Afganistán sería una trampa.

Significativa ha sido la disposición a asumir en los mensajes mediáticos altas dosis de totalitarismo con parafernalia políticamente correcta. Se ha admitido el discurso unidireccional de Al Yashira dando carta de naturaleza a la versión de los talibán. Se han dado imágenes de víctimas civiles, pero ninguna de los efectos de los bombardeos sobre los objetivos militares. En ningún momento se ha explicado que los talibanes entraron en Kabul después de meses de asedio y bombardeo continuo de la población civil, de todos y cada uno de sus barrios. O de que los talibanes han perpetrado de continuo matanzas contra las minorías o contra cualquiera que no llevara la barba suficientemente larga -por el único motivo de que Mahoma era barbudo- o contra cualquier mujer que no llevara burka. Los talibanes y su financiero Ben Laden -tan defendido por el deprimido Garzón- son una de las peores tiranías de la historia de la Humanidad. No tienen ninguna base popular. Como cuenta Ahmed Rasid, son una creación de los servicios de inteligencia pakistaníes, de las mafias de la droga y el transporte y salidos de unas madrazas que son toscos laboratorios de lavado de cerebro.

En un tiempo récord, contra todas las estupideces de los desinformadores sin excepción televisiva alguna, se ha liberado Kabul y ha tenido el tono de recuperación de la alegría de vivir. De nuevo ha sonado la música. De nuevo las mujeres pueden respirar. Van a poder volver a trabajar. Si enferman, podrán ser curadas. ¿Qué imagen dan nuestros enviados especiales? La de sus tópicos. Casi estamos ante un genocidio por la derrota de esos angelitos con turbante, que es como nos presentan a los talibanes. Estamos, como dije, ante el suicidio del integrismo, un proceso fracasado, totalitario y, él sí, genocida.

El PSE exige a la Ertzaintza que ponga orden en la «ciudad sin ley» de Andoain
Huertas critica la «ausencia de detenciones» en la localidad tras la aparición de pasquines amenazantes contra uno de sus concejales
EL CORREO SAN SEBASTIÁN 15 Noviembre 2001

El secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, reclamó ayer a la Ertzaintza que ponga orden en Andoain, «una ciudad sin ley donde la agresión se solapa con otra agresión y la amenaza se tapa con otra amenaza», después de que las calles del pueblo amanecieran sembradas de pasquines amenazantes dirigidos contra uno de los concejales del PSE en la Corporación, José Luis Vela, en los que aparece además la fotografía del vicesecretario general del partido en Guipúzcoa y alcalde de Rentería, Miguel Buen.

En un duro comunicado, Huertas se pregunta «qué más tiene que ocurrir» en la localidad guipuzcoana para que la Policía autónoma actúe y arreste a los responsables de acciones como la de ayer. De hecho, el dirigente socialista denunció la «ausencia de detenciones» en la localidad pese a los reiterados sabotajes e intimidaciones registrados en los últimos meses -de los que los socialistas son blanco preferente-, y la «insuficiente» presencia policial en las calles del pueblo, que impide atajar la ‘kale borroka’.

«Vivir tranquilo»
Por ello, el líder del PSE guipuzcoano pidió «encarecidamente» que se «investigue, se persiga y se detenga a estos terroristas que nos hacen la vida imposible», y exigió también al Ayuntamiento, gobernado por Batasuna, que retire los carteles. De lo contrario, «la autoridad se convierte en cómplice o colaboradora, por omisión de un delito continuado de amenazas». Huertas hizo hincapié una vez más en la necesidad de acabar con las «mafias» radicales que «extorsionan, amenazan y exterminan al diferente» e instó a todas las fuerzas democráticas de Andoain a responder «de forma unitaria» ante «esta barbarie, única en el mundo occidental».

Los panfletos incluyen una fotografía de Vela y Buen con una diana sobreimpresionada sobre sus rostros y amenazas directas, sin firma, contra el corporativo, al que tachan de «opresor» por «seguir pidiendo detenciones» cuando «los encarcelamientos son el pan nuestro de cada día en Euskal Herria» y hay «cientos de ciudadanos vascos torturados en comisarías de distintas policías». «¿Cómo quieres que te dejemos vivir tranquilo si no estás respetando la palabra de este pueblo. Te queremos fuera de Euskal Herria», concluyen.

No es la primera vez que José Luis Vela sufre en carne propia el acoso del entorno radical. Hace apenas dos semanas, un artefacto casero dirigido contra él estalló frente a la puerta de la vivienda de sus vecinos del piso inferior, un matrimonio de jubilados que sufrió quemaduras leves en brazos y piernas a consecuencia de la explosión.

Tampoco son nuevas las amenazas contra representantes socialistas en Andoain. El día de Navidad del año pasado, los radicales pintaron varias dianas en la puerta del garaje de otro edil del PSE. Tras el asesinato de José Luis López de Lacalle, el partido ya denunció la «atmósfera irrespirable» que se vive en la localidad.

Harry Potter y las lenguas
LUIS ANTONIO DE VILLENA El Mundo 15 Noviembre 2001

Independientemente de su calidad como literatura infantil o juvenil, que no he leído, Harry Potter ahora cine se está perfilando como un gigantesco negocio cultural. La Generalitat de Cataluña que ha vuelto a pegarse y a perder con las grandes productoras norteamericanas no está luchando (y eso es de lo que parece no darse cuenta) contra una política cultural que, pérfidamente, excluye al catalán como lengua minoritaria; no hay tal, no lucha contra la cultura sino contra el negocio, el mismo que hace que tantos catalanes no se despeguen del castellano (pese a las severas prédicas de la Generalitat) por esa importancia universal del negoci.

A mí me parece más que legítima y buena la defensa del catalán, y creo que la Generalitat hace bien en no regatear esfuerzos. Me gusta menos la política lingüística de la Generalitat cuando, so pretexto de defender el catalán, procura socavar la vigencia del castellano en Cataluña. Y me muevo entre la simpatía y la pena, cuando veo cómo la Generalitat intenta poner el catalán legítimamente, pero con escaso realismo al nivel (económico y social, no hablo ahora de cultura) del francés, digamos, en Europa. ¿Doblarán Harry Potter al véneto, al siciliano o al friulano? Y cuidado con lo que pueda decir un nacionalista apresurado, esas lenguas indudablemente minoritarias tienen un importante patrimonio cultural. Pasolini escribió sus primeros libros de poemas en friulano y uno de los mejores poetas vivos de la Italia actual reconocido en todo el país Andrea Zanzotto escribe en véneto la mayoría de sus versos, aunque a menudo los traduzca él mismo al italiano. ¿Y Escocia? Allí conviven tres lenguas: el gaélico, el inglés y el scots (en la que escribió el romántico Robert Burns, por ejemplo) propia de los escoceses de las Tierras Bajas. Cualquiera de esas lenguas es culturalmente digna e importante, pero a ninguna se doblará Harry Potter, porque son minoritarias.Y, con todo, el gaélico, el véneto o no digamos el catalán, se encuentran hoy más cuidadas y firmes (sobre todo las últimas) que hace 20 o 25 años. Son lenguas importantes o muy importantes pero históricamente, qué le vamos a hacer, no mayoritarias. La Generalitat (de ahí lo bonito y algo quijotesco de su ademán) lucha hoy contra la Historia y contra el Negocio, no contra la exclusión, ni contra la incultura ni siquiera contra la falta de apoyo. ¡Hermoso y un tanto quimérico gesto!

Preocupación empresarial
Editorial El Correo 15 Noviembre 2001

El comunicado hecho público ayer por el Círculo de Empresarios Vascos refleja, sin duda, las preocupaciones en las que la clase empresarial coincide con buena parte de las inquietudes que manifiesta el conjunto de la sociedad vasca. Los empresarios llaman la atención sobre el hecho de que únicamente a través de la garantía de los derechos y libertades fundamentales, del establecimiento de un clima de normalidad y estabilidad, cabe discutir abiertamente sobre el futuro político de Euskadi. Lo contrario constituye añadir dosis de incertidumbre a las dificultades por las que ya atraviesa la convivencia entre los vascos. En los últimos meses, frente a los síntomas de recesión económica y a la crisis global desatada tras el 11 de septiembre, se ha instalado en el País Vasco un discurso oficial que tiende a considerar a Euskadi prácticamente a salvo de los avatares de la economía internacional, dispuesto a contemplar desde la distancia los acontecimientos bélicos que hoy comprometen a todos los países occidentales. Sin embargo, las circunstancias no permiten a nadie presentar la situación vasca con tan inexplicables dosis de autocomplacencia. En realidad, los empresarios reunidos en el Círculo no demandan otra cosa que argumentos sostenibles para defender a Euskadi como sociedad que atesora tradición y conocimientos suficientes para encarar los retos de la globalización sin perder esa posición puntera que mantuvo en el pasado siglo.

Junto a las expectativas de crecimiento, las instituciones han de ser conscientes también de las circunstancias por las que atraviesan tanto los hombres y mujeres que tienen a su cargo la responsabilidad de dirigir las empresas vascas, como los factores que pueden orillar al País Vasco respecto a los centros de decisión y localización de nuevas inversiones en España. En este sentido, es indudable que nuestro atractivo queda en entredicho, por un lado, a causa de la inseguridad extrema que comporta el acoso terrorista sobre las libertades y el desarrollo económico y, por otro, como consecuencia de la inestabilidad política que acarrea la proyección de estrategias que pretenden superar el Estatuto en la creencia de que sus objetivos particulares representan fielmente los anhelos de la mayoría social. Por encima de las aspiraciones legítimas de cada ideología o fuerza política ha de prevalecer el interés común en que pueda identificarse la mayoría de los ciudadanos. Y ese interés común no debe dislocar, en ningún caso, las bases sobre las que históricamente se ha desarrollado la economía vasca. El proceso de integración europea no puede hacer olvidar a los vascos que el futuro de su economía depende fundamentalmente de su imbricación en el entorno español. La satisfacción porque el crecimiento en Euskadi se esté situando por encima de la media española tampoco ha de constituir una invitación a desentenderse del engarce de la sociedad vasca en el Estado constitucional, sino todo lo contrario.

El Supremo archiva las querellas de 'Basta ya' y la 'Fundación Miguel Ángel Blanco' contra Anasagasti
Estima que los hechos no constituyen un delito de injurias e insta a los denunciantes a acudir a la vía civil que protege el derecho al honor, intimidad y propia imagen
Estrella Digital Madrid 15 Noviembre 2001

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha decretado el archivo de las querellas por injurias presentadas por la asociación "Iniciativa Ciudadana Basta Ya" y la "Fundación pro Derechos Humanos Miguel Blanco" contra el diputado del PNV Iñaki Anasagasti, por unas declaraciones del parlamentario, realizadas el pasado 25 de mayo, en las que pidió la "desactivación" de determinadas asociaciones del País Vasco y vinculó su financiación al PP y a los fondos reservados del Ministerio del Interior. De acuerdo con la Fiscalía, el Supremo estima que los hechos denunciados no son constitutivos de delito de injurias con publicidad, y entiende que un litigio de este tipo debe resolverse por la vía civil que ofrece la Ley de Protección del Derecho al Honor, la Intimidad y la Propia Imagen. El Supremo destaca que Anasagasti habló sobre las asociaciones en términos de sospecha o intuición, y tampoco se aprecia con claridad que realizara un menosprecio o difamación de las mismas. Tampoco concurren otros dos requisitos del delito de injurias: el dolo o intención del autor de atentar contra el honor del ofendido, y en todo caso, la gravedad de la ofensa, extremos que no resultan, a efectos criminales, del contenido del escrito de querella. Por otra parte, ayer se vio en el Juzgado 54 de los de Madrid la demanda civil interpuesta por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) contra Anasagasti, al amparo de la ley orgánica de protección civil de derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, por estos mismos hechos. Según informaron a EFE fuentes de la asociación de víctimas, ambas partes ratificaron ante el juez los escritos presentados a la causa. La AVT, que pide que se declare lesionado su derecho al honor y que el diputado del PNV sea condenado al pago de un millón de pesetas, presentó ante el Juzgado certificaciones del Ministerio del Interior y de la Tesorería del PP para acreditar que no ha recibido dinero de fondos reservados ni de ese partido. Las mismas fuentes indicaron que el magistrado rechazó su petición de que compareciera el propio Anasagasti, por estimar que no era necesario.

Recortes de Prensa   Página Inicial