AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 16 Noviembre   2001
#La gran familia del terror
Editorial La Razón 16 Noviembre 2001

#Igual que en Estella I
Editorial ABC  16 Noviembre 2001

#El PNV vuelve a ofrecer su brazo a ETA
Editorial Libertad Digital 16 Noviembre 2001

#Aguantar muertos
Jaime CAMPMANY ABC 16 Noviembre 2001

#El lendakari de Nevada
Breverías ABC 16 Noviembre 2001

#Seguid el dinero
Luis María ANSON La Razón  16 Noviembre 2001

#La soberanía de los Estados en el siglo XXI
Manuel JIMÉNEZ DE PARGA. Presidente del Tribunal Constitucional ABC 16 Noviembre 2001

#Un político con luz propia
Julián LAGO La Razón 16 Noviembre 2001

#PNV, ETA... ¡y el PSOE!
Cartas al Director ABC 16 Noviembre 2001

#Lengua y piel
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 16 Noviembre 2001

#Como un boxeador noqueado
Ignacio Villa Libertad Digital 16 Noviembre 2001

#El Gobierno confirma el vínculo entre Ben Laden y Eta y cree que la banda se entrenó en Afganistán
L. R. N. - Madrid.- La Razón 16 Noviembre 2001

#ETA informó a presos y huidos de la propuesta que le hizo el PNV para reconstruir Estella
MADRID. ABC 16 Noviembre 2001

#Eta lanza un envío masivo de cartas de extorsión a empresarios
J. M. Z. - Madrid.- La Razón 16 Noviembre 2001

#Las razones de ETA
XABIER GURRUTXAGA El Correo 16 Noviembre 2001

#PP y PSE apoyan la advertencia de los empresarios vascos al PNV
BILBAO. M. Alonso ABC 16 Noviembre 2001


La gran familia del terror
Editorial La Razón 16 Noviembre 2001

El hecho de que uno de los últimos detenidos en Madrid como agentes de la organización terrorista de Ben Laden fuese, en 1989, interventor en una mesa electoral por Herri Batasuna, es algo más que una mera anécdota. Revela sintonía de comportamientos y, cuando menos, que los grupos terroristas del mundo extraen preferentemente a sus devotos criminales del mismo saco de perturbados o iluminados extremistas. Resulta por ello extremadamente preocupante una conexión entre la red de Al Qaida y el entramado etarra. Interesa a todos, pero sobre todo al PNV, por su responsabilidad de gobierno en el País Vasco, investigar a fondo una siniestra relación sobre la que existían ya otras evidencias.

Hoy sabemos ya que el terrorismo funciona como una gran familia con parientes repartidos por todo el mundo. Cada uno con diferentes excusas, pero con un lazo común: el asalto al poder. Ben Laden, proyecto de Pol-Pot con turbante y excusa religiosa, alcanzó un puesto destacado en la historia de la perversidad al ordenar asesinatos en masa y sacrificar alegremente la vida de miles de personas para imponer una esperpéntica visión de un mundo que mostraba en el diario terror talibán su más gráfica promesa. Ben Laden es, ante todo, un enemigo de la libertad, lo mismo que los asesinos de Eta o los que ponen bombas que siegan vidas inocentes en cualquier lugar del mundo. Comparten objetivo común y por eso no es raro descubrir que existen vinculaciones entre nazis americanos y seguidores de Al Qaida, como tampoco que los asesinos de Eta puedan haber encontrado refugio hospitalario en el régimen sandinista en Nicaragua o en la Cuba de Fidel Castro.
Los terroristas de Eta están hoy junto a los pistoleros del Ira en el entrenamiento de los activistas de la guerrilla marxista colombiana. Y ayer se mantuvieron unidos a los separatistas bretones para desvalijar, al alimón, un polvorín, al igual que antes fueron de la mano de otros asesinos internacionales para recibir instrucción en los campos de entrenamiento de Libia y otros centros islámicos de difusión del terrorismo contra el mundo libre.

Ningún terrorista es igual a otro y sus reivindicaciones, motivaciones y discurso político no pueden compararse. Y es verdad que en eso son diferentes, pero se igualan en el crimen, en el desprecio por la vida de los demás y en la afinidad de intereses. Al Qaida, Eta, Ira, Brigadas Rojas, Farc, y un dolorosamente largo etcétera mantienen un siniestro sindicato en el que uno y otros intercambian información, acuden a los mismos suministradores de armas y comparten el objetivo de acabar, como sea, con un sistema de libertades y derechos básicos al que nada pueden aportar, salvo la sangre de sus víctimas y la infamia de sus victimarios.
La lucha mundial contra el terrorismo resultará fallida si se limita exclusivamente al de origen islamista. España es la primera interesada en que esto quede meridianamente claro para todos. No sólo las víctimas de Estados Unidos reclaman justicia. También los muertos de los talibanes españoles de Eta.

Igual que en Estella I
Editorial ABC  16 Noviembre 2001

La reacción del PNV -un partido demasiado previsible en su metodología- a la información publicada por ABC sobre la apertura de una negociación con ETA para reeditar el pacto secesionista de Estella ha sido la esperada. Es exactamente la misma que utilizó cuando se fraguaba la primera edición de ese disparate separatista: negarlo todo hasta que, con el paso del tiempo, la otra parte contratante, ETA, hiciera público un documento que certificaba con nombres, fechas y firmas no sólo aquellas conversaciones primigenias sino el acuerdo final que los nacionalistas vascos alcanzaron con un grupo de pistoleros. De estos intentos para formar un Estella-II también hay prueba documental, la transcripción de la entrevista mantenida entre el líder del sindicato proetarra LAB, Rafael Díez Usabiaga, y el «enviado especial» de Arzalluz, José Miguel Leunda. Y más datos, como el anuncio que la dirección de la banda ha hecho llegar a sus presos sobre las conversaciones desveladas por ABC. Tan insistente ha sido este mensaje -repetido también a los pistoleros que se esconden en el extranjero- que entre el «frente carcelario» etarra se ha extendido la impresión de que la dirección de la banda podría declarar a medio plazo una tregua. Como vemos empieza a repetirse, punto por punto, la secuencia de los pasos dados en el verano de 1998: contactos, negarlo todo, firma del pacto, acuerdo de Estella y declaración de tregua.

Por lo demás, la publicación del documento que recoge la intención del partido que encabeza Xabier Arzalluz no hace sino poner negro sobre blanco el espíritu de las declaraciones y los hechos que han venido llevando a cabo buena parte de los dirigentes peneuvistas. ¿Cómo se entienden si no los llamamientos de Arzalluz para aglutinar un frente que recoja a todos los sectores del nacionalismo? Muy elocuente es, además, el silencio escrupuloso que mantuvo ayer Díez Usabiaga, uno de los protagonistas y redactor del acta de la entrevista. Leunda reconoce haber hablado con el líder del sindicato filoetarra, pero sólo «de cuestiones particulares».

Tan recurrentes son los nacionalistas en la táctica, técnica y teoría del ocultamiento de la realidad -las pruebas son en este sentido abrumadoras- que no es extraño que el Gobierno dé crédito a la posibilidad de que el PNV haya vuelto a ponerse a disposición de la banda para reintentar el experimento de Estella. El propio presidente Aznar afirmó que los pasos dados por la dirección peneuvista se dirigen a «dar auxilio a una banda desarbolada».

El tiempo y los hechos pondrán a cada uno en su sitio. El frente nacionalista ha echado a andar Estella-II y administrará el ritmo de esa marcha a la mejor conveniencia de tan «alto» fin. Mientras, toca negarlo todo y cerrar los ojos ante las pruebas.

El PNV vuelve a ofrecer su brazo a ETA
Editorial Libertad Digital 16 Noviembre 2001

“Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro”. Esta brutal afirmación con la que el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, resume su encuentro en noviembre del pasado año con el emisario del PNV y ex presidente de ELA, José Miguel Leunda, no es más que una reedición de la conocida máxima de Arzalluz de que “unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces”.

El lehendakari podrá desmentir todo lo que quiera al diario ABC por publicar la noticia sobre los contactos entre el PNV y ETA para reeditar el pacto de Estella. Lo cierto es que los nacionalistas ya lo hicieron en el 98. El propio Arzalluz, como preparando el terreno, ya los estaba reivindicando ni hace cuatro días al manifestar que “hasta en guerra debe uno tener contactos para saber por donde se va". De guerra nada. Lo que hay entre la dirección del PNV y ETA es un reparto de papeles para buscar unos fines comunes. Si ETA no existiera, el PNV no podría reivindicar precio alguno por la paz. Si el nacionalismo no hubiera dado atractivo a sus fines, ETA no existiría, y si ETA no existiese, el PNV no podría presentar la autodeterminación del País Vasco como la vía hacia la paz.

El ritmo y las tácticas pueden variar, pero el objetivo de los terroristas y de los nacionalistas -como el propio Arzalluz ha recordado en varias ocasiones- es el mismo, y es aquel por el que Sabino Arana fundara el PNV. La información de ABC, en este sentido, sólo nos muestra al PNV sin careta. Una vez más. Como ha dicho Aznar, no es de extrañar... Lo que sí extraña es que salga nuevamente Álvárez Cascos diciendo que es necesario que en el futuro se “reestablezcan puentes” con el PNV. ¿Preferimos seguir engañándonos, contentando a los que no se van a contentar? Parece que algunos prefieren a los nacionalistas con la careta puesta.

Se ha dicho que Otegui no está a la altura de un Gerry Adams. El que ni siquiera da esa talla es Arzalluz. “Habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro”. No lo ha dicho el emisario de Batasuna, ni del Sinn Fein, sino el del PNV.

Aguantar muertos
Por Jaime CAMPMANY ABC 16 Noviembre 2001

Este periódico publicó ayer un documento tan revelador como espeluznante. El secretario general del sindicato proetarra LAB envió a ETA el resumen de la conversación que mantuvo con un enviado de Javier Arzalluz llamado Miguel Leunda Echeverría, que fue presidente del sindicato nacionalista ELA. Entre animadores y cómplices del terrorismo anda el juego. Los embajadores de Arzalluz se encuentran con los correos etarras para perfilar la estrategia y los métodos que faciliten la reedición y den un nuevo empuje al pacto de Estella. Se trata de terminar acuerdos de monipodio y de estrechar la unidad de actuación en todos los órdenes, incluido el de la violencia, de las fuerzas llamadas, por paradoja, abertzales, es decir patrióticas.

El contenido de este documento y el hecho en sí de celebrar la conversación que transcribe es una prueba más de algo que ya no es posible negar ni mantener escondido. Los hechos y las palabras derrochan claridad. El PNV, bajo la dirección de Javier Arzalluz y mientras él siga al frente del partido, comparte con la banda etarra y con toda la izquierda separatista y violenta, no sólo los objetivos últimos, sino la aprobación de los métodos criminales que utilizan. El pacto de Estella supone un compromiso de «unidad de actuación» sin detenerse a considerar moral y políticamente los instrumentos manejados por cada una de las partes firmantes del acuerdo. Ningún procedimiento, ni siquiera el de matar a mansalva, merece reproche o reparo por parte del ex jesuita.

Para Arzalluz, el fin justifica los medios, y si los medios son el asesinato, bueno es el asesinato. AMDG y con la bendición siniestra del obispo trabucaire, pastor de caínes. Esa es la doctrina y esos son el rumbo y la dirección que el rebotado imprime a un partido que ha querido presentarse siempre como pacífico, honorable y cristiano. Arzalluz, en un delirio creciente hasta un punto de frenesí, ha terminado por convertir el nacionalismo vasco en una empresa de terrorismo. Arzalluz es un loco que se cree liberador de su pueblo, y que como todos los iluminados frenéticos piensa, habla, pacta y actúa como un instrumento providencial de la Historia sin importarle dejar a lo largo del camino un reguero de luto, lágrimas y sangre y una larga hilera de muertos.

Hay una frase especialmente macabra y estremecedora en el acta de aquella reunión entre el correo etarra y el nuncio de Arzalluz. Es esa frase que afirma que «habrá que aguantar los muertos que sean», porque lo importante es avanzar en «lo otro», es decir en el pacto de Estella y en la unidad de actuación de las fuerzas separatistas. Una frase de esta naturaleza parece pronunciada por un lugarteniente de Ben Laden o por Ben Laden mismo. Bienvenidos sean los muertos que vengan si con su muerte se estrechan los lazos entre los políticos que discuten y los asesinos que matan, es decir, entre los que «agitan el árbol» y los que «recogen las nueces», entre los que «arrean» y los que «negocian».

«Habrá que aguantar los muertos que sean», ¿no es eso, señor nuncio de este desconcertado hijo de san Ignacio? Pues, bien, señor Arzalluz y, señores peneuvistas dispuestos a seguir provocando esta tempestad de muertos, esta lluvia de sangres inocentes, deseosos de firmar pactos de Estella con los asesinos y sus cómplices: aguantaremos con entereza los «muertos que sean». Los aguantaremos por mucho que nos pesen en el miedo y en la tristeza, pero ustedes tendrán que aguantar esos muertos en un lugar del alma donde el peso de los muertos es insoportable: en el remordimiento de la conciencia. Cómo deben pesar ahí los muertos, ¿verdad?

El lendakari de Nevada
Breverías ABC 16 Noviembre 2001

Manuel Jiménez de Parga, nuevo presidente del Tribunal Constitucional, aprovechó ayer su toma de posesión para realizar un lúcido discurso sobre los nutrientes que precisa un Estado para ser fuerte y defenderse a sí mismo y sus ciudadanos de la agresión letal del terrorismo. Para ello no acudió al derecho comparado, una muy útil disciplina jurídica, sino más bien a los usos comparados en uno y otro lado. Celebró por ejemplo, que en Estados Unidos no saliera tras el 11-S ningún «lendakari de Oklahoma o Nevada» acusando a Bush de invadir sus competencias ante la amenaza del terror. Desgraciadamente, en el mapamundi del sentido común se ven muy borrosos el palacio de Ajuria Enea y su actual inquilino.

Seguid el dinero
Luis María ANSON La Razón  16 Noviembre 2001
de la Real Academia Española

Los servicios de inteligencia norteamericanos saben que si detienen la caravana del dinero fundamentalista, las organizaciones de Ben Laden quedarán tullidas. Por eso trabajan en cegar los manantiales financieros de los integristas. Por eso están buscando los últimos albañales en los que se nutre económicamente el terror. Bush II ha acertado al dar la orden clave: «Seguid el dinero».

¿Por qué no hace lo mismo Aznar con Eta? ¿Por qué no se clausuran los hontanares, muchas veces desapercibidos, que proporcionan a los etarras su sustento? Hay que denunciar sin tapujos las ayudas, subvenciones y prebendas que el Gobierno del PNV otorga a una serie de asociaciones que forman parte del entramado de Eta y que van a parar directa o indirectamente a los etarras. Hay que quitar las máscaras de las cuentas secretas que en bancos españoles y extranjeros cobijan los dineros etarras. Es necesario seguir la ruta financiera de la banda terrorista y colapsar el entremado que la protege, además, claro está, de poner cerco a sus comandos asesinos e informativos. Los norteamericanos, en sólo dos meses de perseguir abiertamente el terror, nos han dando una buena lección. A los etarras hay que golpearles en todos sus centros neurálgicos, empezando por el económico.

La soberanía de los Estados en el siglo XXI
Por Manuel JIMÉNEZ DE PARGA. Presidente del Tribunal Constitucional ABC 16 Noviembre 2001

En la época española del Estado centralizado, sin la autonomía política que concede a las nacionalidades y a las regiones la Constitución de 1978, eran frecuentes las críticas a los funcionarios públicos, los cuales eran acusados de formar una burocracia que gravitaba pesadamente sobre la economía de todos los ciudadanos. Se repetían calificativos tan despreciativos como parásitos u holgazanes. Sin embargo, al organizarse las Comunidades Autónomas y crear éstas sus propios funcionarios, la aspiración de muchos de los que venían infravalorando a los «burócratas de Madrid» es convertirse ellos en burócratas de las nuevas Administraciones. El número de funcionarios autonómicos resulta ahora muy elevado, descomunal. Ser funcionario público ya no es tan malo como lo era antes.

Con una lógica parecida, desde las filas del nacionalismo periférico, se atribuyen deficiencias al Estado, en cuanto institución jurídico-política, y se aboga simultáneamente por llegar a ser uno de esos Estados severamente denostados. El Estado, cualquier Estado moderno -se dice- es un Leviatán, una versión histórica del monstruo acuático que aparece en la literatura ugarítica y que es objeto de una impresionante descripción en el libro de Job (40 y 41). Thomas Hobbes utiliza el nombre del monstruo marino para titular sus consideraciones políticas. Los nacionalistas radicales, o fundamentalistas, pretenden configurar su comunidad, a pesar de todo, como un Estado. Es su objetivo primordial.

A fin de aniquilar la «serpiente tortuosa», la «serpiente que se agita», que es el Leviatán, pero para reinstalar al monstruo en su propia tierra, se alega que la soberanía ha perdido sustancia y lo que tenemos en el horizonte es el fin de las viejas soberanías. Una serie de datos sirven para vaticinar semejante entierro.

No cabe duda acerca de las limitaciones externas del «poder último» de los Estados contemporáneos. Ya no son los que tienen la palabra definitiva en todas las cuestiones. Las instituciones supranacionales condicionan y, a veces, deciden. Los Estados que componen la Unión Europea lo experimentan con frecuencia. Y lo mismo sucede, con mayor o menos intensidad, con los Estados de otras organizaciones regionales del planeta. La presencia en la escena mundial de las ONG ha alterado el diálogo tradicional entre los Estados, únicos interlocutores antaño. Las multinacionales son empresas poderosas, en ocasiones con más potencia económica que los Estados modestos. (El número de éstos aumentó desmesuradamente a lo largo del siglo XX: los 40 Estados de 1900 son ahora 180). Ya no se cierran las fronteras a las fiscalizaciones foráneas: el derecho a la injerencia en los asuntos internos se convierte, poco a poco, en un deber.

Tan fuertes son los condicionamientos que ha experimentado la soberanía que un derecho estrechamente vinculado a ella, como es el derecho de acuñar la moneda, ha sido transferido, en esta Europa de grandes Estados, a la organización supranacional. Pronto todos utilizaremos el euro.

Mi opinión, no obstante, es que, lejos de asistir a la terminación de la soberanía de los Estados nacionales, en el siglo XXI ese poder se está configurando de un modo distinto. Siendo el mismo no es lo mismo.

Bertrand Badie, que recientemente publicó Un monde sans souveraineté (1999), explica bien que la soberanía nunca funcionó plenamente. «Yo no conozco -afirma- una edad de oro de la soberanía». Incluso en la época del absolutismo, la soberanía era ficticia: hay que recordar las guerras de sucesión en las naciones europeas, con la intromisión en ellas de los países vecinos; la Santa Alianza y su pretensión de instaurar un orden europeo: la doctrina del presidente Wilson, etc. etc. Hablar de Estados soberanos en los últimos siglos es deformar la realidad de lo acontecido.

No se ha respetado nunca la soberanía en las relaciones internacionales, y en el orden interno la eficacia de las normas constitucionales ha sido siempre relativa. Stephen D. Krasner habla por ello del imperio de la soberanía como una «hipocresía organizada». Tal fingimiento de la situación real se ha acentuado -es cierto- con el nuevo feudalismo en el interior de los Estados, donde los grupos de presión intervienen en la toma de decisiones de forma considerable, y con la presencia dominante de los Estados Unidos de América, en el mundo occidental, junto a los colosos asiáticos.

Los Estados son soberanos de otro modo en este siglo XXI. Aunque hayan cedido formalmente competencias a instancias supranacionales, los Estados conservan sus atribuciones para ordenar la convivencia conforme al interés general y para proporcionar el bienestar. No han renunciado, ni pueden renunciar, a «establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien» de cuantos integran la Nación española, «en uso de su soberanía, como fue proclamado en nuestro caso por el Preámbulo de la Constitución de 1978.

El Estado no es la causa de los eclipses al sol en la historia, según encontramos al Leviatán en otro pasaje del libro de Job (3, 8), ni ha devorado a la luna. El Estado moderno, por el contrario, fue concebido para proporcionar seguridad a unos seres humanos que habían quedado desamparados, una vez perdidas las creencias que fueron sus apoyos firmes, al final de la Edad Media. Acaso no sea el Estado el principio de igualdad, como algunos afirman, o el de seguridad, como también reiteran otros autores. Pero lo indiscutible es que gracias al Estado, en las zonas privilegiadas del mundo donde existe, la igualdad y la seguridad han podido desarrollarse.

Ahora bien, en el siglo XXI, con más razones que en centurias anteriores, el Estado nacional ha de resultar bien vertebrado. Si se agrieta el edificio que nos alberga a todos, ni la justicia, ni la igualdad, la libertad o la seguridad jurídica, podrán realizarse. Sin un Estado sólidamente implantado no es posible el Estado de Derecho.

Un político con luz propia
Julián LAGO La Razón 16 Noviembre 2001

Nadie pude negar lo que es una realidad unívoca: al día acompaña la luz y a la noche, la oscuridad. Así el espectacular vuelco experimentado por la Comunidad Valenciana en los últimos seis años es una realidad unívoca como el día y la noche, se mire por donde se mire. O sea, desde que Eduardo Zaplana accediera a la presidencia de la Generalitat, a Valencia, a su comunidad, no la conoce ni la madre que la parió, que diría el admirado Guerra, tan olvidado ahora por su propio partido.

Ya resultó en su día incomprensible el giro copernicano a favor del PP por parte de una sociedad tradicionalmente de izquierdas, a la cual los gobiernos de Lerma dejó económicamente desfondada, culturalmente limitada y políticamente acomplejada frente a Cataluña sobre todo. Contrariamente al actual estado de descomposición socialista, que se empeña en colgarle al cuello como sea Gescartera, Zaplana ha aglutinado en tomo a su liderazgo a la mayoría de una sociedad como la valenciana que estaba recluida en sí misma: ha sabido vigorizar su economía, relanzar su cultura y abrir la política de par en par a quienes han querido participar en el proyecto popular: pocos políticos ciertamente son tan poco sectarios como él.

De ahí que sus profundas convicciones liberales, que las ha llevado a la praxis política, hayan permitido la potenciación de los mercados, la creación de un tejido empresarial prácticamente inexistente, la aplicación de políticas sociales generadoras de empleo y el im pulso creativo nada restrictivo del mundo de la cultura, la universidad y el pensamiento. Habremos de convenir, por tanto, que Zaplana ha colocado a Valencia entre las autonomías españolas más competitivas, más dinámicas y con una proyección internacional impensable hace bien poco. Hoy Valencia, su comunidad, fuera ya no es «esa desconocida».

De tal suerte que el eje mediterráneo, que secularmente oscilaba sobre Cataluña, ha ido desplazándose: Barcelona tampoco es ya la capital indiscutible. Claro está que la política lingüística y cultural, aplicada por el nacionalismo catalán, ha desactivado inversiones, alejado a universitarios y disuadido a creadores que, Generalitat por Generalitat, los ha recuperado Zaplana para Valencia. Gracias a su capacidad ilusionadora, Zaplana ha dado la vuelta a Valencia como si se tratara de un calcetín sin fondo en manos de un prestidigitador.

No es en vano por todo ello que su nombre suene inevitablemente como uno de los sucesores de Aznar con más cartas en magín: aporta talento político, capacidad para motivar a la sociedad y una imagen ad hoc para un líder a la europea. Como tampoco es en vano que, a partir del próximo febrero, presida cl Comité de las Regiones de la Unión Europea. Allá donde esté, Zaplana será un político con estrella, por mucho que su luz ciegue a los socialistas valencianos.

PNV, ETA... ¡y el PSOE!
Cartas al Director ABC 16 Noviembre 2001

Las revelaciones sobre los contactos secretos que mantienen el PNV y su rama escindida ETA no deberían escandalizar; y menos desde el pacto de Estella. Vuelve a demostrarse que los fines de ambas organizaciones y el desprecio por la vida de los maketos es el mismo: «a aguantar los muertos que sean». Sin embargo, es el PSOE del nuevo patriota constitucional Zapatero el que realmente está quedando a la altura del barro. Al no desmarcarse claramente de los Elorza y Maragall de turno y convertirse en mero «apoyo táctico» -así lo expresan los etarras y peneuveros en sus contactos- para llevar a cabo los fines del PNV y ETA, el PSOE no hace sino entrar al juego del separatismo y del anticonstitucionalismo. ¿Cuántas pruebas más harán falta para que el PSOE siga el juego de los independentistas vascos? ¿Cuántas veces más va a abandonar el PSE al PP en los plenos municipales y en el Parlamento Vasco?   Juan Santoro Ruiz. Madrid.

Lengua y piel
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 16 Noviembre 2001

El heredero de Pujol ha declarado que no le importaría tener una nieta mestiza, de características étnicas, culturales o religiosas distintas a las catalanas. Ahora, eso sí, la nieta en cuestión debería «asimilar nuestros valores identitarios y hablar catalán». Dada su vigorosa juventud, el hecho de que Artur Mas piense ya en sus nietos demuestra una capacidad para planificar a largo plazo encomiable en un gobernante. En cuanto al resto de implicaciones de su afirmación multicultural, las cosas ya no están tan claras. Lo primero que llama la atención es la coincidencia conceptual con este paradigma de virtudes cívicas que es Xabier Arzalluz, que en cierta memorable ocasión lanzó a los cuatro vientos el mensaje de que no importaba que un ciudadano vasco fuese negro siempre y cuando hablase euskera. Aunque esta exigencia lingüística se aparta heterodoxamente del puro racismo de la doctrina aranista original, parece bien establecido que los firmantes de la Declaración de Barcelona consideran que la condición de amarillo, cobrizo, moreno profundo, musulmán, animista o budista, queda redimida por la competencia lingüística en determinadas lenguas minoritarias, concretamente, las suyas.

Después viene lo de «nuestros valores identitarios». Dado que no se han explicitado nunca, hay que proceder a adivinarlos. Aparte de la lengua, que eso no ofrece duda y la inmersión obligatoria es buena prueba, tenemos la sardana, el ahorro, el sentido comercial, la butifarra con judías o con setas, que ambas cosas son muy nutritivamente identitarias, el excursionismo, las bodas en Montserrat, el pan con tomate, los boixos nois, la santa indignación por el déficit fiscal y el carnet de Convergència i Unió que, por supuesto, es lo más definitivamente identitario de todo. Si bien no estaría mal que entre los susodichos valores identitarios tan «nuestros», o sea del conseller en cap y sus correligionarios, figurasen la libertad, la igualdad de oportunidades, la dignidad de las personas, la justicia y el pluralismo, éstos presentan el inconveniente, habida cuenta de su carácter universal, de no ser susceptibles de particularismo diferenciador y, por tanto, pasan necesariamente a un segundo plano.

En cualquier caso, los catalanes somos afortunados porque en la nómina de nuestros rasgos definidores, es decir, los del atlético delfín pujolista y asociados, no figuran, como sucede trágicamente en el caso del PNV, la descendencia incontaminada a partir del hombre de Cromagnon y la coordinación estratégica con asesinos. Así, las hijas de los hijos del ungido Mas, podrán sin mayor problema exhibir ojos graciosamente oblicuos o cabellos azabache afiligranadamente ensortijados, o echar devotamente su rostro a tierra a la llamada ululante del muecín, porque una simple e indolora normalización lingüística y política les habrá facilitado la entrada en el círculo sagrado de los elegidos.

Como un boxeador noqueado
Ignacio Villa Libertad Digital 16 Noviembre 2001

El documento que hemos conocido sobre la relación entre el PNV y la banda terrorista ETA certifica una realidad conocida y ya denunciada desde el Gobierno y desde muchos medios de comunicación. Por lo tanto, después de leer detenidamente la letra pequeña de dicho documento, se puede afirmar que no queda espacio para la duda. Estamos donde estábamos, pero sobre todo se subraya la certeza de que el nacionalismo camina sin rumbo, más pendiente del mundo radical y de los terroristas que de fabricar la paz sobre los cimientos sólidos de la democracia y de la convivencia.

Desde luego, no puede pasar inadvertida la poca credibilidad que ha ofrecido el PNV a la hora de desmentir el documento. Ibarretxe ha sido poco convincente e Iñaki Anasagasti se ha dedicado a despejar balones. El PNV se ha visto descubierto. Los nacionalistas se han encontrado sin escondite posible. El paripé del nacionalismo se ha desmontado.

Desde luego que la connivencia entre el PNV y ETA era una realidad, pero algunos podían pensar y alegar que todo se limitaba a una acusación política de los llamados "partidos constitucionalistas". En cambio, después de lo visto y leído, no hay margen para la duda. La cercanía entre unos y otros se convierte en realidad y por lo tanto es el mundo nacionalista quien deberá dar explicaciones y no limitarse a contraatacar como un boxeador noqueado.

Otro frente que sin duda queda al descubierto son los socialistas vascos alineados con la estrategia de Odón Elorza. Con este documento, también a ellos se les han acabado los argumentos. Cuando aparecen los terroristas de por medio, cuando no importa que sigan asesinando a inocentes, cuando se habla de paz pero se consienten las pistolas, en el fondo lo único que se busca es el interés personal de sobrevivir en política. Con esta evidencia, más de una estrategia debería quedar arrinconada porque más de un argumento queda automáticamente rebatido.

Es cierto que el documento no aporta novedades, pero sí arroja certeza sobre las relaciones entre nacionalistas y etarras. Son ahora ellos los que tiene que explicarse. No es suficiente con descalificar.

El Gobierno confirma el vínculo entre Ben Laden y Eta y cree que la banda se entrenó en Afganistán
Mariano Rajoy ratifica que uno de los cómplices del integrista saudí en España fue interventor de HB en las elecciones de 1989 Dirigentes del Partido Popular exigen al PNV que investigue la conexión terrorista
Tras la detención de uno de los presuntos colaboradores de Ben Laden en España que fue interventor de HB (Herri Batasuna) en las elecciones europeas de 1989, el Gobierno cree probada la relación entre la banda terrorista Eta y Al Qaida, según aseguró ayer el ministro del Interior, Mariano Rajoy. El vicepresidente primero mantiene es verosímil pensar que los etarras utilizaban los campos de entrenamiento que Ben Laden tenía en Afganistán. El director general de la Policía, Juan Cotino, tras confirmar también la relación entre ambas organizaciones terroristas, explicó ayer que no hay constancia de que el detenido, Yusuf Galán (José Luis Galán antes de convertirse al Islam) hubiera compaginado ambas actividades.
L. R. N. - Madrid.- La Razón 16 Noviembre 2001

Los vínculos y estrechos contactos entre los terroristas de Eta y Ben Laden parecen cada vez más claros tras conocerse que uno de los 11 presuntos miembros de Al Qaida detenidos el pasado lunes en España, Yusuf Galán, fue interventor de HB en las elecciones europeas del año 1989.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, declaró ayer que el hecho de que uno de los detenidos como presunto miembro de Al Qaida hubiese actuado como interventor de Herri Batasuna (HB) en unas elecciones europeas, tal y como informaba ayer «La Vanguardia», prueban los contactos entre la banda etarra y el terrorista saudí. Rajoy manifestó en el Congreso que la colaboración con HB de una persona vinculada a la organización de Ben Laden tiene «un significado muy importante» desde el punto de vista político y añadió que el vínculo relación hace verosímil pensar que los etarras utilizaban los campos de entrenamiento que Ben Laden tenía en países como Afganistán, y contra los que se han dirigido los ataques encabezados por los Estados Unidos.

Entrenamientos
Asimismo, Rajoy destacó cómo las bandas terroristas de todo el mundo mantienen numerosos contactos entre sí, tanto para la utilización de los campos de entrenamiento de terroristas y la adquisición de material, como para la financiación de sus actividades delictivas.

En este sentido, se refirió a que los colaboradores de Ben Laden detenidos esta semana en España realizaban labores de financiación y de captación de personas para los campos de entrenamiento, así como de adquisición de material.

Yusuf Galán fue interventor de la coalición abertzale en las elecciones europeas que se celebraron el 15 de junio de 1989, aunque «todavía no había sido captado por ese mundo radical e integrista, estaba en otro mundo radical e integrista», según aseguró ayer el director general de la Policía, Juan Cotino. «No nos consta ¬añadió¬ que tuviera una pierna en cada sitio, pero la cabeza probablemente sí».

En lo que se refiere al operativo desarticulado, el titular de Interior explicó que estaba siendo investigado por la Policía desde hace dos meses y su líder había estado en los campos de entrenamiento en Afganistán, para los que reclutaban miembros, en al menos dos ocasiones. Por su parte, Cotino aseguró que los grupos islámicos desarticulados en España son «células durmientes», pero la documentación incautada en estas operaciones abre «una nueva etapa».

Según explicó, Al Qaida es como un árbol, del que Ben Laden es «el tronco y las ramas, los diferentes comandos repartidos por el mundo». Incluso llegó a afirmar que «decenas de personas han recibido un curso de formación por parte de los últimos detenidos». Tres de los detenidos, además, tenían previsto viajar a Pakistán la próxima semana. Lo que ha quedado demostrado tras las detenciones es que los arrestados disponían de mucho efectivo, ya que la Policía se incautó de dos millones de pesetas en los registros.

El PNV debe aclararlo
Dirigentes del PP consultados por LA RAZÓN consideran que es necesario que el PNV investigue las posibles relaciones entre Eta y los integristas islámicos dado que el partido que lidera Javier Arzallus está estrechamente relacionado con el entorno de la banda terrorista, como lo prueba el hecho de que haya financiado a algunas organizaciones próximas a Eta.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, no se sorprendió por la noticia que relaciona al detenido con Eta y Ben Laden, porque «al final todos los fanatismos se acaban dando la mano». Finalmente, el portavoz del PSE-PSOE, Rodolfo Ares, dio ayer crédito a las posibles relaciones entre Batasuna y la organización de Ben Laden. La relación de Batasuna con Eta es cada vez más clara», dijo; «permanentemente se está deteniendo a personas de esta organización u otras vinculadas a ella que tienen una relación directa con Eta o pertenecen a ella».

ETA informó a presos y huidos de la propuesta que le hizo el PNV para reconstruir Estella
MADRID. ABC 16 Noviembre 2001

La dirección de ETA ha transmitido a miembros de su colectivo de presos y a activistas que se encuentran huidos mensajes tales como que el PNV ha comunicado, a través de emisarios, que no da por roto el proceso que llevó a la firma del pacto de Estella y que sus aparentes intentos de acercarse al PSOE no son más que una coartada. Algunos reclusos han llegado a comentar a personas de su entorno su convicción de que la banda anunciará una nueva «tregua».

La dirección de ETA está informando a algunos de sus presos, así como a militantes que se encuentran huidos de la Justicia española, de que el PNV ha enviado interlocutores para transmitir el mensaje de que apuesta por recuperar el pacto de Estella. Fuentes consultadas por ABC afirman que en sectores del colectivo de presos se ha extendido la impresión de que la banda podría anunciar a medio plazo una supuesta «tregua».

En una carta enviada a mediados de noviembre del pasado año por un dirigente del «aparato político» de la banda a un etarra residente en Venezuela, se lanzaban acusaciones contra los dirigentes del PNV ya que «mientras dicen una cosa en público, en privado dicen otras completamente distintas». En este sentido, le indicaba que «debes saber que los «burukides» (dirigentes) del PNV están enviando emisarios para trasladar a las estructuras dirigentes de la izquierda abertzale algunos mensajes».

Se da la circunstancia de que ese mismo mes tuvo lugar el encuentro entre el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, y el ex presidente de ELA José Miguel Leunda Echeverría sobre la posibilidad de reeditar el pacto de Estella, cuyo contenido fue adelantado ayer por ABC, de lo que se desprende que el «acta» que del encuentro elaboró el representante batasuno no tardó en llegar a la cúpula de ETA.

COMPRENSIVOS CON EL TERRORISMO
El dirigente de la banda hacía saber a su interlocutor en Venezuela que, pese a la ofensiva terrorista desplegada entonces, «el PNV no da por cerrado el proceso iniciado en 1998, sino que obligado por las circunstancias debe modificar sus planteamientos políticos a corto plazo para en el futuro retomar la unidad de acción abertzale». El cabecilla no ocultaba su sorpresa por la comprensión que el emisario del PNV mostraba hacia la actividad terrorista. «Hasta se han mostrado comprensivos con que la izquierda abetzale siga con la opción estratégica de la lucha armada».

En la misiva se abordaba la estrategia del PNV respecto al PSOE que fue tratada en el citado encuentro celebrado días antes entre entre Díez Usabiaga y Leunda. Así, el dirigente de la banda informaba al etarra residente en Venezuela que a cambio de esta comprensión hacia la «lucha armada», los dirigentes del PNV «piden comprensión para su acercamiento a los socialistas porque, según dicen, con ese paso quieren demostrar que ésos (los socialistas) no tienen recorrido político para distanciarse del PP, de modo que el acuerdo entre abertzales quedaría como la única opción posible para avanzar en el reconocimiento de los derechos de Euskal Herria». En este contexto, un sector del colectivo de presos tiene la impresión de que la dirección de la banda anunciará, a medio plazo, una supuesta «tregua». Las fuentes consultadas por ABC reconocen que no saben a ciencia cierta si se trata de un engaño, para que mantengan la moral alta y no busquen salidas personales, o si, efectivamente, detrás de esos mensajes «hay algo más». Así, por ejemplo, el pistolero Ibón Echezarreta, integrante del «comando Buruntza», desarticulado el pasado mes de agosto por la Ertzaintza, comentaba, en la cárcel, a su compañera: ««De la misma forma que hubo en el año 98 al 99 un período de tregua, super ilusionante para algunos, para mí, tendrá que volver más fuerte y va a volver y ya está, la definitiva».

Eta lanza un envío masivo de cartas de extorsión a empresarios
EA responde a la patronal y dice que «más nos cuesta estar en España»
Empresarios del País Vasco y de Navarra han recibido, en los últimos días, cartas de Eta en las que se les exige el «impuesto revolucionario». Las cantidades que piden los pistoleros, oscilan entre el millón y los veinte millones de pesetas, según las circunstancias. Este envío de misivas por parte de la banda demuestra que, en contra de algunas interpretaciones triunfalistas, el «aparato económico» de Eta no ha sido desarticulado en su totalidad.
J. M. Z. - Madrid.- La Razón 16 Noviembre 2001

Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, Eta mantiene operativo parte de su «aparato económico» tras la operación en la que, el pasado mes de septiembre, fue detenido el responsable del «aparato de logística», Asier Oyarzábal, «Baltza», y otros miembros de la banda criminal.

Tal y como adelantó LA RAZÓN en su edición del pasado 25 de septiembre, Oyarzábal ocultaba, en el piso que ocupaba en la localidad francesa de Dax, diversa documentación sobre el «impuesto revolucionario» así como una importante cantidad de dinero en pesetas y francos franceses y belgas.

En relación al comunicado hecho público el miércoles por el Círculo de Empresarios vascos, el portavoz de EA en el Parlamento Vasco, Rafael Larreina, replicó que el coste del «exceso» de España por el incumplimiento del Estatuto, tal como lo aprobó la sociedad vasca, supone más del 5 por ciento del PIB de la Comunidad Autónoma tan solo en los últimos tres años. En ese sentido, indicó que, con el ejercicio de la soberanía, «lejos de tener coste, tendríamos mayor beneficio para el conjunto de la sociedad vasca».

Larreina considera «positivo» que la asociación empresarial contribuya al debate político y social con sus opiniones y propuestas, pero discrepa con ella con la reflexión que hacen sobre el debate soberanista, ya que, a su juicio, lo plantea «desde la perspectiva del siglo XIX y no del siglo XXI, que es en el que estamos».
Para el portavoz de EA, frente al coste de la «no España», aludido por el Círculo, «que está por ver si es cierto y existe», este colectivo empresarial debería abordar «el coste del exceso de España consecuencia del no cumplimiento del Estatuto y del no respeto a la voluntad de la ciudadanía vasca». «O lo que es lo mismo, no admitir la soberanía por parte de los sucesivos gobiernos centrales, ya que este sí es un coste cierto que afecta directamente a la vida diaria de los ciudadanos y ciudadanas de este País», agregó.

Por su parte, Ibarreche se pronunció también respecto a las manifestaciones del Círculo de Empresarios Vascos, que advirtieron el miércoles» que la vía «soberanista» no beneficia a la actividad económica de la comunidad y reclamó la vigencia del Estatuto de Guernica. El responsable autonómico consideró que son «opiniones absolutamente legítimas» y «enriquecedoras» para la sociedad vasca.

Desde las filas del PSE-EE se presentó ayer una iniciativa en el Parlamento Vasco en la que insta al Gobierno autonómico a «redoblar sus esfuerzos para arropar»a los empresarios amenazados por Eta, de manera que, establezca canales de comunicación que hagan posible «una protección eficaz».

El portavoz socialista y autor de la proposición no de ley, Rodolfo Ares, asegura en la justificación que se ha incrementado la presión de Eta sobre los empresarios vascos, a través de nuevas campañas de extorsión económica, por las que se exige el pago del denominado «impuesto revolucionario».

Ares destaca que, como consecuencia de esta situación, los miembros de este colectivo se encuentran en una «situación personal cada vez más difícil, puesto que Eta ha refinado su maldad, perfeccionando la capacidad de chantajear a sus víctimas».

Para el portavoz socialista, ni la sociedad vasca ni los poderes públicos pueden quedarse «de brazos cruzados», sino que, por el contrario, «tienen que arropar que empieza a sufrir especialmente el acoso de Eta».

Las razones de ETA
XABIER GURRUTXAGA El Correo 16 Noviembre 2001

ETA daba a conocer ayer mediante un manifiesto que publicaba ‘Euskaldunon Egunkaria’ sus ‘razones’ para asesinar al magistrado José María Lidón, al tiempo que aprovechaba la ocasión para lanzar la siguiente amenaza: «Los jueces españoles que de manera despiadada condenan a los que luchan por Euskal Herria no van a tener aquí ningún resquicio para la impunidad».

El contenido responde a una única finalidad, que no es otra que pretender justificar la existencia y la persistencia de la violencia. No hay la mínima reflexión sobre lo que verdaderamente piensa y desea la mayoría de la sociedad, no sólo con relación a su futuro político ni sobre la propia ETA. No se ha sacado ninguna conclusión del varapalo que sufrió EH en las últimas elecciones ni de la responsabilidad de ETA en la producción del desastre. Nada de nada, y si algo ha cambiado ha sido a peor. Es decir, más intolerancia, más dogmatismo y más militarismo.

Esta vez la justificación de la acción criminal le ha correspondido al Poder Judicial en su conjunto. Ahora les ha correspondido a los jueces y magistrados ser el chivo expiatorio de todos los males que aquejan a Euskal Herria, y, particularmente, a la izquierda abertzale. La organización terrorista habla de impunidad de los jueces, de la falta de legitimidad de las leyes vigentes para enjuiciar a los que actúan en pro de la ‘libertad de Euskal Herria’ y la utilización del sistema judicial como instrumento de opresión que ejercen sobre los vascos España y Francia. Todo ello constituye parte de la vieja doctrina, elaborada en tiempos de cuando se proclamaba como estrategia la ‘no negociación’, y que está pensada para consumo propio, teniendo como destinatario fundamental no ya el conjunto del electorado de la izquierda abertzale, sino sus núcleos más intransigentes y más dogmáticos; aquellos que creen que el auténtico valor añadido de la izquierda abertzale no está en su política, cuanto en el instrumento de coacción y extorsión que representa ETA.

Desde la ruptura de la tregua, mejor dicho, desde su proclamación, el destinatario real de los manifiestos de ETA no es la sociedad vasca, sino aquellos vascos que no están dispuestos a cuestionar ni ética ni políticamente la legitimidad y la eficacia de la ‘lucha armada’. Al leer el comunicado me he preguntado si son estos principios y consideraciones sobre la legitimidad de legalidad vigente los que utilizaron los abogados de HB ante el Constitucional para defender y obtener la libertad de los miembros de la mesa nacional encarcelados. Me he preguntado también, si hombres y mujeres de Batasuna, conocidos por su relevancia como cargos públicos y por su prestigio profesional como juristas, al defender a sus clientes ante los tribunales españoles actúan en virtud de estos principios y consideraciones que ETA expresa en nombre de la izquierda abertzale. ¿ O es que el alcalde de Ondarroa, o el de Arrasate, por poner dos ejemplos, no están legitimando toda esa legislación vasca y española que tanto aborrece ETA, al imponer su cumplimiento a sus vecinos, además con sanciones importantes? ¿O es que hay bula?

PP y PSE apoyan la advertencia de los empresarios vascos al PNV
BILBAO. M. Alonso ABC 16 Noviembre 2001

PP y PSE consideraron ayer que el Círculo de Empresarios Vascos coincide con la inmensa mayoría de la sociedad vasca al reclamar que la prioridad del Gobierno de Juan José Ibarretxe sea garantizar la vida de todos los ciudadanos y no la soberanía. El lendakari la consideró una opinión más y la comparó con la expresada por el sindicato ELA, para el que el Estatuto «está muerto».

El secretario general del PP, Carmelo Barrio, consideró positivo que desde la sociedad vasca se diga a Ibarretxe que su prioridad no debe ser «la autodeterminación, el seguir avanzando en principios soberanistas y el coincidir en la comunión nacionalista, sino trabajar por la libertad y por la paz». El Partido Popular presentó el pasado mes de octubre en el Parlamento vasco una interpelación a la vicepresidenta, Idoia Zenarruzabeitia, para que explique el coste del proyecto independentista en el tejido económico vasco, petición que coincide con la expresada por el Círculo de Empresarios Vascos. El parlamentario que firmó aquella interpelación, Fernando Maura, cree que el Ejecutivo vasco debe tener hechos «los convenientes estudios acerca de los costes de este proyecto separatista que pretende romper con el marco integrador representado por Estatuto y Constitución».

NO CABE EN LA UE
El portavoz parlamentario del PSE, Rodolfo Ares, calificó el análisis de los empresarios de «valiente y muy claro» y en «sintonía con muchísima gente del País Vasco que queremos vivir en la máxima autonomía, pero dentro de España y de Europa». Ares consideró que el Gobierno vasco debería tener muy en cuenta la reflexión de los empresarios, así como que «en la UE no hay lugar para aventuras como las que nos están proponiendo los nacionalistas o la que está queriendo sacar adelante el señor Ibarretxe».

El lendakari, por su parte, consideró que la opinión del Círculo de Empresarios es «legítima y enriquecedora» y se mostró dispuesto a aceptarla «de manera abierta», lo mismo que la del sindicato ELA, «que ha venido manifestando que el Estatuto está muerto».

Desde Eusko Alkartasuna, Rafael Larreina replicó a los empresarios y habló del «coste del «exceso de España» por incumplimiento del Estatuto». Para EA, «el ejercicio de la soberanía, lejos de tener coste, supondría un beneficio para la sociedad vasca».

Recortes de Prensa   Página Inicial