AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 29 Noviembre   2001
#Nacionalista vasco
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 29 Noviembre 2001

#COMO COMBATIR A ETA DESDE WASHINGTON Y PARIS...
Editorial El Mundo 29 Noviembre 2001

#Aznar y Bush, contra el terror
Editorial La Razón 29 Noviembre 2001

#El cambio llega a la Ertzaintza
Editorial La Razón 29 Noviembre 2001

#Un gran éxito español contra el terrorismo
EDITORIAL Libertad Digital 29 Noviembre 2001

#Ertzaintza y realidad
Editorial El Correo 29 Noviembre 2001

#En el camino de la eficacia
Ignacio Villa Libertad  Digital 29 Noviembre 2001

#Sobre crímenes y errores
José A. SENTÍS La Razón 29 Noviembre 2001

#Terrorismo perpetuo
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 29 Noviembre 2001

#El Parlamento Europeo aprueba medidas para perseguir terroristas y entorno
Efe - Bruselas.- La Razón 29 Noviembre 2001

#Un gendarme, en estado crítico tras ser tiroteado por etarras en Pau
CRISTINA FRADE. Corresponsal El Mundo 29 Noviembre 2001

Nacionalista vasco
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 29 Noviembre 2001

¿Cuántos muertos llevas de mirar hacia otro lado para no ver a quien empuñaba la pistola? ¿Cuántos silencios acobardados llevas ya en el corazón? ¿Cuántas excusas miserables para justificar la sangre derramada? ¿Cuánta esquina del alma has doblado para seguirte dando razones de que por algo les tocará a ellos, a los otros?
Pues entérate de una vez de que en la lista también, allá por el final, está escrito tu nombre. A pesar de que ni veas, ni escuches ni hables. A pesar, incluso, de que contestes a sus gestos bravucones y a sus gritos de taberna con una escurridiza sonrisa de emboscado. Un día también irán por ti. Porque irán a por todos si consiguen vencer a la libertad, si consiguen derrotar la democracia, si consiguen imponer el hecho de muerte sobre el derecho a la vida.
Ese día llamarás a los ertzainas para que te rescaten de sus garras y te liberen de un campo de concentración llamado Euskadi. Pero a tus erztainas los han matado en Beasaín. Y nadie vio nada en el cruce.

COMO COMBATIR A ETA DESDE WASHINGTON Y PARIS...
Editorial El Mundo 29 Noviembre 2001

"Es un gran honor para mi y para mi país recibir a mi amigo. Bienvenido a los EEUU». Casi al mismo tiempo que Bush pronunciaba en español estas palabras para acoger a Aznar en la Casa Blanca, un pistolero de ETA tiroteaba a un gendarme en Pau, que, al cierre de esta edición, se debatía entre la vida y la muerte.

Si algo quedó ayer patente en el encuentro entre Bush y Aznar fue la alianza sin fisuras entre los dos Gobiernos para combatir el terrorismo «de cualquier forma que sea posible», en palabras del presidente estadounidense, que prodigó gestos amistosos hacia su invitado español.

EEUU tendrá pronto la ocasión de demostrar su solidaridad con un país que ha sufrido más de 800 muertos por la barbarie etarra y que, como recordó el ex presidente Leopoldo Calvo Sotelo hace unos días, tuvo que luchar «en calzoncillos y en la nieve» durante los años de la Transición contra una banda terrorista, cuyos dirigentes se acogían a las generosas leyes de asilo de Francia y otros países europeos. Calvo Sotelo fue especialmente duro con la actitud del Gobierno francés a comienzos de la década de los 80. «Solo recibimos desplantes y negativas de nuestros vecinos», dijo.

La banda que encontró refugio al otro lado de la frontera hace veinte años se vuelve ahora contra sus antiguos protectores.Hace un par de semanas, un etarra hirió gravemente a un gendarme en un control de carreteras. Ayer volvió a suceder algo similar.

Jamás ETA se había atrevido a atentar contra el cuerpo de gendarmes.Pero, en su desesperación y su profundo aislamiento internacional, la banda ha decidido plantear un arriesgado desafío al Estado francés, cada vez menos complaciente con sus crímenes. Ha cometido un grave error porque el Gobierno de París se va a ver obligado a responder al reto de ETA, cuya dirección y parte de su estructura logística se cobija todavía en suelo francés.

Lo sucedido ayer en Pau corrobora que el terrorismo es un fenómeno internacional, que debe ser combatido con la cooperación de todos los países que comparten los mismos valores, como dijo ayer Aznar en Washington. Francia y EEUU deben ser dos aliados fundamentales de España en esta lucha, que requerirá una mayor colaboración policial al otro lado de los Pirineos y los medios tecnológicos que Bush puso a disposición de Aznar.

Ha llegado la hora de pasar de las promesas a los hechos.

...Y TAMBIÉN DESDE EL PAÍS VASCO

El asesinato de los dos ertzainas que fueron abatidos por pistoleros de ETA mientras regulaban el tráfico en las calles de Beasain ha colmado la paciencia de los agentes de la policía autónoma que lanzaron en la tarde noche del martes un órdago al consejero de Interior, Javier Balza. Los representantes de todos los sindicatos se negaron a levantarse de la mesa de negociación en tanto sus jefes políticos no asumieran un compromiso para mejorar las medidas de seguridad. La reunión duró catorce horas y concluyó con un acuerdo que puede ser el principio de una nueva concepción de la propia Ertzaintza como cuerpo policial.

Hace tiempo que los sindicatos habían pedido a la Consejería de Interior una revisión total de los métodos de actuación de los ertzainas, puesto que existían fuertes indicios de que habían pasado a ser un objetivo de ETA. Sin embargo, hasta ahora, los mandos e incluso muchos de sus agentes habían trabajado con la equivocada idea de que los terroristas iban a respetar a los miembros de la Ertzaintza en su condición de policías vascos.A juzgar por el resultado de la maratoniana reunión, los responsables políticos han caído en la cuenta de que hay que aplicar a este cuerpo policial las mismas normas de seguridad con las que trabajan la Policía Nacional o la Guardia Civil.

Balza y los sindicatos han acordado suspender el procedimiento que rige la labor diaria de la Ertzaintza para someterlo a una revisión y cambiarlo. El propio consejero de Interior admitió que en el trabajo de los ertzainas no se ha tenido en cuenta, hasta ahora, «la clave de la seguridad». Como ejemplo, cabe citar que las actuaciones rutinarias de cada una de las patrullas serán apoyadas por otra para evitar posibles trampas de los terroristas. Además, se pondrán en marcha cursos de autoprotección y se aumentará la cantidad de chalecos antibalas y de vehículos blindados.

Aunque sea penoso que las autoridades del Gobierno vasco hayan tardado tanto en darse cuenta de que ETA no va a respetar a nadie que se interponga en su camino de muerte y destrucción, este acuerdo es muy positivo. No sólo porque sin duda gracias a estas medidas, los ertzainas desarrollarán su labor con mayores garantías de seguridad para ellos, sino porque permite pensar que el Gobierno vasco está dando pasos para combatir con todas las armas a la banda terrorista en su propio territorio.

Aznar y Bush, contra el terror
Editorial La Razón 29 Noviembre 2001

La entrevista que ayer mantuvieron en la Casa Blanca el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el presidente norteamericano, George Bush, no ha hecho sino confirmar el compromiso bilateral para luchar contra el terrorismo. Aznar acudió a visitar a un aliado de España, que no otra cosa es hoy Estados Unidos, y que pasa por momentos especialmente difíciles tras los atentados del 11 de septiembre. Y en calidad de tal, ofreció a George Bush toda la ayuda que un país como España puede ofrecer, pero dentro del más estricto respeto a los acuerdos y tratados internacionales.

Es indudable que, en este conflicto, no estamos en disposición de ofrecer la misma ayuda que otros países con tradición de intervención militar exterior o, simplemente, con una potencia mucho mayor en este campo como puede ser el caso del Reino Unido o el de Francia. Nuestra respuesta ha sido, hasta el momento, muy adecuada al ofrecer sólo la ayuda que permite la actual situación de nuestras Fuerzas Armadas, en pleno proceso de profesionalización, y con serios problemas de financiación de nuevas operaciones. Precisamente, LA RAZÓN informa hoy en exclusiva sobre el problema que puede suponer para España el envío de aviones militares de transporte C-235, que carecen de equipos de protección imprescindibles hoy para actuar en el campo de batalla afgano.

En Washington, se valora el esfuerzo español en esta guerra atípica y, hasta hoy, nada se ha pedido por encima de nuestras posibilidades. Es más, Bush calificó ayer como «una increíble ayuda» la captura en España de miembros de la red terrorista de Al Qaida.

El mismo tipo de ayuda es el que se ha ofrecido a España en la larga batalla contra esa parcela del terrorismo mundial que es el entramado de Eta. Y Bush ratificó ayer de nuevo el compromiso de su Administración, como aliado de España, en todas las formas posibles en la lucha contra Eta. Confiemos en que no sea una declaración retórica.

Pero la colaboración española tiene sus límites, que no son más que los que marcan el Estado de Derecho y el sentido común. No es posible, por tanto, acceder a todo lo que pudieran solicitar los aliados norteamericanos, como podría ser el caso de una petición de extradición de los detenidos de la red de Ben Laden en España (para ser juzgados por un tribunal militar norteamericano). Sortear, en su caso, las garantías legales españolas para acceder a una petición no legítima, sería sin duda agradecido por Estados Unidos, pero supondría convertirse en súbdito declarado del imperio de George Bush II. Ni España, como aliado en este conflicto, se merecería ser tratada como tal, ni los Estado Unidos quieren rechazar apoyos con la firmeza y sinceridad del ofrecido por Aznar. Por eso ayer Bush no pidió imposibles y, en cambio, ofreció su ayuda y agradeció el trabajo de España personificado en «un presidente que responde».

El cambio llega a la Ertzaintza
Editorial La Razón 29 Noviembre 2001

Lo que no pudieron lograr ni el sentido de la Justicia y el sentido común ni las constantes reivindicaciones de los profesionales de la Policía autónoma vasca, la Ertzaintza, lo han conseguido los terroristas de Eta con sus asesinatos. Ayer, el consejero de Interior, el siempre polémico Javier Balza, aceptó finalmente que las cosas deben cambiar en la Ertzainzta, aunque no sin debatir durante catorce largas horas los términos de un acuerdo con los representantes de los agentes.

Balza ha resuelto una situación difícil. De hecho, se encontraba ante un callejón sin salida, atrapado por un lado por el nefasto efecto producido por el control político nacionalista del cuerpo policial (que él mismo personifica); de otro, por la barbarie de la realidad terrorista que se ha cebado en los ertzainas y, por un tercero, por los propios agentes que no estaban dispuestos a convertirse en carne de cañón para cumplir el «egun sentia», el plan de intervenciones policiales diseñado por la cúpula nacionalista de la Ertzaintza. Nada se ha dicho de cambios en los mandos políticos, denunciados públicamente por los sindicatos por su absoluta falta de efectividad, pero sí se ha reconocido que las cosas deben cambiar. A partir de ahora los policías no tendrán que enterarse por la prensa de informaciones imprescindibles para trabajar con seguridad; dispondrán de más medios y, sobre todo, podrán actuar con criterios ajustados a la realidad. Porque lo cierto es que la barbarie etarra ha hecho caer otra venda de los ojos del nacionalismo: ser vasco, ser nacionalista, ya no es suficiente para evitar convertirse en objetivo de los pistoleros de la banda mafiosa. Eta exige absoluta sumisión a su demencial proyecto independentista donde sobra cualquiera que tenga ideas o planes diferentes. Hoy, la Ertzaintza ha dicho basta ya al PNV y, con su ejemplo, ha explicado a Balza que sólo es cuestión de tiempo que los peneuvistas se conviertan a su vez en objetivo de una Eta que solo busca el poder absoluto.

Un gran éxito español contra el terrorismo
EDITORIAL Libertad Digital 29 Noviembre 2001

Los representantes del PP y del PSOE en el Parlamento Europeo han conseguido un gran éxito en la oscura, larga y dura batalla por colocar fuera de la Ley a toda la organización terrorista etarra, de la que los pistoleros son sólo la última expresión. Detrás y antes del tiro en la nuca hay todo un aparato financiero, propagandístico, de chantaje económico e incluso otra clase de terrorismo, la llamada “kale borroka”, que sirve como entrenamiento a los matarifes futuros y amedrenta eficazmente a los ciudadanos, evitando el riesgo de que el terrorista sea detenido y pase veinte años en la cárcel. De momento, porque finalmente todos acaban cayendo, sin excepción.

Dado que hay muchas organizaciones cuya razón de existir es el apoyo a ETA o en las que ETA se apoya para mantener su eficacia criminal, corresponde a las instituciones democráticas europeas, empezando por las españolas, perseguirlas a todas, sin excepción. A ellas toca ponerlas fuera de la Ley y utilizar esa Ley para neutralizarlas y destruirlas. La línea desarrollada en la Audiencia Nacional por Garzón va en ese sentido, que es el único en que puede ir razonablemente, si es que se busca una eficacia real y no sólo el tradicional escaparatismo legalista para hacer como que se lucha contra el terrorismo. Si además de Garzón –y de la tarea esencial y admirable de los fiscales– podemos hablar pronto de media docena de jueces más que actúan en su línea, mejor.

Pero la clave para desbloquear la situación jurídica y judicial que impide o dificulta seriamente una lucha sin cuartel contra el terrorismo está en la clase política. Son los dos grandes partidos nacionales los que, en España, en Europa y en el resto del mundo, singularmente Iberoamérica, deben encabezar sin complejo alguno la movilización institucional y deben promover o producir las modificaciones y reformas legales que permitan al régimen democrático español estar a la altura del reto que supone el terrorismo separatista para España; también a la altura de las grandes posibilidades que después del 11 de septiembre se han abierto en todo el mundo para luchar contra todas las organizaciones, variedades y formas de terrorismo.

En ese sentido, hay que elogiar calurosamente la tarea de los representantes europeos populares y socialistas consiguiendo que el Parlamento Europeo adoptase una fórmula que permite comenzar el aislamiento legal de las organizaciones de apoyo al terrorismo y que evita también el boicot que izquierdistas pro-totalitarios o “liberales” anglosajones como Watson, quintaesencia de la progresía tontaina, intentan contra estas medidas. El aplauso a PP y PSOE no puede ser más merecido. Estamos sólo en el comienzo, pero esto marcha.

Ertzaintza y realidad
Editorial El Correo 29 Noviembre 2001

Cuatro días después del atentado que costó la vida a dos agentes que regulaban el tráfico en Beasain, la Consejería de Interior del Gobierno vasco y los sindicatos de la Ertzaintza acordaron ayer, tras 15 horas de reunión, una serie de medidas tendentes a reforzar la seguridad de los agentes. Son medidas que van en la línea de las que los sindicatos venían reclamando desde que se hizo evidente en la práctica (cinco agentes asesinados y varios más heridos) lo que venían anunciando los boletines internos de ETA tras la ruptura de la tregua: que los policías autonómicos, 'desde sus mandos hasta el último policía', figuraban entre sus objetivos preferentes.

El consejero de Interior, Javier Balza, admitió ante los sindicatos que la prioridad de su departamento es la derrota policial de ETA. No siempre ha sido ése el criterio; incluso se daba por bueno el principio opuesto, defendido por algunos dirigentes nacionalistas e interiorizado por algunos mandos de la policía vasca: el de que no era posible, ni siquiera deseable, la derrota policial de ETA. La Ertzaintza, convertida por los terroristas en uno de sus objetivos prioritarios, no ha tenido más remedio que adaptarse a las nuevas circunstancias y abandonar las ilusiones de que, por ser de aquí, sus miembros serían respetados por ETA. Algo en cierto modo similar está ocurriendo en Francia: por segunda vez en 15 días un gendarme fue tiroteado ayer por supuestos pistoleros etarras. Si había dudas, ETA deja claro que no distingue entre uniformes.

Las nuevas medidas materiales y organizativas (chalecos antibalas, coches blindados, ruptura de la rutina en los servicios, contravigilancia en los domicilios familiares y otras muchas) son similares a las que en su día se vieron obligados a adoptar los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado en el País Vasco. Pero también será necesario un cambio de mentalidad: bastantes ertzainas han seguido considerándose hasta hace poco fuera del campo de las víctimas potenciales: porque sabían euskera, habían participado en movilizaciones por los presos o tenían carnet de un sindicato nacionalista. Esa forma de pensar se ha revelado poco realista.

Otros ertzainas sí son conscientes del peligro, y de ahí que sean numerosos los que, como uno de los asesinados el pasado viernes, tengan su domicilio en localidades de Burgos o Cantabria cercanas al País Vasco. Durante años se consideró que una esencial ventaja comparativa de la Ertzaintza para combatir a ETA era precisamente su enraizamiento social, lo que le permitiría un acceso más directo a la información. La experiencia ha demostrado que esa ventaja se ve oscurecida por una mayor vulnerabilidad frente a las amenazas del entorno de los terroristas: 'Sabemos dónde vives'. Un policía nacional o un guardia civil amenazado o que sospecha que está siendo vigilado por los confidentes de ETA puede trasladarse a muchos otros lugares de España. De hecho, muchos de ellos ya llegaron al País Vasco con la idea de permanecer algunos años y cambiar luego de destino. Los ertzainas no tienen esa posibilidad.

Balza rechazó las peticiones de cese de varios mandos a los que los sindicatos acusan de incompetencia y falta de profesionalidad. Se comprende que el consejero no ceda en este punto, aunque no les falta razón a los sindicalistas, que sostienen que hay una cierta incoherencia en que la lucha para derrotar a ETA sea dirigida por quienes entraron en sus puestos bajo la bandera de Lizarra: la que proclamaba la inutilidad de la vía policial frente a ETA.

En el camino de la eficacia
Ignacio Villa Libertad  Digital 29 Noviembre 2001

Concluido el encuentro entre el presidente Bush y el presidente Aznar en la Casa Blanca; el resultado que salta a la vista es que ese encuentro se puede catalogar de muy positivo. Ciertamente entre los dos mandatarios hay una buena sintonía y también hay una buena relación. Dos ingredientes esenciales para que la colaboración y la cooperación no sean simples promesas. Esta buena sintonía no es nueva, puesto que el pasado mes de junio pudimos percibir lo mismo cuando el presidente de los Estados Unidos visitaba España.

De todas formas, en estas ocasiones no es bueno quedarse en las anécdotas. Es decir, más allá de fotografías mas o menos agraciadas, hay que resaltar por encima de todo un objetivo de la visita oficial del presidente del Gobierno: Estados Unidos se ha comprometido a luchar activamente contra el terrorismo etarra, un compromiso que ha sido correspondido también por el presidente Aznar a la hora de garantizar el apoyo inequívoco de España en la lucha norteamericana contra el terrorismo internacional.

Quizá si esta preocupación internacional por el terrorismo no existiera, esta visita oficial a los Estados Unidos podía haber pasado sin pena ni gloria. Pero cuando se habla de terrorismo, cuando se habla de luchar contra el terror y la muerte, hay que decir que todos los apoyos, toda la colaboración, toda la cooperación es poca y todo lo que se pueda trabajar en esa dirección debe de ser aplaudido y animado.

José María Aznar recoge de su visita a la Casa Blanca el principal fruto que podría obtener y es el compromiso de reforzar la ayuda americana en la lucha contra ETA. La eficacia de esa ayuda puede ser más o menos importante, pero lo esencial es que este gesto debe arrastrar a otros países y, en principio, debería romper definitivamente cualquier resquicio de resistencia que todavía pueda existir en la Unión Europea a la hora de combatir el terrorismo en todas las parcelas y desde todas las perspectivas.

España ya no esta sola en la lucha contra ETA, como lo ha estado durante años. Ya no recibe sólo incomprensión a la hora de abordar el terrorismo etarra. Ya no se siente abandonada en el plano internacional cuando debe explicar el anacronismo etarra. Actualmente, España sí es comprendida y se cuenta con ella a la hora de hablar de la lucha contra el terror, sea del tipo que sea. Eso es importante y eso se consigue con visitas como la que lleva a cabo Aznar a los Estados Unidos. Sin duda, sobre esta gira oficial también hay puntos desafortunados o actitudes discutible. Pero cuando se consiguen avances en la colaboración de la lucha antiterrorista hay que dar prioridad a lo importante. Y lo importante es acabar con el terrorismo. Estamos en el buen camino. En el camino de la eficacia.

Sobre crímenes y errores
José A. SENTÍS La Razón 29 Noviembre 2001

Para un terrorista en pos de un objetivo de poder, hay algo peor que un crimen: un error. Ésa es la razón de que el terrorismo en España mida sus acciones y las encamine a los objetivos que pueden beneficiar su estrategia (aunque a veces parezcan obra de locos o descerebrados). Es un terrorismo de libro, que toca a la Ertzaintza cuando se juega el poder con el PNV, que atemoriza masivamente cuando quiere fomentar la claudicación, que asesina jueces o policías cuando quiere intimidar, o concejales cuando quiere negociar al alza. Justo lo contrario del terrorismo llamado islámico, que obnubilado por su perspectiva religiosa, carece de medida en lo que hace y en lo que provoca.

Sólo a un soberbio se le podía ocurrir que atacar Estados Unidos podría beneficiar a sus intereses, al entender que no sólo se desmoronaría la corrupta y hedonista sociedad occidental, sino que la acción serviría de catarsis unificadora para la desmembrada nación islámica. Era desconocer que el enemigo elegido era amoral en la reparación, frío en la venganza y aséptico en la crueldad. O, si se quiere, más fanático en su idea de Dios que los fanáticos en nombre de Dios.

Nada de esto era extraño. Bastaba con entender la psicología imperial de los Estados Unidos de hoy. Estoy convencido de que el manual de estilo de los hombres de Bush es «La guerra de las Galias». Powell y Rumsfeld no se separan ni un milímetro del texto de Julio. Arrasan sin piedad a los pueblos rebeldes, emplean tropas auxiliares para hacer el trabajo sucio, se reservan el desfile y, además, lo consiguen contar todo en primera persona, la del narrador, puesto que hasta los cronistas independientes tienen que salir del infierno en el que nadie les protege después de comprobar que la carne de periodista está barata en Afganistán. Es la guerra tomada como lección. Ciento por uno, para que quien no sea suficientemente dócil sepa que correrá la misma suerte. ¿O es que alguien da un euro ahora por Irak?

Esa amoralidad es exactamente la contraria a la de España. Bienaventurados los limpios de corazón, los pacíficos. Pero ¿lo somos por convencimiento moral o por la inteligencia del agresor? Si Estados Unidos puede montar la mundial, hasta sus insólitas y antidemocráticas leyes antiterroristas, ¿no será por torpeza del atacante? Si en España, la respuesta ante el terrorismo es débil, preocupada por nimiedades formales, como las subvenciones batasunas, ¿no será por la habilidad de los terroristas, que tensan la cuerda hasta el máximo, generando inmenso dolor ciudadano, pero se cuidan en no traspasar el límite de lo que el Estado puede asumir?

Es de suponer que si el terrorismo vive en España treinta años es porque no se ha equivocado, y sí lo han hecho los que deben impedirlo. Por eso, teniendo clara la maldad de Eta, sólo falta esperar su error. Pero, eso sí, tiene que ser muy clamoroso, para que hasta el PNV se dé cuenta.

Terrorismo perpetuo
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón 29 Noviembre 2001

Hay muchas personas que se creen realistas porque en sus decisiones nunca se atienen a los principios que deberían regir sus acciones, sino al cálculo de los resultados favorables que esperan de ellas. A este tipo de personas prácticas pertenecen las que consideran disparatado gastar energías y vidas humanas en discutir o negar el derecho a la Independencia del País Vasco, cuando se tiene la certeza de que sus partidarios no alcanzarían la mayoría en un Referéndum.

Si la causa del terrorismo es el derecho de autodeterminación, ¿por qué no reconocerlo si carece de trascendencia práctica y la situación estatal no cambiaría?

Sería inútil contestar a estas personas de cabeza en tierra y pies en el suelo con elevadas teorías basadas en determinación histórica, libertad moral, derechos políticos, ámbito decisional en la democracia o sentimiento unitario de España.

Todos estos conceptos caen dentro de esos denostado principios abstractos que el pragmático considera especulaciones para intelectuales, y que é1 ignora por sistema, conforme a su visión realista de los asuntos.
A esta gente hay que hablarle en su propio idioma, para hacerle ver con razones prácticas a dónde conduciría realmente su «teoría». Pues el pragmatismo no deja de ser otra teoría sobre la acción humana.

1. Concedido a los vascos el derecho de someter a las urnas la Independencia, ¿dejaría Eta de aterrorizar para decidir en su favor quién hace el censo y quienes tendrían derecho a votar?

2. En la campaña y la celebración del Referéndum, ¿dejaría Eta de condicionar el voto y su recuento por el miedo, mediante atentados por toda España contra las empresas y los medios de comunicación con influencia en País Vasco?

3. Perdida la votación por la causa separatista, ¿se habría resuelto definitivamente la cuestión vasca?; ¿cambiaría de política el PNV?; ¿se disolvería Eta?

Hasta el más optimista de todos los pragmáticos diría que no. Lo previsible sería lo contrario. Tanto el nacionalismo parlamentario como el terrorista, saldrían del plebiscito convencidos de que por fin la Independencia estaba a la vista, y de que la lograrían con otro próximo Referéndum, si intensificaban sus respectivas acciones, que le habían dado un resultado tan esperanzador en el primero. ¿Cuántos plebiscitos negativos tendría que sufrir Eta para abandonar las armas?

4. En la hipótesis de que algún día triunfara el voto de la Independencia, ¿renunciaría Eta a su poder de coacción sobre el Gobierno de la burguesía y abandonaría su ideal revolucionario para integrarse con ella en la vía parlamentaria? ¿Dejaría Eta de atentar contra los que pedirían otro Referéndum para federar al Estado Vasco con el Español, o para revocar la Independencia? ¿Surgiría como respuesta un terrorismo español?

¿Cómo evitar la guerra civil? ¿Sería neutral el Estado español ante los atentados a empresas españolas? ¿Reconocería el Estado Vasco el derecho de autodeterminación para reintegrase en la nación española?
Si el pragmático está a favor del reconocimiento del derecho de autodeterminación porque no admite la posibilidad de que pueda triunfar la independencia, entonces también ha de admitir que la causa del terrorismo será eterna.

Con lo que termina negando el único motivo que le impulsa a reconocer el derecho a la Secesión.
Quiere que desaparezca el terrorismo de Eta y, para conseguirlo, elige el modo más seguro de perpetuarlo.
El desprecio por los principios, que no son más que la esencia de las pragmáticas de humanidad deducidas de la historia, conduce a la absurda contradicción de querer eliminar la causa coyuntural del terrorismo haciéndola perpetua.

El Parlamento Europeo aprueba medidas para perseguir terroristas y entorno
Efe - Bruselas.- La Razón 29 Noviembre 2001

El Pleno del Parlamento Europeo dio hoy un paso más para que los terroristas y el entorno que los protege puedan ser perseguidos en toda la UE, al refrendar las dos propuestas de la Comisión: la orden europea de detención y entrega y la definición común de delito terrorista. Un amplio apoyo de los grupos mayoritarios del hemiciclo ha permitido respaldar dos decisiones, calificadas de «históricas», que constituyen una base política sólida para que no haya impunidad en todo el territorio europeo para los terroristas ni para los que les amparan. En concreto, la orden europea de detención y entrega fue aprobada por 380 votos a favor, 75 en contra y 41 abstenciones, y la definición de terrorismo, por 430 votos a favor, 56 en contra y 15 abstenciones.

La decisión adoptada hoy por la Cámara europea contiene elementos trascendentales en la lucha contra el terrorismo. Por una parte, la denominada «euro-orden» u orden europea de detención y entrega, que supone un instrumento esencial que se pone en manos de la justicia para perseguir a los delincuentes. «A partir de hoy, si existía la libre circulación de delincuentes en Europa, nosotros abrimos la puertas para que haya una libre circulación de la justicia», recalcó a la prensa el portavoz del Partido Popular (PP) en la Eurocámara, Gerardo Galeote. Y por otra parte, se ha elaborado una definición de delito de terrorismo -algo novedoso para 9 de los 15 Estados miembros- que incluye como actos de terrorismo lo que en el País Vasco se llama kale borroka (violencia callejera).

También el Parlamento ha incluido una referencia a las víctimas del terrorismo, de tal forma que se les garantice «una ayuda adecuada» para ellas y sus familias. Además propone a los ministros de Justicia e Interior de los Quince que elaboren una lista, que pueda ser renovada periódicamente, con las organizaciones terroristas y los grupos que les apoyan, de tal forma que sirva de base para que la justicia pueda congelar sus fondos. A pesar de la trascendencia de esta lista, la portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la Cámara, Rosa Díez, consideró que «no es lo más importante» aprobado hoy.

En su opinión, lo trascendental es que hoy el Parlamento ha dado su visto bueno para que se pongan en común las legislaciones de los países miembros, de tal forma que «se sustituya la confianza de los gobiernos por la corresponsabilidad entre los sistemas judiciales», a la hora de actuar contra el terrorismo. Tras la aprobación de estas medidas, algunas de ellas novedosas, el Parlamento pasa ahora el asunto a los ministros de Justicia e Interior de la UE, quienes la próxima semana, en Bruselas, deberán tener en cuenta estas aportaciones para tomar una decisión final sobre las actuaciones conjuntas contra el terrorismo. Si queda algún fleco por resolver, los jefes de Estado o de gobierno deberán solucionarlo en el Consejo de Laeken, que pondrá fin en diciembre a la presidencia belga de la Unión, antes de que España, el 1 de enero de 2001, tome el relevo.

Si algún Estado tiene la tentación de dilatar o bloquear este proceso, los eurodiputados propusieron hoy habilitar la posibilidad de que las medidas antiterroristas se adopten por el método de «cooperación reforzada», para impedir que un solo país pueda bloquear una decisión. De esta forma se pondría en marcha el artículo 40 del Tratado de la Unión, que estipula que puede establecerse una «cooperación reforzada», siempre que «se implique al menos una mayoría de Estados miembros» y que tenga por objeto «permitir a la Unión una evolución más rápida hacia un espacio de libertad, de seguridad y de justicia».

Para la toma de estas decisiones ha sido imprescindible el consenso político que en todo momento han mostrado los representantes en la Eurocámara del PP y del PSOE, pertenecientes además a los grupos europeos mayoritarios. Como coincidieron hoy en destacar tanto Gerardo Galeote como Rosa Díez, «no podíamos imaginar hace un año que se pudiera llegar a estos avances en la lucha antiterrorista», a lo que también ha contribuido, según reconocieron, los atentados del pasado 11 de septiembre en Washington y Nueva York.

Un gendarme, en estado crítico tras ser tiroteado por etarras en Pau
Recibió siete disparos al identificar a los ocupantes de un coche que hablaban en español
Dos agentes se acercaron a identificarles cuando los terroristas discutían e intercambiaban papeles / El agente, Gérard Larruide, en estado crítico / El miembro de la banda Ibón Fernández Iradi, posible autor de los disparos
Dos etarras disparan siete tiros a un gendarme cerca de Pau y consiguen darse a la fuga
CRISTINA FRADE. Corresponsal El Mundo 29 Noviembre 2001

PARIS.- Un gendarme resultó herido de gravedad ayer y permanecía a última hora de la noche de ayer en estado crítico al ser tiroteado por dos presuntos terroristas de ETA en una carretera cercana a la ciudad de Pau, en el País Vasco francés. Gérard Larruide, de 33 años, fue abatido por siete disparos que le alcanzaron a la cabeza y al corazón por dos jóvenes a los que procedía a identificar a las 17.45 horas de ayer en la localidad de Monein, situada a unos 20 kilómetros de Pau.

La Gendarmería trabaja con la hipótesis de que el autor de los disparos contra el gendarme es el presunto etarra Ibon Fernández de Iradi Susper, según informaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

Fernández de Iradi es uno de los presuntos miembros del comando Buruntza de ETA contra los que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decretó el pasado 26 de agosto su detención por la comisión de 18 acciones terroristas, cuatro de ellas asesinatos.

Al cierre de esta edición, la policía francesa había puesto en marcha una operación jaula con controles en todas las carreteras de los departamentos de Pirineos Atlánticos y Altos Pirineos, para intentar capturar a los agresores que huían supuestamente en dirección a Cataluña. La policía halló, a las 22.55 horas, el Renault Twingo amarillo utilizado en la primera parte de su huida por los terroristas en la localidad de Oloron Sainte Marie, en las proximidades de Pau.

Los hechos ocurrieron sobre las 17.45 horas, cuando dos gendarmes observaron que dos jóvenes conversaban junto a dos turismos de marca Renault Clio estacionados en una carretera comarcal.Posteriormente, la policía comprobó que uno de estos vehículos tenía placas de matricula falsas de la región de Las Landas y el otro estaba matriculado en el departamento de los Pirineos Atlánticos.

Los jóvenes se identificaron como estudiantes de la Universidad de Pau y mostraron sus permisos de conducir. Uno de los gendarmes se retiró hasta su vehículo policial para hacer una comprobación y fue entonces, hallándose de espaldas al grupo, cuando oyó los disparos que abatieron a su compañero.

Munición de ETA
El herido, Gérard Larruide, soltero de 33 años, cayó abatido al suelo y fue ingresado anoche en el hospital de Pau en estado muy crítico. Fuentes hospitalarias se mostraron pesimistas sobre la evolución del herido.

Los agresores subieron inmediatamente a uno de los automóviles y emprendieron la huida. Poco después abandonaron el coche en una zanja y continuaron su fuga en un Renault Twingo de color amarillo con matrícula del departamento de Pirineos Atlánticos, después de expulsar del coche a su conductora a punta de pistola.

Los ocho casquillos encontrados en el lugar del suceso pertenecían a munición de nueve milímetros parabellum y de la marcha checa SBP, según las primeras investagaciones policiales. Un tipo de munición que ETA utiliza habitualmente. Los terroristas de esta organización emplearon esta misma munición en el atentado que acabó el pasado viernes con la vida de dos «ertzainas» en Beasain y en el tiroteo que presuntos etarras y gendarmes mantuvieron el pasado día 17 en las cercanías de Pau.

La policía también halló en el interior de uno de los Renault Clio varias placas de matrícula falsa y diversa documentación que está siendo analizada por los servicios de investigación.

Recortes de Prensa   Página Inicial