AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 15 Diciembre  2001
#Miedo a ETA
Carlos Semprún Maura Libertad Digital 15 Diciembre 2001

#La conferencia
MARTIN PRIETO El Mundo  15 Diciembre 2001

#LA OBCECACION DE IBARRETXE
Editorial El Mundo  15 Diciembre 2001

#A vueltas con el patriotismo
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC  15 Diciembre 2001

#Una victoria pírrica
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo  15 Diciembre 2001

#La gran ficción
TONIA ETXARRI El Correo  15 Diciembre 2001

#Gobierno atascado
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo  15 Diciembre 2001

#Batasuna pide dinero a Ibarreche para una escuela en Treviño
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo  15 Diciembre 2001

#El pensamiento Arana / Arzallus
Sabino ARANA La Razón  15 Diciembre 2001

Miedo a ETA
Carlos Semprún Maura Libertad Digital 15 Diciembre 2001

Mientras se sigue matando en Córcega, los funcionarios se manifiestan. Confieso haberme olvidado en mi última “carta” de precisar que también los de Educación Nacional se manifestaron en toda Francia, porque para poder difundir “una enseñanza de calidad”, exigen más vacaciones, más dinero, más pensiones y menos alumnos, o sea, menos trabajo. Se me olvidó sencillamente porque son manifestaciones rituales, como el rosario de la aurora, y lo único que puede destacarse es que fueron pocos, porque ya están metidos en sus labores docentes de regalos y vacaciones de Navidad.

ETA, de pronto, se inquieta, como se puede ver en los papeles, y Jean-Pierre Chevenêment se ha comprado un gran caballo blanco. Se mata en Córcega, pero no a cualquiera, en realidad estamos asistiendo a la liquidación física, sistemática, a lo Al Capone, del grupo ultra-nacionalista “Armata Corsa”, por parte de grupos ultra-nacionalistas rivales, cuya vitrina política es el Otegui Corso, Talamoni, con la complicidad evidente de las autoridades. ¿Cómo extrañarse en estas condiciones de que se haya descubierto un tráfico de armas, cuyo cabecilla, o uno de ellos, es un alto funcionario de la Prefectura de Policía de Ajaccio? Lo extraño es que se haya descubierto el tráfico.

Pues sí, ETA ahora mete miedo. Se ve, se lee. Por primera vez ha disparado y herido a tres gendarmes. Este viernes 14, Le Figaro, intenta tranquilizarse citando a “Gara”, en donde, por lo visto, ETA ha publicado un comunicado, disculpándose: fueron disparos accidentales. Pero cita a la juez antiterrorista, que acaba de jubilarse, desgraciadamente, Irene Stoller, quien no se lo cree: “dispararon fríamente, y para matar”. Aunque no lo lograron. Se declara convencida de que los etarras en Francia, tienen consignas de evitar a toda costa, o a tiro limpio, su detención. Por lo tanto habrá otros “accidentes”. El miércoles pasado Le Monde dedicaba su editorial al “terrorismo vasco”. Después de afirmar tajantemente una mentira: siempre se han opuesto firmemente a ese hediondo terrorismo, cuando basta leer a su corresponsal en España, Marie-Claude Descamps, para percatarse de que no es cierto, arremete contra la prensa española que no valora suficientemente (otra mentira) la acción anti ETA de las autoridades francesas, últimamente reales y positivas, y se ha dicho, y termina arremetiendo contra el Gobierno Aznar, porque no tendría suficientemente en cuenta, la voluntad de autodeterminación de la mitad de los vascos, lo cual, no faltaba más, constituye la causa esencial del terrorismo etarra. El editorialista anónimo, aunque temo conocerle, pero esta es otra historia, como diría Kipling, ha debido telefonear al académico Cebrián, antes de escribir su cagadita. Conclusión, tratándose de ETA, no vale la pena leer Le Monde, si se lee El País.

El problema de Jean-Pierre Chevenêment, es que si bien se ha comprado un caballo blanco, no logra montarlo, porque se cree De Gaulle, cuando es Tartarin de Tarascon. Debo reconocer que en su caso existe algo que los sociólogos podrían calificar de fenómeno: aparece como un candidato muy serio en las próximas presidenciales, y para convencerse, sus hinchas se basan en los sondeos, que le sitúan en el 10 o 12 % de “intención de voto”. O sea, nada, algo menos que la momia Le Pen. En realidad, el éxito muy relativo de Chevenement se debe a que intenta reunir lo peor de la derecha, con lo peor de la izquierda, y eso, gusta, pero a una minoría. Por ahora, daré un solo ejemplo de su “pensamiento”, sacado de un artículo en Le Monde, contra Europa: “¿Cómo se puede tener la audacia de hacer de la Comisión un ejecutivo, cuando sólo habrá, en la Europa ampliada, un comisario francés, frente a veintisiete?”. Europa, sí, pero a condición de que esté sometida a Juana de Arco y Jean-Pierre Chevenêment. O por lo menos, a sus caballos blancos.

La conferencia
MARTIN PRIETO El Mundo  15 Diciembre 2001

El ministro Piqué y la muy amenazada concejala donostiarra María San Gil andan azacaneados con el patriotismo constitucional, que fue el bastón de los alemanes en una patria dividida y abochornada por su inanidad ante el nazismo. Llegan ambos al orgullo de sentirse español, por lo que recibirán chuflas y remoquetes. Acudo en su socorro: durante la tarde electoral de 1982 que dio al PSOE un cheque en blanco, Felipe González antes de irse al madrileño Palace para recoger la carretada de votos, me dijo que iba a devolver a los españoles el orgullo de serlo. Luego nos abochornó a la venezolana, pero esa es otra historia. Quien le tiene melindres al patriotismo constitucional y al orgullo español es López Valdivielso, director general de la Guardia Civil. Paloma Segrelles podía haber avisado del evento porque la falta de enjundia del conferenciante se compensa con un espectacular síndrome de Estocolmo, y lo dicho por el benemérito lo suscribiría Gara, boletín oficial etarra, Gerry Adams, o el marmitako de los pactantes en Estella, o los disfrazados en Elkarri. Que Gara alabe la lucidez del jefe de los pikoletos será un escalofrío para él con tantos de los suyos asesinados por ETA, siendo el guardia de tráfico Pardines el primero de todos, aunque Ernest Lluch sostenía que la primera muerte fue la de una niña volada por una bomba en una estación ferroviaria. La conferencia dada en un Club Siglo XXI más de derechas que el interviniente hubiera desasosegado a los responsables de los gendarmes, o los carabineros, o el FBI, que se hubieran retirado del acto en vez de arroparlo como Rajoy, el impasible.

Comprenderlo todo es no optar por nada, ni siquiera por el bien y la vida de los demás. Los agravios históricos los padecieron todos los españoles, que no han necesitado resarcirse mediante asesinatos y estragos. Se puede entender lo de Túbal o La Mari o un euskera batua que horrorizaría a Resurrección María de Azcue sin dar recurso a agravio alguno a una banda de terror que tiene por buena una independencia que nunca existió. El nacionalismo armado e independentista es una droga dura que hace buena la heroína y de la que muy pocos se desenganchan. ETA no tiene reflexión conmiserativa aunque la voten 150.000 batasunos. Si te van a extirpar un pulmón por nicotínico y el cirujano filosofa sobre las adicciones y el tabaco hay que abandonar corriendo el quirófano.Si el jefe de la Guardia Civil perora sobre los orígenes brumosos del conflicto vasco es que Valdivielso o no sabe quién es, o discrepa de su ministro y su presidente, o desdeña la reacción contra la barbarie. No está en el Foro de Ermua pero se acerca a Elkarri. Se dice que en La Moncloa hay fantasmas que abducen el mejor criterio de los presidentes. Y en el despacho madrileño de Guzmán el Bueno, sede de la Guardia Civil, el despacho del director está poblado por ectoplasmas desde un Roldán a un Valdivielso.

LA OBCECACION DE IBARRETXE
Editorial El Mundo  15 Diciembre 2001

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, se vio obligado ayer a suspender el debate de Presupuestos ante la falta de quórum provocada por la ausencia de los parlamentarios de PP, PSOE y Batasuna. Este fue el último acto de una serie de maniobras parlamentarias e interpretaciones ad hoc del Reglamento de la Cámara con las que Atutxa, aprovechándose de su cargo, ha intentado echar una mano al Gobierno vasco para sacar adelante su proyecto de Ley de Presupuestos sin tener la mayoría parlamentaria necesaria para ello.

Atutxa impuso la votación separada de las enmiendas de devolución presentadas a los Presupuestos, a pesar de que en el Parlamento de Vitoria siempre se habían votado estas iniciativas de forma conjunta. El presidente del Parlamento se justificó alegando que la votación separada tiene como objetivo que PP y PSOE no se aprovechen de los votos de Batasuna. Un argumento intolerable que intenta manchar a dos partidos cuyos dirigentes se juegan la vida denunciando a los violentos y sus acólitos. Y una acusación impresentable de quien es dirigente del PNV, el único partido que ha tenido pactos con los acólitos de la banda terrorista.

Los parlamentarios de PP y PSOE, para hacer frente a esta manipulación del Reglamento, decidieron no acudir al pleno. Se trata de una medida que puede parecer excesiva y radical , pero probablemente la actitud del PNV no ha dejado otra opción a populares y socialistas para poner en evidencia la forma de gobernar de Ibarretxe.

Porque, al margen de las discusiones reglamentistas, éste es el fondo del asunto que está afectando a la gobernabilidad del País Vasco. Crecido por su victoria en las elecciones, Juan José Ibarretxe se comporta como si tuviera mayoría absoluta, cuando la realidad es que preside un Gobierno con minoría en el Parlamento.Le apoyan 36 parlamentarios, dos menos de los necesarios para aprobar los Presupuestos, por lo que carece de sentido que haya enviado un proyecto de ley a la Cámara sin tomarse la molestia de abrir negociaciones para llegar a un pacto que le es imprescindible.

Lo sucedido pone de manifiesto la obcecación de un lehendakari que se considera depositario de la voluntad de la inmensa mayoría de los vascos, a pesar de no contar siquiera con los votos necesarios para sacar adelante los Presupuestos.

A vueltas con el patriotismo
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC  15 Diciembre 2001

El patriotismo, como la veracidad o la higiene, es una de esas realidades sobre las que conviene hablar poco, pues sólo suele tratarse de ellas cuando no marchan bien. Sin recurrir al Diccionario, parece claro que el patriotismo alude al sentimiento de amor a la patria, a la comunidad en la que hemos nacido, con independencia de la estima que nos merezcan su salud, su inteligencia, incluso su moralidad. El patriotismo se revela mejor en la hora del dolor que en la de la plenitud. Vincular el patriotismo a la reacción romántica contra la Ilustración es un torpe anacronismo. ¿Acaso antes del XIX no existió el amor a la patria? Lo que sí es cierto es que el patriotismo no se opone al cosmopolitismo y al universalismo, ni tiene nada que ver con el fanatismo nacionalista. La patria es perspectiva, una ventana abierta al mundo.

Las tesis principales del documento elaborado por el PP sobre «patriotismo constitucional» resultan acertadas: la idea de España como nación plural, la defensa de la Constitución, el rechazo del modelo federal del Estado, la negación del derecho de autodeterminación en la Constitución, la exclusión de todo nacionalismo que antepone la identidad a la libertad, y la adhesión a un patriotismo exigente y crítico. Todo esto, que es lo fundamental del texto, está muy bien. Lo que me inquieta algo es el mantenimiento, incluso en el título, de la expresión «patriotismo constitucional», que puede sugerir principios y consecuencias nocivas, sin duda no deseadas por la mayoría de quienes se adhieren a ella. Una cosa es la histórica contribución de la Constitución al patriotismo, por la vía de la superación del mito de las dos Españas y de la regeneración nacional, y otra identificar a España con su Constitución. Una nación no es un texto legal. La articulación jurídica del Estado no puede constituir el fundamento de la existencia de una nación. La Constitución se fundamenta en la unidad indisoluble de la nación española, y no al revés. La historia de España no es la crónica de un error persistente hasta 1978. Patriotas pudieron ser, y fueron, liberales y conservadores, falangistas y comunistas, demócratas y anarquistas. Torpe sería repudiar el patriotismo porque fuera defendido por Franco. De la guerra civil sólo podía salir un patriotismo hemipléjico, con la derecha o la izquierda paralizadas o ausentes. Éste es el valor de la transición y de la Constitución para el patriotismo: la curación de una larga hemiplejia. Mas no identifiquemos el tratamiento curativo con el organismo sanado.

El ser de una nación no hay que buscarlo tanto en la historia común, en el pasado, glorioso u ominoso, compartido, como en el futuro, en la voluntad de seguir existiendo como comunidad. Nación -Renan, Ortega y tantos otros- es vocación y proyecto, empresa, plebiscito cotidiano. La Constitución rubrica jurídicamente esa voluntad de proyecto común, esa decisión de vivir juntos, mas no la constituye. El adjetivo «constitucional», si, como parece, aspira a calificar la naturaleza esencial del buen patriotismo, puede contribuir a confundir las cosas, y a sugerir una imagen distorsionada y falaz del pasado de España, nacida además de la más absoluta ausencia de sentido histórico, consistente en evaluar el pasado a la medida del presente. Lo que sí es, a mi juicio, verdad es que la abolición de la Constitución, o su reforma sustancial, podrían entrañar la quiebra de esa voluntad mayoritaria de constituir una nación, sólo amenazada por la acción separadora de los nacionalismos disgregadores, patológica parodia de todo sano sentimiento nacional, que posee un proyecto común y que es integrador. El verdadero patriotismo es crítico y aspira siempre a mejorar la realidad nacional. Una España postrada y enferma, o privada de la Constitución, no dejaría de merecer el esfuerzo de perfeccionamiento, y no el abandono y el desdén, de quienes somos, por propia voluntad y no por un implacable destino, españoles.

Una victoria pírrica
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo  15 Diciembre 2001

Dice el refranero español que «ríe mejor quien ríe el último» y más de un miembro de la oposición en el Parlamento vasco de Vitoria estaría riendo a carcajadas en este momento si no fuera porque la situación en aquella martirizada tierra no tiene nada de gracioso.

Para quienes hubieron de soportar el pasado mes de mayo el formidable alarde de arrogancia y prepotencia con que el Partido Nacionalista Vasco celebró su victoria en las urnas sobre unos adversarios constitucionalistas que concurrían a aquellos comicios con las listas electorales diezmadas por los asesinos de ETA, la posición actual del gobierno de Juan José Ibarretxe no debe resultar del todo desagradable.

Y es que los nacionalistas celebraron aquel triunfo como si el electorado les hubiera otorgado una confortable mayoría absoluta con la que administrar cómodamente su programa soberanista de voladura controlada del Estatuto de Guernica, cuando lo cierto era que el veredicto de la ciudadanía no hacía sino ratificar la evidencia de una profunda fractura en la sociedad vasca.

Ahora la realidad sale a la luz en cada votación parlamentaria, por mucho que el presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, siguiendo dócilmente las consignas emanadas del despacho de Xabier Arzalluz en Sabin Etxea, se empeñe en retorcer el reglamento y pisotear la tradición tantas veces invocada cuando conviene a los intereses peneuvistas, en un intento vano de permitir al lehendakari gobernar con un respaldo del que carece.

Al nacionalismo denominado democrático, unificado el 13 de mayo tras los desesperados llamamientos de sus líderes ante la «emergencia nacional» derivada de una posible victoria de los defensores de la Constitución y el Estatuto, le han fallado los cálculos y ahora empieza a sufrir las consecuencias de su «amarga victoria» (que me perdone Pedro J. Ramírez el uso de su copyright).

Pensaron que comprando el apoyo de Izquierda Unida por el modesto precio de una Consejería social acabarían atrayendo también a su órbita al Partido Socialista de Euskadi, tan proclive en el pasado a acudir en apoyo del vencedor, pero se equivocaron.No contaron con las firmes convicciones democráticas de Nicolás Redondo Terreros, ni con su dignidad, ni con el daño irreparable causado a las relaciones entre socialistas y peneuvistas por el despreciable comportamiento de estos últimos ante el asesinato de Fernando Buesa.

Confiaron, erróneamente, en quienes desde Madrid (pero con carnet del PSOE y apellido vasco) les aseguraban, sin poder real para hacer honor a ese compromiso, que los diputados socialistas en Vitoria terminarían por respaldar los presupuesos de Ibarretxe, aunque escenificaran inicialmente su resistencia a votarlos.Dieron por hecho que los naturales enfrentamientos entre PSOE y PP a escala nacional propiciarían una congelación del Pacto contra el Terrorismo y por las Libertades, probablemente precedida o seguida muy de cerca en el tiempo de un distanciamiento en el País Vasco, y una vez más pincharon en hueso. Porque nada de todo eso ha sucedido.

De manera que hoy el PNV se encuentra preso de la trampa en la que él mismo se metió y rehén de una banda terrorista ciega y sorda a la realidad internacional, cuyos portavoces «políticos» exigen el cumplimiento inmediato de las promesas rupturistas formuladas en las conversaciones secretas previas al Pacto de Estella, mientras los pistoleros asesinan ertzainas. La pregunta que todos nos hacemos es: ¿Cuánto tiempo podrá aguantar?

LA NOTICIA
Delincuencia extranjera
Alerta en el Ejecutivo. El Gobierno está muy preocupado por el incremento de la delincuencia protagonizada por ciudadanos extranjeros, en su mayoría inmigrantes ilegales, que se desprende de las últimas estadísticas.

Así, el 57 por ciento de todos los delitos cometidos en la Comunidad Valenciana en el último año lo han sido por extranjeros, la mayoría magrebíes, mientras que el 60 por ciento de los delincuentes menores ingresados en centros de la Comunidad de Madrid (casi el 100 por 100 de ellos si hablamos de delitos con arma blanca) procede del norte de Africa.

LA ANECDOTA
Peores que los talibanes
«El señor de la guerra». La derrota militar de los talibanes no ha mejorado la terrible situación de las mujeres afganas, que alzan la voz para denunciar la barbarie de sus presuntos «libertadores».

Entre la población femenina de Afganistán, por ejemplo, es un secreto a voces que el comandante Abdel Rashid Dustum, señor de la guerra vencedor de la batalla de Mazari Sharif, «se liberó» de su esposa hace unos años por el expeditivo procedimiento de liquidarla físicamente, para casarse sin traba alguna con una niña de 16 años cuya opinión sobre la boda, por supuesto, no fue requerida.

La gran ficción
TONIA ETXARRI El Correo  15 Diciembre 2001

Si la oposición no hubiera forzado la imagen, con su ausencia en el pleno, apenas se hubiera notado la situación tan precaria del Gobierno vasco. Porque, contrariamente a lo que pudiera parecer, el PNV, que ganó las elecciones, gobierna en minoría. Pero el mismo lehendakari de ‘la legislatura del diálogo’, sigue sin buscar apoyos en la oposición y actúa como si fuera mayoritario. Pura ficción. Eso es lo que quiso denunciar la oposición con un gesto tan contundente como el de la inasistencia al pleno: la manipulación del reglamento cada vez que se tambalea la estabilidad del Gobierno. Y es que la norma, aunque ambigua en muchos apartados, dice claramente que lo que se somete a votación es la «devolución o no del proyecto al gobierno» en una única votación. Ya se encargará cada grupo de explicar sus razonamientos.

El Gobierno ha insistido en alertar sobre la coincidencia del PP y PSE con Batasuna al que acusan de ser cómplice de ETA porque es el único argumento posible para evitar que los presupuestos de Ibarretxe sean devueltos gracias a los 39 votos que hubiera arrojado una votación conjunta de la oposición. Por eso Atutxa forzó la interpretación del reglamento imponiendo las votaciones por separado. En el Congreso, hace unos días, se votaron conjuntamente las 9 enmiendas, tan distintas como distantes, de devolución de los presupuestos y a la presidenta Rudí no se le cayó la coleta por eso. Pero cuando se trata de evitar que la ‘mayoría ficticia’ quede al descubierto, parece que vale cualquier argucia.

Resulta curioso, sin embargo, el poder de desestabilización que tiene HB pese a haber perdido la mitad de su representación. Imaz se ‘escandaliza’ de la coincidencia técnica con PP y PSE pero no dice nada cuando Otegi brindó su apoyo a los presupuestos de EITB. Seguimos con el bloqueo parlamentario mientras el Ejecutivo, con 3 escaños menos que la oposición, trata de aprobar sus iniciativas por arte de birlibirloque que maneja Atutxa sin recato.

La oposición no optó por el mejor escenario al ausentarse del pleno. Un gesto que es más propio de HB. Pero cuando falla el fondo quedan las formas y la ‘técnica’ se convierte en el quid del debate inexistente. Se trataba de impedir el quórum. Un gesto que, con toda seguridad, no podrá mantener el martes. Si el Gobierno sigue sin dialogar y se repite tan lamentable situación, la oposición tendrá que votar en contra, por separado y enmienda por enmienda. No se devolverían los presupuestos pero, si no hay cambios, tampoco se aprobarían. Se tendría que recurrir a la prórroga. Si el lehendakari se aplica la inteligencia y humildad de la que habló en la noche electoral, convendrá en que la situación no está para echar cohetes.

Gobierno atascado
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo  15 Diciembre 2001

La artimaña del PNV para forzar el voto separado de los partidos de oposición en la sesión parlamentaria de debate de las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos refleja un talante autoritario del partido mayoritario, pero, sobre todo, retrata con nitidez la posición de debilidad del Ejecutivo nacionalista. No ha pasado un año desde las últimas autonómicas y crece la sensación de que el Gobierno de Ibarretxe está bloqueado: no puede sacar adelante los Presupuestos por falta de apoyos, no es capaz de dialogar con la oposición para romper su aislamiento y tiene atascada la negociación sobre el cupo. Por si no fuera suficiente, el problema terrorista, el principal, sigue vigente con dramática actualidad: asesinatos de un juez vasco y dos ertzainas, violencia callejera rutinaria, extorsiones.

Frente a la añagaza del Gobierno vasco para que no se notara su penuria parlamentaria, la oposición ha reaccionado boicoteando el pleno. Los escaños vacíos del PP, del PSE-PSOE y de Batasuna reflejan que el PNV no ha podido, como pretende con ahínco, atraer a los socialistas, y que, respecto del comienzo de la legislatura anterior, se ha quedado sin el apoyo que le otorgaba Batasuna, cuya pérdida provocó en su día el adelanto electoral.

El desarrollo del episodio, aún inacabado, del trámite parlamentario de los Presupuestos ajusta las percepciones que se produjeron después de los resultados del 13-M. El pleno del Parlamento vasco vacío nos dice que la victoria nacionalista no fue tan holgada como quisieron vender los dirigentes del PNV, y que la derrota de los constitucionalistas lo fue, sobre todo, de la expectativa. La situación de atasco de ahora recuerda a otras semejantes ocurridas antes del 13 de mayo. La escasa diferencia en votos y escaños entre nacionalistas y constitucionalistas demuestra que para gobernar en el País Vasco hace falta otro tipo de política, distinta a la que está llevando el PNV, autoengañado con la impresión de que posee más escaños de los que tiene. El Gobierno sigue estando en minoría y en cuanto se rasca un poco esa minoría aflora, de forma especialmente cruda en este caso, al tratarse de la ley más importante de cada año: los Presupuestos.

En la pasada campaña electoral, algunos nacionalistas que temían angustiados la derrota de su partido hablaron de la necesidad de crear un gobierno transversal, un gobierno que incluyera a los socialistas para dejar a los populares a la intemperie. Después de los resultados electorales del 13 de mayo ninguno de los que lanzaron esta idea ha vuelto a hablar de ella, pero quizá los que la expresaron sinceramente, y no de forma artera, tienen ahora la ocasión de desempolvarla, aunque de manera corregida. El PNV ha tenido con los Presupuestos una ocasión inmejorable de desarrollar de forma consecuente su cacareada disposición al diálogo: diálogo con los socialistas, con los populares, diálogos que le habrían ahorrado el patético espectáculo de ayer. El PNV podía haber hablado con ambos partidos, habría sacado los Presupuestos adelante y se habría desmarcado de Batasuna, pero está reiteradamente claro que éste no es, ni por asomo, su proyecto. Sus dirigentes entienden el diálogo como sinónimo de imposición, de adhesión sin matices. Es un diálogo con embudo: la parte grande para ellos, la pequeña para el interlocutor de turno.

La imagen de otro parlamento, el europeo, con el eurodiputado del PNV desapareciendo de la sesión en la que se votó sobre la euroorden de detención de terroristas y otro tipo de delincuentes en el espacio judicial comunitario, retrata perfectamente esta actitud nacionalista: no se puede votar en contra, porque se vincularía esa decisión con un apoyo al terrorismo; no se puede votar a favor, porque ETA afearía la conducta a los del PNV por irse con el enemigo; solución: desaparecer. Esa desaparición en el foro europeo y el bloqueo en el ámbito vasco reflejan un mismo problema: el PNV no está dispuesto a enfrentarse claramente a ETA, el PNV no está dispuesto al dialogo con los constitucionalistas, el Gobierno del PNV está en minoría. No se ha cubierto ni un año de legislatura y los fantasmas que marcaron el final de la anterior empiezan a aflorar.

Batasuna pide dinero a Ibarreche para una escuela en Treviño
Ep - Bilbao.- La Razón  15 Diciembre 2001

El Parlamento vasco deberá debatir una iniciativa de Batasuna en la que insta al Gobierno a que financie una escuela infantil en el enclave burgalés de Treviño y que la incluya en la red educativa, lo que, según un informe de los servicios jurídicos de la Cámara, es «manifiesta e inequívocamente inconstitucional», aunque agrega que se puede debatir con carácter «simbólico». La proposición no de ley de Batasuna pide que el Departamento de Educación asuma la totalidad de la financiación de la escuela infantil que, a su juicio, «es preciso construir en Treviño» y que la incluya en la red educativa. Además, pide que la Consejería complete todos los ciclos educativos que componen la red educativa de la comarca burgalesa. LA RAZÓN ofrece algunas de las frases más representativas del pensamiento del fundador del PNV, Sabino Arana, pensamiento que comparte con entusiasmo Javier Arzallus.

El pensamiento Arana / Arzallus
LA RAZÓN ofrece algunas de las frases más representativas del pensamiento del fundador del PNV, Sabino Arana, pensamiento que comparte con entusiasmo Javier Arzallus.
Sabino ARANA La Razón  15 Diciembre 2001

«Nosotros odiamos a España con toda nuestra alma, mientras tenga oprimida a nuestra Patria con las cadenas de esta vitanda esclavitud. No hay odio que sea proporcionado a la enorme injusticia que con nosotros ha consumado el hijo del romano. No hay odio con que puedan pagarse los innumerables daños que nos causan los largos años de su dominación.
Los euskerianos nacionalistas aborrecen a España, porque ha pisoteado sus leyes patrias, profanado y demolido su templo y uncido a su Patria el yugo de la esclavitud más infame, y está corrompiéndole la sangre, que es la raza, y va a arrancarle la lengua, que es el Euzkera, y acabará por estrujarle el corazón del sentimiento nacional. Si a esta nación latina la viésemos despedazada por una conflagración intestina o una guerra internacional, nosotros lo celebraríamos con fruición y verdadero júbilo, así como pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas, como agobia y aflije al ánimo del náufrago el no divisar en el horizonte ni costa ni embarcación, el que España prosperara y se engrandeciera».

 

Recortes de Prensa   Página Inicial