AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 19 Diciembre  2001
#Creciente eficacia policial e internacional contra ETA
Impresiones El Mundo 19 Diciembre 2001

#Los árboles y el bosque
Enrique de Diego Libertad Digital 19 Diciembre 2001

#El juez Baltasar Garzón decreta la ilegalización de Gestoras pro Amnistía
AGENCIAS  Madrid El País 19 Diciembre 2001

#El fondo del problema
Editorial El Correo 19 Diciembre 2001

#Las coincidencias peligrosas
JAVIER PRADERA El País 19 Diciembre 2001

#Detenidos siete colaboradores del comando que colocó varios coches bomba este verano
J. M. Z. - San Sebastián / Madrid.- La Razón 19 Diciembre 2001

#Bajar al llano
Editorial El País 19 Diciembre 2001

#Aznar flexibiliza su «patriotismo constitucional» para integrar a los nacionalismos democráticos
C. Morodo - Madrid.- La Razón 19 Diciembre 2001

#No digamos Euzkadi
Cartas al Director ABC 19 Diciembre 2001

#La Generalitat rechazó dos veces la ayuda del Ejército durante el temporal
BARCELONA. María Jesús Cañizares ABC 19 Diciembre 2001

#El gasto de la Xunta en altos cargos creció un 38% desde la llegada de Fraga
SERAFÍN LORENZO (SANTIAGO) La Voz 19 Diciembre 2001

Creciente eficacia policial e internacional contra ETA
Impresiones El Mundo 19 Diciembre 2001

Siete colaboradores del comando de ETA que este verano hizo explotar varios coches bomba en los aeropuertos de Málaga y Barajas y en las inmediaciones de un hotel de Salou fueron detenidos ayer por la policía en varias localidades guipuzcoanas. Aunque los tres miembros de este comando itinerante han logrado huir seguramente porque ya se sentían cercados por las Fuerzas de Seguridad , durante la operación se han incautado 50 kilos de dinamita y numeroso material para fabricar explosivos. Como expresión palmaria de la endogamia en la que crecen los aprendices de terroristas que posteriormente engrosan las filas de la banda, hay que subrayar que tres de los arrestados son hermanos de uno de los miembros del comando que consiguió escapar. Tras estas últimas detenciones, hay que felicitarse por la creciente eficacia de los diversos cuerpos policiales que, en lo que va de año, han logrado poner a disposición de la Justicia a 146 presuntos etarras. A pesar de que en la lucha antiterrorista no conviene nunca mostrarse triunfalista, porque la banda seguirá cometiendo atentados, es evidente que la estructura de ETA está siendo golpeada con dureza y en diversos flancos. No sólo con la desarticulación de sus comandos en España a los que la policía cada vez da menos respiro para que se reorganicen sino también en suelo francés donde han tenido su tradicional refugio. Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, está ya en una cárcel española tras haber sido el primer dirigente de ETA extraditado temporalmente por el Gobierno francés para responder de sus crímenes ante la Audiencia Nacional. Próximamente, correrá la misma suerte Juan Carlos Iglesias Chouza, Gadafi, otro histórico jefe etarra. Este salto cualitativo en la colaboración francesa, así como la ayuda comprometida de Estados Unidos y la puesta en marcha de la euroorden, incrementarán en un futuro inmediato la eficacia de las Fuerzas de Seguridad.

Los árboles y el bosque
Enrique de Diego Libertad Digital 19 Diciembre 2001

Es una historia conocida: se ilegaliza a una de las ramas de Batasuna bajo la acusación de que depende orgánicamente de ETA. De inmediato, los ilegalizados acuden a artimañas leguleyas y cambian de nombre. Vale aquello de los mismos perros con distintos collares. Este tipo de medidas, desde luego, encrespan y distraen a los proetarras, algunos de los cuales dan con sus huesos en la cárcel y los otros, en vez de andar tirando cócteles molotov, tienen que dedicar su tiempo a presentar papeles. Vale también lo del perro y el gato. La historia tiene precedentes como los de Jarrai. A la postre, parece una persecución nominalista, en la que se ilegaliza una marca pero no lo que representa.

Los árboles ilegalizados no dejan ver el bosque, que es Batasuna. Los mismos argumentos que llevan a proscribir Gestoras pro Amnistía valen aumentados para Batasuna como tal. Entonces, ¿por qué no se hace? Por prudencia y oportunismo político. Pero tras décadas de experiencia, la idea subyacente de que la participación en las instituciones democráticas de una parte de los terroristas conllevaría el abandono de la violencia ha resultado un notorio fracaso. Los concejales de Batasuna se travisten de Jekyll y atacan al hombre con coches-bomba y nueve milímetros parabellum. La idea de que la violencia puede ser defendida en los Parlamentos es notoriamente antidemocrática, porque la democracia es el sistema que erradica la violencia, en la que ésta no puede ejercitarse para promover la alternancia en el poder. Bien están estas distracciones, pero donde se esconden los etarras es en el bosque batasuno.

El juez Baltasar Garzón decreta la ilegalización de Gestoras pro Amnistía
El magistrado afirma que la organización comparte los fines de ETA y es parte de su entramado
AGENCIAS  Madrid El País 19 Diciembre 2001

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha declarado "la ilicitud de las actividades desarrolladas por Gestoras pro Amnistía como parte integrante de la organización ETA-KAS-EKIN", según ha adelantado CNN+. En un auto de 54 páginas notificado hoy, el juez afirma que Gestoras comparte los intereses de ETA y es una parte de su entramado.

Entre los objetivos que ETA y Gestoras comparte, se encuentran el de "subvertir el orden constitucional". Además, Garzón asegura que Gestoras señala objetivos para que los "comandos" de ETA asesinen.

La resolución pide que sea puesta en conocimiento de los organismos competentes del País Vasco y Navarra para que tomen las medidas que consideren oportunas respecto a la organización. Con esta decisión, Garzón ha dejado vía libre para que pueda ser incluida en la lista de grupos terroristas que elaborará la Unión Europea.

Sin embargo, Gestoras dejó de existir el pasado 16 de diciembre, cuando este organismo que desempeña su labor de asistencia a los presos de ETA en el País Vasco y Navarra, y Koordinaketa, operativo paralelo en Francia, se fusionaron en Askatasuna (libertad), una organización transfronteriza que, según sus promotores, nace con la vocación de encontrar "una salida dialogada, política y justa al conflicto político que sufre Euskal Herria".

El pasado 30 de octubre, en el curso de la Operación Udazken Garzón ordenó la detención de su cúpula, una redada de la que logró escapar a Francia su portavoz, Juan María Olano. Tras varias comparecencias públicas en el país vecino sin que la policía francesa le detuviera, el pasado 3 de diciembre los gendarmes galos arrestaron en Bayona a Olano, a quien el magistrado acusa de pertenencia a banda armada.

División de opiniones respecto al auto
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ya ha expresado su satisfacción por el auto del juez y ha señalado que "era un secreto a voces que son parte de ETA".

El gerente de la AVT, Juan Antonio Corredor, ha señalado que hay pruebas de que Gestoras Pro Amnistía, como otras organizaciones, "no forman parte del 'entorno' de ETA, sino que son parte de ETA".

Para el secretario general del PP, Javier Arenas, son "positivas" todas las actuaciones que realiza la justicia, al amparo del Estado de Derecho, para combatir, no sólo a ETA, sino también a sus "organizaciones afines".

"Habrá que estudiar el auto en profundidad", ha añadido para subrayar que opina que "todas las actuaciones que Garzón está llevando a cabo al amparo del Estado de Derecho son positivas, porque es un error pensar que el terrorismo sólo se combate con la policía. Hay una parte extraordinariamente importante, que es la acción de la justicia".

En cambio, el coordinador de IU-EB en Guipúzcoa, Antton Karrera, no cree que la decisión de ilegalizar a Gestoras pro Amnistía vaya a contribuir a resolver el problema de la violencia en el País Vasco, sino que, en su opinión, puede generar "mayor crispación". En este sentido, la corriente Aralar, excindida de HB, ha indicado que la medida "no contribuirá a la búsqueda de una solución pacífica para el conflicto de Euska Herria".

El fondo del problema
Editorial El Correo 19 Diciembre 2001

La prolongación de la crisis institucional que padece Euskadi corre el riesgo de causar un daño irreparable a la convivencia política precisamente cuando, tras la apertura de esta séptima legislatura, existían indicios razonables de que las relaciones entre las instituciones y entre las fuerzas democráticas podían discurrir por cauces de mayor normalidad a pesar de las profundas discrepancias. Aunque tardía, la convocatoria por parte del lehendakari de una ronda de conversaciones con los grupos parlamentarios para mañana puede servir para bajar de nivel la tensión. Pero siempre y cuando dicha iniciativa no pretenda ocultar, tras la forzada apariencia del diálogo, la ausencia de una voluntad de entendimiento real.

Una vez que las discrepancias han llegado hasta el extremo de que la oposición se haya negado por tercera vez a secundar con su presencia el trámite de la Ley de Presupuestos según el criterio que decidió aplicar el presidente del Parlamento a petición de los grupos que apoyan al Gobierno, parece necesario que las formaciones democráticas vayan hasta el fondo del problema para tratar de resolverlo. Es ahí donde se pondrá a prueba el liderazgo que corresponde ejercer al lehendakari. Porque, por encima de cualquier otra consideración, el mero hecho de que el Gobierno actual no cuente con una mayoría absoluta que permita garantizar la gobernabilidad constituye el primer problema que ha de afrontar el diálogo entre el lehendakari, los partidos que lo respaldan y la oposición. Pero si el propósito del Gobierno es aplicar un calendario inmutable con el que, bajo el argumento de «respetar los postulados políticos de cada cual», se pretende transferir a la oposición la responsabilidad de la gobernabilidad, parece evidente que los episodios de desencuentro se perpetuarán a lo largo de la legislatura.

Las coincidencias peligrosas
JAVIER PRADERA El País 19 Diciembre 2001

Por segunda vez en cinco días el Parlamento de Vitoria no pudo aprobar los Presupuestos del año 2002 (en torno al billón de pesetas) a causa de la intencionada ausencia de los diputados del PP (19), PSOE (13) y Batasuna (7) convocados al pleno. Ese doble boicot ha sido la impropia respuesta de populares y socialistas a otra decisión -igualmente inadecuada- del presidente del Parlamento: Juan María Atutxa, militante del PNV y ex consejero de Interior, invocó el artículo 113 del Reglamento de la Cámara, que le faculta para 'ordenar los debates y votaciones', a fin de impedir la votación conjunta de las enmiendas a la totalidad presentadas por los tres grupos de la oposición.

De aplicarse -como se venía haciendo desde hace quince años- el procedimiento regulado por los artículos 106 y 107 del Reglamento, las enmiendas serían votadas a la vez y las cuentas autonómicas quedarían rechazadas: la coalición negativa de los 39 escaños de PP, PSOE y Batasuna derrotaría a los 36 diputados del PNV (26), EA (7) e IU (3). Con el fin de evitarlo, Atutxa saltó por encima de la letra del Reglamento y decretó la votación por separado de las tres enmiendas a la totalidad: esa fórmula obligaría a populares y socialistas a dar su respaldo positivo a la moción de Batasuna, o a los nacionalistas radicales a parasitar las enmiendas del PP y el PSOE, si quisieran devolver los Presupuestos. PNV y EA ya retorcieron las normas procesales en su provecho al formar dos grupos parlamentarios independientes, después de concurrir a las urnas como coalición electoral, y al barrer descaradamente para casa en la composición y el reparto de presidencias de las comisiones.

Con el objetivo de contrarrestar esa maniobra reglamentaria, los defraudados grupos de la oposición echaron mano de otra estratagema de procedimiento: la retirada del pleno de sus diputados a fin de boicotear el quórum requerido para su celebración. Esa jugarreta de represalia sirvió para recordar que la coalición PNV/EA derrotó el 13-M -por un escaño y 25.000 votos- a la virtual coalición gubernamental formada por populares y socialistas pero no dispone -ni siquiera con los votos de IU- de la mayoría absoluta. Sin embargo, PP y PSOE no pueden eludir un problema político de gran calado: saber si su convergencia con Batasuna para formar coaliciones negativas capaces de tumbar los proyectos de ley del Gobierno de Ibarretxe en la Cámara posee legitimidad democrática además de ser aritméticamente posible.

¿Cuáles deben ser las normas de conducta de todas las fuerzas democráticas en sus relaciones parlamentarias con los partidos anti-sistema, que concurren a las elecciones con el propósito de no volver a convocarlas si las ganan y que utilizan las instituciones representativas y del Estado de Derecho para destruirlas desde dentro? Las suicidas ayudas prestadas por otras fuerzas políticas a los fascistas en Italia y a los nazis en Alemania en su conquista del poder mostraron las consecuencias de ese cínico doble juego: el trato dado por la derecha democrática francesa al Frente Nacional de Le Pen aprovechó esa experiencia.

Populares y socialistas vascos criticaron dura y justificadamente en la anterior legislatura el acuerdo secreto del PNV y EA con ETA durante el verano de 1998, el pacto público de Lizarra con el brazo político de la organización terrorista y la investidura del lehendakari Ibarretxe con los votos de Batasuna; los acuerdos municipales y provinciales de toda la familia nacionalista continúan siendo hoy objeto de su censura. Ciertamente, el reciente entendimiento positivo de nacionalistas moderados y radicales sobre ETB es mas criticable que cualquier coalición negativa del PP y del PSOE con Batasuna; sin embargo, la única manera de aislar a este partido antisistema sería evitar cualquier convergencia parlamentaria y adoptar la convención de restar de los 75 escaños de la Cámara los 7 diputados de Batasuna para fijar un listón ideal de 68 escaños como punto de referencia. La abstención del PP y del PSOE, aunque favoreciera al Gobierno de Ibarretxe, sería aconsejable siempre que existiera el peligro de una coincidencia con el brazo político de ETA en las votaciones.

Detenidos siete colaboradores del comando que colocó varios coches bomba este verano
Atentó contra el aeropuerto de Madrid y el hotel de Salou donde murió un mosso d Esquadra
La Policía Nacional detuvo en la madrugada de ayer a siete presuntos colaboradores de un «comando legal» de Eta en las localidades Guipuzcoanas de Zumarraga y Urrechu. Este «comando» podría ser el responsable de los atentados de este verano en los aeropuertos de Madrid y Málaga, así como el perpetrado contra un hotel de Salou. Ismael Berasategui, Ainhoa Barbarin y Xavier Zabalo Beitia, los tres integrantes del «comando», lograron huir. Entre los detenidos figuran tres de los hermanos de Zabalo Beitia y una miembro de Askatasuna, antigua Gestoras pro Amnistía.
J. M. Z. - San Sebastián / Madrid.- La Razón 19 Diciembre 2001

Expertos en la lucha antiterrorista creen que los tres integrantes del «comando», que actuaba, a la vez, de «robacoches» e «itinerante», y que había colocado los coches bomba del pasado verano, huyó como consecuencia de los incidentes que miembros de la banda protagonizaron con agentes de la Gendarmería y las detenciones que se han producido con posterioridad.

Los pistoleros, según las fuentes consultadas por LA RAZÓN, debieron pensar que las Fuerzas de Seguridad galas habían obtenido datos que podían conducir a su detención. De hecho, este «comando», que, tal y como adelantó este periódico, montaba los coches bomba en el interior de España, recibía las instrucciones de Francia de los objetivos contra los que tenían que atentar y, a continuación, transportaba las bombas, con ayuda de vehículos que hacían de «lanzadera», para que avisaran de la posible presencia de controles policiales.

La Policía se ha incautado de 50 kilos de explosivos, tres pistolas y componentes para la fabricación e coches bomba. Los tres supuestos integrantes de este grupo se habían dado a la fuga, aunque la Policía ha detenido a siete personas, sospechosas de estar implicadas en actividades de apoyo al «comando», según una nota del Ministerio del Interior.

Las detenciones se practicaron en las localidades guipuzcoanas de Zumárraga y Urrechu, donde residían los huidos que han sido identificados como Ismael Berasategui Escudero, de 32 años; Jabier Zavalo Beitia, de 28, y Ainhoa Barbarin Yurrebaso, de 30. La operación, según Interior, es el resultado de las investigaciones realizadas por la Policía Nacional en los últimos meses tras la pista de los autores de los tres atentados citados. Las tres acciones terroristas tenían en común que habían sido cometidas utilizando como coches bomba vehículos robados unos días antes en el País Vasco. Uno de los turismos había sido sustraído en Cestona; otro, en Ondárroa, y el tercero en Guernica, informa Vasco Press. Estas circunstancias diferenciaban los atentados de Salou, Málaga y Barajas de otras acciones terroristas y hacían suponer a la Policía que era el mismo grupo el que los había cometido.

Las investigaciones se centraron en Guipúzcoa, donde los agentes recibieron la información de que tres vecinos de Zumárraga y Urrechu habían abandonado sus respectivos domicilios y habían cerrado un negocio que regentaban en esta última localidad.

Las sospechas de que pudieran tratarse de miembros de Eta llevaron a solicitar al Juzgado Central de Instrucción número 4, de la Audiencia Nacional, autorización para llevar a cabo registros en seis domicilios y una lonja, así como para detener a varias personas sospechosas de estar relacionadas con las actividades de los huidos. De esta forma, los agentes detuvieron a siete personas. Los arrestados son Dorleta, Idoia y Luis Angel Zavalo, hermanos de uno de los huidos; Igor Urrestarazu Múgica; Joseba Segurola Beobide; Miren Josune Beguiristain, y Asier Aldana Zufiaur.

En una vivienda situada en el número 48 de la calle Iparraguirre, de Urrechu, en la que residía Ismael Berasategui, considerado el presunto responsable del «comando», la Policía encontró 50 kilos de dinamita, tres pistolas, cien cartuchos, temporizadores, detonadores, cordón detonante, diversos efectos para la confección de artefactos, manuales de instrucción, teléfonos móviles, matrículas de diversas provincias españolas, otras placas sin troquelar y planos de diversas localidades españolas y francesas. Según Interior, los huidos constituían un comando «legal» itinerante que se había desplazado a la localidad tarraconense de Salou, así como a Málaga y Barajas para cometer sendos atentados con coche bomba durante el pasado verano. Entre los efectos intervenidos hay también fundas de dinamita vacías, lo que confirma que el explosivo ha sido ya empleado. En los tres atentados que se imputan a este «comando» se utilizaron más de 150 kilos de explosivo en conjunto. Sesenta de esos kilos pudieron ser recuperados por la policía al desactivar el coche bomba de Málaga.

Bajar al llano
Editorial El País 19 Diciembre 2001

No es posible mantener indefinidamente abierta la grave crisis que tiene paralizadas a las instituciones vascas: un Gobierno sin presupuesto y un Parlamento impotente a causa del boicoteo de la oposición. Es la hora de la responsabilidad para todos.

El lehendakari pudo haber propiciado, antes de las elecciones, un acuerdo por el que los partidos democráticos se comprometieran a dejar gobernar a las formaciones que obtuvieran más escaños, prescindiendo de los de Batasuna: un compromiso de no contar con esa fuerza antisistema ni para formar Gobierno ni para impedir que otros lo formasen. Eso habría sido lo mejor, pero ya no tiene remedio. No lo es intentar solucionar la falta de mayoría mediante una cacicada con la que Atutxa ha violentado el reglamento de la Cámara, arrogándose facultades para variar sobre la marcha las reglas de juego. Pero tampoco puede serlo bboicotear de manera continuada el Parlamento, como vienen haciendo populares y socialistas.

Ibarretxe carece de mayoría, y ello le obliga a buscar apoyos para sacar adelante sus presupuestos; es la regla en una democracia parlamentaria. Pero el boicoteo que han decidido PP y PSOE sólo tiene efecto si coincide con el de Batasuna, y ésa no es una minucia que puedan ignorar precisamente quienes han convertido en una bandera el aislamiento político del entorno de ETA. Si las elecciones del 13-M hubieran otorgado una mayoría relativa al PP y al PSOE, habría parecido impresentable cualquier coincidencia de los nacionalistas con Batasuna para impedirles gobernar. La última sorpresa que ha deparado la anomalía política de Euskadi es el impensable maridaje que se está produciendo entre PP, PSOE y Batasuna.

Se comprende la irritación que despierta un cambio de las reglas de juego parlamentarias. Sin embargo, populares y socialistas no pueden responder con la misma medida que Batasuna. El boicoteo contribuye a desacreditar las instituciones que ETA y Batasuna quieren liquidar y, para cerrar el círculo de los despropósitos, la consecuencia última puede ser una segunda prórroga de los presupuestos del 2000, precisamente los únicos que contaron con el apoyo de HB. Por todo ello, y antes de llegar a lo peor, debe intentarse un acuerdo de todas las fuerzas democráticas para hacer lo que no se hizo antes: un compromiso que permita gobernar a quien tenga más votos, sin tomar en consideración los de Batasuna.

Aznar flexibiliza su «patriotismo constitucional» para integrar a los nacionalismos democráticos
El PP propugnará en su Congreso la reforma de la Administración y un «replanteamiento» de las penas para ciertos delitos Cerrará la presencia de las comunidades en la Unión Europea
El PP quiere que su XIV Congreso Nacional sirva para abrir grandes debates en la sociedad impedidos, hasta ahora, por razones históricas. El primero de ellos, girará sobre un concepto de «patriotismo constitucional» que el propio José María Aznar se ha encargado de moderar con el fin de que esté abierto incluso a los nacionalistas, siempre que sean respetuosos con la democracia. Otro eje fundamental de dicho cónclave será la definición de un nuevo modelo de Estado, reforzado, garante de la solidaridad, y en el que se dé por culminado el desarrollo del Estado autonómico.
C. Morodo - Madrid.- La Razón 19 Diciembre 2001

En una primera reunión con Aznar, a principios de noviembre, se fijaron las grandes orientaciones de las ponencias que los populares debatirán en su congreso de enero: defensa del marco constitucional, profundización en las políticas económicas y sociales, apuesta por las reformas estructurales y dar por culminado el desarrollo del Estado autonómico. Sobre esta base se ha construido un armazón ideológico que se pretende sea base del proyecto del partido para la próxima década, e inspirador del programa electoral de 2004. El principal asunto será el documento sobre el «patriotismo constitucional», que el propio jefe del Ejecutivo se ha cuidado de moderar a fin de que quede abierto a todas las opciones ideológicas, incluidos los nacionalismos democráticos.

En la ponencia, el PP entiende ese concepto como el vínculo democrático entre españoles, que forman una nación cívica y plural, con una identidad no étnica, sino política. Reivindica también la idea de España «sin complejos». La suavización del «patriotismo» se materializa, por ejemplo, en la continua referencia a los Estatutos de Autonomía, llegando a considerarse al vasco y al catalán como pioneros y fundamento importante de ese sentimiento. El PP incluye duras críticas contra los nacionalismos excluyentes, rechaza el derecho de autodeterminación y el «federalismo asimétrico» del PSOE. Reivindica la utilidad del «patriotismo constitucional» en la lucha contra el terrorismo, afirmando que el pacto anti-Eta es una de sus mejores expresiones. El armamento teórico de este texto conecta con el nuevo modelo de Estado que se propugna en el texto sobre «El Estado en el siglo XXI», en el que el PP se atribuye el mérito de haber impulsado una descentralización sin precedentes en los últimos cinco años.

El PP da por terminado el desarrollo del Estado autonómico y reivindica ahora el «pacto local» en materias tales como consumo, deportes, políticas activas de empleo, juventud, medio ambiente, protección civil o servicios sociales. También se compromete a impulsar una profunda reforma de la Administración pública, a potenciar el papel del Senado, sin reformas constitucionales, y a reforzar el papel de las comunidades en materias europeas, pero dejando claro que la facultad de representación exterior sólo corresponde al Gobierno.

En Justicia, apuesta por una amplia reforma del sistema actual. En concreto, aboga por «un replanteamiento» de las penas que han de establecerse para aquellos delitos «que producen más daños a las personas y amenazan más la convivencia».

En materia económica, el proyecto que defenderá el PP estará asentado en el siguiente decálogo: favorecer las condiciones económicas para que las empresas inviertan, aprovechar las ventajas del euro, cumplir la estabilidad presupuestaria, profundizar en las reformas estructurales, profundizar en las políticas activas de empleo, propiciar la conciliación de la vida familiar y el empleo, mejorar la educación, extender las nuevas tecnologías, integrar a la inmigración legal e impulsar un crecimiento económico que no comprometa a las futuras generaciones.

No digamos Euzkadi
Cartas al Director ABC 19 Diciembre 2001

Tengo que discrepar del sentido separatista que Pedro Berlinches da a la expresión «País Vasco». Hay varias maneras de llamar a la región vasca: Vasconia, Vascongadas, Euskalerría, País Vasco y Euzkadi. País Vasco es un galicismo sin más. Vasconia, Vascongadas y Euskalerría, en español y vascuence, significan las tres provincias, y Euzkadi es una palabra que inventó Sabino Arana para llamar así a un país compuesto por las tres provincias, Navarra y las tres provincias vascofrancesas. También ideó la «ikurriña» para el Partido Nacionalista de Vizcaya, es decir, los vizcaitarras.

A los que somos vascos y no nacionalistas, nos indigna que a nuestra tierra le llamen Euzkadi, y que nuestra bandera sea la «ikurriña». José María de Velasco y Zuazola. Jaén.

La Generalitat rechazó dos veces la ayuda del Ejército durante el temporal
BARCELONA. María Jesús Cañizares ABC 19 Diciembre 2001

La Generalitat rechazó dos veces la ayuda del Ejército durante el fuerte temporal registrado el pasado fin de semana en Cataluña y que ha colocado a esta comunidad al borde del caos, según informaron a ABC fuentes gubernamentales. El primer ofrecimiento se realizó el viernes por la tarde, a través de la Delegación del Gobierno en Cataluña, pero el ejecutivo nacionalista no consideró necesaria la intervención del Ministerio de Defensa.

Ante el cariz que tomaba la situación, la Delegación volvió a insistir el sábado por la mañana y, según las mismas fuentes, la Generalitat volvió a rechazar el ofrecimiento de colaboración. Finalmente, el ejecutivo de Jordi Pujol aceptó «in extremis» la ayuda del Ejército durante una reunión mantenida entre técnicos de Protección Civil del Gobierno y de la Generalitat en la que los primeros pusieron de manifiesto la necesidad de recurrir a vehículos pesados para acceder a las carreteras cortadas por la nieve.

Finalmente, cuatro transportes Oruga Acorazados y personal especialmente capacitado para el movimiento en firmes deslizantes se desplazaron a las vías bloqueadas, como por ejemplo el túnel del Bruc, en la N-II, donde ayudaron a remolcar a los vehículos que habían quedado atravesados. Asimismo, una veintena de militares pertenecientes a la Brigada de Infantería Urgell IV participaron también en la denominada «Operación Tormenta Blanca» dotados con cuatro camiones, material, mantas y raciones de previsión para asistencia y evacuación de personal civil. El grueso de la intervención se tuvo que realizar el domingo ya que los refuerzos militares llegaron a los puntos más conflictivos el sábado por la noche, por lo que la falta de luz obstaculizó las tareas.

PUJOL DARÁ EXPLICACIONES
El consejero de Interior, Xavier Pomés, precisó que «en las conversaciones que se mantuvieron el viernes, se habló de la posibilidad de que el Ejército actuara, pero se decidió esperar a ver cómo respondían nuestras propias máquinas esa noche». Añadió que la comunicación entre Interior y la delegada del Gobierno, Julia García Valdecasas, «fue constante».

La supuesta descoordinación existente frente a los estragos del temporal ha suscitado fuertes críticas por parte de la ciudadanía y de los grupos políticos. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que hoy deberá dar explicaciones al respecto en el Parlamento catalán, ha admitido que se cometieron «errores» porque se produjo una situación que «desbordó» al ejecutivo.

La oposición ha coincidido en hablar de falta de previsión ante una ola de frío anunciada desde una semana antes y ha pedido la comparecencia de los consejeros de Industria y de Gobernación, Antoni Subirà y Xavier Pomés, respectivamente. El primero culpa a las compañías eléctricas de los apagones que todavía ayer sufrían algunas poblaciones, mientras que el segundo llegó a culpar a los conductores del bloqueo en las carreteras, ya que, según dijo, muchos de ellos desobedecieron las recomendaciones de no circular por carretera mientras se mantuviera la situación de crisis. El «conseller en cap», Artur Mas, calificó de «oportunistas» las críticas de la oposición, aunque reconoció que el gobierno catalán estudiará si los efectivos de que se disponen ante emergencias de este tipo son suficientes.

El gasto de la Xunta en altos cargos creció un 38% desde la llegada de Fraga
El Ejecutivo autonómico ha triplicado sus presupuestos generales en los últimos doce años
El Gobierno gallego ha incrementado en un 38,5% el gasto en retribuciones de altos cargos desde la llegada de Fraga a la presidencia en 1989. Este aumento está motivado por los sucesivos reajustes aplicados en el organigrama de la Xunta, que ha pasado de 64 altos cargos en el primer Gabinete de Fraga a 89 en el Ejecutivo que el lunes tomó posesión. En ese mismo período de tiempo, el Gobierno ha triplicado su presupuesto. El Consello de la Xunta aprobó ayer los decretos con los nombramientos de 33 altos cargos.
SERAFÍN LORENZO (SANTIAGO) La Voz 19 Diciembre 2001

La incorporación de nuevas consellerías en la Xunta y la consiguiente diversificación del entramado de secretarías y direcciones generales ha elevado en 207 millones de pesetas (1.244 euros) el gasto en altos cargos desde la llegada de Fraga a la Xunta.

El de Vilalba estructuró su primer Gobierno en once consellerías y 64 altos cargos. En este cuarto mandato, el Ejecutivo tendrá catorce carteras y 89 altos cargos. Si se toman como referencia las retribuciones consignadas en los Orzamentos del 2001, el capítulo de gasto para altos cargos pasa de 537,6 millones de pesetas (3.231 euros) en el primer mandato a 745 millones de pesetas (4.477 euros) en el cuarto. El gasto en este concepto se ha incrementado, por tanto, un 38,5%.

Con todo, este aumento resulta menos significativo que la evolución experimentada en los Orzamentos de la Xunta. Desde que Manuel Fraga accedió a la presidencia, las cuentas del Gobierno gallego se han triplicado. El Ejecutivo disponía en 1990 de un presupuesto inicial consolidado de 354.000 millones de pesetas (2.127 millones de euros). En el 2001, supera en 124.000 millones el billón de pesetas (6.758 millones de euros).
En la rueda de prensa que siguió a la primera reunión ordinaria del nuevo Consello de la Xunta, Fraga eludió valorar si la limitación de las competencias de Xosé Cuiña sobre puertos y aguas implican un recorte de su poder, en favor de Enrique López Veiga y Carlos del Álamo...

Recortes de Prensa   Página Inicial