AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 20 Diciembre  2001
#Utilidad de Eta
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón  20 Diciembre 2001

#GESTORAS, UNA MASCARA DE ETA
Editorial El Mundo 20 Diciembre 2001

#Gestoras pro ETA
Editorial ABC  20 Diciembre 2001

#Víctimas del terrorismo y de la cicatería
Impresiones El Mundo  20 Diciembre 2001

#Gestoras ilegales
Editorial El País  20 Diciembre 2001

#El uso de las víctimas
La Pértiga ABC  20 Diciembre 2001

#Puente con el PNV
Breverías ABC  20 Diciembre 2001

#«Patriotas adosados»
Jaime CAMPMANY ABC  20 Diciembre 2001
#«Contra la intolerancia y contra el terrorismo hay que ser intolerantes»
MADRID. Antonio Astorga ABC

#Garzón ilegaliza a las Gestoras pro Amnistía porque «son parte de ETA»
AGUSTIN YANEL El Mundo

#Bruselas declara ilegales las "vacaciones fiscales" vascas del periodo 1993-1995
EP. Libertad Digital  20 Diciembre 2001

#Rajoy confirma que el coche abandonado con 169 millones y armas pertenece a ETA
BILBAO EL CORREO  20 Diciembre 2001

Utilidad de Eta
Antonio GARCÍA TREVIJANO La Razón  20 Diciembre 2001

El fenómeno del terrorismo separatista no puede ser visto de la misma manera, ni sentido con el mismo horror, por todos los que lo condenan en su corazón o de palabra. La utilidad política del crimen, aunque sea indirecta o no buscada, merma o anestesia la sensibilidad de las personas más cercanas a la concepción del mundo donde se engendra. Y los sectores nacionalistas, incluido el español, no son ajenos por completo a los sentimientos cuya radicalización lleva al terrorismo.

La mera existencia de Eta ha determinado la flaqueza de la Transición ante los nacionalismos gobernantes, llegando a servir de coartada implícita, cuando no de pretexto expreso, a la noción represiva del orden público y de la libertad de pensamiento sobre conceptos tan básicos, por ser prepolíticos, como los de patria y nación.

Los gobiernos vasco y catalán han conseguido carácter y concesiones competenciales que hubieran sido, y siguen siendo, inimaginables sin temor a la extensión del terrorismo en todos los escenarios nacionalistas.
Los Gobiernos de la Transición se han legitimado en la represión legal antiterrorista para abortar los movimientos involucionistas de la extrema derecha (23 F) o copiar sus ilegales métodos (GAL). Los nacionalismos gobernantes y los Gobiernos del Estado resultan objetivamente beneficiados por Eta, en tanto que factor justificante y estabilizador del consenso oligárquico que sostiene el sistema autonómico.
Basta imaginar una situación sin terrorismo para evidenciar que ni Arzallus, ni Pujol, ni Suárez, ni Felipe González, ni Aznar serían lo que han sido, ni habrían podido gobernar de modo tan expeditivo. El concurso de méritos que hace durar a Eta no le corresponde a ella sola.

Del mismo modo que Franco prolongó la dictadura haciendo del comunismo la alternativa a su Régimen, lo cual exigía providenciarlo en todas las manifestaciones de la oposición democrática, dándole así un prestigio carismático, la actual oligarquía de partidos estatales y autonómicos se basa en la conveniente idea (para ella) de que sin Monarquía no habría más que separatismo y rotura definitiva del Estado.
La unidad de España, un hecho involuntario e indiferente a la libertad colectiva de los españoles, ha sido elevada por la Transición a la categoría de voluntad política del Rey y de los partidos constitucionalistas.
Una hazaña metafísica que sería imposible de concebir sin tener a mano el antiterrorismo como factor de legitimación de los gobiernos, y sin exagerar el peligro de separatismo como justificación última del sistema monárquico.

Si a las consideraciones anteriores añadimos que el sistema de Autonomías trae su causa suarista de la igualación de todas las regiones con Cataluña y Euskadi ¬por ciega obediencia a la fantasía dictatorial de negar la realidad de la historia española que ha diferenciado territorios por sus lenguas y culturas¬, será injusto dejar de atribuir a la existencia de Eta tanto la regalía de altos techos decisionales a nacionalidades culturales, como la extensión igualitaria de esas competencias estatales a todas las Comunidades Autonómicas. Nada ni nadie ha influido tanto como Eta en la configuración territorial del actual Estado español.
Los matices de la ambigüedad de sentimientos ante el crimen terrorista, producida por la importancia de su utilidad política, se dejan ver en los distintos signos de su condena, desde la lamentación por la desgracia inevitable, o el rechazo puramente intelectual de las acciones sangrientas, a la desaprobación de los atentados contra personas insignificantes.

El grado de dolor por el asesinato terrorista se establece en función, inversamente proporcional, de la espúrias rentas del terror. Y ésta utilidad no beneficia en exclusiva al PNV.

GESTORAS, UNA MASCARA DE ETA
Editorial El Mundo 20 Diciembre 2001

El juez Garzón dictó ayer un auto por el que declara ilegal a Gestoras Pro Amnistía al considerar que esta organización fue «creada, diseñada, protegida, impulsada y financiada por ETA» para controlar a sus presos.

El auto considera ilegal no sólo la organización sino sus «actividades», sea cual sea el nombre que adopten. Garzón alude así implícitamente a la nueva organización llamada Askatasuna, creada el pasado domingo, para tomar el relevo de las Gestoras, fundada en 1979.

Askatasuna podría ser también declarada ilegal si asume los objetivos y la infraestructura de Gestoras, como han proclamado los líderes de esta nueva entidad, constituida para seguir operando con cobertura legal.

En su nuevo auto, Garzón subraya que Gestoras forma parte de Ekin, el conglomerado político de ETA, que dirige y manipula una serie de organizaciones sociales que utiliza para sus fines.El juez destaca que Gestoras tiene un papel esencial en la kale borroka o violencia callejera, cuyos dirigentes organizan y promueven siguiendo los dictados de la banda terrorista.

Acusa también a Gestoras de marcar los objetivos a ETA no sólo entre los funcionarios de prisiones sino también entre concejales del PP y del PSOE, a los que «se remiten cartas de contenido coactivo y ante cuyos domicilios de producen concentraciones intimidatorias».

Garzón aporta una serie de documentos que demuestran más allá de cualquier duda razonable la conexión entre los responsables de las Gestoras y ETA. En este sentido, el auto reproduce un plan de actuación, incautado al etarra José María Dorronsoro, en el que la banda da una serie de directrices a las Gestoras.

El pasado 2 de noviembre, Garzón había ordenado la detención de doce dirigentes de Gestoras, entre ellos Juan María Olano, considerado el número uno del colectivo de presos y detenido en Francia recientemente.

Tras leer el auto del juez de la Audiencia Nacional, queda en evidencia el carácter mafioso de la organización ilegalizada, que se dedicaba a chantajear a los presos y sus familiares para que no pudieran romper sus vínculos con ETA.

Gestoras era una simple máscara de la banda terrrorista, cuyo rostro queda al desnudo en la valiente y fundada resolución dictada ayer por Garzón.

Gestoras pro ETA
Editorial ABC  20 Diciembre 2001

Gestoras pro Amnistía es una organización «creada, diseñada, protegida, impulsada y financiada por ETA». Esta afirmación es el fundamento de la ilegalización de Gestoras, decretada por el juez Garzón mediante un auto que imputa a los dirigentes de este grupo un delito de asociación ilícita, «en su modalidad de organización terrorista». La decisión se basa en un pormenorizado análisis de documentación en la que se refleja la vinculación de los responsables de Gestoras con ETA-Ekin y la subordinación a las directrices marcadas por los dirigentes de la banda terrorista. Garzón describe la relación entre la ETA ilegal y sus grupos aparentemente legales con el principio de «complementariedad», de forma que Gestoras aparece en el auto de ilegalización como un instrumento de ETA para determinadas tácticas de su estrategia terrorista, como el sostenimiento anímico y control de los presos de la banda, la realización de actos de exaltación de sus militantes, la captación de nuevos terroristas, la promoción de la «kale borroka», la obtención de información judicial sobre ETA a través de sus abogados y, lo más grave, el señalamiento de objetivos mediante su «satanización» social. En este último cometido, el auto destaca la presión sobre la Administración de Justicia mediante ataques a sus instalaciones y sabotajes al funcionamiento judicial a cuenta de su euskaldunización. El asesinato del magistrado Lidón o el atentado contra el Palacio de Justicia de Vitoria serían consecuencias de esta ambientación hostil sobre la Justicia en el País Vasco.

La decisión judicial se apoya en múltiples documentos y declaraciones de etarras y extrae la consecuencia prevista por el Código Penal, que es la declaración de ilicitud de Gestoras pro Amnistía, que, previendo los pasos del magistrado, cambiaron su nombre el pasado fin de semana para pasar a denominarse Askatasuna. Un collar distinto. La acción judicial sigue cerrando el círculo del entorno de ETA, que, como señaló Garzón, es ETA misma. En el terreno político, el auto debería colmar las exigencias de legalidad de cuantos exigen que cualquier decisión relativa a la inclusión de los grupos de apoyo a ETA en la lista europea de bandas terroristas esté precedida de una decisión judicial. Los primeros, los dirigentes del PNV, quienes han respondido al auto con el tono hipócrita habitual, que mezcla apelaciones al respeto por las decisiones judiciales con críticas soterradas por la politización de la acción judicial contra ETA. El comunicado del PNV relativo al auto de ilegalización de Gestoras es una prueba de ese doble lenguaje, al recordar el argumento obvio de que las organizaciones no pueden delinquir, cuando lo cierto es que esta resolución en ningún caso imputa delito alguno a la organización, sino que califica a ésta como instrumento de la actividad delictiva de sus integrantes. Exactamente lo que define a una organización como criminal, aunque en este caso disguste tanto al PNV.

Víctimas del terrorismo y de la cicatería
Impresiones El Mundo  20 Diciembre 2001

Se constituyó ayer la Fundación de Víctimas del Terrorismo en el Congreso de los Diputados. Al acto asistieron los secretarios generales del PP y del PSOE, Javier Arenas y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente. Ha sido la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista la que ha impulsado esta iniciativa, loable, aunque tardía. Pero aún más preocupante que el retraso bien está lo que bien acaba es la cicatería del Estado, porque para las víctimas del terrorismo se va a destinar una partida de 50 millones de pesetas. Si hacemos un análisis comparativo, nos encontramos con un lamentable agravio: la Fundación Elcano el denominado lobby que preside Eduardo Serra va a contar con una dotación de 160 millones de pesetas. No parece que el Estado se haya mostrado muy generoso con quienes han padecido la barbarie terrorista.

Gestoras ilegales
Editorial El País  20 Diciembre 2001

Después de Ekin, Haika, Xaki, Jarrai, y antes Egin, le ha llegado el turno a Gestoras pro Amnistía. La hipótesis del juez Baltasar Garzón de que las organizaciones que se mueven en torno a ETA forman parte de la misma estructura y comparten idéntica estrategia violenta, además de los mismos fines políticos, ha tomado cuerpo una vez más en la declaración de ilicitud de las actividades de Gestoras pro Amnistía, organización de apoyo a los presos de ETA que el juez Garzón considera parte del organigrama de la banda terrorista.

La resolución de Garzón no es definitiva y puede ser recurrida. Se trata de una decisión cautelar, adoptada en el marco de un proceso penal por asociación ilícita en su modalidad de organización terrorista -artículo 515.2 del Código Penal- seguido a los dirigentes de Gestoras, que sólo adquiriría firmeza en el caso de ser confirmada tras el correspondiente juicio ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Pero entretanto, es plenamente operativa y produce efectos inmediatos: las actividades de Gestoras están fuera de la ley, según Garzón se ha apresurado a comunicar a la Consejería de Interior del Gobierno vasco y a las delegaciones del Gobierno en el País Vasco y Navarra, y deben quedar en suspenso las posibles subvenciones públicas destinadas a esta organización.

Quizás para curarse en salud Gestoras pro Amnistía decidió el pasado fin de semana cambiar de nombre, pasando a denominarse Askatasuna, tanto en el País Vasco como en Navarra. Pero el juez Garzón no persigue un nombre, sino conductas y hechos concretos. Si quienes actúan bajo la nueva denominación se comportan de la misma manera y realizan las mismas actividades que la desaparecida Gestoras pro Amnistía, más pronto o más tarde podrían encontrarse con parecidos problemas con la justicia. Se trata de un subterfugio que carece de eficacia a largo plazo frente al Código Penal, ya que éste castiga delitos concretos de personas concretas, al margen de las denominaciones bajo las que busquen amparo.

La declaración de ilicitud de las actividades de Gestoras pro Amnistia es el colorario de la valoración que el juez Garzón hace de la conducta de los integrantes de su cúpula dirigente, detenidos hace mes y medio en la llamada Operación Udazken y uno de ellos, Juan María Olano, hace algunos días en Francia, a los que el juez de la Audiencia Nacional imputa, entre otras cosas, señalar potenciales objetivos a ETA y captar militantes para su estructura armada. Naturalmente, se trata de indicios y no de pruebas, que tendrán que ser presentadas en el momento del juicio y de manera estrictamente individualizada. Pero la mayoría del centenar de personas detenidas desde 1998 en operaciones llevadas a cabo por Garzón contra las tramas civiles de ETA siguen procesadas, lo que indica que los jueces de la Audiencia Nacional consideran que hay base acusatoria suficiente para que comparezcan a juicio.

El uso de las víctimas
La Pértiga ABC  20 Diciembre 2001

El cargo de consejero del Gobierno vasco ha debido trastornar a Javier Madrazo, el líder de Izquierda Unida-EB, quien instaba ayer al PP y al PSE a romper la «unidad de acción» con Batasuna por «respeto a las víctimas y a los concejales amenazados». Es difícil mostrarse tan desafortunado y cínico. Debería tener en cuenta Madrazo que la regalía que ha obtenido del PNV no implica semejante dislate, que basta con que vote a favor de las tesis nacionalistas y las asuma. De ahí a pedir al PP y al PSE un «gesto ético» para sacar adelante los presupuestos del Gobierno que le da el sustento en base a las víctimas media el abismo de la estulticia. Y si algo conviene a la política vasca es mesura, prudencia y mucha calma. La misma que debería haber mostrado Atutxa ante el rifirrafe dialéctico sostenido en el bar del Parlamento por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, y el letrado mayor de la Cámara, Eduardo Mancisidor. Atutxa ha decidido abrir una investigación que podría concluir con que a Villar se le prohibiría entrar en el Parlamento autónomo. Un ejemplo de sensatez, sobre todo si se tiene en cuenta que el delegado del Gobierno le dijo a Mancisidor que era «la voz de su amo» por elaborar un expediente en el que se admitía una proposición de Batasuna para declarar al primero persona non grata. Dijo Villar que no le temblaría la mano a la hora de impedir un referendum sobre la autodeterminación. El PNV pide moderación, pero tal rasgo no vale para sí.

Puente con el PNV
Breverías ABC  20 Diciembre 2001

Tras la salida de Emilio Ybarra y Pedro Luis Uriarte, el presidente del BBVA, Francisco González, ha decidido mantener en el puesto de director de Relaciones Institucionales de la entidad a Alfonso Basagoiti, ex consejero de Hacienda del Ejecutivo autónomo del País Vasco y ex responsable de la Diputación Foral de Vizcaya, al que todo el Banco daba por jubilado. La decisión de González sólo puede interpretarse como un ejercicio de ingeniería política con el fin de mantener «puentes» de interlocución con el PNV. Sobre todo después de los levantiscos recelos expresados públicamente por Xabier Arzalluz, presidente del EBB, en cuanto se enteró del cambio en el organigrama del Banco.

«Patriotas adosados»
Por Jaime CAMPMANY ABC  20 Diciembre 2001

En la portada del libro de Mingote y Ussía («Patriotas adosados») aparece un retrato de Arzalluz tan exacto como terrorífico. Antonio Mingote ha pintado a Arzalluz envuelto por una serpiente y empuñando un hacha. Antonio Mingote despide con frecuencia desde su pluma relámpagos de luz que iluminan situaciones, personajes, episodios. Esta manera de representar a Arzalluz es un fucilazo que descubre en unos segundos la verdadera tragedia del siniestro protagonista del nacionalismo vasco. Javier Arzalluz, presidente del PNV, se nos presenta así en su verdadera figura, en un símbolo vivo de ETA, atrapado en sus fines y acordado con sus métodos. Ese macabro emblema etarra de la serpiente y el hacha se hace real y operativo gracias a que Arzalluz le presta su figura humana.

Quizá debiera decir su figura inhumana. Porque todo cuanto constituye el ser de ETA, todo lo etarra, acción y operación, esencia y potencia, propósitos, fines, métodos e instrumentos, conforma un muestrario de ideas y obras inhumanas. Ha dicho Alfonso Ussía durante la presentación del libro que en dos personajes tétricos se resume la triste situación actual de las Vascongadas. Esos dos personajes se llaman, obviamente, Javier Arzalluz y José María Setién. Todavía no he comenzado la lectura del libro, recién salido de la imprenta, pero esos dos personajes son los protagonistas de la historia, de los fogonazos escritos de Alfonso Ussía y de los fulgurantes dibujos de Antonio Mingote. Sobre esos dos inhumanos personajes recae la responsabilidad del drama que sufre el pueblo vasco.

Como ha explicado María San Gil, «fuerte vasca», con palabras de una claridad sencilla y terrible, los vascos se han acostumbrado a vivir dentro del drama de la muerte cercana e imprevisible. En las calles de las ciudades y de las aldeas vascas, hay gentes que miran debajo del coche buscando una bomba o que caminan por la acera temiendo que cualquiera que pase junto a ellas les dispare un par de tiros a bocajarro. Y lo peor de esa situación es que eso se hace con toda naturalidad, a sabiendas de que el atentado de la bomba en el coche o los dos disparos en la nuca es un suceso de todos los días en aquella tierra mártir. Los vascos que no han doblegado su libertad de pensamiento y de acción al nacionalismo radical viven allí en permanente peligro de atentado, conviviendo con la muerte por sorpresa.

Es inútil intentar explicarse el alma y el almario de esos personajes que esperan el asesinato de los inocentes para recoger el fruto dialéctico del terror. La naturaleza de los asesinos es cruel pero comprensible: matan porque esa es su manera terrible de expresarse y porque ya han hecho del crimen su manera de trabajar y de vivir. Son mercenarios pagados con el dinero de los ideólogos de la muerte, de los doctrinarios del terror. Intentar penetrar en el corazón y en el cerebro de esos ideólogos, de seres como Setién y Arzalluz, produce un desconcierto total, no ya desde el punto de vista político, social, moral o religioso, sino desde la simple estatura de hombre.

Matar por una idea política es una acción errada y terrible, pero se entiende. Lo que no se entiende es la cobardía de hacer que otros maten sin medida y sin final a personas inocentes, y justificar ese largo crimen dentro de un sistema de libertades donde todo se puede defender con argumentos y no con bombas, a no ser que se quiera imponer por la fuerza el criterio de los menos. Eso que el nacionalismo asesino quiere imponer es exactamente la ruptura de España. La unidad de España ha sido defendida desde siempre por este periódico donde escribo. Y me ha reconfortado escuchar a su Director, José Antonio Zarzalejos, vasco también, que ese es un compromiso permanente de estas viejas y leales páginas.

«Contra la intolerancia y contra el terrorismo hay que ser intolerantes»
MADRID. Antonio Astorga ABC

«Contra la intolerancia y contra el terrorismo hay que ser absolutamente intolerantes». Lo subrayó ayer María San Gil, que presentaba junto a José Antonio Zarzalejos el libro de Alfonso Ussía y Antonio Mingote «Patriotas adosados», diez años de dibujos-mensaje y artículos en ABC que denuncian un nacionalismo perverso. Una prolongadísima ovación homenajeaba la valentía y coherencia de quienes resisten contra el fanatismo asesino.

El magistral sentido del humor y de la ironía de Antonio Mingote y de Alfonso Ussía es algo que jamás podrán entender los nacionalistas. María San Gil, teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián y presidenta del Partido Popular de Guipúzcoa, arrancaba así la glosa del libro «Patriotas adosados» (Ediciones B), un relato en imágenes y palabras de la «anormalidad cotidiana» en el País Vasco. Explicaba San Gil que, por desgracia, los ciudadanos no nacionalistas se han acostumbrado a mirar debajo del coche cada mañana, a cambiar de itinerario, a transitar con escolta, a vivir amedrentados y sometidos por una banda de gentuza asesina. Por ello, frente a la sociedad vasca que está «anestesiada» por el Gobierno nacionalista, se alzan Ussía y Mingote y se rebelan contra todo lo que allí ocurre «sobre todo por lo peligroso que resulta ir a contracorriente en el País Vasco». Orgullosa de ir a «contracorriente», María San Gil subrayó que «contra los intolerantes y contra el terrorismo hay que ser absolutamente intolerante. Y hay que defender la libertad, la democracia y la Constitución». San Gil se lamentó de que en el País Vasco haya gente que no es todo lo drástica como debiera contra el terrorismo: «Estamos, por lo tanto, ante una sociedad enferma y parece que no tiene muchas ganas de curarse. Los nacionalistas vascos no soportan el concepto de España, ni a los populares ni a muchos socialistas ni que las críticas estén fundadas en el sentido del humor».

San Gil advirtió a Ussía y Mingote que su libro recibirá «críticas» por parte de quienes no lo van a leer: «Pero yo les aseguro como vasca que soy que este libro no va contra los vascos. En esta obra hay cariño por los vascos y las vascas -como diría Ibarreche- y ternura por el País Vasco. Mingote y Ussía han elaborado un obra que es una contribución a la memoria histórica vasca». María San Gil es optimista: «Cada vez somos más y mejores».

Alfonso Ussía agradeció la presencia de «nuestra heroína, María San Gil» y señaló que en «Patriotas adosados» queda constancia y denuncia de diez años de «nacionalismo a los que unos llaman «vasco» y yo llamo asesino o al que otros llaman «moderado» y yo llamo colaborador y paraguas del nacionalismo asesino». Ussía señaló que Arzalluz y Setién son «las dos personas que más daño han hecho al País Vasco y los que más han colaborado con el paraguas del terrorismo». Antonio Mingote concluyó que es difícil hacer humor cuando «se está de mal humor por la mentira, el resentimiento y los asesinatos. Y es difícil sin sacar los pies del plato».

GOLPE AL ENTORNO TERRORISTA / El magistrado afirma que es una organización «creada, diseñada, protegida, impulsada y financiada» por ETA / Afirma que capta a militantes etarras y «señala» a posibles víctimas
Garzón ilegaliza a las Gestoras pro Amnistía porque «son parte de ETA»
Será ilegal cualquier organización que desarrolle las actividades que les atribuye - Las acusa de «señalar los objetivos terroristas», «captar militantes» y «promover la 'kale borroka'»
AGUSTIN YANEL El Mundo

MADRID.- El juez Baltasar Garzón declaró ayer ilegales todas las actividades que desarrolla el colectivo vasco Gestoras pro Amnistía, de apoyo a los presos etarras, porque afirma que ese grupo forma parte de la estructura de ETA, capta a militantes para la organización terrorista e incluso señala a posibles víctimas para cometer atentados contra ellas.

De los muchos documentos que han sido intervenidos a 11 miembros de Gestoras que permanecen en la cárcel desde el pasado 2 de noviembre, así como a distintos miembros de la organización terrorista vasca durante los últimos años, y de conversaciones telefónicas grabadas con autorización judicial, Garzón deduce sin lugar a dudas lo siguiente: «Gestoras pro Amnistía, desde su inicio, ha sido una organización creada, diseñada, protegida, impulsada y financiada por ETA».

Esta decisión del juez se ha producido tan sólo tres días después de que Gestoras haya acordado desaparecer con ese nombre y continuar sus actividades como Askatasuna (Libertad), un nuevo colectivo que Gestoras y el grupo francés Koordinaketa constituyeron el domingo pasado.

Al haber declarado el juez la «ilegalidad de las actividades desarrolladas por Gestoras pro Amnistía», este colectivo no podrá traspasar a Askatasuna la titularidad de sus bienes, cuentas, locales o subvenciones que reciba. Si lo hace, y se comprueba que ese colectivo recién creado realiza la misma actividad que Gestoras, y con los mismos objetivos, Garzón ilegalizaría también ese grupo o adoptaría otras medidas, según fuentes jurídicas.

En una resolución de 57 folios, que acordó ayer, el juez indica que desde que ETA decidió crear distintos frentes (el militar el político, el cultural y el obrero), en el año 1967, siempre ha mantenido la lucha armada en la ilegalidad y los otros frentes en distintas organizaciones políticas, sociales, sindicales o populares, pero «sin abandonar su control».

Todo ese entramado, siempre según el escrito de Garzón, ha actuado subordinado a ETA, que incluso tiene un «voto de calidad» a la hora de adoptar las decisiones. «La autonomía que aparentemente muestra cada una de esas estructuras se convierte en un recurso para conseguir mayor efectividad e impunidad en las acciones y un rendimiento máximo a favor del conjunto», añade el juez.

Dinero para los presos
Dentro de esa organización, Gestoras se ocupa de controlar y ayudar económicamente a los presos (con una asignación de 25.000 pesetas al mes para cada uno). Los presos son muy importantes para ETA, según explica el juez, ya que si decidieran acogerse a procesos de reinserción y renunciaran al empleo de métodos violentos podrían llevar incluso a la desaparición de la organización terrorista vasca.

Pero Gestoras pro Amnistía no se queda en eso, añade el juez, sino que también desarrolla una labor de «señalización de potenciales objetivos de la acción terrorista de ETA»: funcionarios de Instituciones Penitenciarias y militantes o responsables del PP, PSE-EE, Unión del Pueblo Navarro y Unidad Alavesa, a los que responsabilizan de la situación de los presos.

Según el juez, dentro de esa tarea de «señalar» posibles víctimas se ha incluido durante los últimos cuatro años a la Administración de Justicia del País Vasco, al considerarla un obstáculo para la «construcción nacional» que pretende llevar a cabo el denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV). Por ello, ha habido distintas acciones testimoniales y de protesta y, en una fase siguiente, la colocación de un artefacto explosivo junto al Palacio de Justicia de Vitoria y el asesinato del magistrado de la Audiencia de Bilbao José María Lidón el pasado 7 de noviembre.

Además de esas actividades, el juez Garzón indica en su escrito que Gestoras pro Amnistía coordina y promociona los actos de kale borroka [la violencia callejera], siguiendo las directrices impartidas por los dirigentes de ETA.

La organización terrorista ETA contribuyó directamente al sostenimiento económico de Gestoras hasta el año 1991, fecha en que se puso en marcha un proyecto de autofinanciación de todas las organizaciones integradas en el MLNV con el nombre de Proyecto Udaletxe.

Gestoras pro Amnistía lleva a cabo las directrices que marca ETA-EKIN, según el juez, porque miembros de la organización terrorista ocupan cargos de responsabilidad en el citado colectivo de apoyo a los presos, tanto a nivel nacional como con la presencia de al menos un miembro de EKIN en los comités locales de Gestoras.

También explica el juez que Gestoras participa en la captación de militantes para ETA, recoge datos de los procesos judiciales a través de los abogados y ayuda a la seguridad de los miembros de la organización terrorista.

Asimismo, Gestoras pro Amnistía, según explica el juez Garzón en su escrito, organiza los actos de exaltación de los militantes de ETA cuando son excarcelados, lo que supone exaltar la violencia terrorista. También prepara jornadas de lucha cuando algún etarra muere mientras prepara un artefacto explosivo, como ha ocurrido en varias ocasiones.

Todas estas actividades, según el juez, pueden ser constitutivas de un delito de asociación ilícita de carácter terrorista. Añade que el colectivo cuyas actividades ahora ha ilegalizado «propicia y contribuye a que una estructura como la integrada por ETA-KAS-EKIN desarrolle y mantenga una lucha violenta global, proyectada en el tiempo y con consecuencias tan graves e irreparables para la sociedad, por la ruptura del tejido social y económico que supone, merced a los métodos violentos y coactivos que desarrolla para la generalidad de los ciudadanos, sus vidas y sus bienes».

Muchos documentos
El juez también cita en su escrito distintos párrafos de los documentos intervenidos a militantes y responsables de ETA, que le han servido para adoptar esta resolución. Uno de ellos, según Garzón, demuestra que Gestoras pro Amnistía ha captado a distintas personas para que se integren en ETA, y algún etarra detenido también ha reconocido haber sido captado por un miembro de ese colectivo para formar parte de la organización terrorista vasca.

El juez Baltasar Garzón ha acordado que su decisión de declarar ilegales las actividades del colectivo de apoyo a los presos Gestoras pro Amnistía sea comunicada a las Delegaciones del Gobierno en el País Vasco y en Navarra, así como al Ministerio del Interior y a la Consejería de Interior del Gobierno vasco, para que adopten las medidas que sean necesarias encaminadas a que este acuerdo se cumpla.

Bruselas declara ilegales las "vacaciones fiscales" vascas del periodo 1993-1995
La Comisión Europea ha declarado ilegales los regímenes de incentivos fiscales que estuvieron en vigor en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya entre 1993 y 1995 por considerarlos incompatibles con el mercado común. Bruselas ya declaró ilegales, el pasado mes de julio, los regímenes de vacaciones fiscales posteriores a esta fecha.
EP. Libertad Digital  20 Diciembre 2001

Los incentivos estaban destinados a nuevas empresas, creadas como muy tarde el 31 de diciembre de 1994, y consistían en una exención del Impuesto de Sociedades durante 10 ejercicios. El secretario general de EA, Gorka Knörr, ha señalado que la decisión de Bruselas de declarar "ilegales y no ajustados a los criterios de competencia" los incentivos vascos para la creación de nuevas empresas "es un atropello intolerable y muestra, una vez más, que los intereses de los vascos en Bruselas no son defendidos por las autoridades del Gobierno español".

Knörr dijo que "resulta intolerable que se declaren ilegales unas ayudas que son copia literal de las ayudas que se han venido aplicando en Francia". El Círculo de Empresarios Vascos considera "negativo y muy sorprendente" que la Comisión Europea haya declarado ilegales los regímentes de incentivos fiscales en vigor en Vizcaya, Guipúzcoa y Alava, porque "ignora" la capacidad normativa de los territorios históricos.

Fuentes de este colectivo empresarial declararon que esta decisión "sorprende, sobre todo, en un contexto con la UE, donde no existe la más mínima coordinación entre los países en materia de impuestos directos y cuando las legislaciones nacionales están plagadas de incentivos y medidas distorsionadoras". En ese sentido, el Círculo cree que la Unión Europea "debe entenderse el concepto en general y aceptar la capacidad normativa singular de los territorios forales, porque no atenta ni contra la libertad de establecimiento, ni contra la unión de mercado, ni contra la libre competencia".

Rajoy confirma que el coche abandonado con 169 millones y armas pertenece a ETA
El piso de Urretxu donde el comando itinerante escondía el explosivo «era un nuevo polvorín de la muerte», dice Cotino
BILBAO EL CORREO  20 Diciembre 2001

El ministro de Interior, Mariano Rajoy, confirmó ayer que el turismo abandonado con armas y 169 millones de pesetas en la autopista A-8 (Bilbao-San Sebastián) pertenece a ETA. Fuentes de la investigación barajan la posibilidad de que la organización terrorista estuviera trasladando ese dinero para blanquearlo antes de la llegada del euro.

El conductor del vehículo, un ‘Citroën C-5’ robado en París y con las placas dobladas, se dio a la fuga al detectar en la madrugada de ayer un control rutinario de la Guardia Civil. Realizó una maniobra brusca antes de darse de bruces con los agentes y condujo en sentido contrario cerca de 9 kilómetros antes de detener el coche a la altura de la localidad vizcaína de Zaldibar. Después, huyó a través del monte.

La Guardia Civil, alertada por otros conductores, localizó el turismo, en cuyo interior hallaron dos mochilas, una de ellas con los 169 millones en moneda francesa y española. En la segunda bolsa, había un subfusil belga Mat, modelo usado por ETA, y un revólver del calibre 357 magnum, una munición que la banda apenas emplea. Asimismo, en el interior del maletero había varias placas de matrículas dobladas.

Comando itinerante
Por otra parte, el director general de la Policía, Juan Cotino, destacó ayer que el material explosivo (50 kilos de dinamita) y el armamento encontrado en un piso de Urretxu constituían «un nuevo polvorín de la muerte», que «podría haber causado» daños «a muchas personas al estar escondido en una vivienda».

Cotino presentó en San Sebastián el abundante material hallado en esta localidad guipuzcoana, en la que vivía uno de los tres miembros ‘legales’ del comando que lograron huir. La Policía detuvo a siete presuntos colaboradores de este grupo, tres de los cuales fueron ayer puestos en libertad.

Cotino precisó que Dorleta, Luis Ángel e Idoia Zabalo, hermanos del supuesto miembro del comando Xabier Zabalo, fueron puestos en libertad a última hora de la tarde sin pasar a disposición judicial, al descartarse su vinculación con esta célula etarra.

El comando itinerante, autor de los atentados con coche bomba en los aeropuertos de Málaga y Madrid, estaba formado por los huidos Ismael Berasategi Escudero, natural de Eibar y de 32 años; Xabier Zabalo Beitia, nacido en Zumarraga hace 28 años, y Ainhoa Barbarín Yurrebaso, donostiarra de 30 años. Los colaboradores detenidos son Miren Josune Begiristain, Igor Urrestarazu Múgica, Joseba Segurola Beobide y Asier Aldama Zufiaur.

Recortes de Prensa   Página Inicial