AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 21 Diciembre  2001
#La Peste
César Alonso DE LOS RÍOS ABC 21 Diciembre 2001

#¿Diálogo en Euskadi?
ANTONIO ELORZA El País  21 Diciembre 2001

#Un mal día
Breverías ABC  21 Diciembre 2001

#Situación insostenible
Editorial El Correo  21 Diciembre 2001

#Los promotores del vídeo “Sin Libertad” piden que la cinta se exhiba en la televisión pública vasca
EFE Libertad Digital  21 Diciembre 2001

#El Gobierno vasco ha «regalado» más de 220 millones a asociaciones próximas a Gestoras
M. R. Iglesias - Madrid.- La Razón  21 Diciembre 2001

#La UE prohíbe otras «vacaciones fiscales» vascas y exige la devolución del dinero
BRUSELAS. Amadeu Altafaj ABC  21 Diciembre 2001

#El señor de los anillos
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo  21 Diciembre 2001

#Quiebras de gestión y oportunidad de federales
Lorenzo Contreras La Estrella  21 Diciembre 2001

#Banqueros de periferia
Primo González La Estrella  21 Diciembre 2001

La Peste
Por César Alonso DE LOS RÍOS ABC 21 Diciembre 2001

Ha sido muy recientemente cuando la sociedad española ha podido conocer la extensión y la complejidad de la trama etarra: aparatos dedicados a la información, a las finanzas, a las relaciones internacionales, al apoyo a los presos y a la prospección de militantes... Se sabía de su existencia y actividades pero no se tenía constancia de la vinculación orgánica. No eran ONG. No eran sostenes humanitarios. Eran las estructuras imprescindibles para la comisión de los atentados, para el establecimiento del Terror. El juez Garzón ha ido demostrando que todos estos montajes eran parte de ETA: Ekin, Hasi, Gestoras...

Merece la pena reflexionar un minuto sobre lo tardío de este conocimiento, esto es, sobre el tiempo perdido en la persecución de estas actividades, sobre la lentitud o ineficacia en la investigación. Pero más allá de esto, resulta preocupante que una sociedad tan pequeña como la vasca haya tenido tanta capacidad para englutir toda esta trama, por otra parte activa, pública, agresiva con frecuencia. La presencia del terror nos da la clave de los comportamientos. Lo explica bien Calleja en su libro. Es la cotidianidad marcada por la pasividad, el relajo de las conciencias, la aceptación de la elementalidad en las formas de vivir, pero ello no quita para que se esté dando una emergencia cívica en otra parte de la sociedad, la opción de vivir con dignidad, casi heroicamente, en muchos casos heroicamente... En una palabra, la existencia de la que deberíamos llamar -porque lo es- la Resistencia Vasca: así, con mayúsculas, absolutamente consciente de la presencia constante del peligro. Tan cercano. Tan inminente. Tan mortífero.

Y está la otra parte de la sociedad vasca. La que mira para otro lado o que, aun mirando de frente a la realidad, la asume. Porque está de acuerdo con la presencia del Terror. Porque la necesita para ocupar un lugar relevante, hegemónico, en la sociedad. Cree no formar parte del Terror pero pertenece a él porque aquél garantiza su condición de ciudadano por encima de todo peligro. Es el territorio de la inmoralidad, de la peor de las inmoralidades en cuanto ni siquiera tiene el coraje de considerarse parte del Terror.

Desde el punto de vista partidario, institucional, colectivo, el PNV está situado ahí. Otra cosa son muchos de sus votantes y de sus militantes. Podrían explicar que no quieren tal situación y que incluso a partir de un determinado compromiso nacionalista se puede llegar a ganar la batalla al Terror y a sus sostenedores directos y, por lo mismo, no se sienten concernidos por ningún sentimiento de culpa. La verdad es que esto ya resulta difícil de entender. Desde el día en que el PNV pactó con ETA. Desde ese momento quedó claro que el nacionalismo moderado dependía de la presencia del Terror hasta el punto de proteger a sus sostenedores, especialmente a estos indirectos cuya naturaleza ahora conocemos bien. De ahí que defiendan las subvenciones a sus actividades y se opongan a su ilegalización. Cada vez están más claros los orígenes nacionalistas de la perversión terrorista, pero sobre todo cada vez son más claros los apoyos mutuos de los dos nacionalismos. Si hasta ahora cabía hablar de una ambigüedad moral, ¿qué decir ahora cuando las investigaciones policiales y la obviedad misma de los hechos nos sitúan ante la naturaleza etarra de todo este entramado que ha puesto en la ilegalidad el juez Garzón?

Los límites de la responsabilidad no terminan en la demarcación territorial vasca. Tampoco aquí se puede hablar de un ámbito vasco de culpabilidades. Toda España está concernida moralmente por la cuestión vasca por la existencia del Terror. Por supuesto, de un modo directo los partidos políticos. De los dos grandes partidos, de su inteligencia para la comprensión del problema y de su voluntad real de enfrentarse al Terror depende la liberación del País Vasco. Todos podemos ser culpables... de la Peste.

¿Diálogo en Euskadi?
ANTONIO ELORZA El País  21 Diciembre 2001

En los meses que precedieron a las últimas elecciones autonómicas, la palabra que presidió el discurso del lehendakari Ibarretxe fue la de 'diálogo'. Frente a la 'crispación' que provocaban los partidos españolistas, exigiendo la convocatoria electoral por el simple hecho de que el Gobierno estuviese en minoría, Ibarretxe les invitaba a un diálogo que debía asimismo ser la panacea para resolver los problemas políticos del país. Fue un recurso muy eficaz de marketing político, conforme prueban los resultados del 13-M.

Sólo que una vez reconfirmado en el poder, de diálogo nada. Los plenos temáticos convocados no tuvieron como prólogo el intento desde el Gobierno vasco o desde el PNV de establecer puentes con los partidos autonomistas para alcanzar alguna forma de consenso. Al pleno en directo, y allí cada cual con lo suyo, en un auténtico diálogo de sordos, y nosotros con nuestra minoría mayoritaria, apuntalada por el fiel servidor Madrazo. Nada de diálogo tampoco al constituirse las comisiones. Entre tanto, la tercera persona mayestática de Ibarretxe, tan bien reflejada en el guiñol, informa de que estamos ante la construcción de una figura política exaltada a partir de la sacralización del cargo, no de un liderazgo carismático para el cual evidentemente al hombre le falta todo: es el Señor de la Compasión que desde arriba contempla conmiserativo la vida política de esa Euskadi cuyo espíritu él encarna. ¿Cómo va a dialogar con los políticos partidistas? En el mejor de los casos, les convocará a rondas de consultas para el tema que él mismo fije, subrayando la propia centralidad (y de paso, la supuesta irresponsabilidad de los disconformes).

Desde tan altos principios, no debe extrañar que si las normas molestan, bien para constituir grupo parlamentario o para votar los Presupuestos, el PNV se las salta y aurrerá mutillak. Es preciso tener estos antecedentes en cuenta a la hora de enjuiciar el boicot realizado por PP y PSOE a la votación presupuestaria, en desafortunada coincidencia con los batasunos. Había que devolver a Ibarretxe y al PNV a la tierra y esto se ha logrado. Toca al PSE, el partido hoy en posición más frágil del espectro político vasco, resistir a los cantos de sirena de un PNV cuyo principal objetivo sería hoy consolidar la propia posición, con una trama de apoyos móviles, anulando de paso el pacto antiterrorista: institucionalmente, con EA e IU; en la sombra, con la supervivencia de ETA que mantiene vivo un 'problema vasco' en línea de secesión, y con un PSE que entra en juego cuando es necesario para asegurar 'la gobernabilidad'.

En esta conyuntura, el acierto de Nicolás Redondo ha consistido en convertir la oración en activa. El no sin más provoca el desgaste de las instituciones, pero por otra parte sólo a partir de una crisis como la actual puede iniciarse la reconstrucción de la unidad democrática. De otro modo el PNV carece de incentivos para un cambio de rumbo. La crisis del Presupuesto debiera servir para que existiese un auténtico y permanente diálogo del Gobierno con los partidos democráticos, en el marco del Estatuto, rehaciendo la unidad antiterrorista y aislando a HB, pero no sólo en el Parlamento, sino también en los ayuntamientos. La pelota pasa al campo de Ibarretxe, quien tratará de aislar al PP.

Conviene tomar en consideración a ese respecto los datos que ofrece el Euskobarómetro elaborado bajo la dirección del profesor Francisco Llera: las elecciones han polarizado aun más la sociedad vasca, han incrementado el miedo como factor que conforma actitudes y comportamientos políticos, pero no alteraron el predominio de la identidad dual vasco-española, el equilibrio entre nacionalistas y no nacionalistas, el rechazo tajante de ETA, el apoyo a la autonomía en tanto que el independentismo declina hasta casi el 25%, todo ello en un marco de optimismo económico. Y no hay que olvidar que tras el 11-S la vía peneuvista a la autodeterminación a la sombra de ETA no gozará de apoyo alguno en el mundo occidental. Es el PNV el que está en la encrucijada y la elección racional no debiera ser otra que un efectivo diálogo.

Un mal día
Breverías ABC  21 Diciembre 2001

Hay días, definitivamente, en que es mejor no levantarse. Es lo que debió de pensar ayer Juan José Ibarretxe, a juzgar por lo mal que se le dio la jornada. No le sirvió de nada reunirse con los partidos de la oposición, en sus trece de no acudir al Parlamento vasco para aprobar los Presupuestos, y ha tenido que recurrir a la súplica -algo así como «dejen de boicotearme, por favor»- y dejar abierta esa «vía del diálogo» siempre tan recurrente. Y no contento con el lío presupuestario, tirón de las orejas de la UE, que ha declarado ilegales las denominadas «vacaciones fiscales» -ayudas concedidas a empresas vascas de nueva creación en 1993 y 1994-. Sólo le queda el consuelo de que mañana será otro día.

Situación insostenible
Editorial El Correo  21 Diciembre 2001

La decisión adoptada por Bruselas de considerar ilegales los regímenes de incentivos fiscales establecidos por los tres territorios históricos vascos entre 1993 y 1995 no supone una sorpresa, pero agrava una situación que ronda ya lo insostenible. Para la Comisión Europea, tales medidas «tienen carácter de ayudas de Estado, falsean la competencia y afectan a los intercambios entre los Estados», es decir, quedan calificadas con la máxima gravedad. En consecuencia, solicita que «se suspenda cualquier ayuda pendiente y tome medidas para recuperar lo concedido». Con independencia de que en su día no supusieron desembolso por parte de la Hacienda, sino un menor ingreso, la situación que provoca hoy esta resolución es absurda, y crea una inseguridad jurídica sin precedentes. Las medidas se dictaron hace ocho años y se derogaron hace seis, con lo que resulta materialmente imposible rehacer los balances y las cuentas de resultados de aquellos años en las empresas afectadas.

Lo único que se puede aprender de este varapalo es la imperiosa necesidad de contar con un Concierto Económico estable y bien anclado jurídicamente; que cuente con la leal y clara colaboración entre todas las administraciones concernidas. Es decir, exactamente la situación contraria a la que tenemos. Si nunca ha resultado difícil exigir de nuestros gobernantes una rápida solución a las interminables y ásperas negociaciones en curso para la renovación del Concierto -ayer el Congreso aprobó su prórroga-, el clamor gana hoy en intensidad, ya que las dificultades esgrimidas para negarse a su firma no son de la entidad necesaria para enfrentarse a los problemas que su ausencia provoca. La economía vasca tiene suficientes dificultades externas, en esta fase depresiva del ciclo mundial, como para que se cuestionen los pilares de su desarrollo sin más argumentos que la defensa de intereses partidistas y coyunturales.

Los promotores del vídeo “Sin Libertad” piden que la cinta se exhiba en la televisión pública vasca
Las fundaciones Gregorio Ordoñez y Miguel Ángel Blanco presentaron este jueves en Bilbao el vídeo documental "Sin libertad", que a lo largo de 30 minutos recoge los testimonios de 25 ciudadanos vascos que han vivido en primera persona los efectos del terrorismo. No piden subvención de Ibarretxe. Sólo que se proyecte en la televisión vasca o en las escuelas.
EFE Libertad Digital  21 Diciembre 2001

Realizado por Iñaki Arteta, el documental se centra en las declaraciones de familiares de asesinados por ETA, ciudadanos perseguidos o amenazados que han tenido que irse del País Vasco, o personas que han logrado sobrevivir a un atentado. El vídeo -producido por ambas fundaciones, la asociación de víctimas del terrorismo COVITE y el Ministerio de Cultura- recoge también informaciones sobre atentados de periódicos e imágenes de informativos de televisión.

En la presentación participaron Consuelo Ordóñez, hermana del concejal del PP en San Sebastián Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA; la patrona de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Ana Crespo; el presidente de Nuevas Generaciones del PP y concejal de este partido en Llodio, Santiago Abascal; y el edil del PSE-EE en Hernani José Morcillo.

Arteta definió la obra como "una película dolorosa que pretende ser un mosaico de lo que es un colectivo y una protesta contra la injusticia, la intolerancia, la indiferencia, la equidistancia y sobretodo contra el olvido" y destacó que se decidió realizarlo al darse cuenta de "la falta de apoyo que tienen las víctimas".

El Gobierno vasco ha «regalado» más de 220 millones a asociaciones próximas a Gestoras
Desde 1988 prima con subvenciones a los grupos que trabajan por los derechos de los verdugos
El Gobierno vasco ha «regalado» más de 220 millones de pesetas a distintos grupos que trabajan en favor de los presos vascos o que realizan actos para sensibilizar a la ciudadanía de que es necesario luchar por la reinserción como único camino para alcanzar la paz. Según todos los documentos que están en poder de LA RAZÓN, desde 1988 el Ejecutivo del País Vasco prima con subvenciones a numerosos grupúsculos como son Salhaketa, Bakea Orain, el Colegio de Abogados de Vizcaya, Elkarri, Senideak, Denon Artean, Gesto por la Paz o Kakitzat, entre otros.
M. R. Iglesias - Madrid.- La Razón  21 Diciembre 2001

Estos grupos se benefician desde 1988 de las subvenciones que el Ejecutivo vasco da a los que «trabajan en favor de la paz en Euskadi», que «divulgan o promueven la defensa y la protección de los derechos humanos» o a los que «colaboran con los fines de la Administración de Justicia».

El colectivo «Senideak» de familiares de presos proetarras descubrió esta linea de financiación en 1999, y consiguió del Gobierno vasco ocho millones para financiar las visitas a los presos a las cárceles. En 2000 solicitaron ayudas para «movilizarse» y consiguieron medio millón de pesetas para organizar las concentraciones que en su mayor parte realizan frente a domicilios de militantes o cargos del PP a quienes acusan de «carcelarios». Este año volvieron a pedir subvenciones a Ibarreche y les concedieron más de siete millones para los viajes a las cárceles y novecientas mil pesetas para que sigan movilizándose en favor de los presos. También el foro Elkarri, en el que hay bastantes disidentes de Herri Batasuna puede sobrevivir gracias a las aportaciones de dinero público. Esta plataforma dedica parte del dinero a fomentar el diálogo entre todos en busca de la paz. Proyectos como «red de apoyo internacional», «movilización social» o «búsqueda del desarrollo de la disposición adicional primera de la Constitucional» se han realizado con el dinero de todos los vascos.

El colectivo Gesto por la paz, también recibe cuantiosas subvenciones año tras año, y buena parte de ellas las dedica a actos en favor de la reinserción y del acercamiento de víctimas y verdugos. Bajo el epígrafe «solidaridad con las víctimas de la violencia», prácticamente todos los años accede a las ayudas en favor de la defensa de los derechos humanos, pero también lo hace a través de proyectos como «campaña en favor de los derechos de los presos», «acercamiento de víctimas y victimarios» o «clima a favor de la reinserción». Los pacifistas «Denon Artean», un colectivo que surgió a principios de los 90 con la intención de trabajar en favor de la paz y que dedica parte de su esfuerzo a la reinserción y a la «reconciliación en Euskal Herría», también recibe dinero público. A estas convocatorias también acogen grupos como Salhaketa, una asociación que nació hace unos quince años en apoyo a los presos y presas vascos y sus familiares. la primera ayuda la recibió en 1988 y entre los actos realizados por este grupo destaca, por ejemplo, el dedicado a asesoramiento a presos y familiares en 1992, el titulado ¿la cárcel tiene futuro?. Hace unos días acaban de recibir una subvención de 600.000 pesetas para realizar un curso sobre la situación de los presos vascos trasladados a cárceles situadas fuera del País Vasco.

El colectivo «Bakea Orain» que surgió como unión de intelectuales y escritores en búsqueda de caminos de paz, ha dedicado buena parte del dinero conseguido del Ejecutivo vasco a cursos o encuentros en favor de la reinserción de los presos, como los dos millones que se le adjudicaron en 1994 para un seminario sobre esta cuestión, o a abrir diálogos en favor de la integración de todos los sectores, como son los cinco millones que recibió el pasado ejercicio.. La organización «Kakitzat», que trabaja en favor de la insumisión y el antimilitarismo, también ha utilizado el dinero público para sus fines.

La UE prohíbe otras «vacaciones fiscales» vascas y exige la devolución del dinero
BRUSELAS. Amadeu Altafaj ABC  21 Diciembre 2001

La Comisión Europea volvió ayer a declarar ilegales unas «vacaciones fiscales» del País Vasco. Se trata de tres regímenes de favor que las Diputaciones forales aplicaron en 1993 y 1994. Y de nuevo exigió a las empresas que devuelvan el dinero que se ahorraron al instalarse en esa Comunidad en lugar de en alguna de las provincias vecinas, que resultaron perjudicadas por esta competencia desleal, contraria al Tratado de la UE.

Los tres regímenes en cuestión favorecieron a las empresas de nueva creación que eligieron una de las tres provincias vascas para su implantación y que invirtieran de entrada un mínimo de 80 millones de pesetas y crearan al menos diez empleos fijos, a cambio de lo cual se les acordaba una exención del impuesto de sociedades durante 10 años fiscales. Unas prebendas que, según dictaminaron los servicios del comisario europeo de Competencia, Mario Monti, «falsean la competencia» y «son incompatibles con el Derecho comunitario».

Los incentivos de este tipo sólo son admisibles, según el Tratado de la Unión, cuando están «destinadas a favorecer el desarrollo económico de las regiones en las que el nivel de vida sea anormalmente bajo o en las que exista una grave situación de desempleo». Pero la CE no cree que esa calificación pueda aplicarse a las tres provincias vascas y que «no son elegibles para ayudas al funcionamiento» de las empresas que allí se instalen.

La Comisión Europea ya prohibió el pasado 11 de julio siete regímenes de ayudas fiscales en Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra, tras dictaminar que «favorecían a determinadas empresas, falseaban la competencia y afectaban a los intercambios entre los Estados miembros» de la UE y ordenó recuperar el dinero de estas empresas «por todos los medios necesarios las ayudas ya concedidas».

La CE abrió en julio de 1999 un expediente contra las denominadas «vacaciones fiscales» y otros privilegios del sistema tributario para las empresas que se instalaran en el País Vasco y Navarra, a partir de 1995, atendiendo las denuncias de las Comunidades autónomas vecinas de La Rioja, Castilla y León y Cantabria. Las ventajas consistían en una rebaja de la base imponible del impuesto de sociedades en un 25, 50, 75 ó 99 por ciento a las empresas durante los cuatro primeros años, una exención que se aplicó durante diez ejercicios fiscales consecutivos. Además, estas provincias ofrecían a las empresas créditos fiscales por valor del 45 por ciento de la inversión cuando ésta era superior a 2.500 millones de pesetas.

La Comisión Europea ha subrayado siempre que estas decisiones negativas «no ponen en entredicho la autonomía fiscal de la que se benefician cada una de las tres provincias vascas y la Comunidad de Navarra, puesto que las medidas se hubieran calificado de ayudas estatales (prohibidas por el Tratado CE) con independencia de la naturaleza o el rango del órgano de la Administración».

De seguir el mismo curso que el expediente de las «minivacaciones» prohibidas en julio por la CE, el siguiente paso será la extensión de la contienda jurídica: las Diputaciones forales, el Gobierno vasco y la patronal Confebask se han resistido a facilitar la lista de empresas y los montantes que se ahorraron por este sistema, so pretexto que la información de carácter tributario es privativa de las Administraciones nacionales, un argumento que el Gobierno de la nación forzosamente apoya. De persistir este bloqueo, la CE puede recurrir al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

El señor de los anillos
FERNANDO LOPEZ AGUDIN El Mundo  21 Diciembre 2001

Al igual que Sauron, el Señor Oscuro de Mordor, dispone de un Anillo Soberano que le permite controlar a casi una veintena de anillos minúsculos, ese enigma de La Moncloa que es Aznar cuenta con el látigo de la financiación para que una decena de gobiernos autonómicos vayan entrando por el aro de las transferencias sanitarias.

Pese a los brazos en alto con los que algunos socialistas escenificaron ayer su decisión de no participar en la votación de los Presupuestos del Estado, como protesta por lo que califican como un ultimátum, fue un presidente socialista, Rodríguez Ibarra, el primer camello en pasar por el ojo de la aguja denunciada para desesperación, incluso, de algunas comunidades populares que pensaban que no sería así y, en consecuencia, evitarse tener que entrar en el reino de los infiernos fiscales de Montoro.

A un mes del comienzo del inminente congreso del Partido Popular, convocado para finales de enero, es todo un anticipo práctico de la teoría sobre el Estado de las Autonomías del Señor Oscuro de La Moncloa. Nada más conseguir su histórica mayoría absoluta, Aznar se propuso combatir firmemente «el riesgo de vaciamiento de las funciones propias del Gobierno nacional» derivado de la pérdida de competencias hacia arriba, Unión Europea, y hacia abajo, las comunidades autonómicas.

Sobre la premisa de que durante la Transición se fue demasiado lejos en el viaje de ida descentralizador, pese a la ambigüedad del título octavo de la Constitución, se plantea ahora el viaje de vuelta centralizador mediante la coordinación creciente del Gobierno central con el resto de los gobiernos autonómicos. Nada más indicado que dos buenos ejemplos.

El primero, de orden práctico, consistente en condicionar la financiación de las autonomías a la ejecución de las transferencias sanitarias decididas por y desde el Gobierno central. El segundo, de orden teórico, al borrar de la reciente declaración europea de Laeken un párrafo en el que se asignaba a las regiones una representación en la dirección de la Convención que estudiará el futuro de Europa. Ambos hechos, tienen como objetivo primordial y prioritario el fijar nítidamente las competencias que han de ser de exclusiva responsabilidad del Gobierno central.

Va a ser, paradójicamente, el gran debate del año del euro. Debate desigual porque no parece, hoy por hoy, que los hobbits de Zapatero, los gnomos de Llamazares, los elfos de Pujol, los orcos de Ibarretxe y los magos autonómicos estén en condiciones de superar su desunión, su carencia de una estrategia compartida y su ausencia de una alternativa común.

Sin crear la Comunidad del Anillo, es la principal lección del Señor de los Anillos, no cabe ni siquiera plantearse la derrota de los proyectos del Señor Oscuro de Mordor. Mucho menos, los objetivos del Señor Oscuro de La Moncloa.

Quiebras de gestión y oportunidad de federales
Lorenzo Contreras La Estrella  21 Diciembre 2001

La actualidad sigue cargada de sorpresas, tanto externas como internas. Estas últimas merecen ahora un capítulo aparte. La repentina sucesión operada en la dirección del BBVA para evitar "una quiebra de gestión" ha dejado pensativos a más de cuatro. ¿Qué cabe entender por esa quiebra sino una mala gestión ya en marcha, no estrictamente atribuible a la bicefalia rectora que venía existiendo? Los expertos en cuestiones financieras y bancarias ya habrán sacado sus conclusiones. Y, sin necesidad de irse por las ramas de la vida crediticia, sino por los desfiladeros de la política, los nacionalistas vascos han expresado su alarma, lógica desde luego, ante el riesgo de que el País Vasco, y más concretamente Bilbao, pierdan en provecho de Madrid su condición de sede de tan importante institución. En este aspecto juega la noción de la posesión política. Esto -vienen a decir- ha sido nuestro de siempre, y ahora los maketos nos lo arrebatan. La incipiente polémica da idea de las distancias que en todo orden de asuntos se van estableciendo entre el PNV y las fuerzas políticas no nacionalistas, pero sobre todo entre aquél y el Gobierno central, a quien se supone inspirador de ciertas operaciones.

Lo importante es que se reconoce el peligro de una "quiebra de gestión" que podía haberse producido. ¿Ha pasado algo con las aventuras inversionistas? ¿Han sido contraproducentes las fusiones en cadena de las entidades reunidas bajo las abundantes siglas? ¿Se ha arriesgado tal vez demasiado en Argentina, hoy, esa sí, en quiebra técnica y política? Claro, que esto último -lo del riesgo inversor- siempre cuenta con recursos o ahorros preventivos de las entidades afectadas, a cuyo sistema se le llama técnicamente "provisionar fondos" para cuando vienen mal dadas.

Pero no acaba en la sucesión a la cabeza del BBVA el capítulo de las sorpresas. Pensemos, por ejemplo, en Cataluña, en la Cataluña de Pujol con su casi mítica Generalitat. Gracias al molt honorable, la comunidad autónoma bilingüe (todavía) ha ido afirmando su viejo prestigio, o su vieja leyenda, de territorio excepcional donde el autogobierno obra prodigios. Y ha bastado una sobredosis de frío invernal o preinvernal para que este territorio haya entrado en un verdadero colapso funcional. En ningún sitio de España han fracasado tanto las eléctricas. Se dirá que el frío ha sido polar, siberiano e imprevisible. Pero una comunidad tan moderna como Cataluña, con tantas transferencias y tan poderosos recursos, tenía que haberse preparado mejor para los azares de la naturaleza. Esto no ha ocurrido en un país en desarrollo, sino en la opulenta Cataluña de los grandes emprendedores y de los agudos y previsores políticos.

A Pujol se le vienen encima los federales de Maragall. Debe sentirse muy inquieto cuando invoca y lamenta el fenómeno de una oposición tercermundista o casi. Todo, en el caso de Pujol, menos reconocer que su Administración funciona deficientemente. Y la situación no es estrictamente de hoy. Viene arrastrada del pasado. Al molt honorable se le hundió el sistema bancario en la famosa crisis, por llamar de algún modo, de Banca Catalana, que acabó con un montón de directivos ante los tribunales. Y ahora, aparte de los apagones, ¿cómo ignorar que a la Generalitat se le escapan los presos de sus cárceles en cantidades llamativas, después de tanto reclamar las competencias en materia penitenciaria?

No son meras anécdotas. No son cuestiones baladíes. Es que gobernar bien es difícil y probablemente don Jordi domina mejor el alegato que la eficacia. Así que lo dicho. Se le vienen encima los federales a este paso. Los negocios van bien, sobre todo los particulares. Pero la cosa pública no transita por caminos aceptables. Maragall debe sentirse estimulado. La Administración municipal de Barcelona ha sido con toda seguridad lo más brillante y políticamente más convincente que ha funcionado al otro lado del Ebro en los últimos años recordables. La Generalitat queda a la vista, allá por el horizonte.

Banqueros de periferia
Primo González La Estrella  21 Diciembre 2001

El relevo al frente de uno de los dos mayores bancos del país, el segundo que afecta a una de las dos mayores entidades financieras españolas en el curso de apenas seis meses, ha servido para desatar una cierta polémica sobre la pérdida de peso en el concierto económico y empresarial español de las gentes de la periferia. El relevo de Ybarra y de Uriarte en la cúpula del banco de origen vasco ha causado incluso enojo en medios políticos, a juzgar por las declaraciones del líder peneuvista Xavier Arzalluz. Considera Arzalluz que la fusión del BBV con un “banquillo” (en referencia a Argentaria) ha sido una operación diseñada por el poder político de Madrid y destinada a apropiarse del anclaje vasco de la entidad resultante para trasladarlo a Madrid.

Según esta hipótesis, el Gobierno no debe estar muy satisfecho con el desenlace en el otro gran banco, en donde ha triunfado sin paliativos un “periférico” de apellido Botín, cántabro de origen. El nuevo banco surgido de la fusión entre BBV y Argentaria va a contar con un presidente único natural de Lugo. Iberdrola tiene un vicepresidente ejecutivo y hombre fuerte nacido en Castilla y León.

Son tres negocios que han trascendido de sus lugares de origen hace muchos años y que ya no son ni siquiera empresas cuya actividad se agota en un mercado nacional, el español, sino que trascienden en su actividad las fronteras del Estado español dado su carácter eminentemente multinacional. Casi la mitad del balance de cada uno de los dos grandes bancos está ya fuera de España, y lo mismo se podría decir de sus beneficios y casi de su plantilla. Si algo se puede empezar a echar en falta a estas alturas en cada uno de los dos grandes bancos es que no haya en sus comités de dirección ciudadanos nacidos en México, en Brasil, en Gran Bretaña o en Argentina, países todos ellos en los que estas entidades tienen una importante presencia e implantación y en los que hay canteras de directivos más que suficientes como para justificar su presencia en alguno de los centros de decisión.

A Arzalluz parece preocuparle, sin embargo, más el asunto de la sede social que la auténtica importancia de las identidades geográficas o sociológicas. Tener la sede en Bilbao, en la antigua oficina de San Nicolás, implica para la Diputación Foral de Vizcaya unos interesantes ingresos en concepto de Sociedades. La imputación a una sede social de todo el beneficio que genera una compañía multinacional parece una pretensión abusiva. De este tipo de asuntos algo deben saber los herederos del empresario asturiano Masaveu, cuyo impuesto de Sucesiones se disputaron en su día la Comunidad Autónoma de Madrid (en donde residía) y la de Asturias (en donde su fortuna tenía patria de origen). También los herederos de don Emilio Botín, padre del actual presidente del Santander, cuya sucesión fue en su día motivo de disputa fiscal entre la Comunidad de Cantabria y la madrileña. Casi siempre la razón se la ha llevado la periferia en detrimento de Madrid.

La capital es tierra de acogida para muchas actividades económicas y financieras, pero a la hora de la verdad nadie le reconoce mérito alguno y le saca pocos rendimientos fiscales a su centralismo, que le sirve para tener mala imagen y menos ingresos. En el caso de BBVA, el País Vasco representa hoy en el balance del banco algo menos del 5% de su activo total y un porcentaje no muy lejano en el capital social.

Por cierto, que el “banquillo” de Argentaria aportó a la fusión nada menos que un millón de accionistas, ya que gracias a las colocaciones bursátiles masivas Argentaria se convirtió en el banco con más propietarios posiblemente de Europa. Y en las sociedades anónimas algo tienen que decir los accionistas, dueños al fin y al cabo de las acciones, del capital y de la titularidad de las empresas. Los derechos históricos son básicos y fundamentales, pero a los dos grandes bancos españoles les quedan ya pocos rasgos característicos de sus lugares de origen y de su carácter periférico. No es una desgracia. Es, al contrario, un mérito. La periferia española ha sido capaz de crear grandes negocios y convertirlos en empresas universales y globales. Un mérito que les confiere una página en la historia, aunque no siempre el control del consejo de administración.

Recortes de Prensa   Página Inicial