AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 17  Enero  2002
#Camilo José Cela
Camilo José Cela  17 Enero 2002

#Terrorismo e información
M. MARTÍN FERRAND ABC 17 Enero 2002

#Cuba, modelo vasco
GABRIEL ALBIAC El Mundo 17 Enero 2002

#Madrazo, el demócrata
Luis María ANSON La Razón 17 Enero 2002

#La ofensiva contra Redondo
Editorial La Razón 17 Enero 2002

#Savater a Redondo: «Os habéis sublevado contra la resignación»
La Razón 17 Enero 2002

#La conexión «Okupa»-ETA
MADRID. ABC 17 Enero 2002

#Galicia y Euskadi: comparaciones
Pablo A. Mosquera es secretario general de Unidad Alavesa La Razón 17 Enero 2002

#AGLI, UA UA OH.
Nota del Editor 17 Enero 2002

#Prioridades europeas
Editorial El País 17 Enero 2002

#El seguidismo
José A. SENTÍS La Razón 17 Enero 2002

#No era un corderito
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 17 Enero 2002

#El terrorismo ya no tiene traducción
Ignacio Villa Libertad Digital 17 Enero 2002

Camilo José Cela
Camilo José Cela (11 Mayo 1916 Iria-Flavia, Padrón, La Coruña - 17 Enero 2002 Madrid ) en el I Congreso Internacional de la Lengua Española

No usemos la lengua para la guerra, y
Menos para la guerra de las lenguas,
Sino para la paz, y sobre todo para la
Paz entre las lenguas

Terrorismo e información
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 17 Enero 2002

El espíritu del Ente, es decir, el Consejo de Administración de RTVE, del que tengo dicho que ni aconseja ni administra y que es una parodia del órgano del mismo nombre que diseña la Ley de Anónimas, ha aprobado por unanimidad un documento sobre el tratamiento informativo del terrorismo. Según el presidente de turno del tal Consejo, Marc Puig, «es una invitación a la reflexión». Pues reflexionemos.

Ayer mismo, en Estrasburgo, José María Aznar le recordaba al Parlamento europeo la prioridad absoluta que merece y requiere la lucha antiterrorista. No creo que en eso haya, fuera de la familia terrorista, ninguna voz en contra; pero, precisamente por eso, conviene cuidar las formas. Cuando, víctimas de la inercia, los periodistas escribimos, por ejemplo, sobre el «impuesto revolucionario» en vez de llamarle al hecho extorsión y chantaje, que es de lo que verdaderamente se trata, estamos colaborando -sin querer, sin sentir- con los terroristas, con sus animadores y, sobre todo, con sus propagandistas. El lenguaje nunca es neutral y las palabras, aún las menos significativas, pueden ennoblecer o encanallar cualquier concepto.

Una banda terrorista no puede tener, en una contemplación democrática, nada legal aunque la rutina haya acuñado el calificativo «legal» para definir a un delincuente no fichado por la policía. Desde esos saludables supuestos y a partir del principio de que la información es sagrada y, bajo ningún concepto, debe ser hurtada a los ciudadanos es conveniente, y hasta necesario, reflexionar sobre el tratamiento que la información debe tener en los asuntos y casos terroristas; pero, ¿debe ser un Consejo de Administración, designado por los partidos políticos, quien aborde esa tarea? Esta es, sin duda, una cuestión polémica. Algunos pensamos que el tratamiento de la información es una cuestión estrictamente profesional de los periodistas. Cabe en un Consejo, como el de RTVE, la emisión de un mandato a los responsables de la información para que adecuen su trabajo a ese espíritu, cosa que, dicho sea de paso, los telediarios vienen haciendo con especial pulcritud desde hace mucho tiempo. No cabe, ni aun en caso y causa tan noble, que un Consejo de Administración asuma para sí esa tarea. Su misión es otra.

Los supuestos de autorregulación, tan deseables, han de arrancar de la confianza en los profesionales a quienes se encomiendan las tareas. En RTVE, por costumbre, el Consejo asume funciones impropias de un órgano político y se traspasan en él las fronteras profesionales. Eso no es deseable ni, tan siquiera, al servicio de una causa tan noble como la que hoy valoramos. Estas debieran ser cuestiones para las asociaciones profesionales que aquí, dedicadas a lo asistencial, son una parodia de sí mismas. Nunca para los integrantes de un Consejo que se nutre con las pedreas en el reparto de los premios que se otorgan en las rifas del poder. Si aceptamos el principio de que, por una buena causa, el poder del Consejo puede intervenir en lo estrictamente profesional estaremos abriendo una puerta falsa para la información. ¿Quién establecerá después cuáles son las causas buenas?

Cuba, modelo vasco
GABRIEL ALBIAC El Mundo 17 Enero 2002

La cooperación con Cuba es un objetivo prioritario, nos sentimos enormemente agradecidos por todo lo que la sociedad vasca ha recibido del pueblo cubano, que nos da ejemplo permanente de dignidad, de lucha por la justicia y la igualdad y por ello constituye para nosotros un modelo referencial».

A cambio de esa gracia de dar modelo al socialismo futuro de la nación vasca (o sea, despotismo autista, corrupción, ruina), el consejero vascongado de asuntos sociales premia con 1.000 millones de pesetas a la dictadura castrista. Transacción humanitaria de un tal Madrazo en La Habana. Madrazo, capo del PCE de Llamazares en las provincias vascas. Ministro del muy nacional-revolucionario gobierno del PNV. El de Ibarreche, digo. Y el de Arzallus. Revolución nacional y socialista, se llama eso. Al fin. Patria o muerte: Ramiro Ledesma Ramos, que ideara para sus fascistas J.O.N.S hace 70 años la necrófila consigna, bota de gozo en su tumba.

Madrazo, pues. Tan socialista él y tan gulag y tan cubano. Tan eufórico de Patria o muerte. Tan socialista patriótico. Venceremos, pues; o la patria o la muerte; o ambas; cualquier cosa, menos burguesa democracia y garantía. Patria o muerte: decide el Dios Comandante ése, el receptor de la "enormemente agradecida" limosna de Madrazo, de Ibarreche, de Arzallus... Dios, Comandante en jefe del último campo de concentración estalinista.

Madrazo, pues. Y un coro de zortzikeros meapilas. Y mil millones de gracias al contado. Bajo el sacral referente del caribeño caudillo que hundió en la miseria a un país, antes de él próspero.«Ejemplo de permanente dignidad», no hay duda; «modelo referencial» del pueblo vasco en lo que a «justicia» e «igualdad» concierne.Eso dice Madrazo. Fraterno en el castrismo con Fraga, derretido por el último caudillo al viejo estilo. Socialistas nacionales y nacional-sindicalistas, fascistas y estalinistas retornan a su origen. Sólo la Cuba de Castro puede dotar a todos de un común Heimat anímico.

Al fin, fascina hasta qué punto puede la realidad superar cualquier caricatura. Cuba, modelo de la pequeña patria forjada en autócrata socialismo nacional-mortuorio, cuya nostalgia embriaga, desde su origen mismo, a varias generaciones de militantes de ETA.Cuba, personal dictadura de caudillo loco que los últimos dinosaurios del PCE añoran, como los peores de sus antepasados (el tenebroso Carrillo a la cabeza) añoraron. Cuba a la medida del franquista Fraga. Cuba del PNV y de su tan dadivoso consejero Madrazo.

Mil millones. Con cargo al contribuyente. Hasta la victoria siempre, Comandante. Vasconia como Cuba. ¡Patria o muerte!

Madrazo, el demócrata
Luis María ANSON La Razón 17 Enero 2002
de la Real Academia Española

Las naciones occidentales han reconocido unánimemente que Fidel Castro es el espejo en el que deben mirarse las democracias pluralistas. Cuba es hoy, gracias al comandante del uniforme verde oliva, el paraíso de la libertad de expresión, del respeto a los derechos humanos, de las garantías de reunión, de asociación, de manifestación, de ejercicio independiente de la oposición. Los periódicos impresos, la radio y la televisión cubanos constituyen un modelo de pluralidad informativa y de juego libre para todas las ideas y todas las tendencias. Fidel Castro es el gran demócrata de nuestro tiempo, con el reconocimiento expreso de todos los intelectuales serios del mundo, encabezados por Guillermo Cabrera Infante, su panegirista tenaz.

Nada más lógico que Javier Madrazo, consejero de Vivienda del Gobierno vasco haya decidido visitar en Cuba al admirado adalid de la democracia y los derechos humanos. El socialismo real, al que algunos llaman comunismo, les une. El respeto a la libre expresión es la argamasa compartida que les identifica. Consecuente con su pasión por los derechos humanos, Fidel Castro, al que sólo unos fanáticos fascistas llaman dictador, cobija y protege en la isla caribeña a los libertadores del pueblo vasco, oprimido desde hace siete siglos. Además, entrena a esos libertadores, los valerosos etarras, en el uso de las armas para que los pobrecillos puedan defenderse de la violencia del cruel Estado español.

Con las manos unidas como si estuviera haciendo la primera comunión, Javier Madrazo quedó extasiado cuando Fidel Castro se le apareció en carne mortal. Por fin, estaba ante el espejo de demócratas para contemplarse en él, caer genuflexo ante la vera libertad de cuerpo presente y ofrecer a aquel icono, nimbada la cabeza con la aureola de la santidad, colaboración y dinero. Desde su madriguera euskérica, el ayatolá Arzallus bendijo, como amantísimo padre y gil cordero, a Madrazo y celebró una vez más la incorporación del admirable comunista a las tareas del Gobierno vasco y a la colaboración con un hombre como Castro -casi un dios- que ha demostrado que tiene lo que hay que tener, al cobijar a «nuestros chicos» en el paraíso cubano.

La ofensiva contra Redondo
Editorial La Razón 17 Enero 2002

El nivel de perversión de la campaña desatada contra Nicolás Redondo Terreros, alcanza límites difíciles de superar. La máquina mediática formada por el felipismo y Prisa agredía con toda su potencia a Nicolás Redondo, haciendo de una lícita reunión entre el líder socialista vasco y el presidente del Gobierno algo tan negativo como un «encuentro secreto» con aire de «traición» al partido.

Cree el viejo Nicolás Redondo, su padre, con la razón que le otorgan su extraordinaria experiencia política como secretario general de UGT y su militancia en el socialismo vasco, que el ataque procede de la Ejecutiva del PSOE en un intento de evitar que su hijo sea elegido de nuevo como líder del socialismo vasco. Acierta el ex sindicalista y sólo hay que escuchar los coros que se escandalizan y se rasgan las vestiduras ante un hecho tan normal como que el secretario de los socialistas vascos intercambie información y pida más protección para sus militantes, amenazados de muerte.

La lucha por la libertad, por mantenerse con vida un días más y compartir por encima de ideas y partidos la incertidumbre de saber si mañana será el día en que uno mismo, su familiar más querido, su mejor amigo o sencillamente otro ciudadano, caerán bajo el coche-bomba o el tiro en la nuca, es un punto de encuentro en el que Redondo estará siempre más cerca de Aznar que de González.

Sólo entre los titiriteros que aprendieron sus malas artes en la corrupción del felipismo, los que consideran que no importa favorecer el proyecto soberanista de Arzallus con tal de saldar cuentas con Aznar por haber ganado las elecciones, puede generarse un proyectil mediático como el lanzado contra Redondo.Y sólo a quienes consideran el poder como algo patrimonial, por encima del patriotismo o la mínima ética, puede ocurrírseles lanzar su proyectil de insidia el mismo día en el que una concejal nacionalista renunciaba a su acta ante las amenazas etarras por haber incurrido el delito de humanidad de madrina del hijo póstumo de un edil popular, asesinado en su mismo pueblo. Acabar con Eta, luchar por la libertad para todos y apostar la vida en ello, debe ser el camino común de cualquier demócrata. Pero eso no lo entienden los que aspiraran a repartirse las migajas de la mesa de Arzallus.

Savater a Redondo: «Os habéis sublevado contra la resignación»
La Razón 17 Enero 2002

El escritor y filósofo Fernando Savater ha sido el encargado de elaborar el manifiesto de apoyo a Nicolás Redondo. En el texto, titulado «Carta abierta a Nicolás Redondo», al que tuvo acceso Ep, Savater alude a la soledad que el ex-secretario general del PSE-EE dijo sentir para adoptar la decisión de dimitir. «Imaginamos que en la política, igual que en la literatura y en la vida en general, no hay experiencia más amarga que la de sentirse solo».

En ese sentido, da las gracias al representante socialista porque por él y muchos otros como él, «socialistas de corazón y sin partido» se han sentido «menos solos» al representar y defender «lo mejor de una tradición centenaria de amor a la libertad y búsqueda de la justicia». «No estáis siguiendo a nadie, no sois la sombra de nadie, según la malévola e interesada calumnia de quienes parece que no entienden, no ya lo que significa ser socialista, sino ni siquiera lo que es ser demócrata», afirma.

Frente a la resignación
El filósofo donostiarra pondera la actitud de Redondo: «Tú y muchos como tú os habéis sublevado contra esa resignación, habéis afirmado la defensa insobornable de lo que es normal en cualquier parte de cualquier país civilizado, os habéis negado a acatar una especie de normalidad monstruosa en la que no es infrecuente el crimen y en la que la libertad de hablar, de vivir, de opinar, de leer el periódico que a uno le da la gana, están siendo mutiladas a diario». A pesar de reiterarle la posible soledad en la que se pueda encontrar el ex dirigente del PSE-EE y los compañeros que le apoyan en su estrategia, le anima diciendo que «justo en esa soledad os habéis encontrado con muchísima gente, no sólo de otros partidos, sino también de otros lugares y, contra lo que afirman los agoreros, habéis recobrado muchos de los votos que habíais perdido». Por ello, «en esta hora difícil e ingrata» para Redondo, Savater le comunica que cuenta con la simpatía de «mucha gente que no acepta las barreras inventadas por el nacionalismo ni por los sectarismos de muchos demócratas que se dan cuenta de que aún hay mucho que pelear para que la democracia esté firmemente arraigada en cada rincón de nuestra tierra». El texto está recibiendo el apoyo de escritores e intelectuales.

La conexión «Okupa»-ETA
MADRID. ABC 17 Enero 2002

La desarticulación del «comando Gorbea», reveló, entre otros hechos, la relación de miembros del movimiento «okupa» catalán con ETA. Este fue el caso del detenido ayer, Juan Ramón Rodríguez, que participó con un nombre falso en una rueda de prensa posterior a los incidentes de la Casa de la Muntanya como representante de este colectivo. También, Albert Lambert Duran, perteneciente al movimiento «okupa» de Barcelona, fue detenido en septiembre de 2001 como presunto colaborador de ETA cerca de la Casa de la Muntanya. El arresto de Lambert se practicó a raíz de la documentación ocupada a José Tamboleo Fonseca, detenido también en Barcelona por su presunta participación en la huida del etarra García Jodrá, a quien pudo alojar unos días, en enero pasado tras la caída del anterior «comando Barcelona». Tanto en esta operación como en la llevada a cabo en agosto, se incautaron varios ordenadores a los «okupas» detenidos, lo que venía a demostrar que la relación entre los grupos radicales catalanes y ETA no era circunstancial. La información obtenida, por un lado, a los «okupas» y, por otro, a los terroristas permitió concluir que la banda se sirvió de los datos facilitados por los primeros para actualizar su información sobre futuros objetivos.

Rodríguez Fernández era cantante del grupo de rock «Kop», que fue contratado en varias ocasiones por ayuntamiento gobernados por Batasuna. En medios proetarras estaba considerado como un conjunto «amigo de la causa vasca». En concreto, «Gara» le describía «como una de las formaciones más combativas del país Mediterráneo».

Galicia y Euskadi: comparaciones
Pablo A. Mosquera es secretario general de Unidad Alavesa La Razón 17 Enero 2002

Tres hechos me han llamado la atención y deseo compartirlos con aquellos ciudadanos que lo deseen.
Estuve en la toma de posesión de Manuel Fraga, acompañándole desde el Parlamento Gallego, por las calles de Santiago de Compostela, hasta la Plaza del Obradoiro, donde unos 6.000 gaiteros esperaban a la comitiva y cerraron el acto.

En el trayecto hubo todo tipo de manifestaciones. Desde los que nos aplaudían, hasta los que nos pitaban e increpaban por diferentes motivos, que iban desde el conflicto laboral por cierre o crisis, hasta la presencia de la oposición Nacionalista radical con el acto.
Pero hubo dos hechos que sorprendieron a los que no estamos acostumbrados a tales eventos, en la calle, a pecho descubierto, como si de una procesión se tratara. Cada cual pudo expresar su opinión y su estado de ánimo con el evento, en libertad y sin miedo. La presencia de todo el mundo celta, de la gallegidad universal, en una de las Plazas más hermosas del mundo, interpretando desde la muñeira hasta el himno gallego, fue un ejemplo que simboliza el punto de encuentro más allá de la política. ¿Se imaginan ustedes algo similar en el País Vasco, con motivo de la toma de posesión del lehendakari? Por cierto, la última vez que acudí a este evento en Guernica me insultaron y me escupieron.

Hace unos días, tras la Navidad, compartí mesa y mantel con don Manuel Fraga Iribarne. Es algo que hago con cierta frecuencia. Forma parte de las relaciones entre dos gallegos, universitarios y docentes, que además comparten viejos lazos culturales. Unas veces estamos de acuerdo y otras en desacuerdo. Pero esta vez, en el viejo Vilas cercano al primer Campus Universitario Compostelano, el presidente de la Xunta estaba más feliz, porque me anunció que en aquella misma mesa donde nosotros hablábamos de Salamanca, de Gaudí, de nuestros familiares argentinos víctimas de la recesión económica, del queso de Arzua o de las diferencias entre el Albariño y el Godello, se iba a producir la comida con el profesor Beiras.

Daría algo por ser comensal entre los dos profesores universitarios. Daría algo por ver cómo transcurrió la conversación y de qué manera en torno a los platos regionales, que de una forma habitual se consumen en el viejo Vilas, se iba entretejiendo en diálogo y los compromisos comunes, entre el presidente de la Xunta de Galicia y el líder del Nacionalismo Gallego. ¿Se imaginan ustedes algo similar en el País Vasco? De entrada, el presidente del gobierno vasco estaría sustituido por el presidente del Partido Nacionalista, que viene a ser algo así como la diferencia entre Alá y Mahoma.

La tercera cuestión que me ha sorprendido es comprobar cómo los ciudadanos que van por la vida de gente corriente, no entienden la bronca del Concierto Económico. Me explico. De Miranda de Ebro para abajo, creen que estamos ante una nueva propuesta del nacionalismo vasco para arrancar privilegios al Gobierno de España. Mientras Pujol sigue el viejo lema de que «lo que no son pesetas son puñetas», aquí, en la Euskadi de los Derechos Históricos, «mucho mas importante que el huevo sigue siendo el fuero». Pero es que, hasta en las calles de Vitoria, no saben a ciencia cierta lo que hay tras el Concierto Económico. Las gentes de a pie sólo ven que se ha convertido en un motivo más de «bronca» entre Euskadi y Madrid. Más de una vez, le dije al lehendakari Ardanza, en público y en privado, que la Foralidad, los Derechos Forales de los Territorios Históricos, el Concierto Económico y todas las piezas de la Autonomía vasca, tenían que ser objeto de una política de hábil venta en el resto de España, no fuera a ser que con el paso del tiempo, el resto de las Comunidades de la vieja piel de toro, terminaran por exigir el mismo trato en nombre de los Derechos Históricos, que sin duda tienen.

Pero es que además, podríamos abrir la caja de Pandora en la Europa de los negocios; hecho que ya tuvo lugar con motivo del desaguisado de las ayudas fiscales a los coreanos de Daewoo; y que se saldó con las correspondientes sanciones económicas y con la petición de auxilio, desde Euskadi a Madrid, para que defendieran tales derechos vascos ante los políticos y los empresarios de Bruselas. Mientras los gallegos están a punto de conseguir el tren de alta velocidad; han mejorado de una forma notable sus autopistas, se han convertido en el centro de la moda o de la industria textil, con un Zara que vende ropa por el mundo entero; aquí, seguimos dedicados a meterle el dedo en el ojo a todo aquel que intenta poner orden en la simetría solidaria del Estado de las Autonomías, pero que no puede permitirse veleidades que se traduzcan a privilegios.

AGLI, UA UA OH.
Nota del Editor 17 Enero 2002

Aquí seguimos demostrando que lo que nuestro amigo Pablo Mosquera ha visto en Galicia no es nada más que la faceta simpática financiada por el estado autonosuyo. Pero la cruda realidad tiene poco que ver con el festejo, seguimos siendo ciudadanos de segunda, tanto en el aspecto político como en infraestructuras, transporte urbano, circulación, y la presión fiscal anda diversificada para que no se note (mire su recibo de agua y alcantarillado).

Prioridades europeas
Editorial El País 17 Enero 2002

Integrar en el seno de la Política Exterior, de Seguridad y de Defensa Común de la UE la lucha contra el terrorismo no va a resultar fácil, como tampoco lo está siendo en la OTAN, que también se lo plantea. Se trata de uno de los objetivos principales que ha fijado Aznar en su discurso programático ante la Eurocámara como presidente del Consejo Europeo. El presidente del Gobierno, sin embargo, no ha explicado cómo articular tal aspiración, que pretende que se debata durante el semestre español.

La lucha contra el terrorismo responde, según la visión de Aznar, no sólo al interés nacional español para que ni ETA ni otros grupos encuentren santuario alguno dentro de las fronteras de la UE, sino también a una opción estratégica: el 11-S ha llevado a nuevos planteamientos mundiales por parte de la única superpotencia existente, EE UU, y Europa no se puede quedar al margen. Claro, que antes Europa debería existir como potencia diplomática o incluso militar, lo que no es aún el caso. Y aunque lo fuera, sería un error enfocar la lucha contra el terrorismo como una guerra. La de Afganistán está demostrando los límites de tal aproximación. Derrocar al régimen talibán era un objetivo secundario respecto al de acabar con Al Qaeda y capturar a sus líderes.

En todo caso, hacer que funcione en Europa la cooperación policial, Europol, y la judicial, Eurojust, ya es tarea suficiente para estos meses. Algunos europarlamentarios de diversos grupos tuvieron que recordarle a Aznar que, en su obsesión por la seguridad, se había olvidado de la defensa de las libertades, y de la crítica a algunas medidas tomadas por EE UU, como los juicios por tribunales militares en relación con el 11-S. También le recordaron otros dos vacíos en su intervención inicial. Primero, que las reformas económicas no dejen a un lado la política social, a lo que replicó que para mantener el modelo social europeo deben completarse las reformas estructurales pendientes y aspirar no sólo al pleno empleo, sino a un 'empleo de calidad'. Segundo, el papel de las regiones y la preservación de la diversidad en la UE. Aznar considera que es una cuestión que compete no a la UE, sino a cada uno de los Estados. Resultará inútil intentar aparcar esta cuestión, que resurgirá, pues así se decidió en el mandato dado a la Convención que ha de preparar las reformas institucionales de la UE en 2004. Novedad aportada por Aznar es que los trabajos de esta Convención, que arrancará el 28 de febrero, deben llegar a un primer resultado para el Consejo Europeo de Sevilla, el 21 de junio.

A falta de imprevistos, la presidencia española se va centrando. Ya las prioridades, como era lógico, se han reducido a tres: la lucha contra el terrorismo, las citadas reformas económicas y la ampliación de la Unión. Estos dos últimos temas van a estar en cierto modo ligados al decidir, muy oportunamente, invitar a los países candidatos a participar en una sesión de trabajo en el próximo Consejo Europeo de Barcelona, a mediados de marzo. En él se ha de abordar cómo dar un nuevo impulso a la economía europea para que gane competitividad. Aznar quiere centrarse en la integración de los mercados de transportes y comunicaciones, energía y financieros. Dos años después de lanzado el proceso de Lisboa para hacer de la UE en diez años 'la economía más competitiva del mundo', hay que comenzar a pedir resultados, no sólo nuevos planes.

El presidente del Consejo Europeo se defendió bien en el debate, buscando con guiños políticos constantes la complicidad de un Parlamento Europeo que acaba de estrenar nuevo presidente a mitad de legislatura. Se ha roto la tradición de rotación pactada entre los dos grandes grupos, el popular y el socialista. A la centrista francesa Nicole Fontaine, que ha hecho un gran papel, especialmente en relación al terrorismo, ha sucedido el oscuro liberal irlandés Pat Cox, parlamentario del país que ha rechazado en referédum el Tratado de Niza, aunque sea con una bajísima participación electoral.

La elección de Cox ha puesto de relieve la crisis en la que se encuentra el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, que ha ido perdiendo posiciones por querellas internas y una estrategia equivocada hacia otros grupos, mientras en el Consejo Europeo va ganando peso una derecha preocupantemente minimalista en lo que a la construcción europea se refiere: la de Berlusconi y sus aliados en Italia; la de los daneses; la que pone de relieve la elección del socialcristiano bávaro, Edmund Stoiber, como candidato de la CDU-CSU a la cancillería europea. Es en buena parte la visión del propio Aznar: más Europa; pero no demasiado, para que los gobiernos preserven aún la mayor parte de sus prerrogativas.

El seguidismo
José A. SENTÍS La Razón 17 Enero 2002

Las operaciones de navajeo político casi ni me parecen ya noticiables. Si me interesa la última, la que tiene como objetivo a Nicolás Redondo Terreros, es porque entre los instrumentos que afilan el emasculador se encuentra una acusación de honda tradición política: el seguidismo. A Redondo le zahieren con ese implacable estigma, que connota traición al propio y sumisión a la felonía del adversario. Algunos de los que supone suyos, y los que quieren mandar en los suyos desde la barrera periodístico-económica, han encontrado el filón que necesitaban para una operación de poder. A Redondo le presentan como el obstáculo para la independencia funcional del PSOE vasco que, para el budista Zapatero, lo que debe perseguir es «el camino de enmedio», equidistante entre la suma mortificación de la oposición al nacionalismo y el lujurioso placer de compartir su poder. Pero en Ferraz no se dan cuenta de que en el País Vasco se juega la política, incluso la democracia, en estado primario: derechos y libertades esenciales, defensa de la vida y la dignidad. Ahí, el problema no es con quién te acuestas, sino si puedes salir indemne a la calle.

Cuando las democracias pactaron con Stalin en Teherán o Yalta, nadie llamó a Roosevelt, Churchill o Stalin «seguidistas». Había un enemigo común, el nazismo, que había que conjurar antes de saber si la democracia liberal podía o debía triunfar sobre el comunismo soviético. Desengañémonos. Aunque en la dirección del PSOE se piense ingenuamente que la operación les beneficia porque aisla al PP, a Redondo no le viene la acusación de seguidismo por su posición geográfico-partidaria, sino porque sus convicciones tocan la fibra sensible de la paleoizquierda: la que todavía considera lo español como un concepto de derechas. Lo que molesta de Redondo es que se manifieste, antes que vasco y de izquierda, español, en un mundo en que esta toma de posición de Estado causa escozor a poco que se rasque en algunos que no han superado el franquismo. Una izquierda que no se juega su identidad en los terrenos de la sociedad, sino que aún vacila en el debate sobre la forma de Estado. Todavía recuerdo a Benegas con su pancarta a favor de la autodeterminación, y ya han pasado más de veinte años. Ahora veo a los Elorza o Eguiguren agitándola, no sé si por convicción, por miedo o por interés.

Redondo se ha acercado al PP, pero no más que éste a Redondo, porque ambos comparten ambición de libertad. Y no más que los dos a intelectuales, profesionales, artistas independientes que intentan sobrevivir en un mundo inhóspito. Todos ellos quieren compartir casa (se llama España, por cierto, y se regula por la Constitución), aunque después ocupen distintas habitaciones. Pero algunos del PSOE prefieren la caseta del perro, sin saber de quién serán los guardianes.

No era un corderito
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 17 Enero 2002

No era un corderito Érase una vez que andaba Redondo Terreros pastando por el bosque encantado de Ibarrola, en el valle de Oma, y alguien creyó que si llegaba el lobo Elorza y le hacía uag, uag, el corderito saldría corriendo asustado entre los árboles destrozados por los terroristas. Y el lobo fue y le hizo uag, uag y el corderito se le plantó en frente, le hizo uuhh, y el fiero de pacotilla se marchó corriendo con el rabo entre las piernas. Total, que llegaron refuerzos que se relamían imaginando al corderito asado en un plato, y el corderito llamó al resto de los corderitos y les dijo a los enviados de Madrid: «Esta pelea no es con vosotros, tontainas. Esta pelea es directamente con el secretario general del Partido, que empezó una batalla sin saber si la podía ganar. Segundos, fuera».

Y con la astucia de un zorro, más que de un lechón, empezó a montar tal lío entre los socialistas que maldita la hora en la que se les ocurrió empezar este embrollo. Para mal de males del líder del PSOE, se comprueba diariamente que el PNV está dispuesto a cargarse la Democracia y la Libertad en el País Vasco con tal de mantenerse en el poder, como bien demuestra la increíble situación de Durango o de Zumárraga, donde han cambiado a los caciques del franquismo por los mafiosos del terrorismo. Y un coche bomba en el centro mismo de Bilbao deja a los lobos sin argumentos y enaltece la posición de los corderitos.

Pasado el tiempo, se comprueba que era falso que las bases del PSE estuvieran contra Redondo, sino que todo era una enfrentamiento personalista, sin ideas de fondo, entre Zapatero y él ¿Por qué? ¿Porque puede dialogar con el presidente del Gobierno? ¿Porque no le hace el caldo gordo a Arzalluz? Si esas son las razones, el corderito terminará comiéndose a los lobos.

El terrorismo ya no tiene traducción
Ignacio Villa Libertad Digital 17 Enero 2002

La solidez y la consistencia de la intervención del presidente Aznar ante el Parlamento Europeo vuelve a recordarnos lo importante que es hablar claro sobre la lucha contra el terrorismo. El Jefe del Ejecutivo supo mezclar con buen tino el reconocimiento y el agradecimiento a las instituciones europeas por los pasos dados en los últimos meses en la Unión, pese a que es necesario un mayor compromiso en la puesta en marcha de los últimos acuerdos en esta materia. Fue un claro llamamiento para que la "Eurorden" sea una realidad lo antes posible. A nadie se le oculta que una de las claves para que las buenas intenciones de los Quince tengan un reflejo de eficacia es que este mecanismo entre en vigor en la fecha prevista, sin que las excusas políticas o constitucionales provoquen un retraso más allá de 2004.

El presidente Aznar ha recordado que la situación internacional ha cambiado y que, por lo tanto, es necesario un mayor compromiso de todos. Aznar ha enunciado varias cuestiones imprescindibles para esta lucha, pero entre ellas destacan dos por encima de las demás: la cooperación de todas las Fuerzas de Seguridad europeas y el bloqueo contundente de todas las fuentes de financiación de los terroristas. Un planteamiento que se presenta con un claro objetivo: el final definitivo de los "santuarios" para los terroristas en Europa. Ese ha sido el más importante mensaje del presidente del Gobierno a los parlamentarios europeos, puesto que la pervivencia de esos pequeños "cotos" es uno de los grandes peligros que todavía aparecen en el horizonte.

A estas alturas de la historia nos conocemos todos. Y aunque nadie en la Europa comunitaria se puede atrever ya a no condenar el terrorismo en todas su formas y maneras, sí se puede caer en la tentación de mirar hacia otra parte. Existe todavía el peligro de que algunos gobiernos que alardean de trayectorias impecablemente democráticas intenten refugiarse en una aplicación "poco exigente" de los acuerdos antiterroristas. De esta manera, sutil y perversa, puede surgir una actitud -que no sería nueva- de condenar por un lado el terrorismo y por otro permitir que los terroristas encuentren escondites y asideros en muchos lugares de la Europa comunitaria. Francia, Bélgica y Portugal son tres claros ejemplos, bien cercanos, de lo dicho anteriormente.

Aznar ha recordado a todos que la colaboración es imprescindible, pero hay que trabajar con seriedad para que desaparezcan para siempre los santuarios de los terroristas. Y es que la batalla continúa. Una vez que Europa está de acuerdo en los cimientos, ahora hay que evitar que aparezcan excusas, sin fundamento, que desemboquen en excepciones que sirvan de tapaderas a los terroristas. Es evidente que existen países en Europa que han vivido cómodamente, dejando la puerta abierta de su territorio para que los terroristas se puedan mover con tranquilidad, con la condición de "no molestarse mutuamente".

En todo caso, las cosas son como son y los avances que se han realizado estos últimos meses eran impensables no hace mucho. Es por ello que ETA y su entorno político dan claras muestras de nerviosismo. La patética intervención del único eurodiputado que Batasuna tiene en el Parlamento Europeo es la muestra más clara de este desconcierto. La cobertura internacional de la que han dispuesto durante años está llegando a su fin. La vieja reivindicación, realizada ante el presidente Aznar, de que el conflicto vasco es un problema político suena a un propuesta apolillada y ridícula. La petición de soluciones políticas a cambio del miedo, de los asesinatos y de la extorsión son una triste burla a la sociedad vasca que quiere vivir en paz. El representante de Batasuna en Europa se ha colocado en el lugar que le corresponde: en el frente del terror. Y en ese escenario -entre la paranoia y el infantilismo- para no hablar en castellano, ha hablado en inglés, pero sus difíciles construcciones incluso han puesto en dificultades a la traductora oficial, que intentaba darle un sentido coherente a las palabras del eurodiputado batasuno. Y es que con toda seguridad, más allá de la sintaxis, el discurso del brazo político del terrorismo se ha quedado sin sentido; por eso sen hace imposible entenderlo y mucho menos traducirlo.

Recortes de Prensa   Página Inicial