AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 7 Febrero  2002
El PNV quiere proteger a Batasuna
Impresiones El Mundo  7 Febrero 2002

Reválida para el nacionalismo
José A. SENTÍS La Razón 7 Febrero 2002

El escollo europeo
Editorial El Correo  7 Febrero 2002

Mi despacho en Bruselas
Nota del Editor  7 Febrero 2002

Hallan otro piso de ETA en Toulouse
MADRID. ABC 7 Febrero 2002

Terroristas callejeros atacan la sede del PSE en Mondragón y una discoteca en Irura
EFE Libertad Digital 7 Febrero 2002

Cinco de los seis detenidos por kale borroka en San Sebastián militan en Segi
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 7 Febrero 2002

El PNV quiere proteger a Batasuna
Impresiones El Mundo  7 Febrero 2002

El PNV ha presentado una enmienda en el Parlamento en la que pide que se suprima de las tareas del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) la de «evitar peligros para la indepedencia o la integridad territorial de España». Argumenta que esta redacción de la ley permitiría espiar a Batasuna y a quienes son independentistas, una ideología tan legítima como cualquier otra siempre que no se recurra a la violencia. El razonamiento del PNV puede ser correcto teóricamente, pero obvia el hecho de que Batasuna es el brazo político de ETA, justifica el terrorismo y parte de sus dirigentes colaboran con la organización armada. Aun así, la Constitución protege a Batasuna, que tiene los mismos derechos que cualquier otra formación política. El CNI no puede espiar a Batasuna sin autorización judicial, lo que ya constituye una garantía más que suficiente para Otegi y compañía.

Reválida para el nacionalismo
José A. SENTÍS La Razón 7 Febrero 2002

Una de las cosas que más me ha sorprendido en el moderno debate de los nacionalismos en España ha sido su tendencia al masoquismo: celebran sus derrotas o se las inventan. Digo yo que será el poso judeocristiano que alimenta muchas ideologías, en las que se homenajea el sacrificio, en lugar de festejar la iniciativa de la victoria. En el caso vasco es muy ostensible, porque en lugar de reivindicar su paternidad compartida en la fundación de España, que objetivamente les pertenece, los nacionalistas crean un imaginario de sumisión y dominación, como si les avergonzara su pasado glorioso y se enorgullecieran de sus fracasos inexistentes. Es como si Estados Unidos celebrara Pearl Harbor, en lugar del Día de la Independencia; o Francia lo hiciera con Dien Bien Fu, en vez de con la toma de la Bastilla.

Pero, digan lo que digan estos intérpretes victimistas de la historia, ellos no son España porque España les hubiera colonizado o doblegado por las armas, sino porque la compusieron desde el principio. Son más España que otros antiguos reinos de esta península; y, por cierto, a algunos los convencieron, en colaboración con Castilla y otros aliados, y generalmente por la vía de las armas, de que debían ser España. Que ahora exista una pequeña elite política en el País Vasco ambiciosa de un poder menor dentro del Estado (en búsqueda de otro Estado) por envidia de ese mismo Estado que crearon no es más que un accidente psico-patológico. Es como si el creador de la Ford tuviera envidia del éxito de sus coches, y quisiera competir con ellos inventando otra marca, mientras lloraba amargamente por la opresión del capitalismo salvaje de los fabricantes de automóviles.

Es por eso por lo que los nacionalistas vascos necesitan pasar una reválida de sus conocimientos históricos. O, más bien, por lo que hace falta ese examen a los ciudadanos adoctrinados por ese nacionalismo, ya que sospecho que los líderes del PNV saben realmente lo que ha sucedido en la historia de España, pero se lo callan cuidadosamente para alimentar su dramaturgia de poder.

Lo que Ibarreche tendría que decir a Aznar es: «Ya que soy, como vasco, fundador de España, requiero representación en Europa al lado del Gobierno de la Nación». Y tendría toda la razón. La pierde cuando la pide como si no fuera España, o cuando plantea la nueva reivindicación estúpida de la «soberanía compartida», como si el País Vasco fuera Gibraltar, cuando cuenta con el protagonismo inequívoco en la soberanía primigenia. Ahora, el PNV juega a ser Andorra. Qué absurda tendencia a la diversificación de la empresa, para una vez en la historia en la que ésta puede tener un cierto peso que no se base en fantasías imperiales ni se detenga en confrontaciones fratricidas. Pero no hay manera de que algunos aprueben la reválida de la historia. Por eso hace falta la historia común en la reválida.

El escollo europeo
Editorial El Correo  7 Febrero 2002

Las discrepancias sobre la inclusión o no de la presencia de Euskadi en las instancias europeas dentro de la negociación de una nueva Ley del Concierto están contribuyendo a desvirtuar la importancia y las verdaderas diferencias que subyacen al tratamiento de una cuestión ineludible para un Estado complejo. El hecho de que muchas de las materias sobre las que la UE es beneficiaria de una cesión de soberanía por parte de España afecten a competencias que el ordenamiento constitucional y estatutario atribuye a todas o a alguna de sus autonomías obliga a ofrecer una respuesta positiva y duradera a esta cuestión. Máxime cuando la característica fundamental de la organización territorial del Estado es que confiere facultades legislativas a las Cámaras autonómicas. En ese sentido, el alto grado de desarrollo del autogobierno vasco y su propia singularidad invitan a hallar una fórmula adecuada de engarce en la participación española en la UE. Pero el problema -en este caso como en otros muchos- surge cuando el nacionalismo gobernante concibe sus propias aspiraciones soberanistas como la condición inexcusable sobre la que se debiera arbitrar la presencia del País Vasco en Europa y su propia relación con el Estado constitucional y con las demás comunidades autónomas.

La pregunta es si el nacionalismo está dispuesto a que la autonomía vasca participe en la formación de la voluntad del Estado, o si aspira de manera irrenunciable a que Euskadi tenga un papel propio ante las instancias de la Unión. Si el Gobierno Ibarretxe está dispuesto a conjugar y compartir dicha participación con la que en justicia correspondería también a las otras dieciséis autonomías, o si rehúsa a integrarse en fórmulas consensuadas o rotatorias que le permitan un seguimiento más exhaustivo de los asuntos europeos y una mayor proximidad a dichas instancias porque prefiere seguir manteniendo el objetivo de alcanzar un lugar propio en los órganos de la Unión, aunque sea a través de un «acuerdo entre iguales» con el Gobierno español. Sería una deplorable pérdida de tiempo que el tema siguiera oscilando entre la incomunicación y la confusión que dominan las relaciones entre ambas administraciones. El nacionalismo gobernante no puede eludir la necesidad de una mayor clarificación de posturas. Entre otras razones porque cuando sus posiciones se muestran maximalistas contribuyen a empantanar la solución de un problema que atañe al conjunto de las comunidades autónomas ante una Administración central predispuesta a convertir la imposibilidad del entendimiento con el nacionalismo vasco en un argumento definitivo para evitar cualquier modificación de la situación actual.

Mi despacho en Bruselas
Nota del Editor  7 Febrero 2002

Todos los argumentos que esgrimen quienes no presentan una oposición frontal a que los entes autonómicos planten cortijos en las entidades supranacionales, tienen la misma validez sea cual sea la granularidad del ente, gobierno municipal, tenencia de alcaldía de barrio, asociaciones de barrios, de vecinos, etc., y naturalmente los propios ciudadanos, por lo que siempre llegamos al meollo de la cuestión: el dinero. Cuando se trata del dinero de los demás, no hay límite ni sentido común, el único objetivo es perdurarse en el poder y aumentar la base clientelar para que no haya medio de deshacerla salvo mediante una situación de crisis grave, cuando la ciudadanía se harta de que la confundan con idiotez; aquí se trataron de resolver mediante guerras civiles, confiemos en que en Argentina no suceda lo mismo. Estamos hartos del bing bang, del deshacer para volver a hacer, del descentralizar para volver a centralizar.

Quien tiene más interés que este editor en defender ante Bruselas los derechos constitucionales pisoteados por los políticos autonómicos  y otros ?, porqué nosotros no podemos disponer de nuestro despachito allí para defender nuestros derechos atropellados aquí ?

Hallan otro piso de ETA en Toulouse
MADRID. ABC 7 Febrero 2002

Agentes de la Policía Judicial francesa registraron ayer un piso en la ciudad de Toulouse utilizado por ETA y que está relacionado con los presuntos etarras Juan Ramón Carasatorre y José Ramón Lete, detenidos en diciembre del pasado año.

En esta casa, a diferencia de la localizada el pasado día 24 en la misma localidad, se han encontrado pocos documentos y los recuperados hacen referencia a «asuntos políticos» ya antiguos, informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

El registro de esta vivienda forma parte de las investigaciones abiertas a raíz de los datos obtenidos en las últimas operaciones contra ETA en suelo galo, que permitieron el hallazgo de más de una tonelada de explosivos en un caserío cerca de Pau, así como la localización del primer piso en Toulouse que alquiló la presunta etarra Laurence Beyrie.

En esa ocasión aparecieron listados de objetivos -entre ellos un centenar de dirigentes y cargos del PNV- y material para la fabricación de coches bomba para cometer atentados.

Terroristas callejeros atacan la sede del PSE en Mondragón y una discoteca en Irura
Los radicales del entorno de ETA han vuelto a protagonizar actos de violencia callejera. Un grupo de desconocidos ha atacado con cócteles-molotov la sede del PSE-EE en Arrasate (Mondragón) y ha colocado un artefacto casero en la puerta de una discoteca del municipio, también guipuzcoano de Irura. Además, en San Sebastián ha resultado calcinado un autobús.
EFE Libertad Digital 7 Febrero 2002

Los dos ataques protagonizados en Mondragón e Irura apenas han causado daños materiales y no ha sido necesario desalojar los inmuebles colindantes a la sede del PSE y el local afectados. El primer sabotaje se ha registrado poco antes de la una de la madrugada en la calle Olarte, de Arrasate, cuando los proetarras han lanzado cócteles molotov contra un primer piso en el que se ubica la sede del partido socialista. El incendio se ha sofocado sólo y únicamente ha ennegrecido la fachada de la casa del pueblo y de dos viviendas situadas en los pisos superiores.

Unos minutos después ha explosionado un artefacto casero colocado en la puerta de una discoteca ubicada en Irura, municipio próximo a Tolosa. Los propios trabajadores que se encontraban en el interior del local, cerrado al público en ese momento, han apagado las llamas, que han afectado a la puerta y al toldo. En el lugar se encontraron restos de cócteles molotov y dos bombonas de camping gas.

El tercer acto de violencia callejera se registro poco antes en San Sebastián, donde un grupo de desconocidos incendió un autobús, que resultó calcinado. Además sufrió importantes daños un camión que se encontraba en las inmediaciones. Los hechos se produjeron sobre las nueve y media de la noche en el barrio de Martutene de la capital guipuzcoana, cuando una decena de desconocidos obligó al conductor y a unos cinco viajeros que se encontraban en un autobús de la compañía del Tranvía a descender del vehículo. Tras cruzar el autobús en la calzada los asaltantes rompieron las ventanillas y rociaron el interior con líquido inflamable para prenderle fuego.

En ninguna de estas acciones se han practicados detecciones.

Cinco de los seis detenidos por kale borroka en San Sebastián militan en Segi
Garzón ordenó la operación horas después de ilegalizar las actividades de la organización juvenil Se les acusa de colocar un artefacto en casa de Mikel Azurmendi
SAN SEBASTIÁN EL CORREO 7 Febrero 2002

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron ayer en San Sebastián a seis jóvenes por su presunta vinculación con los grupos Y y como supuestos autores de una larga lista de acciones de violencia callejera perpetradas en la capital guipuzcoana desde 1997. La operación se desarrolló por orden del juez Baltasar Garzón, apenas unas horas después de que, el pasado martes, el propio magistrado declarase ilegales las actividades de Askatasuna y Segi. Precisamente, cinco de los arrestados militan en Segi, la organización juvenil de la izquierda abertzale. La Policía busca a un séptimo joven al que no localizó en su domicilio.

Según fuentes de la investigación, los detenidos, con edades comprendidas entre los 19 y los 22 años, son los presuntos responsables de la colocación de un artefacto que no llegó a estallar en la vivienda del profesor de la UPV y miembro del Foro de Ermua Mikel Azurmendi.

También se les atribuyen el lanzamiento de cócteles molotov contra la casa de un edil donostiarra del PP, en mayo de 2000, el ataque contra el despacho de este partido en el ayuntamiento de San Sebastián, en octubre de 2001, y la colocación en la casa de un concejal socialista de un muñeco pintado de rojo acompañado de un cartel con el texto Tu serás el próximo .

Amedrentamiento
Otros episodios de kale borroka que se les imputan son la quema de un autobús, un ataque a un concesionario de Citröen, el lanzamiento de artefactos incendiarios contra la Comandancia de la Guardia Civil de El Antiguo y la quema de varios cajeros automáticos. Además, según Interior, los detenidos «podrían haber participado» en campañas de Amedrantamiento de ediles donostiarras mediante la colocación de dianas, muñecos ensangrentados o pegatinas ofensivas.

Los arrestados son Jon Markel Ormazabal Gaztañaga, Xabier Camino Zurutuza, Roberto Maiza Rekondo -los tres de 19 años-, Aitzol Irazusta Etxeberria, Aitor Larrea Amilibia -de 21- y Xangarin Rekondo Serrano, de 22. La séptima persona a la que intenta localizar la Policía ha sido identificada como Eneko Agirresarobe.

La Policía considera a Ormazabal el responsable del grupo, encargado de fijar los objetivos y planificar los ataques. Ormazabal estaba en libertad bajo fianza de dos millones de pesetas desde que en julio de 2001 se presentara en la Audiencia Nacional. Unos días antes, la Ertzaintza había acudido a su domicilio para detenerlo acusado de lanzar un artefacto incendiario contra la vivienda del propietario de una empresa de trabajo temporal.

Precisamente, en el auto dictado el martes por Garzón para ratificar la ilegalidad de la actividad de Segi se hacía una referencia a Markel Ormazabal. El juez afirmaba que Ormazabal, a quien considera dirigente de Haika, fue uno de los presuntos autores del atentado contra una ETT, cuyos datos habían sido encontrados en un ordenador intervenido en la sede de la organización juvenil. Para Garzón, estos hechos desvelan «la continuidad de la acción terrorista de esta organización a través de sus miembros».

Recortes de Prensa   Página Inicial