AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 9 Febrero  2002
El árbol y las nueces de Polanco
Enrique de Diego Libertad Digital 9 Febrero 2002

Un Estado inacabado en la Constitución, pero no indefinido
Manuel JIMÉNEZ DE PARGA, Presidente del Tribunal Constitucional ABC 9 Febrero 2002

Redondo atribuye a la izquierda «débil» que el PNV se eternice en el poder
SAN SEBASTIÁN. M. Alonso ABC 9 Febrero 2002

La presión terrorista lleva a otros dos ediles, del PP y del PSE, a dejar el cargo en Elorrio y Labastida
VITORIA / BILBAO. ABC 9 Febrero 2002

El PSE de Mondragón recuerda al alcalde de Batasuna que «no hay presos políticos sino terroristas»
BILBAO EL CORREO 9 Febrero 2002
El árbol y las nueces de Polanco
Enrique de Diego Libertad Digital 9 Febrero 2002

Al margen de mostrar su odio a Aznar y su desprecio por Zapatero, Jesús de Polanco, quien empezara a hacer su fortuna merced a los libros de texto durante el franquismo (el mismo periodo histórico en el que su consejero delegado fue director de la televisión única), ha puesto blanco sobre negro la doctrina del poder fáctico. Para él, el error del PP es “no haberse dado cuenta de lo importante que es para la estabilidad del país el Grupo Prisa”. A los representantes de los años sesenta -tipo Cebrián y González- se les han de abrir las carnes ante esta perversión democrática. Aquello de las multinacionales cuando se llevaba la pana. O lo de los grandes grupos económicos que condicionan la política.

Más aún, este absolutismo mediático -o l’État c’est moi, versión Jesús XIV, antes del Gran Poder- deja chiquitos a los chantajes al Estado de los poderes fácticos decimonónicos, tipo Ejército o Iglesia. Ahora, para la estabilidad del país no hay riesgo de ruidos de sables sino de redacciones o de unificación de plataformas. ¡Polanco se está cargando un entrañable mercado de libertad periodística como es el de las televisiones locales generando torticeramente un canal generalista! ¿Dónde está el Estado de Derecho en España? ¿Contra Gómez de Liaño?

No hace falta ser Tusellone para analizar mínimamente el contexto histórico en el que se producen tan prepotentes declaraciones. Veamos el orden cronológico: a) Polanco firma con Arzalluz la gestión publicitaria de Euskaltelebista y el diario Deia por aquello de que el árbol debe dar nueces; b) Polanco-Cebrián-Arzalluz deciden que Nicolás Redondo Terreros debe desaparecer de la vida pública porque es un factor de estabilidad; c) Cebrián manipula al rencoroso González para que a cambio de unos durillos y algo de protagonismo llevarle como a Felipe el Hermoso como ariete de esa desestabilización; d) a Zapatero se le lanza el mensaje con esa claridad de las mafias -dicho en el mejor sentido analógico: o nos obedeces o acabamos contigo.

Así que cuando Polanco presume de desestabilizador lo hace más que por su actividad de zapa en las movilizaciones del sector educativo (a las redacciones de Prisa se han mandado consignas que parecen auténticos partes de guerra) a la cuestión nuclear -y trágica- del País Vasco. Pero, a día de hoy, el “estos son mis poderes” de Polanco Gil Robles, entrando de lleno en el viejo delito de lesa majestad o lesa patria, implica una cierta pérdida del sentido de la realidad. Prisa es clave, sobre todo, para la estabilidad del PSOE. Y lo que está desestabilizando a marchas forzadas es al partido socialista.

Pero lo que está intentando desestabilizar es España y lo intentará más en la medida en que su monopolio crezca. Puestos en términos patrióticos, desde hoy dejo de comprar “El País”. Aunque es prácticamente desconocido, el monopolio se está consolidando en sectores como el de la distribución de prensa, con el concurso de los medios supuestamente de centro-derecha, porque lo que ha intentado el PP ha sido reproducir un clon de Prisa, con sus defectos y sin sus escasas virtudes.

Después de las declaraciones de Polanco, queda plenamente confirmada la tesis mantenida, contra viento y marea, en solitario, por Federico Jiménez Losantos de que Prisa y los exfranquistas que la dirigen son un factor de desestabilización de la convivencia común, liberticidas, enemigos de la libertad. Lo ha dicho Polanco. ¿Quién más autorizado que él para desenmascararse? Lo que dijo Lord Acton -"el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente"- no se refiere -no sólo- a lo económico, sino a lo moral. Prisa bien vale la destrucción de España.

Un Estado inacabado en la Constitución, pero no indefinido
por Manuel JIMÉNEZ DE PARGA, Presidente del Tribunal Constitucional ABC 9 Febrero 2002

La Constitución Española de 1978 instaura un modelo de Estado, el denominado «Estado de las autonomías», cuyas líneas estructurales quedan suficientemente diseñadas. Es un edificio jurídico-político distinto del Estado unitario, conocido en España durante largo tiempo, y del Estado federal, una fórmula aquí ensayada sin éxito y que, sin embargo, funciona bien en otras latitudes. El constituyente español de 1978 definió el modelo de Estado, pero lo dejó inacabado.

Debemos tener en cuenta la diferencia entre lo indefinido y lo inacabado cuando se trata de considerar instituciones jurídico-políticas, como es el caso del Estado. Una Constitución que no define el Estado que ella formaliza puede ser objeto de relecturas constantes hasta llegar a un sistema que sea del gusto del intérprete afanoso. Si, por el contrario, el Estado ha sido definido en el texto constitucional, lo único que queda por hacer es rellenar los espacios que, dentro del sistema, se hallen huecos; verbigracia, la autonomía local.

La Constitución -insisto- define el Estado de las autonomías. Una serie de principios configuradores nos advierten que ni el Estado unitario ni el Estado federal son los modelos implantados en 1978. Entre las consecuencias de esos grandes principios hemos de retener: a) Una Constitución, norma suprema, expresión de la soberanía, única e indivisible, del pueblo español; b) Una pluralidad de Estatutos de autonomía, normas institucionales básicas de las Comunidades Autónomas, pero subordinadas a la Constitución; c) Distribución de competencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas, dentro de los límites que la Constitución impone, figurando entre esos límites la existencia de materias que necesariamente son exclusivas del Estado, al que corresponden las competencias residuales y al que se autoriza para ceder determinadas competencias exclusivas. Son principios constitucionales, asimismo, el de la prevalencia y la supletoriedad del Derecho del Estado respecto a los Derechos de las Comunidades Autónomas, así como el de la preeminencia del interés general de España y de la solidaridad entre todos los españoles.

Este diseño claro del Estado de las autonomías, según fue concebido por el constituyente, padece con cierta frecuencia los embates, en cuanto acometidas impetuosas, de quienes alegan que nos hallamos a mitad de camino hacia el Estado federal. Para ellos, el Estado o es unitario, o es federal. No cabe un tercer género, como es el Estado de las autonomías.

En ocasiones no son embates, propiamente dichos, sino planteamientos sutiles, más o menos ingeniosos. Se utiliza, por ejemplo, el «bloque de la constitucionalidad» para infravalorar la Constitución y dar relieve a los Estatutos de las Comunidades Autónomas. Y se arrumba la prevalencia del Derecho del Estado, rebajando tal principio a la categoría de simple norma de conflicto, al tiempo que se olvida que en el texto constitucional es afirmado de modo rotundo que «el Derecho estatal será, en todo caso, supletorio del Derecho de las Comunidades Autónomas» (art. 149.3 CE).

La interpretación tendenciosa del «bloque de la constitucionalidad» arranca del momento en que se introduce en nuestra doctrina, con las modificaciones adecuadas, la noción francesa «bloc de constitutionnalité», una versión nueva del «bloc de legalité», usual en el derecho administrativo. Parece aceptable, como regla general, que para delimitar las competencias del Estado y las diferentes Comunidades Autónomas se tengan en cuenta, además de los preceptos constitucionales, las leyes que se hubieren dictado al efecto. Ocurre así con los Estatutos, que deben integrarse en el «bloque».

Pero el desviacionismo se origina al asignar puestos a la Constitución y a los Estatutos, dentro de una y otros en el «bloque». Pues mientras que resulta aceptable, en nuestro ordenamiento constitucional, que los Estatutos de Autonomía y las demás leyes completen, cuando ello sea necesario, los mandatos constitucionales, no es de recibo que la Constitución pierda el valor de norma básica, fundamental y fundante, de la que emanan los Estatutos y las leyes.

Dicho en forma gráfica, en el «bloque de la constitucionalidad» la Constitución se encuentra en la base, dando razón de ser a los Estatutos de Autonomía y al resto de las leyes. Debe rechazarse, en suma, la pretensión de situar en la base del «bloque» a los Estatutos, infravalorando la Constitución, que sería un añadido accesorio.

Tampoco es admisible, salvo que se quiera cambiar el modelo de Estado formalizado por la Constitución Española, negar carácter supletorio al Derecho estatal respecto al Derecho de las Comunidades Autónomas, así como menospreciar la cláusula de prevalencia establecida a favor de las normas del Estado.

Pero, a pesar de los desviacionismos registrados en los veintitrés años de vigencia de nuestra Constitución, el sistema se ha homogeneizado, por una parte, y se ha cerrado, por otra. Contamos ya con una organización territorial de España con 17 Comunidades Autónomas (más Ceuta y Melilla), dotadas de un conjunto de competencias homogéneo y situado en el límite de lo que constitucionalmente está permitido. El diseño acordado en 1978 se ha perfeccionado en su ejecución y permite disfrutar de un régimen de autogobierno que se encuentra entre los más descentralizados del mundo. El modelo, inacabado en su diseño constitucional, ya está cerrado. Es un sistema completo.

No quiero decir con esto que la Constitución Española sea un articulado de normas rígidas, que no se puedan actualizar por medio de la interpretación. Vengo sosteniendo, al contrario, que el Derecho constitucional es ahora un Derecho judicializado, en el sentido de que, día a día, va enriqueciéndose con las interpretaciones jurisprudenciales. Pero el edificio jurídico-político que nos alberga, facilitándonos bajo su techo una convivencia libre, se mantiene en pie gracias a unos cimientos sólidos en los que se apoya y a unas paredes maestras que lo sostienen. He aquí los grandes principios constitucionales a que me he referido.

Los espacios del edificio constitucional español son amplios. El Tribunal Constitucional ha dicho, desde sus inicios, que en el interior de la Constitución tienen cabida todas las opciones políticas. Pero dentro de la Constitución, de acuerdo con lo decidido por el titular de la soberanía, el pueblo español.

Fuera de la presente Constitución se pueden hacer cuantas especulaciones de presente y de futuro quieran hacerse, pero son relecturas sin validez jurídica alguna. Otra cosa sería que el pueblo español decidiera reformar el texto de 1978.

Redondo atribuye a la izquierda «débil» que el PNV se eternice en el poder
SAN SEBASTIÁN. M. Alonso ABC 9 Febrero 2002

Nicolás Redondo acusó ayer a parte de la izquierda de propiciar con su «debilidad» que el PNV se perpetúe en el poder en el País Vasco. El ex secretario general de los socialistas vascos, rodeado de casi cuatrocientos militantes de su partido, cargos públicos e intelectuales, advirtió al PSOE que un cambio de estrategia en el seno del socialismo vasco podría costarle el distanciamiento de su electorado.

Nicolás Redondo agradeció ayer a los militantes de su partido y a quienes sin coincidir ideológicamente con los socialistas asistieron al «Encuentro por la libertad» celebrado en San Sebastián su respaldo en un momento en el que no es más que el ex secretario general de los socialistas vascos. Redondo acusó de «debilidad» a parte de la izquierda, ya que, en su opinión, con su inseguridad frente al PP está provocando que el PNV se perpetúe en el poder. Agregó que esa debilidad llevaba a ese sector a pensar que tenía que unirse a cualquiera para vencer al PP, mientras que él pensaba que el PSOE podía ganar al PP en unas elecciones generales al igual que al PNV en el País Vasco.

«Hay un izquierda débil de pensamiento que creyó que en el País Vasco se mezclaban demasiadas siglas, cuando en realidad lo que había era una lucha por la libertad», dijo. El ex secretario general de los socialistas vascos advirtió del riesgo de que el PSE se separe de su electorado si cambia de estrategia para favorecer la integración dentro del partido.

El núcleo de apoyo a Redondo dentro del PSE no anunció ayer un candidato alternativo, ni organizó estrategia alguna de cara a la reunión, hoy en Bilbao, del Comité Nacional del partido, ya que, como manifestó a ABC Rosa Díez, muchos de los asistentes a la cena de San Sebastián no tienen relación orgánica con el partido.

Aunque hubo un grupo importante de alcaldes, entre ellos los de Ermua, Carlos Totorica; Lasarte, Ana Urchueguía: Baracaldo, Carlos Pera, y Portugalete, Mikel Cabieces, al acto acudieron también personas no militantes del partido como los profesores de la UPV Francisco Llera, director del Euskobarómetro, y Carlos Martínez Gorriarán, portavoz de «Basta ya».

NINGUNO DE LA GESTORA
Hubo militantes de Vizcaya, de Guipúzcoa y de Álava, pero no acudió ningún miembro de la Gestora, aunque el secretario general de Álava, Javier Rojo, coincide en sus planteamientos con los que ha defendido Redondo al frente del PSE. No era un acto organizado por el PSE, sino por quienes reclaman que el socialismo vasco mantenga la estrategia que aprobó en su último Congreso.

Rosa Díez recordaba que este acto no era un hecho aislado, sino que ha estado precedido de otras reuniones de militantes y simpatizantes socialistas para debatir no la situación específica del partido, sino la de la política vasca. «Ni homenaje, ni despedidas, estamos a otras cosas», dijo la europarlamentaria socialista.

En la misma línea José Antonio Maturana insistía que los homenajes suelen ser despedidas y en que el acto de anoche no lo era. Este ex parlamentario vasco, ex consejero de gobiernos de coalición con el PNV y ex secretario general del PSE de Guipúzcoa manifestó a ABC que él «nunca había votado a Redondo» en los congresos de su partido, pero que estaba de acuerdo con la estrategia que defiende, que es la aprobada en el último Congreso y que con lo que no está de acuerdo es con que Redondo haya sido «traicionado desde su propia ejecutiva».

El filósofo Fernando Savater, que estuvo en el acto, dijo que «los nacionalistas han creado el «corralito» vasco y han establecido sus reglas de juego y los constitucionalistas representan una alternativa a ese País Vasco obligatoriamente nacionalista». Entiende Savater que es el PNV el que tiene que cambiar para aproximarse a los constitucionalistas y no al revés. El filósofo tuvo palabras de elogio para Redondo, de quien dijo que era «un ejemplo de dignidad».

La presión terrorista lleva a otros dos ediles, del PP y del PSE, a dejar el cargo en Elorrio y Labastida
VITORIA / BILBAO. ABC 9 Febrero 2002

Rodrigo Beraza, único concejal del PP en Elorrio, (Vizcaya), Ayuntamiento en manos de Batasuna, y Ángeles Pérez, también única edil del PSE en el consistorio de Labastida (Álava), gobernado por el PP, han presentado la renuncia a sus cargos por «motivos personales» y, como en anteriores casos, ante la presión de la amenaza etarra.

La baja de Ángeles Pérez en el Ayuntamiento de Labastida se hará efectiva cuando se apruebe en un Pleno ordinario, cuya convocatoria está prevista para el próximo 18 de este mes. Este municipio de La Rioja alavesa, con mil habitantes, está gobernado por el PP, que tiene cuatro concejales. Batasuna y PNV-EA tienen dos cada uno y el PSE contaba con una única representante, Ángeles Pérez. Con ésta son ya 18 las bajas presentadas por concejales socialistas en el País Vasco desde que ETA rompió su «tregua» e intensificara, junto con la violencia callejera, la presión sobre los cargos municipales.

También, el único concejal del PP del Ayuntamiento de Elorrio, Rodrigo Beraza, ha hecho efectiva su dimisión. El Partido Popular ha manifestado que los motivos de la renuncia se deben a cuestiones personales «ajenos a la violencia» y aseguró que «por cuestiones de trabajo» el concejal se veía obligado «desde hacía tiempo» a ausentarse de los plenos municipales, por lo que ha optado finalmente por dimitir del cargo. Desde el partido se asegura que el edil será sustituido, aunque todavía no se sabe quién va a ocupar su lugar. Elorrio, municipio del Duranguesado vizcaíno de casi 7.500 habitantes, está gobernado por Batasuna con cuatro concejales y una agrupación independiente que tiene tres ediles.

Mientras, el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Manuel Huertas, denunció ayer la aparición en Hernani de «pintadas amenazantes» contra esta formación en relación a las últimas decisiones judiciales contra el entorno etarra. Huertas consideró que sus autores no hacen otra cosa que «reafirmarse en un delito de amenazas, que tiene que ser perseguido por el Estado de Derecho».

El PSE de Mondragón recuerda al alcalde de Batasuna que «no hay presos políticos sino terroristas»
El pleno del Ayuntamiento acuerda adelantar los gastos de reparación de la casa del pueblo La Ertzaintza detiene a diez personas en Vizcaya por cortar el tráfico y cruzar contenedores
BILBAO EL CORREO 9 Febrero 2002

El pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Mondragón para condenar el atentado contra la casa del pueblo estuvo marcado por un tenso cruce de palabras entre el portavoz del PSE en la Corporación local, Paco García, y el alcalde, Xabier Zubizarreta, de Batasuna. Tras la negativa del grupo radical, mayoritario en el Consistorio, a respaldar la moción presentada por los socialistas -que sí fue apoyada por los otros dos partidos que integran la comisión de gobierno (EA e IU) y por el resto de la oposición (PNV y PP)- García recriminó a Zubizarreta que abogase por el «diálogo» como vía para avanzar hacia la paz, al tiempo que se negaba a rechazar «un ataque talibán que ha puesto en peligro a los vecinos».

Según explicó después a este periódico, el portavoz socialista quiso responder así a la «literatura» esgrimida por el alcalde para justificar la posición de su grupo. Cuando el máximo responsable municipal aludió a la situación de los reclusos de ETA, García le recordó que «en este país no hay presos políticos sino terroristas en la cárcel». Le reprochó, además, que «se olvide de que él sí puede defender sus ideas sin que le maten» y que se niegue a asumir las pérdidas económicas provocadas por la explosión «pero pague los libros a los presos y los viajes de sus familiares».

Pese al rechazo de Batasuna, el pleno aprobó por mayoría el texto, en el que, además de condenar el ataque, se acuerda también que el Consistorio sufrague por adelantado los gastos de reparación de los daños que el artefacto explosivo provocó en la sede socialista, valorados en 18.000 euros (3 millones de pesetas), hasta que lleguen las pertinentes indemnizaciones.

Pintadas en Hernani
El acoso al PSE se reprodujo en Hernani, donde la casa del pueblo amaneció cubierta de carteles y pintadas amenazantes, donde podía leerse GAL, asesinos , carceleros y dejad en paz a los jóvenes de Euskadi . La oleada de violencia callejera se extendió también a Vizcaya, donde, en la mañana de ayer, la Ertzaintza detuvo a diez personas -nueve en Bilbao y una en Portugalete-, acusadas de «desórdenes públicos» por cortar el tráfico con pancartas, cruzar contenedores y colocar cadenas en la vía pública.

En San Sebastián, radicales prendieron fuego a dos cajeros y en Barakaldo, Renfe cifró en 20 millones de pesetas los daños por el artefacto que explotó en la estación.

Recortes de Prensa   Página Inicial