AGLI

Recortes de Prensa     Martes 12 Febrero  2002
La tropelía de los cobardes
Carlos DÁVILA ABC 12 Febrero 2002

Eta es un movimiento «patriota y de liberación nacional», según los libros de texto vascos
L R. N. / J. Arias Borque - Vitoria / Madrid.- La Razón  12 Febrero 2002

Despojan de su cátedra a Uriarte tras una campaña del nacionalismo radical
BILBAO. M. Alonso ABC 12 Febrero 2002

Rajoy califica de «sinvergonzonería preocupante» retirar la cátedra a Uriarte y dársela a un antiguo militante de HB
MADRID. Agencias ABC  12 Febrero 2002

Desnacionalización
Dalmacio NEGRO La Razón 12 Febrero 2002

Fraga, Beiras y la tribu
César Alonso DE LOS RÍOS ABC 12 Febrero 2002

¿Independientes
Cartas al Director ABC  12 Febrero 2002

A José Mari Calleja
José María Múgica Heras y 200 firmas más/San Sebastián El Correo 12 Febrero 2002

Zapatero no es Blair
Enrique de Diego Libertad Digital  12 Febrero 2002

El español se incorpora a la jerga de los jóvenes noruegos
ESTOCOLMO. Carmen Villar Mir, corresponsal ABC 12 Febrero 2002

La tropelía de los cobardes
Por Carlos DÁVILA ABC 12 Febrero 2002

En diciembre de 2000 quisieron matarla. Ahora intentan echarla de su Cátedra de Ciencia Política y, con seguridad, del País Vasco. Lo peor, lo monstruoso es que aquel día, cuando ETA colocó una inmensa bomba en el ascensor universitario por el que ella, profesora entonces de la Universidad del País Vasco, tenía que subir hasta su departamento, los responsables de aquel atentado que quiso ser mortal, fueron solo los asesinos de la banda; ahora, los culpables del desmán cobarde perpetrado contra Edurne Uriarte, no son etarras, son pusilánimes (eso en el mejor de los casos) que se han postrado, de hinojos, ante ETA. Así de claro, así de miserable, así de repugnante.

Veámos quiénes son estos miedosos. Uno, es el presidente de la comisión que ha revisado el recurso contra Uriarte. Se llama Víctor Urrutia y, para entendernos, baste un dato: pertenece en el PSOE al sector que ha apuñalado a Nicolás Redondo y que quiere, según ha dejado claro el presidente de la Gestora, Ramón Jaúregui, entenderse a todo trapo con el PNV. Otro es Iñaki Lagasabaster, el catedrátido de Derecho Administrativo (o sea, toda una autoridad en Político) y miembro de Eusko Alkartasuna. Aún hay en el pretendido tribunal otro profesor nacionalista, pero éste es de poca monta; los importantes, los que han perpetrado la villanía son los antedichos.

Y, ¿por qué?. Pues, para los no iniciados: durante meses -meses- la revista del filoetarra -Garzón le denomina directamente etarra- Pepe Rei, la revista que ahora atiende por «Kale Gorría», y que antes se llamaba «Ardi Beltza», ha venido sosteniendo una durísima campaña contra Edurne Uriarte, que ganó limpiamente la Cátedra de Ciencia Política de la Universidad. En el abyecto libelo, famoso por señalar las próximas víctimas del terrorismo, se han imputado a la valentísima profesora toda suerte de infamias y todo para que la Cátedra cayera en manos, nunca mejor dicho, de Francisco, «Patxi», Letamendía. !Ah!, ¿pero es que no se recuerda quién es el referido?. Pues el referido es un antiguo miembro de la coalición filoterrotista, que anduvo por Madrid en los primeros tiempos de la Transición, y que ahora es patrocinado y acólito de los radicales más violentos. Ante él, se han inclinado los que ha acogido su recurso, aunque sería decir más apropiadamente que se han bajado los pantalones, llenos de lo que a ellos les corresponde, ante ETA. Ellos son así, pero, ¿y Manuel Montero, el rector de la Universidad que una día fue una esperanza blanca, y que hoy empieza a parecer otra oveja negra, dónde está?. En el País Vasco ya ni el miedo es libre.

Eta es un movimiento «patriota y de liberación nacional», según los libros de texto vascos
Enrique Villar asegura que estas premisas «permiten el relevo generacional» de la banda
Los libros de texto del País Vasco volvieron a ser ayer el centro de la polémica. El delegado del Gobierno en esta región, Enrique Villar, aseguró que muchos de estos libros «permiten el relevo generacional de Eta», sobre todo con definiciones como que la banda criminal «es un Movimiento Vasco de Liberación Nacional, creado en la resistencia patriótica». Además, criticó la última decisión del Ejecutivo de Ibarreche de exigir a los profesores un perfecto dominio del euskera, ya que más de mil profesores abandonarán las aulas en los que Villar ha denominado ina «limpieza ideológica».
L R. N. / J. Arias Borque - Vitoria / Madrid.- La Razón  12 Febrero 2002

El delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma Vasca, Enrique Villar, denunció ayer que los textos que se pueden encontrar en determinados libros que los estudiantes vascos usan a diarios en colegios e institutos «permiten, en una parte importante, el relevo generacional de Eta».

«Tengan en cuenta que estas generaciones educadas en falsas referencias como Euskal Herría, odio a España, nacionalismo sin frenos, son las que perciben, en una parte importante el relevo generacional de Eta, de forma que salen de la educación a la guerra callejera que quema y destruye y de ésta al coche bomba».
Y es que en algunos de los libros de texto se llega al extremo de definir a la organización terrorista Eta como un «Movimiento Vasco de Liberación Nacional, creado en la resistencia patriótica, e independiente de otro partido, organización u organismo».

Debido a esto, Villar hizo un llamamiento no sólo para que se denuncien «estas aberraciones» sino para que se acabe con ellas, actuando «con prontitud y sin complejos», porque «se empieza falseando la historia, se adoctrina en la mentira y la xenofobia, y cuando queremos actuar es demasiado tarde».

«Limpieza ideológica»
El delegado del Gobierno hizo estas declaraciones durante el acto de apertura de la reunión que mantienen los directores de Alta Inspección de Educación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la capital alavesa durante la jornada de ayer y el día de hoy.

Villar afirmó también que los derechos de los ciudadanos se han visto «cercenados, limitados y conculcados» en el País Vasco, tras la nueva obligatoriedad del Ejecutivo vasco de que los profesores deban adecuarse al perfil lingüístico número 2 (nivel para dar clases de euskera o en euskera) y que afectará a más de mil profesores vascos que «han sido desposeídos de absolutamente todo, para entrar en un sorteo maldito en el que conocerán en qué escuela podrán vigilar a los niños en los comedores o qué residencia de mayores les ha tocado en suerte para cambiar los pañales a los ancianos incontinentes, en una auténtica limpieza ideológica».
Además aseguró que la educación vasca demuestra «hasta dónde puede llegar un nacionalismo xenófobo e intransigente».

Las «perlas» sobre la pureza de la raza vasca
Algunos libros de texto vascos también hacen referencia en sus páginas al fundador del PNV, Sabino Arana.
Libro de Filosofía para el primer curso de Bachillerato. Pertenece a la editorial Gaiak (en euskera), autorizado por el el 22 de julio de 1997. En la página 151: «A finales del s. XIX sucedieron tres hechos que revolucionarían la sociedad vasca, la industrialización, la llegada a Euskal Herría de emigrantes y el crecimiento de las ciudades. Para hacer frente a esta situación se empezó a mencionar la raza como característica principal de la identidad vasca. Los trabajos de Sabino Arana siguen esa línea. La raza es el núcleo donde se atesoran todas aquellas características que nos diferencian de otros cultural y moralmente».
Libro de Historia de la editorial Erein (idioma castellano), autorizado por el Gobierno vasco el 26 de julio de 1998.En la página 150: «La política catalana, por ejemplo, consiste en atraer a sí a los demás españoles como extranjeros. En Cataluña todo elemento procedente del resto de España lo catalanizan y les place a sus naturales que hasta los aragoneses y castellanos de Barcelona, hablen catalán, aquí padecemos muy mucho cuando vemos la firma de un Pérez al pié de unos versos euskericos, oímos hablar a nuestra lengua a un cochero riojano o a un gitano, o al leer la lista de náufragos de Bizcaya (sic) tropezamos con un apellido maketo. Los catalanes quisieran que no sólo ellos, sino también todos los establecidos en su región hablasen catalán; para nosotros sería la ruina el que los maketos residentes en nuestro territorio hablasen euskera. ¿Por qué? Porque mientras la lengua, siempre que haya una buena gramática y un buen diccionario puede restaurarse aunque nadie la hable; la raza, en cambio, no puede resucitarse una vez perdida». ( Arana).

Despojan de su cátedra a Uriarte tras una campaña del nacionalismo radical
BILBAO. M. Alonso ABC 12 Febrero 2002

La Comisión de Reclamaciones de la Universidad del País Vasco ha admitido un recurso del nacionalista radical Francisco Letamendía contra la concesión de la Cátedra de Derecho Político a Edurne Uriarte, profesora de esta materia en el Campus vizcaíno de Lejona, donde ETA le puso una bomba que fue localizada a tiempo.

«La primera bomba me la puso ETA y la segunda, el miedo que impera en la Universidad del País Vasco», manifestó a ABC la profesora de la Universidad del País Vasco y colaboradora habitual de estas páginas tras conocer ayer la decisión de la Comisión de Reclamaciones de la Universidad de anular la cátedra que había ganado al nacionalista radical Francisco Letamendía en unas oposiciones con el voto favorable de cuatro catedráticos de prestigio de Ciencia Política: Antonio Elorza, de la Universidad Complutense de Madrid, Joaquín Molins, de la Autónoma de Barcelona, Fernando Reinares, de la de Burgos, y Ferran Requejo, de la Pompeu Fabra de Barcelona. A Francisco Letamendía sólo le había apoyado el nacionalista Pedro Ibarra, de la Universidad del País Vasco.

Sin embargo, desde que Edurne Uriarte ganó esa cátedra a Francisco Letamendía, el pasado mes de octubre, ha sido objeto de una campaña orquestada por el nacionalismo radical y el sector del PNV más próximo al entorno proetarra. La campaña empezó en los diarios nacionalistas Gara y Deia, afines a EH y al PNV, respectivamente, y siguió en la revista «Kale Gorria», la que sustituye a «Ardi Beltza», donde Pepe Rei apuntaba objetivos que pasaban directamente a las listas de los comandos etarras.

La decisión que tomó ayer la Comisión de Reclamaciones de la UPV se produjo sólo unos días después de la incorporación a la misma del catedrático de Derecho Administrativo Iñaki Lasagabaster, del sindicato ELA, y amigo personal tanto de Francisco Letamendía como de Pedro Ibarra. La comisión da la razón a Francisco Letamendía en un aspecto formal: el hecho de que los cuatro catedráticos de Ciencia Política que formaron parte del jurado para la concesión de la cátedra no argumentaron suficientemente sus razones para considerar que Edurne Uriarte reunía más méritos que Francisco Letamendía. No obstante, estos cuatro catedráticos han formado parte de numerosísimos jurados en toda España y son expertos en redactar ese tipo de documentos.

Para Edurne Uriarte no hay ninguna duda de que esa cuestión formal no es más que una excusa para ceder a la presión ejercida en la UPV por los radicales, que han impuesto el miedo en la Universidad. «Yo derroté a un radical en una oposición y ellos me organizaron una campaña política que ha dado sus frutos con la ayuda del enorme miedo que existe en la UPV, que lleva a muchos a optar por un acto injusto; son decisiones provocadas por el miedo», afirma Uriarte.

RENDICIÓN DEL RECTORADO
Esta profesora de la UPV, que fue dirigente socialista, denuncia que quienes sufren el acoso de ETA son también víctimas de «los sectores moderados que siempre se rinden al miedo». No espera Edurne Uriarte que hoy haya reacción alguna en la Universidad a lo que considera una injusticia porque sabe que cuenta con el apoyo de compañeros del sector constitucionalista, pero también que el miedo, insiste, es el que impone su ley en la Universidad. «Hay un miedo terrible y es un miedo creciente, que controla la Universidad después de que el Rectorado se rindiera hace unos meses a la presión del nacionalismo», afirma.

Los nacionalistas son expertos em presionar, comenta la profesora, y ya antes de que le fuera concedida la cátedra de Ciencia Política a Edurne Uriarte se le insinuó a Francisco Llera, director del Departamento, que si no la ganaba Letamendía se le iba a organizar una campaña política.

A Edurne Uriarte no le queda en estos momentos más vía para intentar recuperar la Cátedra de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco que recurrir a los Tribunales de Justicia, algo que anunció ayer, ya que la Comisión de Reclamaciones no ha dado opción a que se repitan las oposiciones y ha decidido suprimir la Cátedra, tal como pedía Francisco Letamendía, alegando que si se ha admitido una parte del recurso la conclusión necesaria era dar la razón también al recurrente en su petición de que la cátedra fuera suprimida.

Rajoy califica de «sinvergonzonería preocupante» retirar la cátedra a Uriarte y dársela a un antiguo militante de HB
MADRID. Agencias ABC  12 Febrero 2002

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, aseguró hoy que "en estos momentos" son más necesarios policías y guardia civiles que ertzainas en relación a la petición de incrementar en 200 agentes la plantilla de la Policía vasca. Además, calificó como una sinvergonzonería preocupante la retirada de la cátedra a Edurne Uriarte, y consideró que no es prioritario establecer un debate para cambiar o no un artículo de la Constitución.

Rajoy, en declaraciones a "Ondas Cero", afirmó en relación a la petición del Gobierno vasco de incrementar la plantilla de la Ertzaina que "no siempre" son atentidas sus propias necesidades de efectivos de Policía y Guardia Civil, porque "los presupuestos son los que son y hay que equilibrarlos".

Además, señaló que "el Gobierno vasco ya sabía que no iba a ser posible ampliar la Ertzaintza porque tienen pendientes cuentas y esto está dentro del cupo, y porque en estos momentos son más necesarios policías y guardia civiles que ertzainas".

Igualmente, agregó que "el País Vasco es el lugar de Europa con más policías por número de habitantes" y que la mitad de la seguridad la prestan en Euskadi las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado,  a pesar de que sea competencia del Ejecutivo vasco.

EDURNE URIARTE
Sobre la retirada de la cátedra a Edurne Uriarte, el ministro dijo rotundo que se trata de una decisión "muy preocupante de una gravedad y sinvergonzonería que realmente procupa". Además, explicó que "se produjo un recurso y con un argumento formal se le ha privado (de la cátedra) y se le ha dado a una persona que ha sido diputado de Herri Batasuna"

"La única posiblidad que le queda a Edurne Uriarte --dijo Rajoy-- es recurrir a los tribunales por la vía contencioso-administrativa y no universitaria", y aseveró que lo ocurrido a la catedrática de historia de la Universidad del País Vasco "es una prueba de que en Euskadi hay personas que ejercen la última dictadura que existe en la Europa de nuestro entorno".

Respecto a la reforma de la Constitución, el ministro precisó que "no hay nada en esta vida inmutable y menos la Constitución", aunque señaló que "el tema importante no es su reforma, sino que hay asuntos claves como la UE, y su ampliación". "Establecer un debate para cambiar o no un artículo de la Constitución no es la prioridad", dijo rotundo.

Rajoy también se refirió a la detención ayer del colaborador de ETA, Jon Endika Vallejo Morgado, en ejecución de una sentencia de la Audiencia Nacional que le condenó en 1998 a ocho años de prisión para
señalar que se trata de un miembro más de la organización terrorista, y "no de un dirigente de lo más cualificados", y añadió que la actual infraestructura de ETA se centra en "un comando en Vizcaya, Navarra y
Guipúzcoa, y personas de reserva en Francia, aunque le hayamos dado un duro golpe en esas reservas".

Preguntado sobre la existencia de libros de texto en Euskadi que definen a ETA como un movimiento patriótico, el ministro respondió que "siempre" el Gobierno y el PP "han reprochado al PNV el cambio del modelo educativo", y aseveró que "sembrando esto, surge lo que surge en el futuro".

A su vez, Rajoy restó credibilidad a las afirmaciones del presidente del PNV, Xabier Arzalluz sobre la negativa a incrementar la Ertzaintza porque el líder del PP en Euskadi, Jaime Mayor Oreja tiene intereses en empresas de seguridad "es una broma a la que nadie le puede hacer caso" y añadió que "no hace sino calificar al personaje una vez más".

Finalmente, el ministro se refirió al fenómeno del botellón que a su juicio hay que resolver con un conjunto de medidas entre las que destacó el factor educativo y pedagógico tanto de los padres, como de los educadores y de los medios de comunicación. Además, anunció que la normativa que prepara el Gobierno abordará la prohibición del consumo de alcohol en lugares públicos, la venta a menores de 18 años  que se endurezcan las sanciones.

Desnacionalización
Dalmacio NEGRO La Razón 12 Febrero 2002

El grado de desnacionalización de España es incomparable con el de otras naciones europeas. En ellas se rechazan los excesos nacionalistas presentes y pasados pero no la nacionalidad. La insulsa tontería del patriotismo constitucional tiene como causa la percepción obvia de esa falta de entusiasmo nacional, de compromiso de los españoles con la nación; que, en parte, es a su vez una consecuencia de la ausencia de compromiso con el sistema político que maneja a su antojo en España la clase política, ante la que la gran mayoría se siente impotente y mal representada.

El entusiasmo, como sabían muy bien los grandes pensadores políticos, constituye una condición del asentamiento de un régimen, y si bien al comienzo de la llamada transición hubo entusiasmo, la cruda realidad es que no fue sólo por la plena restauración de las libertades: también lo entendieron muchos como la victoria de una España sobre otra. Así que cuando el despotismo del consenso apagó el entusiasmo, se unió inevitablemente la desnacionalización de los desilusionados a la de los abatidos. Desnacionalización alentada además por el abusivo predominio fomentado políticamente, frente a los intelectuales de cualquier tendencia comprometidos ante todo consigo mismos, con la verdad, de los intelectuales masa que sigue fabricando el sistema educativo, más o menos vinculados a los intereses de los partidos y a las ideologías decadentes que, presente aún la Unión Soviética, pugnaron por imponerse, aunque estuviesen controladas subterráneamente, especialmente por Norteamérica y Alemania, escarmentadas por los sucesos de Portugal y otros lugares.

Clase política e intelectuales-masa, presentándose como renovadores ilustrados ex novo, rivalizaron en difundir tópicos contra la realidad de España y su historia reciente y remota, y pronto empezó a esfumarse el sentimiento nacional, que ha sido siempre muy débil, incluso, malgré tout, el nacionalismo de Franco, una reacción, frente a esa debilidad acorde con la idea regeneracionista de nacionalizar el Estado. A ello contribuyó no poco el apoyo recibido de la Constitución con su estupefaciente creación de nacionalidades que nunca existieron: no sólo introdujo confusión, sino que operó inevitablemente contra la idea de la nación como un todo unido.

Los años transcurridos entre la aprobación de la Constitución y la implosión de la Unión Soviética fueron decisivos. La desnacionalización significaba para muchos algo así como la desnacificación a la que sometieron los aliados a los alemanes vencidos en la Segunda Guerra Mundial. Y esta actitud prosiguió después aún más sutilmente.

En España el proceso histórico nacionalizador no ha sido como en otras partes. La nación es un fenómeno moderno, pero la Monarquía Hispánica o Católica, la forma política universalista existente desde los Reyes Católicos hasta el Estatuto Real de 1834, fue siempre, por su misma naturaleza, escasa o nulamente nacional. Por eso, la idea de unidad o comunidad nacional como vínculo político no enraizó en España con vigor. En realidad, sólo afloró un momento en la guerra de Independencia y, aún así, íntimamente ligada a la religión. La religión ¬y la Iglesia¬ ha sido el gran aglutinante de la variedad española como nación.

Pero los desnacionalizadores y sus correveidiles la emprendieron también, utilizando incluso los grandes medios públicos, con la religión tradicional y su gran institución, la Iglesia (que, intelectualmente decadente, colaboró en buena medida en la tarea secularizadora), atacando las tradiciones, los usos, las costumbres, con el afán de que España dejase de ser católica; lo que parece formalmente conseguido hasta un punto que hubiera escandalizado a Azañia (igual, por cierto, que otros aspectos como el del ejército). Y de la secularización se ha pasado ya rápidamente al secularismo.

Como gran sucedáneo de todo ello apareció en seguida el europeísmo y en estas estamos: con el euro, con un escepticismo nihilista generalizado, con apetencias y nacionalismos desintegradores y con patriotismo constitucional pero sin nación.

Fraga, Beiras y la tribu
Por César Alonso DE LOS RÍOS ABC 12 Febrero 2002

Así que después de una campaña electoral a cara de perro, Fraga y Beiras decidieron un buen día verse, comer, mejorar las relaciones. Las declaraciones sobre el encuentro corrieron a cuenta del nacionalista, y fueron generosas. «Manuel Fraga es, ante todo, gallego, uno de los nuestros. Es de la tribu y no tiene nada que ver con Aznar ni con la idea que éste tiene de España».

¿Qué espíritu es este que sale de la tierra, que envuelve a las personas y a las cosas, estableciendo entre ellas unas relaciones mucho más fuertes que las que pueden crear las ideas? Poderoso tiene que ser cuando personalidades tan distintas como las de Beiras y Fraga sucumben a él, dejan a un lado las diferencias religiosas y sociales y se entregan a delirios comunes. Galicia es lo importante, convienen los dos; por encima de cualquier otra consideración.

Aquel político del que se decía que le cabía el Estado en la cabeza ha sufrido una metamorfosis: o bien ha ido achicando su concepción del mundo o bien ha ido agrandando el mapa de la región; no parece, sin embargo, que haya cedido Beiras en sus ideales nacionalistas hasta el punto de que no ha renunciado a su proyecto autodeterminista. De los dos, el que está dándonos la sorpresa es Fraga. Este fin de semana ha criticado al Congreso del PP por su autonomismo alicorto, por su cerrazón ante toda reforma constitucional y ante la conversión del Senado en Cámara Territorial.

A juzgar por las declaraciones de Fraga, el entendimiento de los dos políticos en la famosa comida debió de ser grande. Podemos imaginarnos el tono de la conversación:

«Yo creo, don Manuel, que usted es el político que más ha hecho por Galicia nunca. ¿Quién si no, don Manuel? Mi ilusión es sucederle sin desilusionar al pueblo».

«Tendrá que abandonar las ideas separatistas. Galicia no querrá nunca romper con España».

«¿Y acaso no soy yo quien está metiendo en vereda a los nacionalistas más radicales? Usted sabe que si no fuera por el Bloque aquí tendríamos ETA, Batasuna...».

«Lo sé, Xosé Manuel, y lo valoro, pero ese juego es muy peligroso...».

«Y ¿qué me dice usted del PP, que se está negando a cualquier diálogo sobre la reforma de la Constitución? ¿Qué me dice de su negativa a reformar el Senado? Parece que tienen miedo a que en esa nueva Cámara territorial don Manuel Fraga hable en nombre de Galicia».

A nosa terrra. La comida avanza. El espíritu de la tierra convierte los rostros de los dos políticos y sus acompañantes en «archimboldos». La seducción es mutua, o simplemente de los vapores, de los licores, de los humores... Pero lo cierto es que Beiras saldrá al aire de la calle y podrá jurar por lo que sea que don Manuel es un galleguista hasta los tuétanos y que no tiene nada que ver con ese castellano cerrado de Aznar, ni tienen que ver las ideas que cada uno tiene sobre España. Incluso es posible que Beiras le haya insinuado a Fraga que el propio Franco era más gallego que otra cosa y que aquello de una, grande y libre fue un eslogan de otros que el militar del Ferrol aprovechó como instrumento, un mero instrumento.

A nosa terra. ¿Dónde está lo que nos separa?, se preguntarían los dos políticos, ya absolutamente «archimboldos», al salir a la calle, los coches esperando a la puerta del restaurante. Siempre don Manuel en los coches oficiales y el Estado apoyado en el respaldo del asiento trasero...

-Tenía ganas de este encuentro, don Manuel.

-Yo también, Xosé Manuel.

-Esto no va a gustar en Madrid.

-Pues que se vayan enterando los de Madrid.

¿Independientes?
Cartas al Director ABC  12 Febrero 2002

Ante la enorme pasión con la que ciertos políticos defienden el uso endógamo del euskera: ¿en qué idioma se relacionan éstos con sus homólogos de Madrid?, ¿o con el resto de los representantes de las CC.AA.? ¿Es consciente el ejecutivo vasco del dinero que emplea en el aprendizaje obligatorio «de facto» del euskera y del tiempo que nuestros hijos dejan de aprender otros idiomas? Que un idioma no debe desaparecer es algo en lo que todos estaremos de acuerdo, igual que tampoco deben desaparecer otros rasgos culturales, pero nunca a costa de que nuestra juventud esté menos formada y sea menos competitiva que aquellas en las que debemos reflejarnos. El mirar excesivamente al ombligo puede provocar estrabismo. Corrijámoslo, aún estamos a tiempo. Espero.  Mariam Peña.  Baracaldo (Vizcaya).

A José Mari Calleja
José María Múgica Heras y 200 firmas más/San Sebastián El Correo 12 Febrero 2002

El periodista José Mari Calleja ha publicado recientemente el libro ¡Arriba Euskadi! . Sin duda, se trata de un libro imprescindible para preservar la memoria de toda una sociedad golpeada por la acción infame de la violencia. Si la libertad se convierte en una quimera cuando un solo cargo público -¡y son tantos ya!- ha de renunciar a representar a sus vecinos en un ayuntamiento, cuando un solo juez ha de optar por trasladarse fuera de nuestra tierra, cuando un solo profesor universitario ha de marcharse, se anuncian los heraldos negros de la violencia y la crueldad, que persiguen la sumisión y el desfondamiento en el miedo de toda una sociedad.

La memoria que describe ¡Arriba Euskadi! reivindica también la obligación de señalar e identificar a los asesinos, a los autores de tan hondo y profundo daño en tierra vasca. Y expresa también la exigencia de la rebeldía frente a la barbarie, el imperativo de huir de la equidistancia. Sencillamente porque la indiferencia no sólo envilece; tampoco preserva a nadie de la ruina que el crimen inflige.

¡Arriba Euskadi! evoca que nuestra tierra constituye el último rincón de Europa atenazado por la barbarie. Y de igual manera que la supervivencia de Europa está constituida por el ejercicio de la memoria, y así tantos campos que fueron de genocidio y se encuentran diseminados por media Europa recuerdan el horror criminal hitleriano que arruinó la nación europea sobre millones de víctimas y crímenes -campos en los que reina la leyenda Nunca más , para jamás olvidar-, también ¡Arriba Euskadi! constituye el Nunca más que, erigido sobre la memoria, en el combate frente al olvido, anuncia la derrota de la barbarie.

Por todo ello, gracias, José Mari Calleja.

Zapatero no es Blair
Enrique de Diego Libertad Digital  12 Febrero 2002

Nadie se inventa los ataques desde el tándem Cebrián-González al “cambio tranquilo” de Zapatero, ni la –nada de matiz– diferencia entre el nuevo socialismo que llegó predicando y el nuevo socialismo que ahora proclama (convirtiendo la era felipista en la edad de oro), ni los exabruptos de Rodríguez Ibarra defendiendo a los encausados por el latrocinio de los fondos reservados, ni las diferencias sustanciales que sobre la misma existencia de España como proyecto común se dan en el PSOE, ni las insinuadas cesiones de Zapatero al nacionalismo vasco.

La idea de que Zapatero tiene en sus manos las riendas del partido es una verdad a medias. Zapatero lleva tiempo difundiendo un discurso que no es el suyo. La palabra renovación ha desaparecido de su diccionario. Quizás no le falten a él convicciones –pues su diagnóstico de partida fue acertado–, pero la conclusión es peor: el PSOE no es renovable, se ha quedado anclado, tiene demasiado lastre. Si hay algo obvio, a día de hoy, es que Zapatero no es Blair. No tiene la capacidad de variar el rumbo de una organización surcada de familias y baronías.

La clave indudable es el reto electoral del 2003, donde se decidirá el futuro del propio Zapatero, aunque él no concurra a esa cita electoral. Necesita como sea alguna victoria sonada o, al menos, un ligero aumento que refuerce su posición con las expectativas de una vuelta al poder. Pero en las disputas bíblicas que asolan al comité federal del PSOE Zapatero aparece cada vez más como un mesías inconsistente, que pide una fe a ciegas que sus mismos compañeros le niegan. Lo de Nicolás Redondo Terreros ha sido la contrastación del desvarío socialista, de lo que la revista Época califica como barullo. La cuestión es que Zapatero está actuando como si siguiera a pies juntillas las consignas de PRISA, y eso no es un partido, es una vicaría, una empresa del hólding de Polanco.

El español se incorpora a la jerga de los jóvenes noruegos
ESTOCOLMO. Carmen Villar Mir, corresponsal ABC 12 Febrero 2002

En la cazuela del noruego, donde desde hace siglos se mezclan expresiones y vocablos de las demás lenguas nórdicas, hoy se encuentran palabras y hasta expresiones en español. Esta circunstancia, que no deja de ser extraordinaria, ha sido objeto de un ambicioso y riguroso estudio, el mayor realizado nunca en este país, sobre el «argot nórdico».

Dirigido por Eli-Marie Dranger, conocida investigadora de la Universidad de Agder, las conclusiones de ese informe son tan inesperadas como espectaculares. Tras recorrer colegios y universidades de todo el país y después de haber entrevistado a miles de chicos de todas las edades y estatus social, los investigadores que trabajan con Dranger afirman que las expresiones en español, que han oído de Oslo a Trondheim pasando por Bergen, no sólo han «adulterado» (algunos dicen «enriquecido») la lengua de Ibsen, sino que están tan asentadas en la mente de los jóvenes, que han llegado para quedarse.

Otra de las conclusiones del estudio es que en el argot juvenil las frases de procendencia anglosajona, tan de moda hasta hace poco, se han quedado para la generación «carroza». Hoy lo que priva es «lo hispanonoruego», una forma de hablar que se oye en la calle, discotecas, colegios y universidades.

En un estudio de 1995, se mostraba una tendencia radicalmente diferente: casi todos los barbarismos provenían del inglés. Los expertos achacan el drástico cambio, esta «revolución linguística» a varios factores. Por un lado, los éxitos de cantantes como Julio y Enrique Iglesias, Ricky Martin, Gloria Estefan, Cristina Aguilera, Jennifer López y otros tantos que han paseado su arte y su palmito por Escandinavia dejando a su paso modas y modos nuevos. Por otro, la facilidad de asimilación de los turistas que viajan a nuestro país, y por último, que España y lo español están de moda.

«SPANSKTNORKT»
Los verdaderos maestros del nuevo «spansktnorkt», una especie de argot hispano-nórdico, son los jóvenes de entre 10 y 35 años. Vocablos como «adiós», «caramba», «nena», «chavala», «porro», «salsa», «señorita» y «vale», arrasan entre estos modernos vikingos, amén de los clásicos tacos. Se oyen frases como «Vale, amigo! Hombre, Kommer du pa disco? (¡Vale, amigo! Hombre, ¿vienes a la discoteca?) u «Hola guapa! Caliente, caliente, jeg lover dette blir fantástico!» (¡Hola guapa! Caliente, caliente, te prometo que será fantástico). Maria Bruvik (17 años) Ursula Galvez (19 años) y Nathalia Hassan (17 años) son verdaderas expertas de este nuevo idioma: «Sí, el español está de moda. Si no sabes algunas palabras en ese idioma y no comprendes lo que te dicen estás perdido! ¿Vale?»

 

 

Recortes de Prensa   Página Inicial