AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 16 Febrero  2002
Privilegios de diputado
Editorial El País 16 Febrero 2002

Ni estético ni oportuno
Editorial ABC 16 Febrero 2002

Despojo totalitario
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 16 Febrero 2002

Victimismo como terapia
Breverías ABC 16 Febrero 2002

Carta abierta a Edurne Uriarte
Cartas al Director ABC 16 Febrero 2002

Avances claves
Enrique de Diego Libertad Digital 16 Febrero 2002

Juanito Muehlegg y el nacionalismo mal entendido
Impresiones El Mundo 16 Febrero 2002

Los catedráticos Elorza y Reinares también denuncian irregularidades y piden al rector que anule la reclamación
MADRID. ABC 16 Febrero 2002

El Gobierno considera que Pujol radicaliza su discurso para convocar elecciones en otoño
FERNANDO GAREA El Mundo 16 Febrero 2002

El Ministerio de Educación adelantará el estudio de un idioma extranjero a los seis años
MADRID. R. Barroso ABC 16 Febrero 2002

La RAE abre su Escuela de Lexicografía, cantera para lingüistas hispanoamericanos
M. MORA  Madrid El País 16 Febrero 2002

ULTRAJE
ERNESTO S. POMBO La Voz 16 Febrero 2002

Respuesta lógica al órdago de Pujol

Editorial La Razón 16 Febrero 2002

«Euskal Herria es una fantasía tonta de un nacionalista en una noche de verano»
La Voz 16 Febrero 2002

El triunfo de la cooperación
Lorenzo CONTRERAS La Razón 16 Febrero 2002

Simplemente, «no»
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 16 Febrero 2002

El miedo nacional
Fernando JÁUREGUI La Razón 16 Febrero 2002

Privilegios de diputado
Editorial El País 16 Febrero 2002

Los diputados del Parlamento vasco que hayan permanecido en el puesto un mínimo de cuatro años repartidos a lo largo de dos legislaturas tendrán derecho a percibir la pensión máxima de jubilación. No es un caso único, pero sí es un privilegio que no tiene justificación.

No es caso único porque la Asamblea de la Comunidad de Madrid aprobó una medida similar en julio pasado. La fórmula consiste en ambos casos en establecer un fondo para completar hasta el máximo legal, actualmente fijado en unos 2.000 euros (325.000 pesetas), la jubilación a la que se tenga derecho según la normativa general de la Seguridad Social. Dicha normativa establece un mínimo de 15 años de cotización para tener derecho a pensión contributiva, y 35 años para poder percibir el 100% de lo establecido para cada tramo. Sólo la décima parte de los trabajadores llega a cumplir ese requisito.

También en el Parlamento español llegó a debatirse durante la pasada legislatura una norma similar. Formaba parte del proyecto de reforma del Reglamento del Congreso, que no llegó a aprobarse y decayó al producirse la disolución. Y existe otra norma por la que se garantiza un complemento en la pensión (hasta alcanzar unos 1.500 euros) para los ex diputados que lo soliciten y acrediten unos ingresos inferiores. Esta medida, introducida en su día para situaciones especiales (como la de Pasionaria y otros exiliados del franquismo), tiene un carácter más bien asistencial y no se puede considerar equivalente a lo ahora planteado.

Lo que ha aprobado la comisión correspondiente del Parlamento vasco es la modificación del Reglamento de la Cámara que hace operativo el acuerdo alcanzado el penúltimo día de 1999 sobre el Estatuto del Político Vasco, en el que se establecía ese complemento para los miembros del Gobierno y para los parlamentarios. Resulta llamativo que por primera vez en muchos meses hayan coincidido en su voto favorable PNV, PP y PSE, mientras se oponían dos socios del Gobierno de Vitoria, Eusko Alkartasuna e Izquierda Unida.

Los diputados vascos han decidido otorgarse un privilegio. Una cosa es que la profesionalización de la política pueda ser necesaria si se quiere evitar reducirla a ocupación de rentistas ociosos o funcionarios sin riesgo, y que sea conveniente que los parlamentarios cobren un salario que permita atraer a la política a gente preparada y con experiencia profesional; otra, que los legisladores aprueben leyes discriminatorias en beneficio propio frente al común de los ciudadanos. Eso no tiene justificación.

Ni estético ni oportuno
Editorial ABC 16 Febrero 2002

Populares y socialistas vascos han votado con el PNV una polémica reforma del Reglamento de la Cámara de Vitoria, que permitirá cobrar la pensión máxima de jubilación a quienes hayan sido parlamentarios durante cuatro años, distribuidos en dos legislaturas. Los portavoces del PP y del PNV -Leopoldo Barreda y Joseba Egibar- han explicado que la decisión es una medida que sólo beneficiará de forma excepcional a aquellos parlamentarios que han visto perjudicada su actividad laboral después de terminar su mandato.

Sin embargo, la bondad de sus motivaciones no es suficiente para aislar el acuerdo PNV, PP y PSOE del contexto general de enfrentamiento que preside la política vasca. Que el consenso se haya producido sobre una medida de esta naturaleza es de una torpeza absoluta y provoca la perplejidad que ha reconocido el Gobierno, a través de su ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada. Por esta razón, el PP ha dado marcha atrás, de forma tardía pero, al menos, clarificadora, En concreto, Carlos Iturgaiz ha pedido a sus parlamentarios que renuncien a los beneficios de la reforma. No obstante, gran parte del mal ya está hecho porque el acuerdo no era estético ni oportuno. No era estético porque parece que las posibilidades de acuerdo entre el nacionalismo y los partidos de la oposición constitucionalista son nulas para cualquier cuestión esencial controvertida -Presupuestos, unidad democrática, etcétera- menos para elaborar normas retributivas que, por muy explicadas que se presenten, no dejan de ser normas privilegiadas y especialmente manipulables por la demagogia oportunista, a la que ya han recurrido los portavoces de EA, IU y Batasuna.

Tampoco es oportuno este acuerdo porque distorsiona y confunde sobre la entidad de las divergencias entre PP y PSE, por un lado, y el PNV, por otro, que ayer mismo se reprodujeron crudamente en el Parlamento de Vitoria. Los partidos nacionalistas e Izquierda Unida votaron en contra de una proposición socialista, apoyada por el PP, que reclamaba la unidad democrática no sólo contra la violencia terrorista, sino también contra «los objetivos desestabilizadores que ETA persigue». Era mucho pedir a los nacionalistas. Con la vista puesta en la convocatoria a los partidos formulada por el lendakari Ibarretxe y en la próxima reunión del Pacto Antiterrorista, el acuerdo sobre las pensiones de los parlamentarios vascos compromete a populares y socialistas, de forma absurda, en su labor de oposición al Gobierno nacionalista, al que han hecho el inmenso favor de sentar un precedente de consenso que el PNV volverá contra ellos. Con ese acuerdo, no tenían nada que ganar y sí mucho que perder: la coherencia.

Despojo totalitario
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 16 Febrero 2002

EL despojo de la cátedra de Edurne Uriarte pertenece a la misma estirpe totalitaria que la barbarie del nazismo y del estalinismo. En el concurso se enfrentaban la ganadora, cuya ejemplar actitud en el País Vasco es conocida y admirada, y Francisco Letamendía, inmerso en el ámbito del nacionalismo radical. Las presiones, amenazas e insultos se sucedieron antes, durante y después del concurso. Uriarte obtuvo cuatro votos y Letamendía uno. Los miembros de la comisión deben justificar sus votos por escrito, atendiendo a los criterios fijados antes de la prueba. El derrotado presentó recurso ante la Comisión de Reclamaciones de la Universidad, alegando, entre otras cosas, la falta de justificación suficiente de los votos. Este argumento ha servido para anular el resultado y despojar a Edurne Uriarte de la cátedra que había ganado legítimamente. Queda abierta la vía del contencioso.

No es fácil penetrar en la conciencia de cada uno de los miembros que han consumado el despojo y comprobar qué parte de su decisión corresponde al convencimiento, al miedo, al sentido de la justicia o a la cerrazón ideológica. El rector de la Universidad del País Vasco balbució algunos esbozos de argumentos. Reconoció la existencia del miedo pero negó que hubiera influido en la Comisión de Reclamaciones. Al parecer, en Euskalerria el miedo es una pasión inocua. También se refirió a la existencia de «dos pensamientos únicos» (precioso hallazgo lógico) enfrentados. Otro ejemplo de la teoría de la equidistancia: la que media entre expoliadores y expoliados. Por lo que se ve, hay que alejarse tanto de los que atemorizan como de los atemorizados, ambos igualmente reos de «pensamiento único».

El miserable episodio revela la naturaleza totalitaria del proceso que vive el País Vasco. Su paralelismo con los acontecimientos que acompañaron al auge del nazismo resulta ilustrativa. Exclusiones de la ciudadanía que se convirtieron más tarde en negaciones de la condición humana, eliminación cívica y también física de los disidentes, amenazas, señales e insultos en las fachadas de las casas, extorsiones, exilios forzosos, censura y adoctrinamiento, introducción de la mentira en los libros de texto, racismo. Faltaba esta nueva verificación. El despojo de las cátedras de los profesores judíos encuentra aquí su correlato en la exclusión de los profesores españolistas o constitucionalistas. Las cátedras vascas, para los vascos, y sólo son vascos los vascos nacionalistas. Es la versión autóctona de la pureza aria.

No juzgo la intención ni la actitud de los miembros de la Comisión despojadora. Pero, en cualquier caso, han actuado en la misma dirección totalitaria marcada por el miedo. El mal del siglo pasado fue el totalitarismo comunista y nazi que provocó la muerte de millones de seres humanos. La naturaleza del totalitarismo se revela en la práctica generalizada del terror. Allí donde el miedo es una fuerza política, la libertad se desvanece. Pero no debemos olvidar que el horror no empezó de golpe, sino que su apoteosis fue gradual. Despreciar el terror menor, si es que no se trata de una contradicción en los términos, es hacerse cómplice del terror absoluto. Por debajo de las diferencias entre los fenómenos, nazi, soviético o nacionalista vasco, debemos llegar a percibir su radical similitud inmoral. No estamos ante una disputa de historiadores sino ante una cuestión moral. Ante el despojo sufrido por Edurne Uriarte, cabe repetir las palabras dedicadas por Todorov a las personas que, como Vassile Grossman, Margarete Buber-Neumann, David Rousset, Primo Levi, Romain Gary, Germain Tillion y tantos otros, supieron oponer el humanismo a la barbarie: «Por mi parte, preferiría que se recordaran, de este siglo sombrío, las luminosas figuras de los pocos individuos de dramático destino y lucidez implacable que siguieron creyendo, a pesar de todo, que el hombre merece seguir siendo el objetivo del hombre». Fueron seres luminosos en un siglo de tinieblas.

Victimismo como terapia
Breverías ABC 16 Febrero 2002

Con medias palabras, con ese lenguaje de penumbra que casi nunca aclara nada, el rector de la UPV, Manuel Montero, vino ayer a poner al mismo nivel el acoso que el mundo etarra ejerce sobre parte de la ciudadanía vasca con el que él mismo -siempre según su versión- padece por parte de la «prensa dominante». Aunque esta particularísima interpretación de la realidad fuera cierta, que no lo es, resulta de un paupérrimo gusto el equiparar una cosa y otra. Quizás bajo el birrete del rector Montero bulla la intención de dar la vuelta a tortilla. Es muy común que los causantes o cómplices de algún destrozo, y el cometido con la profesora Uriarte resulta paradigmático, quieran mostrarse como víctimas. Es la manera más sencilla de lavar una mala conciencia.

Carta abierta a Edurne Uriarte
Cartas al Director ABC 16 Febrero 2002

Querida catedrática: Desde que la UPV tomó partido por la libertad, hemos asistido emocionados a comportamientos que nos han demostrado que el intelecto sólo puede estar del lado de la razón para consagrarse como tal. Desde muchos años atrás, lamentablemente, las libertades en el País Vasco han sido tan vulnerables a los atropellos de la sinrazón, a los embates de la barbarie, que lo justo, más que algo consustancial a la normalidad democrática, nos ha parecido siempre un milagro.

En ese ambiente de latrocinio de la razón, de aniquilamiento de los derechos más fundamentales, parecía que el ámbito universitario estaba poniendo a salvaguarda determinados espacios donde el reconocimiento a la capacidad intelectual que rodea el conocimiento de una materia bastaba para conseguir el laurel de la cátedra.

Desgraciadamente, no van quedando espacios sin contaminar por el terror que impone quien quiere hacer de la aceptación de su credo político un acto de fe que rechazarlo implica el camino de la hoguera.

Queremos que sepa que hemos sentido como propia la afrenta perpetrada contra su persona de haber sido desposeída, sin duda en un acto de bandolerismo, de manera canalla e injusta, de la gloria ganada con el trabajo el esfuerzo personal y la capacidad intelectual.

En estos momentos, difíciles, queremos transmitirle nuestra solidaridad y nuestro apoyo moral para infundirle ánimos que le permitan seguir en esa lucha diaria por llevar la democracia y la libertad al País Vasco. Ya sabemos que no es fácil, por eso hay que subrayar el carácter heroico de muchos vascos que como usted decidieron hace tiempo decir basta ya a la dictadura nacionalista. El conjunto de los españoles les debemos el mayor reconocimiento y gratitud por su lucha en pos de la libertad. Sois un ejemplo de dignidad humana. Sencillamente, gracias.

Ana Mª Vidal-Abarca López, vicepresidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. Madrid.

Avances claves
Enrique de Diego Libertad Digital 16 Febrero 2002

Vale aquello de que nunca es tarde si la dicha es buena, porque en los avances que ahora se están dando en la lucha contra el terrorismo sólo cabe lamentar que no se hayan producido antes, porque se hubieran evitado muertes de inocentes. Adelantar la puesta en vigor de la euroorden es magnífico y sólo cabe lamentar que algunos países no puedan sumarse de inmediato porque en sus ordenamientos jurídicos ni tan siquiera está tipificado el delito de terrorismo. Abrir negociaciones para establecer una coordinación judicial entre el espacio europeo con los Estados Unidos es igualmente magnífico. Hay que lamentar, de nuevo, que haya sido preciso el desastre del 11 de septiembre para que lo políticamente estúpido se resquebrajara y empezaran a abrirse cauces a la racionalidad.

Puede decirse que con estas medidas internacionalizadoras el terrorismo está en proceso de extinción, porque éste precisa siempre ámbitos de seguridad desde los que operar, santuarios, retaguardias. Ben Laden, Afganistán, Pakistán e Irak. Y Eta, el sur de Francia. En la medida en que esos espacios de impunidad no existan, el terrorismo no puede contar con logística adecuada y se verá obligado a pasar a la defensiva. La euroorden impedirá, por ejemplo, la pérdida de información que ahora se produce cuando se detiene a terroristas lejos de los lugares donde actúan.

La lucha tras el 11 de septiembre es por un mundo más seguro, y por ende más libre, porque se había perdido tanto el sentido común en nombre de lo políticamente correcto-estúpido, que hasta es preciso recordar que no hay libertad sin seguridad, que ambos conceptos exigen un equilibrio, pero en ningún caso son antitéticos. Todo lo contrario.

'Juanito' Muehlegg y el nacionalismo mal entendido
Impresiones El Mundo 16 Febrero 2002

Una comentarista repudiaba ayer en la radio la hazaña doble oro olímpico del esquiador Johann Muehlegg: «Ese no es español.Con ese nombre y ese acento, está claro». Comentarios así no hacen sino reproducir los que tantas veces hemos oído, y otras tantas criticado, en boca de nacionalistas sobre quién tiene o no derecho a ser considerado como miembro de una determinada comunidad. Tampoco son de recibo las desafortunadas descalificaciones de Fernández Ochoa, que suenan a resentimiento por el gran éxito deportivo de Muehlegg. Son razonamientos poco asumibles en una sociedad moderna, abierta y multiétnica. Y menos aun en el seno de una Unión Europea en la que la identidad común se va imponiendo a los pasaportes nacionales. Esas críticas tienen un aire particularmente grotesco en un país como España en el que, a lo largo de medio siglo, la nacionalización de estrellas del deporte y su contribución a nuestras glorias internacionales ha sido la pauta: Di Stéfano, Kubala, Luyk, Brabender, Duishebaev, Niurka Montalvo, y tantos otros... Los motivos de Muehlegg para nacionalizarse son tan válidos como los de cualquiera (e incluso menos interesados que los de algunos). El doble campeón olímpico ha querido ser español y eso es lo único que cuenta. Por otro lado, el deporte de elite está cada día más profesionalizado, de suerte que los grandes equipos confeccionan sus plantillas a golpe de talonario y sin importar la nacionalidad. ¿Cuántos madrileños juegan en el Real Madrid? En un mundo donde las fronteras se diluyen y la movilidad de las personas es creciente, hay que relativizar este exaltado patriotismo deportivo, que tiende a identificar la grandeza de un Estado con el azar de un resultado.

Los catedráticos Elorza y Reinares también denuncian irregularidades y piden al rector que anule la reclamación
MADRID. ABC 16 Febrero 2002

Los catedráticos Antonio Elorza y Fernando Reinares, que votaron a favor de Edurne Uriarte en la oposición para la Cátedra de Ciencia Política, han remitido sendas cartas al rector de la Universidad del País Vasco,en la que denuncian irregularidades y le reclaman que anule la reclamación de Francisco Letamendía.

En su carta, a la que ha tenido acceso ABC, Elorza manifiesta «que se ha visto gravemente afectado en su derecho a la imagen, reconocido por la Constitución, ante los acontecimientos que se han sucedido desde que el pasado mes de octubre actuara como vocal primero de la comisión encargada de juzgar el concurso para la plaza de catedrático de Ciencia Política de la UPV. Primero, por una campaña de prensa en la que tomó parte activa un concursante a la mencionada plaza. En la misma fueron utilizados para su publicación en «Kale gorria» documentos de dicho concurso, en concreto mis informes y los del profesor Reinares, que en la fecha de publicación se encontraban en ejemplares únicos bajo custodia de la Comisión de Reclamaciones del rectorado de la UPV.

Segundo, a partir del día 12 pasado, por las noticias relativas al resultado del procedimiento de resolución del recurso del doctor Letamendía, que antes de ser redactado y recibir el visto bueno de V. E., dieron lugar a noticias y comunicados emanados del propio Rectorado, donde se aludía a defectos en los informes, que pudieron sugerir un descuido censurable por parte de algunos miembros del Tribunal. En las declaraciones del señor rector en la Ser, de 14 de febrero de 2002, se hizo incluso manifiesto por su parte que el profesor Reinares había redactado sus informes como es debido. Dado que el señor rector no forma parte de dicha comisión, esa declaración significa que de nuevo el secreto de las deliberaciones no ha sido guardado, en detrimento de la imagen de quienes formábamos la comisión.

A la vista de todo lo anterior, resulta evidente que en el procedimiento aludido se han registrado graves irregularidades, susceptibles de haber provocado nulidad de pleno derecho al ver lesionado derechos y libertades susceptibles de amparo constitucional \ y se ha vulnerado el principio de responsabilidad de la tramitación En consecuencia solicito la declaración de nulidad del procedimiento de reclamación mencionado y su reiniciación con las garantías jurídicas que exige la ley».

El Gobierno considera que Pujol radicaliza su discurso para convocar elecciones en otoño
La petición de las competencias del Estado provoca malestar en La Moncloa y retrasa 'sine die' la reunión con Aznar - Cabanillas: «La Constitución no está para que desaparezca el Estado»
FERNANDO GAREA El Mundo 16 Febrero 2002

MADRID.- Las relaciones entre el Gobierno y Jordi Pujol han pasado en pocas semanas de la oferta de entrada en el Consejo de Ministros a situarse al borde de la ruptura.

La propuesta de CiU para asumir todas las competencias que el Estado ejerce en Cataluña ha provocado un notable malestar en el presidente del Gobierno, reflejado en la respuesta oficial del ministro Portavoz, Pío Cabanillas, tras el Consejo de Ministros de ayer: «Es paradójico pretender que la Constitución se convierta en un instrumento para que desaparezca el Estado».

En esta situación, próxima a la ruptura, influye notablemente el anuncio de que la Generalitat recurrirá la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Las conclusiones de esta situación son que, por el momento, se aplaza sine die la reunión entre Aznar y Pujol que hace poco se veía muy cerca y que, según el Gobierno, cada vez parece más claro que el presidente catalán tiene ya decidido celebrar las elecciones autonómicas el próximo otoño, un año antes de la fecha oficial.

Otra conclusión, siempre según el Gobierno, será que el PP en Cataluña dejará de dar a CiU el apoyo que le es preciso en el Parlament para completar su exigua mayoría.

Según fuentes del Gobierno, Pujol no sólo ha iniciado una estrategia de progresivo distanciamiento del PP, sino que ha ido un paso más allá planteando cuestines imposibles de asumir. En concreto, se refieren al documento de autogobierno que aprobará la Generalitat el 5 de marzo, que pide para sí la cesión de competencias que ejerce el Estado como la Seguridad Social, los aeropuertos, la expedición del DNI, la recaudación de todos los impuestos, la sustitución del Ministerio de Cultura, la elección de miembros del Constitucional, del Poder Judicial, de la Comisión del Mercado de Valores y del Banco de España, entre otros.

Incluso, se habla del uso del catalán en la moneda, justo en el momento en el que España ha cedido esta competencia en favor de la Unión Europea. El contenido de este documento se complementa con la proposión no de ley presentada la pasada semana en el Congreso para «transferir a la Generalitat de Cataluña todas las facultades ejecutivas de titularidad estatal que actualmente prestan los órganos territoriales de la Administración del Estado».

La excusa de CiU es que fue el PP quien defendió en su momento la Administración Unica y la base legal es el artículo 150.2 de la Constitución que prevé que «el Estado podrá transferir o delegar en las comunidades autónomas, mediante ley orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación». Sin embargo, el Gobierno rechaza esta posibilidad y argumenta que se ha alcanzado el techo competencial de las comunidades. Hasta el punto de que es mayor el gasto público en manos de comunidades y ayuntamientos que el que mantiene el Estado. Según Cabanillas, «España es España también en Cataluña».

Desconcierto de CiU
Fuentes del Gobierno aseguran que Pujol no puede pretender venir a La Moncloa con esta propuesta en la mano.

El análisis del Gobierno es que, precisamente, Pujol reacciona así al quedarse sin fundamento su discurso victimista y tras el «desconcierto» por la oferta de Aznar para incorporarse al Gobierno. En esta posición radical, añade el Ejecutivo, es imposible que los populares mantengan su apoyo a Pujol en Cataluña hasta las elecciones en las que Artur Mas concurrirá con un discurso casi soberanista. Pujol intentará ejercer, hasta entonces, como una especie de presidente de la República, con Mas como primer ministro.

Cabanillas concluyó que «aquí no nos inventamos un tipo de entelequia, sino que desde la Constitución se ha entendido que la mejor manera de construir España es a través de un proceso de descentralización que busca trasladar directamente al ciudadano los beneficios de la convivencia».

El Ministerio de Educación adelantará el estudio de un idioma extranjero a los seis años
MADRID. R. Barroso ABC 16 Febrero 2002

El Ministerio de Educación quiere reforzar el conocimiento de idiomas extranjeros de los escolares españoles y para ello prevé aprovechar la Ley de Calidad para anticipar la enseñanza de la primera lengua, que ahora se empieza a estudiar en los centros públicos a los 8 años. El Gobierno quiere también convertir en materia «de oferta obligatoria» el segundo idioma, ahora optativo.

Ya lo apuntaba Educación cuando en la elaboración de los Decretos de Enseñanzas Mínimas reconocía en un anexo «la necesidad de que el alumnado de Educación Secundaria termine sus estudios con el conocimiento de, al menos, dos lenguas diferentes a la propia». Así, se insiste en la necesidad de que se «debe dar un nuevo impulso a la enseñanza de idiomas» y se recomienda «la adquisición de un cierto nivel de competencia comunicativa en más de una lengua extranjera durante la etapa de Educación Secundaria Obligatoria». En esta línea, y ante la futura Ley de Calidad, los alumnos españoles de Secundaria tendrán que cursar dos idiomas obligatorios, según anunció ayer la ministra de Educación, Pilar del Castillo.

En la actualidad, esta segunda lengua está regulada como materia optativa en la ESO, entre otras muchas. El Gobierno pretende que «se oferte obligatoriamente». El alumno continuará estudiando la lengua extranjera en la que se ha iniciado en la etapa de Educación Primaria y, por otra parte, tendrá que elegir un segundo idioma.

ÚLTIMOS PUESTOS
Y es que, en cuanto al número de ciudadanos bilingües, España se sitúa en los últimos puestos del ránking europeo, sólo por delante de Portugal y Grecia. En los países más avanzados, sobre todo Dinamarca, Luxemburgo, Suecia y Holanda, ocho de cada diez ciudadanos son bilingües. No obstante, la preocupación por la enseñanza de idiomas no es exclusiva a España. De hecho, según explicó ayer la ministra de Educación, Pilar del Castillo, tras una reunión con los responsables educativos del PP, el Ejecutivo sintoniza con la idea compartida por el resto de países de la UE de mejorar la enseñanza de idiomas. Para ello, dijo que su Departamento se propone adelantar el inicio del aprendizaje del primer idioma, que ahora está en los 8 años, a los seis años, que se corresponden con el primer curso de Primaria. En la inmensa mayoría de los centros privados y concertados, el comienzo del aprendizaje de la primera lengua extranjera comienza, sin embargo, a los tres años, coincidiendo con la etapa Infantil. La ministra subrayó que la mayoría de países de nuestro entorno tienen situado también el inicio del estudio de idiomas en una edad similar, pero que ya hay Estados que lo han adelantado a los 6 y 7 años, como Suecia e Italia, al igual que varias Comunidades Autónomas españolas.

Como se refleja en un estudio del Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE), dependiente del Ministerio de Educación, en los países germano-parlantes, ya en 1962 se creó el «Neusprachliche Gymnasium», que dedica especial atención a la enseñanza de idiomas extranjeros en la Enseñanza Secundaria. Dos años más tarde, el idioma inglés pasó a ser considerado materia obligatoria en Alemania. En los Países Bajos, la Ley de Educación Secundaria de 1963 -que entró en vigor cinco años después- estableció la enseñanza obligatoria de dos lenguas extranjeras (francés e inglés) en el primer año de este nivel.

En los países del sur de Europa se ha dado tradicionalmente poca importancia a las lenguas extranjeras. No obstante, en Portugal, desde 1989 los alumnos estudian una segunda lengua de manera optativa a partir de los 12 años. En Grecia el aprendizaje de una segunda lengua extranjera -alemán o francés- se añadió a los estudios de Secundaria. En Luxemburgo, los alumnos estudian obligatoriamente dos lenguas a los 10 años. En Francia, desde los años 70, los esfuerzos han estado dirigidos a conseguir que la segunda lengua extranjera tenga carácter obligatorio en la Enseñanza General. En cuanto a los países nórdicos, en Finlandia desde 1968, se estudian dos lenguas obligatorias y una o dos optativas.

La RAE abre su Escuela de Lexicografía, cantera para lingüistas hispanoamericanos
Lázaro Carreter propone que el diccionario recoja los extranjerismos en un apéndice
M. MORA | Madrid El País 16 Febrero 2002

Veinte filólogos y lingüistas de todos los países latinoamericanos están en Madrid desde enero. Durante diez o doce horas al día aprenden en la RAE y la Casa de América los secretos de la lexicografía, vocación 'tan rara como apasionante', la definió ayer Fernando Lázaro Carreter en su lección magistral. Se presenta así la Escuela de Lexicografía Hispánica, iniciativa de la Academia patrocinada por el Grupo Planeta a través de la Fundación Carolina. Lázaro, que dictó cátedra sobre el neologismo, sugirió que el Diccionario de la RAE incluya un apéndice de extranjerismos.

La clase magistral de Lázaro Carreter, en su línea clásica de erudición, ironía y amenidad, fue seguida entre risas y silencios por los 20 licenciados y algunos académicos y profesores del 'cursillo' (Lázaro dixit), entre los cuales figuran Gregorio Salvador (director de la escuela), Francisco Rodríguez Adrados, Guillermo Rojo, Manuel Seco, Humberto López Morales (alma del proyecto) o Ignacio Bosque, encargados de impartir materias tan misteriosas como La estructura de los diccionarios o Recursos electrónicos en lexicografía.

Tras la charla, los estudiantes de la primera promoción parecían encantados. Alguno, como la escritora venezolana Patricia Venti, matizaba que el ritmo de estudio es duro, 'difícil de asimilar en tan poco tiempo' (las clases, teóricas y prácticas, duran hasta mayo). Y explicaba: 'El curso es más que intensivo'.

'Es que queremos formarlos muy bien', se disculpaba casi Víctor García de la Concha, 'porque ellos deben ser la base del trabajo común con las academias americanas'.

El director de la RAE había explicado antes que la idea nació de una vieja ilusión de Dámaso Alonso que se ha hecho real casi cincuenta años después, con la creciente colaboración de las 21 academias asociadas, que primero preseleccionan a los candidatos y luego podrán darles empleo.

Aquel objetivo que enunció Dámaso Alonso era el de nutrirse de 'una red eficaz de jóvenes relacionados y conectados ágilmente entre sí para servir a la unidad del idioma', lo que traducido a los términos de hoy significa poder reforzar el carácter panhispánico de las obras que editan las academias.

Pero para eso hace falta dinero y apoyo institucional. Eso lo aporta el convenio marco firmado por la RAE con la Fundación Carolina, que con sus 18 millones de euros anuales de presupuesto canaliza las becas de los estudiantes (en este caso, 1.200 euros al mes, que aporta el Grupo Planeta).

Miguel Ángel Cortés, creador de la fundación y secretario de Estado para la Cooperación y para Iberoamérica, se congratuló de que el curso sirva para que 'los estudiantes de Latinoamérica cuenten con España'.

La estrella indiscutible fue Lázaro Carreter, que repasó la relación del español con los neologismos, xenismos o extranjerismos desde el siglo XVI hasta ahora mismo. El maestro admitió que la Academia ha sido siempre tímida y lenta en aceptar vocablos nuevos o foráneos, aunque hoy también se le acuse de demasiado rápida y blanda. Y dio una solución: afrontar el problema con toda decisión y discreción, 'ya que el idioma es un condominio de muchos millones de personas'.

Para ello, dijo, 'sobra la timidez'; es preciso hacer 'una lista de extranjerismos que sólo tenga su límite en las nomenclaturas técnicas de empleo restringido', y es menester ayudar a su uso con el Diccionario de dudas. Pero la lista, eso sí, debe sacarse 'del cuerpo central del diccionario'. Para que nadie viva como un drama su incorporación.

ULTRAJE
ERNESTO S. POMBO La Voz 16 Febrero 2002

En el Parlamento vasco ultrajan la democracia todos los días. Es la norma habitual. Pisotean nuestra dignidad. Lo hacen cuando no condenan un atentado, al arrojar cal sobre los escaños de los que no consienten el terrorismo, aceptando que Josu Ternera forme parte de la comisión de derechos humanos y aliándose con quienes empuñaron las pistolas. Esta semana han vuelto a vilipendiar nuestro sistema con la modificación del Reglamento de la Cámara que permite a todos sus miembros, si han ostentado el cargo durante cuatro años, contar con la pensión máxima.

Lo llamativo de esta decisión no es tanto su cuantía económica, que también, sino lo significativo que resulta que los tres eternos rivales, PNV, PSOE y PP hayan alcanzado uno de los escasos consensos, precisamente en un asunto que les va al bolsillo. Quienes acuden divididos a las manifestaciones y no se ponen de acuerdo en las condenas a los asesinatos, los que se enfurecen cada vez que se habla de autodeterminación, quienes no son capaces de cerrar el concierto económico, discrepan en un asunto tan esencial como la erradicación del terrorismo y tienen por norma escupirse a la cara todas las mañanas, no han dudado en darse la mano para garantizarse una jubilación acomodada.

Es inútil hablar de egoísmo y de desvergüenza. Lo es hacerlo de desprecio a las instituciones. Pero no estará de más que Aznar nos explique el sentido del voto de sus perseguidos diputados vascos. Zapatero tendrá que convencernos de la necesidad de este acuerdo. Y Arzallus, echar mano de su mejor retórica para justificar una decisión que se nos antoja facinerosa. O, quizás, mejor que se callen. Porque nadie nos va a convencer de que quienes apoyaron esta iniciativa, en un chocante consenso, no pueden a partir de ahora seguir divididos viendo correr la sangre.

Aquel mítico bandolero, José María El Tempranillo, no tendría hoy cabida en el Parlamento de Álava. Era demasiado honesto.

Respuesta lógica al órdago de Pujol
Editorial La Razón 16 Febrero 2002

La Constitución de 1978 tuvo enorme cuidado en delimitar las competencias de las Comunidades Autónomas (artículo 148) y las exclusivas del Estado (artículo 149). Ello no impidió que, en el clima de consenso constitucional, no se dejaran vías abiertas para que las Autonomías ampliaran algunas de sus capacidades, de acuerdo, lógicamente, con el Estado, y dependiendo de su aprobación por ley orgánica (artículo 150). Es decir, en asuntos excepcionales y dentro de un espíritu de lealtad estatal. Es normal que los nacionalistas, que ya han visto casi completadas sus competencias estatutarias (aunque no dejen de lamentarse sobre el «retroceso autonómico), justifiquen su ideología de reivindicación permanente con perpetuas exigencias. Pero tan normal es que lo hagan, como que no tengan por qué conseguirlas a su capricho. Y así se lo dejaron claro ayer a la Generalitat de Cataluña dos ministros del Gobierno, Cabanillas y Posada, que rechazaron el órdago del proyecto de ley de autogobierno catalán, en el que se piden prácticamente todas las competencias del Estado, salvo ejército y asuntos exteriores. Y es que, aunque a los nacionalistas les pese, España existe y tiene vocación de seguir existiendo. Pero eso lo sabe Pujol. Por ello, tras su nueva apuesta nacionalista parece esconderse un deseo de tener más iniciativa política para consumo interno, en su pugna con la oposición socialista en Cataluña. Y eso no es de recibo. CiU debe utilizar en su oferta política su programa y su gestión de gobierno, que son suficientemente importantes. Y no, por el contrario, utilizar siempre la propuesta del victimismo como gran argumento para atraer al electorado.

«Euskal Herria es una fantasía tonta de un nacionalista en una noche de verano»
Enrique Villar, delegado del Gobierno en el País Vasco
La Voz 16 Febrero 2002

Villar fue noticia de nuevo el pasado martes, cuando denunció que los libros de texto vascos facilitan el relevo etarra. ¿¿Es usted polémico, provocador, intransigente con los nacionalistas o patriota constitucional?
¿Fundamentalmente, un hombre cumplidor. Tengo que defender al Estado y hay muchísimas acciones de los nacionalistas que van en contra de lo establecido. Soy de los que dicen que si las leyes no gustan, cámbiense. Pero mientras no se cambien, cúmplanse. Lo que pretendo es que se cumpla la Ley y por eso, muchas veces, hay controversia. ¿¿Cree que en el País Vasco se puede vivir sin nacionalismo?
¿Yo viviría mucho más tranquilo. Lo que pasa es que hay que vivir con él. Pero con el nacionalismo sensato que hace un acuerdo con el Estado, como es el Concierto Económico, y lo firma, o que cumple el compromiso con el Estado para ampliar el número de agentes de la Ertzaintza. No con aquellos que si no les dan el permiso dicen que lo van a hacer por su cuenta y riesgo. Así no se puede funcionar. ¿La última polémica se genero cuando usted dijo que el sistema educativo vasco surte de estudiantes a la «kale borroka» y, luego, a ETA. ¿Puede poner algún ejemplo?
¿El aleccionamiento es desde el primer día que entran en la escuela y lo primero que ven es el mapa de Euskal Herria, que es una fantasía tonta de un nacionalista en una noche de verano. Pensar que puede haber una unidad administrativa entre la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés es una tontería. Ese niño está viendo una irrealidad y Navarra será Euskadi si le da la gana a Navarra. ¿¿Cómo se ha tomado el último «tirón de orejas» del Parlamento vasco?
¿No digo que no me importe, porque eso sería una chulería. Me ha molestado. Pero una reconvención no va a condicionarme si no me han condicionado los etarras. Ninguna palabra mía ha sido coartada por ETA, menos por las opiniones de unos señores, muy dignas pero con las que no coincido. Les molesta mi presencia en el Parlamento vasco e, incluso, me han insultado.

El triunfo de la cooperación
Lorenzo CONTRERAS La Razón 16 Febrero 2002

No deja de resultar irónico y hasta sarcástico que el único o casi único problema que en el País Vasco se ha resuelto sin mayores complicaciones haya sido la consecución de un acuerdo para que los parlamentarios vascos, nacionalistas, socialistas o populares perciban la pensión máxima de la Seguridad Social con sólo cuatro años de cotización y además con carácter retroactivo a partir del 1 de enero de 2001. Hubo algunas resistencias decorosas por parte de los representantes de Eusko Alkartasuna y de Ezker Batúa (Izquierda Unida), pero siempre sobre el bien entendido de que el beneficio logrado no conocerá excepciones a la hora de su aplicación cuando el beneficiario esté situado en el marco de los derechos que acaban de fabricarse «pro domo sua» en la Comisión de Urgencia Legislativa.

No se puede decir en este caso general que la operación se haya desarrollado con nocturnidad y alevosía. Al menos, no con nocturnidad, sino con luz y taquígrafos. Es algo muy digno de agradecer en esta política que viene caracterizándose, dentro de las autonomías o a escala de Estado, por un sigilo casi sacramental en muchas de sus manifestaciones. Ahí tenemos, por ejemplo, el carpetazo propinado en sus efectos financieros y sociales al «caso Rumasa», con una disposición adicional décima incrustada, como debe ser, en el bloque de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado. Una Ley de Acompañamiento cuya exposición de motivos es tan elocuente que el lector del semiclandestino Boletín Oficial del Estado ¿del 31 de diciembre de 2001! (ya es fecha idónea para tan importante medida) se pudo adentrar en el texto sin la menor sospecha de que, llegado que hubo a la antes citada disposición adicional, iba a tropezarse con el epígrafe «cancelación de préstamos concedidos por el Estado a Rumasa, Sociedad Anónima». Esa literatura técnico-jurídica pondrá al curioso ciudadano que se interese por este asunto en antecedentes de tan misterioso suceso, aunque sin ninguna generosidad explicativa sobre qué pasó, cómo se resolvió el pleito, cuál fue el milagro, quién o quiénes lo hicieron y cuánto le costó al bolsillo del ciudadano español la evaporación de la vieja pesadilla nacida o surgida un 23 de febrero de 1983.

Pero a lo que íbamos. Los parlamentarios vascos han resuelto su futuro de pensionistas de lujo, olvidados por un día de la Ley de Cooperación Autonómica. Ya se sabe que esa cooperación se da por naufragada, pero en cambio se produce esta otra cooperación urgente de pensionistas del mañana, armonizados en el Parlamento de Vitoria en un pis pas, haciendo que cuatro años de actividad valgan como treinta y cinco de cualquier trabajador de a pie. Todo lo cual significa que cuando las ganas de cobrar aprietan ni los viejos agravios se respetan. Son indicios o síntomas de que los intereses oportunamente concertados obran prodigios. Una circunstancia que no deja de ser esperanzadora.

JOSÉ LUIS L. RAMOS (VITORIA)

Simplemente, «no»
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 16 Febrero 2002

El día que los nacionalistas no tengan una reivindicación, no tienen ni partido ni prebendas.
Así pues, si se trata de pedir el cielo, que no sea por no pedirlo. De ahí la inteligencia de la propuesta de Aznar sobre el Pacto Local. Les dice a los nacionalistas: «todo lo que tú pides, del mismo modo en que lo pides, te lo van a pedir a tí».

La estrategia de Pujol está clara: no quiere ser José María Aznar, sino Juan Carlos I, y a ser posible que sus hijos le hereden. Pero lo tiene crudo.

Cuando se firma un acuerdo con los nacionalistas, no significa que haya terminado una negociación, sino que empieza otra. El problema con el que se encuentran es que la tripa de Jorge que se estira y se encoge ya no da más de sí y saben que sus nuevas reivindicaciones están abocadas al ridículo.

El Gobierno tiene ahora el arma que antes no tenía: decir «no» a las propuestas nacionalistas es más sensato que los argumentos ultraderechistas de raza y patria.

Pujol quiere tener un ejército, la clave de la caja de la Seguridad Social y aparecer en las monedas de un euro. La respuesta es «no». Claro.

El miedo nacional
Fernando JÁUREGUI La Razón 16 Febrero 2002

Un gran pacto contra el miedo. Eso es lo que nos hace falta, lo impulse Ibarretxe o Pérez Rubalcaba, o lo impulse, que lo impulsará, el Gobierno central. O todos ellos. Por segunda vez (de la primera, ejem, referida a las pensiones de Sus Señorías, mejor no hablar), el PNV, los socialistas y los populares, y los demás, excepto los proetarras de Batasuna, se han puesto de acuerdo en el entorno del Parlamento vasco. Esta vez, para hablar sobre el Gran Tema: el miedo a ETA y sus consecuencias, que paraliza desde el debate sobre el futuro de las autonomías hasta el desarrollo de la Universidad vasca. Pasando, claro, por las próximas convocatorias electorales. Un presidente autonómico, muy lejano al País Vasco, decía esta semana al coMfidencial que «ETA está lastrando todo el desarrollo político y social». Ya era hora de que todos asuman que esto es, literalmente, así.

Ya era hora de que, próximo día 19, socialistas y populares abordasen este gran tema: cómo garantizar la seguridad de los cargos públicos antes de que las elecciones locales, en el País Vasco, queden, pura y simplemente, invalidadas. Y es posible, que no probable, que una de las conclusiones sea la de que hay que reunir fondos para escoltas, blindajes, cambios de domicilio y todo eso que facilitaría que alguien, al menos alguien, quisiese figurar en las listas. La pregunta del millón es: ¿cómo reaccionarían los españoles si se les pidiese un impuesto extraordinario para reforzar esta seguridad?

Ibarretxe ha visto, con alarma, que el agujero es grande: ¿y si hubiese una denuncia internacional acerca de la invalidez de unas elecciones democráticas en el País Vasco? Quizá por ello, ha convocado esa «cumbre» de todos, a la que ninguno se podría negar a ir. Y ha excluido expresamente a Batasuna, confiemos en que por entender que sus concejales no sólo no están amenazados, sino que están con los amenazantes. El viernes próximo será el gran día.

Tenemos por delante una semana, por tanto, llena de esperanzas de acuerdo.Todos contra el terror. Una esperanza más. Poco importará si Rodríguez Zapatero suscribe o no un pacto local con el PP (primero fue que sí, luegoque no. Ya nos vamos acostumbrando a este movimiento pendular) si todos son capaces de alentar un gran pacto nacional contra el miedo, de manera que sean «ellos», los del terror, los que, ahora sí, se sientan atemorizados.

Por lo demás, atención, porque flota en el ambiente un próximo encuentro Zapatero-Ibarretxe que podría arrojar mucha luz sobre la futura correlaciónde fuerzas en el País Vasco. Difícil papeleta la del secretario general del PSOE, especialmente si se confirmase que el candidato a la secretaría general del PSE, para suceder a Nicolás Redondo, será un antinacionalista tan radical como Javier Rojo. Algo de esto se habló, muy en serio, el pasado miércoles en la sede de Feraz: ¿hacia dónde tirar?¿Mejores relaciones con un PNV que parece dar signos de mayor cordura?¿Fomentar las posiciones tipo Rojo?

«Operación Triunfo» llega al Parlamento.
Pero no crea usted que porque se avizoren nubes de bonanza van a faltar los temas de controversia. Qué va. Ahí tiene usted, por ejemplo, el caso de la «Operación Triunfo», el gran éxito personal y profesional de TVE y González Ferrari. Todos se han querido apuntar el tanto, desde el PP hasta el PSOE, pasando por la Iglesia. Y por algunos avispados que han querido ver en la cesión de los derechos de OT al Canal Satélite de Polanco un acercamiento de La Moncloa a la Gran Vía, donde se ubica el estado mayor de Prisa. Que no. Falso. Y más falso aún que Pío Cabanillas haya sido el muñidor de la inexistente operación. Este coMfi tiene para sí que, de acercamiento entre Aznar y Polanco, nada de nada. Es más: la reunión del presidente de Prisa con periodistas, asegurando que a él ya le bastaría con que Aznar dejase de gobernar, ha caído bastante mal, lógico, en Moncloa. Y va usted a seguir oir hablando de OT, porque esta semana la cuestión va a ser objeto de tratamiento partamentario, en la sesión de la comisión de control de RTVE. Socialistas e IU van a interpelar sobre el tema. Nunca un programa de TV, un programa sin la menor connotación política, llegó tan lejos. Algunos, la verdad, no saben qué preguntar al Ejecutivo, y mira que hay cosas por las que se podría no sólo interrogar, sino hasta increpar, al equipo aznarista. Por ejemplo.

Recortes de Prensa   Página Inicial