AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 28  Marzo  2002

Campanas
MARTIN PRIETO El Mundo 28 Marzo 2002

Bienvenidos al club
César Alonso DE LOS RÍOS  ABC 28 Marzo 2002

Elorza, el protegido
Editorial La Razón 28 Marzo 2002

Galindo

Iñaki EZKERRA La Razón 28 Marzo 2002

La trampa para elefantes
José A. SENTÍS
28 Marzo 2002

Después del congreso

Editorial El País 28 Marzo 2002

El PSE-EE corre el riesgo de la incoherencia

Impresiones El Mundo 28 Marzo 2002

2. Los socialistas tropiezan en la misma piedra
Enrique de Diego Libertad Digital 28 Marzo 2002

El PP acusa a Elorza de ceder las instalaciones del ayuntamiento a familiares de etarras

M. A. ABC 28 Marzo 2002

El Donosti tenía orden de atentar contra cualquier socialista excepto Odón Elorza

El Mundo 28 Marzo 2002

La Generalitat subvencionará a los exhibidores de cine en catalán

NURIA CUADRADO El Mundo 28 Marzo 2002

Cine en catalán: el reconocimiento de un fracaso

IMPRESIONES El Mundo (Cataluña) 28 Marzo 2002
 

'Campanas'
MARTIN PRIETO El Mundo 28 Marzo 2002


En Suramérica es el campana para el narcotráfico, la guerrilla, los paramilitares: el que acecha y avisa a los emboscados de que la víctima llega desprotegida. También la identifica. Es un juego de señales entre los discretos del mus y los demasiado explícitos del béisbol: se pasan el periódico doblado de una axila a otra, se quitan o se ponen la txapela o unas gafas, se suben el cuello de una gabardina o pagan su consumición en el mostrador por la derecha del cordero que acaba de entrar sin saber que va a ser sacrificado. Estos campanas que doblan obviamente a muerto no sólo informan sobre la diana humana, sino que suelen marcarle personalmente porque los asesinos, como el de López de Lacalle, ya no conocen a sus víctimas ni de una fotografía de periódico. Las familias, los sobrevivientes, coinciden: «Ha informado algún vecino». En tu propia casa vive quien te saluda en la escalera y luego cuenta tus costumbres en la herrikotaberna de Batasuna, esos pobrecitos intelectuales a quienes se quiere ilegalizar para que sólo se puedan reunir en el monte en aquelarre.

El campana casi siempre está al pie del tiroteado o mirando desde la acera frontera cómo entra y sale Antonio Burgos de su casa sevillana, y después medita sobre la sangre que se va espesando mientras el juez de guardia tarda horas en llegar y guardias civiles, policías nacionales y ertzainas preguntan exactamente lo mismo a los testigos. Tengo por científico, hasta por empírico, que estos campanas, que son otra cosa más repugnante que un delator o un confidente o un infiltrado, suben tras el crimen a su casa, se encierran en el retrete y se masturban furiosamente. Han caído algunos de estos especímenes en estos días en los que nadie ha tenido la desvergüenza de recordar otra vez que ETA no tiene solución policial. No; pero con policía el desastre es más llevadero y todos los asesinos desde la tregua de los incautos acá ya están en la cárcel. Hace mucho tiempo que corre mal tiempo para la lírica etarra y hasta a los ecónomos de Batasuna les cogen en Francia con los euros en maletas buscando una Gescartera. Ya nadie confunde a Otegi con Jerry Adams, y hasta cada día pone menos entusiasmo en su papel de recadero de la banda. Arzalluz, González, Otegi avisan amenazan sobre la ilegalización de las patas de este ciempiés. Batasuna está llena de agujeros y de topos policiales y más valdría dejarla en su agonía de no ser porque es la casa común de los campanas y la perra que administra el miedo en Euskadi financiada con fondos públicos. No todos los votos son un sí, señor, y los que sufragan a Batasuna con conocimiento de causa y justificando la independencia por las armas, que sufran al menos las incomodidades de no tener taberna en la que pagar su vino con los datos del próximo muerto.  


Bienvenidos al club
Por César Alonso DE LOS RÍOS  ABC 28 Marzo 2002

Ya ha comenzado a pagar el PSOE su acercamiento al PNV. Se le han empezado a rebelar una serie de periodistas, historiadores, sociólogos... que eran su apoyo más sólido, el gran bastión con pretensiones orgánicas, los que tenían una idea casi patrimonial del partido, por no decir de toda la izquierda.

¿Qué ha sucedido para que se haya iniciado esta deserción de algunos de los intelectuales más serviciales del socialismo?

El resultado del Congreso del PSE les ha hecho ver lo que ya era clamoroso para tantos: la inanidad de la nueva dirección socialista y su incapacidad para dirigir con coherencia el partido, que, en el caso del País Vasco, puede tener consecuencias trágicas. Por fin se han percatado del peligro que supone el entreguismo al nacionalismo; al fin se han dado cuenta de que el PSE está amenazado gravemente como partido en las municipales y el PSOE en las legislativas próximas. Supongo que también son conscientes de la amenaza que pesa sobre nuestra democracia si llega a resquebrajarse uno de los dos partidos nacionales. Nacionales, digo, pensando sobre todo en el País Vasco. Por fin estos chicos serviciales comienzan a caer en la cuenta de que es muy grave que la única alternativa al nacionalismo sea el PP. ¿O les llevará tanto su odio a éste que le acusarán de ser el responsable de todo? Si antes le criticaban su frentismo o, en todo caso, aceptaban éste como un mal menor, ¿qué dirán ahora que el PSOE ha cambiado de frente al irse con el PNV?

Ahora se caen del burro, que no del caballo (no tienen la grandeza de Saulo o de Don Quijote sino la plebeyez de Sancho).

Claro que este desistimiento de intelectuales semiorgánicos del PSOE afecta sólo a una pequeña parte de esto que hemos dado en llamar el bastión intelectual del PSOE... en Madrid. La mayoría sigue pensando que los nacionalistas deben ser los grandes aliados del socialismo y que ésa es la única alternativa al centroderecha. Así que tan sólo estamos en los comienzos. Para la izquierda sigue siendo más fuerte la seducción de los nacionalistas que la incapacidad de la nueva dirección del PSOE. A buen seguro, el distanciamiento de sus compañeros, a menudo colaboradores en los mismos medios, en «El País» especialmente, les va a hacer reflexionar. Así que en términos tradicionales diremos que se está comenzando a cuartear el llamado intelectual orgánico del PSOE y no sólo porque, como digo, afecte tan sólo a una parte, sino porque la crítica es vergonzante, superficial y parcial. Desde luego no es una autocrítica como debería ser, y es, digo, muy superficial. Me temo, por ejemplo, que los disidentes se ensañen más en Pepiño Blanco que en Zapatero, y más en Zapatero que en González, y más en González que en Maragall. Diré más: no llegarán nunca a reconocer que la fuente de los males del PSOE y de ellos mismos está en buena medida en la política de Maragall, en el confusionismo conseguido por Maragall. Pero ponerle a éste el cascabel es más difícil incluso que a González.

La crítica de éstos, hasta ahora fieles a la política socialista, debería ser radical para ser eficaz. ¿Y qué significaría esto, en este caso? Sencillamente, reconocer que toda la «deriva» socialista de los últimos años en relación con los nacionalismos ha sido una inmensa equivocación a la que ellos han contribuido de forma decisiva. Este entreguismo al PNV, vergonzoso y de consecuencias trágicas, tiene toda una historia a la que no son ajenos estos serviciales publicistas. Cebarse con Pepiño Blanco o con Zapatero incluso es una escapatoria. Es una forma de disimular que han terminado ellos mismos hincando el pico, mordiendo el polvo. Sin duda, su actitud crítica ante la dirección socialista no deja de ser noticia aunque sea una redundancia, de lo que venimos diciendo algunos desde hace mucho tiempo. Y este mismo periódico. El ABC. En todo caso, bienvenidos al club.

Elorza, el protegido
Editorial La Razón 28 Marzo 2002

Los últimos etarras detenidos por la Guardia Civil en Guipúzcoa tenían órdenes de la banda para asesinar, en todo caso y a la menor ocasión, a cualquier político del PP o del PSE-PSOE, tal y como hicieron días antes de su arresto con el concejal socialista de Orio, Juan Priede. Así se desprende de las declaraciones que, según se ha informado a LA RAZÓN, hicieron los presuntos asesinos a las Fuerzas de Seguridad. La banda les había prohibido, en cambio, atentar contra los nacionalistas del PNV, lo que tampoco constituía novedad alguna para los expertos antiterroristas. Si les sorprendió, en cambio, que los detenidos tuvieran expresamente prohibido asesinar a un político socialista en concreto: Odón Elorza, el alcalde de San Sebastián, convertido en la única excepción y en el único socialistas «protegido» de la acción criminal etarra.

   Siempre es una buena noticia, sin matiz posible alguno, que alguien esté a salvo de ser asesinado. Por eso hay que alegrarse de que un demócrata y representante municipal, elegido con el voto de parte de los ciudadanos de su ciudad, como es el caso de Elorza, no esté en las listas negras de la muerte ojalá que cada vez sean menos las personas puedan levantarse cada mañana sin el peso de esa terrible condena que pende las 24 horas del día, como con sus compañeros de partido y a sus ex coaligados del Partido Popular.

   La noticia tiene, sin embargo, otra interpretación que pasa necesariamente por la identificación que Eta hace de Elorza y el PNV, al declarar a todos ellos intocables. Curiosa coincidencia que anticipaba no sólo la ruptura de su pacto de Gobierno con el PP en la corporación, sino el talante de familiaridad del alcalde socialista hacia el mundo del nacionalismo. Elorza es diferente, como demuestran tanto su oposición a la política de firmeza de Redondo Terreros como su «comprensión» los proetarras a quienes se niega a eliminar de comisiones de vivienda y les permite incluso usar locales municipales para dar ruedas de prensa sobre asesinos que están presos. Elorza es diferente, pero no es el único socialista vasco que se siente más cómodo junto al PNV que bajo la bandera de la defensa de la Constitución.

Galindo
Iñaki EZKERRA La Razón 28 Marzo 2002

Cuando Galindo ingresó en la prisión de Alcalá de Henares no fue a despedirle toda esa peña de los botijos, los bocadillos de tortilla, las fiambreras y los porrones de vino que fue a despedir a Vera y Barrionuevo en la cárcel de Guadalajara. No se organizaron excursiones de autobuses gratuitas desde Ferraz. No hubo palabras de Felipe González ni de ningún alto cargo socialista que insistieran en la inocencia del general y cuestionaran el veredicto de los jueces. Esos gestos sólo estaban reservados para los socialistas con carnet. Como Galindo no tenía carnet del PSOE, nadie iba a dar la cara por él aunque ya nadie discuta que el GAL salió del PSOE y que Galindo era un mandado, un coronel que sólo sabía cuadrarse y obedecer.

   No. Uno no tiene ninguna intención de justificar a Galindo ni de discutir la sentencia de los tribunales. La legitimidad de la democracia reside en su capacidad para sentar en el banquillo a Galindo y a quien haga falta, a quien haga mal uso del poder que la ciudadanía directa o indirectamente le delegó. Uno simplemente piensa que si la justicia no debe tener un carácter vindicativo sino restitutivo para los etarras ¬y por esa razón Galindo ha sido juzgado¬ tampoco debe inspirarse en la venganza ni negar a priori la vía del indulto o la de la reinserción a los presos que no pertenecen a la banda Eta.

   Uno cree que la decisión de expulsar a Galindo de la Guardia Civil puede esperar al fallo del Constitucional y que en todo este asunto hay varios socialistas que están obligados a decir algo. No es justo que quien obedeció órdenes haya callado por no delatar y haya asumido toda la responsabilidad mientras sigue libre quien dio esas órdenes, el jefe del invento.

   Y no es comprensible que los nacionalistas vascos por una parte acusen a cualquier intelectual de haber apoyado al GAL porque dio su firma al PSOE cuando el GAL no había sido desmantelado, y que, por otra parte, se lleven tan bien con Felipe y digan que ése sí que les comprende. ¿Pero no quedamos en que era el señor X? ¿Por qué Arzalluz no se cita en el Chuchi con los socialistas que están limpios de la guerra sucia en vez de con los procesados de esa guerra? El Chuchi es el verdadero agujero negro de la democracia española. No tiene nada de sorprendente que las mismas personas que creyeron en el GAL sean las que creen en la negociación con Eta. Porque el GAL y la negociación son en realidad las dos caras de una misma amoralidad. Aquí el nexo es el Chuchi. En el Chuchi se citan los que están a favor de la guerra sucia y los que están a favor de la paz sucia. ¿Y Galindo? Galindo es el olvidado porque nunca fue al Chuchi. Estaba y sigue estando de servicio.

La trampa para elefantes
José A. SENTÍS 28 Marzo 2002

Yo no sé si en la política es peor la ingenuidad que la maldad. La muestra más clamorosa de la primera es la que está ofreciendo el PSOE en el País Vasco, como si no hubiera aprendido de su pasado, cuando compartió alianza y gobierno con el PNV. Ahora, de forma vergonzante, vuelve a intentarlo, sin saber que el camino de la equidistancia es utópico donde no hay sitio para los tibios, sino para los convencidos. La mejor muestra de los segundos está, precisamente, en los nacionalistas. Ellos han avanzado como una apisonadora desde la Transición. No han dado nunca su brazo a torcer, en pos de unos objetivos que sólo los ciegos no quieren ver. Paso a paso, han introducido en el lenguaje y en la práctica política conceptos que cualquiera podría considerar, sin acritud, como ejemplos de alta traición a la legalidad constitucional.

No de otra forma se pueden entender las llamadas a la generación de un nuevo Estado dentro del Estado (que supone la desnaturalización, si no la destrucción, del Estado). Y, pese a ello, hay ingenuos que creen que esta determinación puede conjurarse a través de la fuerza de la razón. Pero no es así. La única forma de impedir la hegemonía nacionalista está en la razón de la fuerza. Y, obviamente, me refiero a la fuerza política capaz de dejar al nacionalismo en minoría, independientemente de que haya que utilizar la otra, la policial, para acabar con el otro nacionalismo, el ultra, el que se manifiesta a través del terrorismo. El PSOE, sin embargo, está propiciando una vía ilusoria: quiere neutralizar al nacionalismo uniéndose a él, en lugar de confrontándolo. Nos encontramos, así, con que el nacionalismo ha terminado por lograr legitimidades prestadas a cambio de nada. Primero, gracias a la alianza con los criptocomunistas de IU, que han logrado el imposible matrimonio entre una fuerza internacionalista de izquierdas con una nacionalista de derechas.

Luego, con los propios socialistas, que de tanto buscar un lugar bajo el sol vasco, prefieren colocarse con los que comparten objetivos con sus verdugos, antes de con quienes comparten el papel de víctimas. Y, por último, con la degeneración de la trama política de Eta, cuyo destino carcelario es un alud de votos para el PNV. En esta situación, las próximas municipales serán un paseo militar para este partido. Unas elecciones que debían de afrontarse con las máximas reservas democráticas, porque difícilmente se pueden entender como libres, cuando optar a la representación política es un ejercicio de heroísmo. Y, pese a ello, las elecciones se celebrarán para consolidar un escenario de perpetuación del drama, donde se mueve como pez en el agua el nacionalismo, puesto que se apoya en pulsiones sentimentales (los sentimientos como ideología) como ariete para lograr el poder político. El PNV ha tendido una trampa para elefantes al PSOE, y éste ha caído en ella al huir despavorido del PP. Y lo que es peor, porque todavía es más estúpido, es que no sólo el PSOE no ganará nada en el País Vasco, donde se aproximan tiempos de poder omnímodo para el PNV, sino que, además, sufrirá consecuencias en el resto de España. Pero no hay manera de encontrar un dique para frenar esta riada.

Después del congreso
Editorial El País 28 Marzo 2002

El Parlamento de Vitoria eligió ayer, gracias al voto de los socialistas, que se unió a los de la coalición gobernante, al nuevo Defensor del Pueblo vasco, cargo vacante por la incapacidad de los partidos para consensuar un candidato que recogiera la mayoría cualificada requerida. Hace pocas semanas, la Gestora que ha dirigido el PSE desde la dimisión de Redondo permitió, mediante su abstención, la aprobación de los presupuestos de las diputaciones de Vizcaya y Guipúzcoa, tras meses de incertidumbre. Más recientemente, el PSE ha permitido también el desbloqueo de algunas importantes partidas de los Presupuestos de la comunidad autónoma, que no habían sido aprobadas en su día.

Ya antes de su congreso, por tanto, los socialistas habían dado pasos en la línea, que luego resultaría mayoritaria, de tender puentes. Incluso la renovación de la dirección puede verse como un gesto en esa senda. Todo ello sin contrapartidas políticas, es decir, con una interpretación flexible de la exigencia de no realizar pactos institucionales con el PNV sin una previa ruptura formal de éste con la lógica soberanista de Lizarra. La incógnita radica en cuál será la receptividad del partido de Arzalluz ante esos gestos socialistas. La pelota está, pues, en el campo nacionalista; su respuesta quizá llegue el domingo, con motivo del Aberri Eguna.

De momento, los indicios son poco alentadores. Tras el asesinato del único concejal socialista de Orio, el presidente de la Gestora, Ramón Jáuregui, emplazó a los nacionalistas a explicar a qué estarían dispuestos a renunciar en aras del objetivo de favorecer la unidad de los demócratas contra el terrorismo. La pregunta guarda relación con viejas manifestaciones del PNV sobre su disposición a 'arriesgar' para conseguir la paz. La respuesta de Arzalluz a Jáuregui ha consistido en recordarle los GAL y afirmar que aunque hayan gobernado juntos muchos años, los proyectos de PNV y PSOE 'en su globalidad no son compatibles'.

También ha dicho que 'como hay que vivir', socialistas y nacionalistas podrían 'hacer cosas juntos'. Sería deseable que el PNV precisara el domingo qué cosas está dispuesto a hacer con los demás partidos democráticos para combatir al nacionalismo antidemocrático de ETA; si considera compatible con la condena de los atentados a concejales la oferta de tender puentes hacia quienes estiman legítimo que ETA los mate, siempre que se trate de concejales no nacionalistas. Patxi López acusó ayer a Arzalluz de legitimar a ETA al darle tratamiento de partido político como los demás.

Otra incógnita se refiere a los efectos internos de la nueva línea y a sus relaciones con el PP. Patxi López advirtió tras su elección de que no era partidario de 'giros de 180 grados o saltos en el vacío'. Lo ocurrido en San Sebastián apunta, sin embargo, a un giro sensible. ¿A cargo de quién? La capital guipuzcoana era la única de España en que existía un pacto PP-PSOE. El alcalde, el socialista Odón Elorza, encabeza la postura más contraria al entendimiento con el PP y más favorable al acercamiento al PNV. En esas condiciones, resulta poco creíble la afirmación de que la ruptura del pacto un día después del congreso se debe a problemas estrictamente municipales. Pero tampoco parece seguro que el PP, que tanto valoraba la continuidad de la coalición municipal, haya agotado todas las vías para mantenerla, incluso sacrificando alguna posición municipal. El acercamiento de las elecciones municipales explica seguramente alguna clave de estos movimientos.

Por un lado, tanto la nueva dirección vasca como la ejecutiva del PSOE se han alineado con Elorza, que representa dentro del PSE una posición no céntrica y crítica con el Pacto Antiterrorista, lo que resulta, al menos, llamativo. Por otro lado, el PP agudiza su interpretación del Pacto Antiterrorista como coalición electoral, siquiera virtual. Hasta el punto de que incluso el presidente del Gobierno opinó ayer desde Líbano que, tras el congreso del PSE, su partido encarna ahora en exclusiva la alternativa a los nacionalistas.

Las querellas entre los dos partidos suben así de tono, hasta cristalizar en acusaciones mutuas de deslealtad hacia el pacto que suscribieron. Si eso no es motivo suficiente para reconducir sus distintas lecturas mediante una reunión en la cúpula, que venga Dios y lo vea.

El PSE-EE corre el riesgo de la incoherencia
Impresiones El Mundo 28 Marzo 2002

L
os nuevos dirigentes del PSE-EE aseguraban el lunes que, simplemente, era una casualidad que Odón Elorza rompiera el pacto con el PP inmediatamente después de la celebración de su Congreso.La decisión del controvertido alcalde, afirmaban, no había que interpretarla como consecuencia del giro vasquista en la cúpula del socialismo vasco ni, mucho menos, como el primer gesto de una estrategia de aproximación al PNV. Frescas aún estas discutibles justificaciones, el PSE-EE permitió ayer con sus votos que los tres partidos del Gobierno vasco lograsen la mayoría necesaria en el Parlamento para nombrar a su candidato, el abogado guipuzcoano Joaquín Oquiñena, nuevo Ararteko (Defensor del Pueblo vasco).A cambio ha situado como adjunto de la institución al alcalde de Irún, Alberto Buen. Aunque el propio Arzalluz se empeñe en sostener lo contrario, todo indica que el PSE-EE sienta las bases de un nuevo entendimiento con los nacionalistas. La pirueta política de los socialistas vascos se adivina con claridad meridiana: el PSE-EE romperá la unidad de acción con el PP en el País Vasco para prestar un apoyo tácito al PNV que pueda germinar, tras futuras convocatorias electorales, en un acuerdo de gobernabilidad de las instituciones. El problema radica en cómo llevar a cabo este plan manteniendo la fidelidad al Pacto Antiterrorista. Es cierto que casi todo es posible en política, pero no hay quien supere este ejercicio de equilibrismo sin caer en la incoherencia y en la contradicción permanente.

2. Los socialistas tropiezan en la misma piedra
Enrique de Diego Libertad Digital 28 Marzo 2002

La desactivación de Nicolás Redondo y el redondismo tiene escasa lógica política. Es una de las pocas ocasiones en que un político que ha cosechado buenos resultados electorales es desbancado sin que se le agradezcan los servicios prestados.

La historia entraña algunas lecciones. El PSE entró en una grave crisis de la mano de Ramón Jáuregui y su estrategia de acercamiento al PNV, que se concretaba en gobiernos de coalición. En las elecciones de 1990, los escaños de PSOE y Euskadiko Ezkerra sumaban veintidós, con un 27,74 % de los votos. En el año 1994, con Ramón Jáuregui de candidato a lehendakari (tras haber sido vicelehendakari), con la fusión de ambos partidos, descendió a 12 escaños y perdió diez puntos. Fue esa crisis, en caída libre, la que llevó a la secretaría general a Nicolás Redondo. En las siguientes elecciones, ganó dos escaños, y mejoró cinco décimas. En las elecciones del 2001, gano tres décimas pero perdió un escaño.

Es decir, la crisis fuerte del partido socialista fue con Jáuregui y con una estrategia de seguidismo del PNV, que fue éste quien rompió. Puede decirse que los socialistas tropiezan más de dos veces con la misma piedra.

En buena medida, la estrategia actual del PSOE, identificando como único enemigo a Eta y dispuesto a apoyar al PNV –como ya ha hecho en los Presupuestos, a pesar de las abundantes subvenciones al entramado de Batasuna-Eta–, no sólo reedita un error pasado (castigado por el electorado), además, al menos en parte, es un espacio que ha sido ocupado por Javier Madrazo.

Quizás lo más sorprendente del ascenso de Patxi López, no sólo previsible sino preanunciado a bombo y platillo por el aparato de Ferraz y por los ideólogos del grupo Prisa, sea el hecho de que una parte de su discurso es redondista, como, por ejemplo, las referencias a la rebelión cívica. No es que asuma el legado de Redondo, por supuesto, sino que el nuevo discurso no permite una justificación –ni tan siquiera se ha intentado. Es básicamente desmovilizador e inútil, salvo para los miembros del aparato, en cuanto genera la expectativa de pactos de estabilidad con el PNV o actuaciones de comparsas en los ayuntamientos.

El voto al PSE se presenta, de esta forma, inútil para el electorado, pues no responde a ninguna alternativa. El PSE, situado en el tercer lugar, no es, de hecho, alternativa. Los socialistas vascos abundan últimamente en retóricas que no responden a los datos objetivos. Es una forma extraña de hurtarse a sus contradicciones internas. El voto al PSE puede ser para mejorar posiciones del aparato, pero ese esquema no representa activo para los electores, que se han venido movilizando a favor de un criterio de alternativa al nacionalismo.

En la misma ausencia de cualquier voluntad de integración, se percibe ese aislamiento y ese intento de supervivencia del aparato, que incluso apuesta por un liderazgo con escasa fuerza. Es decir, se aspira a no repartir un poder que, se da por supuesto, será menor en términos de votos, pero puede ser superior en reparto de cargos y presupuesto. No sólo la oferta a Carlos Totorika, y a Gemma Zabaleta, buscaban la ruptura, también se ha apostado por la fragmentación territorial. En la nueva ejecutiva hay dos alaveses. Uno impuesto por Madrid y con residencia en la capital, y otra en un puesto sin relevancia. A Javier Rojo ni tan siquiera se le ha ofrecido ritualmente entrar en la dirección.

Otro de los errores subyacentes es que una buena parte del programa posible ya ha sido ejecutado con el citado apoyo a los Presupuestos autonómicos, con lo que, a día de hoy, a Patxi López le queda poco por negociar con el PNV.
 

El PP acusa a Elorza de ceder las instalaciones del ayuntamiento a familiares de etarras
M. A. ABC 28 Marzo 2002

BILBAO. El PP denunció ayer que el alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, dio permiso a familiares de los miembros de ETA detenidos el pasado lunes en la ciudad para que dieran una rueda de prensa en el Ayuntamiento.

Para el Grupo Popular, «es intolerable que los familiares de quienes pueden haber sido los asesinos del concejal socialista de Orio, Juan Priede, hagan uso de unas instalaciones municipales».

En tonos muy duros, el Grupo popular en el Ayuntamiento de San Sebastián criticó que el alcalde dé facilidades a quienes defienden a «presuntos asesinos, colaboradores y chivatos de ETA» y se preguntó: «¿A qué extremo hay que llegar para permitir que el Ayuntamiento de San Sebastián se use como altavoz para defender a esos presuntos asesinos?» y «¿cómo no se le cae la cara de vergüenza a Odón Elorza tras tolerar semejante barbaridad?».

En opinión de los populares «nos encontramos ante una tropelía de enorme magnitud y nos gustaría saber si el nuevo secretario general del PSE, Patxi López, es conocedor de que el alcalde socialista Odón Elorza consiente y permite que se usen las dependencias municipales para que los familiares de los etarras se hagan publicidad».

Entiende el PP que «permitir la degradación de nuestro Ayuntamiento hasta semejantes niveles sólo puede merecer la censura y el rechazo de cualquier persona decente».

«No existen palabras para calificar la permisividad de Odón Elorza, ya que con su condescendencia ante quienes defienden a los violentos -agregaba el comunicado hecho público ayer-, nos avergüenza a los donostiarras, que no queremos vivir en una ciudad sometida a unos criminales terroristas».

Lo sucedido el pasado lunes en el Ayuntamiento de San Sebastián, cuando el alcalde decidió dar por finalizado el pacto de gobierno con los populares después de constantes desencuentros, hace pensar al PP que la línea a seguir por Elorza va a ser en los próximos meses «aislar al PP y ser permisivo con Batasuna».

Los miembros del 'comando' también tenían indicaciones para asesinar a militantes del PP y para evitar atentados contra el PNV / Los detenidos son investigados por los asesinatos de Beasain

El 'Donosti' tenía orden de atentar contra cualquier socialista excepto Odón Elorza
El Mundo 28 Marzo 2002

SAN SEBASTIAN / MADRID. La dirección de ETA dio instrucciones al comando Donosti para que realizara atentados contra cualquier militante del PP y contra cualquier socialista, excepto el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza.

Según fuentes de la investigación citadas por la agencia Vasco Press, el comando desarticulado el pasado lunes en una operación de la Guardia Civil había recibido también instrucciones de la cúpula etarra para respetar la vida del alcalde de la capital guipuzcoana y para que no realizara atentados contra el PNV.

Precisamente Odón Elorza está sumido en la polémica política después de haber roto su pacto con el PP en el Ayuntamiento donostiarra, y tras haber sido acusada por la portavoz popular, María San Gil de «connivencia con Batasuna».

No es la primera vez que Elorza es acusado de hacer pactos con los abertzales radicales. Alejado de la anterior dirección del PSE-EE, a la que consideraba demasiado proclive al entendimiento con el PP, fue muy criticado por estar ausente de la manifestación de ¡Basta ya! que en septiembre de 2000 recorrió las calles de San Sebastián.

También recibió fuertes críticas por plegarse a suprimir la comitiva de la Salve durante la Semana Grande donostiarra para evitar enfrentamientos con los violentos o por permitir a Batasuna colocar pancartas en el balcón municipal a favor de los presos.

Los datos sobre las directrices a seguir en sus acciones se han obtenido como consecuencia de las investigaciones abiertas a los dos principales detenidos en la operación, los liberados, a sueldo de la organización, Ignacio Javier Bilbao Goikoetxea y Unai Bilbao Solaeche.

Estos dos activistas serían los dos máximos responsables del comando. El director de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, manifestó ayer que se está investigando la presunta relación del comando detenido con el asesinato de dos ertzainas en noviembre en Beasain, «porque son los únicos asesinatos que quedan por esclarecer».

Asimismo, indicó que la pistola con la que ETA asesinó al concejal socialista de Orio, Juan Priede, fue encontrada en uno de los pisos registrados, por lo que «al no llevarla nadie encima, es más difícil determinar quién fue el autor material del asesinato».

El director del Instituto Armado informó de que la operación antiterrorista contra el comando Donosti «se puede considerar cerrada» tras la detención el miércoles de una última persona.Finalmente, destacó que tras esta última operación contra la organización terrorista vasca, el mensaje es claro: «El que mata, es rápidamente detenido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: Policía, Guardia Civil o Ertzaintza».

Según las averiguaciones que está realizando la Guardia Civil, los dos responsables del Donosti cruzaron la frontera la primera semana de enero, según fuentes de la investigación que cita Vasco Press. Si esto fuera así, en principio, excluiría a estos dos detenidos de haber participado en el asesinato de los ertzainas, que se produjo en noviembre. Al llegar a San Sebastián se pusieron al frente de una infraestructura de colaboradores que ya estaba organizada antes de que llegaran ellos a la capital guipuzcoana.

Según las citadas fuentes, la estructura del comando Donosti estaba formada por tres grupos satélites a las órdenes de los liberados. Uno de estos grupos estaba dedicado a recopilar informaciones y tenía el nombre de Zuzen. Los otros dos eran grupos armados creados para actuar junto a los clandestinos o siguiendo las instrucciones de éstos.

El atentado de Orio
El primero de estos comandos, denominado Anuk (apodo del miembro de ETA Xabier Galparsoro, muerto en 1993 al saltar por la ventana de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao), fue el que, supuestamente, colaboró con los liberados en el atentado que costó la vida al concejal socialista de Orio, Juan Priede.

El segundo grupo satélite armado tenía el nombre de Piperrak (guindillas) y estaba formado por dos personas que, al parecer, no habían intervenido todavía en ningún atentado.

Además, el comando Donosti contaba con dos personas que se encargaban de abastecer de armas y explosivos al grupo. El vecino de Villabona Emilio Salaberria Etxebeste, de 51 años, está acusado de ser uno de los integrantes de este grupo. Salaberria es titular de una lonja en la que se encontraron más de 100 kilos de explosivos y diverso armamento.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo tomará declaración mañana viernes y el sábado a los 11 presuntos miembros y colaboradores detenidos en la operación, según informaron ayer fuentes jurídicas.

La Generalitat subvencionará a los exhibidores de cine en catalán
NURIA CUADRADO El Mundo 28 Marzo 2002

BARCELONA. Primero les culpó de la escasa presencia del cine doblado al catalán en las pantallas. Y ahora, para combatir sus recelos, el consejero de Cultura de la Generalitat, Jordi Vilajoana, ha decidido subvencionar a los exhibidores catalanes con 0,25 euros por cada entrada que vendan para asistir a una película doblada al catalán.

Esta decisión de la Generalitat inaugura una nueva línea de ayudas para conseguir que el cine en catalán gane presencia en las salas de exhibición ya que, hasta ahora, las subvenciones que otorga el Govern tan sólo se destinaban a las empresas distribuidoras en concepto de copiaje, doblaje y promoción de las cintas dobladas o subtituladas al catalán.

El Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) publicó ayer la Orden CLT/83/2002 de 1 de marzo «por la que se aprueban las bases reguladoras de las subvenciones destinadas a aumentar la exhibición comercial de largometrajes doblados o subtitulados en lengua catalana». La nueva normativa consiste «en una ayuda de 25 céntimos de euro (0,25 euros) por cada entrada vendida para la exhibición» de largometrajes doblados o subtitulados en catalán «durante el periodo que establezca cada convocatoria».

No podrán acceder a las subvenciones la «exhibición de largometrajes de producción catalana», ni la «hecha por salas o circuitos comerciales» o la «hecha de manera gratuita». La normativa también apunta que «las convocatorias pueden establecer un número mínimo de entradas para poder gozar de las subvenciones».

Asimismo, la orden también recoge que las empresas que podrán acceder a esta nueva línea de ayudas son las que «inscritas en el Registro de empresas audiovisuales de Cataluña» puedan demostrar que han «exhibido largometrajes doblados o subtitulados en catalán, de cualquier procedencia».

El anuncio de creación de esta línea de subvenciones llega pocos meses después de que Vilajoana, en el marco de la polémica que envolvió la negativa de Warner a doblar Harry Potter al catalán, se quejara de que «los exhibidores no se arriesgan programando películas en catalán».

Cine en catalán: el reconocimiento de un fracaso
IMPRESIONES El Mundo (Cataluña) 28 Marzo 2002

La Generalitat anunció ayer que subvencionará a las salas cinematográficas que exhiban películas subtituladas o dobladas al catalán. En el fondo, estamos ante el reconocimiento de un fracaso. Primero, el Govern vio anulado el decreto por el que establecía cuotas y sanciones a quienes no cumplieran determinados porcentajes al respecto. La oposición, tanto de Hollywood como de los productores españoles, fue la causa de esta marcha atrás. Después, las peticiones y sugerencias a distribuidores no motivaron a éstos suficientemente, por lo que la Generalitat tuvo que aceptar que la única forma de doblar películas al catalán era pagando. Ahora, van a subvencionar a los exhibidores porque éstos tampoco respondieron a los llamamientos hechos desde el Govern. Todo este proceso significa que el mercado, considerado como un talismán por muchos en CiU, no ha respondido en absoluto a lo que esperaban los nacionalistas. Por tanto, hay que recurrir al dinero. Al dinero público, naturalmente.A partir de ahí, las cosas están claras: hay que proteger y fomentar el uso del catalán y la cultura catalana en general. Y bienvenidos sean todos los apoyos al respecto. Pero la experiencia ha demostrado que las imposiciones en este terreno no sirven. Por lo demás, si hay que dar subvenciones, lo deseable sería que se promocionase la industria catalana del cine en la lengua que sea . Pero sobran unas imposiciones que, tanto el mercado como y esto es lo más importante el conjunto de la sociedad catalana, han demostrado que no aceptan.

Recortes de Prensa   Página Inicial