AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 17 Abril  2002
Nacional-socialistas vascongados
EDITORIAL Libertad Digital 17 Abrio 2002

¿Democracia masoquista
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 17 Abrio 2002

¿Gora, Prime Minister!
Román CENDOYA La Razón 17 Abrio 2002

Cambio de nombre
TONIA ETXARRI El Correo  17 Abrio 2002

El Ayuntamiento de Bilbao cede locales a los proetarras
E. Mejuto - Bilbao.- La Razón 17 Abrio 2002

English and /y español
José María Carrascal la Razón 17 Abrio 2002
Nacional-socialistas vascongados
EDITORIAL Libertad Digital 17 Abrio 2002

No podían haber elegido mejor su nuevo nombre los proetarras. Como el partido nazi hitleriano, son socialistas y nacionalistas, disponen de su propia SA perfectamente organizada —los “chicos de la gasolina”—, de su GESTAPO —los informadores batasunos, Gara y Ardi beltza entre otros—— y de sus propias SS —ETA— encargadas del genocidio de los no nacionalistas.

Durante veinticinco años, los españoles se han cansado de escuchar la necia cantinela —hábilmente utilizada por los recogenueces del PNV— de que ilegalizar a los proetarras provocaría una “fractura social” de incalculables consecuencias en el País Vasco. En nombre de la democracia y del más “absoluto respeto” a todo partido político, por el sólo hecho de serlo e independientemente de la ideología que lo sustentara, se ha tolerado durante demasiado tiempo lo que jamás se debe tolerar en una sociedad mínimamente civilizada: la apología del crimen con fines “políticos”. Y lo peor es que esa “tolerancia” para con los intolerantes no ha producido el resultado que la gran mayoría de la clase política esperaba en la Transición: amansar a las fieras con “músicas democráticas”. Antes al contrario. Como buenos fanáticos, y exactamente igual que los nazis, los batasunos interpretan cualquier gesto conciliador como una muestra de debilidad del enemigo, que debe ser aprovechada al máximo. Y esto es, efectivamente, lo que ha sucedido. No fue el “nacionalismo democrático” el que atrajo al nacionalismo genocida, sino todo lo contrario; del mismo modo que no fue la política “apaciguadora” de Chamberlain y Daladier la que frenó a Hitler, sino la firmeza de Churchill.

Una prueba de que la ilegalización de Batasuna es una de las mejores armas para luchar contra el terrorismo etarra son las reacciones de sus líderes ante la amenaza de quedarse sin cobertura legal para hacer apología del terrorismo y marcar objetivos a ETA, así como también sin las subvenciones y sueldos que los proetarras cobran del erario público. Es por ello por lo que cambian de nombre para evitar su ingreso en la clandestinidad y por lo que amenazan con una “respuesta contundente” a la “acción de guerra” de Aznar, que, según Joseba Permach, coordinador de Batasuna, “alargará el conflicto”.

Sin embargo, estas amenazas, que surtieron efectos en los años de plomo de la Transición, ya no calan ni en la opinión pública ni en los constitucionalistas de verdad. ¿Qué pueden hacer los etarras y sus socios batasunos que no estén haciendo ya? ¿Quemar más autobuses y cajeros automáticos? ¿Asesinar más concejales, periodistas, policías, jueces o militares? ¿Extorsionar a los empresarios? Es lo que han hecho siempre. Su único temor es no poder hacerlo abiertamente, con la facilidad y recursos que el estado de derecho, hasta ahora, les ha venido brindando generosamente, disfrutando de la impunidad que confiere el escaño.

Por desgracia, la nota grotesca e irresponsable viene —como casi siempre— del PSOE: sus vocales en el CGPJ aducen inverosímiles escrúpulos garantistas al proyecto de ley de partidos políticos —escrúpulos de los que carecieron cuando se dejaron caer por la pendiente del crimen de estado—, y Patxi López sólo abre la boca para quejarse de que los Batasunos quieren robarles la “denominación de origen” socialista. Aunque quizá tenga razón el nuevo Secretario General del PSE. No puede permitir que los batasunos le roben lo único que queda de su partido después de la depuración de Redondo y sus partidarios: las siglas.

¿Democracia masoquista?
Aleix VIDAL-QUADRAS La Razón 17 Abrio 2002

Algunos vocales del Consejo General del Poder Judicial objetan fuertemente dos aspectos de la Ley de Partidos impulsada por el Partido Popular: lo que ellos consideran su aplicación retroactiva y la facultad del Gobierno o de cincuenta diputados o senadores de instar ante el Tribunal Supremo la ilegalización de una organización política, posibilidad que consideran debe restringirse a la Fiscalía General del Estado. Que Batasuna y Eta son lo mismo está tan comprobado que la reiteración de este hecho incuestionable es un ejercicio superfluo. Más de cuatrocientos etarras condenados por actividades terroristas ocupan o han ocupado cargos en las instituciones representando a HB, a EH o a la propia Batasuna, y hace pocos días Arnaldo Otegui vitoreaba públicamente a la banda criminal en un acto independentista en el sur de Francia, mientras otro parlamentario batasuno manifestaba desde la tribuna de la Cámara autonómica que la «lucha armada» de Eta se realiza en defensa de los legítimos intereses del pueblo vasco. Una norma que impida que el dinero de los contribuyentes españoles financie un proyecto basado en asesinarlos parece, por tanto, tan legítima como necesaria.

La dificultad que supone para los meticulosos vocales progresistas del órgano rector del poder judicial el precepto destinado a evitar el fraude de ley mediante el cambio de nombre del partido sometido a un proceso de ilegalización, no se acaba de entender muy bien. Lo que el artículo en cuestión persigue es que no se produzca la burla a la voluntad del legislador gracias a una burda y descarada estratagema, y eso nada tiene que ver con la retroactividad. Si a través de una conversión súbita y milagrosa, los fascistas filoetarras decidiesen abandonar la violencia, condenarla y desvincularse a todos los efectos de las actividades homicidas de sus actuales mentores sangrientos, la Ley de Partidos no les sería aplicable a partir de este fausto acontecimiento. Pero, para nuestra desgracia colectiva, tal eventualidad no se producirá. En cambio, Batasuna ha iniciado ya los trámites para enmascararse tras unas nuevas siglas en vistas a la aprobación de un marco normativo que lo expulse de los Ayuntamientos, de las Juntas Generales y de los Parlamentos vasco, nacional y europeo.

En cuanto a la oposición que el Ejecutivo y el Legislativo puedan ejercer en el terreno de la ilegalización de partidos una potestad que la Carta Magna les atribuye para promover recursos de inconstitucionalidad, tampoco se comprende fácilmente en términos jurídicos e incluso lógicos. De todos modos, es de celebrar el regreso de la confianza socialista en el Fiscal General, que andaba algo deteriorada. La democracia no tiene ninguna relación ni con el masoquismo ni con la pusilanimidad. Un gran partido nacional verdaderamente democrático no se puede permitir disfrazar determinadas flaquezas de escrúpulos constitucionales.

¿Gora, Prime Minister!
Román CENDOYA La Razón 17 Abrio 2002

Dos características que definen la patología nacionalista son la ficción unida a los delirios de grandeza y la falta de sentido del humor. La visita de Josu Bergara a Miami ha gozado de todos los síntomas de un cuadro grave de patología nacionalista. Manipulación de la historia convirtiéndola en un cuento épico. «Prime Minister» lo hizo recordando la llegada de los vascos a Miami en 1550, obviando que lo hicieron como españoles y para el Reino de España. Alteración geopolítica que dota a sus mapas del mismo valor que los del mundo de Harry Potter. Como lo de que Vizcaya es un país estrangulado entre Francia y España, cuando sería entre Gipuzkoa y Cantabria. Atribución de rangos y títulos ficticios siempre iguales a los del modelo aspiracional que persiguen. Y me parece poco para el jefe de una tribu en la que al campo de fútbol, le llaman catedral. A los jugadores, leones. A la capital le llaman «el gran Bilbao» y al puerto, Super puerto. Sería más propio «King de Bizkaia» o, siendo del PNV «Dios de Bizkaia». Lo que completa la patología nacionalista es que «Prime Minister» lo ha hecho en serio. Los demás estamos muertos de risa. En casa no paramos de dar Goras al «Prime Minister». ¿Gora!, ¿Gora!

Cambio de nombre
TONIA ETXARRI El Correo  17 Abrio 2002

Suele ocurrir que, desde otras comunidades en las que la política no está contaminada por el terrorismo, no se comprende que en Euskadi nuestros políticos tengan tanto lío ideológico. En Cataluña, por ejemplo, el centro derecha del PP sostiene al centro nacionalista de Pujol y a nadie se le caen los anillos. Aquí en Euskadi siguen los complejos. Parece que sólo sean conservadores los empresarios de Neguri y el PP de Mayor, cuando el PNV sigue siendo el principal bastión de los valores tradicionales de la familia y el municipio (el sindicato no lo acaba de controlar), aunque a Madrazo, tan de izquierdas y republicano, le incomode recordar la condición de su socio de gobierno. Los de EA han ido evolucionando hacia la socialdemocracia, independentista, eso sí, pero sus orígenes están marcados por la historia. Hace tiempo Arzalluz declaró que sus principales diferencias con ETA era que «ellos son marxistas leninistas». Definición que ha solido aparecer en algún documento interno de la banda pero que, como todo el mundo sabe, ETA ha matado, sobre todo, en nombre de la independencia de Euskadi.

Ahora que la sombra del juez Garzón resulta cada vez más pesada para este mundo y quizá para recolocarse en el elenco de partidos, Batasuna decide llamarse Abertzales socialistas . Los servicios de la Cámara no tienen nada que objetar. Desde EA, Larreina dice que cada cual puede ponerse el nombre que le dé la gana pero habrá que reconocer que la indignación de los socialistas vascos, principales víctimas de ETA junto al PP, tiene fundamento. ¡Vaya perversión ideológica! ¿Quiénes son los socialistas? ¿ Los que mata ETA o los cómplices de Batasuna? Claro que si, por socialistas se entiende que son los que pretenden socializar el sufrimiento .se acaba el debate.

Pocos cambios más se están dando en el Parlamento. El PSE quiere que se modifique el reglamento de la Cámara para que en el futuro no se permitan alteraciones en la denominación de grupos. Pero con la Constitución hemos topado. El reglamento está bloqueado desde que en el 98 no hubo mayoría absoluta sobre si los parlamentarios debían acatar la Constitución al tomar posesión de su escaño. Así es que si a alguien no se le ocurre sustituir la palabra mágica constitución por el ordenamiento jurídico vigente ( por ejemplo) nos quedamos sin reforma como nos hemos quedado sin Ararteko.

Los acuerdos de la reunión del lehendakari con los partidos democráticos no acaban de concretarse sobre todo cuando se trata de introducir cambios en el ámbito penal. El PNV se apoyó en Batasuna para aprobar el texto de Idaho sobre autodeterminación. ¿No habían quedado que nadie iba a utilizar los votos de Otegi ni para gobernar ni para hacer oposición?. De esto hablará Patxi López con Ibarretxe el próximo viernes.

El Ayuntamiento de Bilbao cede locales a los proetarras
E. Mejuto - Bilbao.- La Razón 17 Abrio 2002

El consistorio bilbaíno, gobernado por el PNV, ha cedido a la asociación proetarra «Etxerat» una serie de locales de titularidad municipal para llevar a cabo los próximos días 27 y 28 del presente mes una serie de conferencias y actos a favor de los presos de Eta, tal y como anunciaron ayer en una rueda de prensa varios miembros de la organización. «Etxerat» es una entidad creada hace unos meses por las organizaciones proetarras Senideak y Gureak que concentra a todos los organismos que apoyan a los presos de Eta. Los locales cedidos están en el edificio de propiedad municipal de La Bolsa. El portavoz popular, Antonio Basagoiti, declaró a LA RAZÓN que se trata de una «autorización política» y «expresa», es decir no es de un funcionario, sino «del propio Azkuna mismo».

English and /y español
José María Carrascal la Razón 17 Abrio 2002

En el pulso que vienen manteniendo en Estados Unidos el español y el inglés tengo una noticia buena y otra mala. La mala es que el inglés termina prevaleciendo. La buena que, pese a ello, el español no se pierde.

Que el español se ha convertido en la segunda lengua de los Estados Unidos lo comprueba todo el que llega aquí. Se habla, en sus infinitas variedades, en bares, restaurantes, hoteles y otros lugares públicos, donde abunda el personal hispano, aparte de dominar en los «barrios» o enclaves de las ciudades donde viven. Hay periódicos, radios, televisiones en español, como hay «bodegas» o establecimientos dedicados a los productos de esos países. Todo a caballo de la oleada inmigratoria llegada en los últimos 40 años, en los que la «hispanización» de los Estados Unidos ha sido uno de los fenómenos más notables en ellos. Pues bien, ese fenómeno se ralentiza. Y con él, la extensión del español, que parece haber alcanzado su cima. La tercera generación de hispanos prefiere ya el inglés. Pero no pierde del todo el español.

La adopción del inglés por parte de los emigrantes a Estados Unidos varía según su procedencia. Algunos, como los alemanes y escandinavos, lo adaptan ya en la primera generación. Los padres de un buen amigo, procedentes de la Baja Sajonia, hablan entre sí inglés, lo que significa que el hijo apenas habla alemán, aunque le gustaría. Un segundo tipo de emigrantes, entre los que cuentan italianos, griegos y otros mediterráneos, hablan inglés en la segunda generación, mientras la de los padres sigue con el idioma originario. Lo habrán visto en las películas de la mafia.

Los hispanos se han mostrado más reacios a adoptar el inglés e incluso en la segunda generación siguen usando el español como primer idioma. Es lo que ha traído el «boom» de éste en las última décadas. Pero la tercera generación de hispanos usa ya el inglés como primera lengua, según se aprecia en el frenazo de audiencias que han sufrido las radios y televisiones hispanas. Por primera vez desde 1991, la KROQ, una emisora de Los Angeles en inglés orientada al público juvenil, ha sobrepasado a las emisoras hispanas. Algo parecido pasa en el cine y la televisión, apuntando todo que la tendencia no hará más que acentuarse a medida que las nuevas generaciones de hispanos se asienten en este país. Ahora bien, esas nuevas generaciones, a diferencia de las de otra procedencia, no pierden su idioma materno. Lo conservan en gran medida e incluso están llenando el inglés de expresiones españolas, al tiempo que cada vez más norteamericanos aprenden español por todo tipo de razones. Se calcula que hacia el 2050, la mitad del planeta será capaz de entenderse en inglés, comparado con el 12 por ciento actual. Pero será un inglés con abundancia de español, consolidado como segunda gran lengua.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial