AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 22 Abril  2002
España en luz
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR,  ABC 22 Abril 2002

En defensa de la democracia
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC  22 Abril 2002

La España huérfana
Fabio MURRIETA La Razón  22 Abril 2002

Estalla un coche-bomba en el edificio de Repsol de la Castellana, objetivo del «comando Madrid»
Pilar Gómez - Madrid.- La Razón  22 Abril 2002

Rajoy, en primera fila contra Eta
Editorial La Razón  22 Abril 2002

Mariano Rajoy: «El País Vasco es una de las últimas dictaduras del mundo occidental»
Inmaculada G. de Molina La Razón  22 Abril 2002

Catalán en la UE
Cartas al Director ABC  22 Abril 2002

España en luz
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR, Historiador, escritor y director de la Fundación Grupo Correo Prensa Española ABC 22 Abril 2002

LA crónica de España no es ya la más triste de todas las historias de la Historia, ni la pobreza y el mal gobierno, como escribía Gil de Biedma en los años de silencio, son hoy un estado místico del hombre, la absolución final de nuestra historia, porque ésta ya no termina mal. Las ciudades pobladas de infelices fantasmas a la deriva, la voz repleta de otoños de Franco, el blanco y negro de la televisión, las películas rasuradas por el censor, la caza de la libertad... son melodías y fotogramas que, mientras las generaciones atrapadas en el cepo de internet o el culto al gimnasio no han estudiado ni comprenden, los más viejos recuerdan con un extraño sabor a Nochevieja en ese Cuéntame lo pobres y felices que éramos. Franco les llega débil como un baile lejano, pues aquel tiempo de rosarios y generales se difuminó entre las urnas y los sobresaltos de la transición. Acabó desvaneciéndose como también se desvaneció aquella moral represora entre la revolución imposible de los maos o los estálines que en los años especulativos, eróticos y ligeros de los ochenta se hicieron ejecutivos elegantes y correctos, la movida de Almodóvar, los hippys que cumplían años, se casaban y tenían niños y los juglares marxistas que se reconvertían al socialismo de derechas.

La muerte en el olvido de las fechorías del viejo dictador permitió a los españoles aterrizar de su cielo teológico y, mientras los años de marihuana y sexo incendiaban la imagen tópica de cerrado y sacristía consagrada en el franquismo, el tranvía de la democracia y la integración europea hacían el resto, transformando aquella España de piedra y agua seca en una nación moderna. Hoy nada es como entonces y España respira los problemas de las sociedades urbanas y complejas: la financiación de los servicios sociales, el paro, la creciente inseguridad ciudadana, la marginalidad social, la degradación del medio ambiente o la emigración clandestina... Los españoles viven en un país que, sumergido en la revolución adolescente del éxtasis y el alcohol, las corrientes pacifistas de vanguardia, el suicidio o la muerte clínica de las ideologías y el pragmatismo de la derecha -que ha tenido la habilidad de aprovechar los mejores proyectos de la izquierda para irle echando pan a un proletariado que ya no existe- ha lavado su imagen en el mundo. Y es que después de una transición y tantos años la nación española se ha integrado plenamente en la Europa del euro, donde se deja oír la voz de sus gobernantes y su eco halla una resonancia que hacía muchísimo tiempo no alcanzaba.

Paradojas de la Historia, en el momento en que España ha descerrajado el baúl de la modernidad-postmodernidad y se halla, por fin, dentro de Europa, en el tiempo en que se observa más igual por fuera en relación con el mundo avanzado, más diferente se presenta en su interior. Lo que ha ocurrido es que mientras los españoles se lanzaban a la conquista de la promesa europea, los políticos de uno u otro partido se obstinaban en fabricar conciencias y sentimientos regionales por todo el país. En la estela de los nacionalismos vasco y catalán, el fervor autonomista resucitó romerías, gastronomías y dialectos que, con el paso del tiempo, han socializado a los ciudadanos en un localismo vulgar y han revestido de esplendor faraónico los minúsculos sucesos ocurridos junto al campanario, la plaza mayor o el campo de fútbol.

A tal extremo ha llegado la esquizofrenia del hecho diferencial que el sentimiento de España, incluso su simple vocablo, ha sufrido, sufre hoy, una escandalosa censura. La mutilación se manifiesta en el destierro de la palabra España o en la inmunodeficiencia cultural de identificar lo español con la rueda de juicios sumarios y cárceles del franquismo. Todavía hay ignorantes o truhanes que piensan que España es una expresión inventada por el dictador, la canción de Manolo Escobar o el
Torrente de Santiago Segura.

El problema, en el fondo, es cultural. De no haber navegado por la historia ni haber leído suficiente. Tal vez si las generaciones de la democracia hubieran aprendido a leer la palabra España en el pesimismo de la generación del 98, el horizonte europeísta de los intelectuales del 14 o el verso desgarrado de los poetas del 27, y la hubieran visto escrita con la naturalidad, el dolor, la tristeza o el compromiso político con que la escribieron entonces, hoy estarían vacunados contra ese prejuicio de obviarla en las conversaciones. Porque la España real ya no sería para ellos esa España siniestra y canalla que hoy se quiere recordar sino la viva y siempre noble que a conocer les habría dado la voz de aquellos hombres.

La palabra no les remitiría entonces a la Inquisición de los Reyes Católicos sino a las coplas de Jorge Manrique; no les traería el rumor negro de la leyenda de Felipe II sino la palabra afilada de Quevedo y la prosa generosa de Miguel de Cervantes; no les hablaría de las matxinadas sino de Jovellanos y la quimera de la reforma agraria; no les susurraría al oído los nombres de los generales del XIX sino la patria que soñara Benito Pérez Galdós; no les recordaría la imagen de un rey dandynizado o de un cirujano de hierro sino el destierro de Unamuno en Fuerteventura, la rebeldía de Baroja o el ¿dónde está la bomba que destripe el terrón maldito de España? que grita en Luces de Bohemia el Max Estrella de Valle Inclán; no repetirían monótonamente, como en los pases sucesivos de los viejos cines de barrio, un nombre, Franco, y un tiempo, la dictadura, que les suena hueco sino que imaginarían la paz, la piedad y el perdón de Manuel Azaña o dirían Hernández, Cernuda, Vallejo y, más tarde aún, Gil de Biedma o Blas de Otero. Este reclamaría en sus palabras reunidas para Antonio Machado el ejemplo del poeta muerto en Francia, pues quería tenerle, convivirle, compartirle como el pan.

Ha pasado esta España al olvido, aquella que como el poeta de Campos de Castilla soñó un día un sueño que no ha sido. La historia de Antonio Machado es una metáfora de la derrota, el éxodo y la esperanza muerta, el relato de un fracaso de aquel sentido histórico, democrático e ilustrado que los hacedores de versos y muchos hombres de la II República quisieron dejar para los españoles del futuro y que Franco, primero, y la transición, después, terminaron de enterrar. El ejemplo de ciudadanos y españoles despojados de nostalgias imperiales y patrioterismos, el ejemplo de hombres comprometidos con el pasado, el presente y el futuro de España que ofrecen todos ellos nos envía un destello de luz tranquila y remota, como la de una estrella que continúa brillando a lo lejos después de haberse extinguido en silencio : el mensaje de esa otra España que se ha hurtado, y se hurta, a las generaciones más jóvenes. Permítame, escribía Jorge Guillén, permítame gozar, usted perdone, / con modesta opinión de estos vocablos: / Sociedad económica / de Amigos del País. Permítanme, ustedes perdonen, escribir España. Permítanme gozar de los versos que escribió Machado para despedirse de Francisco Giner de los Ríos, maestro de una España malograda pero admirable. ...¡oh sí! llevad, amigos, /su cuerpo a la montaña/ a los azules montes/ del ancho Guadarrama(...)/Allí el maestro un día / soñaba un nuevo florecer de España.

En defensa de la democracia
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC  22 Abril 2002

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el proyecto de ley orgánica de Partidos Políticos. Su intención, nada velada, es permitir la ilegalización de Batasuna. Es, pues, una ley en defensa de la democracia y contra el totalitarismo etarra. Nada cabe reprochar a su propósito, a menos que uno se sitúe fuera del ámbito de la libertad y de la dignidad. Las únicas discrepancias legítimas sólo pueden proceder de motivos técnicos o de razones de eficacia y oportunidad. La ley no puede gustar, desde luego, a los terroristas y a quienes, apenas distinguiéndose de ellos, aspiran a socavar la legalidad democrática o a beneficiarse políticamente del terror.

El proyecto final del Gobierno ha mejorado una redacción anterior que pecaba de excesiva generalidad, siempre enemiga de la seguridad jurídica que merecen, incluso, los criminales enemigos de la libertad. Así lo dictaminó el Consejo de Estado, que no ha apreciado, por otra parte, indicios de inconstitucionalidad, y que sólo encuentra criticable la retroactividad de la ley, es decir, la posibilidad de que sea aplicada a los partidos por sus actuaciones anteriores a su entrada en vigor. Salvo este aspecto discutible, el proyecto resulta excelente y sólo cabe lamentar que haya tardado tanto tiempo en ver la luz. Una democracia inerme ante sus enemigos no es una democracia o está condenada a dejar de serlo. La nueva ley, si es que, como parece evidente, supera el trámite parlamentario, no entraña la menor quiebra de la libertad ideológica. Todas las ideologías, incluidas las antidemocráticas, pueden acogerse a la Constitución. Lo que la ley persigue es excluir de la legalidad a los partidos y organizaciones cuya actuación sea contraria a los principios y valores constitucionales. Su actuación, no sus ideas. Batasuna puede defender la independencia del País Vasco. Lo que no puede es apoyar a los terroristas o identificarse con ellos. El excelente artículo de Lorenzo Martín-Retortillo de ayer en ABC recordaba lo que es la doctrina general del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, a propósito de la ilegalización del Partido de la Prosperidad turco. Las reacciones del PNV proclaman el nivel de la decencia política de la mayoría de sus dirigentes actuales. Los izquierdistas unidos en su devoción a Castro y Chávez no pueden distinguirse por su exceso de celo en defensa de la democracia. Es deseable que el proyecto alcance el mayor consenso posible. Todos los partidos democráticos deberían apoyarlo, si acaso con mínimas reformas. Si el PSOE no llegara a hacerlo, cabría confirmar la definitiva ruptura del pacto antiterrorista. Mas aunque fuera aprobado con los solos votos del PP no quedaría en absoluto deslegitimado. No faltan quienes lamentan que los votantes de Batasuna sean privados de su opción política. Mas una aberración y un crimen no dejan de serlo por grande que pueda ser el número de quienes los cometan o justifiquen.

La España huérfana
Fabio MURRIETA La Razón  22 Abril 2002

Una apología del patriotismo, de José Luis González Quirós, es un libro de una rabiosa actualidad, no sólo porque el término esté de moda en el mundo a partir del resurgir del patriotismo norteamericano tras los ataques terroristas a EE UU, el pasado 11 de septiembre, sino por el asedio de los conflictos nacionalistas y regionalistas que generan incertidumbre al porvenir de una Europa unida, y porque a la dinámica globalizadora le acompaña un gran número de cuestiones relacionadas con la identidad, la pertenencia y la libertad individual, que directa e indirectamente tienen que ver con este sentimiento.

González Quirós (1947), ensayista de mérito, riguroso investigador y apasionado filósofo, nos propone una reflexión en torno a un concepto que ha sido extremadamente desvalorizado, como es el de patriotismo, y se impone demostrar la conveniencia de su recuperación como virtud cívica y como bien político en el contexto de la consolidación de la democracia en España.

A partir del funcionamiento del individuo en las sociedades democráticas modernas, se implementa un discurso construido de lo general a lo específico, utilizando como base un diálogo con los postulados del nacionalismo, para crear diferencias y también para desenmascarar y poner en tela de juicio a este último.

Una apología del patriotismo es, además, un recomendable libro de estrategia política para quienes tienen que ver con los destinos del país. Los temas que en él se debaten incumben a todos y está escrito en un lenguaje asequible, pero el texto posee un carácter programático para la España actual, al definirse el patriotismo como criterio de inteligencia política y especificarse la responsabilidad de quienes gobiernan en la lucha contra la imagen de una España fragmentada.

Para González Quirós, una España donde no exista un sentimiento de solidaridad nacional, que se identifique con la idea de la libertad que vivimos y que pretendemos, es una España huérfana. No parte en sus argumentaciones de ejemplos concretos, que podrían tacharse de oportunistas, o hacer que el libro fuera rápidamente superado por la realidad, pero, y aunque el autor advierte en la introducción que no se trata de una obra histórica, tal vez por alejarse de lo que Cioran irónicamente llamaba el vicio español de rumiar en el pasado, sí lleva implícito un recorrido histórico por la España de los últimos treinta años.

Quizás esta asepsia del texto, por otra parte necesaria en el discurso filosófico, que no debe dejarse contaminar fácilmente, es algo que el lector pueda reprochar, porque echará de menos una lectura más amplia del patriotismo como valor, pensando en lo que aportaría, sin ir mucho más allá, una incursión por la Francia y los Estados Unidos del XVIII, por ejemplo, por las interpretaciones de corte estalinista del XX, por las últimas deformaciones aberrantes que alcanza el término en países como Corea, Cuba o China, o por las claves comunicativas del funcionamiento patriótico en la sociedad norteamericana actual; o incluso en haber aceptado como oponente, además del nacionalismo, la lógica del desarraigo y la desterritorialización, en oposición a la del patriotismo, aquella que Stephen preconizara frente a Davin en el Retrato del artista adolescente.

A falta de unas cuantas novelas que hoy podemos llamar excepcionales artísticamente, de poca poesía interesante que leer, y de la automatización comercial de la narrativa, creo que el ensayo, la filosofía y el artículo de opinión son las estructuras de mayor atractivo en el panorama literario español de este momento.

La coincidencia epocal de autores como Fernando Savater, Gustavo Bueno, Eugenio Trías, Julián Marías o el propio José Luis González Quirós, favorecen la posibilidad de ver el ensayo como el género literariamente dominante en estos momentos. Hay en el conjunto de estos escritores una riqueza de temas, una capacidad para diseccionar con la palabra y una variedad de estilos que dotan al pensamiento español contemporáneo de cualidades que permiten hablar de él como fenómeno de poderosa envergadura.

Etapas similares, en los últimos cincuenta años, vivió la literatura hispanoamericana en los sesenta, por ejemplo, la novela española una década después, el pensamiento francés en los sesenta y setenta, la novela alemana en los ochenta o la crítica norteamericana en los noventa. En el caso de esta plenitud del ensayo en España, además de la coincidencia temporal de estos escritores, habría que hablar de otros factores, como una circunstancia histórica que favorece un discurso social complejo, la tesitura impuesta por la conjunción europea, o la contribución de la prensa como soporte del diálogo democrático de los últimos veinte años, donde destacan prosistas como Luis María Anson o Javier Tusell, y en la que frecuentemente colaboran los autores arriba mencionados.

Una apología del patriotismo es de esas obras que estimulan el intelecto, que logran sembrar con audacia inagotables inquietudes en el lector, y uno de los mejores libros que he leído en lo que va de año.

Estalla un coche-bomba en el edificio de Repsol de la Castellana, objetivo del «comando Madrid»
La deflagración no causó víctimas mortales ni heridos graves pero ocasionó cuantiosos daños
La banda terrorista Eta hizo estallar anoche un coche bomba en madrid, en el aparacamiento de l edificio del Repsol YPF de Madrid, situiado en la confluencia de las calles Manuel Caldeiro y la Castellana. Este edificio era objetivo del «comando Madrid», según la declaraciones que hizo ante la policía la etarra Belén Egües tras la desarticulación del «comando». Según las declaciones, un testigo afirma que vio a dos individuos abandonando el coche y alejarse poco después. La deflagración, que no causó víctimas mortales ni heridos de gravedad, ocasiónó numerosos daños materiales.
Pilar Gómez - Madrid.- La Razón  22 Abril 2002

La banda terrorista Eta volvió a golpear anoche el corazón de la capital al colocar un cochebomba a la altura del número 280 del céntrico paseo de la Castellana, esquina con Manuel Caldeiro. El vehículo, un Ford Fiesta de color rojo, había sido abandonado por dos individuos en la segunda fila del aparcamiento de un edificio de Repsol-YPF en el que, por la mañana, se había celebrado una junta de accionistas. Este inmueble era objetivo inminente del último «comando Madrid» de Eta desarticulado por las Fuerzas de Seguridad el pasado mes de noviembre. Aunque la identidad de los presuntos terroristas no se conocía al cierre de esta edición, los vecinos de la zona manifestaron a este periódico que vieron huir a dos jóvenes uno de ellos tendría 25 años y es delgado; el otro, de unos 35 años de edad sería de complexión fuerte.

La explosión, que tuvo lugar sobre la una de la madrugada, hizo que cuatro personas tuviesen que ser atendidas por el SAMUR a causa de la intoxicación por inhalación de humo y con crisis nerviosa. Uno de ellos fue trasladado al Centro hospitalario de La Paz al sufrir una afección cardiaca. La deflagración que desplazó al vehículo tres metros hasta el centro de la calle, causó importantes daños materiales en las viviendas colindantes y en un total de 17 vehículos estacionados en la zona, según informaron fuentes policiales y del servicio de emergencias 112.

Asimismo, la explosión hizo que toda la zona se quedase sin suministro eléctrico durante un cuarto de hora.
Sobre la 1:40 el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui, se personó en el lugar de la explosión e informó de que los artificieros de la Policía Nacional estaban rastreando la zona en busca de nuevos artefactos.

Con el coche-bomba de anoche se eleva a 33 el número de atentados cometidos por la banda terrorista en Madrid mediante este procedimiento, que ha costado la vida a un total de 54 personas, entre ellas un niño de dos años, y es el noveno de los registrados en la capital desde que finalizó la tregua en noviembre de 1999.

El pasado 12 de octubre, la banda terrorista colocó un coche bomba en el aparcamiento de la Plaza de Colón de Madrid causando heridas de carácter leve a diecisiete personas, tres de ellos de la Policía Municipal y otros tres de la Policía Nacional.

Anteriormente, el pasado 27 de agosto un coche bomba explotó en el aparcamiento del Aeropuerto de Madrid-Barajas, sin causar heridos.

El 10 de julio, un agente de la Policía Nacional, Luis Ortiz de la Rosa, murió al hacer explosión otro coche-bomba en esta ocasión en la calle Ocaña de Madrid, cerca de unas oficinas del Ministerio de Justicia, después de que los servicios de emergencia fueran alertados por una llamada telefónica hecha en nombre de la organización terrorista Eta.

Esto es tan sólo una muestra de la «barbarie» con la que la banda terrorista ha azotado en los últimos años a la capital de España.

Rajoy, en primera fila contra Eta
Editorial La Razón  22 Abril 2002

En el País Vasco se produce hoy una situación «sin parangón en ningún lugar del mundo y, desde luego, en el más civilizado: hay una serie de señores que matan a todos los que no piensan como ellos o parecido. El País Vasco es una de las últimas dictaduras que quedan en el mundo occidental». Es el análisis certero del vicepresidente primero del Gobierno y ministro Interior, Mariano Rajoy, que resume el problema que contra el que lucha con todos sus fuerzas el Gobierno. Es un combate, insiste el vicepresidente en declaraciones en exclusiva a LA RAZÓN, que «no tiene otros límites que los establecidos por los principios democráticos, el Estado de Derecho y la Constitución».

La experiencia acumulada en la guerra contra el terrorismo ha sentado las bases de una nueva estrategia para marcar primero a quienes forman parte del entramado etarra y desmontar las coartadas que encubren lo que no es más que una red de sucursales de Eta. Acierta Rajoy al destacar que «Eta no son sólo sus comandos, sino un amplio conglomerado donde está desde el chivato hasta el que se preocupa de los presos, de las gestoras pro amnistía, del apoyo político, de la organización juvenil...» Es el retrato de un enemigo al que es preciso atacar en todos sus frentes y acabar con una escandalosa sensación de impunidad, que ha permitido el contrasentido de ver a los poderes públicos con las manos atadas mientras la banda asesina se lucra con el dinero de los impuestos de los contribuyentes, y se burla de las víctimas desde la inmunidad de sus escaños. Y esto sólo puede cambiar si se dota a la Justicia de los instrumentos democráticos adecuados.

Defiende Mariano Rajoy el diálogo para alcanzar el mayor consenso posible en torno a la Ley de Partidos, pero recuerda que la discusión «no debe afectar a lo esencial y al objetivo básico de la ley», que no es otro que la deslegalización, y a ser posible antes de las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2003, del brazo político de Eta. La postura del vicepresidente es la postura del Gobierno, y pone en su lugar un punto a menudo olvidado en el debate político y en el inevitable tira y afloja entre Ejecutivo y oposición, y a veces es preciso recordar lo evidente: que el PP de Aznar cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento y tiene, por ello, el deber de Gobernar. Si el PSOE de Rodríguez Zapatero intenta perderse en disquisiciones y lanza cortinas de humo para no apoyar el proyecto, estará en su derecho de rechazar una gran oportunidad de conectar con el electorado. Pero también estará en su derecho el Gobierno, y no hará otra cosa que cumplir con el mandato electoral, si aprueba la ley ¬que tiene el dictamen previo del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo de Estado¬ sin contar con los votos de la oposición. Porque, en cualquiera de los casos, será una medida legítima y democrática emanada del Parlamento.

Mariano Rajoy: «El País Vasco es una de las últimas dictaduras del mundo occidental»
El vicepresidente primero del Gobierno considera al País Vasco como una de las últimas dictaduras del mundo occidental. Eso sí, «una dictadura sui generis, porque no la ejerce un gobierno, sino una serie de señores que matan a quien no piensa como ellos»
Inmaculada G. de Molina La Razón  22 Abril 2002

Cómo está Eta? ¬Sin duda, está peor, como acreditan las detenciones de este año. En 2002 se han detenido a 12 miembros de la organización en Francia y entre personas de la organización y de su aparato de apoyo, 62 en España. En total, seis «comandos» y una trama civil. Además, hay un dato significativo: están echando mano de personas mayores e incluso «quemadas». El viernes fue detenido en Francia un imputado en seis sumarios por asesinato. Se estaba incorporando para sustituir a miembros del aparato logístico. Es verdad que Eta ha recibido muchos golpes, lo que no quiere decir que no tenga capacidad operativa.

¬¿En estos momentos, cuántos «comandos» están operativos?
¬Es muy difícil hacer una afirmación categórica en este sentido. Eta tiene liberados que, en cualquier momento, pueden trasladarse a España y cometer un asesinato. Parece claro que hay una infraestructura en Vizcaya, donde se han cometido atentados recientemente y, a pesar, del golpe en Guipúzcoa, los asesinos de Beasaín no han sido puesto a disposición del juez.

En todos los frentes
¬¿El fin de Eta esta más cerca con la deslegalización de Batasuna?
¬Eta no es sólo sus «comandos», sino un amplio conglomerado donde está desde el chivato hasta el que se preocupa de los presos, las gestoras pro amnistía, del apoyo político, de la organización juvenil... Este Gobierno ha decidido luchar contra Eta en todos los frentes y sin más límites que los que establece los principios democráticos, el estado de derecho y la Constitución. Por eso, estamos luchando en el campo judicial, internacional y también en el legislativo. Ha habido avances muy importantes a nivel europeo en el campo legislativo y también hemos presentado proyectos de ley tanto Interior como Justicia. El último, la Ley de Partidos. Este es un paso más, muy importante, de una estrategia que tiene que ser global y contra el conjunto de Eta.

¬¿Será imposible burlar la ley?
¬En los últimos tiempos hemos visto cómo la ilegalización de una asociación que formaba parte del entramado etarra daba lugar a su sustitución inmediata. La ley, tal y como está redactada, da instrumentos al juez para evitar que se produzca el fraude de ley.

¬¿La ley es constitucional?
¬El Consejo del Poder Judicial no ha puesto en duda la constitucionalidad de la ley. En la misma forma se ha pronunciado el Consejo de Estado. No he visto a nadie sostener su inconstitucionalidad.

¬¿Le preocupa que Batasuna pueda recurrir la ley ante el Tribunal de Derechos Humanos?
¬De Herri Batasuna y de sus abogados me espero cualquier cosa y tengo ya muchas pruebas en ese sentido. Ignoro si, en esta ocasión, llevarán o no esta ley a algún tribunal europeo. Tengo la firme convicción de que será muy difícil que algún tribunal diga que no se ajusta a la Constitución. Entre otras razones porque tendrían que declarar no ajustadas a la Constitución leyes como la alemana, que declaró ilegales dos partidos: uno neonazi y otro comunista.

¬¿Qué opina de la división de criterios reflejada en el dictamen del CGPJ y de las salvedades del Consejo de Estado?
¬Tanto el Consejo de Estado como el del Poder Judicial plantean algunas sugerencias, de las que hemos aceptado parte. Lo esencial, en lo que debemos fijarnos, es que esta ley es un instrumento de la lucha contra el terrorismo, la gente la quiere y, además, es constitucional. El Gobierno está dispuesto a hablar en el trámite parlamentario con cualquiera, siempre y cuando no afecte a lo esencial y al objetivo básico de la ley.

¬¿En aras al consenso con el PSOE, en el trámite parlamentario aceptará que sea sólo la Fiscalía la que pida la ilegalización de Batasuna?
¬No. No tiene ningún sentido. Podemos discutir sobre lo que no consideramos eje básico de la ley. No hay nadie que haya dado un sólo argumento para que sea solo la Fiscalía la que inste la ilegalización de un partido. El Congreso es la representación de la soberanía popular. Incluso 50 diputados pueden recurrir una ley ante el Constitucional.

¬¿El Gobierno está dispuesto a sacar la ley adelante aunque no haya acuerdo con el PSOE?
¬Se esforzará para que haya acuerdo con el PSOE. En caso de que no lo hubiera, aprobaríamos la ley. El Gobierno tiene la responsabilidad de gobernar. El PSOE también tiene que hacer un esfuerzo en esta materia. No creo que sea positivo para el PSOE y, desde luego, no lo es para el interés general, que haya una discrepancia en este tema.

Tiempo para el acuerdo
¬¿Por qué no se ha demorado la aprobación de la ley para intentar lograr el consenso con el PSOE?
¬No me parece que afecte a lo esencial del asunto. De la misma manera, que alguien puede decir esto, otros podíamos decir: ¿Por qué hay interés en que se retrase este asunto? Hay momentos, minutos, horas, días y semanas suficientes en el trámite parlamentario para llegar a un acuerdo.

¬¿El pacto anti-Eta está en peligro?
¬Creo que no. Creemos que es muy importante que el PP y el PSOE estén de acuerdo en este tema. Pero si no es posible, tenemos la responsabilidad inherente a nuestra condición de Gobierno. Me gustaría que el PSOE hiciera un esfuerzo, igual que lo haremos nosotros.

¬Para fomentar la salud del pacto anti-Eta, ¿cuándo se reunirán Zapatero y Aznar para abordar la cuestión de la seguridad de los concejales?
¬El tema de la seguridad de los concejales vascos lo lleva la comisión formada por la Ertzaintza, Policía Nacional y Guardia Civil en el País Vasco. De este asunto se ha hablado mucho. Pero nadie recuerda que, por primera vez, los concejales vascos en marzo de 2001 tuvieron seguridad, cuando desde el Gobierno decidimos prestar una financiación, ya que el PNV vino pidiendo auxilio. Estos temas, cuanto menos sean objeto del debate público, mejor. Es un asunto fundamentalmente técnico. Esto no tiene que ver con que Zapatero se reúna con Aznar, pero no creo que para estudiar criterios técnicos sobre la seguridad de los concejales.

¬Entonces, ¿por qué Rubalcaba lamenta que no haya esta reunión para abordarlo?
¬Probablemente no fuera malo, pero no aporta grandes cosas y, desde luego, la cuestión de la seguridad de los concejales la está llevando quien debe llevarla.

¬¿El Gobierno quiere sacar rédito electoral de la política antiterrorista, como dice Rubalcaba?
¬No sé por qué lo dice. Supongo que no será por experiencia propia.

¬¿El PSOE ha dado marcha atrás en su respaldo a esta ley porque ha caído en manos del PNV?
¬En este momento, lo que más me importa es apelar al PSOE para que apruebe esta ley. No creo que contribuya mucho a la lucha antiterrorista que el responsable de Interior haga análisis sobre las últimas actuaciones. El PSOE debe hacer un esfuerzo para que esta ley sea producto de un acuerdo.

Galindo
¬¿Afecta a la lucha contra Eta el relevo que se ha producido al frente de la Secretaría General socialista?
¬Es preocupante desde el punto de vista de una alternativa. El PNV ha gobernado durante toda la vida autonómica del País Vasco. En las últimas elecciones autonómicas se visualizó una alternativa. El cambio en el liderazgo del PSOE hace que el PP tenga que hacer un esfuerzo suplementario para construir una alternativa. Vamos a ver cómo evoluciona la nueva dirección del PSOE. Pero, desde luego, antes veía una claridad que ahora no veo, sobre todo, a la hora de construir esa alternativa.

¬La deslegalización de Batasuna ¿beneficiará electoralmente al PNV?
¬No hay que plantear las cosas en esos términos. El debate es sobre decencia y defensa de las reglas democráticas. Ya han pasado muchas cosas para que esté presentándose a las elecciones un partido que jamás ha condenado un asesinato de Eta y que tiene más de 400 militantes detenidos o condenados por pertenencia al entramado de Eta.

¬En las próximas municipales vascas, Batasuna ¿ya será ilegal?
¬Lo único que puedo decir es que estará aprobada la ley que faculta al Supremo para que sea ilegal.

¬¿Por plazos dará tiempo a decretar su deslegalización?
¬Si se aprueba la ley en un período de tiempo, como es previsible, sí.

¬¿El Gobierno está preparado para la convocatoria de un referéndum sobre la autodeterminación?
¬El Ejecutivo central desearía que el vasco no diera ese paso, que sería, sin duda, algo sin precedentes. Sería un Gobierno elegido democráticamente quien rompería las reglas de juego. El Gobierno central tendría que hacer cumplir la ley.

¬¿Es normal que el general Galindo ya no tenga Seguridad Social?
¬Debo respetar las decisiones de los tribunales y no juzgarlas.

¬¿Qué opina de que Galindo esté en la cárcel y Josu Ternera en la calle?
¬La Guardia Civil ha hecho un esfuerzo de documentación muy importante para que los tribunales digan que Ternera es lo que todos sabemos que es. Hay un procedimiento abierto y espero que se resuelva de acuerdo con lo que ha planteado la Guardia Civil y yo he respaldado.

¬¿Cómo está la negociación con Chávez para la entrega a España de los activistas de Eta residentes en Venezuela?
¬La situación en Venezuela es compleja. Pocos días antes de los acontecimientos que todos conocemos el fiscal general ordenó la detención de determinados miembros de Eta. Algo que anteriormente no se había producido. Además, hay buena disposición por parte de países como Uruguay. La detención del etarra Zaldúa en Francia demuestra que las cosas van un poquito mejor.

Cuba y Venezuela
¬¿Hay buena disposición del Ejecutivo de Chávez para proceder a estas detenciones?
¬Por primera vez en mucho tiempo, se ha ordenado la detención de seis miembros de Eta.

¬¿Planteará alguna iniciativa contra los activistas residentes en Cuba?
¬Plantearé, en la medida que me sea posible, todas las iniciativas para ser más eficaz en la lucha contra Eta.

¬¿Qué le parece que se compare el caso vasco con el palestino?
¬Que no tiene nada que ver. Se podría dar una conferencia sobre este asunto. Es verdad que ahora, además de un conflicto entre dos países, hay una guerra. En el País Vasco hay otra cosa, sin parangón en ningún lugar del mundo y, desde luego, en el más civilizado. Hay una serie de señores que matan a todos los que no piensan como ellos o parecido. El País Vasco es una de las últimas dictaduras que quedan en el mundo occidental. Lo que pasa es que es una dictadura «sui generis». No la ejerce un gobierno, sino una serie de señores.

¬¿Qué espera de la Presidencia española en materia de Interior?
¬Hemos aprobado un plan de lucha contra la inmigración ilegal. Es el tema que más preocupa en toda la UE, porque tiene repercusión en la delincuencia. España ocupa el puesto once en la UE por número de delitos por 1.000 habitantes. Ha sido muy importante el desbloquear la creación de la escuela europea de Policía. En el próximo Consejo aprobaremos normas comunes en materia de lucha contra la violencia en los espectáculos deportivos y contra las drogas. Espero que se apruebe la participación de Europol en equipos conjuntos con países de la UE en materia de lucha contra el terrorismo y que pueda ordenar investigaciones a los países sobre terrorismo, crimen organizado y droga. Al final, presentaremos el mejor balance desde que este espacio de seguridad, justicia y libertad comenzó en 1999.

¬¿Qué opina del informe de Amnistía Internacional sobre el racismo y la tortura de inmigrantes en España a manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?
¬Me ha dolido mucho. Me ha parecido injusto. Le he remitido una carta al responsable de Amnistía Internacional en Londres, que fue quien se dirigió a mí, en la que creo que he desmontado buena parte de las afirmaciones que se hacen en el informe. Ya lo han hecho los Mossos d Esquadra, que también son citados en ese informe. Me imagino que lo harán también pronto la Ertzaintza y algunas policías locales. Tengo que decir que me ha dolido mucho y que me parece injusto.

¬¿Interior y Justicia no atendieron la petición de AI de reunirse para presentarles el informe?
¬A mí, que yo sepa, nadie me pidió reunirme.

¬¿Qué hará Interior para evitar las expulsiones irregulares de menores marroquíes en Ceuta y Melilla?
¬No expulsamos menores marroquíes. Lo que se hacen son repatriaciones con sus familias y, en cualquier caso, siempre con autorización judicial. La Policía y la Guardia Civil no hacen nada que no sea con la correspondiente autorización judicial.
¬¿Luego, es falso lo que narra AI en este informe sobre España?
¬Así se lo digo en la carta.

Dato objetivo
¬¿Prueba de que la política de inmigración no funciona es que el 80% de los detenidos son inmigrantes?
¬Con los datos de marzo el sesenta y tantos por ciento de los que han ingresado en prisión preventiva son extranjeros. Es un dato objetivo. España puede ser un país de acogida. De hecho, ya son más de 600.000 los inmigrantes que están en la Seguridad Social. Esto hay que hacerlo por la vía de la legalidad. Además, hay que hacer un esfuerzo para integrar a estas personas y también lo tienen que hacer ellos. Hay que luchar contra la inmigración ilegal. Muchas personas llegan irregularmente, entre las que hay gente honorable, mafias y marginados, que son los que cometen el hurto, el delito menor.

¬¿Qué hay que hacer?
¬Conjugar una eficaz política de integración con una de expulsiones y aplicar la ley.

¬¿Ceuta y Melilla se convertirán en el caballo de batalla que dificulte el regreso del embajador marroquí a Madrid?
¬No. No me parecen que sean un condicionante para que el embajador marroquí venga o deje de venir. El Gobierno no puede hacer más de lo que ya ha hecho: decir que será muy bien recibido el embajador que estime oportuno enviar Marruecos. Pero tampoco vamos a hacer otra cosa.

¬¿Podría regresar antes de la boda del Rey Marruecos?
¬No tengo ningún dato que me permita hacer esa afirmación, ni tampoco la contraria.

¬¿El BBVA ha financiado irregularmente a algún partido?
¬No tengo ningún dato sobre ello, más que las declaraciones que hicieron los propios miembros del banco de una aportación a la campaña electoral de Chávez en Venezuela.

¬¿Y a Eta?
¬No tengo ningún dato en ese sentido y, además, tengo la intuición de que no.

¬¿Pero puede ser que sí?
¬En este momento y mientras no se me demuestre lo contrario, digo que no.

¬¿De las advertencias de Aznar a Zapatero se puede interpretar que el BBVA ha financiado al PSOE?
¬No me consta que sea así. Lo que pasa es que lo que ya conocemos hace que unos tengan menos títulos que otros para hablar de según que asuntos.
¬¿Por qué se niega el Gobierno a crear una comisión parlamentaria de investigación?
¬Las comisiones son para controlar la actividad política de un Gobierno y en este asunto estamos ante decisiones de personas que formaban parte de un banco. El Gobierno es el que tiene que ser controlado en el Parlamento y el Ejecutivo no tiene ni arte ni parte en este asunto.
¬¿Sería mejor destituir a Rodríguez-Ponga para no dañar la imagen de Hacienda?
¬El problema a lo mejor es que destituimos a una persona que no ha hecho absolutamente nada. Si el Gobierno tuviera la más mínima conciencia de que Rodríguez-Ponga hubiera hecho algo que no fuera razonable pediría su dimisión. Pero el Ejecutivo a fecha de hoy no tiene ningún dato por el que tenga que pedir la dimisión de Rodríguez-Ponga.
¬También es mala suerte que en menos de nueve meses dos secretarios de Hacienda estén salpicados por escándalos financieros.
¬Hay momentos en los que se tiene mejor suerte.
¬¿El PSOE usará este caso para eliminar a Rato como sucesor?
¬El PSOE aprovechará cualquier caso o situación para intentar erosionar al Gobierno y a personas del mismo. No tengo la menor duda.
¬¿Sería mejor que Rato diera una explicación, puesto que el PSOE le preguntará todas las semanas por los créditos de su familia?
¬La gente juzga las actuaciones del Gobierno, pero también las de la oposición. El PSOE tiene que cuestionarse si le parece normal que empecemos a preguntar en el Parlamento sobre la vida privada de los ministros. Si el PSOE tuviera un sólo dato del que Rato tuviera que arrepentirse lo diría, por lo visto no lo tiene. Lo lamentable es que se hacen preguntas para que queden. Si ahora me pregunta que si he robado 1.000 millones ¿Qué quiere que diga?
¬Que no.
¬No. Le diría que me niego a responder esa pregunta. Es dar pie a cualquier suerte de preguntas. «Es el famoso calumnia que algo queda».
¬¿Entonces, el PSOE se inventa las cosas que dice?
¬Cada uno hace oposición como le parece oportuno y conveniente. Gobernar es difícil, pero hacer oposición no es fácil. Podrían hacerlo mejor.
¬¿Este escándalo inclina la balanza sucesoria hacia Mayor y Rajoy?
¬No. Rajoy y Mayor tiene que ver en el escándalo lo mismo que Rato. Por tanto, nos deja a todos igual que estábamos.
¬¿Le gustaría ser el presidente?
¬ ¿Cómo me hace esa pregunta?. No sabe lo que le voy a responder.
¬¿Dará la batalla por la sucesión?
¬No doy batallas por nada. Además, cómo se da esa batalla.
¬¿Se puede leer en clave sucesoria el que Mayor sea el responsable de las elecciones de 2003?
¬Es lógico que se le encargue la redacción del programa. Es algo que tradicionalmente hizo un vicesecretario. Es lógico que lo haga Mayor. Rato y yo tenemos menos tiempo por las responsabilidades de gobierno.
¬¿Y que diga que estará en el País Vasco hasta las municipales?
¬No tengo claro que lo haya dicho.Tiene un compromiso ante sus electores y ante su partido, que tiene un reto muy importante en las elecciones vascas y la figura de Mayor es la de mayor peso que tenemos.
¬¿Si Mayor es el elegido lo apoyará?
¬Sin duda alguna. Respaldaré a cualquiera que sea el elegido.

Catalán en la UE
Cartas al Director ABC  22 Abril 2002

Argumenta Pujol que el catalán debe ser considerado lengua oficial en la UE porque lo hablan siete millones de personas. (La campaña publicitaria que costó 240 millones de pesetas, ¿no decía que éramos seis millones los habitantes de esta región?). La existencia de siete millones, como indica que existen en Cataluña, no implica que el catalán sea utilizado por todos. Como mucho, un tercio de esa población. Si de este tercio hacemos otras tres partes, veríamos que sólo una de dichas partes lo habla de manera natural; otro tercio, lo hace por cuestiones de trabajo cara al público, en donde utiliza indistintamente ambas lenguas, y el otro tercio lo hace obligado: los docentes y los alumnos a quienes imparten sus clases, porque éstos deben utilizar el catalán obligatoriamente en su labor docente, debido al decreto de inmersión que funciona en esta región desde hace ya bastantes años.

Aurora Navarro Martín. Seo de Urgel (Lérida).

Recortes de Prensa   Página Inicial