AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 29 Abril  2002
Un día cualquiera
FERNANDO SAVATER El País 29 Abril 2002

Se agolpan los argumentos
CONSUELO ÁLVAREZ DE TOLEDO ABC 29 Abril 2002

Cortar el árbol
Luis María ANSON La Razón 29 Abril 2002

«Herriko tabernas» municipales
ABC 29 Abril 2002

Nos cuentan que...
Impresiones El Mundo 29 Abril 2002

Ybarras y otros
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 29 Abril 2002

La sombra que siempre ha estado ahí
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 29 Abril 2002

Intelectuales, empresarios, sindicalistas y políticos no nacionalistas presentarán en mayo el Foro para la Libertad
J. J. CORCUERA/BILBAO El Correo 29 Abril 2002

Un día cualquiera
FERNANDO SAVATER El País 29 Abril 2002

Fernando Savater es catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense.

8.00 horas. Suena el despertador pero ya estaba despierto desde hace rato. Ese momento habitualmente delicioso de duermevela, en el que vamos poco a poco recuperando el mundo y cambiando los sueños privados de la noche por los sueños diurnos que compartimos con los demás, es hoy algo menos grato de lo acostumbrado. Ayer la Guardia Civil me telefoneó desde San Sebastián para comunicarme que habían encontrado mi 'ficha' entre otras del recientemente desarticulado comando Donosti. Porque se trata de una ficha más o menos en regla, la segunda que me abren en mi vida tras aquella ya remota de la policía franquista. Cuenta con una foto recortada de un periódico, mi dirección y algunas indicaciones sobre los lugares donostiarras por los que paseo de vez en cuando. También consta el cargo que se me imputa: 'malhechor'. Es una acusación imposible de refutar, porque a mi edad todos los hombres la merecemos, en un grado u otro. Pero mi alma novelera me hace sentirme un poco como Billy el Niño o Jesse James. Y también incómodo. No es lo mismo saberte genéricamente perteneciente a algún grupo de riesgo que constatar que los voluntariosos verdugos ya te tienen en la agenda. Como decía Luis Escobar en una de las 'Escopetas nacionales' de Berlanga al ver pasar a los antidisturbios con su parafernalia de cascos y escudos: 'Acojonan, ¿eh?'.

9.00 horas. Repaso a la actualidad a través de los periódicos y la radio. El resistible ascenso de Le Pen concita lamentos y diatribas. Los jóvenes que no fueron a votar el domingo (elections, piéges a cons!) se manifiestan ahora en las calles, indignados por lo que han votado los demás. Llamamientos a la unidad de los demócratas en la segunda vuelta para cerrar el paso a la Bestia renacida. La buena gente de izquierdas que votó ayer con los ojos cerrados tendrá que votar mañana tapándose la nariz. Suele pasar. El futuro sustituto de Jospin en el partido socialista recuerda que Chirac no es más que su adversario político, pero Le Pen representa un peligro para la república. Sin duda tiene razón. No oigo a nadie que preconice el diálogo con la ultraderecha francesa. En la SER, Sami Naïr señala que en el futuro habrá que replantearse las reglas de juego de la democracia, porque no todas las ideas políticas son admisibles y no se puede permitir que los sembradores del racismo o la exclusión tengan plataforma institucional para promocionarse. De modo que a lo mejor la VI República tiene que empezar redactando una nueva ley de partidos... En cualquier caso, visto desde la perspectiva vasca, el caso Le Pen no parece tan insólitamente grave. Sin duda es un nacionalista reaccionario y xenófobo, como Sabino Arana, con simpatías por la partida de la porra similares a las mostradas por Pete Cenarrusa en Idaho y un populismo totalitario que seduce a algunos descerebrados ex izquierdistas, como el de Batasuna. Pero aún no ha matado a novecientas personas ni ha hecho huir de Francia a unas cuantas decenas de miles más, como ha ocurrido en el País Vasco. ¿Se imaginan lo que sería Le Pen secundado por un grupo terrorista que asesinase a políticos de la derecha y de la izquierda opuestos a su ideario, a inmigrantes, a intelectuales disidentes, etcétera? Para los tranquilos europeos de allende nuestras fronteras representaría el horror supremo; para nosotros, aquí, puro déja vu.

10.30 horas. En los juzgados de la Plaza de Castilla. Tengo que presentarme como imputado en la querella que nos ha interpuesto a Jon Juaristi y a mí el periodista Xabier Lapitz, entonces subdirector de Deia, a raíz de una rueda de prensa en la que denunciamos sus artículos y los del director de la difunta Ardi Beltza, Pepe Rei. En ellos se hablaba de nuestra obediencia al Ministerio de Interior en maniobras antinacionalistas y se enumeraban las prebendas que habíamos conseguido por tal labor de zapa: en mi caso, válgame Dios, el puesto de vocal no remunerado en el Instituto Cervantes... Con tales bulos, dijimos entonces, se crea el perfil justificador que busca ETA para legitimar ante la afición sus atentados. Pero Lapitz, menos bruto que Bruto, es un hombre honrado y se sintió muy ofendido por lo que comentamos sobre él. Al día siguiente de la rueda de prensa salió en su defensa el ecuánime Iñaki Gabilondo, que nunca tuvo tiempo para denunciar en su programa las calumnias de su amigo que nos emparentaban a Jon y a mí con Galindo, ni más ni menos. Y ya tenemos la querella. Mi comparecencia judicial se limita a reconocer lo dicho y a ratificarme punto por punto en ello.

17.00 horas. Primera buena noticia de la jornada. Me telefonea un representante del partido radical italiano y transnacional para informarme de que en la última reunión celebrada en Suiza sobre Globalización y Derechos Humanos han decidido solidarizarse con la plataforma cívica Basta Ya. Envían comunicación de su acuerdo al gobierno y al parlamento vascos. Justamente hoy, cuando el periódico Gara publica sin demasiado dolor el siguiente titular: 'Descenso apreciable de la participación en las movilizaciones en contra de ETA'. Y entrevistan luego a un representante de Gesto por la Paz, que lamenta la excesiva politización antinacionalista de Basta Ya, por lo visto desmovilizadora.

19.00 horas. Se me ofrece una convocatoria cultural de irresistible atractivo, a la que lamento no poder asistir. En un ciclo de mesas redondas sobre Efectos colaterales de la guerra, van a hablar a dúo Pepe Rei y Eduardo Haro Tecglen sobre La sociedad de la (des)información. Dos expertos, disertando sobre su campo de estudio. Cuentan que cierto día Chateaubriand, viendo entrar en un salón al vetusto Talleyrand del brazo del cruel Fouché, comentó en voz alta: 'Ahí llega el vicio apoyado en el crimen'. Lástima que el vizconde no pueda estar tampoco presente esta tarde en Madrid para ver juntos a Pepe Rei y Haro Tecglen: seguro que se le habría ocurrido algún otro comentario ingenioso.

19.30. Visita crepuscular al médico, por problemas de hipertensión. El doctor me regaña amablemente al no verme suficientemente relajado. ¿Por qué no me relajo, caramba? Farfullo una disculpa sobre mis 'preocupaciones'. ¡Pero todos tenemos preocupaciones!, me dice. 'Vamos a ver, ¿qué le preocupa a usted, hombre?'. Repaso este día, repaso mi vida; luego suspiro: 'Pues la globalización y todo eso, ya sabe usted'. El galeno levanta las manos con las palmas hacia arriba, en un gesto de cómica resignación: '¡Es la vida moderna, amigo mío!'.

24.00 horas. Habrá que acostarse. Mañana será otro día.

Se agolpan los argumentos
Por CONSUELO ÁLVAREZ DE TOLEDO ABC 29 Abril 2002

Se agolpan ya sobre la democracia argumentos irrefutables, hechos probados, datos objetivos, indicios suficientes, convicciones profundas que piden a gritos poner a Batasuna fuera de la ley. Durante demasiado tiempo han podido trampear por los vericuetos de una legislación incompleta; en exceso han gozado del beneficio de las dudas: dudas sobre la constitucionalidad; dudas sobre el procedimiento legal; dudas sobre la eficacia política; dudas sobre la viabilidad de tratar a Batasuna como lo que es: parte de ETA. Hace años que lo intentó Felipe González. No pudo ser por culpa de las lagunas de la ley. A veces las leyes tienen lagunas donde se ahogan vidas inocentes.

Entretanto se despejaban tales dubitaciones, Batasuna dejaba en sus andanzas huellas de su naturaleza esencialmente antidemocrática. Ahora sí que con todas las de la ley los Tribunales podrán sentenciar con normalidad lo que en la calle es una convicción simplemente normal. Ellos, ETA y Batasuna, se han fraguado su propia ilegalidad.

La grandeza de la democracia requiere, como dijo R. Zapatero en el Comité Federal, «una ley impecable con el mayor consenso». Ello no obliga necesariamente a la indefensión. Borrell, partidario de que la ilegalización de Batasuna debía haberse planteado hace tiempo, dice que «no hay que discutir de astrología con antropófagos». Estamos al final de tanta impunidad.

Con el «11 de septiembre» a Batasuna se le cayó el pelo. La internacionalización del antiterrorismo ha proporcionado métodos de investigación que han dejado todavía más al descubierto el entramado de su responsabilidad delictiva. Rajoy afirma que no le cabe ninguna duda de la complicidad de ETA y Batasuna y reconoce que los nuevos instrumentos de investigación proporcionados por Estados Unidos han sido valiosísimos para esclarecer la realidad sobre la que iniciar el proceso para su ilegalización. El responsable del Centro Nacional de Inteligencia, Jorge Dezcallar, lo afirma sin paliativos: del trabajo de nuestros espías se deduce que «ETA y Batasuna son lo mismo».

Estamos en puertas de la decisión política mas trascendente desde que se aprobó la Constitución. Ibarretxe se ha quedado solo, a pesar de sus maniobras desestabilizadoras, cuando asegura que «a Batasuna le ilegalizará la sociedad vasca, no el Congreso de los Diputados de Madrid». La decision política está tomada. Aznar y R. Zapatero saben que el consenso es irreversible.

Cortar el árbol
Luis María ANSON La Razón 29 Abril 2002
de la Real Academia Española

Las provincias vascongadas retroceden. Comparativamente con el resto de España se fractura su calidad de vida, desciende el turismo, disminuye el PIB, se deteriora la renta per cápita. Ocupaban lugar privilegiado y lo han perdido. Las utopías del ayatolá Arzallus y la mezquina torpeza de su marioneta Ibarreche producen inevitablemente estos ácidos frutos.

Pero la causa de fondo del deterioro vascongado reside en los salvadores del pueblo, en los que quieren convertir al País Vasco en una república socialista soviética. El entramado Batasuna, es decir, eufemismos aparte, la Eta pura y dura, actúa como los indios salvajes de Luisiana que cortaban el árbol por su base para despojarle de sus frutos.
Si los vascos pudieran dedicarse a trabajar tranquilamente dentro de España y de Europa, si no gastasen su dinero y sus energías en sortear el acoso terrorista, si no estuvieran paralizados por la dictadura del miedo, si no padecieran los fundamentalismos decimonónicos de Arzallus y su títere Ibarreche, aquella región española privilegiada sería modelo de progreso para la Europa entera. Pero la vida vascongada se siega como los árboles de Luisiana, cortados de raíz para solazarse unas horas con sus frutos efímeros.

«Herriko tabernas» municipales
ABC 29 Abril 2002

Batasuna tiene cerca de mil cargos electos entre parlamentarios, junteros, alcaldes y concejales. Donde más puede acusar su ilegalización es en el ámbito municipal, ya que perdería el control de medio centenar de ayuntamientos. Se le escaparía de las manos el manejo de elevados presupuestos y también la capacidad de convertir los consistorios en «herriko tabernas». Los ayuntamientos batasunos nombran hijos predilectos a etarras muertos, instalan las capillas ardientes en los salones de Plenos y sufragan funerales que son actos de homenajes. Destinan fondos públicos para visitar a los presos de ETA. Estas actividades también están incluidas en el proyecto de ley como supuestos para una posible ilegalización.

Nos cuentan que...
Impresiones El Mundo 29 Abril 2002

Desde hace escasos días, el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, guarda bajo siete llaves en el cajón de su despacho la patata más caliente de cuantas se han cocido en su departamento en lo que va de año: el informe sobre la presunta responsabilidad del parlamentario vasco de Batasuna Josu Ternera en el atentado contra la casa-cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, en diciembre de 1987. En aquella acción terrorista, una de las más sangrientas de la historia de ETA, murieron 10 personas, entre ellas cuatro niños, y otras 73 resultaron heridas. A pesar del secreto que rodea al contenido del documento elaborado por la Fiscalía, las fuentes más solventes apuntan que el Ministerio Público no sólo va a pedir a la Sala Segunda del Tribunal Supremo que instruya la causa contra el ex dirigente de ETA, sino que solicitará en el mismo informe que adopte medidas cautelares contra el actual miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco.El Tribunal Supremo tendrá la última palabra a la hora de decretar si es pertinente la prisión provisional de Josu Ternera, que podría llegar antes de la solicitud de ilegalización de Batasuna una vez que se culmine la reforma de la Ley de Partidos Políticos.

Ybarras y otros
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 29 Abril 2002

La entrevista de Juan Antonio de Ybarra publicada ayer en nuestro periódico es aparte de su escalofriante valor testimonial y humano, léase inhumano el primero de una larga serie de esclarecimientos que deberían acercarnos a las verdades esenciales sin duda hay varias del caso BBV. El hijo del asesinado revela un dato terrible y sugiere una explicación sobre las cuentas secretas más terrible aún. En primer lugar, dice que todo lo que pudo reunir para pagar a los secuestradores de su padre fueron cincuenta millones, veinticinco del B y veinticinco del V; que la familia debió respaldarlos con una póliza; y que,al devolverlo tras el asesinato, fueron objeto de un severo escrutinio de los bancos, incluidos intereses, por ser dinero negro y del exterior.

Si la sana doctrina del entonces joven Emilio Ybarra («no se puede conceder crédito a un secuestrado») se hubiera mantenido siempre, incluso la mezquindad para proporcionar dinero a la familia del secuestrado tendría explicación. Pero lo que sugiere ahora sin aportar prueba alguna, conviene repetirlo su primo Juan Antonio es que a partir de entonces la cúpula del futuro BBV entonces sólo B y V comenzó a disponer de cuantiosos fondos en el exterior para pagar el impuesto revolucionario a ETA. Que eso es rumor antiguo lo prueba una anécdota: cuando se produjo una reunión de las directivas de ambos bancos, los de uno de ellos acudieron al lugar de la conferencia rodeados de guardaespaldas, mientras los del otro banco llegaban de paseo y a cuerpo gentil por las calles más céntricas de Bilbao. Ese es el alarde de falta de protección, se supone que por los pagos que la harían innecesaria, a que se refiere Juan Antonio de Ybarra. Aunque, una vez más, no da un solo nombre.

Y por mucho que el dolor y el rencor se mantengan lógicamente vivos en la familia del prócer asesinado, y por más que eso pruebe que la venganza es un plato que se sirve frío, en las mejores familias y hasta cuando resultan las peores, las acusaciones hay que concretarlas. Hay que aportar pistas y datos para desvelar y sobre todo evitar que la primera entidad financiera vasca sea la primera fuente de ingresos de ETA para seguir extorsionando y matando a vascos y al resto de los españoles, sin primos y con créditos o sin créditos y con primos. Y aunque a Juan Antonio de Ybarra no le apetezca siquiera entrar a considerarlo, ilustres empleados del BBV podrían ayudar en esa tarea. Así, Mario Fernández, Uriarte o Urrutia, consejeros del Gobierno vasco PNV-PSOE. Por cierto, una alianza que se busca reeditar ahora a toda costa sin que, suponemos, tenga nada que ver con este asunto.

La sombra que siempre ha estado ahí
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 29 Abril 2002

Las declaraciones de Juan Antonio Ybarra a El Mundo sobre la falta de reacción financiera y personal de los dirigentes del Bilbao y del Vizcaya —ambos bancos fundados por su familia— ante el secuestro y posterior asesinato de su padre por la banda terrorista ETA demuestra que hay cuentas atrasadas —hasta un cuarto de siglo— que no por secretas llegan a prescribir. Las de la venganza, por ejemplo. Pero también rompen un tabú: el del supuesto pago regular de importantes cantidades de dinero a la banda a cambio de la seguridad de sus dirigentes. Dinero que habría salido del banco a espaldas de sus accionistas e impositores.

Aparte de la fabulación de Bancomer, ésta fue la primera hipótesis que circuló como explicación de las “cuentas secretas del BBV” y muchos creyeron ver un episodio de distanciamiento entre Ybarra y Francisco González en el extraño discurso de éste sobre la “tolerancia cero” que debía observar el BBVA contra el terrorismo. No cabe descartar que la del “dinero negro” guardado para una eventualidad como la del secuestro del Ybarra asesinado en 1979 fuera una de las muchas excusas dadas por Ybarra a su copresidente antes de contarle la verdad. Tampoco que fuera un mensaje contra el sector PNV de la dirección del BBV —Fernández, Uriarte, Urrutia— dentro de la lucha feroz que a partir del descubrimiento de este filón de dinero delictuoso se desató entre los dos bancos fusionados.

Pero también es un rumor muy extendido —a nuestro juicio, sin datos serios que lo avalen— que esta historia estalla después de que autoridades norteamericanas o británicas alertan al Gobierno español sobre esta línea de financiación de ETA, dentro de la movilización generalizada que se produce tras el 11 de septiembre contra el terrorismo internacional. Es, por cierto, el único elemento de esta crisis que podría —y tal vez debería— aclarar el Gobierno. Lo demás, todo lo demás se sigue sin explicar por parte de ese selecto grupo de banqueros, la flor y nata de la “beautiful people” felipista y peneuvista, que cada vez tiene más cosas, y más comprometidas, que contar. Ésta de los pagos a ETA, acaso la primera y la última. Es la sombra que siempre ha estado ahí y que una víctima del terrorismo ha empezado, sólo empezado, a iluminar.

Intelectuales, empresarios, sindicalistas y políticos no nacionalistas presentarán en mayo el Foro para la Libertad
La entidad, que estará presidida por la socióloga Edurne Uriarte, buscará financiación en la iniciativa privada Centrará su actividad en el ámbito de las ideas y no sustituirá a plataformas como Basta Ya o Foro Ermua
J. J. CORCUERA/BILBAO El Correo 29 Abril 2002

Edurne Uriarte, la profesora de Sociología de la Universidad del País Vasco que salvó milagrosamente la vida en diciembre de 2000 al fallar el mecanismo de una bomba de ETA colocada en el ascensor de la Facultad de Ciencias Sociales, en Leioa, presidirá la nueva Fundación para la Libertad. Según ha podido saber este periódico en círculos próximos al mundo universitario, la entidad será presentada oficialmente a mediados del mes de mayo en un punto todavía sin determinar del País Vasco.

La plataforma está inspirada por gentes del ámbito constitucionalista, fundamentalmente cercanas al PP y al PSOE, aunque, según sus promotores, tiene una clara vocación de fundación ciudadana y abierta a la sociedad. Entre sus miembros se encuentran conocidos intelectuales, profesores universitarios, empresarios, sindicalistas, representantes de la Iglesia y políticos próximos al nacionalismo, como el ex diputado general de Álava Emilio Guevara, expulsado del PNV por publicar un artículo crítico con Xabier Arzalluz.

Uno de los fundadores de la iniciativa indicó a EL CORREO que el objetivo fundamental de la Fundación para la Libertad será luchar «desde el campo de las ideas» contra el terrorismo y los argumentos que lo justifican, y dotar de legitimidad a las posiciones políticas no nacionalistas en Euskadi. «Queremos demostrar que también otros pueden gobernar, pero evitando dar una imagen antinacionalista, sino lo más plural posible».

Movilización social
Las actividades de la fundación se desarrollarán especialmente en el campo intelectual, a través de conferencias, publicaciones o Internet, y no supone la sustitución de plataformas por la libertad ya existentes como Basta Ya o Foro Ermua, más dirigidas hacia la movilización social.

La iniciativa se produce seis meses después de que los partidos firmantes del Pacto Antiterrorista, PP y PSOE, acordaran la creación de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, liderada por el ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez. La Fundación para la Libertad aspira a una financiación mixta, aunque preferentemente de la iniciativa privada.

La nueva plataforma cívica surge en un momento de «cansancio y agotamiento» de los foros que se mantuvieron más activos hasta las últimas elecciones autonómicas, Basta Ya y Foro Ermua. El filósofo Fernando Savater considera que el «efecto» del 13-M produjo una «cierta desmovilización» de estas plataformas, así como «un incremento del miedo, abandonos del País Vasco y cansancio». «El problema -asegura- es que nada da una sensación de mayor desamparo que el propio miedo». «Es necesario volver a hacer cosas y a movernos, porque muchos nos quieren ver callados y sumisos», sostiene Savater.

Una idea similar mantiene el ex portavoz del Foro Ermua Ernesto Ladrón de Guevara, para quien «el globo se desinfló» tras el 13 de mayo. «Existe una enorme frustración porque la posibilidad de la alternancia creó muchas expectativas. Además, las organizaciones sociales de todo tipo han cedido el espacio a las políticas», subraya Ladrón de Guevara, que sitúa en la actualidad al Foro Ermua como un «movimiento a la espera de los acontecimientos».

Para el portavoz de Basta Ya, Carlos Martínez Gorriarán, existen tres problemas que dificultan la labor de estas organizaciones: las dificultades de financiación, el protagonismo político «tremendamente institucional y oficialista, que ha dejado de lado a iniciativas sociales y a asociaciones de víctimas», y los interrogantes que se abren en el PSE tras la celebración de su último congreso, que finalizó con la derrota de los redondistas .

A juicio de Martínez Gorriarán, el Gobierno vasco ha actuado con «mucha inteligencia política» al situar al frente de la oficina de atención a las víctimas a la viuda de Juan Mari Jáuregui, Maixabel Lasa; y al miembro de Gesto por la Paz Txema Urquijo en la Dirección de Derechos Humanos del Ejecutivo vasco. «Actúan como un tapón y como un dique, porque hasta ahora no han hecho nada», denuncia.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial