AGLI

Recortes de Prensa     Martes 7 Mayo  2002
Ley, derechos, ética, humanidad
Santiago Araúz de Robles La Razón 7 Mayo 2002

Etarra no fumador
Faustino F. ÁLVAREZ La Razón 7 Mayo 2002

Víctimas de ETA dicen que «no caben tibiezas con los intolerantes»
PAMPLONA EL CORREO 7 Mayo 2002

Se acusa a los cuatro detenidos en Vizcaya de servir de de enlace a otros pistoleros de ETA
BILBAO. AGENCIAS ABC 7 Mayo 2002

Batasuna muestra su nerviosismo ante la ilegalización provocando a los ediles del PP donostiarra
EFE Libertad Digital 7 Mayo 2002

Andoain recuerda con un monolito y una calle a López de Lacalle en el aniversario de su asesinato
EFE Libertad Digital 7 Mayo 2002
 

Ley, derechos, ética, humanidad
Santiago Araúz de Robles La Razón 7 Mayo 2002

Decía un ciudadano a quien preguntaban desde cierta emisora que deslegalizar la violencia organizada es cuestión de dignidad. Al margen de su eficacia, al margen de sus consecuencias. Estoy de acuerdo con ese ciudadano anónimo. Porque lo del País Vasco es cuestión de dignidad de las instituciones: resulta intolerable el que las fuerzas del orden ¬ertzainas, Guardia Civil y Policía Nacional¬ tengan que encapucharse, tengan que ocultar su identidad para cumplir sus funciones, es decir para servir a la Ley, a la paz colectiva y a la vida. Esa imagen, que es el signo final de la situación que allí se vive, no puede mantenerse, no tiene precedentes ni debe continuar.
Desde esta perspectiva debemos examinar, en particular quienes intervienen activamente en su tramitación, nuestra actitud en relación con el proyecto de ley de partidos políticos, porque «poco a poco, siempre arregla todas sus cuentas la Historia», y el futuro pedirá cuenta de nuestros actos para pasarles factura.

La Constitución, Ley de leyes, es imperativa para todos los poderes públicos (artículo 9). También para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y para cada uno de quienes lo integran.

Hay, y se promoverán, partidos políticos que se proponen dinamitar la Constitución ¬no evolucionarla, o desarrollarla democráticamente¬ y que, como un prius, desconocen los derechos humanos, todos, que la Constitución declara fundamentales. Cualquier informe o dictamen del Consejo General del Poder Judicial debería partir con limpia radicalidad de la siguiente afirmación: tales partidos no pueden ser legales. No es que haya que deslegalizarlos ¬que también¬ si intentan apariencia de legalidad para beneficiarse de los circuitos legales: es que la legalidad no los tolera. Y por esta afirmación debía haber empezado, unánimemente, el parecer «en Derecho» del CGPJ.

A partir de ese cimiento, incontestable aquí y en cualquier Estado de Derecho, en todos los de la Unión Europea por supuesto, el CGPJ podrá formular al anteproyecto objeciones o sugerencias formales que de ninguna forma hagan palidecer la esencial justificación del proyecto mismo. Pero ese alineamiento con el Derecho falta, o no es explícito, en el «informe desfavorable» de ciertos de sus vocales.

No estamos en el terreno de las opiniones. Desde la Constitución y los derechos humanos, le es exigible un pronunciamiento claro. Porque otra cosa ¬que es lo que ha ocurrido¬ pone en cuestión no el anteproyecto en sí, sino la fuerza de autodefensa de la Constitución misma, la fuerza e imposición colectiva de algo tan hermoso como los derechos humanos.

Uno tiene la impresión de que en ese «informe desfavorable» hay una evidente falta de gallardía: puesto que el proyecto de Ley va a prosperar ¬podría ser el esquema mental de quienes lo suscriben¬, lo objeto formalmente, y si el día de mañana alguna de esas objeciones prospera, podré presumir de progresía, de finura mental o de sagacidad jurídica. Pero no está la gente para semejantes sutilezas, ni para nadar y guardar la ropa; ni la situación del País Vasco lo sufre. Pienso que tal falta de compromiso, sin un previo pronunciamiento claro a favor de la norma, y por matices tales como el mecanismo para deslegalizar lo que es manifiestamente ilegal o para marcar el tiempo de comienzo de la acción contra una ilegalidad que es permanente, hace un flaco servicio al Estado de Derecho y, desde luego, es mal entendido por el ciudadano.

En cuanto al PNV y EA, se les ha caído la careta que sólo se les fijaba al rostro a fuerza de correr en pos de EH, hoy Batasuna. ¿Cómo es posible que desde un Gobierno ¬olvidémonos por un momento de si ese Gobierno es de y para todos los vascos, o no¬ se pretenda mantener la legalidad de quienes convierten las ciudades en campo de minas?

Cualquier Gobierno tiene una tarea básica sin la que no se justifica: administrar la paz, hacer imperativo el derecho a la convivencia. Sin embargo EH, Batasuna, y los que vendrán después, estimulan odios homicidas, aplauden con su silencio los homicidios ya ejecutados, y, últimamente, pretenden legitimar (ensuciando la nobleza de los escaños) la violencia, a la que llaman lucha armada, pretendiendo darle un rasgo institucional y colectivo. Pues bien: al PNV le parece mal que se estirpe de la sociedad este tumor maligno. Es decir, patrocina que el cáncer sigue instalado en las instituciones, con todas las apariencias y los beneficios de la legalidad, para minar desde dentro la vida social.

 Ni el humanismo que está ¬o estuvo¬ en las raíces del Partido Nacionalista Vasco le hace sonrojarse de semejante aberración.

De la postura de Izquierda Unida, no digo nada. No merece una sola palabra. Hace tiempo que empezó a hablar de espaldas a la sociedad.

Queremos confiar que en el trámite parlamentario se sepa discernir lo que está en juego, y se esté a la altura de las circunstancias.

No se trata, Sr. Presidente, de que José Luis Rodríguez Zapatero se haga la foto firmando, con usted, la deslegalización de algún partido: lo deseable es que sepa, porque lo haya asimilado, que esta Ley no es un arbitrio de los partidos sino una exigencia de la Constitución y, por ende, de la ética social.

Aún en el supuesto ¬que creo improbable: extirpar un cáncer siempre es obligado aunque exista el riesgo de metástasis¬ de que la nueva Ley no fuera eficaz, la sociedad podría conservar su autoestima porque esta Ley constituye exigencia de la dignidad de cada ciudadano.

Etarra no fumador
Faustino F. ÁLVAREZ La Razón 7 Mayo 2002

Un etarra que cumple condena en la prisión de La Torrecica, en Albacete, por haber asesinado a dos policías nacionales y por haber participado en algún otro atentado en que se produjeron heridos, reclama un módulo para no fumadores por el riesgo que supone para las vidas humanas el humo del tabaco. Se llama el terrorista, y a esa condición une la de hipócrita y alguna más, Ramón Aldasoro Magunacelaya, perteneció al «comando Araba» y fue uno de los primeros etarras extraditados a España desde Estados Unidos. El juzgado de vigilancia penitenciaria de Ciudad Real no hizo caso a la petición de este paradójico defensor del oxígeno puro y de la vida humana, de modo que el demandante anda cabreado, exigiendo el derecho a la tutela judicial efectiva, y argumentando que nadie le puede obligar a convivir con fumadores (éstos, sin embargo, no se han quejado de compartir algunas instalaciones penitenciarias con un etarra).

No escribiré una línea más antes de preguntarme si este provocador está bien de la cabeza, si piensa que los demás mortales somos tontos, si se cree un aristócrata de la genética con su Rh negativo, o si se considera a sí mismo, por haberlo leído en algunos periódicos de los Estados Unidos, un patriota vasco que lucha heroicamente contra la represión y en favor de la libertad (que de esta forma tratan el terrorismo etarra algunos rotativos de la capital y las principales ciudades del Imperio, pese a los incesantes esfuerzos diplomáticos por llamar a la cordura a sesudos editorialistas de una estremecedora falta de rigor cuando tratan asuntos de España). Ante la petición reiterada del tal Ramón Aldasoro también cabría la posibilidad de acceder a sus pretensiones para proclamar, una vez más, que la sociedad española nada tiene que ver con los códigos terroristas, con sus sistema de pesos y medidas, con su estrategia de venganzas, y que la grandeza de espíritu nos lleva a no negarle una respiración limpia ni a Jack el Destripador... ¿Pensaría el etarra que, sencillamente, se estaba rectificando un error, dándole la razón, y hasta siendo consecuentes con sus planteamientos cuando dice que «estamos hablando de vidas humanas»? No me perturbaría separar a los terroristas antitabaco de los delincuentes fumadores, sabiendo que siempre serían éstos últimos los beneficiados por la medida.

Duele, sin embargo, que la molestia de convivir en zona de fumadores (y más de media España es zona de fumadores, y se observa, al mismo tiempo, cierta tendencia al respecto y a la tolerancia) sea esgrimida como defensa a la vida por quien practica la siniestra vileza del tiro en la nuca. Y es que el pobre asesino se pone muy malito cuando, tras el rancho, el bestia del ladrón de gallinas enciende un pitillo.

Víctimas de ETA dicen que «no caben tibiezas con los intolerantes»
Defienden el aislamiento de quienes «hacen de la pistola y la bomba su fin político», en el aniversario del asesinato de Tomás Caballero
PAMPLONA EL CORREO 7 Mayo 2002

Las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo, reunidas en Pamplona con motivo del cuarto aniversario del asesinato del concejal de UPN Tomás Caballero, defendieron ayer la libertad, la convivencia pacífica y los derechos humanos porque «nuestra única intolerancia la tenemos con los intolerantes», ante quienes «no caben dudas, vacilaciones ni tibieza». El mensaje fue transmitido por el presidente de la Fundación Manuel Broseta, José María Jiménez de la Iglesia, durante la recepción oficial ofrecida en el Palacio de Navarra por el presidente del Gobierno, Miguel Sanz. «Nuestro objetivo es lograr la libertad, la justicia inserta en un Estado de Derecho frente a los que han cambiado la razón por el odio», precisó.

Jiménez de la Iglesia aseguró que los colectivos y fundaciones de víctimas del terrorismo pretenden «contribuir a crear las condiciones para que, cada día más, los valores de la democracia arrinconen hasta su eliminación a quienes hacen de la pistola, la bomba y el cóctel incendiario su principal argumento y su fin político».

«Las ideas no se matan»
Miguel Sanz compartió las palabras de Jiménez de la Iglesia y aseguró que, como sostenía su «compañero y amigo» Tomás Caballero, «no se puede ser permanentemente tolerante con los intolerantes, ni satisfacer a quienes no quieren ser satisfechos». Sanz subrayó que frente a la «lacra social» que representa ETA «no podemos estar anclados en el discurso de la resistencia», por lo que defendió tomar «la iniciativa. Es una obligación social y moral».

Tomás Caballero, hijo del concejal asesinado, declaró que los actos en memoria de las víctimas del terrorismo, como los celebrados ayer por su padre, demuestran que «las ideas no se pueden matar». Añadió que en el homenaje no sólo se recordaba al edil UPN, «sino a todas las víctimas» del terrorismo, porque «lo contrario sería conseguir acallar la voz de alguien con las balas, y eso es imposible».

Se acusa a los cuatro detenidos en Vizcaya de servir de de enlace a otros pistoleros de ETA
BILBAO. AGENCIAS ABC 7 Mayo 2002

Efectivos de la Guardia Civil han detenido durante la pasada noche a cuatro presuntos miembros de ETA en la localidad vizcaína de Lekeitio y en Bilbao a los que se acusa de haber colaborado en el paso clandestino de fronteras de otros miembros de la organización terrorista. La operación policial es el resultado de varios meses de investigación tras
una pista aparecida en Francia que habría llevado a la Guardia Civil sobre los pasos de los detenidos.

Los detenidos servían de enlace y "lanzadera" a integrantes de la organización criminal, a los que advertían, entre otras cosas, de la presencia de controles policiales. El ministro del Interior, Mariano Rajoy, informó este mediodía en rueda de prensa de que los detenidos tenían varias funciones, una de las cuales era poner en contacto a etarras, actuando como una especie de correos.

Los arrestos, efectuados con mandato del titular del Juzgado central de Instrucción número 6, Juan del Olmo, han sido practicados a partir de las dos y media de la noche. Los efectivos policiales han llevado a cabo un registro en los domicilios de los detenidos, donde se han intervenido diversos documentos, aunque no se han hallado armas.

En la localidad de Lekeitio se ha procedido al arresto de Francisco Xabier Ascaso Errasti, de 36 años, de José Ramón Revilla Arbaiza, de 37, y de Miren Agurtzane Uriarte Bustinza, de 34. Esta última, natural de la localidad de Dima, fue arrestada, también por la Guardia Civil, el 27 de abril de 1988 durante una operación contra la infraestructura de ETA, pero al día siguiente fue puesta en libertad, sin acusación y sin llegar a pasar ante el juez.

En la capital vizcaína ha sido detenido Aritz Zabaleta Jáuregui, de 26 años, domiciliado en un piso situado en el número 42 de la calle turribide, cuyo registro por los efectivos policiales ha terminado poco antes de las siete de la mañana. En Lekeitio, previamente, se habían inspeccionado dos inmuebles situados en las calles Aguirre Solarte y Letraukua.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, señaló que a los detenidos se les acusa de haber tenido citas en territorio francés con miembros de ETA y de actuar como enlaces. También se les acusa de hacer funciones de "lanzadera" en los desplazamientos de miembros de la organización terrorista. Esta función consiste en circular en coche por la carretera, por delante del vehículo en el que viajan otros miembros de ETA, a fin de advertir de la posible presencia de controles policiales.

Fuentes relacionadas con la investigación indicaron que algunos de los detenidos habrían sido identificados realizando este tipo de función en un paso de fronteras, ayudando a miembros ´liberados´ de ETA a cruzar de territorio francés al español.

Fue, precisamente, una investigación conjunta realizada por la Guardia Civil con los servicios policiales franceses la que aportó la pista que llevó a los agentes a controlar durante meses a los detenidos la pasada noche.
Los cuatro detenidos han sido trasladados a dependencias de la Guardia Civil en Madrid a la espera de ser puestos a disposición judicial.
Aunque las investigaciones se mantienen abiertas, no se cree que estos arrestados puedan estar relacionados con los últimos atentados perpetrados en Vizcaya. En ese sentido se ha pronunciado esta mañana el consejero de Interior, Javier Balza.

Batasuna muestra su nerviosismo ante la ilegalización provocando a los ediles del PP donostiarra
EFE Libertad Digital 7 Mayo 2002

El estado de nervios de la formación abertzale es cada día más acusado. Querían protestar por los registros de sus sedes y, de paso, amenazar al PP. Concejales de Batasuna en el Ayuntamiento de San Sebastián han volcado cajas con papeles sobre el estrado de los populares. La inminente ilegalización hace mella en el partido de Otegi.

 Si la pasada semana era Arnaldo Otegi el que buscaba el protagonismo en el Parlamento vasco a base de insultos hacia los diputados del PP, esta vez han sido los concejales del Ayuntamiento de San Sebastián lo que han vuelto a provocar la tensión en un órgano de representación popular. Los hechos, que ya han sido condenados por el alcalde donostiarra, Odón Elorza, se han registrado a primeras horas de la mañana de este martes, cuando el pleno debatía asuntos de la comisión de Hacienda y de Urbanismo. En su intervención, el concejal de Batasuna Iñigo Balda se dirigió en euskera a los representantes del PP y, sobre las últimas operaciones policiales, les dijo que no hacía falta que mandasen a “txakurras” (perros, en referencia a los policías) a sus sedes para quitarles sus “documentos y papeles”.

En ese momento, Balda aseguró que “os vamos a enseñar qué hay en estas cajas. Aquí tenéis los papeles, no tenemos nada que ocultar”, mientras los ediles de su grupo Miren Zinkunegi, Maider Alustiza y Josetxo Ibazeta vaciaban tres cajas con folios que contenían la denominada “Alternativa Democrática” de esta formación sobre el estrado en el que se encontraban los concejales populares María San Gil, María José Usandizaga, Ramón Gómez, Carlos Sancho y Javier Urbistondo.

Tras esto, el enfrentamiento verbal no tardó en producirse entre los ediles de Batasuna y del PP, mientras estos últimos apartaban los papeles y la portavoz popular, María San Gil, se quejaba de la falta de intervención de la Guardia Municipal en el incidente y solicitaba al alcalde que desalojara del pleno a los representantes de la formación radical. Odón Elorza calificó el hecho de “inadmisible”, “vejatorio” y “antidemocrático”, condenó la actitud de Batasuna, pidió a este grupo una rectificación y le advirtió de que les echaría del pleno en caso de que continuaran, al tiempo que anunció que la junta de portavoces de este martes condenará estos hechos. Elorza pidió disculpas a los concejales del PP por lo sucedido, les solicitó “tranquilidad” y se mostró convencido de que los ediles de Batasuna “habían preparado este número con detalle”.

El edil de Batasuna Iñigo Balda aclaró, al término del incidente, que con este acto de protesta han querido denunciar las operaciones policiales contra sus sedes sociales, ya que la junta de portavoces de la semana pasada no quiso analizar estos hechos ni las últimas detenciones. Al concluir el pleno, el alcalde reiteró su condena por este hecho “vejatorio hacia los concejales del PP y hacia el conjunto de la corporación” y anunció que ha pedido al secretario municipal que abra un expediente para determinar si la actitud de Batasuna “es susceptible de algún tipo de sanción”, al tiempo que explicó la falta de intervención de la Policía Local por lo “imprevisible” del incidente.

Andoain recuerda con un monolito y una calle a López de Lacalle en el aniversario de su asesinato
EFE Libertad Digital 7 Mayo 2002

Una letra L metálica sobre un monolito de piedra, instalado en un parque de la localidad guipuzcoana de Andoain que llevará el nombre de José Luis López de Lacalle, recordará la figura de este miembro del Foro de Ermua y columnista del periódico El Mundo en el segundo aniversario de su asesinato por ETA.

El nuevo parque dedicado a José Luis López de Lacalle ha sido inaugurado este martes después de que el Ayuntamiento de Andoain aprobará el pasado 18 de abril ponerle el nombre del columnista con los votos a favor de PSE/EE, PNV y PP y la oposición de EA y Batasuna, formación esta última que gobierna el municipio en minoría.

Durante el acto, la viuda de López de Lacalle, Mari Paz Artolazabal, y sus dos hijos, Alain y Aitziber, han recibido el homenaje de los ediles socialistas, populares y nacionalistas que impulsaron la creación del parque, así como la solidaridad de numerosos vecinos de la localidad y diferentes cargos públicos del PSE, PP y PNV, entre ellos el diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, que han acudido a la inauguración.

Durante el acto se ha descubierto el monolito al tiempo que la familia de López de Lacalle ha colocado un ramo de rosas en su base, bajo una placa en la que figura la frase: “En homenaje a las víctimas por la libertad”, en euskera y castellano.

Recortes de Prensa   Página Inicial