AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 11 Mayo  2002
Ya será menos
Editorial El País 11 Mayo 2002

Recursos y acuerdos
TONIA ETXARRI/ El Correo 11 Mayo 2002

Aznar: “Las organizaciones que son terroristas deben estar al margen de la ley”
EFE Libertad Digital 11 Mayo 2002

Zumarraga recupera la representación popular rota por la violencia de ETA
LOURDES PÉREZ/ZUMARRAGA El Correo 11 Mayo 2002
 
No se han podido consultar las ediciones de ABC y La Estrella

Ya será menos
Editorial El País 11 Mayo 2002

El recurso contra los presupuestos vascos presentado por Aznar ha suscitado, entre otras reacciones exageradas, la advertencia de Arzalluz de que esa iniciativa forma parte de una estrategia para 'liquidar a Euskadi', complementada con la de su segundo, Egibar, de que el Gobierno prepara la 'suspensión de la autonomía vasca'. En fin, el lehendakari Ibarretxe ha considerado que se trata de un intento de 'desestabilizar' la política vasca y avisado de que 'Euskadi jamás formará parte de un proyecto común con el Estado español si no se nos respeta'. La irritación de los nacionalistas tiene un punto de impostación. Ibarretxe y su partido no pueden ignorar que fueron ellos quienes iniciaron la carrera de despropósitos que ha desembocado en esta decisión.

El lehendakari dedujo de una consideración razonable, la de que PP y PSOE no votarían nunca con Batasuna, que podía gobernar sin negociar los apoyos que completasen su insuficiente mayoría. Fue una deducción errónea. Suplir esa carencia con una modificación sobre la marcha del sistema de votaciones fue una cacicada. Que la respuesta de los socialistas y populares, abandonar la Cámara para que no hubiera quórum, fuera un error político no convalida esa irregularidad. El resultado fue el esperpento de unos presupuestos parcialmente aprobados gracias a la abstención de Batasuna, y la prórroga automática de las partidas que no gustaban a dicha formación.

La chapuza pudo remendarse después parcialmente mediante la aprobación, gracias a la abstención socialista, de unos créditos extraordinarios que completaran las partidas prorrogadas. El Gobierno central podía haberse hecho el distraído y olvidado las irregularidades, pero no ha querido y es difícil reprochárselo. Dejar las cosas tal cual habría sido sentar un precedente impresentable. Así lo piensan también los socialistas vascos, partidarios de que el Constitucional se pronuncie.

La iniciativa hubiera resultado menos defendible si hubiera implicado la suspensión cautelar de los presupuestos. Esa posibilidad, evitada expresamente en el recurso planteado, habría provocado el caos y la inseguridad jurídica. Con esa cautela, la iniciativa puede considerarse acertada; así lo confirman las reacciones de los nacionalistas, que suelen recurrir al tremendismo cuando se saben en una posición indefendible.

Recursos y acuerdos
TONIA ETXARRI/ El Correo 11 Mayo 2002

Que la aprobación parcial de los presupuestos vascos (el 67%) fue una irregularidad, y algo más que una chapuza parlamentaria, es una constatación que en su momento planeó por todo el Parlamento vasco. El caso es que el Gobierno, en vez de aplicar el mandato del Legislativo, completó la laguna con una ley de créditos adicionales. Se puso en cuestión el poder del Parlamento. Podía afectar a las inversiones y los gastos de los departamentos y, además, podía crear precedente. Por eso el PP, en vez de presentar recurso por su cuenta, pidió al Ministerio de Administraciones Públicas que se implicara. Puede que la sentencia del Constitucional tarde en producirse, pero lo que quiere Aznar es alertar para evitar que el caos parlamentario se repita. Que haya un pronunciamiento jurisprudencial que dificulte a gobiernos minoritarios sacar adelante cualquier iniciativa manteniendo la ficción de que cuentan con el apoyo de la mayoría.

Sorprende la reacción tan poco jurídica de Ibarretxe al apretar el acelerador de la separación de España «si no se nos respeta». Puede que ahora que ha reconocido el mérito de los gobiernos de Garaikoetxea y ha echado un capote , en público, al ex directivo del BBVA Uriarte, que está pasando los peores momentos de su brillante carrera política y de gestión, se deje querer y aconseje al lehendakari .Y le diga que no hay que confundir recurso con intromisión . Claro que en su época, el PNV todavía no era soberanista. Ya se sabe que cuando hay falta de comunicación política aparece la judicialización entre los gobiernos. Por eso el PSE se felicita, ante el escepticismo del PP, porque se han dado pasos en la gestora de Zumarraga y en la moción de Eudel. Y en la comisión de seguridad coordinada por Balza, para que no puedan ser candidatos los condenados por amenazar o por delitos de kale borroka y terrorismo, aunque no pertenezcan a ETA. De que las amenazas sean consideradas delitos, aseguran que el Código Penal, tras la reforma de 2000, ya lo contempla.

López no se fía y, desde el Club Siglo XXI, en un ambiente con falta de calor ante notorias ausencias de adversarios suyos y sin embargo compañeros, fue contundente contra el PP y el PNV (con éste último, tanto como lo fue Redondo). Criticó a Ibarretxe por su giro soberanista y habló de aislar a Batasuna y acabar con la impunidad con la que se mueve, aunque Benegas sigue en contra de la ilegalización. Algunas ideas de su discurso las dejó sembradas Jáuregui en su paso fugaz por la gestora de la crisis. Quizá la nueva dirección debiera contar más con este veterano socialista que se conoce a los del PNV como la palma de su mano. Gobernar con ellos fue una experiencia casi religiosa.

Aznar: “Las organizaciones que son terroristas deben estar al margen de la ley”
EFE Libertad Digital 11 Mayo 2002

El presidente del Gobierno ha reprochado al tripartito vasco que esté a la vez a favor y en contra de Batasuna a propósito de la Ley de partidos políticos, que facilitará la ilegalización del brazo político de ETA. A su juicio, los nacionalistas están haciendo simplemente “cálculos electorales”, cuando la reforma legal trata de “acabar con el terrorismo”.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha lamentado no haber podido abordar antes la reforma de la ley de partidos para contribuir a "aplastar a la serpiente (ETA) de una santa vez" y acusó al Gobierno vasco de intentar dividir a la sociedad con propuestas de referendos sobre el futuro autonómico. En la clausura de la Convención regional del PP de Aragón celebrada este sábado en Zaragoza, Aznar aludió a estos asuntos tras homenajear al presidente del PP aragonés Manuel Giménez Abad, asesinado hace un año por ETA y con cuya familia se reunió antes del acto. El jefe del Ejecutivo subrayó que Giménez Abad fue asesinado "por ser español, por ser demócrata y por ser del PP" y dijo que para erradicar actitudes como las que terminaron con su vida, hay que adoptar medidas como la prevista reforma de la ley de partidos políticos.

"La democracia española no puede ser destruida ni dañada por gentes emboscadas en nuestra democracia y nuestro Estado de Derecho y que se aprovechan de sus ventajas para destruirlos", añadió Aznar, quien aseguró que hay que erradicar "santuarios, refugios y coartadas". El presidente del Gobierno rechazó las críticas de que la reforma de la ley pretende prohibir ideas y dijo que la única prohibición es la que se ha impuesto a todas las víctimas de ETA para expresarse. Por ello, aseguró que la democracia tiene todo el derecho a poner al margen de la ley a las organizaciones que son lo mismo que los terroristas y hacerlo con todas las garantías democráticas. Además, lamentó que algunos pretendan pedir explicaciones a quienes sufren el terror y no a quienes "están sentados en los ayuntamientos diciendo a quién hay que matar" y financiando o cobijando a los que matan.

Aznar se refirió a la intención expresada por dirigentes del PNV, como el lehendakari Juan José Ibarretxe, de preguntar a la sociedad vasca en un referéndum, consulta o encuesta y dijo que los ciudadanos de esta Comunidad ya están expresando su opinión desde 1977 en las convocatorias electorales. Para él, esa hipotética consulta supone, "al final, jugar con las cosas para dividir a la sociedad vasca y no contestar a las preguntas que hay que contestar" y destacó que hay una clara línea divisoria entre quienes están con las víctimas del terrorismo y quienes no lo están. Al hilo de esa consideración y en alusión al acuerdo sobre la seguridad de los concejales vascos, que no fue firmado por el PP, dijo que no "puede hacerse un papelito para aislar a Batasuna y, al mismo tiempo, mantenerla en los ayuntamientos", ya que cree que esos son "cálculos políticos y electorales".

Por último, rechazó los argumentos que consideran que no es oportuno aprobar la ley de reforma de partidos políticos, ya que sólo no lo es para Batasuna, y dijo que lo único que siente es no haber podido hacerlo antes y que se intenten poner dificultades para derrotar al terrorismo. "Estamos dispuestos a dar esa batalla con la ley en la mano, y con determinación y apoyo social y sufriendo lo que haya que sufrir, aplastaremos a esa serpiente de una santa vez", dijo.

Zumarraga recupera la representación popular rota por la violencia de ETA
Los 17 escaños del Ayuntamiento volvieron a cubrirse un año y nueve meses después de que la banda asesinara al concejal popular Manuel Indiano Sólo uno de los seis vocales que se han incorporado a la comisión a propuesta de PP y PSE es del pueblo
LOURDES PÉREZ/ZUMARRAGA El Correo 11 Mayo 2002

Zumarraga comenzó ayer a ganarle terreno a la anormalidad. A las siete de la tarde, el salón de plenos del Ayuntamiento ofreció una fotografía inédita desde el 29 de agosto del año 2000, cuando un comando de ETA asesinó al concejal del PP Manuel Indiano en su tienda de golosinas: los 17 escaños que componen la Corporación guipuzcoana -6 de EA-PNV, 5 del PSE, 3 de Batasuna, 2 del PP y 1 de IU- tenían ocupante tras la constitución de la gestora que dirigirá la vida municipal hasta las elecciones del próximo verano.

Ayer no hubo sillas vacías: ni la de Indiano, ni la de los cinco concejales del PSE que dimitieron para no verse obligados a llevar escolta. «Éste es uno de los momentos más importantes de la legislatura, porque Zumarraga recupera la representación política que le otorgaron sus vecinos», se congratuló el alcalde, Aitor Gabilondo (EA), sentado frente a sus compañeros de Consistorio, un nutrido grupo de ciudadanos y la nube de fotógrafos y cámaras agolpados en el pleno.

La sesión extraordinaria celebrada en el Ayuntamiento de la localidad -en medio de una enorme expectación y con un fuerte dispositivo policial en las calles- pone fin, aunque sea con un remedio temporal y de aplicación sólo en casos extremos, a un año y nueve meses sin verdadera democracia municipal. En ese tiempo, la localidad se ha convertido en paradigma de la repercusión de la violencia en los pueblos vascos: al asesinato de Indiano y la renuncia del grupo del PSE al completo se sumaron la dimisión de una edil de Batasuna contraria a la lucha armada y de la teniente de alcalde, ésta de EA, por culpa del hostigamiento del MLNV. En ese instante, la Corporación llegó a quedarse con sólo 10 de sus 17 integrantes.

El vacío
La constitución de la gestora llena ahora ese vacío y se convierte, de paso, en el primer resultado tangible del foro de partidos convocado por el lehendakari el 22 de febrero, donde se acordó crear el órgano interino. Ésas son las luces del proceso, pero también hay sombras: ni el PSE ni el PP han podido conseguir, como era su objetivo, que sus nuevos representantes sean del pueblo. De los seis vocales -la popular Julia Tercero y los socialistas Elvira Cortajarena, Lucía Querido, Miguel Ángel Morales, Alfonso Segade y Antton Arbulu- sólo este último, ex alcalde del municipio, vive en Zumarraga.

Ayer, todos ellos estuvieron arropados por las ejecutivas de sus partidos, con Patxi López y la número dos del PP en Guipúzcoa, María José Usandizaga, a la cabeza, por el líder de EA en el territorio, Iñaki Galdos, y el diputado general, Román Sudupe, que saludó uno por uno a los miembros de la gestora. Fuera, en las escalinatas de entrada al edificio consistorial, una veintena de simpatizantes de la izquierda radical aguardaban la salida de los representes políticos con carteles, escritos en euskera, contra «el fascismo» y en favor «de la democracia para Euskal Herria». «Así venís a defendernos», se escuchó gritar a uno de ellos después de que los concentrados increparan a socialistas y populares.

Antes, en una sesión de palpable simbolismo, el alcalde recordó a sus compañeros ausentes, con mención especial para Indiano, y alentó a abrir una «nueva etapa» basada en los principios del respeto «al derecho a la vida, la libertad, la integridad física y moral», el rechazo de la violencia de ETA y la defensa del «pluralismo político». Gabilondo enarboló el texto aprobado justo hace una semana por Eudel -que será debatido en Zumarraga este mes- y apostó reiteradamente por que «ni la violencia ni ningún otro factor», en alusión implícita a la posible ilegalización de Batasuna, «condicionen la voluntad del pueblo» en las próximas elecciones.

Después, confío en poder establecer un clima de «colaboración» y felicitó, expresamente, a los vecinos por su «comportamiento cívico». «Suerte y a trabajar», concluyó, antes de que el resto de los portavoces reiteraran su voluntad de «trabajar» por el pueblo y de favorecer el «entendimiento».

En un breve discurso cerrado con aplausos, el ex alcalde Antton Arbulu hizo bandera de la tradición «socialista» de Zumarraga, recordó el encuentro en ese mismo escenario de Indalecio Prieto, Telesforo Monzón y José Antonio Aguirre en 1934 y aseveró que mientras la vida municipal «no se normalice, no habrá de verdad democracia en Euskadi».

Fue Batasuna la única en contravenir la cortesía municipal, al cuestionar que la gestora vaya a ser efectiva cuando casi todos sus nuevos vocales no son del pueblo.

Recortes de Prensa   Página Inicial