AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 13 Junio  2002
Listas y sotanas
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 13 Junio 2002

Hinchar el globo
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA/ El Correo 13 Junio 2002

La policía descubre tres zulos de ETA en Valencia con 131 kilos de explosivos
ANA DEL BARRIO / FERNANDO LAZARO El Mundo 13 Junio 2002

Vázquez: «Considero más lesivo el auge del nacionalismo que el terrorismo»
PALOMA ABEJÓN (MADRID) La Voz 13 Junio 2002

Gol nacionalista al Vaticano
José Javaloyes La Estrella 13 Junio 2002

Santurce hace oficial su nombre en castellano ya que hasta ahora sólo lo era en euskera
Redacción - Bilbao.- La Razón 13 Junio 2002

Educación quiere enseñar Lengua a los extranjeros
Mar Villasante - Madrid.- La Razón 13 Junio 2002

Pastoral apolítica para una solución política
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo 13 Junio 2002

Listas y sotanas
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 13 Junio 2002

En las listas de amenazados por Eta hay de todo. Policías y sindicalistas, guardias civiles y escritores, políticos y tonadilleras, toreros y empresarios, periodistas y jueces, fiscales y abogados, obreros y terratenientes. No hay profesión que no haya caído bajo la vigilancia del «ojo del tigre» de la banda etarra. Y no son amenazas baldías. Bajo sus balas han perecido «populares», socialistas, comunistas que pasaron por las cárceles de Franco como López Lacalle, y hasta algún nacionalista moderado que se negó al chantaje y la extorsión. Han matado incluso a los que fueron de los suyos y un día abjuraron del sendero de la sangre.

Han muerto hombres y mujeres de toda edad condición y gobierno. Han segado la vida a ancianos y a niños. Toda la sociedad parece estar expuesta. ¿Toda? No. Sabemos que todos no. Algunos pueden caminar tranquilos y tomarse los «chiquitos» por los cascos viejos y las «herriko tabernas». Ellos tienen inmunidad. ¿Y se ha preguntado alguna vez la Conferencia Episcopal y el clero vasco por qué ellos no están nunca entre los amenazados? ¿Por qué ellos tienen bula del papado del terror? ¿No les hace eso reflexionar? ¿Qué fácil es la prédica y el sermón cuando se esta a salvo! ¿Qué difícil comprender a la víctima cuando no se tiene nada que temer del verdugo!

Hinchar el globo
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA/ El Correo 13 Junio 2002

Con la cautela que el asunto aconseja, parece poder afirmarse que ETA está atravesando uno de los peores momentos de su historia. Más comandos que nunca son desarticulados antes siquiera de poder consolidarse y actuar; numerosos atentados se frustran, más que por la eficacia de la acción policial, por la inexperiencia de sus ejecutores; demasiados jóvenes pasan, con el fin de reemplazar a los veteranos detenidos, directamente de la kale borroka al activismo violento con desacostumbrada falta de preparación y evidente riesgo de identificación; se evidencia la pérdida progresiva de referentes ideológicos y de soporte social; se multiplican las disensiones, los abandonos y las fracturas en el entramado político tradicional. Todos estos hechos constituyen, en sí mismos y, sobre todo, en conjunción con otros muchos datos que podrían añadirse, síntomas evidentes de un deterioro estructural y operativo hasta ahora desconocido en la Organización.

Apelar, frente a estos síntomas y hechos, a la demostrada capacidad de regeneración de la banda puede no ser ya, a estas alturas, más que pura retórica propagandística, cuando la apelación se hace desde dentro, o, si la hacen los de fuera, signo de mera pereza mental. Las nuevas circunstancias en que nos encontramos -y quien no reconozca que son nuevas es que está ciego- apuntan, en efecto, a que el razonamiento inercial de que el futuro no va a ser más que la réplica exacta del pasado ha quebrado e invitan, por el contrario, a una seria reflexión, no ya sobre la utilidad, sino sobre la pura y dura viabilidad de una práctica -la violenta- que no parece ya tener otra perspectiva que la marginación previa a la extinción.

Resulta comprensible que quienes se encuentran inmersos en el activismo violento se resistan a abordar una reflexión como ésta, que los conduciría inevitablemente a su definitivo desistimiento. Lo que ya no es tan comprensible es que la misma resistencia muestren muchos de aquellos que dicen querer acabar con el terrorismo y que, sin embargo, siguen enzarzados en debates inoportunos sobre cómo resolver, a modo de paso previo, simultáneo o posterior, los contenciosos que dicen encontrar en su base y otros aún más colaterales. A uno se le ocurre pensar que, con su empeño en negarse a asumir el problema tal y como está planteado en la actualidad, lo único que consiguen es volver a hinchar un globo que estaría desinflándose por su cuenta.

La policía descubre tres 'zulos' de ETA en Valencia con 131 kilos de explosivos
Rajoy dice que ETA quería comenzar una campaña de acciones en la costa en vísperas de la Cumbre
ANA DEL BARRIO / FERNANDO LAZARO El Mundo 13 Junio 2002

MADRID. La organización terrorista ETA pretendía atentar contra objetivos turísticos días antes de la Cumbre europea de Sevilla, con los 131 kilos de explosivos hallados en tres zulos en la localidad valenciana de Cortes de Pallás.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, informó ayer de que la Policía Nacional encontró en un paraje boscoso, a 80 kilómetros de Valencia, varios zulos con 120 kilos de cloratita y 11 de dinamita, además de seis cajas de temporizadores, una de detonadores y cordón detonante.

El objetivo era claro: dañar los intereses turísticos y crear «una sensación de caos a los jefes de Estado y de Gobierno para dañar la imagen de España», según informó el ministro Rajoy.Los terroristas preparaban seis artefactos, al parecer con la intención de colocar otros tantos coches bomba en las costas mediterráneas, según dijo ayer el director general de la Policía, Juan Cotino.

El material iba a ser empleado por el comando etarra formado por Aitzol Maurtua, detenido este lunes, y por el huido Iñigo Vallejo Franco. El ministro desvinculó esta operación de las detenciones practicadas en la madrugada de ayer en Zarauz (Guipúzcoa).La Policía Nacional detuvo a Elisabeth Intxausti y Jone Irazusta como presuntas colaboradoras del etarra Asier Arzalluz. Rajoy precisó que el comando estaba formado por dos miembros: «Eran sólo dos personas, lo cual tiene su cierta lógica porque acontecimientos similares como el de Torrevieja también lo llevaban dos personas», precisó.

«Operación rápida»
Maurtua y Vallejo, que proceden de la kale borroka, llevaban pocos días en Valencia y no tenían alquilado ningún piso, por lo que pernoctaban en un hotel. En opinión de Rajoy, la ausencia de una vivienda indica que se trataba de «una operación realizada de manera rápida» por ETA, como consecuencia de la reciente detención en Francia de otros cinco etarras que tenían prevista una campaña de atentados contra objetivos turísticos. Los terroristas habían recibido órdenes de que se dividieran en dos grupos y que actuaran en las zonas costeras de Valencia y de Andalucía. Interior ya avisó entonces de que ETA intentaría reponerse de este golpe policial y enviar a nuevos activistas a las costas para llevar a cabo su «campaña de verano».

Precisamente, la desarticulación de estos dos comandos en Francia provocó que la organización terrorista encargase a Maurtua y a Vallejo que realizasen atentados en verano en la zona de Levante. También recordó que «el comando Barcelona, desarticulado en agosto de 2001 tenía previsto atentar» con motivo de la Cumbre que se celebró en la Ciudad Condal. Según fuentes policiales, la intención de Maurtua y del huido Vallejo Franco era colocar varias cargas explosivas durante las próximas fechas en puntos muy destacados de la costa valenciana. Estas fuentes recordaron que los integrantes del comando Madrid, también se habían desplazado por las zonas costeras y habían recopilado información sobre los hoteles más importantes de esos puntos.

Aitzol Maurtua, además de informar a la Policía Nacional de la localización de los tres zulos, declaró que tanto él como Vallejo Franco habían recibido instrucciones en Francia de que realizaran una campaña corta pero muy intensa en la zona de Alicante.

Los expertos sospechan que este comando «trabajaría» durante alrededor de mes y medio y volvería a Francia. Mientras, probablemente, la dirección enviaría otro grupo para perpetrar acciones en las costas andaluzas. En su declaración, Maurtua indicó que tenían previsto realizar atentados en Algemesí (localidad donde fue detenido), Cullera y Gandía.

Vázquez: «Considero más lesivo el auge del nacionalismo que el terrorismo»
PALOMA ABEJÓN (MADRID) La Voz 13 Junio 2002

El alcalde coruñés atacó en una conferencia en Madrid a quienes quieren «romper la unidad de España»
El alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, explicó ayer su visión de España en una conferencia en el Casino de Madrid. El regidor coruñés hizo un duro alegato contra el nacionalismo, al que acusó de «querer romper la unidad de España», y aseguró, entre otras cosas, que «más que el riesgo presente del terrorismo criminal, considero más lesivo para mi país el auge de las tendencias disgregadoras que el nacionalismo representa y que no oculta». Vázquez apuesta por un pacto PP-PSOE en defensa del Estado y el marco constitucional.

Francisco Vázquez exhibió ayer, orgulloso, su nacionalismo español en el Casino de Madrid, totalmente lleno para escucharle. El alcalde de A Coruña reniega de quienes piensan que «hablar de España es definirse como centralista o lo que es peor aun, puede convertirse en un tic nostálgico del pasado franquista».

Él tiene claro que España es uno de los países más descentralizados del mundo y que ha alcanzado un nivel de autonomía sólo comparable al de Canadá.

El regidor coruñés afirmó: «Nadie dice London o München cuando hablamos en español, pero posiblemente llegue a ser delito decir La Coruña hablando en español, mucho más, incluso, que gritar en un acto público Gora ETA». Ante esta afirmación, el público interrumpió a Vázquez con una salva de aplausos.

Deslealtad nacionalista
Según dijo, «el terrorismo es el gran problema de convivencia en España y se ha creado, en gran medida, como efecto causado por las tensiones políticas de las ideologías nacionalistas, desleales desde el primer momento con el proceso democrático y con el marco constitucional».

En su opinión, no hay motivos históricos para sustentar las reivindicaciones de independencia. «Los nacionalismos catalán y gallego, más cautelosos que el vasco, esgrimen razones y antecedentes inexistentes con argumentaciones falsas que sólo existen en la imaginación calenturienta de quienes reivindican un pasado que nunca existió».

Vázquez augura un futuro complicado para España, sobre todo, según explicó, «por la educación y la enseñanza recibida en las escuelas por la gran mayoría de nuestros jóvenes, formados en el desconocimiento de nuestras señas de identidad como nación, con una educación desconexa y desvertebrada en el aprendizaje de la lengua, la literatura, la historia o la geografía de España».

Tras recordar que el terrorismo de ETA se nutre de jóvenes nacidos en la democracia, se quejó de que para quienes buscan la independencia «es cuestión de tiempo. Si no la consiguen con las pistolas y la extorsión la lograrán con los pupitres de las escuelas». Recriminó a los obispos vascos «que incumplan su obligación moral de defender a los perseguidos».

Al final de su disertación, Vázquez fue despedido con aplausos durante varios minutos.

Gol nacionalista al Vaticano
José Javaloyes La Estrella 13 Junio 2002

“Bastaría el Código Penal, castigando las responsabilidades individuales de los actos terroristas, pues lo demás lo resolverían las urnas, con su progresiva transferencia de votos, desde HB al PNV”. Tal es lo que, en síntesis, vino a decir el diputado Anasagasti en la media noche de este martes, durante un debate en La 2 de TVE. Se trataba del núcleo argumental de su partido y el aliento político de fondo en la final e insaumible parte de la desgraciada y antipastoral homilía nacionalista de los obispos vascos.

¿Qué coste de transferencia de votos -desde los nacionalistas totalitarios a los nacionalistas democráticos- habría que asumir para que el problema de HB, y por ende de ETA, ser resolviera en el recipiente electoral como lo hace el azucarillo en el vaso de agua? Es pregunta que el partido de Arzallus nunca se plantearía porque ese coste de transferencia es un coste cero, le sale gratis; también al mayoritario clero vasco, desde el nivel parroquiano al de la amatista. En la nómina de los mártires por la libertad en la Euskalerría democrática no se rastrea la palma de un solo clérigo. Hasta ahora, el coste de transferencia de los votos de HB para el mundo nacionalista ha sido cero; pero no sólo cero aritmético, sino cero absoluto. El riesgo de que ETA se llevara por delante a un solo nacionalista por el hecho de serlo, es una posibilidad congelada, hibernada, a 273º bajo cero.

Pero no es esto lo más significativo en la actitud aranoepiscopaliana frente a la ilegalización del partido de ETA, ni tampoco la certificación fehaciente de que el nacionalismo pasa de determinados costes en la gestión y sostenimiento de sus postulados, porque tales costes de transferencia electoral desde el nacionalismo totalitario al democrático están soportados desde fuera de la dual parroquia nacionalista, la nacionalcatólica y la marxistaleninista. Lo que sucede fuera de su universo integrista, lo que se soporta y se sufre más allá de su arcadia posible es políticamente irrelevante para cualquiera de los dos nacionalismos. Irrelevante también, despreciable incluso, era el destino individual y colectivo de los judíos alemanes para quienes, en el III Reich, se sentían realizados con el régimen e identificados con él. Para la psicología de la totalidad nacionalista, en lo individual y en lo colectivo, el sufrimiento del otro se percibe como la húmeda vaharada del lavaplatos en las gafas de quien lo abre recién cumplido el programa de lavado, o sea, como un incidente apenas molesto y breve en la percepción cotidiana de la realidad. Así ocurre en la microecumene nacionalista, que vive, como resulta bien sabido, en estado pastoral y en trance permanente de homilía.

Esa helada inhibición ante el coste humano del presente “status quo” en la comunidad autónoma vasca acentúa, cualifica y agrava la sospecha de que todo nacionalismo esconde la almendra de un totalitarismo, fascista o no. La totalidad nacionalista vasca está expresada, más que estrictamente escindida, en dos mitades -PNV/EA y HB-, que se contradicen en términos electorales y se complementan en términos funcionales para su común propósito secesionista. Lo suyo en pro de un poder político segregado del patrimonio común de los españoles, responde al principio de unidad de propósito, de fin, y diversidad de medios, de tácticas y de expresiones.

Ahora bien, el coste cero que para el nacionalismo político representa el proceso de transferencia de votos desde HB -expresivo de la incomodidad creciente del electorado nacionalista por los “excesos criminales”- se acompaña de una inestimable rentabilidad política para PNV-ETA, pues les capitaliza democráticamente en la marcha hacia la autodeterminación y les justifica socialmente como opción de paz. Sin embargo, fuera del mundo del Aberri Eguna, el coste de ese trasvase político de los votos se aleja del cero y se acerca al infinito, porque infinito es el valor de cada vida humana metódicamente asesinada por las dinamos batasunas del nacionalismo democrático.

Todo está muy claro, menos la cuestión de si los obispos se habrían embarcado en esa pastoral, y sumido la Conferencia de los mismos en el más escandaloso pilatismo si el Santo Padre no estuviera como está, tan agotado su dolor por los males físicos, que parece no alcanzar la percepción del daño espiritual que los prelados han causado en el sentimiento católico de los españoles. Nada más lejos de la ecumeneidad eclesial que el discurso nacionalista, sectario, de las amatistas episcopales. ¡Qué escandaloso gol le han metido al Vaticano! josejavaloyes@openmind.es

Santurce hace oficial su nombre en castellano ya que hasta ahora sólo lo era en euskera
Redacción - Bilbao.- La Razón 13 Junio 2002

El pleno del Ayuntamiento de Santurce aprobó ayer una iniciativa para dotar de oficialidad al nombre en castellano del municipio, ya que hasta ahora sólo la versión en euskera, Santurtzi, gozaba de este rango. La moción ha salido adelante con los votos de PP y PSOE y con el rechazo del resto de formaciones del Consistorio, PNV, EA, IU y Batasuna.

El portavoz del PP del Ayuntamiento, Félix Belasco, considera que con esta decisión aprobada en el pleno «se ha hecho justicia a la memoria de nuestra villa y de muchos de sus habitantes que siempre han usado el nombre en castellano para llamar a su pueblo y se ha evitado una discriminación evidente, ya que sólo el nombre en euskera tenía para el Ayuntamiento rango oficial».

Belasco argumenta que el deber de la Administración «es favorecer la conservación de los dos nombres y no discriminar la forma castellana, porque con ello se pisotea los derechos lingüísticos de muchos hablantes».

Educación quiere enseñar Lengua a los extranjeros
Mar Villasante - Madrid.- La Razón 13 Junio 2002

El Ministerio de Educación ha incluido algunas modificaciones en el articulado del anteproyecto de la Ley de Calidad de la Enseñanza, propuestas en el dictamen del Consejo Escolar del Estado, aprobado la semana pasada. El departamento que dirige Pilar del Castillo ha incorporado un cuarto apartado al artículo 50 del anteproyecto, relativo a las enseñanzas básicas para personas adultas, en el que se establecen programas específicos de Lengua y Cultura Españolas para la población inmigrante, con el fin de favorecer su integración.

También se hacen concesiones a la enseñanza concertada, al especificar la extensión de criterios de admisión de alumnos de los centros públicos a los concertados, el acceso a la formación permanente de los profesores de todos los centros sostenidos con fondos públicos, o la posibilidad de participación de directores de centros concertados en órganos consultivos y participativos, cuestiones que se daban «de hecho» pero no de derecho.

Como novedades, el ministerio se hace eco de la demanda en torno al reconocimiento de la función tutorial en todos los niveles, y no sólo en educación secundaria obligatoria, junto a la posibilidad de que los profesores mayores de 55 años puedan reducir la jornada para desempeñar otras funciones en el centro, sin una reducción de las retribuciones.

El anteproyecto deja intacta la disposición sobre la enseñanza de Religión y su alternativa, así como el apartado de derechos y deberes básicos de los alumnos, en el que el Consejo Escolar había propuesto añadi el derecho a «recibir la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones y las de sus padres».

Pastoral apolítica para una solución política
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ/PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA DE LA VIOLENCIA El Correo 13 Junio 2002

La decimotercera propiedad del dios judío es la nada infinita. Es una característica ésta que requiere una fortaleza redoblada en el creyente, para no caer en la desesperación de la ingravidez, de sentir que no puede aferrarse a una imagen de su dios, ni siquiera a pronunciarlo, ni siquiera a pensarlo. El dios cristiano, en cambio, es un dios visual, con quien el fiel puede hablar mirándole al rostro humanizado representado en una talla, en un icono. Los cristianos adoran a un dios que es omnipresente, que es el todo infinito, un dios pleno de esperanza. Quizás arropados en esa esperanza, en el oficio de pastores llamados a mostrar a sus feligreses el horizonte superior de la paz , los obispos de las diócesis vascas escribieron una pastoral para prepararla - Preparar la paz -. Quizás.

Desde que fuera alumbrada, la pastoral de Blázquez, Echenagusia, Uriarte y Asurmendi ha sido sometida a la sana crítica de la disección desde el respeto, por unos, y descalificada por mor de inmoralidad o sesgo político, por otros. A nadie con opinión sobre lo vasco, o sobre lo vasco en lo español o lo español en lo vasco, ha dejado indiferente ni neutral. Ahora, no es mi intención analizar el contenido de la pastoral, ni su moralidad ni su talante político, sino acercarme al lector para que juntos reflexionemos acerca del valor contextual de la opinión que las autoridades del clero vasco vierten sobre la situación en Euskadi, y de cómo esa opinión, una opinión de peso referencial, encaja en la realidad paralela del terrorismo de ETA.

La pastoral es un largo prólogo hacia un asunto calificado de «candente y resbaladizo», la eventual ilegalización de Batasuna. Los obispos vascos repudian y condenan el terrorismo sin atisbo de duda, expresando su solidaridad y proclamando la necesidad de apoyar a las víctimas. No obstante esa intención de fondo, la pastoral no parece haber calibrado la lectura que potencialmente habría de dársele en el mundo de ETA... ¿O tal vez sí? En realidad, sí. En realidad, una tesis plausible para analizar la pastoral pasaría por aventurar que se trata de un documento de alcance muy medido, con el propósito de encajar en la arriesgada y virtual estrategia que se plantea el nacionalismo como solución política a largo plazo del terrorismo, pagando el elevado precio de un fortalecimiento de ETA a corto término, no sabemos cuán corto. Expliquémoslo.

Un elemento central en el conflicto que ha llevado a cientos de víctimas a morir a manos del terrorismo de ETA es que la organización terrorista funciona aplicando una argumentación política para la justificación de su violencia. El edificio ideológico que configura el modelo mental de los terroristas de ETA -lo conocemos todos- postula el horizonte de la autodeterminación de Euskadi como transición hacia su independencia, en lo político, y la institución de una serie de referentes de uniformización en lo social (idioma, cultura, identidad). El inconveniente que existe en el momento de afrontar apropiada y estratégicamente un terrorismo con base social como el etarra es que sus postulados políticos serían legítimos, en puridad, si se defendieran por medios democráticos y sin la violencia del terror. Esta legitimidad de la ideología independentista, parasitada por ETA para justificar el terrorismo, supone contar con un factor de complejidad estructural en cualquier intento de aislamiento político de la banda. El modelo mental justificador de la violencia de un etarra, enquistado en sus procesos de razonamiento y eje central de su conducta, opera interpretando la realidad de manera distorsionada para que cualquier acontecimiento, por contradictorio que sea con sus premisas iniciales, sirva para justificar la violencia que ejercen el terrorista y su banda.

El modelo mental de un terrorista es un sistema alógico, que no está sometido a contradicción porque transforma las evidencias en contra en indicadores a favor. Debido a estos procesos, por mucho que a un etarra en activo traten de persuadirle de que en Euskadi rige un sistema democrático, siempre acabará procesando las evidencias que se le ofrezcan de modo que acaben justificando su creencia inicial (su fe) de que en el País Vasco existe un déficit democrático que el terrorista trata de revertir con su lucha revolucionaria. No obstante -y ahí llega la complejidad estructural para aislar a ETA-, es todavía más reforzante para el mantenimiento de su conducta que le sean enviados mensajes de que, efectivamente, ese déficit de algún modo está presente y tiene su base en una «pluralidad conflictiva de identidades» que requiere encontrar una nueva «fórmula de convivencia».

Es cierto que la pastoral no refiere un déficit democrático en Euskadi, pero sí basa su argumentación en que el País Vasco es un escenario de «conflicto entre identidades nacionales contrapuestas». Cualquier terrorista de ETA, desde el más ideólogo hasta el más operativo, ni siquiera tiene que filtrar esas concepciones para ajustarlas a su modelo mental, porque coinciden exactamente con uno de los ejes medulares de su doctrina. Ignoramos, en este punto, si el mensaje clerical había evaluado a priori los efectos potenciales a producir en los receptores de ETA, aunque puede que en definitiva se trate de mostrar a ETA que, sin violencia, es viable un horizonte político-institucional alternativo al actual.

Así, alejados ya de la guerra de desgaste con el Estado que perfilaba alguna fase antigua en la evolución de ETA, parece que nunca hayan sido tantas las intenciones de politizar el conflicto vasco como ahora. Aunque «ni la aspiración soberanista, ni el autogobierno, ni la integración en el Estado español son dogmas políticos para la Iglesia», la apolítica pastoral de los obispos vascos ajusta, intencionada o tácitamente, en la estrategia nacionalista de construir un escenario futuro que desactive el carácter instrumental del terrorismo y lo haga inútil y prescindible a los ojos de ETA. El «soberanismo por acumulación de votos» es un intento de hacer callar a ETA transformando el marco institucional de la sociedad vasca. De ese modo, a la «pluralidad conflictiva de identidades» de los obispos le sucedería la misma pluralidad de identidades, pero sin violencia. O dicho de otro modo: el conflicto de la pluralidad de identidades se solventaría por medios pacífico-democráticos, políticos, puesto que la identidad discordante en un futuro escenario soberanista sería la no nacionalista. Todo el planteamiento asume que la violencia ejercida desde el polo extremo de una de esas identidades en conflicto, representado por el universo de ETA, es el factor que convierte al conflicto en insoportable.

Al final, la estrategia nacionalista con la que sintoniza la pastoral vasca sería como intentar desactivar una bomba atómica soportanto una cantidad no mesurable de explosiones intermedias de cloratita que van matando gente, desactivadores o transeúntes. También es el fruto más visible de la imposibilidad práctica, por falta de voluntad o pericia en aplicarla, de aislar políticamente a ETA.

Recortes de Prensa   Página Inicial