AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 27 Junio  2002
Nadie hizo nada
Iñaki Ezkerra La Razón 27 Junio 2002

El test
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 27 Junio 2002

Un tal Sánchez
MARTIN PRIETO El Mundo 27 Junio 2002

Ruido de sotanas
JAIME CAMPMANY ABC 27 Junio 2002

Un edil socialista de Andoain recibe una carta amenazante con una llave de su portal dentro
Ep - Bilbao.- La Razón 27 Junio 2002

Onaindía reivindica la tradición republicana para construir España
CARMEN GURRUCHAGA El Mundo 27 Junio 2002

Los cuatro «ejes financieros» de ETA
ABC 27 Junio 2002

«La gran empresa» de la banda al servicio del negocio terrorista
ABC 27 Junio 2002

«El ambiente transforma a la víctima en verdugo», dice Mayor

AGENCIAS/MADRID El Correo 27 Junio 2002

Nadie hizo nada
Iñaki Ezkerra La Razón 27 Junio 2002

Me sucedió hace un par de meses en Barcelona y mientras hablaba en un acto que había organizado la Asociación por la Tolerancia. Un reventador comenzó a increparme, a interrumpir mi conferencia con otra paralela a la mía y de pronto se levantaron seis personas para pedirle que se largara. Tengo que confesar mi estupefacción, no por esas interrupciones sino por la reacción del público que se encontraba en la sala. Esa rapidez de reflejos y esa disposición contra el intolerante profesional me parecieron un síntoma de que todavía quedaba en Cataluña algo de aquella sociedad civil que la hizo tan acogedora en los años de la Transición, algo de aquella cultura democrática que fue la que supo preservar la lengua catalana durante el franquismo.

Me viene este episodio a la cabeza ante la pasividad de todos esos cientos de personas en un frontón de San Sebastián mientras veían cómo cincuenta tipos agredían a Ana Urchueguía a los gritos de «fascista» y «asesina». «Nadie hizo nada por evitarlo, nadie me ayudó», explicaba hace unos días la alcaldesa socialista de Lasarte a los periodistas. No. No es sólo la bomba y el tiro en la nunca de Eta. Es esta inhibición de los ciudadanos «pacíficos» ante el espectáculo de una mujer acorralada, esta indiferencia cuando a esa mujer le arrojan un rollo de cinta de embalar al pecho y la dejan sin respiración, lo que está haciendo del País Vasco un lugar a borrar de todos los mapas: el de las inversiones económicas y el de las rutas turísticas, el del paseo del fin de semana para visitar unos bares y holgazanear por unas callejuelas. Hay mucha gente de Bilbao, de Vitoria, de San Sebastián que prefiere darse una vuelta por Logroño, Laredo o Castro Urdiales antes que ir a los respectivos cascos viejos de esas ciudades o a un frontón donde el ambiente puede estar demasiado caldeado o a uno de esos pueblos idílicos en los que se ha enrarecido ya tanto la atmósfera que se tiene la certeza de que, de surgir «un problema», la gente va a reaccionar como reaccionó ante el linchamiento de Ana Urchueguía.

No hablo ya de concejales socialistas o populares, de profesores de universidad o periodistas o magistrados que están amenazados por la banda y que renuncian a esas excursiones para «no dar el cante», para «no provocar» con su correspondiente escolta. Hablo de personas particulares que presienten que se ha instaurado en muchas zonas de Euskadi una cultura de la delación y del odio, un ambientazo de reyerta amañada, de linchamiento apalabrado de antemano, que no invita a nada. Hablo incluso de amigos míos que son de familia nacionalista pero a los que les resulta hostil esa subcultura que te obliga a «ejercer de no sé qué» para tomarte un vino en una tasca.

El test
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 27 Junio 2002

En unos días el Estado de Derecho va a vivir una prueba excepcional. Las instituciones (magistratura, partidos, Parlamento) van a tener que responder al reto que supone la aplicación de la ley de Partidos; van a enfrentarse a la ilegalización de Batasuna a no ser -claro está- que ésta deje de hacer lo que ha hecho «merecer» el título de brazo político de ETA. Esta ley sólo dejaría de tener sentido en el caso de que cambiara radicalmente la situación en el mundo del terrorismo, es decir, de que Batasuna comenzara a condenar los crímenes de ETA, dejara de hacer la exaltación de las acciones de ésta y pusiera fin a toda colaboración de tipo orgánico, desde la prestación de materiales y personas, al mantenimiento de las tramas financieras y propagandísticas sin las que ETA no existiría. ¿Acaso es capaz ésta de hacer algo más que un cambio de siglas? O ¿acaso podría ETA prescindir de lo que es no sólo su base social y política sino su base «real»?

Pero ni quiero especular sobre las posibilidades de actuación de un mundo del que no tengo información ni claves suficientes. No me imagino cuáles pueden ser los escenarios a los que puede jugar a partir de la entrada en vigor de la ley de Partidos. Cabría también especular acerca de las «ayudas» que podrían prestarle el PNV o EA desde el punto de vista de la representación, en las próximas elecciones municipales. Ya se ha dicho algo sobre las posibilidades de inclusión de candidatos de Batasuna en las listas de estos dos partidos «hermanos».

No. Lo que verdaderamente me apasiona de la situación que se abre con la publicación de la ley de Partidos en el BOE es el comportamiento que van a tener los «nuestros», los no nacionalistas e incluso algunos de los nacionalistas, como CiU, que han votado la ley con salvedades vergonzosas. Me interesa la actitud de Odón Elorza, de Maragall, de Solé, de Espasa... Hemos sabido de sus reticencias, de sus críticas. ¿Qué sucederá en cuanto se dé el primero de los supuestos tipificados como colaboraciones con banda terrorista? Me temo que algunos de los políticos volverán a hacer gala de un espíritu escrupulosamente garantista... y por supuesto la experiencia me permite temer que el primer caso pueda caer en manos de alguno de esos magistrados que conocen suficientemente los vericuetos jurídicos para salvar a cualquier Otegi de turno...

En realidad si esta ley de Partidos ha llegado tan tarde se debe a que en este lado nuestro, en este lado de los demócratas, ha habido una resistencia lo suficientemente fuerte como para a) ni siquiera imaginarla; b) ni aun menos considerarla necesaria. Hemos tenido que llegar a tal grado de tragedia en el País Vasco (y aun fuera de él) para que se pensara en el instrumento legal que pudiera llevar a la ilegalización de Batasuna. Buena parte de la cobardía intelectual y moral que ha estado detrás de la tardanza de esta ley emergerá ahora, cuando haya que aplicarla, cuando llegue la hora de la verdad. Todavía anteayer un viejo socialista se dirigía al ministro de Justicia para pedirle contención, para no dejarse arrastrar por la impaciencia, para tomarse con calma la aplicación de la ley. Como si los supuestos a los que se refiere ésta dependieran de la arbitrariedad de algún dirigente «popular» ebrio de venganza...

Y en estas vísperas de la aplicación de la ley aún oímos los lamentos de los que se duelen más por la orfandad de los votantes que por la orfandad de las víctimas del Terror. Hay que ser sacos de hipocresía y de mala fe en vez de ciudadanos responsables cuando se defiende en nombre del pluralismo una opción política cuyo fin criminal se conoce perfectamente.

Estamos en vísperas del gran test: sobre la vitalidad de nuestro Estado de Derecho, sobre la capacidad del terrorismo, sobre la salud moral de los demócratas.

Un tal Sánchez
MARTIN PRIETO El Mundo 27 Junio 2002

La Historia suele ser clemente consigo misma y probablemente no recogerá las infamias cometidas con las víctimas del terrorismo etarra. Fueron por años el pariente pobre e irrecibible o el sujeto desasistido por la suerte y baqueteado al que ni se da la mano por temor a que nos contagie su mal fario. Fueron asesinados y humillados en sus deudos. En la villanía hubo variantes políticas y una unanimidad religiosa. Adolfo Suárez, precisamente hoy presidente de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, tuvo que enterrar de tapadillo temeroso del golpe militar que finalmente se dio.Hubo que ocultar (y hasta hoy) el bárbaro incendio del Hotel Corona de Aragón, en Zaragoza, que no ardió por la churrera a menos que ésta friera con napalm, y que no reivindicó ETA igual que no firmó el atentado madrileño de la calle del Correo, porque hasta en su insania hay veces en que se horrorizan. Entre GAL y GAL, Barrionuevo concurría muy emotivo a los entierros, pero el felipismo gobernante estranguló económicamente a la Asociación de Víctimas del Terrorismo mientras financiaba a través de Asuntos Sociales (¡Ay Matilde Fernández, la entrañable y equivocada hija del portero!) las más atrabiliarias y abigarradas asociaciones de lesbianas onanistas o adoradores del aura del ombligo.

A los parientes de los asesinados no les dieron ni agua ni el reconocimiento social a su dolor. Tardíamente, ayer mismo, fue el Gobierno de Aznar quien achicó los desdenes o los miedos y les dio reconocimiento público e institucional. En esta historia de vilezas la unanimidad la puso la llamada Iglesia vasca, que decidida a no ser católica ya se ha alineado explícitamente con el independentismo nacionalista y amenaza con la secesión dentro de la Conferencia Episcopal.La mayoría cantante de los ensotanados del norte no sólo anidó los huevos de ETA sino que enterró a sus víctimas vergonzantemente, a iglesia cerrada, a deshora y con responsos en los que se condenaba toda violencia viniera de donde viniera como si los difuntos concejales y hasta los niños lo hubieran sido en el choque de dos facciones armadas. Siempre me sorprenderá que tras tanta sangre ningún esposo, padre, hijo, hermano, no tomara un arma y se vengara indiscriminadamente en el mundo etarra que nos insulta y nos veja impunemente hasta estas vísperas de la Ley de Partidos.Sólo el joven Ynestrillas, desbarrancado entre la cólera, la extrema derecha y la delincuencia común, pudo haber ejercido el Talión, pero no lo sabemos judicialmente. Pues monseñor Sánchez, responsable de comunicación del Episcopado («Un tal Sánchez» diría el réprobo Arzalluz) reprocha ideologización a la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Este cura va a montar la cadena de televisión de la Iglesia como Polanco Localia, pueblo a pueblo.Desde las dos harán de menos a los deudos del terror. Y es que siempre se muere dos veces.

Ruido de sotanas
Por JAIME CAMPMANY ABC 27 Junio 2002

En Celtiberia o Carpetovetonia, ya no hay ruido de sables. Los sables están envainados, pero se escucha un frufrú de sotanas. Lo de las sotanas es un decir, casi un arcaísmo, porque se han quedado obsoletas, como las enaguas, que mi bisabuela se ponía siete, una encima de otra, los pololos de las mozas de cántaro o los botines de los pollos pera, también llamados pollos litri, pollos pijo y ahora, con Alfonso Ussía, pollos de barra. Los curas ya no llevan sotana, y muchos de ellos van con tejanos y camisa vaquera, como si fueran de mitin con el primer Felipe González, o parecen jefes del Negociado de bodas, bautizos y honras fúnebres.

Bueno, pues aunque los curas no lleven sotanas, se escucha ruido de sotanas. Hay movimiento en las sacristías y hasta en los palacios arzobispales, en los cuarteles del Estado Mayor del culto y clero. La Carta semipastoral de los obispazos vascos se adelantó al manifiesto político de los curas de Euskadi ta askatasuna, que quieren independizarse de los Dos Poderes, Madrid y Roma, la corona y la mitra. Ya se sabe que en estos páramos siempre ha habido obispos Gelmírez y curas Merino, muchas sotanas arremangadas y cruz de empuñadura prolongada en hoja de espadón para el mandoble, curas arriscados y trabucaires. Ahora, los clérigos no imitan a Santiago Matamoros; usan espadas como labios, que diría Vicente Aleixandre, el dios del superlativo, y eso que salimos ganando las ovejas del rebaño, el vapuleado pueblo de Dios. Enseguida saltó la declaración del obispo García Gasco, clara y limpia como un filo de agua, la declaración entreverada del Comité de la Conferencia Episcopal, y por fin las manifestaciones terminantes del cardenal Rouco Varela, quien hubo de advertir que las hacía a título exclusivamente personal.

Los fieles cristianos empezaron a olvidarse de poner la equis en la casilla del Impuesto sobre la Renta que indica el óbolo para la Iglesia. Algunos decían que deseaban evitar que el diezmo para la Iglesia de los Pobres se convirtiera en subvención para la Iglesia nacionalista de los Vascos que aplaude a los que matan. El viejo anticlericalismo de las Batuecas vivió un rebrote de alarmante pujanza. Dicen que el desconcierto y el descontento de los fieles se ha notado en muchas deserciones del precepto dominical, y el rebaño se pierde de la misa la media. Además, a los que van se les encoge la mano al momento de pasar la bandeja o la bolsa de la colecta. Inquietante.

Y ahora sale de la Alcarria monseñor Sánchez con los piropos a Arzalluz, «jesuita ejemplar» y «político combativo», y dice que la de Víctimas del Terrorismo es una asociación ideológica. A veces, como ahora mismo, son los propios curas los que hacen todo lo posible para que algunos dejen el cirio y cojan la tranca. Laus Deo.

Un edil socialista de Andoain recibe una carta amenazante con una llave de su portal dentro
Ep - Bilbao.- La Razón 27 Junio 2002

El edil socialista en la localidad guipuzcoana de Andoain José Luis Vela Arburua ha recibido una carta amenazante en la que se incluía una llave de su portal, según confirmó el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Manuel Huertas.

Vela Arburua recibió la misiva ayer, a las dos de la tarde. El concejal del PSE encontró en la puerta de su casa una carta envuelta en propaganda de un centro comercial. Según relató a el secretario general de los socialistas de Andoain, Estanis Amutxastegi, en la carta le decían «que tienen 40 llaves más y que son 40 personas que no le van a reventar la puerta de su casa, sino que van a intentar reventarle la cabeza» por ser «enemigo de Euskal Herria, por ser extranjero, por ser español y asesino».

José Luis Vela ha recibido amenazas en otras ocasiones, al igual que otros compañeros de la localidad, y a finales abril quemaron el vehículo de su esposa. Además, con anterioridad, un matrimonio resultó herido leve en su casa, ya que deconocidos colocaron un artefacto casero. Los atacantes pensaron que se trataba del domicilio del edil socialista José Luis Vela Arburua.

Por su parte, Estanis Amutxastegi denunció la situación por la que atraviesan desde hace cuatro años los ediles del PSE-EE del municipio, «con llamadas telefónicas con amenazas de muerte y carteles con nuestras fotografías». «Pero este acto es típico de matones y fascistas puros», destacó. Como medida de protesta, los cinco concejales socialistas de la localidad no acudirán al pleno que se desarrollará hoy en Andoain -gobernado por Batasuna- porque «no estamos con ánimo para aguantar a cierta gente».

Onaindía reivindica la tradición republicana para construir España
Defiende su sistema de contrapesos frente al despotismo nacionalista
Zapatero dice que es uno de los ejes para edificar un país estable
CARMEN GURRUCHAGA El Mundo 27 Junio 2002

MADRID.- El escritor y político vasco Mario Onaindía aseguró ayer que el reconocimiento de la pluralidad de España no es un problema, «porque nadie la pone en cuestión»; el problema está en las diferencias en las estrategias de los nacionalistas y de los que no lo son.«Ahora ya nadie cuestiona que existe una nacionalidad vasca, como la hay catalana; lo que está en discusión es cómo imbricar esas realidades en la nación española», añadió.

Durante la presentación de su libro La construcción de la nación española, el ex senador vasco señaló que «el problema es que los nacionalistas se comportan como los hunos, sin 'h', mientras que los constitucionalistas actúan como Los Otros», en referencia a la última película de Alejandro Amenábar.

Por ello, abogó por que los no nacionalistas «salgan del armario» y «legitimen» el proyecto de aquéllos que se dejan la vida cada día en Euskadi por una Constitución y un Estatuto que garantizan la libertad y no la simple adhesión a una comunidad étnica.

El acto tuvo lugar en el Senado y fue presentado por su presidenta, Esperanza Aguirre. Además, contó con las intervenciones del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y de la historiadora Carmen Iglesias. El autor estuvo acompañado también por el filósofo Fernando Savater, y por los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE Javier Rojo y Lentxu Rubial.

[Onaindía analiza en el libro el pensamiento ilustrado español para determinar cómo se planteaba la construcción de una sociedad moderna, identificada como nación y al mismo tiempo respetuosa con la autonomía personal. La obra se estructura en torno a dos tradiciones muy diferentes y enfrentadas: la republicana, que busca la construcción de un sistema político de contrapesos que garantice la autonomía personal en todos los órdenes, y la nacionalista, que se identificaría con el despotismo, más o menos ilustrado, al privar a la persona de su calidad de ciudadano convirtiéndola en miembro de una comunidad cultural].

A su juicio, muchas veces se presenta el problema vasco como un enfrentamiento entre dos comunidades, e «incluso, como de dos patrias», cuando en realidad se trata de dos corrientes ideológicas, que utilizan e interpretan de distintas maneras conceptos y términos, algunos «básicos para la democracia y la política», como libertad, ley, patria o piedad.

La presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, opinó que Onaindía escribió el libro «movido por la necesidad que sintió por investigar algún precedente de los derechos históricos de los vascos, que la Constitución ampara y respeta, que le permitiera una interpretación liberal y no nacionalista de su Disposición adicional».

Zapatero, por su parte, reivindicó el pensamiento republicano como uno de los ejes para una «mejor construcción de la España estable». Se trata de una corriente ideológica que «nada tiene que ver con la forma de la jefatura del Estado», y que concibe la patria como el lugar «don de uno vive en libertad gracias a su ley».

El líder socialista acusó a sus «adversarios políticos» de confundir el patriotismo constitucional con «el rancio nacionalismo que tanto daño hizo», al tiempo que acusó a la derecha de estar «enamorada de la España física» pero amar poco «a la España política».

Los cuatro «ejes financieros» de ETA
ABC 27 Junio 2002

Un documento hallado en 1992 en poder de los entonces jefes de ETA Francisco Múgica Garmendia, José María Arregi Erostarbe y José Luis Álvarez Santacristina señala «cuatro ejes financieros»: la coordinadora para la alfabetización y euskaldunización AEK; Herri Batasuna; Gestoras pro Amnistía y, finalmente, una serie de sociedades mercantiles que dependen estructuralmente de alguna de las anteriores. Así, directamente relacionada con HB está Banaka, «la entidad jurídica -explica el fiscal- encargada de gestionar la red de herriko tabernas (sedes sociales del partido)».

Al cuarto eje financiero, dentro de un apartado denominado «Otros», pertenecen también otra serie de sociedades entre las que figura «la empresa editorial Orain/Egin, estructura central y símbolo del «Frente cultural» de ETA en el sector de la comunicación». Orain y el periódico editado por ésta, Egin, ya han sido declaradas ilegales por el juez Garzón.

Para coordinar todas las organizaciones que integran el proyecto económico de ETA, añade el fiscal,se constituye la «comisión de proyectos Udaletxe», compuesta por los responsables de KAS distribuidos en cada una de las organizaciones y, además, por decisión de ETA, por el tesorero de HB y de Gestoras pro Amnistía.

«La gran empresa» de la banda al servicio del negocio terrorista
ABC 27 Junio 2002

La investigación judicial que lleva a cabo el juez Baltasar Garzón desde 1998 ha permitido poner al descubierto todo el entramado político-financiero que rodea a la banda terrorista ETA, sin el cual le resultaría imposible su macabro objetivo de «socialización del terror». Entre los diferentes órganos del complejo ETA-KAS-EKIN, Garzón apunta a Batasuna como una «gran empresa» de la banda.

MADRID. En la primavera de 1998 el entramado político-financiero de ETA sufrió su primer revés judicial después de que Garzón detuviera a once responsables de KAS, la «Koordinadora Abertzale Socialista», que apoyada en otra coordinadora, AEK, y en sociedades y empresas como Gadusmar, Ganeko, Banaka o Aulki, ejercía la labor «política» y organizativa de ETA.

Muy poco tiempo después, en julio de ese mismo año, el «frente cultural» de ETA recibió otro golpe al ser intervenidas diversas empresas del grupo Orain, editora del diario «Egin», que fue clausurado junto a la emisora «Egin Irratia». En esta ocasión fueron detenidos quince responsables de KAS y de esa empresa, que posteriormente fueron procesados por presunta colaboración -y en algunos casos por pertenencia- con banda armada.

Apenas un año después, en marzo del año 1999, la «estructura informativa» de ETA o «Sarea» vio cómo uno de sus responsables, Pepe Rei, era detenido, imputado y procesado por facilitar presuntamente desde medios de comunicación próximos a ETA información sobre futuros objetivos o señalar quiénes podría llegar a serlos.

En septiembre del año 2000, una veintena de responsables y miembros del considerado «aparato político» de ETA, denominado EKIN y heredero de KAS, fueron detenidos y encarcelados. A petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, EKIN fue posteriormente ilegalizada, en abril de 2001, por considerarla «integrada» en ETA, aunque algunos de sus miembros quedaron en libertad por decisión de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal.

Otra parte de la investigación de Garzón motivó en octubre de 2000 el desmantelamiento de una estructura asociativa y empresarial encabezada por el organismo ABK y la mercantil Zart Komunikazioa para poner en marcha el denominado «Proyecto Piztu» de desobediencia civil.

Unos meses antes, en enero, el juez de la Audiencia Nacional desmontó el considerado «aparato internacional» de ETA, Xaki, inicialmente creada para atender y ayudar a miembros de ETA deportados y refugiados fuera de España, y posteriormente convertida en un aparato de propaganda de ETA en el extranjero.

En el marco de la misma investigación, Garzón detuvo a otra veintena de personas como supuestos responsables de la organización de Jarrai-Haika, encargada de articular la «violencia callejera» como forma de «lucha» alternativa a los atentados que cometen los pistoleros. Los datos policiales permiten aseverar que Jarrai-Haika, luego convertida en Segi -ya ilegalizada como las anteriores- nutre a la banda de terroristas. Otra de las operaciones contra asociaciones y organizaciones del entramado etarra se produjo en octubre de 2001 contra las Gestoras pro Amnistía, encargada del control y sostenimiento de los presos y huidos de ETA y asimismo ilegalizada. Pero la más llamativa, si cabe, fue la reciente operación de abril de este mismo año contra el complejo financiero de ETA creado alrededor de Batasuna, a la que Garzón tilda como «una gran empresa» de la banda.

«El ambiente transforma a la víctima en verdugo», dice Mayor
El líder popular y Redondo recuerdan a la alcaldesa de Lasarte al recibir el premio Manos Blancas
AGENCIAS/MADRID El Correo 27 Junio 2002

El dirigente popular Jaime Mayor Oreja y el ex secretario general del PSE Nicolás Redondo Terreros fueron galardonados ayer con el premio Manos Blancas. El pasado año, el galardón había recaído en la presidenta del PP en Guipúzcoa, María San Gil, y en la alcaldesa de Lasarte, Ana Urchueguía. En la ceremonia de entrega, Redondo y Mayor Oreja tuvieron palabras de recuerdo para esta última, que fue agredida el pasado fin de semana en un frontón de San Sebastián.

En relación a este episodio, el ex ministro del Interior denunció que el clima «maltrecho» que reina en el País Vasco «lo pervierte todo». «Es el ambiente que transforma la verdad en mentira, a la víctima en verdugo, al cobarde en inteligente, y al que simplemente defiende la libertad en intransigente; lo transforma todo, porque es un ambiente moralmente degenerado desde hace años», afirmó.

Mayor Oreja reconoció sentirse «feliz y orgulloso» de compartir el galardón con Redondo Terreros, ya que a pesar de las diferencias de ideología «en los grandes temas pensamos lo mismo; es un orgullo tenerle a mi lado en estas ocasiones», comentó.

El ex secretario general del PSE, por su parte, agradeció el premio y también lamentó lo ocurrido en San Sebastián. Responsabilizó al PNV de esta situación. «El lehendakari -dijo- no es capaz de liderar la unidad democrática del País Vasco por estar preso de un discurso radical que va a superar el Estatuto vasco y la estructura Constitucional de España», por lo que «es muy difícil que haga caso a nuestras súplicas y peticiones».

El presidente de Manos Blancas, Fernando Cózar, recordó a las diez personas que ETA ha asesinado desde el anterior galardón, y justificó el premio de este año porque ambos políticos «introdujeron un mensaje claro y diáfano: las diferencias entre ideologías y programas políticos sólo deben dirimirse en situaciones democráticas plenas».

Recortes de Prensa   Página Inicial