AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 11 Julio  2002
En recuerdo
CRISTINA CUESTA  El Correo 11 Julio 2002

El nacionalismo es el conflicto
Enrique de Diego Libertad Digital  11 Julio 2002

Aznar y Maquiavelo
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 11 Julio 2002

La oposición
JAIME CAMPMANY ABC 11 Julio 2002

Elegía de la víctima de Eta
Iñaki EZKERRA La Razón 11 Julio 2002

La traición
MARTIN PRIETO El Mundo  11 Julio 2002

Un águila entre la niebla
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 11 Julio 2002

De Ermua a Lasarte
PATXO UNZUETA El País 11 Julio 2002

Consumatum est
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA/ El Correo 11 Julio 2002

Ibarreche declara «entidad de utilidad pública» a la asociación AEK, que Garzón vinculó a Eta
Diego Mazón - Madrid.- La Razón  11 Julio 2002

Redondo propone plataformas cívicas con PP, PSOE y expulsados del PNV
Redacción - Madrid.- La Razón 11 Julio 2002

Simpatizantes de Batasuna intentan reventar una concentración de Basta Ya contra las amenazas
EFE Libertad Digital  11 Julio 2002

Arenas anuncia firmeza contra el desafío del Gobierno vasco al proyecto común de España
CARLOS E. CUÉ | Madrid El País  11 Julio 2002

Me quedo
JOSEBA ARREGI / El Correo 11 Julio 2002

Gravísimo
Cartas al Director El Correo 11 Julio 2002

 

En recuerdo
CRISTINA CUESTA /COLECTIVO DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO El Correo 11 Julio 2002

Han pasado 42 años, 504 meses, 15.337 días desde que el terrorismo asesinara a su primera víctima: María Begoña Urrosi, una niña de 22 meses que murió a consecuencia de las heridas producidas al hacer explosión un artefacto colocado en la estación de Amara en San Sebastián. Desde aquel penoso día, los distintos grupos terroristas que han actuado han asesinado a mil setenta y dos personas, herido a más de tres mil, amenazado, intimidado, extorsionado, y coaccionado ¿a cuántos ciudadanos más?

Durante esta larga travesía los logros políticos han sido importantísimos: conseguimos acabar con la dictadura franquista, realizar la transición democrática, aprobar una Constitución y un Estatuto de autonomía que es la envidia de numerosas sociedades y pueblos en todo el mundo y que ha permitido, entre otras consecuencias, que el mundo nacionalista haya gobernado hasta la fecha durante más de veinte años. A pesar de todo esto ETA, todavía hoy, sigue imponiéndonos su particular dictadura de odio y terror. ETA es el último lastre del franquismo sin resolver y el País Vasco la única zona de España y de Europa donde una parte muy numerosa de ciudadanos vive un calvario de miedo y acoso que avergüenza a las sociedades libres del mundo civilizado.

Este monumento abre una nueva etapa en la lucha contra la barbarie terrorista. Por primera vez en el País Vasco, sí, por primera vez, una institución local, el ayuntamiento de Ermua, la sociedad que lo apoya y le da sentido y el espíritu creativo de un gran artista, nuestro amigo Agustín Ibarrola, empiezan a poner orden en el caos de olvido y marginación en el que por tanto tiempo han vivido las víctimas del terrorismo. Las víctimas han tenido, y tienen, que soportar demasiadas humillaciones: homenajes públicos a sus asesinos, permisividad cotidiana con los amigos de los terroristas, impunidad con el crimen y la apología, abandono institucional. Las familias, durante muchos años, tuvieron que vivir ocultando su condición de víctimas del terrorismo, huyendo y resguardándose de una sociedad que cuando no las marcaba y las calumniaba, las ignoraba o las aislaba por cobardía, por miedo o por complicidad con el terrorismo. Las víctimas han padecido el anonimato, la exclusión social y la manipulación de su dolor y han tenido que sobrevivir en un caldo de cultivo justificador y perverso que buscaba razones que explicasen la comisión de tanta tropelía. ETA ha asesinado varias veces a las víctimas: con su acoso y señalamiento, con sus ejecuciones y con sus miserables comunicados de reivindicación. Entre este magma de inanición ética las víctimas han sido capaces de no responder a las provocaciones, han mantenido la entereza y han conseguido parar el círculo del odio y resistir a la proliferación de actos, declaraciones y manifestaciones de apoyo y comprensión a los criminales y a sus crímenes. Las víctimas han tenido y tienen que aguantar la insuficiente decisión de las autoridades de los gobiernos nacionalistas consecutivos para derrotar a ETA criminal y políticamente. El sálvese quien pueda de tantos y tantos ciudadanos vascos que aprendieron a convivir con el fenómeno mafioso del terrorismo mirando para otro lado o acomodando su vida al poder del más fuerte.

Este monumento honra públicamente la memoria de todas las víctimas del terrorismo: de las conocidas y las anónimas, las de aquí y las de fuera, las que llevaban uniforme y las que no, sin distinción ni exclusión. Hoy celebramos un acto cívico fundamental de solidaridad activa y militante por la libertad, contra el fundamen- talismo y los liberticidas. Queremos atenuar el dolor de la pérdida y saldar la deuda social de la indiferencia y el silencio que tantas y tantas víctimas han padecido. Esta memoria creadora no es un hueco ciego y silencioso, es una posibilidad de reflexión profunda. Superamos la memoria literal de los hechos para transmitir una memoria ejemplar que ilumina la oscuridad del horror de tanto sufrimiento inútil y el camino de resolución a tanta injusticia cometida en nuestro nombre.

Este monumento no pretende cerrar heridas que no pueden cerrarse ni suplantar la verdad de los hechos que recordamos y la justicia que debe seguir actuando en nuestra defensa; tiene el significado de un testimonio, de un recuerdo permanente y simbólico de homenaje a las víctimas. Sirve para tomar conciencia, para interpelar a los asesinos y a sus colaboradores necesarios, es un recordatorio del daño infligido y del dolor vertido. Un reclamo de solidaridad activa, de coraje cívico, una prueba de que vamos a terminar con el terrorismo.

En las víctimas se encuentra la esperanza de un futuro diferente. Nos rebelamos hoy aquí contra la amnesia y la infamia para intentar ponernos a salvo de nuestro miedo y denunciar la cobardía moral, la complicidad de los que han justificado o comprendido o relativizado, y hoy todavía siguen haciéndolo, tanto crimen abominable, y solicitar una vez más el amparo del Estado de Derecho, de sus pactos democráticos y las leyes consensuadas que nos protegen y defienden ante los bárbaros. En la dignidad de las víctimas, en su defensa de la democracia, en su no claudicación y en su resistencia y tenacidad se encuentra en gran medida la dignidad de la sociedad vasca.

Esta obra es también un no a ETA y a sus cómplices, un no a la limpieza ideológica que nos ataca, nos hiere y nos ofende como seres humanos y como ciudadanos vascos, un no a la dictadura del terrorismo. Defendemos una sociedad vasca plural libre del miedo y de la ira de los totalitarios, somos la voz que representa este monumento, de los seres queridos que nos arrebataron y de todos aquellos que injustamente se sienten atacados en su libertad física e ideológica.

Las cientos de familias de víctimas a las que representa el Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco reivindicamos que en cada ciudad y pueblo de Euskadi, especialmente donde el terrorismo haya asesinado a un ser humano, se erijan obras conmemorativas. En recuerdo. Ojalá este monumento y todos los que se crearán sirvan para neutralizar a los bárbaros, para conseguir una sociedad abierta, ni impositiva ni tirana, una sociedad donde no tengan cabida el fanatismo y la legitimación del terror.

Emplazamos a la sociedad y a sus representantes políticos a que escuchen este grito de dignidad y resistencia. Porque jamás conseguirán que olvidemos, porque sin memoria, sin verdad y sin justicia jamás seremos libres.

El nacionalismo es el conflicto
Enrique de Diego Libertad Digital  11 Julio 2002

En el tupido bosque de los periclitados dogmas –estrictas estupideces- del nacionalismo, hay uno que se reitera con énfasis garbancero y que sería la justificación práctica de las paridas nazis del conjunto: hay un conflicto. El problema de los dogmáticos –y los nacionalistas vienen de colgar la sotana o de monagos- es que en vez de cuestionar sus ideas con espíritu crítico, a la vista de la realidad, tratan de conformar a ésta a sus tópicos de partida, a sus a prioris. Por eso son tan conflictivos.

Los nacionalistas han asesinado a casi un millar de personas inocentes para que ese dogma tenga virtualidad. Como ellos están instalados en el conflicto, tratan de promoverlo, sobre la vida de personas, que sólo han querido vivir en paz. En vez de tomar valerianas, pegan tiros en la nuca.

En el País Vasco, de hecho, no hay más conflicto real que el nacionalismo. No hay otra restricción de la libertad personal que la que provocan los nacionalistas, pues el terrorismo es nacionalista y forma parte de la estrategia común, como Ibarretxe acaba de mostrar sin ambages. Ahora el conflicto quiere liderarse desde el propio Gobierno vasco. En la tradición peneuvista, el gobierno quedaba como el ámbito de lo pragmático, de los pecados veniales, pero ahora Ibarretxe asume las esencias iluminadas, el cúmulo de prejuicios aldeanos. Éste Milosevic de pega, este Sharon de cuarta, y este Arafat con boina, se va a presentar en Europa a la búsqueda de su txoko, invadiendo Navarra y conquistando tres departamentos franceses, para imponer el euskera como única lengua, proscribir el castellano y eliminar moral, y por la experiencia, físicamente, a los constitucionalistas. Y como los demás son tontos, ante estas supremas inteligencias aranistas, detractoras del baile agarrao y partidarias de las leyes viejas, estos tertulianos del Ku Klux Klan euskérico piensan que los demás se van a dejar. Venga, hombre.

Por supuesto, en España la política ha sido el arte de ceder el máximo posible. Pero ya no queda nada que ceder. Ni los boinas rojas van a entrar en Madrid, porque eso ya no se lleva, sean cuales sean los traumas del exclaustrado Arzalluz.

Los nacionalistas van a crear un conflicto, para justificar su dogma. Pero no hay nada nuevo bajo el sol. El conflicto lo llevan generando irracionalmente durante décadas, incluso durante un siglo. ¿Cómo van a exportar los empresarios vascos del Euzkadi nazi de Ibarretxe? ¿Quién va a comprar los frigoríficos de la Corporación Mondragón? ¿O quién va a entrar a comprar en Eroski? El Grupo Correo en un editorial memorable ha calificado el zapatismo estulto de Ibarretxe de “error histórico”. Ya era hora. La sociedad civil vasca debe de una vez darse cuenta de que el conflicto es el nacionalismo, de que el País Vasco podría ser un lugar agradable sin los complejos de culpa de los inmaduros nacionalistas. Ha llegado el momento de decir de verdad basta ya a las chorradas nacionalistas. Con el imperio de la Ley y con toda la superioridad moral e intelectual, frente a quienes ni han asumido la Ilustración. Reaccionarios de siempre. Integristas de tomo y lomo. Folclóricos solidarios con sus matones. Porque los matones son nacionalistas, una ideología que chorrea sangre.

Aznar y Maquiavelo
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 11 Julio 2002

Robert D. Kaplan podría haber incluido a José María Aznar en la relación de políticos maquiavélicos que hace en «El retorno de la Antigüedad», no sólo por los métodos que está aplicando en su estrategia contra los nacionalismos sino en la reconversión de la derecha española y en la forma de dirigir el PP.

Como sabemos, para el maquiavélico la política no es virtuosa si no es eficaz, del mismo modo que los buenos resultados, para ser tales, deben tener la aprobación moral. Kaplan pone como ejemplo a Isaac Rabin, que, después de haber sido rechazado por los progresistas norteamericanos a causa de la crueldad con la que trató a los palestinos, se convirtió en un héroe y no sólo por haber sido asesinado. La eficacia debe terminar siendo virtuosa.

José María Aznar se inscribe, digo, en esta recuperación del maquiavelismo como concepción de la política, que, por supuesto, nada tiene que ver con la identificación de aquél con prácticas engañosas y mezquinas. Por lo contrario, supone toda una moral. Así, Aznar construye con mano dura el partido y luego se retira. Él mismo se asegura la eficacia y la virtud. En la estrategia contra el independentismo vasco, la brutalidad de ETA le puede permitir unos márgenes amplísimos en la búsqueda de la eficacia porque justamente siguió un camino completamente distinto al de Felipe González: el GAL le hizo perder la aprobación moral porque justamente el terrorismo de Estado llevaba a la ineficacia. Y donde aparece con gran claridad su sentido maquiavélico de la política es en su distinción -puramente práctica- entre el nacionalismo catalán y el vasco. Ha pospuesto el enfrentamiento con Pujol y Maragall para entregarse a la batalla en el País Vasco aun cuando a nadie se le oculta que ésta concierne también al nacionalismo catalán como ideología. Su apoyo parlamentario a CiU no es una cesión, responde a una división del trabajo y la prueba de ello es que ésta puede gobernar ciertamente pero con una sangría de votos. En definitiva, nadie utiliza contra Aznar lo que parece una clara contradicción. Todo dependerá del resultado final, al menos el del País Vasco.

Este sentido maquiavélico de la política se ha puesto de manifiesto de un modo muy evidente con la elección de Gallardón como candidato a la Alcaldía de Madrid. Los ciudadanos lo han entendido muy bien y por eso se habla de la gran jugada de Aznar. No es interpretada como una cesión suya ante alguien que le hizo una faena imperdonable -a él y al PP- sino como una jugada que termina convirtiendo en beneficio propio la traición del otro. La aproximación a Gallardón es la aceptación de la política como arte dirigido a la conquista del poder. Supone una concepción laica de las relaciones humanas y una asunción del riesgo. Aznar obliga a Gallardón no a un acto humillante sino a una opción brillante, la única que le queda además, y de esta manera Aznar reconquista para su partido todo el terreno que aquél había ganado para su persona en el campo contrario. Al restaurar la figura de Gallardón ante la militancia del PP lo hace con ventaja para el partido. De este modo la eficacia de la jugada queda coronada por la virtud. En la operación no aparece interés personal alguno de Aznar; por el contrario, éste actúa por encima de sus pasiones personales.

Este episodio viene a demostrar una vez más las diferencias entre Aznar y González. Desde la caída de Boyer hasta la entrega a los nacionalismos, González sacrificó en su propio beneficio los objetivos socialdemócratas y la soberanía nacional. Aznar es todo lo contrario: renuncia a sí mismo por la reconversión de la derecha y la dignidad nacional. Busca la eficacia y se le da, por añadidura, la virtud.

La oposición
Por JAIME CAMPMANY ABC 11 Julio 2002

Como así, tan pronto, es imposible criticar al Gobierno, que todavía no ha terminado de salir de madre, hay que volver la vista a la oposición. ¿Qué va a decir ahora Zapatero en el debate del «estado de la Nación»? Por lo pronto será necesario palmear a Caldera, Rubalcaba y los añadidos para la parida parlamentaria. «Hala, majos, deprisa, volando más que corriendo, a arreglar el discurso, que este ya no vale». Hacer la crisis del gabinete cuatro días antes del debate y con un fin de semana por medio supone, no ya recrearse en la suerte, sino una crueldad de recochineo.

«La crisis demuestra el fracaso de la política de Aznar», ha venido a decir Zapatero al enterarse del baile. Pues, hombre, Zapatero, no sé. Yo creo que como siga usted haciendo esos diagnósticos, casca el enfermo y se le queda entre las manos. Más le valdría contemplar su propio partido y pensar que quizá tenía razón Felipe González cuando le dijo que el socialismo actual no tiene proyecto. Si eso es así, el único fracaso de la política de oposición ha sido el fracaso de la huelga general, porque otro proyecto no se le conoce.

Motivos para criticar al Gobierno de Aznar, sobre todo en esta última etapa, haberlos haylos. Hace poco, aquí mismo se señalaban algunos, aunque a unos se les pudiera coger por los cuernos y a otros por el rabo, como a las moscas del dicho. Pero para buscar fracasos es necesario ir a lo concreto y puntual, porque la política, lo que es la política en general, goza de buena salud. La única dolencia preocupante es la del País Vasco, y esa no pertenece a la actuación del gobierno de Aznar. Viene de lejos, tuvo su etapa negra durante los gobiernos socialistas, y ahora, a medida que el terrorismo se hace cada vez más difícil, crecen los desafíos civiles a la autoridad del Estado y los embates contra las reglas del juego político y contra la democracia. Prueban con la desobediencia civil. Los secuaces del «jesuita ejemplar» están forzando una respuesta violenta del Estado. En el tratamiento del problema vasco no hay fracaso político. Hay límites legales. Los socialistas no lo entendieron, pero es así.

Se puede hablar de fracaso de «comunicación». El Gobierno no «vende» bien su mercancía. Pero para eso ya tiene a la oposición. Cada vez que la oposición lanza una crítica aparatosa y rimbombante contra el Gobierno, el gentío comprende que se trata de una falsedad y en el mejor de los casos de una jocosa exageración, y reacciona a favor del Gobierno. Ya comprobaremos en las próximas urnas los votos que la huelga general le ha proporcionado al Partido Popular. Como Zapatero se empeñe el próximo lunes en afligir al Congreso con las graves desgracias que ha traído el Gobierno popular, el gentío termina convencido de que Aznar es incluso simpático.

Elegía de la víctima de Eta
Iñaki EZKERRA La Razón 11 Julio 2002

Nueva versión del poema de Martin Niemöller sobre la insolidaridad atribuido tradicio- nalmente a Bertolt Brecht o de cómo aún se respeta al terror que usa etiqueta de izquierdas:

Persiguieron la ikurriña. Yo no era nacionalista. Pero recorrí los pueblos de Euskadi gritando por la legalización de esa bandera.

Hubo dictadura en Chile. Yo no era chileno. Pero me manifesté contra Pinochet.

Hubo dictadura en Argentina. Yo no era argentino. Pero me manifesté contra Videla.

Hubo represión en Cuba contra los homosexuales. Yo no era cubano ni homosexual. Pero firmé manifiestos contra Fidel.

Hubo represión racial en Sudáfrica. Yo no era negro ni sudafricano. Pero clamé contra el «apartheid» y por la libertad de Nelson Mandela.

Hubo una Generación Beat en Norteamérica. Yo no era norteamericano. Pero leí y aplaudí con fervor a los beat.

Hubo una Revolución de los Claveles. Yo no era portugués. Pero me solidaricé con Portugal y llevé un clavel rojo en la mano.

He abrazado todas las causas que creí justas. Me pasé la juventud y me he tirado la vida manifestándome por todas las buenas y nobles causas del Globo habidas y por haber.

Ahora vienen a por mí y en todos esos sitios no me responde más que el silencio y la voz de una distancia insalvable.

Y en todos esos lugares no se manifiesta nadie ni lanza una señal ni dice una palabra por mí.

Postdata:

Y por satisfecho puedo darme si las asociaciones de Derechos Humanos y las oenegés pacifistas y Amnistía Internacional y las Madres de la plaza de Mayo y Rigoberta Menchú y los demás Premios Nobel de la Paz que dan conferencias y Oke, el chico negro de Izquierda Unida que está al frente del Departamento de Inmigración en la Consejería de Bienestar Social del Gobierno Vasco en compañía de Madrazo, se limitan a guardar silencio y no van también contra mí.

La traición
MARTIN PRIETO El Mundo  11 Julio 2002

La más extravagante crisis de Gobierno que hiciera Aznar palidecería ante el rumbo secesionista del PNV y sus aliados, ETA incluida a través de Batasuna. Las relaciones con Marruecos o con las centrales sindicales, el paro, la crisis pesquera, el empuje inmigratorio, la inflación y el Dómine Cabra que se sentara a la mesa del Consejo de Ministros, son florecillas del campo junto a esta renovación del Pacto de Estella entre ETA y quienes se consideran demócratas como el PNV, EA, o los comunistas vascos decididos a enterrarse bajo el marxismo-leninismo nacionalista y etarra, doble estupidez.

El PNV bajo su actual dirección, es tan demócrata como la General Motors;-en nada molestará a la multinacional la calificación democrática y hasta convendrá a su imagen pública, pero para ella es cuestión ancilar siendo lo sustancial la fabricación y venta de vehículos con el mayor beneficio posible. El Partido Nacionalista Vasco también ve a esa vieja que pasa llorando, que es la patria vasca desolada por el abandono de sus hijos, y socorrerla es el objetivo fundamental, siendo la democracia un arabesco lateral.

Por la patria en peligro se mata, o se deja matar; y mucho más cuando de lo que se trata es del nacimiento de la patria-nación, idea salida de la imaginería popular como una remota leyenda rural incomprensible pero de raíces vigorosas. Es falsa esa doble alma que se le supone al PNV; sólo es hipocresía, tácticas y estrategias al servicio de la creación de un Estado entre España y Francia forzando Alava, anexionando Navarra y deglutiendo los departamentos galos de los Pirineos Atlánticos, finalidad para la que se ha situado al otro lado de los demócratas y en connivencia con los terroristas, porque democráticamente el objetivo no es ni teóricamente enunciable. El sueño corregido y aumentado de un orate como Sabino Arana sólo es entendible entre la muerte y una extrema postración de España.

No será ésta la primera traición y disparate del PNV, que rindió sus gudaris en Santoña a las tropas de intervención italianas durante la Guerra Civil como si las camisas negras de Mussolini fueran menos fascistas que las huestes de Franco. El caso es que perdido el territorio de Euskal Herria ya la contienda les daba igual, y un ardite la defensa de la legalidad republicana y la buena o mala democracia derivada de ella. Luego se pasaron la posguerra mundial mendigando a la CIA en el supuesto de que entre Estados Unidos y el Vaticano iban a crear un pequeño Estado nuevo en el Cantábrico. Traicionaron a la IIRepública de la que eran hijos y traicionan ahora a esta monarquía a la que deben el mayor autogobierno de su historia; y lo hacen del brazo de los funebreros que reparten ataúdes, sin cuya cosecha de sangre no serían nadie ni habría problema vasco. Los socialistas vascos se podrán preguntar: ¿Y para esto hemos sustituido al hijo de Redondo por el hijo de López Albizu?

Un águila entre la niebla
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 11 Julio 2002

Para una vez que Yosuyón va al teatro, se metió en la obra de Chicho Ibáñez Serrador, y se quedó tan prendado que al salir de la representación redactó la estrategia del PNV denominada «operación aislar a Europa». A saber: Las primeras competencias que serán asumidas de forma inmediata por el País vasco serán las de la Legión. Una vez nombrado Yosuyón jefe de los acuartelamientos, se procederá a la invasión inmediata de Melilla, operación que demorará unos veinticinco minutos, aproximadamente. Embutida Melilla como octavo territorio histórico vasco, se dejarán invadir por el Sahara dos días después, asunto que desvela el por qué del último viaje de Ibarretxe. Siendo los saharauis dueños del País Vasco, se procederá al aislamiento de Europa por el Norte de la península Ibérica y por el Norte y Noreste de África, momento en que se aprovechará para invadir las Canarias con un frente de saharauis y subsaharianos en barcazas, táctica que estará resuelta en ocho días más.

Anexionadas las Canarias como décimo territorio histórico, serán lanzadas pateras hacia las Baleares, de modo que el País vasco rodee a lo que aún será llamado «el Estado». En aviones de la Legión, cincuenta mil hombres entrarán por el Sur de Portugal, país que negociará la paz a cambio de declarar la guerra a España, que tiene ganas desde que los bancos españoles compraron la mitad de Lisboa. Dos meses después, aislado y aturdido, Aznar se rinde. Los saharauis jurarán fidelidad a Ibarretxe bajo el árbol de Gernika a cambio de collares con cuentas de bisutería brillantes, momento en que Ajuria Enea proclamará que ya tiene todas las competencias que le faltan.
!Qué listo es Yosuyón! ¿Cómo se parece al protagonista de la obra de Chicho!

De Ermua a Lasarte
PATXO UNZUETA El País 11 Julio 2002

El 10 de julio de 1997, a las 15.30, Miguel Ángel Blanco, de 29 años, concejal del PP en Ermua, fue secuestrado por un comando de ETA. Dos días después, el 12 de julio, al cumplirse el plazo de 48 horas del ultimátum, su cuerpo agonizante era encontrado en las inmediaciones del caserío de Miracampa, en Lasarte. Mañana se cumplen cinco años.

Los autores del secuestro y asesinato fueron, según el auto dictado por la Audiencia Nacional, Javier García Gaztelu, Txapote, José Luis Geresta e Irantzu Gallastegi. Los tres se habían alojado en el piso del ex concejal de HB en Eibar Ibon Muñoa, quien reconoció ante la policía haber facilitado a los miembros del comando datos sobre tres compañeros suyos de corporación, miembros del PP. Cuando, en otoño de aquel año, volvió a ver a los activistas, Muñoa les hizo saber que consideraba un error el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Txapote, que pronto se convertiría en uno de los principales jefes de ETA (hasta su detención en Anglet, el 22 de febrero de 2001), le respondíó, según se recoge en el auto, que tendría que pasar un año para que se vieran los resultados.

Un año después, ETA había asesinado a otros cinco concejales, y los partidos nacionalistas habían suscrito con esa organización un pacto secreto que abría paso a una tregua. Pero también se había producido la mayor movilización ciudadana contra la banda, y en unas condiciones que hicieron temer al PNV que una derrota de ETA lo fuera también del nacionalismo en su conjunto: 'Días después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, centenares de militantes del PNV nos reunimos en asamblea' -escribía uno de ellos, el historiador Koldo San Sebastián, el 24 de julio de 2001- 'para ver cómo afrontábamos la brutal campaña mediático-política que se había desatado contra nosotros. En las asambleas se produjeron momentos muy tensos. Había quien pensaba que, efectivamente, sin ETA nos convertiríamos en una fuerza vulgar (...) Se vivieron los momentos más críticos desde 1936'.

Ese temor explica el pacto del nacionalismo democrático con el nazismo etarra: el plasmado en Lizarra y el que esta misma semana, cuatro años después, preside el desafío rupturista, con ultimátum incluido, con que un PNV en plena huida hacia el abismo intenta responder a la posibilidad de ilegalización del brazo político de ETA. Tras la tregua, el brazo militar ha asesinado a otros siete ediles del PP y PSOE, y sus cuadrillas de acoso han seguido sus ataques contra concejales no nacionalistas, buscando su renuncia. De los 242 concejales socialistas elegidos en 1999, han dimitido 19: el 8%.

El ataque sufrido por Ana Urchueguía, alcaldesa socialista de Lasarte, hace tres semanas, expresa de manera condensada los efectos de ese pacto de sangre entre los dos nacionalismos: el acoso a un cargo público por parte de una jauría que lanza objetos e insulta a gritos -fascista, asesina-, sin que intervenga la policía ni surja de entre el público nadie que le defienda. O, días después, la imagen de Urchueguía y los demás concejales del PSOE, que tiene mayoría absoluta en el municipio, sin poder salir al balcón del ayuntamiento, según es tradición en vísperas de San Pedro, ante la actitud agresiva de una parte de los vecinos; mientras tanto, los concejales nacionalistas, incluyendo los dos de Batasuna, saludaban desde otro balcón. El socialista Ramón Jáuregui ha revelado estos días que la Ertzaintza ofreció a la alcaldesa intervenir contra los agresores, pero advirtiendo de que tendría que practicar detenciones; según Jáuregui, fue la propia Ana Urchueguía quien decidió evitar esa situación, convencida de que supondría arruinar las fiestas del pueblo.

La mayoría acogotada por la minoría audaz, la falta de autoridad de las instituciones, el chantaje de que sólo hay tranquilidad si mandan los nacionalistas: todos los elementos del drama vasco se concentran en esas dos imágenes. Incluyendo el que más recuerda a lo ocurrido hace 70 años en Alemania, que no aparece en las fotos, pero sí en una tira publicada hace más de 20 años por el dibujante Juan Carlos Egillor como metáfora de lo que ya comenzaba a ser Euskadi: un payaso trata por todos los medios de hacer reír al público; los espectadores, sin embargo, están cada vez más enfadados. El payaso, desesperado, saca un revolver y se vuela la cabeza. En la última viñeta se ve al cómico muerto en medio de un charco de sangre mientras el público ríe, por fin, a grandes carcajadas.

Consumatum est
JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA/ El Correo 11 Julio 2002

No ames decirlo todo. Deja un espacio para la imaginación. Sugerir es el arte». El nacionalismo gobernante parece estar siguiendo al pie de la letra el consejo del poeta. La ponencia sobre autogobierno que, sin lugar a dudas, se aprobará el viernes, abstención de Batasuna mediante, ha abierto de par en par las puertas a la libre interpretación.

La oposición ve en ella un paso más -irreversible, esta vez- hacia la ruptura con el Estado por la vía del desbordamiento unilateral del marco constitucional y la repetición mejorada del Pacto de Lizarra. El nacionalismo, con el lehendakari a la cabeza, se afana en asegurar que no hay en ella nada más que la exigencia de que, tras veintitrés años de continuado fraude, se cumpla, por fin, la legalidad estatutaria. «¿Qué hay de malo en ello?»

También los compañeros elegidos para este viaje de incierto destino han quedado en la más absoluta indefinición. La abstención de Batasuna -rebate, incómodo, el nacionalismo la acusación de pacto lanzada por populares y socialistas- es pura casualidad. «Batasuna puede hacer lo que le venga en gana. Nosotros, a lo nuestro», vino a decir el otro día, como respuesta a tanta infamia, el portavoz del Gobierno.

Y, por fin, tampoco se sabe muy bien cuál es el objetivo último de todo este montaje con apariencia de estratégico. Para unos se trataría, lisa y llanamente, de la independencia; otros, en cambio, más incrédulos y, sobre todo, más hechos al amago nacionalista, sólo ven en ello un movimiento táctico para negociar, desde una posición de fuerza, un nuevo status político-jurídico más ventajoso que el del actual Estatuto; unos pocos -los más imaginativos, sin duda- se atreven a sospechar que están fraguándose en la trastienda acontecimientos tan importantes como la definitiva retirada de ETA, la anulación, por la vía de los hechos, de la amenaza de ilegalización que pende sobre Batasuna y el feliz amanecer de un futuro en paz, concordia y libertad. ¡Amén!

Todo es, sin embargo, mucho más claro de lo que a primera vista parece. El programa con que el lehendakari se presentó a las elecciones del 13 de mayo de 2001 incluía todo lo que el viernes va a aprobar el Parlamento. Se trata, por tanto, de cumplir el programa. Palabra de vasco. Ni trampa ni cartón. Los seiscientos cinco mil votos pasados que se cosecharon aquel día no cayeron en saco roto. Todo estaba escrito; todo se ha consumado. En adelante, una vez puesto todo a recaudo del Parlamento, «el pueblo vasco será lo que el pueblo vasco decida». ¿Lo adivina usted ahora? Pues eso: la gallina.

Ibarreche declara «entidad de utilidad pública» a la asociación AEK, que Garzón vinculó a Eta
La coordinadora de euskaldunización gozará de exenciones, bonificaciones y subvenciones
AEK, coordinadora de alfabetización y euskaldunización, se dedica a la enseñanza del euskera entre los adultos. En noviembre del año 2000, el juez Baltasar Garzón imputó a diecinueve miembros de AEK por pertenencia a la banda Eta y fraude. Ahora, el Gobierno vasco ha decidido declarar a la asociación «entidad de utilidad pública», lo que implica que gozará, según la Ley de Asociaciones del País Vasco, «de las exenciones, bonificaciones, subvenciones y demás beneficios económico fiscal y administrativo que en cada caso se acuerden», algo que ha provocado la ira de PP y UA.
Diego Mazón - Madrid.- La Razón  11 Julio 2002

En noviembre del año 2000, el juez Garzón imputó a diecinueve miembros de AEK por pertenecer a Eta y por defraudar a Hacienda más de 1.500 millones de pesetas. En varios autos pasados, el magistrado vinculó a la coordinadora de alfabetización y euskaldunización, que se dedica a la enseñanza del euskera entre los adultos, con el entramado financiero de Eta. Ahora, con un «cuadro» de responsables distintos al frente de dicha asociación, el Gobierno vasco ha decidido declarar a esta coordinadora «entidad de utilidad pública», lo que reportará a AEK importantes beneficios.

Según se recoge en la Ley de Asociaciones del País Vasco, en su artículo 22, «las asociaciones declaradas de utilidad pública gozarán de las exenciones, bonificaciones, subvenciones y demás beneficios de carácter económico, fiscal y administrativo que en cada caso se acuerden», lo que deja abierto a un futuro acuerdo la cantidad de dinero y de ayudas que la asociación recibirá cuando el Gobierno vasco apruebe por ley su nueva condición. Hasta el momento, la coordinadora recibía del Gobierno de Ibarreche un total de novecientos millones de pesetas en subvenciones, según cifras de la oposición.

Esta declaración, que aún no ha sido publicada en el boletín oficial del País Vasco, se debe realizar «mediante Decreto acordado en Consejo de Gobierno». El anuncio se produce poco después de que el propio juez Garzón procediera al bloqueo de las cuentas de Batasuna, y justo antes de la última sesión del Gobierno vasco, que se celebrará el viernes y tendrá como tema único la autodeterminación, lo cual cierra las puertas a los demás partidos a un posible control parlamentario de la medida hasta septiembre.

Para que AEK haya obtenido su nuevo estatus, ha necesitado presentar avales de de diferentes organizaciones que acrediten su labor, como Euskaltzaindia, la federación de ikastolas, la revista Argia o Topagunea.

La coordinadora cuenta actualmente con unos 15.000 alumnos repartidos en 150 euskalteguis o centros de aprendizaje de euskera. El gobierno vasco ha decidido declarar a la coordinadora «de utilidad pública» por sus veinte años de dedicación a la recuperación del euskera.

Las reacciones a la decisión del Ejecutivo de Ibarreche de dotar a AEK con este nuevo rango no se han hecho esperar. Unidad Alavesa emitió un comunicado en el que aseguraba que «el acuerdo en el Consejo de Gobierno vasco declarando a AEK entidad de utilidad pública es un giro más de tuerca en el proceso de afianzamiento del Acuerdo de Lizarra en su versión actual en la que se reforzará con toda certeza al tinglado político y cultural que rodea a Eta». Siempre según la formación alavesa, «resulta unamuestra más del apoyo económico y político que se pretende dar a quienes rodean a los enemigos de la paz, de la democracia y de la libertad». Además, UA denunció «el progresivo giro hacia la batasunización del Gobierno de Ibarreche».

Por su parte, el Partido Popular ha expresado su indignación por la medida y ha anunciado que tomará medidas como «una iniciativa parlamentaria para pedir explicaciones», solicitarán la comparecencia de la consejera de Cultura y tratarán de recurrir este hecho basándose en el estado en que se encuantran los autos de Garzón.
Fuentes del PP vasco calificaron la medida de «vergüenza e indignidad», y denunciaron que «AEK forma parte del entramado de Eta y Batasuna, sirve a través del volumen de dinero que maneja para liberar a muchas personas que trabajan en el entorno radical» y que «el PNV pretende dar un espaldarazo al mundo radical» con esta medida, ya que «el Gobierno vasco ha duplicado las ayudas a AEK en los últimos tres años». Por último, calificaron la declaración de «agravio a otras asociaciones que sí que responden a estas características de entidad de utilidad pública ».

La indignación de ambas formaciones políticas se basa especialmente en la condición expresada por Garzón en autos pasados en los que colocaba a AEK dentro del entramado financiero de Eta.

Redondo propone plataformas cívicas con PP, PSOE y expulsados del PNV
Estas organizaciones sustituirían a los partidos no nacionalistas
El ex secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros, se mostró partidario ayer de elaborar en el País Vasco, con vistas a las próximas elecciones municipales, listas conjuntas en «plataformas para la libertad», que estarían integradas por ex miembros del Partido Nacionalista Vasco, del Partido Popular, del PSOE y de las asociaciones que luchan contra el terrorismo, como son el Foro de Ermua y «Basta ya».
Redacción - Madrid.- La Razón 11 Julio 2002

El ex secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, apostó ayer por la elaboración en vistas a las próximas elecciones municipales en el País Vasco de listas de «plataformas para la libertad» que representen, «por encima de los partidos», la «suma de voluntades individuales».

«Gente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), algunos que se han ido, otros que han echado, y otros que siguen, gente de 'Basta Ya', gente del Foro de Ermua, y gente del Partido socialista y del Partido Popular sí pueden ir conjuntamente en unas listas en algo que supere el límite de los partidos», concluyó Redondo Terreros.
El ex secretario general de los socialistas vascos indicó que la suma únicamente «del PP y del PSOE» en la elaboración de listas «no da nada», ya que «donde uno está débil, los dos siguen estando débiles», según informó Ep.

Además, se manifestó contrario a hacerle «fácil» al PNV el trabajo con vistas a las elecciones con una invitación a participar en las listas de populares o socialistas. «No puede ser que se le hagan ofrecimientos para ir en las listas de los partidos de PP y PSOE cuando hace tres semanas estuvo en una manifestación con Batasuna», aseveró el ex secrtario del PSE.

Asimismo, el ex dirigente de los socialistas vascos, apostó por ir a las próximas elecciones sin «claudicación» alguna ante «el nacionalismo radical», rechazando la posibilidad de que PP y PSOE se presenten sólo «donde se pueda».

Por otro lado, señaló que la exigencia de realizar la transferencia de competencias desde el gobierno central al vasco impulsada por PNV, EA e IU-EB en el Parlamento de Vitoria representa «un salto cualitativo a peor» en la situación del País Vasco y responde a la estrategia política del PNV, ya anunciada en la investidura del «lendakari» Juan José Ibarreche.

Así, rechazó las opiniones de aquellos que relacionan esta actuación y otras similares únicamente con «cosas de Setién, Arzallus o Ibarreche».

Del mismo modo, Redondo Terreros señaló la conveniencia de que «el Gobierno remodelado»y el Partido Socialista recuerden al tripartito que «por ese camino», el de «superar la legalidad», no van «a ningún lado».

Simpatizantes de Batasuna intentan reventar una concentración de Basta Ya contra las amenazas
EFE Libertad Digital  11 Julio 2002

Simpatizantes de Batasuna han protagonizado momentos de tensión y enfrentamientos verbales con miembros de Basta Ya, al situarse frente a una concentración que esta plataforma ciudadana había convocado en San Sebastián ante una sede de la formación radical y que concluyó sin mayores incidentes.

La protesta de Basta Ya, en la que participó medio centenar de personas, tenía como objetivo denunciar la responsabilidad de Batasuna en las agresiones y amenazas que sufren los ciudadanos y los ediles del PSE/EE y el PP en el País Vasco. En la concentración, que tuvo lugar ante la sede que la organización radical posee en la calle Arrasate de la capital donostiarra, tomaron parte el senador del PP Gonzalo Quiroga y el representante popular en las Juntas Generales de Guipúzcoa José Luis Arrue, así como numerosos ediles de este partido, entre los que se encontraban Lucía Peralta (Rentería), Juan Carlos Cano (Andoain) y Borja Semper (Irún). También tomaron parte en la protesta la diputada del PSOE en el Congreso Elvira Cortajarena, la eurodiputada socialista Rosa Díez, el alcalde de Ermua, Carlos Totorika (PSE/EE), y la concejal de este partido Maite Pagazaurtundua (Urnieta), además de los profesores de la Universidad del País Vasco Gotzone Mora y Carlos Martínez Gorriarán, entre otros.

La concentración comenzó a las ocho de la tarde de este miércoles, cuando los miembros de Basta Ya, algunos de ellos con la cabeza cubierta con capuchas naranjas del mismo color que los uniformes de los presos condenados a muerte en Estados Unidos, desplegaron una gran pancarta con el lema “Basta ya de agresiones. Batasuna culpable” y lanzaron octavillas con la misma leyenda, al tiempo que coreaban gritos contra ETA. Instantes después, varias decenas de miembros de Batasuna, entre los que se encontraban los dirigentes de esta formación Joseba Álvarez, Jon Salaberria e Iñigo Balda, salieron de su sede y se situaron en la acera contraria a la que ocupaban los miembros de Basta Ya, separados por la carretera y un cordón de ertzainas de la Brigada Móvil que rápidamente se interpusieron entre ambas concentraciones.

Los simpatizantes de Batasuna portaban ikurriñas y carteles con la frase en euskera “Stop al fascismo. Democracia para Euskal Herria” y gritaron lemas como “la lucha es el único camino” e “insistir hasta ganar”, que fueron respondidos por los miembros de Basta Ya con consignas como “asesinos”, “nazis”, “ilegalización” y “sin pistolas no sois nada”. El momento de mayor tensión se produjo cuando un integrante de la concentración de Basta Ya se acercó a la de Batasuna para colocar una gran llave de cartón frente a los simpatizantes del partido radical, gesto con el que pretendía recordar la carta intimidatoria que recibió recientemente el edil socialista de Andoain José Luis Vela con una llave de su portal en el interior de la misiva.

En ese instante, algunos miembros de la plataforma ciudadana lanzaron llaves contra los congregados en la acera de la formación abertzale, quienes reprocharon a los agentes de la Ertzaintza que no reprimieran este lanzamiento de objetos, y arreciaron los gritos por ambas partes aunque no se produjeron mayores altercados.

Arenas anuncia firmeza contra el 'desafío' del Gobierno vasco al 'proyecto común de España'
El nuevo ministro tiene previsto entrevistarse con todos los presidentes autonómicos
CARLOS E. CUÉ | Madrid El País  11 Julio 2002

El secretario general del PP y nuevo ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas, entró ayer directamente en su toma de posesión al asunto que, según parece, va a ocupar gran parte de su atención en este departamento: el conflicto del País Vasco. Arenas sostuvo que la democracia española 'tiene una sola amenaza: el terrorismo, desafío que se está trasladando a las instituciones del País Vasco', en clara referencia a la ponencia soberanista del Ejecutivo de Euskadi que aprobará el Parlamento vasco. Además, Arenas anunció que se reunirá con todos los presidentes autonómicos.

El acto que supuso la vuelta de Javier Arenas al Gobierno después de tres años y medio dedicado en exclusiva a la secretaría general del partido, estuvo monopolizado por las referencias al País Vasco. Jesús Posada auguró a su sustituto en Administraciones Públicas tendrá que enfrentarse al constante 'desafío' de los nacionalistas vascos. 'Tú sabrás afrontarlo', le espetó a Arenas.

Éste recogió enseguida el guante y tras los agradecimientos de rigor al ministro que cesaba en el cargo y que volverá a su condición de diputado por Soria, entró de lleno en el asunto. Primero rindió Arenas un homenaje a los concejales de Euskadi que 'ponen en riesgo su vida por defender la Constitución y el proyecto común de España'. Y defendió la Ley de Partidos, que el Gobierno pretende aplicar contra Batasuna, porque 'va a quitar el disfraz a los violentos'.

Enseguida hizo una declaración de mayor contenido político: situó al Gobierno vasco, formado PNV, EA e IU, junto a ETA al decir que el desafío que plantea la banda terrorista se está 'trasladando a las instituciones'. 'Es nuestra responsabilidad enfrentarnos a ello', concluyó.

Respecto a la gestión de su ministerio, Arenas prometió que se encargará de que en los próximos meses se logre culminar el pacto de financiación local, lo que llamó 'la segunda descentralización'. En este marco, renovó el compromiso electoral de eliminar el Impuesto de Actividades Económicas.

Anunció, además, que solicitará reuniones con todos los presidentes autonómicos, sin exclusión y 'en los próximos días', porque, pese a que el PP defiende 'un proyecto común' para toda España, también sabe reconocer la 'pluralidad' que existe en las distintas comunidades, y que el ministro asegura que quiere conocer de primera mano.

Tuvo tiempo Arenas para una mención en su función de secretario general del PP. Estaba hablando de la importancia de los ayuntamientos y, aprovechando que el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, estaba presente, dijo que 'hace mucho tiempo' éste le había comentado su intención de no repetir como candidato. 'Y así lo ha aceptado nuestra organización', anadió. El rostro de Álvarez del Manzano mostraba descontento con el relevo. Arenas destacó la trayectoria 'envidiable y, a lo mejor, inimitable' del alcalde.

Me quedo
JOSEBA ARREGI / El Correo 11 Julio 2002

Ahora que parece que muchos, o algunos, se marchan. Ahora que algunos han decidido caminar solos. Ahora que algunos, esclavos de sus propias palabras, se han montado no en un tranvía llamado deseo, sino en otro llamado proceso o camino sin meta. Ahora que algunos creen llegado el momento de dejar atrás no sólo a los que han sido acompañantes hasta ahora, sino los tiempos y los lugares de la ambigüedad, del compromiso, de la cesión mutua, de la negociación, en definitiva, de todo lo humano, para ir al espacio y al tiempo de los ángeles y de los profetas, cuyos labios están purificados por los carbones ardientes de Yahvéh, los limpios, los sin tacha, los puros, los inmaculados. Ahora, yo me quedo.

Me quedo en el espacio político comprometido, pactado, y, por eso, lleno de impurezas, y por eso humano. Me quedo en el espacio político que puedo compartir con quienes piensan distinto, con quienes proceden de tradiciones diferentes a la mía. Me quedo en el espacio público que es capaz de albergar sentimientos distintos, identidades variadas. Me quedo en el espacio público que me constituye como ciudadano, sujeto de derechos, libertades y obligaciones, sin exigirme una etnicidad concreta, sin imponérmela, permitiéndome una u otra, apostando por la mezcla.

Me quedo en un espacio político capaz de desarrollar un modelo de ciudadano abierto, capaz de participar en ámbitos lingüísticos, culturales y de tradición plurales, entre los que el euskera y el castellano o español y sus culturas son ejes básicos. Me quedo en un espacio público que responde con bastante adecuación a una historia híbrida, en el que se conjugan permanentemente la afirmación de lo propio con la participación en ámbitos más amplios, de forma que la colaboración a la construcción y en la definición de esos ámbitos más amplios -léase España y su historia- ha sido intensa, en algunos momentos decisiva, para lo bueno y para lo malo.

Me quedo en el espacio definido por los asesinatos de ETA, y a causa de ello, por las víctimas de ETA, que lo son porque defendían y representaban precisamente ese espacio. Me quedo, pues, en el espacio de la memoria de las víctimas del terrorismo, en el espacio de la memoria con significado político. Me quedo en el espacio cuya destrucción ha sido y sigue siendo la prioridad del terrorismo. Me quedo en el espacio político que tanto añoramos, cuya consecución nos llenó de tanto orgullo, que hemos administrado, solos o en compañía, durante tantos años, que se basa en la legitimidad democrática, que nos ha permitido hacer frente a dos recesiones económicas y desarrollarnos económica, social, cultural, lingüística y políticamente.

Y me quedo sabiendo que tendremos que seguir reclamando el cumplimiento de lo previsto, porque es ley, pero sabiendo que es ley en virtud de un pacto, y que lo pactado es preciso desarrollarlo de forma pactada. Me quedo sabiendo que sobre lo pactado pende siempre la amenaza de la unilateralidad, porque lo que no se transfiere no es que no esté en ninguna parte, sino que se ejercita desde el Gobierno central. Me quedo, pues, sabiendo que no sólo tendremos que reclamar el cumplimiento de lo previsto, sino también mecanismos que eviten el unilateralismo que ahora amenaza a lo pactado, cambiando, por ejemplo, la forma de elegir los miembros del Tribunal Constitucional.

Pero me quedo sabiendo también que los tiempos han cambiado, que el proceso de la Unión Europea exige a todos una adaptación, tanto para que ese proceso no signifique recentralización de competencias, como para entender que, probablemente, se ha acabado el concepto de competencia exclusiva, y que, en seguimiento del gran principio liberal del control y la limitación del poder, en adelante la libertad, seguridad y bienestar de los ciudadanos europeos, sea cual sea su apellido, estarán mejor garantizados si la responsabilidad está repartida en todos los niveles.

Me quedo en la Euskadi institucional, en el bienentendido de que una sociedad no institucionalizada deja de existir como tal. Me quedo en la Euskadi en la que convivimos nacionalistas y no nacionalistas, nacionalistas de diversos grados, entendimientos, formas y sentimientos, y no nacionalistas igualmente diversos. Y me quedo no porque esa pluralidad no tenga remedio, aunque otra situación fuera deseable, sino porque es un valor a cuidar y desarrollar, porque en una sociedad así es posible más libertad individual, son posibles formas más diferenciadas y diversas de identidad, siendo el sustrato para ello la identificación con las instituciones abiertas que hacen posible y garantizan esa diversidad y esa mayor libertad.

Me quedo en esta Euskadi institucionalizada porque no quiero ser compañero de viaje a ninguna parte -ni intencionada, ni casualmente, ni bajo la promesa o la esperanza de que con ello compro la entrega de las armas- ni de los que ejercen la violencia, ni de los que la cubren y protegen, ni de los que no la condenan, ni de los que ven en ella la manifestación de un déficit de derechos humanos.

Me quedo en la Euskadi del Estatuto de Gernika, ése al que algunos caracterizan como sietemesino, siempre preferible a lo nonato, que será probablemente la característica de la situación a la que algunos quieren dirigirse. Me quedo en la Euskadi del Concierto Económico, cuya ley ha sido recientemente renovada por tiempo indefinido en condiciones inmejorables para las haciendas vascas, y que ya había sido reforzado en los aspectos normativos referidos al IRPF hace algunos años, en ambas ocasiones estando el Partido Popular en el poder del Gobierno central.

Me quedo, aturdido y perplejo, cumpliendo con creces el requisito formulado por Bernardo Atxaga para los real euskaldunes , es decir, viviendo todos los días varias horas en euskera. Me quedo aportando mi granito de arena dando clase en la universidad en euskera. Me quedo cumpliendo las leyes y esperando que quienes nos gobiernan las cumplan: las leyes, las sentencias de los tribunales, los autos de los jueces, los procedimientos judiciales. Me quedo con todos aquellos a quienes importándoles más su condición de ciudadanos temen quedar desamparados a causa del viaje que algunos parecen querer iniciar.

Me quedo con el convencimiento de que los cambios, los de verdad, los que implican mejora de la sociedad y de sus condiciones de vida, sólo son posible dentro del orden. Con el convencimiento de que fuera del orden no existe cambio, sino caos, y de que en el caos impera la ley de la jungla. Con el convencimiento de que los débiles necesitan, necesitamos, la protección del orden, de las leyes existentes cuando son democráticas, para que quienes siempre están dispuestos a actuar fuera de toda regla, de toda norma, de toda restricción no terminen por aplastarnos definitivamente.

Gravísimo
Juan Luis de León Azcárate/Bilbao Cartas al Director El Correo 11 Julio 2002

Con la abstención calculada y no casual de Batasuna, PNV-EA-IU han sacado adelante el documento Resolución sobre actualización del pacto estatutario , que en el fondo busca la subversión del mismo a través de la atribución ilegal de competencias y, a partir de ahí, la «construcción nacional de Euskadi». Parece que se está preparando el gran teatro donde el nacionalismo va a escenificar, una vez más, su falso victimismo y la ruptura con el resto de España. El apoyo mostrado desde el tripartito a Batasuna en relación a la Ley de Partidos y al auto de Garzón, junto con el lenguaje bélico de Arzalluz, fueron los prolegómenos. De seguirse esta radicalización, mucho me temo que las consecuencias para la ciudadanía vasca sí serán sombrías . Pero el Gobierno vasco debería darse cuenta de que si, cuando le conviene, incumple las leyes, los ciudadanos vascos también podríamos hacerlo. Gravísimo.

Recortes de Prensa   Página Inicial