AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 18 Julio  2002
No existe el derecho de secesión
Enrique de Diego Libertad Digital 18 Julio 2002

Perejil en Arkaute
Enrique Villar Montero  La Razón  18 Julio 2002

Nueva ofensiva autonómica para lograr la gestión exclusiva de los parques nacionales
A. ACOSTA ABC  18 Julio 2002

Iturgaiz acusa al PNV de «encubrir» a ETA y le pide que «abandone los brazos» de la banda
O. B./ I.L./BILBAO El Correo  18 Julio 2002

Basta Ya reclama en Arkaute «libertad de expresión» para los ertzainas
VITORIA EL CORREO  18 Julio 2002

IMPOSTURA REPUBLICANA
ALFONSO DE LA VEGA La Voz  18 Julio 2002

Imprecisiones
Gotzone Mora El Correo  18 Julio 2002

No existe el derecho de secesión
Enrique de Diego Libertad Digital 18 Julio 2002

Existen los derechos personales, pero no los colectivos. Esos esencialismos en nombre del pueblo, esa abstracción tribal, han sido, son y serán las coartadas para los exterminios y los campos de concentración.

No existe el derecho de secesión. No lo contempla, por supuesto, la Constitución española, pero es que no lo contempla ninguna, porque su misma suposición hace metafísicamente imposible la existencia de Constitución alguna.

Cuando nos encontramos ante el riesgo mayor para la convivencia desde que comenzó la democracia en España, conviene recordar el ejemplo de Abraham Lincoln. Éste era contrario a la esclavitud, pero consideraba aún más prioritario mantener la unión. Y la reclamación del derecho de secesión por los estados del Sur era la coartada para tener esclavos.

Con su impronta etnicista y lingüística, el Estado nacionalista vasco que se pretende, implicaría la proscripción del castellano, la asimilación forzada de los constitucionalistas y un proceso de ingeniería social en el que el número de víctimas sería infinitamente superior a lo imaginable. Como muestra, tenemos el terrible precedente de los cerca de mil asesinados por el terrorismo nacionalista.

Sería la ruina para el País Vasco, una sociedad industrial, exportadora, cuyo mercado fundamental es el resto de autonomías españolas o el de otras naciones a través de los acuerdos del Estado español. Sería un País Vasco fuera de Europa, pues en su estúpido enloquecimiento totalitario, no sólo pretende destruir España, también quiere exportar el conflicto a Francia.

Hay mucha gente que ahora mismo, por ejemplo, está dejando de comprar en Eroski. El insulto a la inteligencia de los nacionalistas que, por un lado, te agreden, te desprecian e incluso te matan, y por el otro piensan que la víctima no va a reaccionar, es un error de diagnóstico. Como lo de que la cesión puede ser permanente. Cierto que hasta ahora no se ha hecho otra cosa que ceder, y entonces los chantajistas y sus matones se crecen, pero no parecen percibir –creen que todo el mundo es comprable como los franquistas Polanco y Cebrián– que en esta hora de la verdad la cuestión es que ya no queda por ceder, salvo la nación, la Constitución y la libertad personal. Y esa ya es una cesión nihilista. El suicido que siempre exigen los totalitarios.

Perejil en Arkaute
Enrique Villar Montero es delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma del País Vasco La Razón  18 Julio 2002

El cocinero Karlos Argiñano (espero que disculpe mi atrevimiento al meterle en este berenjenal) es uno de los vascos que hace ya tiempo hizo popular entre nosotros el uso y disfrute de esa planta herbácea vivaz de la familia de las umbeliferas que se cultiva mucho en las huertas por ser un condimento muy usado. Es el perejil, que puede ser el de todas las salsas, de mar, de monte e incluso, de perro. Los vascos, y el resto de la mayoría de los españoles, hemos descubierto, en este traicionero mes de julio ¬por lo del frío intempestivo y a deshora¬ que, prácticamente cosido a la costa de Marruecos, existe un islote por mejor nombre Perejil.

Andábamos los vascos, por aquello de ir centrándonos, removiendo nuestras tradicionales salsas, perejileando con las transferencias, las soberanías y los negros presagios sobre los amigos de los terroristas: me refiero a los de Batasuna, a su ilegalización y a la inmovilización de sus dineros. Se afanaban, por otra parte, los vecinos del sur (no me refiero ni a burgaleses ni a riojanos) en olvidar su pobre presente con las celebraciones organizadas con motivo de la boda de su monarca, cuando un grupo de valientes gendarmes de Marruecos, dirigidos por un comandante, desembarcaba en el desde ahora famoso islote, deshabitado y yermo, y montaban un pequeño campamento a la sombra de su correspondiente bandera.

Poniendo la situación negro sobre blanco, un grupo de policías, con todo lo que esta definición acarrea, afronta desde ese momento su labor diaria bajo una enseña izada donde no corresponde, saltándose a la torera todos los tratados internacionales, burlando la Ley.

En la Academia de la Ertzaintza, la policía autonómica vasca, ocurre algo similar si se me perdona la comparación.

Sin querer ofender y aún a riesgo de dar más motivos al diputado Anasagasti para recordarme en próximas tribunas, en próximas homilías dominicales, no puedo evitar poner sobre el papel lo curioso del paralelismo.

En Arkaute, en el centro de la Llanada alavesa, gracias a la Constitución y al Estatuto de Autonomía, se ha formado a los agentes de una policía que constituye uno de los pilares sobre los que se asienta la autonomía vasca. Se ha preparado en el conocimiento y el respeto a la Ley a los funcionarios encargados de hacer cumplir. Pues bien, en Arkaute, lo mismo que en el islote de nuestros desvelos, donde más énfasis debería ponerse, no se cumple con la Ley. La Directora de la Academia no está dando muy buen ejemplo.

No es que le importe poco lo establecido por la Constitución, ni por la ley 39/1981 que regula el uso de las banderas sino que más bien parece resbalarle la Proposición no de ley de 10 de noviembre de 2000 por la que «el Parlamento vasco insta al Gobierno vasco a que en todos sus edificios públicos coloque de inmediato, junto a la ikurriña, la bandera de España, en el lugar que protocolariamente le corresponde, al objeto de cumplir con la legalidad vigente».

En Arkaute, en su solitario mástil, y tras un periodo de indefinición en el que primero ondeó la bandera del cuerpo y luego quedo vacío, dudoso, se despliega por fin a los vientos soberanistas, sin molestas compañías, la bandera de la Comunidad Autónoma, la ikurriña. Aquellos, los gendarmes marroquíes «invaden» áridos peñones y distraen la atención del pueblo soberano. Aquí ciudadanos españoles, siento la crudeza, representantes del Estado y de la administración se saltan las leyes a la torera con orgulloso afán.

Tiene de todas formas la directora de Arkaute buenos maestros. Similares incumplimientos son ya legendarios en la residencia de nuestro lehendakari, en Ajuria Enea, y en la sede del Parlamento vasco en Vitoria. Ambos, como antes sus antecesores, se han limitado a remitir un sobrio acuse de recibo ante las peticiones formuladas desde la Administración del Estado.

En todo caso, el ilegal asentamiento humano de Perejil (no tengo noticias sobre el futuro del rebaño de cabras que por allí pace) ha durado poco y el Gobierno de España, a través de los medios que tiene a su disposición y con el apoyo de la comunidad internacional, ha restablecido la normalidad. Aquí, al norte, mientras la eficaz actuación policial sigue, paso a paso, inexorable, desmantelando las estructuras del terror, el Congreso de los Diputados, la voluntad popular, faculta al Gobierno para adoptar las medidas que resulten necesarias a fin de garantizar la legalidad constitucional y estatutaria en el País Vasco, impulsando todas las acciones conducentes al mejor cumplimiento y desarrollo del Estatuto. No a través de órdagos ni amenazas, sino del diálogo entre ambos gobiernos, en el marco institucional. ¿Podrían las autoridades nacionalistas dar una muestra de buena fe y cumplir la Ley?

Nueva ofensiva autonómica para lograr la gestión exclusiva de los parques nacionales
A. ACOSTA ABC  18 Julio 2002

A la espera de que el Constitucional se pronuncie sobre el recurso presentado por Andalucía y Aragón a la ley de 1997 que recoge la gestión compartida en los parques nacionales, el Gobierno aragonés vuelve a reclamar la competencia exlusiva sobre Ordesa. Los ecologistas creen que no le mueven criterios conservacionistas, sino políticos y económicos.

MADRID. Después de la batalla contra el Plan Hidrológico Nacional, que ahora se desarrolla en las instituciones europeas en torno a la financiación que podría recibir el proyecto, el Gobierno de Aragón (PSOE-PAR) ha emprendido una nueva cruzada ambiental. El motivo de la discordia es uno de los espacios que conforman la red de parques nacionales españoles, el de Ordesa y Monte Perdido. Sin embargo, esta vez no está solo. La Junta de Andalucía apoya la postura de Aragón de demandar la exclusividad autonómica en la gestión de los parques nacionales, en contra de la gestión compartida que marca la ley 41/97, que ambas administraciones autonómicas tienen recurrida ante el Constitucional y están a la espera de sentencia.

Esta ley vino a recoger las determinaciones de otro fallo del Constitucional en el año 1995 sobre la ley de 1989 de conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestres en contra de la gestión exclusiva del Estado de los parques nacionales. Sin embargo, el verdadero motivo para ir en contra de la cogestión de estos espacios protegidos no es otro que las propias suspicacias entre unas Comunidades y otras.

El caso de Aigüestortes
Así, el motor de estas pretensiones estaría en que el parque nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en la provincia de Lérida, forma parte de la Red pero la gestión corresponde a la Generalitat de Cataluña. Así lo reconoció a ABC el consejero de Medio Ambiente aragonés, Víctor Longás, para quien «a pesar de lo que dice la ley, en Aigüestortes la gestión exclusiva se está dando de hecho», al tiempo que justifica el volver a retomar esta reivindicación porque desde el Ministerio no se ha respondido a esta cuestión (esperan la sentencia del Constitucional), que ha planteado en varias ocasiones en las reuniones del Organismo Autónomo Parques Nacionales.

Sin embargo, la diferencia está en que a pesar de que Aigüestortes fue declarado parque nacional en 1955, las competencias exclusivas que en materia de espacios naturales corresponden a la Generalitat le permitieron mantenerse fuera de la Red estatal que se creó en 1989 y no fue hasta 1997, después de la sentencia del Constitucional, cuando pide incorporarse a la red, pero con gestión autonómica exclusiva. La otra diferencia radica en que es el único parque nacional que cuenta con un acuerdo de financiación, tal y como marca la norma de 1997, que recoge la financiación por parte del Ministerio de Medio Ambiente y, previo acuerdo, la financiación por parte de las Comunidades Autónomas. A este marco financiero debía llegarse un año después de la aprobación de la ley, es decir, en 1998. No obstante, y volviendo al caso de Ordesa, el Gobierno de Aragón no ha dado en estos años los pasos en este sentido.

Longás justifica esta situación en que no están de acuerdo con algunas infraestructuras del Parque -como el refugio de Góriz y la pista de Cutas-, con la dirección del Parque, que en su opinión debe recaer en un técnico cualificado de su Comunidad Autónoma, y con que este año se haya reducido el presupuesto para Ordesa «en 100 millones de pesetas, un 26 por ciento menos». Según las cifras del Organismo Autónomo Parques Nacionales, en 2001 se invirtieron en el parque más de 234 millones de pesetas (el quinto que más recibió), además de 122 millones de subvenciones públicas dirigidas a ayuntamientos, empresas y particulares.

Presiones sobre Góriz
Además de estas razones, los grupos ecologistas ven otras políticas y económicas detrás de las demandas del consejero de Medio Ambiente aragonés. En este sentido, Theo Oberhuber, miembro de Ecologistas en Acción y representante de las organizaciones conservacionistas en el Consejo de la Red de Parques Nacionales, defiende la gestión compartida de estos espacios, pues asegura que «nuestra experiencia nos indica que cuando la gestión corresponde a la Administración más cercana al territorio, ésta es más susceptible a presiones». Las presiones que, según Oberhuber, influyen en Ordesa, se centran en la polémica ampliación del refugio de montaña de Góriz. En su opinión, la Federación Aragonesa de Montaña presiona interesadamente para que su empresa «Prames», en la que participa el Gobierno de Aragón, haga «la mayor obra de construcción o remodelación posible».

Un extremo, el de la participación del Gobierno aragonés en «Prames», que no negó Longas pero que, según dijo a ABC, nada tiene que ver con la gestión de Ordesa y sí con «el cumplimiento de la normativa autonómica en materia de refugios». Longás justifica la ampliación de Góriz no sólo en su interés para pernoctar, sino también en los objetivos sanitarios y de asistencia a los montañeros, a los que dijo apoyar en su proyecto. Según Ecologistas en Acción, el proyecto de la Federación de Montaña de Aragón prevé «más que duplicar»las plazas y superficie del refugio.

Un estudio sobre Góriz encargado por Medio Ambiente al catedrático Eduardo Martínez de Pisón considera que el número máximo de plazas debe ser de 80 y la ampliación máxima de la superficie del 70 por ciento, como condiciones para compatibilizar la existencia de Góriz con la conservación de la naturaleza. No en vano, el refugio se encuentra en el corazón del parque, a 2.100 metros de altitud, por lo que los impactos de las actividades humanas son más marcados que en cotas más bajas. Éste debería ser el criterio que primara -que le ha valido a Ordesa el Diploma del Consejo de Europa a la Conservación- y no la vuelta al viejo debate «Ordesa, gestión aragonesa» o «parque nacional, gestión estatal».

Iturgaiz acusa al PNV de «encubrir» a ETA y le pide que «abandone los brazos» de la banda
O. B./ I.L./BILBAO El Correo  18 Julio 2002

Los populares vascos elevaron ayer varios grados, en el fondo y en las formas, el tono de sus acusaciones al PNV. Poco después de que los jeltzales sugirieran que el PP podría estar intentando crear un ambiente propicio para su posible ilegalización, Carlos Iturgaiz dejó claro que su formación no tiene intención de «callarse» y acusó al partido de Xabier Arzalluz de ser «abogado defensor y encubridor» de ETA.

En opinión del presidente del PP vasco, la pretensión de los nacionalistas de recurrir la Ley de Partidos ante el Tribunal Constitucional es la «traca final» que demuestra que los peneuvistas han pasado de «hacerle los deberes» a la banda a directamente «echarse en sus brazos». «Es un verdadero escándalo que en veinte días el PNV haya promovido varias iniciativas de calado para proteger a ETA y Batasuna», arremetió Iturgaiz, que citó expresamente la manifestación contra la ilegalización de la coalición radical, las críticas al auto de embargo de sus bienes y el dictamen de autogobierno del tripartito, «un ultimátum chantajista más propio de una banda terrorista que de partidos democráticos en una democracia seria y consolidada».

Convencido de que al PNV «no le importa» haberse convertido en la «pila del reloj de ETA», Iturgaiz exigió al partido jeltzale -al que reprochó que «haga victimismo sin tener nunca víctimas»- que «reflexione» y emplee los dos meses que ha dado de plazo al Gobierno central para «rectificar» su apuesta por la «desobediencia civil y política» y «abandonar los brazos de ETA».

Confrontación
También los socialistas reclamaron ayer al Ejecutivo que rectifique su apuesta por la superación del marco estatutario. Rodolfo Ares, portavoz del PSE-EE en el Parlamento, centró su llamamiento en el lehendakari y el PNV, al pedirles que abandonen «las reivindicaciones máximas del nacionalismo», como la autodeterminación o la soberanía, y se planteen como prioridad «la lucha por la libertad».

Al cumplirse el primer aniversario de la constitución del actual Gobierno vasco, Ares subrayó la necesidad de que Ibarre-txe «rectifique y no lleve al país a la confrontación», por lo que reclamó al lehendakari que «gobierne y establezca prioridades claras, la primera, la lucha contra el terrorismo».

Por su parte, UPN pidió ayer la convocatoria urgente y extraordinaria de la comisión permanente del Parlamento navarro para rechazar la que considera «intromisión inadmisible» de la Cámara vasca en asuntos que competen al Legislativo foral, según informa Diego Delgado.

Basta Ya reclama en Arkaute «libertad de expresión» para los ertzainas
VITORIA EL CORREO  18 Julio 2002

Miembros de la plataforma cívica Basta Ya se concentraron ayer ante la Academia de la Ertzaintza en Arkaute para reclamar el derecho a la «libertad de expresión» de los agentes de ese cuerpo, en protesta por el expediente abierto a un policía autonómico por decir que «Euskadi es una mierda» y gritar «Viva España» en una bar, cuando estaba fuera de servicio. Tras una pancarta, en la que se leía «Aquí, decir España es revolucionario», una treintena de personas acusaron al Departamento de Interior de mantener una «actitud impropia de un régimen democrático».

La eurodiputada socialista Rosa Díez; el alcalde de Ermua, Carlos Totorika; el presidente de Nuevas Generaciones del PP en el País Vasco, Santi Abascal; el portavoz de UA, Ernesto Ladrón de Guevara; y el senador del PP Gonzalo Quiroga fueron algunos de los asistentes, junto a Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio Ordóñez, concejal del PP asesinado por ETA, y la profesora de la UPV Gotzone Mora.

«Alzar la voz»
Rosa Díez denunció que se persiga a ertzainas por manifestar «su posición respecto a lo que es España o de lo es Euskadi» y defendió la concentración de Basta Ya porque, dijo, «hay que alzar la voz para que los policías y los que les dan instrucciones sepan que hay ciudadanos vascos dispuestos a defender la libertad de todos, también la suya».

Posteriormente, el Departamento de Interior aseguró que la Ertzaintza es «el colectivo policial que goza de más libertad de expresión en Europa», aunque matizó que «debe someterse a un mínimo código deontológico, en el que no cabe insultar a la sociedad a la que sirve, ni ocultarse en el anonimato para injuriar».

En una nota, la consejería que dirige Javier Balza descalifica a Basta Ya. «Toda la sociedad vasca sabe cuál es la única pretensión de este grupo y, por lo tanto, no hace falta gastar mucha energía en explicar el juego sucio de convocar un día una concentración delante de la sede de Batasuna para provocar y, a la semana siguiente, otra delante de la Academia de Arkaute para tratar de desacreditar a la Policía de este país», señala Interior.

IMPOSTURA REPUBLICANA
ALFONSO DE LA VEGA La Voz  18 Julio 2002

Con la mansedumbre frailuna que caracteriza a los políticos nacionalistas vascos, su señoría Anasagasti, quizás para disimular que la ETA no atenta contra ellos, se ha proclamado una víctima republicana . Pero es una impostura nacionalista más asimilar al PNV que a un partido republicano. No era esa su teoría o razón de ser fundacional, ni ha sido su práctica histórica. En efecto, no hay nada menos republicano que la defensa de los fueros medievales y los privilegios fiscales contra las constituciones liberales, y la igualdad ante la Ley de todos los ciudadanos. No hay nada menos republicano que el integrismo religioso, la xenofobia y el racismo, de los que hacían gala Arana o Ibáñez de Ibero, el autor del Ami Vasco , especie de catecismo nacionalista en el que quedan por escrito cosas demasiado claras. Pero tampoco su práctica política ha sido republicana más allá del oportunismo con que siempre se ha movido el PNV para ocupar parcelas de poder. Primo de Rivera disolvió en 1924 todas las diputaciones menos las vascas. Pese a que le pillaba cerca, el PNV no participó en las reuniones de las formaciones o personalidades republicanas que en agosto de 1930 originaron el Pacto de San Sebastián, (Indalecio Prieto, Azaña, Casares Quiroga, Lerroux, Alcalá Zamora, etcétera). El nacionalismo vasco no hizo ningún gesto de acercamiento a los republicanos, y acudieron a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 con candidaturas propias. Tras la proclamación, contra lo previsto en el pacto de San Sebastián, por Maciá del Estado Catalán, los nacionalistas vascos estuvieron a la expectativa para proclamar también ellos su sedición, si la aventura catalana hubiera tenido éxito.

Heroico rendimiento
Por último, ya en la trágica guerra civil, los nacionalistas más parecían defender su propio estatuto que la suerte de la República. Tras el fracaso de llegar a una paz separada con Franco, creando un estado confesional vasco bajo la protección de la Santa Sede, los gudaris nacionalistas no tuvieron empacho en rendirse heroicamente a los italianos desguarneciendo el frente del norte.

Está feo pedir cuentas personales de los hechos de los antepasados. Es injusto pedírselas a Aznar, como también lo sería pedírselas a Arzallus porque fuera precisamente su padre uno de los líderes carlistas, sublevados contra la República. Los republicanos españoles, o al menos este modesto comentarista, no pretendemos que el jefe del gobierno de la Monarquía sea republicano. Nos basta para apoyarle o criticarle, que sus actos vayan en la línea o en contra del programa mínimo de gobierno republicano expresado por don Manuel Azaña: «La razón de la política es la promoción de la dignidad humana».

Imprecisiones
Gotzone Mora/Prof. de la UPV/EHU y apoderada por el PSE-EE en JJ GG de Bizkaia El Correo  18 Julio 2002

El 10 de julio miembros de distintos foros y plataformas cívicas, contrarios a la violencia de ETA y su entorno, nos concentramos frente a la sede de Batasuna en San Sebastián para manifestar nuestra repulsa ante la violencia de persecución a la que muchos ciudadanos vascos nos vemos sometidos. Dada la tergiversación de algunas informaciones, desearía, en mi condición de participante, realizar algunas puntualizaciones.

Fundamentalmente, procede poner de manifiesto que en ningún momento los concurrentes de la concentración pacífica arrojaron violentamente las llaves, símbolo de la amenaza etarra, a los simpatizantes y miembros de Batasuna. Antes al contrario se procedió a depositar en el suelo, dentro de una caja o alrededor de la misma, las referidas llaves, a lo cual al finalizar el acto el colectivo de Batasuna respondió lanzándolas agresivamente contra nosotros como si fueran piedras, a la vez que nos insultaban mientras ondeaban ikurriñas. Todo ello provocó instantes de tensión, máxime cuando la mayoría de los concentrados pacíficamente somos víctimas de la violencia de persecución. A pesar de esto, nuestra reacción fue en todo momento ponderada y se limitó a proferir consignas contras las agresiones violentas a las que nos someten continuamente.

Aprovecho esta oportunidad para agradecer las muestras de apoyo, públicas y privadas, que las víctimas de la violencia recibimos de un sector importante de la ciudadanía. Demuestran que la sociedad civil está mas viva que nunca y cada vez más concienciada de su papel protagonista en la lucha contra ETA y el entramado que mantiene la violencia.

Recortes de Prensa   Página Inicial