AGLI

Recortes de Prensa     Martes 23 Julio  2002
La presión nacionalista se cobra un exiliado vasco más
Impresiones El Mundo 23 Julio 2002

Las evidencias de Ibarretxe
Ignacio Villa Libertad Digital  23 Julio 2002

Arte del insulto
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo  23 Julio 2002

Nos faltan mejillas...
EDITORIAL Libertad Digital  23 Julio 2002

La bandera en la península
Iñaki EZKERRA La Razón  23 Julio 2002

Francisco Llera también se va del País Vasco por la «persecución» del nacionalismo radical
JOSEAN IZARRA El Mundo  23 Julio 2002

El alcalde de Vitoria vuelve a encararse con los ediles de Batasuna al llamarles «representantes de Eta»

Redacción - Vitoria.- La Razón 23 Julio 2002

Al PNV no le interesan las transferencias sino la ruptura, según Mayor

ABC 23 Julio 2002

Alcuzcuz
RAUL DEL POZO El Mundo 23 Julio 2002

El Parlamento navarro acusa al vasco de «injerencia inadmisible» por su acuerdo soberanista
BEGOÑA LÓPEZ ABC 23 Julio 2002

Cataluña decide ahora no pagar más a los docentes que den clases en catalán
ÁNGEL MARÍN BARCELONA ABC 23 Julio 2002

La presión nacionalista se cobra un exiliado vasco más
Impresiones El Mundo 23 Julio 2002

El último informe del Euskobarómetro, hecho público hace escasos días, señalaba que un 11% de los vascos estaría dispuesto a dejar la comunidad autónoma si lograra en otro lugar condiciones similares de trabajo. El dato ilustra lo difícil que resulta expresarse y vivir en libertad para quienes no comparten el intolerante modelo de sociedad defendido por el terrorismo de ETA y quienes lo respaldan. Curiosamente, ha sido el propio director del Euskabarómetro, el sociólogo bilbaíno Francisco Llera, quien ha tenido que hacer las maletas y encaminar su futuro profesional y académico hacia EEUU, tras denunciar valientemente durante años la «persecución» a la que son sometidos los intelectuales en Euskadi desde el entorno nacionalista. El catedrático de Ciencias Políticas se une así a la lista de intelectuales como Jon Juaristi, Mikel Azurmendi o José María Portillo, obligados a dejar su comunidad en los últimos tiempos.

Otros, como José Luis López de Lacalle, pagaron con su vida la osadía de expresar sus ideas democráticas.Llera ha vivido durante años el acoso del entorno peneuvista, nada conforme con el modo riguroso e imparcial en que ha desarrollado su trabajo al frente del Euskobarómetro, cuyos resultados, con frecuencia, muestran una sociedad vasca muy alejada de la que sueñan Otegi o Arzalluz. En la Universidad, Llera ha sido un referente para los defensores de los valores constitucionales y no dudó en denunciar casos como la campaña contra Edurne Uriarte, a quien le fue denegada la cátedra por motivos políticos. «Es difícil acudir a las clases aguantando el día a día de insultos, vejaciones y linchamientos de la comparsa nacionalista», advirtió entonces Llera. Su marcha es una nueva denuncia sobre una situación insostenible.

Las evidencias de Ibarretxe
Ignacio Villa Libertad Digital  23 Julio 2002

El presidente Aznar ha abierto un nuevo frente político en el País Vasco. En una táctica sin duda acertada, José María Aznar ha planteado una nueva línea de actuación para denunciar la actitud partidista del Ejecutivo de Ibarretxe. Hasta ahora, la relación política entre los Gobiernos de Madrid y Vitoria tenía como punto de enfrentamiento la lucha contra el terrorismo en el marco de la actitud ambigua y cómplice del nacionalismo con el entorno político de la banda terrorista ETA.

Con el nombramiento de Javier Arenas como ministro de Administraciones públicas, Aznar muestra su intención de plantear una nueva y contundente estrategia política e institucional cuyo objeto es denunciar la búsqueda permanente de la desobediencia civil por parte del Gobierno vasco. Hasta la fecha, las tensas relaciones pasaban siempre por la lucha antiterrorista; parecía que todo lo que hacía referencia al País Vasco pasaba por el Ministerio del Interior. Sin embargo, con este nombramiento de Arenas --de fuerte carga política--, Aznar abre intencionadamente otro frente a Ibarretxe. Ya no estamos hablando exclusivamente de las visiones diferentes sobre una posible salida al terrorismo. Ahora, además de la denuncia sobre la cercanía del nacionalismo con el entorno etarra, el presidente del Gobierno plantea una nueva batalla política.

Es una batalla fundamentada en la evidencia de que el Ejecutivo vasco está incurriendo en una actitud, a todas luces, fuera de la legalidad. El Gobierno de Ibarretxe vive como si la Constitución y el Estatuto no fueran con ellos, y eso es sin duda una posición de desobediencia civil. Estiran la cuerda al máximo buscando el propio provecho.

En definitiva, con el reforzamiento político del Ministerio de Administraciones Públicas, José María Aznar está plantando cara a Ibarretxe desde una nueva perspectiva, y esta vez con condimentos institucionales y políticos. De esta forma quedan en evidencia, con más contundencia, las irresponsabilidades del Gobierno Vasco.

Arte del insulto
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo  23 Julio 2002

Lástima, querido lehendakari, que en este lamentable rifirrafe que acaba de tener usted con Javier Arenas se hayan caído las dos columnas que sustentaban nuestra educación política y sentimental. Me refiero, en primer lugar, a la sabia advertencia que le hacía su aitite Ricardo: Juanjo, cuídate de las personas mal educadas. Convendrá que es difícil compaginar la máxima con su actitud de no descolgar el teléfono al ministro de Administraciones Públicas. Ponerse al teléfono y devolver las llamadas es una cuestión de buena crianza, muy especialmente para su persona, lehendakari.

La otra columna es usted mismo, el campeón del diálogo, el inventor de la gau pasa negociadora. ¿Cómo va a dialogar hasta el amanecer si empieza por no ponerse al teléfono cuando le llaman? Por otra parte, admitirá que tampoco casan la exigencia de que le cumplan todo el Estatuto con el principio del buen negociador que ustedes acuñaron hace no mucho: negociar sin exclusiones y sin condiciones previas.

Reprocha a Arenas el insulto de imputarles alguna vecindad con ETA. No bendeciré tal comportamiento, lehendakari, pero déjeme explicarle algunas atenuantes. Arenas se apellida de segundo Bocanegra. ¿No seremos capaces de aplicarle la eximente «cosas de Javier» que ustedes aplican de oficio al presidente del EBB? La costumbre del insulto está muy extendida, incluso en su Gobierno. Un suponer, EA acaba de meterse con Javi Madrazo, al que ha calificado de «vago, mentiroso, racista, hipócrita y tonto útil». Gente muy principal de su partido, lehendakari, escribió en el 94, bajo el seudónimo de Patxi Uriarte, un artículo tremendo contra su consejero transversal, titulado El Trepa . No diré que lo peor de mí mismo no haya sentido por un momento la tentación de afiliarme a las Juventudes de EA. Lo que pasa es que el resto de su ideario no me motivaba nada.

Considere, como diría su aitite, que «no ofende quien quiere, sino quien puede» y por último, no es que uno quiera invitarles a la autocrítica - ¿de qué podría criticarse quien siempre ha tenido la razón en todo?-, pero tal vez algunas veces, seguramente por ligereza, algunos de los nuestros han proferido expresiones que los españoles, gente de natural simple, han podido malinterpretar.

Por ejemplo: «ETA es la espuma y nosotros (el PNV) la cerveza», «el terrorismo es la forma de lucha de los pueblos pequeños», «la independencia no se consigue sin que unos arreen y otros discutan; unos sacudan el árbol y otros recojan las nueces para repartirlas entre todos». «Los vascos somos mucho más directos (que los catalanes). Uno no se imagina a un catalán con un arma en la mano. A un vasco sí es una cuestión de carácter». Todas estas expresiones han sido proferidas por el presidente de su partido. Recuerdo que el portavoz Egibar le espetó a Floren Aoiz en un memorable debate televisado: «ETA y HB existen porque antes existió el PNV». No sé si me entiende, lehendakari.

Nos faltan mejillas...
EDITORIAL Libertad Digital  23 Julio 2002

La larga lista de agravios que Marruecos ha infligido a España desde que Mohamed VI retiró su embajador de Madrid –enumerar los previos sería harto prolijo– no han recibido otra respuesta de nuestro Gobierno que no consistiera en gestos conciliadores. Incluso el desalojo de los militares marroquíes de Perejil fue aderezado con innecesarias –o, mejor dicho, insensatas– promesas de que España deseaba retirar sus soldados y sus símbolos lo antes posible, puesto que jamás se le había pasado por la cabeza ejercer activamente nuestra soberanía sobre el peñasco.

Si algo no se puede prometer a un agresor es que, en caso de vencer y repeler la agresión, no sólo no se tomarán represalias, sino que, además, se estudiarán civilizada e imparcialmente todas las reivindicaciones –legítimas o ilegítimas– que tenga a bien plantearnos. No es preciso discurrir demasiado para darse cuenta de que tal actitud, lejos de disuadir al agresor, le invita a poner en práctica futuros intentos. Nada tiene que perder con ello, como la práctica ha demostrado en Perejil, pues, de momento, Marruecos, gracias la “facilitación” de Powell, ha conseguido que España tenga que cumplir su necia promesa de no ejercer su soberanía sobre el islote, mientras que el país vecino ya la ejerce de facto merced a la pantomima consistente en introducir civiles en el peñasco que, “diligentemente”, la policía marroquí se encarga después de “expulsar”.

Los nacionalistas y la izquierda consiguieron convertir en signo de “progresismo” y antifranquismo la negación de España, la represión del patriotismo español y la claudicación ante el victimismo nacionalista. El precio para lavar el “pecado original” de franquismo era –y sigue siendo– negar o denigrar todo aquello –bueno o malo– sobre lo que se había sustentado el régimen anterior, incluido el amor a España y el orgullo de sentirse español. Tanto es así que, en el País Vasco y en Cataluña, exhibir la enseña nacional se considera como un acto de provocación; y en el resto de España, quien proclame en voz alta el orgullo de sentirse español, corre el riesgo de ser identificado como franquista, fascista o algo peor.

Con todo, no se borran de un plumazo siglos de historia y cultura, y en la crisis de Perejil ha podido comprobarse que la inmensa mayoría de los españoles conserva aún ese sentido de la dignidad nacional y del amor a la patria que todas las grandes naciones necesitan para conservar su existencia. Sin embargo, el patriotismo, como todas las virtudes, requiere ejercicio activo para no atrofiarse. Y, por desgracia, han sido las capas más influyentes de nuestra sociedad quienes menos lo han ejercitado y más se han contaminado del antipatriotismo fomentado por los nacionalistas y la izquierda. La prueba la tenemos en la casi unánime felicitación de la Prensa al Gobierno por recibir bofetada tras bofetada de nuestro vecino del sur sin perder la compostura. Tanto es así que, la humillante claudicación ante Marruecos auspiciada por Powell sólo ha merecido comentarios elogiosos en nuestros medios de comunicación, que han animado a nuestro Gobierno a humillarse todavía un poco más enviando a la bisoña ministra de Exteriores a Rabat para que encajase una nueva bofetada –como nueva muestra de “buena voluntad”, según Rajoy”– administrada personalmente por Benaísa, quien, deliberadamente, se negó a recibirla en el aeropuerto.

La crisis de Perejil hubiera sido una excelente oportunidad de enmendar de un sólo golpe gran parte del rosario de errores que, desde 1975, España ha ido acumulado en sus relaciones bilaterales con Marruecos. Ni qué decir tiene que si nuestro Gobierno hubiera sabido explotar la brillante operación de nuestro Ejército en Perejil y, en lugar de poner la otra mejilla, hubiera desarrollado una eficaz campaña de denuncia internacional contra la agresión del régimen tardofeudal marroquí que contrarrestara los insultos y barbaridades de Benaísa, Mohamed VI lo hubiera tenido un poco más difícil para anexionarse el Sahara y hubiera estado un poco más receptivo en lo tocante al narcotráfico, a la inmigración ilegal y a la pesca.

Pero después de nuestra humillante derrota diplomática, ya hay pocas dudas de que Marruecos acabará fagocitando nuestra ex colonia con el beneplacito de EEUU, Francia y el Reino Unido –algo que no hará sino incrementar sus apetitos sobre Ceuta, Melilla y Canarias, que no son, precisamente, peñascos deshabitados susceptibles de ser objetos de “buenas voluntades”– e intensificará el chantaje a que nos viene sometiendo con motivo de la pesca, el tráfico de personas y el de drogas.

Es una lástima que, en la esfera de las relaciones internacionales, no sean los mansos quienes heredan la tierra. Pero Jesucristo ya nos advirtió de que Su Reino no era de este mundo...

La bandera en la península
Iñaki EZKERRA La Razón  23 Julio 2002

No voy a hacer sangre con esa epopeyita impecable e incruenta de clavar nuestra bandera en una tierra de nadie. Para eso ya está la prensa británica que se olvida de las vidas que costó la bufonada patriotera de la Thatcher en las Malvinas. Para eso ya estaba hace unos días Haro Tecglen, que no agitará la bandera constitucional en un libresco peñón pero si la tricolor en un peñazo de libro. Por cierto, una vez tuve cerca a Haro Tecglen y me metí un susto de narices al comprobar lo grandullón que es. ¿Joder con «El niño republicano»! ¿Pero si mide tres metros!

A Haro Tecglen le parece ridículo poner una bandera en un islote vacío y no se lo discutiré. ¿Pero anda que no es también un poco ridi hablar del niño republicano o monárquico con esa estatura y con sus años! En cuanto a la bandera lo primero que se me ocurre es por que no ha sido colocada en tantos balcones oficiales del País Vasco y Cataluña antes que en esa roca desierta. A esos ayuntamientos gobernados por gentes del PNV y Convergencia y Unión no hay que enviar aviones ni helicópteros ni corbetas ni fragatas. Basta con exigir responsabilidades al alcalde o concejal que ofrezca resistencia a cumplir esa legalidad por la cual él mismo es concejal o alcalde. Basta con la mera aplicación de la legalidad vigente.

Yo es que creo que nuestra bandera está muchas veces donde no hace falta que esté y, sin embargo, no está donde debe estar realmente. Llevar la bandera rojigualda al Bernabeu cuando el Real Madrid juega con el Betis es un absurdo. ¿No son españoles esos dos equipos? ¿Es más español uno que otro? ¿Se pretende fomentar la división en torno a un símbolo que hoy nos une? Llevar esa bandera a la calle Génova cuando el PP gana uñas elecciones es un desahogo tonificante para quien sufre ante una España que a veces no se atreve ni a nombrarse pero es también hacer contraproducente partidismo con esa enseña que es de todos porque la aceptamos todos en 1978.
Con nuestra bandera constitucional debe evitarse tanto la apropiación obscena como el rechazo vergonzante. Entender esto no es muy complicado. Es de una lógica de Barrio Sésamo: izquierda, derecha, arriba y abajo. Donde esa bandera debe ondear es en los centros oficiales de toda España, en las casas consistoriales de cada pueblecito catalán o vasco, para que nadie la tenga que llevar adonde no se debe llevar o adonde no debe ser necesario que se lleve, ni a la nochevieja electoral de un partido ni a un partido de fútbol entre paisanos.
Bien. Hemos puesto nuestra bandera en un peñón que no es marroquí ni español. Ahora hay que colocarla en España.

Francisco Llera también se va del País Vasco por la «persecución» del nacionalismo radical
El sociólogo y director del 'Euskobarómetro' admite sentirse «empujado» a aceptar proyectos lejos de la Universidad - Pidió amparo cinco veces al rector Manuel Montero, sin que éste reaccionara
JOSEAN IZARRA El Mundo
 23 Julio 2002

BILBAO.- El catedrático de Ciencias Políticas Francisco José Llera se trasladará en los próximos días a Estados Unidos y abandonará durante, al menos, un año la docencia en el País Vasco. Llera, uno de los intelectuales más comprometidos en la defensa de la pluralidad en la Comunidad Autónoma Vasca, reconoció sentirse «empujado» por la presión del nacionalismo radical a aceptar proyectos educativos lejos de la Universidad Pública Vasca. El sociólogo bilbaíno desempeñará a lo largo del próximo curso la Cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad norteamericana de Georgetown después de haber sido seleccionado entre una treintena de catedráticos.

Francisco José Llera, además de catedrático de la UPV y director del Euskobarómetro, es afiliado al PSOE y fue uno de los que apoyó la candidatura de Carlos Totorika en las elecciones a secretario general del PSE-EE, en las que finalmente fue elegido Patxi López.En los próximos días, se unirá a la extensa lista de intelectuales y políticos vascos que aceptan propuestas del exterior y deciden aceptarlas para eludir la presión del nacionalismo radical.

«Linchamiento»
Llera ya adelantó el pasado mes de febrero en una carta dirigida al rector Manuel Montero la posibilidad de dejar temporalmente su función docente en el País Vasco tras denunciar una «campaña de linchamiento orquestada por el nacionalismo radical». El catedrático de Ciencias Políticas y Administración de la UPV desarrolló la pasada semana su último acto como docente vasco al explicar las conclusiones del informe del Euskobarómetro, uno de los estudios sociológicos más prestigiosos sobre la realidad social de la población vasca.

El adiós, de momento temporal, de Llera a la Universidad vasca se encuentra directamente vinculado a la «persecución» a la que son sometidos los intelectuales en el País Vasco. Llera reconoció a EL MUNDO que había decidido aceptar este reto profesional «empujado» por las difíciles condiciones en las que realiza su trabajo.«Cada vez me cuesta más entrar en mi despacho o acudir a mis clases cuando me encuentro con quienes jalean a aquéllos que te insultan y amenazan», señaló este profesor que vivió el pasado mes de febrero un agrio enfrentamiento con Francisco Letamendia, Ortzi. Llera denunció a Letamendia por el acoso al que le sometió después de que la UPV decidiera otorgar una cátedra de Ciencia Política a Edurne Uriarte. La actual presidente de la Fundación por la Libertad optaba a este reconocimiento profesional junto a Letamendia, pero el nombramiento de Uriarte fue impugnado por Letamendia ante la Comisión de Reclamaciones que aceptó los argumentos de Letamendia.

Llera denunció, entonces, que había sido insultado y amenazado con convertirle en «el profesor más odiado de la UPV» por Letamendia por lo que reclamó amparo en cinco cartas remitidas al rector Manuel Montero . «Lo que no se puede resistir es la gota malaya del día a día insultándote, vejándote, humillándote y linchándote lógicamente con la comparsa nacionalista», declaró Llera tras comprobar la nula reacción del máximo responsable de la UPV a sus llamadas de auxilio. La respuesta de la dirección universitaria consistió en trasladar «todo su apoyo» al catedrático de Ciencias Políticas y remitir al Comité de Disciplina universitario los hechos denunciados por Llera en sus cartas enviadas a Manu Montero.

Llera, además, renococió mientras ultimaba su salida eventual de la UPV, que su situación es similar a la que han experimentado otros intelectuales. «Estamos ante una auténtica sangría de la que nadie se percata pero que ha provocado que en los últimos 15 años hayan abandonado el País Vasco unas 200.000 personas y no son los emigrantes que llegaron aquí en los años 50 ó 60 sino gente joven y con una buena preparación educativa».

Llera aborda «ilusionado» su nueva etapa educativa que supondrá su regreso a Estados Unidos, pero en esta ocasión para enseñar en inglés en un centro universitario que acoge a las elites norteamericanas.Una decisión que se produce apenas cuatro meses después de que lanzara otra petición de ayuda también desoída por las autoridades políticas vascas: «Siento que mi proyecto se está hundiendo y no veo futuro para el mismo. Mi siguiente paso tendrá que ser abandonar la UPV en cuento pueda».

La larga lista de exiliados forzosos de Euskadi
VITORIA.- La marcha de Francisco Javier Llera a Estados Unidos supone un nuevo episodio en la compleja situación de los docentes no nacionalistas en la UPV. Frente al discurso oficial de la «normalidad», las experiencias de aquellos profesores que se significan con posiciones contrarias a las nacionalistas denotan un clima de persecución dificilmente superable.

Los profesores José María Portillo, Mikel Azurmendi, Jon Juaristi, Edurne Uriarte, Gotzone Mora, Mikel Iriondo y José Antonio Binaburo han sufrido las consecuencias directas de una presión constante. Una experiencia sufrida también por cargos políticos, periodistas y empresarios que comienzan a sumarse a los miles de vascos que deciden abandonar su país.

Un terror con mil caras que utiliza desde la pintada con la mirilla de las armas de precisión, los despojos de animales, el artefacto explosivo o el intento de asesinato. Un escenario hostil que provoca que algunos de estos docentes y muchos profesores anónimos hayan emprendido el camino del exilio.

La angustiosa situación del colectivo docente fue definida por Jon Juaristi, actual director del Instituto Cervantes, como el «exilio interior». Este catedrático de Filosofía y premio nacional de Ensayo vivió en el País Vasco con escolta desde 1988. Pese a ello, Juaristi mantuvo su compromiso intelectual. Cuando preparaba sus maletas para irse a Estados Unidos en 1999, fue nombrado director de la Biblioteca Nacional. Desde entonces, vive en Madrid.«Me he visto empujado a un destierro abyecto», ha afirmado. Tras él, la lista inacabada de exilios forzosos sólo es un pálido reflejo de un problema más profundo.

El alcalde de Vitoria vuelve a encararse con los ediles de Batasuna al llamarles «representantes de Eta»
Redacción - Vitoria.- La Razón 23 Julio 2002

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, acusó ayer un total de cuatro veces a los concejales de Batasuna de «representar a Eta» en su discurso sobre el Estado de la Ciudad, lo que provocó un tenso enfrentamiento verbal con el portavoz de la formación abertzale, José Enrique Bert, quien le respondió que «eso es mentira» y le pidió que no «falte a la verdad, ya que sólo representamos a Batasuna». Este debate se produjo en el momento en el que Alonso estaba recordando la «amenaza terrorista y la falta de libertad», en su discurso sobre la política municipal realizada en el último año por el equipo de Gobierno. Alonso aseguró que «la mayoría de esta sociedad demanda un compromiso firme frente al terror y que nuestra democracia no puede ofrecer cobijo a quienes, formando parte inseparable de Eta, utilizan las reglas del juego para destruir el sistema desde dentro».

En este sentido, señaló que «tres concejales representan a Eta en este pleno». Entonces, Bert le interrumpió diciéndole que «eso es mentira y que todo tiene un límite» y el alcalde le amenazó con suspender el Pleno o desalojarle del mismo. Alonso repitió la misma frase y Bert volvió a protestar, por lo que Alonso le pidió que guardara la «compostura y las formas», a lo que éste respondió: «Tiene pelotas el tema, que me lo diga usted después de lo que pasó el pasado viernes». Por tercera vez, Alonso reiteró lo dicho y Bert negó las palabras del alcalde, que preguntó al edil abertzale que «con qué animo viene al debate y si quiere que sigamos con el mismo», a lo que el batasuno replicó que «no si sigue insistiendo en que somos concejales de Eta». Por última vez, Alonso aseguró lo mismo y, tras un comentario del abertzale, continuó su discurso afirmando que «no hay razones de utilidad que puedan justificar el mantenimiento de esta situación bochornosa por más tiempo». En este sentido, recordó «las medidas legislativas y judiciales que quieren poner fin a la impunidad con que Batasuna ataca la libertad y la democracia en el País Vasco» y la modificación del «Reglamento municipal que «permitirá dejar a los concejales de Batasuna al margen de las sociedades municipales».

Alonso volverá a ser el candidato del PP a la alcaldía vitoriana en las elecciones municipales de 2003.

Al PNV no le interesan las transferencias sino la ruptura, según Mayor
ABC 23 Julio 2002

GUADALAJARA. El presidente del PP en el Parlamento Vasco, Jaime Mayor Oreja, destacó ayer la «contradicción» que se produce en el seno del nacionalismo vasco cuando la sociedad ha derrotado a ETA y el PNV, sin embargo, asume las tesis de ruptura del entorno de la banda terrorista. En este sentido, señaló que, después de muchos años de debate entre una ETA que «hacía de la ruptura un contravalor» y un nacionalismo vasco instalado en la reforma y las instituciones, las tesis de ETA han ido venciendo, y «ha ganado ETA».

Así, el líder de los populares vascos recordó que la banda terroristafue derrotada por la sociedad española con la movilización social que desencadenó el asesinato de Miguel Ángel Blanco y destacó que al PNV «le ha puesto nervioso ETA», que «ha confirmado a los nacionalistas que hay que romper, gritar y saltar la legalidad y desbordarla. Y esa es la situación de hoy».

Guerra política
Asimismo, señaló que, en estos momentos, el Gobierno vasco no plantea un debate real sobre las transferencias, sino que únicamente escenifica una ruptura, «la escenificación de lo que ETA escribió en su comunicado el 16 de septiembre de 1998, fecha en la que determinó un avance en la guerra política a España y Francia». Mayor Oreja, que hizo ayer estas declaraciones durante la clausura de los cursos de verano que la Universidad Marqués de Santillana ha desarrollado a lo largo de este mes de julio en Guadalajara, estuvo acompañado durante su intervención por el candidato del PP a la presidencia de Castilla-La Mancha, Adolfo Suárez Illana, el candidato a la alcaldía de la ciudad, Antonio Román, el portavoz del PP en el Congreso, Luis de Grandes y el alcalde de Guadalajara, José María Bris.

Además de Mayor Oreja participaron como ponentes Edurne Uriarte, Juan Velarde y el director de ABC, José Antonio Zarzalejos. El director de las sesiones, tituladas «Nación, patria y estado», fue el catedrático de Ideas Políticas Benigno Pendás, colaborador de ABC. Durante la sesión de clausura, Mayor Oreja aseguró que «la sociedad española ha aprendido a combatir el fenómeno del terrorismo» y apuntó que el Gobierno central «tiene que saber tener la iniciativa y no debe parar hasta derrotar a la organización terrorista» para «que la gente pueda vivir en libertad». «El problema vasco hoy es el terrorismo, un ambiente perverso moralmente y un desencuentro histórico», matizó el presidente de los populares vascos. Por otro lado, Mayor recordó que no es este el momento de hablar de la sucesión de Aznar.

Alcuzcuz
RAUL DEL POZO El Mundo
23 Julio 2002

Cuenta la leyenda que Dios ordenó al arcángel San Gabriel que llenara un saco de arena y la distribuyera por el planeta. Pero el diablo voló detrás del ángel y le rompió el saco. Casi toda la arena cayó sobre el Sáhara. «Desde entonces», dijo a los comensales Mohamed VI, rey de los pobres, «el mar es la concupiscencia y el desierto la austeridad». El desierto es la austeridad y también el petróleo o el gas que van a salir a Bolsa. Se sentaron entre cojines, al amor del té verde, siguiendo la costumbre del Profeta, convencidos de que la mesa establece amistad. Mohamed VI puso la tienda; Juan Goytisolo trajo la sémola; Felipe González, la menta; Jordi Pujol, el comino; Chirac, el té con pastelillos; la reina de Inglaterra, el agua de azahar; Mohamed Benaisa, el alajú; y Colin Powell, el cordero. El cordero para el alcuzcuz, o cuscús, fue el Frente Polisario. Juan Goytisolo ideó el nombre del pastel, Alí Babá, en honor de uno de los personajes de Las mil y una noches. Pujol abrió la charla comentando que los ciudadanos más conscientes, el ala progresista del PSOE, los nacionalistas, Llamazares y la gente más europea, más moderna, más demócrata, han parado la tendencia racista y neocolonialista del Gobierno de España. Felipe González hizo grandes elogios de la democratización de la teocracia de la chilaba blanca. La reina de Inglaterra, molesta porque no le lograron un oporto, reconoció que Gran Bretaña apoya como siempre a sus primos y a sus intereses estratégicos: petróleo y libre comercio para EEUU y anexión del Sáhara para Marruecos. «Estados Unidos aspira a que Marruecos sea la Arabia Saudí del Norte de Africa», dijo Powell mientras atizaba los sarmientos de la olla podrida. «El patriotismo español de estos días ha demostrado que España es aún un país de gente ignorante», comentó Chirac. Mohamed Benaisa definió así su concepto de la política exterior: «Dios nos ha dado el don del lenguaje para ocultar los pensamientos». Felipe González comentó que gracias a la izquierda José María Aznar no ha organizado un nuevo Desembarco de Alhucemas.

El president Jordi Pujol intentó durante el banquete convencer a Powell de que Juan Carlos I tiene que hacer tres servicios a la causa de los aliados: entregar Ceuta y Melilla, establecer la soberanía compartida en Cataluña y firmar el Pacto de la Corona en el País Vasco. Al final tomaron café y té. Powell, que está obsesionado por Talleyrand, contó que el café lo descubrió un pastor marroquí en la isla Perejil cuando observó que sus cabras, después de comer las hojas verdes, se mostraron extravagantes.Y remató así su opinión del café: «Ha de ser ligero como el diablo, caliente como el infierno, dulce como el amor y puro como un ángel».

El Parlamento navarro acusa al vasco de «injerencia inadmisible» por su acuerdo soberanista
BEGOÑA LÓPEZ ABC 23 Julio 2002

PAMPLONA. El Parlamento foral aprobó ayer dos declaraciones presentadas por UPN y PSN en las que se califica de «injerencia inadmisible» el acuerdo de la Cámara de Vitoria sobre autodeterminación por sus referencias a Navarra y se ha pedido respeto a la realidad institucional de la Comunidad Foral.

La Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento foral, convocadas de urgencia por la Comisión Permanente de la Cámara, aprobaron sendas declaraciones institucionales, presentadas por UPN y PSN, en las que se rechaza el acuerdo sobre autogobierno y autodeterminación, aprobados por el Parlamento vasco el pasado 12 de julio. Se ha calificado el texto de intromisión inadmisible, se ha ratificado la Constitución española y el Amejoramiento del Fuero, como el marco adecuado de convivencia política, y se ha pedido al Ejecutivo de Ibarretxe que sea leal y respetuoso con las instituciones navarras y la voluntad de los ciudadanos.

Ambas declaraciones han contado con los votos favorables de UPN, PSN y CDN. Se abstuvo IU y votaron en contra EA-PNV y Batasuna.

Alberto Catalán, portavoz parlamentario regionalista, indicó que es inaceptable la intromisión del Parlamento vasco en cuestiones que sólo afectan a Navarra. El secretario general de los socialistas, Juan José Lizarbe, señaló, que la declaración de la Cámara vasca es una ruptura y una intromisión y cuestionamiento de la realidad navarra.

«Ni un minuto más»
Al País Vasco también se refirió el ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas, para confirmar que el Gobierno está estudiando el dictamen del Ejecutivo vasco para asumir unilateralmente las competencias pendientes del Estatuto, y que si procede, optarán por la «vía del recurso ante el Tribunal Constitucional». Sobre su entrevista con el lendakari, dijo que la oferta «sigue abierta», aunque advirtió que no le va a insistir «ni un minuto más».

Cataluña decide ahora no pagar más a los docentes que den clases en catalán
ÁNGEL MARÍN BARCELONA ABC 23 Julio 2002

El consejero de Universidades, Andreu Mas-Colell, afirmó ayer que retirará de la ley de Universidades Catalanas la propuesta de considerar el catalán como un mérito docente a efectos retributivos. Asimismo, reconoció que «la iniciativa no ha despertado entusiasmo ni entre los profesores que dan clases en catalán, pese a que sólo pretendía potenciar su uso en las Universidades».

. La Generalitat de Cataluña dará marcha atrás a su intención de pagar más a los profesores que impartan clases en catalán para potenciar el uso de esta lengua en las ocho Universidades públicas de Cataluña. El consejero de Universidades, Andreu Mas-Colell, afirmó ayer que retirará el artículo del anteproyecto de la ley de Universidades Catalanas (LUC) que consideraba el catalán como un mérito docente a efectos retributivos.

El consejero explicó que su departamento seguirá «las sugerencias» del rector de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Lluís Ferrer, que reclamó la supresión de este apartado de la ley porque afectaría «negativamente a la convivencia» del catalán y el castellano en las aulas que, a su juicio, es «excelente» en la actualidad. Mas-Colell subrayó que la propuesta de retirar esta iniciativa ha sido respaldada por la mayoría de los rectores de las Universidades públicas catalanas.

Incluso, reconoció que «la medida no ha despertado entusiasmo ni entre los propios profesores que ya dan clases en catalán» y lamentó que la propuesta «no haya sido bien recibida ni comprendida por parte de unos y de otros». El consejero aseguró que «resulta perfectamente correcto aplicar una política de incentivos económicos para potenciar el uso del catalán en las Universidades», aunque el gobierno de la Generalitat no lo hará para evitar más problemas con la comunidad universitaria.

Mas-Colell anunció que el gobierno de la Generalitat abordará hoy el anteproyecto de la LUC, pero «es muy posible que nos tomemos un poco más de tiempo para aprobarla». El consejero evitó precisar si en la próxima reunión del Gobierno (30 de julio) se dará definitivamente luz verde a la nueva normativa, que él pretende aprobarla antes del verano pese a las duras críticas emitidas por los rectores.

Las críticas de los rectores
Sin embargo, la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) emitió el pasado día 5 de julio un comunicado en el que aseguraba que el texto de la ley aún presentaba «importantes deficiencias» en el ámbito de las competencias y de la financiación. Para los rectores, la ley «vulnera la autonomía universitaria».

El consejero reconoció que el informe de la ACUP «no me gustó nada» porque «cuestiona las competencias del Parlamento de Cataluña para legislar en materia universitaria» y porque durante los dos meses de negociaciones «recogimos todas las inquietudes» de los rectores.

En cuanto a la demanda del rector de la Universidad de Barcelona (UB), Joan Tugores, de lograr «un pacto de país» para aprobar la LUC por consenso en el Parlamento, Mas-Colell señaló que «nuestra intención es que la ley obtenga el máximo apoyo parlamentario, pero para ello es necesario que nos respalden los rectores». Tugores aseguró la semana pasada que si se aprobaba antes del verano «será una ley partidista de CiU» y advirtió de que tendría en contra a toda la comunidad universitaria.

Recortes de Prensa   Página Inicial