AGLI

Recortes de Prensa     Jueves  17 Octubre  2002
Limpieza étnica
EDURNE URIARTE ABC 17 Octubre 2002

La limpieza étnica
Editorial El Ideal Gallego 17 Octubre 2002

Ausencia de piedad y coraje ciudadano
JOSÉ MARÍA CALLEJA/ El Correo 17 Octubre 2002

Delitos contra la humanidad
Maite Cunchillos Libertad Digital  17 Octubre 2002

Otros recogen las nueces
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 17 Octubre 2002

La izquierda y el terrorismo
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 17 Octubre 2002

El partido nazi es el PNV
Enrique de Diego Libertad Digital  17 Octubre 2002

El dedo en la llaga vasca
Editorial La Razón  17 Octubre 2002

Con el culo al aire
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 17 Octubre 2002

Euskadi 2003
ANTONIO ELORZA El País 17 Octubre 2002

El avalista
PATXO UNZUETA El País 17 Octubre 2002

«El plan de Ibarretxe es un proyecto étnico a la yugoslava»
OLATZ BARRIUSO/BILBAO El Correo 17 Octubre 2002

UGT acusa a Ibarretxe de aprovecharse del miedo
ABC 17 Octubre 2002

Garzón acusa a Batasuna de provocar una «limpieza étnica» para imponer la independencia
J. SUÁREZ DE LEZO ABC 17 Octubre 2002

El Gobierno central levanta un muro contra las tesis autonomistas de Fraga
La Voz 17 Octubre 2002

Texto íntegro del auto de Garzón: INTEGRACIÓN EN ORGANIZACIÓN TERRORISTA

La Razón  17 Octubre 2002

Limpieza étnica
Por EDURNE URIARTE ABC 17 Octubre 2002

Baltasar Garzón acaba de materializar jurídicamente un concepto que estaba en la mente de muchos de nosotros, pero que hasta ahora tan sólo nos habíamos atrevido a pronunciar muy tímidamente: la limpieza étnica. Teníamos miedo a mencionar el concepto porque nos ha costado mucho tiempo afrontar la verdadera dimensión de lo que está ocurriendo en el País Vasco. Minimizar el problema era una forma de evadirlo y de olvidarlo.

Porque durante años hemos abordado el terrorismo como si fuera un problema muy específico de grupos concretos de criminales, y sus víctimas, gentes aisladas sometidas caprichosamente al odio de esos criminales.

Pero el proyecto y la acción criminal del entramado ETA-Batasuna son mucho más. Se trata de un plan estructurado y preestablecido para eliminar o para expulsar del País Vasco a todos aquellos que no quieren decir sí a la nación étnica definida por ETA-Batasuna, a todos aquellos que siguen reivindicando su lealtad a la Constitución y su condición de español. El auto de Garzón se refiere a una limpieza étnica de baja intensidad, porque incluye el asesinato pero también la expulsión, y esto segundo se olvida demasiadas veces.
El último comunicado de ETA definía perfectamente lo que significa la limpieza étnica cuando decía que están bajo amenaza todos aquellos que se acerquen a actos del PSOE o del PP, es decir, casi la mitad de la población del País Vasco, que es la que vota a estos partidos. Y como cita el auto de Garzón, ya hace tiempo un dirigente batasuno llegó a afirmar que «si no hay muertos, esto no se arregla», o que «en unos años más no nos hará falta referéndum».

En este panorama, muchos amenazados se van en silencio, otros callan, otros se encierran en sus casas. Y otros muchos, y ahí está el problema, siguen cerrando los ojos a esta persecución silenciosa, pero masiva y sistemática. Son los mismos que hoy se revolverán incómodos en sus sillas, incapaces de asumir un concepto que les presenta una realidad mucho más cruda de la que ellos están dispuestos a afrontar.

La limpieza étnica
Editorial El Ideal Gallego 17 Octubre 2002

Si Hitler hubiese nacido en el País Vasco en lugar de hacerlo en Austria, el Partido Nazional-Socialista Alemán hubiese tenido como símbolo una serpiente en vez de una esvástica, una serpiente como la que ETA eligió como emblema y que es lo único que al final sirve para diferenciar a los criminales nazis de los nacionalistas vascos asesinos. Que los métodos de unos y otros son exactamente iguales ya era sabido, ahora el juez Baltasar Garzón ha dado forma a esa idea al dictar un auto a través del cual trata de recabar información para demostrar que “parte del complejo terrorista” liderado por ETA (expresión con la que se refiere a Batasuna) practica una auténtica limpieza étnica. Pero con ser grave que la banda -tanto los que empuñan las pistolas como los que le prestan la cara para que esté representada en las instituciones- trate de eliminar a todos aquellos que desean ser libres, más grave es que un partido como el PNV y un gobierno que debería ser el de todos los ciudadanos de las tres provincias vascas tengan como primer objetivo aprovecharse de esa repugnante estrategia de los terroristas. Porque es vergonzoso que la formación de Arzalluz diga que el juez se está metiendo en una “espiral peligrosa” al hablar de limpieza étnica, aunque tampoco puede sorprenderse nadie al escuchar semejante disparate, ya que los nacionalistas llevan muchos años actuando como los hicieron durante la etapa nazi muchos alemanes, que prefirieron mantenerse en silencio pese a la barbarie que observaban a su alrededor, pues todos esos crímenes les reportaban pingües beneficios. Ahora bien, el PNV debe tener presente que antes o después pagará su cobardía.

Ausencia de piedad y coraje ciudadano
JOSÉ MARÍA CALLEJA/ El Correo 17 Octubre 2002

Los ecos de las risotadas de los militantes del PNV, cuando en Altube Xabier Arzalluz dijo que los populares no tenían «ni casas del pueblo» y sólo contaban con «oficinas», reflejan de forma desgarradora el nivel de anestesia moral que carcome a una parte de la sociedad vasca respecto de los que más sufren. Esas risotadas riman con las risitas y codazos que con complacida fruición intercambiaba Ibarretxe con Zenarruzabeitia mientras hablaban Jaime Mayor Oreja y Patxi López en el pleno del día 27. Gestos que reflejan, de forma asaz expresiva, una gran voluntad dialogante y, sobre todo, una generosa visión de país.

Vivimos una etapa de falta de piedad, una fase de una hemorragia de odio. Ibarretxe, que ya demostró con creces su actitud respecto de las víctimas cuando fue asesinado Fernando Buesa, no está dispuesto a que los asesinados empañen su discurso fanático, solipsista y delirante. Él tiene un plan para separar al País Vasco del resto de España y le importa un rábano que ese plan acarree la ruptura de la convivencia, se base en el desprecio a las víctimas o agrave una crisis económica que se quiere tapar, pero que empieza a aflorar. No es que haga abstracción del terrorismo nacionalista, no es que no considere a ETA el problema más grave, al contrario de lo que hace la mayoría de la población vasca; es que sabe positivamente que sus delirios milenaristas no tendrían el menor pábulo de no ser porque existe una organización terrorista que se encarga de macerar a la opinión pública, depurar el censo y provocar la huida de miles de vascos, hartos de vivir en un país en el que el nacionalismo obligatorio les hace sentirse extranjeros por no ser nacionalistas.

En Altube -densidad de 'mercedes', 'audis' y 'BMW'- se concentraron los beneficiarios del régimen nacionalista, aquellos que demuestran de forma empírica que ser nacionalista en el País Vasco es un saneado negocio político y un pingüe negocio económico. Fueron allí a exhibirse, a fichar, a dejar claro,sin necesidad de escoltas, que están con el caballo ganador. Rieron. Mientras, en el Frontón Atano III, apenas 2.000 personas concentraron a cerca de 200 escoltas, todo un catálogo de horrores: viudas, huérfanos, familias rotas. Lloraron.

Cuando había que luchar contra Franco para mantener la dignidad -Ibarretxe y el PNV ni estaban ni se les esperaba-, pensábamos que aquella dictadura infecta y casposa tenía que provocar el rechazo generalizado de la población. ¡Qué equivocados estábamos! En plena dictadura había mucha gente que vivía en la gloria, no se metía en política, ganaba dinero, tenía posición social, decía lo que pensaba, o hacía que pensaba, en voz alta y nos afeaba la conducta a aquellos inconscientes que osábamos denunciar la falta de libertades y nos íbamos a la cárcel por ello. Ahora, uno sabe cómo se tiene que conducir para salvar la vida y engordar la hacienda: hacerse nacionalista, no meterse en política -es decir, no ser del PSE-EE o del PP- y todo irá de maravilla. Que matan al vecino, es que era un aventado, un exagerado, un español.

Pensábamos que el PNV era un partido demócrata y cristiano y ahora resulta que se niega a cumplir resoluciones judiciales, incumple las leyes, dice que no le pararán ni las bombas ni las leyes, como si fueran lo mismo y, sobre todo, lo peor, se ríe del dolor ajeno, se carcajea de las víctimas. Legitima, con su espíritu amasado de kokotxas y Kutxa, que haya vascos de primera, los nacionalistas -a salvo, con el riñón cubierto-, y residentes de segunda, con votos, sólo 30.000 menos, pero sin sedes, con gente que les apoya pero en la clandestinidad. ¿Cuántas veces ha ido Ibarretxe o alguien del PNV a visitar la sede socialista de Rentería, que ha tenido que cerrar después de sufrir treinta ataques? ¿Cuántas veces han entrado en la Casa del Pueblo de Hernani para comprobar que aquello es un búnker? ¿Cómo es posible que el segundo partido más votado del País Vasco, el primero en el conjunto de España y con mayoría absoluta, no tenga apenas sedes, sólo cuente con 'oficinas'?

Pero es igual, ETA limpia el censo; ETA establece el estado de excepción; ETA somete a la tortura diaria a socialistas y populares; ETA dice hasta la saciedad que, de no existir terrorismo, Euskadi se 'españolizaría' -quieren decir, perdería el miedo y se caerían los tabúes nacionalistas-; ETA sabe que, incluso en una tregua trampa, la gente se olvida de la totalitaria y aburrida agenda nacionalista y vive la vida. Y sobre todos esos escombros morales, Ibarretxe lanza un plan de ruptura y lleva a la sociedad al abismo, como si sus delirios fueran equiparables a las urgencias de la gente que se va del país, que vive aterrorizada, que no se atreve a decir lo que piensa y que cuando ejerce la solidaridad lo hace de forma clandestina.

La dirección actual del PNV quiere llevar a los vascos al abismo, quiere imponer su dogma parcial como si fuera consenso universal, involuciona a una fase prepolítica en la que los partidos políticos son secundarios y predominan los valores tribales frente a la agenda ciudadana. Pero no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en el que el PNV declaró solemnemente que para ser vasco no era necesario ser nacionalista -costosa obviedad, pero avance al fin y al cabo-; hubo un tiempo en que se apostó por el pacto de Ajuria Enea, demócratas frente a violentos y no frente nacional; hubo un tiempo en que, Ardanza dixit, no se compartían ni medios ni fines con el terrorismo por muy nacionalista que fuese; hubo un tiempo, en fin, en que Arzalluz decía que la autodeterminación era una superchería marxista, servía para plantar berzas y conducía a la sangría yugoslava.

Ahora, la dirección del PNV hace abstracción de su pasado anterior al 98, se fuma entero el siglo XIX y dice, como le confesaba Ibarretxe a Rodríguez Zapatero, que somos un pueblo prehistórico. ¡Qué aliciente, a la hora de organizar la convivencia... a garrotazos! Las risitas y las risotadas demuestran desprecio a los otros, y la mirada lunática de Ibarretxe, diciendo que ve la consulta en esta legislatura y en ausencia de violencia (¿?) traduce un aliento totalitario, una negación de la realidad de un país ensangrentado y cuajado de víctimas y escoltas. La piedad es lo contrario del odio y aquí gentes creyentes, que van a misa y comulgan, se parten la caja de la risa cuando ven cómo otros creyentes practicantes -por ejemplo, muchos militantes del PP- viven como cristianos en las catacumbas esperando a que les echen a los leones .

La piedad es el sentimiento que nos hace sentir con los otros ,y aquí los otros, los no nacionalistas, sólo existen como un proyecto para ser aniquilado a tiros y a golpe de palabras hirientes. Frente a esta locura totalitaria sólo cabe defender lo obvio: somos iguales y como tales debemos ser tratados, no hay libertades y hay que luchar por ellas, existe un estado de excepción que mata y minusvalora a la mitad de la población y sólo con la Constitución y el Estatuto se puede acabar con él. Un gobierno está desautorizado si incumple la ley o veta resoluciones judiciales. Una ideología, en este caso el nacionalismo, esta desautorizada para gobernar si quiere imponerse como obligatoria. Hemos tenido cuarenta años de dictadura nacionalista y no queremos padecer otros treinta años de régimen nacionalista en el que mientras los nacionalistas radicales matan sistemáticamente, los nacionalistas no tan radicales deliran y hacen buenos negocios, y los no nacionalistas mueren, se exilian o sobreviven en la clandestinidad . Contra ese estado de cosas, contra un sistema que se lanza a la yugular de los disidentes, que lapida al presidente de los empresarios vascos cuando éste dice algo que desagrada al pensamiento único nacionalista, contra el nacionalismo obligatorio, que pretende romper y dividir a la sociedad para imponer sus delirios, nos vamos a manifestar miles de vascos, este sábado, en el Boulevard de San Sebastián, a las 17.30 horas.

Los principios de libertad e igualdad deben ser defendidos no sólo en los papeles, tienen que defenderse también en la calle, los principios de dignidad y convivencia entre iguales no pueden ser defendidos sólo por los más consecuentes. Estos principios tienen que ser defendidos no sólo por los más consecuentes, no sólo por los más brillantes, también por todos aquellos que sienten en sus carnes que no hay injusticia que cien años dure y que de todos depende que se acabe más pronto que tarde.

Delitos contra la humanidad
Maite Cunchillos Libertad Digital  17 Octubre 2002

Baltasar Garzón ha dado un salto cualitativo y ahora pretende demostrar que en el País Vasco hace tiempo que se está cometiendo un crimen de lesa humanidad. Nadie cuestionará que es una tesis novedosa; no faltarán quienes critiquen a Garzón por exagerado. Sin embargo, la propuesta del juez no parece tan descabellada si se analiza el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional

El Crimen de lesa humanidad es uno de los cuatro delitos que juzgará el Tribunal Penal Internacional. Junto al genocidio, crimen de guerra y crimen de agresión, con el de lesa humanidad se pretende perseguir a quienes ataquen de forma “generalizada o sistemática” a una población civil. El artículo 7 del Estatuto de Roma concreta esos ataques generalizados en diversas formas como el asesinato, exterminio, traslado forzoso de la población, persecuciones de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales o religiosos. Incurrirán también en crimen de lesa humanidad quienes causen otros actos inhumanos que provoquen grandes sufrimientos o que atenten contra la integridad física de las personas.

Después de leer detalladamente la definición de crimen de lesa humanidad no parece exagerado plantear que una gran parte de la población vasca es víctima de este delito que se desarrolló sobre todo después del juicio de Nuremberg y que vino a ampliar el campo de actuación del tipificado como genocidio. Al principio, el crimen contra la humanidad estuvo relacionado exclusivamente con conflictos bélicos, pero poco a poco su definición se ha ido clarificando: en tiempos de paz, también se pueden cometer crímenes contra la humanidad.

El juez Baltasar Garzón y posteriormente la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional tendrán que determinar si en el País Vasco existe desde hace años una línea de conducta dirigida a perseguir a una parte de los ciudadanos vascos. Los jueces tendrán que cuantificar cuántos de esos ciudadanos han sido víctimas de un traslado forzoso de la tierra que les vio nacer. Los magistrados aclararán qué entienden por tortura psicológica; para ello tendrán en cuenta a todas las personas que en el País Vasco viven con la sombra de un escolta. Los atentados, los secuestros y los asesinatos podrían confirmar la existencia de una limpieza étnica en el País Vasco.

El Tribunal Penal Internacional tiene competencia para juzgar hechos similares a los que sufren muchos ciudadanos vascos. Pero su Estatuto deja muy claro que su jurisidicción es complementaria de las jurisdicciones penales nacionales: la Audiencia Nacional siempre tendría prioridad para juzgar estas actuaciones. Y en último lugar, el Consejo de Seguridad de la ONU, un estado parte o el fiscal del TPI podrían instar la actuación de la Corte Penal para investigar la situación del País Vasco. Sea desde una óptica nacional o con la cooperación internacional, la justicia tendrá que mostrar su firme decisión de poner fin a la impunidad de quienes tienen amedrentada a una gran parte de la ciudadanía del País Vasco. La propuesta por lo menos, se merece un análisis exhaustivo.

Otros recogen las nueces
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 17 Octubre 2002

Está bien la iniciativa de Garzón de culpar a Batasuna de impulsar una «limpieza étnica» en el País vasco, pero la acusación no es completa: Batasuna y ETA mueven el árbol, y el PNV recoge las nueces, en expresión recogida por Isabel San Sebastián y Carmen Gurruchaga en un libro que nunca fue desmentido. Hablemos claro: ETA asesina violentamente; el PNV es quien plantea la estrategia de la limpieza étnica. ETA es una mafia de sicarios; el PNV es una secta. Quien ha dictado las leyes en el País vasco que conducen al odio de lo español es el PNV, no ETA. Quien ha conseguido la expulsión de los críticos se llama Arzalluz, que no piensa de distinta forma que ETA, salvo que no está probado que haya mandado asesinar; ETA no piensa de distinta forma que Arzalluz porque de él emanan las ideas xenófobas que conducen a la «limpieza étnica». Él es el responsable de que la gente abandone el País vasco; ETA es la responsable de las muertes. Si Arzalluz y la Iglesia quisieran, ETA no existiría. Pero nadie va a acusar al PNV y a la Iglesia de «limpieza étnica». HB será declarada ilegal según nuestras leyes. En cambio, a Arzalluz tendremos que sufrirlo aunque sobre él recaiga la responsabilidad de tanta miseria y tanta tristeza. Está bien la iniciativa de Garzón, pero se queda corta. Un Gobierno como el vasco que es capaz de amenazar con saltarse la Constitución y las leyes, y que actúa cada día con saña y con ira contra los que no piensan como ellos debería ser llevado a los mismos tribunales en los que fueron sentenciados los Nazis. Pero no hay narices.

La izquierda y el terrorismo
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 17 Octubre 2002

A la izquierda le desazona el discurso sobre Al Qaeda. Le descoloca. No puede admitir una encarnación del Mal si no es el que representa el Imperio. Para los líderes de opinión de la izquierda es muy grave aceptar las tesis que lanzan Bush, Blair, Aznar y los intelectuales que han abandonado el antiamericanismo. Equivale a abandonar la causa de los débiles y ponerse al lado del verdugo. Temen la liquidación de ese viejísimo maniqueísmo que ha demostrado su fecundidad a lo largo del siglo XX. Ponerse en contra del terrorismo internacional es alinearse con Bush. Es peor que la caída del muro de Berlín. Es el final. La aceptación de la caza de brujas. La derrota tras esa larga marcha que arrancó en 1917.

Es curioso leer y escuchar las reacciones de los líderes de opinión de la izquierda en este punto. El 12 de septiembre, cuando aún no se había desvaído totalmente la nube de polvo en Manhattan y cuando aún quizá se debatían con la muerte inquilinos de las Torres, repetían una frase lapidaria: «el imperio se lo tiene merecido». Y alguna repetía: «quizá les sirva de lección». Nunca se asomarán los tales a los textos de Furet sobre el socialismo real o al libro negro del Comunismo: entre cincuenta y sesenta millones de muertos en la URSS entre Lenin y Kruschev. En una ocasión un compañero de fatigas en tiempos de la oposición franquista me decía: ¿no ves que estás tirando piedras contra nuestro tejado, contra nuestro pasado? Intenté explicarle el sentido de «nuestro» compromiso político durante aquellos años y los primeros de la transición y que eso no debería impedir que viéramos lo obvio, la inmensa pira de muertes y de injusticias hechas en nombre de la izquierda y del socialismo.

El segundo argumento que suele esgrimirse contra el discurso antiterrorista es que Al Qaeda es una construcción tan mítica como falsa, un invento del equipo de Bush, una excusa para castigar a los países pobres, para justificar las medidas imperialistas y para controlar las reservas de petróleo. El gesto más audaz en este sentido fue la negación de la destrucción de las Torres Gemelas por parte de Al Qaeda. Ahora estamos en Al Qaeda como explicación a acciones que no tienen nada que ver entre sí. Para estos generalmente poco informados periodistas, profesores, políticos (reconocen abiertamente su alejamiento del tema) no existe una organización terrorista de carácter planetario. Aunque lo diga el jefe de los servicios secretos franceses.

El tercer argumento que se esgrime para escapar al compromiso que supondría la aceptación del hecho terrorista internacional es que se exagera su gravedad ya que cualquier epidemia -el sida por ejemplo- provoca más muertes. Se compara así el hecho político del terrorismo y los objetivos de muerte plenamente asumidos con los efectos de una enfermedad. A veces se hacen comparaciones entre las víctimas del tráfico y las del terrorismo. Tal es la catadura moral de estos comprensivos ideólogos.

Hay otros muchos escapismos ante la existencia del Terror organizado. Pero los españoles no deberíamos extrañarnos de ellos: cuánto tardó la oposición a Franco en advertir la perversión de la respuesta etarra. Pero, sobre todo, cuánto hemos tardado en relacionar esa acción criminal con objetivos políticos (políticos, digo y nacionalistas). Estamos pagando los lodos. Aún veía y oía hace unos días, en una televisión, las insensateces de un profesor universitario y miembro del Senado que defendía a Batasuna como si se tratase de un partido político más.

Para estos moralistas lo más execrable no son las muertes que produce el Terror sino la merma de las libertades en Norteamérica o en España... Por ejemplo, la ilegalización de Batasuna.

El partido nazi es el PNV
Enrique de Diego Libertad Digital  17 Octubre 2002

Con pleno acierto, Baltasar Garzón habla de limpieza étnica. Algunos constitucionalistas prefieren hablar de limpieza ideológica. No es tan claro que sea de baja intensidad. Sin duda, sería de máxima intensidad, de genocidio, en el caso de que los nacionalistas tomaran el poder en un escenario de independencia, en un esquema totalitario, en el que la mitad de la población pasaría a estar fuera del proceso.

Esa limpieza étnica lleva practicándose desde el comienzo de la transición. Tiene en su haber más de ochocientas víctimas y más de doscientos mil exiliados. A ellos habría que sumar cientos de miles de exiliados interiores o de personas que se han ido acomodando a una situación de violencia y amedrentamiento, apoyando a los matones para evitarse riesgos. Además de las restricciones a la libertad de todos los constitucionalistas, cuyos dirigentes, sin excepción, precisan de escolta. Casi todas las localidades de las comarcas de Durango, Oria, Deba-Urola y Ayala presentan resultados electorales claramente totalitarios, propios de los referéndum de la Alemania nazi o de la URSS.

Esa limpieza étnica es llevada a cabo por Batasuna, pero no sólo, también por el PNV, que es el detentador de la ideología originaria de la Gran Euzkadi. Es, en último término, este partido el principal beneficiario de los asesinatos, pues se elimina a sus adversarios políticos y se les impide realizar una actividad política normal.

Nada me pareció tan abyecto como que en las últimas elecciones autonómicas se culpara a los líderes constitucionalistas -que se juegan la vida- de hacer campaña en Guipúzcoa como si se tratara de Salamanca. Esa ensoñación sólo estaba en las mentes de los señoritos madrileños. De partida, en Guipúzcoa no se puede hacer campaña como en ningún lugar civilizado, donde las libertades están aseguradas por el Estado de Derecho.

El PNV gana gracias a ETA, que son los matones del nacionalismo. Los etarras y batasunos son de origen comunista, aunque eso está hoy muy larvado frente al componente nacionalista. Los del PNV son los nazis, como se puede ver en la doctrina de Sabino Arana. A esto responden los nacionalistas mostrando su trayectoria en la democracia, pero son demócratas posibilistas, dentro de un proceso totalitario con vocación de partido único.

El dedo en la llaga vasca
Editorial La Razón  17 Octubre 2002

El juez Garzón pone, con su nuevo auto, el dedo en la llaga y sienta las bases para hacer frente, de forma integral, al desafío independentista. Ninguno de los conceptos que el magistrado incluye en su escrito resulta desconocido, pero es la primera vez que alguien se apresta a reunir todos los elementos del rompecabezas etarra para poner sobre la mesa de la justicia una siniestra trama que ha resistido hasta el momento con bastante éxito todos y cada uno de los contraataques del Estado de Derecho. Garzón reúne en su auto todo lo que ha podido aprender como magistrado en su trabajo diario contra el cáncer de ETA.

Su causa es el producto de un trabajo callado y eficaz que ha sido capaz de reunir, como pocas veces pueden hacerlo los Tribunales, las pruebas e indicios, necesariamente parciales, con la evidencia que la sociedad percibe de lo que ocurre con ETA y sus cómplices. Acostumbrados a vivir bajo la amenaza etarra, a las componendas con los nacionalistas radicales en busca del fin de un terrorismo que nunca llega, porque no es posible poner precio político a la paz, y a soportar asesinatos, crímenes, chulerías e imposiciones de todo tipo para «evitar» otros males que luego siempre llegan, la decisión del magistrado supone un auténtico chorro de aire fresco en la asfixiante atmósfera creada por el ETA y sus cómplices. Hemos asistido, con resignación y ausencia de respuesta dignas de ese nombre, a lo que ahora el juez llama, con todas sus letras, un proceso de limpieza étnica, para expulsar del censo del País Vasco a aquellos que no quieran votar afirmativamente en un supuesto referéndum por la independencia. Nos hemos resignado a considerar como un hecho inevitable el éxodo de una parte de la población, de personas con nombres y apellidos, sin que la ley defendiese sus derechos: hemos, en suma, comprobado con sangre y dolor cómo tenía que huir la víctima inocente mientras el impune verdugo se mofaba públicamente. Así, en silencio, han abandonado el País Vasco más de doscientas mil personas. Los censos de La Rioja, Navarra, Cantabria y las provincias de Burgos y Alicante lo atestiguan.

La estrategia puesta en marcha ayer por Baltasar Garzón supone, de hecho, un arma para la democracia, para que el Estado de Derecho encuentre una vía basada en el sentido común para identificar primero a los delincuentes como forma eficaz de desmontar sus estrategia criminal y cumplir el inexcusable deber de defensa de las libertades esenciales. Porque es un delito, y un crimen contra la humanidad, como refleja el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, la segregación de una parte de la población de derecho en un territorio por razón de su origen étnico o geográfico o de su presunta adscripción ideológica.

La Justicia se dispone a reunir en un mismo sumario toda una vastísima actuación ilegal, recabando todos y cada uno de los datos que se hallan dispersos en los distintos sumarios abiertos pero que, en conjunto, articularán una completa visión de conjunto de cómo, gracias al terrorismo y al depurado estilo mafioso, se infecta una sociedad para hacer de ella un pelele adiestrado y listo para votar lo que se ordene, bajo pena de muerte o expulsión del paraíso abertzale soñado por Arzallus y ETA.

Con el culo al aire
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 17 Octubre 2002

Todo estaba previsto. Hasta los que tenían que decir que sí y los que iban a decir que no. Dos representaciones y dos escenarios para un apoteósico final. En uno, el «estadista» Ibarreche recibía en palacio una variopinta cofradía de adhesiones flanqueada por un multicolor flamear de banderolas agitadas por una especie de sección de coros y danzas de la Sección Femenina, pero en versión abertzale. Las discrepancias previstas, ya descontadas, se diluirían entre el tumulto del teatrillo. En el otro, el «gurú de la campa» elevaría con su soflama del odio al infiel el fervor de las masas para ponerlas en el camino del desierto y culminar ese quimérico destino del fundamentalismo nacionalista que lleva a no sé qué extraña Meca. Un paraíso donde las huríes son de ETA y los imanes curas trabucaires, de Oyarzun. Pero he aquí que se ha caído la tramoya y se han desplomado los cuatro palos del sombrajo que sustentaban la farsa. Los empresarios se han salido del papel asignado como pasteleros acobardados, y le han dicho la verdad. Que el rey Ibarreche está desnudo, que eso, su «traje», si no existiera ETA sería la risión del País Vasco, de España y de Europa. ¿Cómo ha escocido la verdad! El ayatollah suelta anatemas y espumarajos por la boca. Mientras, Ibarreche, ruborizado y pudibundo, se escurre por los salones tapándose las vergüenzas. Y es que, simple y llanamente, le han dejado con el culo al aire.

Euskadi 2003
ANTONIO ELORZA El País 17 Octubre 2002

Antonio Elorza es catedrático de Pensamiento Político de la Universidad Complutense.

El próximo año, el 25 de noviembre, se conmemora el centenario de la muerte de Sabino Arana Goiri, el fundador del Partido Nacionalista Vasco. Su figura fue objeto desde muy pronto de una sacralización visible tanto en las publicaciones de sus discípulos y seguidores como en las peregrinaciones anuales a la tumba en el cementerio de Sukarrieta, si bien la evolución política del partido hizo que cada vez más la invocación de 'la pureza doctrinal' del legado del fundador se convirtiera en piedra arrojadiza contra los planteamientos autonomistas. Su prestigio, no obstante, permaneció intacto. La fortuna cambió a partir de la guerra civil, y sobre todo después de 1945. Un aspecto central de la doctrina sabiniana, el racismo, pasaba a resultar incompatible con las concepciones democráticas dominantes en una Europa occidental recién salida de la pesadilla nazi. Ante el nuevo panorama, el PNV mantuvo el culto a Sabino en su calidad de descubridor de la idea central de que 'Euzkadi es la patria de los vascos', con su retrato presidiendo los batzokis a modo de santo patrón del chiquiteo abertzale. Por su parte, los retoños de ETA, inspirándose en el Vasconia de Krutwig, prefirieron distanciarse formalmente de tan arcaico personaje, al mismo tiempo que asentaban la discriminación en la lengua y no en la raza, lo que en definitiva no alteraba mucho el censo de excluidos. De las ideas de Sabino Arana se ocuparon, nos ocupamos, los historiadores, con el objeto de buscar una explicación simultánea de las características del nacionalismo vasco originario y de la continuidad de las mismas en sus herederos políticos. Y el resultado de las investigaciones no tuvo nada de arqueología política.

La razón es que el sabinianismo, o el 'aranismo' como otros prefieren llamarle siguiendo a Krutwig, sigue vivo en ambas ramas de la comunidad nacionalista. Según ocurre en tantos otros procesos ideológicos, un antecedente incómodo resulta borrado de la superficie de la comunicación, pero sus contenidos se mantienen vigentes. Sabino Arana había logrado una síntesis muy coherente de los mitos políticos del fuerismo, pureza de sangre incluida, dando forma a un planteamiento maniqueo que habilitaba a los grupos autóctonos para expulsar los conflictos propios de la modernización al designar un chivo expiatorio sobre quien recaían todas las culpas. No inventó la xenofobia ni el racismo, sólidamente asentados en la Vizcaya del Antiguo Régimen y ahora, a fines del siglo XIX, más activos que nunca por los cambios demográficos de la industrialización: les convirtió en una fórmula política de extrema sencillez. Vizcaya primero, Euzkadi luego, estaban en riesgo de desaparición por el contacto y la dependencia política de un pueblo racialmente inferior y agente de degeneración, los españoles. De ahí la proposición capital: aquí Euzkadi, fuera España. Esa pretensión se apoyaba en el mito fuerista de la indemostrable 'libertad originaria', violada por España en 1839, al someter los fueros al ordenamiento constitucional. Entonces acabó la independencia que resulta necesario recuperar, por la violencia si es posible, o de acuerdo con el pragmatismo ignaciano, por cualquier otro medio. Para cerrar el círculo, esa misión no es solamente política, ya que Euzkadi se perdía para Dios al contacto con España. Era, pues, una causa sagrada y abarca un territorio asimismo cargado de sacralidad, por ser el espacio imaginario propio de un sujeto cuya identidad racial está por encima de la historia, el pueblo vasco. El PNV era, más que un partido, el instrumento para que fueran alcanzados los fines de una religión política.

La vigencia de este pensamiento mítico constituye la base de la propuesta puertorriqueña de Ibarretxe y en particular de su intención declarada de llevarla adelante por encima de todos los 'vetos', léase oposiciones políticas y obstáculos derivados del Estatuto y de la Constitución. Cuando declara respetar el Estatuto, es sin duda por ejercer su magistratura en función del mismo, no porque la pretensión de articular un poder constituyente vasco tenga cabida en su espíritu o en su letra. El órdago sólo se justifica, en los términos de su discurso del 27 de septiembre, al existir un personaje suprahistórico en una y otra vertiente de los Pirineos, de Bayona a Laguardia, de Mauleón en Soule a las Encartaciones en Vizcaya, 'el Pueblo Vasco' con mayúsculas, el cual, a pesar de que nunca constituyó una unidad política ni es hoy homogéneo políticamente y menos nacionalista, posee 'identidad propia en el conjunto de los Pueblos de Europa', y es depositario de un 'patrimonio histórico, social y cultural singular'. Y de esta mentira podrida en el plano político Ibarretxe deduce un derecho ilimitado de autodeterminación.

A la identidad nacional, y al sentimiento de pertenencia consiguiente a la unidad vasca así constituida a partir del mito no se le pueden poner puertas: 'Va más allá de normas jurídicas o de fronteras políticas', 'ni se pueden prohibir por decreto, ley o constitución (con minúscula) alguna'. De ahí que todas las violaciones legales estén permitidas para la puesta en práctica de un proyecto que no toma como base a los ciudadanos realmente existentes, nacionalistas y no nacionalistas en su conjunto, sino al famoso 'Pueblo Vasco' sabiniano, entidad 'milenaria' (lo que siempre se dice cuándo falta la base documental) y que 'forma parte de Europa desde los albores de la historia' (sic). El pequeño dato de que de manera mucho más concreta forma parte de España y de Francia desde hace muchos siglos resulta lógicamente olvidado por Ibarretxe, porque lo importante para nuestro buen sabiniano es que el pueblo vasco es portador de una 'soberanía originaria' que puede actualizar cuando lo desee, o dicho en plata, en la forma, tiempo y modo, y con el contenido que fije el portavoz autodesignado de la creencia mítico-religiosa: el Gobierno nacionalista. Ante tan sagrada finalidad, nada importa que salten por los aires las instituciones y el propio Estado democrático, ni que haya que integrar como parte sustancial del plan a los partidarios del crimen político, vascos auténticos al fin, marginando a más de la mitad de los ciudadanos de Euskadi. La meta fijada por Sabino Arana ha de ser alcanzada por encima de todo.

Ahora bien, si las bases históricas del plan Ibarretxe tienen un rigor parecido al de un tebeo de Asterix con ropaje fuerista, el citado pragmatismo ignaciano hace aconsejable vestir de seda a la mona y hacerla presentable. Para los electores a manipular, porque el engaño del Estado Libre Asociado se vende mucho mejor que la independencia, a pesar de que Arzalluz y los abertzales de Altube destapen de inmediato el tarro. Para la opinión pública española, porque eso es 'federalismo asimétrico', no separatismo. Y sobre todo para poner un pie en Europa a partir de esa cosoberanía a la que se llega desde un ejercicio pleno de soberanía euzkadiana sin admitir 'veto' alguno y arrancando de asumir unilateralmente competencias cuyo coste se descontará del cupo también por sí y ante sí. El menú político fijado por Ibarretxe para el falso Puerto Rico tiene la virtud de ser claro: autogobierno político pleno, poder judicial exclusivamente vasco, competencia exclusiva en cultura, lengua y educación, y selecciones propias (es decir, ruptura simbólica total con España), ámbito sociolaboral propio, amén de la soberanía fiscal ya lograda. Y sobre todo, presencia directa en Europa, para que el siguiente paso político, si tal puede llamársele, carezca del menor riesgo. Luego llegará el tiempo del irredentismo, porque el acuerdo tampoco podría detener al 'Pueblo Vasco' en marcha: la proyección del plan sobre Navarra y sobre el País Vasco francés no ofrece espacio para la duda. No parará hasta conseguir el '¡zazpiak bat!', la unidad de las siete provincias vascas, lema que decora la vistosa camiseta de Joseba Egibar en una reciente fotografía.

La opción no se da, pues, en términos de aspiraciones nacionales de los vascos frente a rigidez centralista, sino de independentismo y lógica de exclusión definidas como lo hiciera Sabino Arana frente a orden democrático. Resultaría perfectamente lícito que un partido nacionalista pusiera en marcha un proceso de secesión, siempre que su espacio político no viviera bajo el imperio del terror y se ajustara a la cadena de reformas estatutarias y constitucionales para alcanzar el ejercicio de una autodeterminación hoy del todo ilegal. Constituye en cambio una gravísima responsabilidad política, ante todo ignorar las posiciones políticas de esos ciudadanos vascos en las encuestas que Ibarretxe cita cuándo le conviene, así como el enorme precio que todos podemos pagar por una desestabilización de la democracia en España y en Euskadi. Ibarretxe, cerril en sus determinaciones y en su ignorancia deliberada de la historia vasca, va a intentarlo con la colaboración además del sector nacionalista vinculado al terror, jugando además de forma descarada con el engaño. El riesgo, tanto para Euskadi como para el conjunto de España, se nos antoja excesivo.

El avalista
PATXO UNZUETA El País 17 Octubre 2002

Si la propuesta del lehendakari obtuviera el respaldo de, por ejemplo, el 54% de los electores, pero todos ellos fueran nacionalistas, ¿la consideraría Ibarretxe suficientemente legitimada como para llevarla adelante? La cuestión le fue planteada por Iñaki Gabilondo el 30 de septiembre. Ibarretxe se fue por los cerros de Úbeda, y menos mal, porque peor habría sido que respondiera: 'Para eso tenemos a Madrazo'.

La pregunta es oportuna porque, si se trata de alcanzar un consenso no inferior al suscitado por el Estatuto de Gernika, será necesario que incluya a los partidos no nacionalistas. ¿Bastaría IU para cubrir ese requisito? La presencia de Madrazo en Lizarra ya permitió al PNV presentar aquel pacto como 'democrático, y no sólo nacionalista'. Madrazo rentabilizó esa función de avalista exterior de un proyecto nacionalista consiguiendo plaza en el Gobierno vasco pese a que sus tres escaños no resolvían a PNV-EA su falta de mayoría. El puesto de avalista se cotiza ahora al alza, dado el nulo entusiasmo con que la propuesta de Ibarretxe ha sido acogida fuera de la familia.

El apoyo sin quiebra de Madrazo al PNV es visto con reticencia por la dirección federal de IU, que teme efectos electorales negativos en otras comunidades. Intentando compensar ese exceso de devoción con gestos de distanciamiento, el Consejo Político Federal aprobó el día 6 una resolución crítica con el plan de Ibarretxe. Sin embargo, Madrazo consiguió el día 11 la aprobación por el Consejo de Euskadi de un Informe Político favorable a ese plan. El texto contiene una referencia significativa a los socialistas vascos: les reprocha ser 'rehenes de los miedos escénicos que les impone Ferraz'. Suena a desafío a su propio Ferraz.

El Informe Político pone mucho énfasis en el Federalismo de Libre Adhesión (FLA) como eje de la alternativa de IU. El nombre suena bien, pero no se entiende en qué consiste. Parece ser algo que excluye tanto la independencia como el centralismo y que ofrece a los ciudadanos 'un marco jurídico en el que cada uno pueda desenvolverse con comodidad (...) independientemente de su sentimiento identitario'. Algo así quiso ser el Estatuto, pero Madrazo ya había aclarado en una entrevista que lo que 'algunos llaman incorrectamente autonomismo', es decir la defensa del marco actual, sin cambios, es en realidad 'centralismo' (El Correo, 28-7-02). El papel de la autodeterminación en el federalismo de libre adhesión es confuso, pero al parecer dispondrían de ese derecho las 17 comunidades. Para evitar discriminaciones se generaliza la posibilidad de secesión. Pero si Cantabria tiene derecho a separarse de España, ¿lo tendría también Álava respecto a Euskadi?

Las dudas de interpretación podrán aclararse fácilmente en el futuro porque Madrazo acaba de reconocer a Carlos E. Cué (EL PAIS, 7-10-02) que la propuesta de Ibarretxe debe ser vista 'como un triunfo de IU' y un acercamiento a sus tesis, dado que 'hemos tenido mucha influencia' en su elaboración. Si algún afiliado andaluz, por ejemplo, no acaba de entender qué es el FLA bastará con indicarle: 'lo de Ibarretxe'.

Entrevistado también por Gabilondo, Madrazo se quejaba el pasado 9 de julio del 'linchamiento' a que le someten el PP y el PSOE 'y sus medios de comunicación'. Días después declaraba (El Correo, 28-9) que consideraba 'un caso sin precedentes que una fuerza como la nuestra haya sobrevivido a las campañas de linchamiento que buscan borrarnos del mapa'. Es una percepción muy subjetiva, porque habría que ver lo que Madrazo (y los medios que suelen defenderle) habrían dicho de cualquier otro político que tras proclamar durante meses que no participaría en un gobierno que no fuera transversal, con el PSE dentro, y luego que en todo caso él nunca formaría parte del mismo, acabase de consejero, como había pronosticado desde diciembre del año anterior Arzalluz, y también los críticos de IU.

Arzalluz, que lo frenó en seco hace años con un terrible '¿quién es ese Madrazo?', alaba ahora 'su valentía' frente a quienes le empujan a romper con Ibarretxe. Sin embargo, no faltan espinas: el pasado verano, el boletín de las juventudes del otro socio de Gobierno, EA, le acusaba de derrochador, tonto útil y hasta de 'racismo oportunista'; esto último, sorprendentemente, por haber nombrado director general de Inmigración a un negro tan sólo por 'el color de su piel'.

CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN, PORTAVOZ DE BASTA YA
«El plan de Ibarretxe es un proyecto étnico a la yugoslava»
«En el régimen del lehendakari, la oposición está condenada a desaparecer por asesinato, expulsión o desistimiento», vaticina el portavoz de Basta Ya
OLATZ BARRIUSO/BILBAO El Correo 17 Octubre 2002

Fecha y hora: el próximo sábado 19 a las 17.30 horas en San Sebastián. El lema: 'Contra el nacionalismo obligatorio. Constitución y Estatuto sí'. El recorrido: la marcha partirá del Boulevard donostiarra y, tras recorrer las calles céntricas, regresará al punto de partida. Cómo ir: a las 15.15 partirán varios autobuses del centro de Bilbao (teléfono de contacto 615-722108), y a las 15.30 de la Plaza de Lovaina en Vitoria.

El pasado 27 de septiembre se despejaron todas las dudas en Basta Ya. Tras escuchar el plan del lehendakari para dotar a Euskadi de un estatus de libre asociación con España, los integrantes del colectivo supieron que habían dado en el blanco al organizar una manifestación «contra el nacionalismo obligatorio». El lema de la marcha que discurrirá el sábado por las calles de San Sebastián, objeto de debate interno en Basta Ya, cobra ahora pleno sentido, explica su portavoz, el profesor universitario Carlos Martínez Gorriarán. Porque, según su análisis, en el modelo soberanista de Ibarretxe sólo caben «sus partidarios». «Su plan es un proyecto étnico a la yugoslava en el que la oposición está condenada a desaparecer», alerta.

-La idea de manifestarse contra el 'nacionalismo obligatorio' les rondaba desde hace tiempo. ¿Ha confirmado el plan de Ibarretxe sus peores temores?
-Sí. Empezamos a darle vueltas hace unos nueve meses, al ver que la evolución política de PNV y EA apuntaba hacia el nacionalismo étnico. Decidimos llamarlo 'nacionalismo obligatorio', que significa que o eres nacionalista o te callas o te marchas. Es posible defender un proyecto político independentista, faltaría más. Lo que de ninguna manera se puede pretender es que quien esté en contra de esas ideas es un enemigo de la paz, o no es vasco, o es extranjero, como los alemanes en Mallorca de Arzalluz. En ésas estábamos cuando salió Ibarretxe con su célebre alternativa y nos convenció de nuestro acierto. Siempre solemos acertar.

-¿Por ejemplo?
-En febrero de 2000 convocamos nuestra primera manifestación con el lema 'ETA no'. Nos pusieron verdes: que era demasiado radical, que era mejor 'ETA para' Pero cuando asesinaron a Fernando Buesa, el lehendakari tuvo que salir con una pancarta que decía 'ETA ez'. Hoy a nadie se le ocurre que se pueda decir menos que eso. Lo mismo ocurrió con la defensa de la Constitución y el Estatuto. Ahora estamos convencidos de que, en pocos meses, el término 'nacionalismo obligatorio' formará parte del lenguaje político habitual.

-¿Ven alguna alternativa a ese modelo dentro del propio PNV?
-Hay nacionalistas perfectamente decentes y demócratas, aunque no son los que nos gobiernan. La alternativa es un nacionalismo constitucional, que acepte que hay unas reglas de juego, que acepte que su proyecto es uno entre varios, que sabe que tiene derecho a defenderlo pero no a imponerlo. Es importante subrayarlo porque la crítica más extendida contra nosotros es que estamos en contra del nacionalismo en general. No, mire. Estamos en contra de los proyectos étnicos a la yugoslava y el de Ibarretxe, desde luego, lo es.

-¿Significa eso que pretende eliminar a los no nacionalistas?
-Los pasos que quiere dar el lehendakari son pasos hacia el abismo. Pretende instaurar un régimen que no es democrático. Tendría cierto barniz democrático porque se convocan elecciones, pero hay que tener en cuenta que Euskadi es el único lugar de Europa occidental donde existe un grupo terrorista que sólo asesina a la oposición. Esto significa que en este régimen la oposición está condenada a desaparecer, bien por asesinato, bien por expulsión -porque a la gente se le obliga a marcharse-, o bien por desistimiento, porque al final tiren la toalla.

-¿Y la pretensión de celebrar una consulta popular?
-En una sociedad donde la mitad de la población no puede expresarse porque si se expresa se convierte en objetivo de ETA, proponer un plan que pasa por consultar a toda la población o es una farsa gigantesca o es de un cinismo incalificable. En este país debería haber un plazo de, digamos, cinco años sin un solo acto de violencia por razones políticas para que fuera decente, y digo decente, poner sobre la mesa debates como éste.

-Habla de imposición nacionalista. ¿En qué se palpa eso en el día a día?
-Por ejemplo, en su reacción a la Ley de Partidos. Se nos dice que si uno se mete con Batasuna rompe la sociedad vasca y trae no se qué terribles problemas. En el País Vasco hay una corriente de opinión ultrasensible a los problemas que puedan afectar a algunos nacionalistas y absolutamente indiferente y ciega a la situación que viven los que no lo son. Habría que poner cada día un anuncio en los periódicos para recordar que en este país hay 1.800 personas que llevan escolta y muchas más que deberían llevarla y no la tienen por falta de medios. Y lo más grave es que, con este panorama, los nacionalistas nos digan: 'lo suyo es muy grave y lo sentimos muchísimo, pero no podemos hacer nada'. Porque, para ellos, sus propios problemas son una tragedia y los nuestros, anécdotas. Los sentimientos de ETA y Batasuna son intocables y los nuestros, una basura.

-¿Qué le diría a un ciudadano vasco para convencerle de que no se quede en su casa el sábado?
-Que hay mucho en juego. Que la sociedad vasca es plural y es importante que así lo manifieste, que aquellos que no comulgamos con los planes del lehendakari debemos expresarlo pacíficamente en la calle. Hay que tener muy presente que en el mundo de Ibarretxe sólo se puede ser nacionalista y eso es terrible. Que se den cuenta de que, sólo por su propia satisfacción, los nacionalistas están dispuestos a provocar algo que puede ser gravísimo. En el caso más leve, de ahí saldría una sociedad hundida, envejecida y sin futuro, una especie de asilo de rentistas. En el peor de los casos, sería el preámbulo de un enfrentamiento civil.

-¿Podría argumentarlo?
-Vamos a ver. Estamos hablando de un país en el que si yo soy, pongamos, un empresario crítico con el nacionalismo es muy posible que me quede sin contratos públicos. Las empresas, los grupos culturales y sociales, las iniciativas que se salen de la órbita nacionalista están condenadas al ostracismo. Es erróneo pensar que el bienestar económico y la educación media de la sociedad nos protegen de catástrofes como las de otros países. En el siglo XX se ha demostrado que sociedades cultas y prósperas como la alemana han acabado como el rosario de la aurora. Un nivel de renta alto no nos libra en absoluto de vernos en situaciones como la de Yugoslavia.

-¿Les ha invitado Ibarretxe a su ronda?
-Pues no. Jamás nos ha llamado y ahora tampoco. Pero yo creo que iríamos para decirle que no estamos de acuerdo y pedirle que por responsabilidad retirara su plan.

UGT acusa a Ibarretxe de aprovecharse del miedo
ABC 17 Octubre 2002

VITORIA. UGT del País Vasco expuso ayer a Juan José Ibarretxe su frontal oposición a su propuesta soberanista, que considera «inoportuna, deshonesta e insolidaria». Además, dice que el lendakari «aprovecha el miedo de la ciudadanía para ofertar más soberanía a cambio de acabar con el terror».

Así se lo hizo saber el secretario general de UGT en el País Vasco, Dámaso Casado, en un documento que entregó al propio Ibarretxe durante el encuentro que mantuvieron ayer. Según la central socialista, «el lendakari mira para otro lado y no afronta de cara el problema más serio de la sociedad vasca: la falta de libertad».

«Por ello -añade el informe-, calificamos su propuesta de deshonesta e insolidaria, puesto que todas las organizaciones políticas y sindicales no están en las mismas condiciones cívicas para debatir». Para este sindicato se trata además de una iniciativa «unilateral» que institucionaliza la fractura, la división y el frentismo en la sociedad vasca.

UGT tacha el plan de «oportunista» porque «se aprovecha del miedo y del cansancio de la ciudadanía para ofertar más soberanía y más nacionalismo a cambio de acabar con el terror». Es decir, añade, se está aprovechando la existencia del terror y de la muerte para legitimar una construcción nacionalistas de la sociedad y renunciar a hacer una sociedad de ciudadanos libres. Además, critica que la propuesta represente una ideología «más étnica que cívica».

Los catalanes, contra el plan
Por otro lado, la mayoría de los catalanes se declara en contra del plan de Ibarretxe, según un sondeo que ayer publicó El Periódico. Un 26,1 por ciento está de acuerdo, frente a un 46 por ciento que se sitúa en contra. Preguntados por la posibilidad de trasladar a Cataluña el proyecto, un 32 por ciento se muestra a favor mientras que un 52,7 por ciento se declara en contra.

Garzón acusa a Batasuna de provocar una «limpieza étnica» para imponer la independencia
J. SUÁREZ DE LEZO ABC 17 Octubre 2002

MADRID. Objetivo: limpieza étnica. Fin: «Segregación del sector no nacionalista de la población con el propósito último de hacerle insoportable la permanencia» en el País Vasco. Medios: métodos nazis y mafiosos que engloban una «actividad sostenida» de amenazas, coacciones, lesiones, tratos degradantes, menoscabo de la integridad moral, calumnias, injurias, daños, incendios, estragos, usurpación y ocupación ilegal de edificios públicos, desobediencia, atentados... y un largo etcétera de delitos destinados a «asegurar el resultado afirmativo» de un hipotético referéndum en el que se plantee la autodeterminación del País Vasco.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ordenó ayer una serie de diligencias encaminadas a demostrar que ETA y Batasuna han iniciado «una auténtica limpieza étnica de baja intensidad» para «depurar» el censo electoral del País Vasco y «asegurar el resultado afirmativo» de una «eventual y futura consulta» sobre la autodeterminación.

«El objetivo de esta resolución -señala el magistrado- es establecer si se han producido las bases de esa limpieza mediante el abandono o éxodo de una parte sustancial de la población del País Vasco, que ha establecido su residencia en otras partes de España, causando baja en el censo electoral».

Crímenes contra la humanidad
En el caso de que estos términos quedaran demostrados, Garzón podría imputar a Batasuna un delito de lesa humanidad basándose en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, de 1998. «La segregación de una parte de la población de derecho de un territorio por razón de su origen étnico o geográfico o de su presunta adscripción ideológica -sostiene Garzón- es, no solamente una conducta inadmisible en un Estado de Derecho, sino, además, una conducta delictiva reflejada en el Código Penal».

De hecho, si eventualmente quedaran acreditados los términos de esta investigación, el magistrado podría imputar a Batasuna un delito de genocidio, previsto en el artículo 607 del Código Penal.

Pero la larga lista de delitos presuntamente cometidos por «múltiples integrantes de HB-EH-Batasuna» contra «el colectivo social que no le es afín ideológicamente, de manera regular y obedeciendo a una estrategia previamente establecida por la organización terrorista en la que se integra la propia organización», no cierran el camino secesionista.

En la resolución hecha pública ayer, el magistrado de la Audiencia Nacional señala que «en los últimos doce años» ha podido tener lugar «una masiva alteración de los certificados de nacimiento de los niños de la pricipal ciudad del País Vasco, Bilbao».

El «estigma» euskaldún
Así, y por «razones puramente accidentales derivadas de que el principal hospital maternoinfantil de Vizcaya se encuentra en Baracaldo», militantes y dirigentes de Batasuna «han hecho constar falsamente como lugar de nacimiento Bilbao». El juez Garzón cree que esta artimaña no tiene otro fin que el de «evitar que los nacidos arrastren de por vida el «estigma» de haber nacido en un lugar no lo bastante euskaldún».

Asimismo, apunta a una «estrategia previamente establecida» por Batasuna para presionar «hasta la expulsión de facto» a políticos profesionales, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Autónoma vasca, concejales no profesionales de partidos no nacionalistas, empresarios, intelectuales, profesores de universidades, abogados, jueces y fiscales, y otros profesionales, promoviendo unas «condiciones de vida insoportables con amenazas, anónimos, agresiones físicas y verbales, estampación de carteles, pintadas, campañas de acoso, agresiones, etc».

Garzón compara los métodos empleados por ETA-Batasuna en el País Vasco con los que «emplea el crimen organizado en Sicilia» o con los «métodos de actuación del partido nazi de la Alemania de los 30».

Para acreditar su investigación, el magistrado ha solicitado a la Administración central y a la Autonómica vasca, así como a los Cuerpos de Seguridad del Estado y la Ertzaintza, y a la Fiscalía General del Estado, una serie de informes que eventualmente podrían suponer la imputación a ETA-Batasuna de delitos de lesa humanidad y genocidio.

Así, Garzón ha requerido informes como la relación de los atentados de ETA desde su inicio de actividades terroristas, los actos de violencia callejera desde 1990, el número de funcionarios policiales que por razones de seguridad viven fuera de su demarcación profesional, las personas y empresas que han aparecido en listados de ETA-KAS-EKIN como objetivos potenciales de la banda, etc.

El magistrado solicita, asimismo, un estudio del censo electoral del País Vasco que refleje las bajas que se han producido en los últimos doce años, así como la repercusión que ha tenido en las provincias limítrofes, y pide al CIS todas las encuestas sociológicas llevadas a cabo sobre las consecuencias de la violencia terrorista.

El Gobierno central levanta un muro contra las tesis autonomistas de Fraga
La Voz 17 Octubre 2002

-Aznar ha frenado todas las demandas planteadas el último mes por el presidente de la Xunta en este ámbito
-Madrid tumba la petición de la Cámara gallega para la gestión de fondos europeos

Las demandas autonomistas de Fraga tropiezan con el rechazo cada vez más contundente del Gobierno central y de su propio partido. El gabinete de Aznar ha intensificado en los últimos días los mensajes en contra de las propuestas del presidente de la Xunta. Ni la participación de las comunidades en los órganos de decisión de la UE, ni la gestión autonómica de los fondos europeos, ni la revisión del sistema de elección del Constitucional serán objeto de debate en la presente legislatura, que expira en el 2004.

Las calabazas de Madrid afectan también al traspaso de las competencias de mayor calado que Fraga reclamó a Javier Arenas a principios de septiembre. La Xunta amarró la transferencias sobre Metrología, control de la Real Academia Galega y profesorado de Religión. Y obtuvo un compromiso para asumir la gestión en formación continua, Instituto Social de la Marina y medios para el funcionamiento de la Justicia.

Pero otras catorce demandas quedaron sin respuesta y sin fecha. Entre ellas, la delegación de la sanidad exterior y la gestión de aeropuertos, un asunto que exige revisar el Estatuto y que Fomento mantendrá cerrado al menos hasta el 2007.

El margen de acuerdo es aún menor en el ámbito comunitario. Fraga, consciente de las ampollas que sus demandas suscitan en la dirección del PP, trató de dar un tímido paso al frente la semana pasada al consensuar con BNG y PSdeG una demanda parlamentaria para que Galicia pueda gestionar los fondos que recibe de la UE.

Rajoy, el viernes en Arteixo, y Arenas, ayer mismo en A Coruña, zanjaron toda expectativa. El ministro de Administraciones Públicas también advirtió el martes ante la Conferencia sobre Asuntos Relacionados con la Comunidad Europea que el debate sobre la participación autonómica en la UE seguirá siendo tabú hasta el 2004.

Serafín Lorenzo (santiago)

Texto íntegro del auto de Garzón: INTEGRACIÓN EN ORGANIZACIÓN TERRORISTA
La Razón  17 Octubre 2002

JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN Nº 5
MADRID
NIG:00002 2 000 3579/2000
78300
SUMARIO (PROC.ORDINARIO)35/2002-M
INTEGRACIÓN EN ORGANIZACIÓN TERRORISTA
AUTO
En Madrid a dieciséis de octubre de dos mil dos.
HECHOS
ÚNICO.- En esta causa se investiga la integración en la estructura terrorista de diferentes personas
vinculadas o integradas en HB-EH-Batasuna en el nivel dirigente o de militancia, tanto en el
ámbito de las Herriko-Tabernas, como en el de Dirección de aquélla dentro del complejo líderado
por ETA.
En esta causa se ha acordado la suspensión de actividades y cierre de las sedes y locales de
HB-EH-Batasuna.
Asimismo, se hallan en trámite otras decisiones relacionadas con la posible administración judicial
de las Herriko-Tabernas; así como diversas. diligencias acordadas para el fin de la instrucción.

RAZONAMIENTOS JURÍDICOS
PRIMERO.- Con el fin de agotar la instrucción y para acreditar la comunidad de fin, y, la integración
en la estructura jerárquica dirigida por ETA, de Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y
Batasuna, así como la denominación actual de Araba, Bizkaia, Guipuzkoako Sozialista
Abertzaleak y Nafarroako Ezker Indepentista; y de las demás estructuras del denominado MLNV,
es preciso reconstruir en gran medida, todo el edificio común de la organización terrorista, integrando
el valioso material obtenido por la Unidad Central de Inteligencia, con todos los demás
datos y elementos que puedan conseguirse de otros departamentos del Estado, y, en especial
de las estructuras administrativas (policiales, de hacienda, educación, empresariales, bancarias
y otras del País Vasco y de España), y sin cuya cooperacion será difícil establecer el alcance
definitivo de la actividad terrorista en toda su extensión y compresión. Todo ello de acuerdo con
lo dispuesto en los artículos 13, 299, 311 y concordantes de la L.E.Criminal

SEGUNDO.- Se pretende demostrar también la ejecución, primero larvada, y luego, abierta y
paulatina de una auténtica limpieza étnica de baja intensidad por parte del complejo terrorista,
dirigida a predeterminar con una determinada tendencia ideológica la composición del cuerpo
electoral llamado a decidir la eventual y futura consulta de un referéndum de autodeterminación,
para así asegurar el resultado afirmativo de aquél.
Así, la defensa de un derecho, que es el primero de los incluidos en el Pacto de Derechos
Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (artículo 1), se convierte en una actividad delictiva al
pretender, partiendo de la falta de un respaldo electoral suficiente para conseguir los objetivos
perseguidos, aquella estrategia de limpieza étnica, violando casi todos los demás derechos de
esa norma.
Es decir, el objetivo de esta resolución es establecer si se han producida, las bases de esa limpieza,
mediante el abandono o éxodo de una parta sustancial de la población del País Vasco
que ha establecido su residencia en otras partes de España, causando baia en el censo electoral
de aquél. Este auténtico y verdadero éxodo, de acreditarse, vendría a corroborar la alteración
del propio espectro ideológico de aquélla parte del territorio español.

TERCERO.- La cuestión será compleja, ya que se deben establecer los medios a través de los
cuales ETA y su complejo terrorista y especialmente HB-EH y Batasuna han propiciado la «depuración
» del censo electoral del País Vasco.
Esta actividad sostenida ha ido, según los indicios existentes, referida, principalmente al mantenimiento
sistemático de un clima social de presión e intimidación tendente, no solo a lograr una
hegemonía política nacionalista extrema en todo el territorio, sino que ha ido, directamente, a
obtener la segregación del sector no nacionalista de la población con el propósito último de
hacerle insoportable la permanencia en aquel territorio, obligándosele a abandonarlo.
En esa polítíca, mantenida durante décadas, tal como consta acreditado indiciariamente, en esta
causa y en las demás instruidas en este Juzgado (Sumario 18/98, Sumario 15/02, Sumario
33/01 y Sumario 18/01) y que ha producido el éxodo precitado, la violencia de ETA es únicamente
la últirna ratio, hasta el punto de que aunque ETA no existiera o desapareciera la Kale
Borroka, o ésta no se hubiera producído nunca; BATASUNA, por los métodos que utilliza, constituye
desde el punto juridico-penal una asociación ílícita.

La segregación de una parte de la población de derecho de un territorio por razón de su origen
étnico o geográfico o de su presunta adscripción ideológica es, no solamente inadmisible en un
Estado de Derecho, sino, además, una conducta delictiva reflejada en el Código Penal, e incluso,
como crimen contra la humanidad en el Estatuto de Roma de la CPI (artículo 7) de 17 de
julio de 1998.
Ningún sistema democrático puede aceptar como lícito un proyecto político que pretende modificar
la composición de los grupos humanos, sea ésta la que sea, mediante la coacción, la amenaza,
la segregación y finalmente, la violencia. La integración social en igualdad de derechos de
todos los ciudadanos es una conquista de las sociedades democráticas y no es lícito socavarla
para conseguir métodos extrademocráticos y delictivos aquello que no se obtiene a través de las
urnas.

CUARTO.- Múltiples integrantes de HB-EH-BATASUNA, y dirigentes de la mismas, han cometido
presuntamente, con el fin descrito, contra el colectivo social que no les es afín ideológicamente,
de manera regular y obedeciendo la estrategia previamente establecida por la organización
terrorista en la que se integra la propia organización, delitos de amenazas, coacciones, lesiones,
tratos degradantes, menoscabo de la integridad moral, calumnias, injurias, daños, incendios,
estragos, usurpación y ocupación ilegal de edificios públicos, desobediencia y atentados, malversación
de caudales públicos en las instituciones que controlan a través de ayudas, subvenciones
y donaciones, obstrucción a la justicia, discriminación, impedimento de la libre expresión, ultrajes,
desórdenes públicos, etc.

Militantes de esa formación y dirigentes de ella, han sometido presuntamente a la población originaria
de otras partes de España, residentes en territorio vasco, a un estado de segregación tal
como para que, a título de ejemplo, en los últimos doce años, se haya podido producir una masiva
alteración de los certificados de nacimiento de los niños de la principal ciudad del País Vasco,
Bilbao, que por razones puramente accidentales derivadas de que el principal hospital mater-
noinfantil de Vizcaya se encuentra en Baracaldo, municipio habitado principalmente por población
de inmigración, han hecho constar falsamente como lugar de nacimiento Bilbao, para evitar
que los nacidos arrastren de por vida en su documento de identidad el «estigma» de haber nacido
en un lugar no lo bastante euskaldún, hecho que pudo estar relacionado con la publicación
de una nueva norma que regulara la situación, la Ley 4/1991 de 10 de enero (art. 16) y art. 68
del Reglamento del Registro Civil aprobado por Real Decreto 1063/1991 de 5 de julio.

QUINTO.- Se ha presionado hasta la expulsión de facto, no sólo a políticos profesionales y
miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, sino a miembros de la policía autonómica
(muchos de los cuales viven ya fuera del territorio vasco y realizan desplazamientos diarios
desde los territorios limítrofes a sus lugares de trabajo), concejales no profesionales de partidos
no nacionalistas, empresarios, periodistas, escritores, intelectuales, profesores de
Universidad, abogados, jueces y fiscales, y otros profesionales.
Aparentemente, y así se tratará de demostrar, se ha sometido a las personas más arriba citadas
y a su entorno personal y familiar a condiciones de vida insoportables con amenazas, anónimos,
agresiones físicas y verbales, estampación de carteles, pintadas, campañas de acoso, agresiones,
etc.
No sólo se ha atentado contra la vida, la libertad y la integridad física de las personas, sino que
Batasuna, y así se está acreditando en esta causa, ha impedido de hecho a sus adversarios
políticos el ejercicio de la libertad de expresión, de la libertad de información, de la libertad de
manifestación y de la participación política. Ha boicoteado sistemáticamente actos públicos de
personas consideradas políticamente no nacionalistas. Ha organizado regularmente contramanifestaciones.
Ha boicoteado las candidaturas electorales adversas.
Se han atacado y destruido reiteradamente comercios, librerías, cabinas telefónicas, cajeros
automáticos, contenedores, autobuses, concesionarios de automóviles, por su supuesto origen o
por considerarles representativos de intereses «españoles» o «franceses».
Toda esta política de Batasuna, y el resto del MLNV, se resume en la afirmación de uno de sus
máximos dirigentes: «unos años más y ya podremos hacer el referéndurn».

SEXTO.- Se han sustituido los mecanismos democráticos de adopción de decisiones y formación
de voluntad de las instituciones representativas por la coacción. Los casos de la central
nuclear de Lemóniz y de la autovía de Leizárán, de los que existe abundante documentación,
han sido buenos ejemplos de ello.

Las instituciones controladas por Batasuna han realizado sistemáticas actuaciones coactivas
respecto de aquellas instituciones cuya desaparición pretenden, por ejemplo, denegando licencias
de obras o de reparación de edificios, de apertura de establecimiento, de nueva ocupación,
etc, (Por ejemplo en lo que se refiere a Casas Cuarteles de la Guardia Civíl, entre otros).
Se ha boicoteado sistemáticamente el funcionamiento de aquellas ínstituciones en las que no
tienen mayoría, impidiendo las deliberaciones y la adopción de decisiones de los órganos colegiados
que no controlan, mediante la causación regular de desórdenes, lanzamientos de octavillas,
campañas de persecución y estigmatización directa y a través de medios de comunicación
afines, de sus opositores políticos.

Puede decirse, y, así se demostrará en esta causa, que Batasuna emplea en el País Vasco los
mismos métodos de intimidación para el conjunto de la sociedad que emplea en Sicilia el crimen
organizado. La discrepancia, la contestación, la respuesta ciudadana están absolutamente proscritas,
y, cuando se producen son respondidas inmediatamente con la agresión y el acoso de los
discrepantes, y en tal contexto los vacíos de poder que van dejando en las instituciones demo-
cráticas, en los medios de comunicación, en cualesquiera colectivos, centros docentes, asociaciones
vecinales, entidades deportivas las personas amenazadas en su retirada, son inmediatamente
ocupados por los integrantes de la entidad investigada como asociación ilícita, de manera
hasta ahora irreversible.

Por último, y como método de actuación política, HB-EH-BATASUNA, en el contexto del complejo
terrorista en el que se integra, y, para el cumplimiento de sus fines ilícitos, ha obtenido sus
resultados electorales empleando para ello, métodos similares a los que, en la Alemania de la
república de Weimar utilizaba para participar electoralmente, el partido nacional socialista alemán.
Nadie dudaría hoy en día en considerar, en atención únicamente a sus métodos de actuación,
que el partido nazi de la Alemania de los años 30 era una asociación ilícita.
Esta afirmación se completa en el último peldaño de la escala con la labor asígnada como parte
«Iegal» deL grupo terrorista de alentar, ensalzar y legitimar la actuación de la banda armada
ETA, cooperando directamente con la actividad delictiva de ésta (declaraciones de uno de sus
máximos dirigentes de que «cuando no hay muertos, se olvida el terna»)
Con estos argumentos se pretenden justificar las diligencias que se ordenan, especialmente dirigidas
a acreditar lo dicho.
Por lo expuesto y vistos lo artículos citados y demás de general y peffinentes aplicación:


DISPONGO
1) Cursar atento oficio a la Secretaría de Estado para la Seguridad para qu dé las órdenes oportunas
y realice gestiones que fueran necesarias para que la UCI y la Guardia Civil (Servicio de
Información) con el apoyo de otros servicios de la Administración y otros ministerios (Hacienda,
Educación, Cultura, Sanidad, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Estadística,
Investigaciones Sociológicas) y otros organismos e instituciones como, las Confederaciones de
Empresarios, Fiscalía General del Estado, Medios de Comunicación, Sindicatos, Asociaciones
profesionales, Consejo General del Poder Judicial, Ayuntamientos, Junta Electoral Central,
Parlamentos, Gobiernos Autónomos, Universidades, y, cualesquiera otros que fueran necesarios;
para que elabore un exhaustivo informe sobre los siguientes extremos:

A) 1.- Relación de atentados con resultado de Muerte desde el inicio de actividades de la organización
terrorista hasta la actualidad. Se enumerarán las víctimas, con expresión del sector profesional
o de población al que pertenecían, así como la fecha, lugar y circunstancias en las qué se
cometieron los hechos, y las personas que resultaron imputadas, la suerte procesal de las mismas
y su eventual vinculación anterior, simultánea o posterior con el complejo terrorista ETAKAS-
EKIN y las estructuras que lo integran.

2.- Relación de atentados con resultado de personas heridas con expresión del número de personas
e idénticas circunstancias que las expresadas en el punto 1.

3.- a) Relación de atentados con resultado de daños en los bienes públicos y privados, confeccionándolos
por sectores de productividad, mercantiles, transporte, bancarios, nacionales o
extranjeros, por provincias, con idénticas circunstancias que las descritas en el punto 1.

b) Valoración económica estimada de los desperfectos.
c) Relación de personas o entidades (Seguros, Estado, Municipio ... ) que hayan pagado
todos los desperfectos.
d) Relación separada de los actos de Kale Borroka desde 1990, con mención y diferenciación
de las mismas circunstancias descritas en el apartado 1

4.- Relación sucesiva y exhaustiva de las localidades en las que se han producido actos violentos
terroristas (atentados, Kale Borroka ...)

5.- Relación de secuestros, personas afectadas, cantidades pagadas, cantidades recuperadas,
personas imputadas.

6.- Relación exhaustiva de las armas, explosivos, aparatos para construcción de armamento,
granadas, máquinas troqueladoras, matrículas, vehículos sustraídos, documentos falsificados y
demás instrumentos y objetos intervenidos a la organización terrorista, informes de la intervención,
personas, sedes, herrikos, etc, en cuyo poder estuvieran y su vinculación con ETA-KASEKIN
y todas sus estructuras (XAKI, JARRA¡, KAIKA, SEGi, GESTORAS, HERRIKOS, HB-EHBATASUNA,
o cualesquiera otras del MLNV)

7.- Relación de sedes y locales de todas estas entidades y sus organismos a lo largo de su historia,
con expresion de la persona o personas que los titulan.

8.- Cualesquiera otros datos o elementos no incluidas en las relaciones anteriores y que avalen
o acreditan la existencia del complejo terrorista integrado por ETA-KAS-EKIN y sus estructuras.

B.- 1.- Oficiar a la Jefatura de la Ertzaina para que elaboren los mismos requerimientos anteriores
en el ámbito de su competencia territorial, partiendo de todas y cada una de las actuaciones
realizadas.
2.- Relación pormenorizada y exhaustiva de todos los atestados, con expresión del lugar, ocasión
y circunstancias, sobre delitos de desórdenes públicos; coacciones, amenazas, extorsiones,
violencia cailejera, injurias, calumnias, daños, incendios, tratos degradantes, menoscabo de la
integridad moral, estragos, usurpación y ocupación ilegal de edificios, desobediencia, atentados,
obstrucción a la justicia, malversación, impedimento de libre expresión (contramanifestaciones)
ultrajes cometidos en el País Vasco y relacionados con el complejo terrórista mencionado.
3.- Relación de actos públicos convocados, personas convocantes y su vinculación con el complejo
terrorista mencionado, lemas utilizados, lugares y ocasión o causa de su convocatoria.
4.- Número de funcionarios policiales que, por razones de seguridad vivan fueran de su demarcación
profesional.
Este punto se extenderá por igual a UCI y Guardia Civil, respecto de sus miembros.

C) 1.- Relación exhaustiva de personas que han aparecido incluidas en los listados de ETA-KASEKIN
y sus estructuras terroristas como potenciales objetivos de atentados o acciones delictivas
por parte de aquéllas, relacionando su adscripción profesional, social y espacial o geográfica,
2.- Relación de personas e instituciones, empresas, periódicos, etc., incluidos en listas de ese
tipo,
3.- La misma relación referida a actos de Kale Borrolka.
4.- La misma relación sobre los lemas, carteles, pintadas de contenidos amenazantes o de coacción
contra personas o cosas y con la misma finalidad de conseguir el amedrentamiento y la
huida del País Vasco.
5. Campañas de coacción y amenazas, diseñadas contra las diferentes clases de población,
zonas de las mismas, frecuencia, etc.

D) Relación, por sectores y zonas geográficas, de personas con cargo público o sin él; militares
o civiles, profesionales o trabajadores por cuenta propia o ajena, empresarios, policías, jueces,
políticos, etc, que estén sometidos a medidas de protección y de escolta (pública o privada) a
causa de las actividades terroristas del complejo liderado por ETA. Sólo será necesario la enumaración
y no la identificación personal, para prevenir su seguridad.

E) Efectuar un estudio del censo electoral y de las altas y bajas que se han producido en el
mismo en los doce últimos años, o anterior si fuera preciso, en el País Vasco, y la repercusión
en las provincias limítrofes.

F) Obtención y edición del material videográfico policial y producido por medios de comunicación
de todos los atentados, actos de Kale Borroka, jornadas de lucha, actos reivindicativos, enfrentamientos,
manifestaciones, destrucción de bienes públicos y privados, armas, explosiones, etc.,
del complejo terrorista y estudio relacionado con manifestaciones o afirmaciones públicas de los
líderes y militantes del complejo terrorista liderado por ETA.

G) Relación de periodistas, intelectuales, profesionales, empresarios, etc., que hayan tenido que
abandonar el País Vasco y las razones.

H) Reclamar al Instituto de Investigaciones Sociológicas de todas aquellas encuestas, publicadas
y sin publicar, y estudios realizados sobre la violencia terrorista, incidencia de la misma y
consecuencias en el País Vasco y sobre cualesquiera aspectos relacionados en esta resolución.

I) Relación de nacimientos e inscripciones fuera del municipio de nacimiento, relacionados con
los hechos investigados, para lo que se recabará el auxilio del Ministerio de Justicia.

J) Elaboración de sendos informes o alestados por cada uno de los siguientes derechos y libertades,
aparentemente afectados por la acción del complejo terrorista y en especial por HB-EHBATASUNA
o con su colaboración.

1- Discriminación a personas no vascas por las instituciones que controlan:
- Denegaciones de subvenciones.
- de Ayudas, o
- de Licencias de apertura y/o de obra a los solicitantes.

2. Agresiones a la libertad de expresión, de cátedra, de información: relación de amenazas,
declaraciones, intimidaciones en contra, etc., a intelectuales, profesionales, librerías, atentados a
periódicos y sus distribuidoras y a periodistas; recabar informes de los Colegios de profesionales
de la Universidad, de las Asociaciones de prensa, etc.

3. Agresiones y ataques a la libertad de reunión y participación política:
- Ataques a sedes de partidos políticos.
- Casas de[ pueblo.
- A concejales, alcaldes, diputados, parlamentarios, miembros de los partidos políticos o
de asociaciones afines. Se recabarán los datos de las Direcciones de cada uno de los grupos
políticos afectados.
- Ataques verbales o de hecho en Ayuntamientos, Parlamentos, Diputaciones o Juntas
Generales, etc.

4. -Agresiones a la libertad de manifestación:
-Agresiones a personas que se manifestaban pacíficamente,
- contramanifestaciones,
- amenazas, insultos, injurias, pintadas, carteles, dianas, etc., contra los mismos;
-campañas en prensa; en medios públicos; «señalamiento» de personas o cosas; entre
otros.

5. -Agresiones a la libertad de asociación: a las asociaciones o movimientos tales como Basta
Ya, Ermua y otras que se relacionarán y de las que se recabarán denuncias, documentos, relaciones
de hechos y los demás datos que acrediten aquellos ataques.

6. Agresiones a la libertad de educación, recabando los datos de los organismos que correspondan,
en relación con la discriminación o imposibilidad en la enseñanza del castellano, u otros
aspectos referidos a la persecución de personas por razones de su profesión y actividad en este
ámbito.

7. Agresiones a la libertad sindical:
a) Identificación de los sindicatos que han sufrido ataques terroristas, Kale Borroka, pintadas,
u otro tipo de agresiones por parte del complejo terrorista.
b) Relación de sedes y locales afectados.
c) Relación de sindicalistas afectados.
d) Daños producidos y su valoración.
Para ello se recabaran los datos y colaboración de las entidades afectadas.

8. Libertad de empresa:
a) Relación de empresarios amenazados, extorsionados, etc., por el complejo terrorista de
ETA-KAS-EKIN y BATASUNA.
b) Número de empresas amenazadas por aquél.
c) Número de empresas cerradas o trasladadas por esta causa a otro lugar.
d) Relación exhaustiva de las cartas o documentos, exigiendo el denominado «impuesto
revolucionario» para la organización terrorista.
e) Relación de empresas atacadas (Renault, Telefónica, Bancos, Cajas de Ahorro, autobuses,
contenedores, empresas de trabajo temporal ...) y valoración de los daños.
f) Relación de obras paralizadas provisional o definitivamente por esta causa.
g) Cualesquiera otros datos relevaníes en este ámbito.

K) Efectuar un análisis comparativo de los diferentes memorias de la Fiscalía General del
Estado, Ministerio del Interior y Ertzaintza, respecto de la incidencia del tipo de delitos relatados
en esta resolución en el País Vasco con respecto a la media española en el mismo ámbito.
L) Solicitar la de la Fiscalía General del Estado que recabe de los Fiscales del País Vasco y
Navarra una relación exhaustiva de los atestados instruidos por todos y cada uno de los delitos
que se han mencionado en esta resolución, diferenciando el tipo y la zona en la que se produjo,
los imputados y el resultado.

M) Cursar atentos oficio al Excmo. Sr. Presidente de los Parlamentos Autonómicos de Navarra y
País Vasco para que se den las órdenes oportunas a fin de que se envien a este juzgado todas
las intervenciones que hubieran tenido en el mismo los parlamentarios de HB-EH-BATASUNA,
incluída la denominación actual que ostentan hasta la fecha del 26.08.02., y posteriores en tanto
no se haya suspendido su actividad.

N) Cursar atentos oficios a todos los Ayuntamientos, Juntas Generales y Diputaciones del País
Vasco y Navarra para que remitan copia certificada de todas y cada una de las mociones que
HB-EHBATASUNA, incluida su denominación actual, hayan hecho desde su presencia en las
institución respectiva.
0) Cursar atentos oficios a los Alcaldes y Presidentes de los Ayuntamientos, Diputaciones y
Juntas Generales; respectivamente, para que remitan copia certificada del texto de las intervenciones
realizadas por HB-EH-BATASUNA, y, relación de incidentes, protestas, suspensiones de
actos, etc, producidos por, propiciados por, y relacionados con HB-EH-BATASUNA. En igual sentido
respecto de este último punto, a los Excmo. Sres. Presidentes de los Parlamentos Vasco y
de Navarra.

P) Aportar todos los datos y elementos de UDALTBlTZA, quiénes la inlegran, financiación, apoyos
a Batasuna España y Batasuna Francia, y, a otras estructuras del complejo terrorista.
Q) Relación de todos los comunicados de ETA, y de los ZUTABE, de todas las demás revistas y
órganos de expresión de las diferentes estructuras del complejo terrorista, incluidas las revistas
ARDI BELTZA y KALE GORRIA, relacionando su análisis con los hechos objeto de esta resolución.

R) Disminución del PIB en el País Vasco como consecuencia de la violencia ejercida por el complejo
terrorista, recabando al efecto el asesoramiento técnico o de los especialistas que fueran
necesarios.
La práctica, a parte de lo ya expresado al respecto, de los apartados C), D), E), F), G), J), P), Q)
y R), corresponderán a la UCI, y, en su caso a la Guardia Civil si perteneciera a su circunscripción
y siempre bajo la coordinación del Secretario de Estado para la Seguridad.
El cumplimiento del apartado H), se reclamará del Instituto de Investigaciones Sociológicas; y el
apartado 1) del Ministerio de Justicia, coordinando dicha petición la UCI.

Asimismo en la parte que le corresponde a su propia esfera de competencia territorial, se recabará
de la Ertzaintza, el cumplimiento de los puntos, además de los ya citados en el apartado B),
los siguientes: C), D), F), J), 3), 4), 7) y 8).
Así lo acuerda, manda y firma D. BALTASAR GARZÓN REAL, MAGISTRADO del Juzgado
Central de Instrucción nº 15 de MADRID.- Doy fe.
DILIGENCIA.- Seguidamente se cumple lo acordado; doy fe.
Recortes de Prensa   Página Inicial