AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 4 Diciembre  2002
Otegi lo avisó
Editorial ABC 4 Diciembre 2002

ETA reaparece
Editorial El Correo  4 Diciembre 2002

El PNV se queda sin «tregua»
Editorial La Razón 4 Diciembre 2002

Zaragoza, con las víctimas del terrorismo
Antonio Suárez Oriz La Razón 4 Diciembre 2002

ETA vuelve a hacer ruido
Editorial El Ideal Gallego  4 Diciembre 2002

El nuevo socialismo de siempre

EDITORIAL Libertad Digital  4 Diciembre 2002

Redakzion en la ikastola
Román CENDOYA La Razón 4 Diciembre 2002

El día del euskera
Editorial El Correo  4 Diciembre 2002

Políticas a medida
TONIA ETXARRI/ El Correo 4 Diciembre 2002

Miguel Sanz denuncia las intromisiones del Gobierno vasco para sembrar el nacionalismo en Navarra
EFE Libertad Digital  4 Diciembre 2002

Un «comando» de ETA, llegado desde el País Vasco, coloca un coche bomba en Santander

J. M. Z. - Madrid / Santander.- La Razón 4 Diciembre 2002

Uno de los imputados por pertenencia al aparato logístico de ETA condena la violencia de la organización terrorista

Javier G. Muñoz-EP París La Estrella  4 Diciembre 2002

Otegi lo avisó
Editorial ABC 4 Diciembre 2002

EN la semana del aniversario de la Constitución, ETA ha dejado recado de su existencia. El portavoz de la suspendida Batasuna, Arnaldo Otegi, advirtió hace pocos días de que no había «tregua tácita» ni nada que se le pareciera y tachaba de irresponsable al PNV por enjugar su propuesta soberanista con el silencio de los terroristas. Era normal que Otegi tuviera razón, por conocimiento de causa, y también que intentara evitar que el PNV se apropiara de este período sin atentados como un efecto benéfico de la propuesta de libre adhesión. El coche bomba que ayer estalló en el centro de Santander corrobora las palabras del portavoz batasuno y recuerda la conveniencia de valorar con enorme realismo la situación de la banda terrorista. Ahora sería un error pasar de la euforia al derrotismo por este atentado, pues no merma los éxitos sucesivos de la lucha antiterrorista desplegada por el Gobierno, con el apoyo de la oposición socialista y la imprescindible colaboración del Gobierno francés, renovada en la última cumbre bilateral celebrada en Málaga. ETA ha visto sensiblemente reducida su capacidad operativa por los golpes recibidos en su financiación, en su logística y en su retaguardia internacional. Ni el atentado de ayer ni los que cometa en el futuro podrán cambiar la tendencia claramente favorable al Estado en la acción contra ETA.

Sin embargo, ETA es una organización nacida para el crimen y su pervivencia se sostiene únicamente en la medida en que sea capaz de generar miedo. Por eso seguirá cometiendo nuevos crímenes. Además, ETA comete sus atentados también en función de las necesidades de la izquierda abertzale, muy afectada por la suspensión cautelar decretada por Garzón y las expectativas en el procedimiento de disolución tramitado por el Tribunal Supremo. El protagonismo exclusivo del PNV con su propuesta soberanista es también otro factor de tensión en la lucha por la hegemonía en el bloque nacionalista. El mensaje de ETA tiene copia para el PNV, para que no olvide que los «activos» de la izquierda abertzale no sólo son los votos de Batasuna en el Parlamento de Vitoria, sino también los coches bomba. Es la prueba de que hablar de soberanía y de autodeterminación, como están haciendo Ibarretxe y el PNV, no calma a la bestia etarra. Sólo la eficacia policial y el aislamiento político del entramado batasuno.

ETA reaparece
Editorial El Correo  4 Diciembre 2002

El coche bomba que ETA hizo estallar ayer en un aparcamiento del centro de Santander supone la reaparición del terror dos meses y medio después del atentado mortal que costara la vida del guardia civil Juan Carlos Beiro en la localidad navarra de Leitza. El pavor y la zozobra que causaron los terroristas entre los santanderinos evocan el pánico y la destrucción que ETA llevó a la propia capital cántabra el pasado 22 de junio. El atentado viene a recordar que, tras las aparente inactividad de estas últimas semanas, la banda asesina persiste en su intento de provocar el caos y de imponer el desistimiento de la sociedad.

ETA volvió a demostrar ayer que toda especulación sobre un cambio de actitud respecto a su orientación liberticida constituye, en el mejor de los casos, una torpe ilusión desmentida por el efecto desgarrador de sus actos. Su obsesión por amedrentar a los ciudadanos españoles que viven más allá de los límites de Euskal Herria demuestra hasta qué punto trata de provocar con sus acciones terroristas el máximo efecto con el mínimo coste en la sociedad vasca. Cada atentado perpetrado por ETA fuera del País Vasco representa un aldabonazo moral para los ciudadanos de Euskadi y, en especial, para los nacionalistas. La convicción de que sólo los vascos pueden acabar con el horror que ha surgido de su seno ha de contar, necesariamente, con una conducta social y política coherente. Porque mientras los ciudadanos de Euskadi y sus instituciones no eviten, con la contundencia y el desvelo que la tarea requiere, la exportación del horror hacia el resto de España, los demás españoles y las instituciones del Estado se verán doblemente obligados a volcar todos los esfuerzos en acabar con el terror vasco. Ello es especialmente importante en estos momentos, cuando tras un período de aparente inactividad los comandos de ETA parecen reaparecer en paralelo al resurgimiento de la actividad de Batasuna y sus testaferros.

El PNV se queda sin «tregua»
Editorial La Razón 4 Diciembre 2002

ETA atentó ayer en Santander, al colocar un coche-bomba en un aparcamiento situado en el centro de la ciudad, como, en el mes de octubre, lo había hecho contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Urdax, en Navarra, y como, tres semanas antes, había asesinado a un agente de la Benemérita en la misma Comunidad Foral. Ésta es la «lógica» de la banda criminal que, en los últimos meses, se ha hartado de decir, por activa y por pasiva, que va a seguir con lo único que sabe hacer: matar y destruir. Y sin embargo, han bastado unas semanas de supuesta inactividad de esta cuadrilla de delincuentes, para que, desde el PNV, se haya lanzado la especie de que los pistoleros iban a dar una tregua. Les cuesta a Arzallus y a los suyos reconocer que la ausencia de atentados sólo tiene una justificación: la creciente eficacia de las Fuerzas de Seguridad. La detención en Francia, el pasado mes de septiembre, de los cabecillas Olarra y Múgica, responsables de la actividad de las células que integran el «aparato militar», supuso un duro golpe para el conjunto de la banda criminal. Los integrantes de los «comandos» se sintieron inseguros ante la posibilidad de que las Fuerzas de Seguridad tuvieran datos que permitieran su detención y es por eso, y no por otra razón, que dejaron de cometer atentados. La explosión del coche-bomba en Santander coloca, una vez más, a los nacionalistas ante la cruda y siniestra realidad de quién lleva la batuta en el separatismo vasco.

Zaragoza, con las víctimas del terrorismo
Antonio Suárez Oriz es primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza La Razón 4 Diciembre 2002

No podemos acallar su dolor, tampoco el nuestro. Por eso enmudecemos ante su dignidad. El homenaje en el Senado a los cientos de víctimas del terrorismo ha sido una muestra de fortaleza. No podemos olvidar a los muertos. No podemos permanecer ajenos al sufrimiento de quienes viven sobrellevando el peso de su recuerdo. Cuando Emilio José Capilla Franco recogía con entereza la condecoración por su padre, su madre y su hermana Rocío, asesinados por ETA en el atentado contra la casa-cuartel de Zaragoza en 1987, nos invadió ese frío que entumece hasta el tuétano, el mismo que nos sobrecogió aquella madrugada del once de diciembre: cinco niños, cuatro guardias civiles y dos familiares perecieron tras el estallido de un coche bomba en la avenida de Cataluña.
 
Dolor más dolor: mientras las familias deshechas se sobreponían al horror de la tragedia, el imputado artífice de la matanza, «Josu Ternera», se exhibía con desvergüenza como parlamentario vasco y miembro de la Comisión de Derechos Humanos. Zaragoza construyó una plaza y levantó un monumento a «La esperanza», pero el jefe supremo de ETA desde 1986 a 1989, el cerebro ejecutor de más de 130 asesinatos, sigue hoy en paradero desconocido, después de que el Tribunal Supremo ordenara su detención para que «rindiera cuentas» por aquel brutal atentado. No podemos olvidar a Manuel Giménez Abad, a su viuda y a sus hijos. No olvidamos a los familiares de ninguna de las dieciséis víctimas que en los últimos quince años han sido asesinadas en Aragón por la banda criminal.

El Ayuntamiento de Zaragoza, que se pronunció de forma oficial, el pasado mes de junio, a favor de la Ley de Partidos Políticos, por obligación moral con las víctimas del terrorismo y en defensa de los valores éticos, ha querido ejemplificar, una vez más, su compromiso de apoyo a quienes sufren las consecuencias de la barbarie: los servicios municipales de la capital aragonesa podrán prestar asistencia directa a las víctimas de esta lacra moral que orada los pilares del Estado de Derecho: la libertad y la justicia. El Consistorio, a propuesta del equipo de gobierno del Partido Popular, ha aprobado, por unanimidad, la suscripción de dos convenios con el Ministerio del Interior, destinados a dotar de una mayor protección a las víctimas del terrorismo. La capital de Aragón se suma, de esta forma, a las actuaciones solidarias promovidas por el Gobierno de la Nación. Medidas tendentes a pagar, en lo posible, la deuda social que todos tenemos contraída con los que sufren el ensañamiento de quienes se amparan en la violencia para justificar una «lucha armada», cuyo único fin es la destrucción de la democracia.

Con la firma de los citados convenios, los responsables del equipo de gobierno asumimos la obligación de llevar a cabo actuaciones que contribuyan a paliar los daños sociales ocasionados por los atentados terroristas: el Ayuntamiento de Zaragoza, dentro de su término municipal, facilitará alojamiento provisional a las víctimas y aportará servicios de colaboración en la reparación de los daños materiales que puedan ocasionarse en viviendas, establecimientos u otros locales.

El Servicio municipal de Extinción de Incendios y la Policía Local contarán con un operativo, previsto en el Plan Municipal de Emergencia. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza (comunitarios y especializados) serán los encargados de atender a las víctimas y a sus familias, estableciendo los alojamientos alternativos provisionales que se necesiten. Por su parte, los Departamentos de Infraestructuras y Equipamientos del Área de Urbanismo, por sí mismos y a través de sus contratas, restablecerán suministros, repararán averías, evaluarán daños de los edificios, viviendas, locales, etcétera, y acometerán la reparación de todos aquellos elementos esenciales para que las viviendas puedan recuperar su habitabilidad. De esta forma, se facilitará, en el menor tiempo posible, el retorno de las familias a sus hogares. El alojamiento provisional de las víctimas se extenderá durante el tiempo que los servicios municipales consideren razonable para la realización de las obras indispensables en las viviendas siniestradas.

El Ministerio del Interior, que es quien ostenta las competencias en materia de protección a las víctimas de los atentados terroristas, abonará, con posterioridad, al Ayunta- miento de Zaragoza, los gastos derivados de estas actuaciones, pero será el Ayuntamiento de Zaragoza el que realizará una estimación inicial de los daños y el que determinará las reparaciones que deban realizarse.

Mediante la firma de estos dos convenios con el Ministerio del Interior, el Ayuntamiento de Zaragoza pone a disposición de las víctimas del terrorismo todos los medios técnicos y humanos de que dispone para mitigar las consecuencias traumáticas de quienes han sufrido un atentado.
Respetar la memoria de las víctimas implica el aunar esfuerzos entre las diferentes administraciones públicas para que sus familiares se sientan arropados. La solidaridad es causa de todos. Ése debe ser nuestro homenaje permanente.

ETA vuelve a hacer ruido
Editorial El Ideal Gallego  4 Diciembre 2002

El silencio prolongado de ETA no es una circunstancia que pueda mover al optimismo. Ni siquiera lo fue cuando la dirección de la banda acordó el alto el fuego; no faltaron en ese momento quienes denunciaron que la tregua era simplemente una maniobra para enmascarar los planes de reorganización de los comandos, sospecha cuya veracidad se comprobó con el paso del tiempo. La noticias protagonizadas por los etarras durante los últimos meses tampoco eran un motivo de sosiego, ya que todas ellas hacían referencia a los reiterados golpes que les proporcionaban las fuerzas de seguridad, a un lado y otro de los Pirineos, o a la ofensiva judicial y política contra Batasuna. Por eso y sin necesidad de ser pesimistas, era previsible que los nacionalistas vascos asesinos respondiesen algún día para transmitir, con el estruendo de sus bombas, el mensaje de que no renuncian a su planes criminales. El coche que ayer hicieron estallar en Santander sólo provocó daños materiales, pero fue el aldabonazo que necesitaban algunas conciencias adormiladas para despertar del letargo y darse cuenta de que sólo se podrá bajar la guardia cuando se haya acabado con ETA; hasta ese momento hay que mantener la máxima atención y extremar las medidas de seguridad, porque la banda terrorista tratará de actuar aprovechando el menor descuido. Su maldad no tiene límites y la única forma contrarrestarla es utilizando todos los recursos que facilita el Estado de Derecho, que se resumen en las vías policial y judicial, dos caminos que los demócratas deben apoyar sin titubeos.

El nuevo socialismo de siempre
EDITORIAL Libertad Digital  4 Diciembre 2002

Si se exceptúa el Pacto Antiterrorista –que el sector nacionalista del partido, encabezado por Maragall, López y Elorza, ve como un obstáculo a sus pretensiones centrífugas–, el intento de superación de la herencia felipista en el PSOE que acometió Zapatero en julio de 2000 ha quedado reducido prácticamente a la nada. Atrás quedan la oposición leal y serena preconizada por Zapatero, la reforma fiscal que propuso Jordi Sevilla o la beligerancia contra el nacionalismo separatista del PNV, vetadas por Prisa y el clan de González, más pendiente de su venganza personal contra Aznar que de los intereses de España y de su partido.

Pero la vieja guardia, que hasta ahora había estado condicionando en la sombra las decisiones de Zapatero, ha vuelto físicamente por sus fueros. La “investidura” oficial del leonés como candidato a la Moncloa el pasado octubre, en el vigésimo aniversario de la victoria electoral de Felipe González, cerró el ciclo del “exilio” físico de los próceres del felipismo, que en menos de dos años han conseguido reducir a la nada los proyectos de renovación del partido con los que Zapatero ganó la secretaría general, que tanto “impacientaban” a González.

El desembargo felipista en Ferraz ha tomado forma con la elección –a cargo de José Blanco la mano derecha de Zapatero– de Rubalcaba, Maravall y Solchaga, entre otros, como asesores personales de Zapatero. Algunos, como Rubalcaba –fue el encargado de dirigir las negociaciones con el PP para la firma del Pacto Antiterrorista–, nunca se habían ido del todo; pero otros, como Carlos Solchaga o José María Maravall, habían estado apartados de la cúpula de PSOE. No sin motivos, puesto que Maravall –el inspirador de la LODE y de la LRU (Ley de Reforma Universitaria)– es el principal responsable de la ruina de la educación pública en España, que poco después completaría Javier Solana, su sucesor, con la LOGSE. En cuanto a Solchaga, no es necesario recordar que su balance al frente del Ministerio de Economía se saldó con tres devaluaciones de la peseta en 1993 y 3,7 millones de parados.

Podría argumentarse, sin duda, que no hay mejor asesor que aquel que ha aprendido de la experiencia, especialmente de los fracasos. Sin embargo, no parece que Maravall se haya arrepentido nunca de la demolición de la educación pública española, y tampoco puede decirse que haya brillado mucho en su labor de asesor personal de Felipe González en las elecciones de 1993, que el PSOE a punto estuvo de perder. Y en lo que respecta a Solchaga, baste señalar que fue asesor de Domingo Cavallo, el ministro de Economía argentino que rechazó los drásticos y necesarios ajustes presupuestarios que propuso López Murphy para acabar imponiendo el corralito y precipitando la ruina económica y financiera de Argentina.

Por lo que toca a los asesores de “segunda fila” reclutados por Blanco, baste señalar que Enrique Guerrero asesoró a Joaquín Almunia en 2000, precisamente en la mayor derrota electoral que ha sufrido el PSOE. Quico Mañero prestó sus servicios a Fernando de la Rua, el presidente argentino que propició la mayor debacle económica y social de la historia de Argentina. Y Miquel Iceta dirigió la campaña de Borrell en aquellas famosas primarias del PSOE. Actualmente dirige la campaña de Maragall en Cataluña y probablemente fue uno de los que consiguió el apoyo del líder del PSC a la candidatura de Zapatero, lo que explicaría la tolerancia del leonés para con el “federalismo asimétrico”.

Antes que aceptar la imposición por parte de la vieja guardia del programa y de los asesores, más le hubiera valido a Zapatero –por el bien de su partido y de España– renunciar a la secretaría general, como hizo Redondo Terreros, en lugar de prestarse a ser marioneta de los intereses de González y Polanco. Ya no queda nada de ese nuevo socialismo con el que Zapatero llegó al liderazgo del PSOE. Añadiendo una sola preposición tenemos el título del libro de Jordi Sevilla, un aforismo mucho más acorde para el mismo PSOE de siempre, esto es, el de González, Cebrián y Polanco, cuya única ventaja es la de lo malo conocido frente a lo bueno que ya nunca –o por lo menos en bastantes años– llegaremos a conocer.

Redakzion en la ikastola
Román CENDOYA La Razón 4 Diciembre 2002

En la ikastola los irakasles nos enseinan muy bien. En gramatika emos aprendido a eskribir las palabras komo suenan. No ponemos ces por ke en euskera no tenemos. Tanpoko tenemos azentos ni letras con txapela. Ya nos an eksplikado ke los espainioles son unos txorizos ke a la ene le ponen txapela. Eso lo azen para engainarnos. A una ikastola binieron para joder unas jetas espainiolas ke eran de la Brunete mediatika. Lo etxaron por la 5 telebista. Pero no sakaron lo mejor de la ikastola, el laboratorio. En eso somos los mejores. En la publika les enseinan txorradas ke no sirben para nada. A nosotros nos enseinan a azer bien los kokteles molotob. Por un amigo de la kalle se ke si soi buen euskaldun me enseinaran en otros kursos komo kemar zipayos y españoles. El programa de estudios lo azen los gudaris. Nosotros somos el futuro de la gran Euskal Herria y tenemos deretxo a ser independientes porke somos la mejor nazion de Europa kon gran rikeza y la kultura mas antigua i importante de Europa. A mi me gustaria mas aprender otras kosas y estudiar kosas normales ke enseinan en otros sitios ke se llaman kolegios. Pero nosotros estamos para otras kosas. Dizen ke somos los elegidos. Agur.

El día del euskera
Editorial El Correo  4 Diciembre 2002

El Día del Euskera se celebró ayer poco después de que se conmemorara el vigésimo aniversario de la Ley de Normalización de su uso, que el Parlamento vasco aprobó por amplio consenso el 26 de noviembre de 1982. Pasados veinte años desde de que se fijaran las bases de la promoción pública del euskera en un marco legal de conciliación de los derechos lingüísticos de los que son titulares los ciudadanos de Euskadi, el euskera ha experimentado un proceso de socialización más aparente que real y las políticas que lo acompañan son causa de desencuentro incluso entre las formaciones que respaldaron la ley. La lengua, como vehículo de comunicación y producción de bienes culturales, es una de las materias más sensibles sobre las que la acción normativa o presupuestaria de los poderes públicos incide siempre de forma limitada.

La progresiva introducción del euskera en las distintas redes y ciclos educativos ha propiciado un aumento apreciable de quienes consideran ser capaces de entender o expresarse en euskera. Pero ese aumento cuantitativo no ha supuesto un incremento paralelo en su uso cotidiano o en el consumo de bienes producidos en esa lengua. Los signos de estancamiento que a este respecto se aprecian se deben en buena medida al hecho de que los datos de la euskaldunización reflejan un excesivo optimismo y una disposición ciudadana que no se corresponden ni al grado de conocimiento real, ni al verdadero comportamiento social respecto a su aprendizaje y uso.

El horizonte de las políticas lingüísticas en curso fue bosquejado mucho antes de que los ciudadanos vascos, recién salidos de la dictadura, pudieran percibir los cambios culturales que traería consigo la globalización y el libre acceso a una infinidad de flujos informativos que en tanto van ampliándose inducen la reducción de la presencia del euskera en términos relativos. La concepción del bilingüismo como horizonte simétrico en el que cada ciudadano pudiera conducirse indistintamente y en todos los ámbitos de la vida social en las dos lenguas oficiales de la comunidad autónoma sugirió la idea de una realidad duplicada, que ofreciera cada escrito, cada asignatura o cada película en dos versiones. Si alguna revisión requieren las mencionadas políticas es la de su adecuación no a lo que los ciudadanos dicen desear, sino a su inclinación real en materia lingüística. La promoción del euskera por parte de las instituciones ha de basarse en una oferta adecuada de oportunidades para su aprendizaje y de servicios para su uso; pero en ningún caso puede pivotar en torno a una labor disuasoria que propugne cambios de actitud por parte de la ciudadanía. Entre otras razones porque la experiencia ha demostrado sobradamente que ese tipo de actuaciones terminan convirtiéndose en meras campañas simbólicas que lejos de favorecer el uso normalizado y creciente del euskera terminan solapando la propia realidad.

Políticas a medida
TONIA ETXARRI/ El Correo 4 Diciembre 2002

Se suele decir que la mayoría de los políticos, cuando están en el poder, mantienen una actitud de principios que consiste en pensar «que la realidad no estropee mis planes». Le ha pasado a Aznar con su torpe reacción ante la catástrofe provocada por el 'Prestige' (sigue con esa actitud infantil de decir «pues mira que tú» sin asumir que es él el presidente del Gobierno y que resulta impresentable hacer oposición a la oposición). Y en Euskadi, que estamos inmersos en nuestra particular 'marea', Ibarretxe tampoco se libra de la tentación de hacer la política a su medida. De intentar torcer la realidad hasta que se acomode a la imagen verde, bella, inversora y sin chapapote de esa Euskadi que unos disfrutan y otros padecen.

De momento, el traje que le va bien no está en el Parlamento porque su Gobierno no tiene la mayoría. Por lo tanto, para promover su plan ha tenido que recorrer los foros paralelos. Todos los que le han criticado, oposición, empresarios, sindicatos, UPV, (esos que según él no ofrecen alternativa porque el Estatuto ya no le sirve) le afearon en su día la falta de prioridad para acabar con ETA y defender a las víctimas. Por eso, ahora, con el informe del Observatorio de Mayor Zaragoza, trataba de corregir esos 'pequeños detalles'. De la violencia de persecución hablaba el informe del comisario europeo Gil Robles, pero no le gustó. Chirriaba demasiado. Por eso le encargó otro trabajo al ex presidente de la Unesco que, miren por donde, ha obviado referirse a ETA, aunque su función sea defender los derechos y libertades de todas las personas. Vaya fiasco.

A pesar de estar debidamente retribuido, con una previsión de 1,6 millones de euros, los autores del informe se centran en el control de las competencias de los organismos oficiales. A saber: vaciar las del Ararteko o la Dirección de Derechos Humanos y, eso sí, controlar la marcha del consejo de EITB. Y después de esto, el coordinador muy posiblemente deje su misión en otras manos después de las presiones que ha recibido. La oposición se ha quedado con la boca abierta desde que conoció la noticia y, lógicamente, todavía no la ha cerrado.

Desde el PP, Barreda ya ha anunciado que presentarán la correspondiente enmienda de 'supresión del chiringuito' en el debate presupuestario. Le parece que con este tipo de 'montajes' queda en evidencia la obsesión de este Gobierno por aparentar lo que no tiene: una política prioritaria contra ETA y de defensa de las víctimas. Desde el PSE, Víctor García insiste en que es un órgano « inaceptable» porque su enfoque y composición ya lo convierte en abogado de parte. Pero lo más curioso, por contradictorio, resulta que mientras los mismos nacionalistas que sueñan con emular, en lo político, a Quebec, Feroe, Puerto Rico o Äland, tienen que recurrir a observatorios con experiencias en países atrasados en democracia como Colombia o Argelia. ¿Somos europeos en economía y tercermundistas en libertades, lehendakari?

Miguel Sanz denuncia las intromisiones del Gobierno vasco para sembrar el nacionalismo en Navarra
EFE Libertad Digital  4 Diciembre 2002

El presidente de Navarra, Miguel Sanz, ha denunciado que existe una “intromisión permanente” desde el Gobierno vasco a través de algunas ikastolas (escuelas vascas) para “imponer sus objetivos políticos a través de la educación” dentro de la Comunidad Foral de Navarra.

En declaraciones a Onda Cero, Miguel Sanz ha dicho que dispone de un informe acerca de algunas ikastolas en Navarra "que es algo tremendo en relación a la estrategia que el nacionalismo sigue para imponer sus objetivos políticos a través de la educación". Reconoció que "es muy difícil poner orden en esa situación", aunque su Gobierno lo intenta "por todos los medios". El presidente navarro ha explicado que dicho informe revela que "hay una intromisión desde el Gobierno vasco, permanentemente", lo que implica "un escaso respeto y una falta de lealtad institucional impresionante, porque las ideas políticas deben estar alejadas de la educación y el cumplimiento de la ley y la norma".

Recordó que tiene que sufrir insultos y presiones cuando toma alguna decisión relacionada con las ikastolas o con la lengua "porque esta gente no entiende que se garantice la igualdad de oportunidades o la enseñanza de la geografía e historia de una manera acorde con lo que representa nuestro proyecto político-institucional conforme a la ley". Añadió que este problema no se soluciona con una llamada al lehendakari Ibarretxe, porque en su opinión "ni tan siquiera está capacitado para atender una llamada de esa naturaleza, porque previsiblemente tenga instrucciones superiores del señor Arzalluz en el sentido contrario".

Un «comando» de ETA, llegado desde el País Vasco, coloca un coche bomba en Santander
El vehículo, robado en Avilés, causó daños materiales en un aparcamiento pero no víctimas
Una célula de ETA, llegada del País Vasco, podría ser la autora del atentado con coche bomba cometido ayer en Santander, que causó cuantiosos daños materiales en un aparcamiento de la ciudad pero que no produjo heridos ni víctimas mortales. El hecho de que el automóvil usado en la acción, un Renault 19, fuera robado en la noche del domingo al lunes en Avilés,en Asturias, hace pensar a los expertos que los terroristas aprovecharon el fin de semana para viajar a la zona, cargaron el coche con 35 kilos de explosivo y lo dejaron en el aparcamiento. Tras ello, huyeron hacia el País Vasco.
J. M. Z. - Madrid / Santander.- La Razón 4 Diciembre 2002

No obstante, no se descarta que los terroristas puedan tener algún tipo de infraestructura en Cantabria o Asturias, aunque sea mínima y que habría sido la utilizada para montar el coche bomba, que estaba cargado con unos 35 kilos de explosivo. En cualquier caso, aún restan por conocer detalles de la investigación para poder determinar con exactitud estos extremos.
La explosión se produjo minutos antes de las cuatro de la tarde en el aparcamiento subterráneo de la plaza de Alfonso XIII, junto al Paseo de Pereda y la calle Calvo Sotelo, en pleno centro de la capital cántabra. En las inmediaciones de la zona se encuentran las sedes de la Delegación del Gobierno, Correos o Hacienda, entre otras. También en las cercanías se localiza una gasolinera que no resultó afectada, informa Vasco Press.

En nombre de ETA
Un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de ETA anunció la colocación de un coche bomba en Santander sobre las tres y cuarto de la tarde al diario «Gara». El comunicante indicó que la explosión se iba a producir a las cuatro menos diez de la tarde en el aparcamiento de la plaza de Alfonso XIII, pero no ofreció detalles sobre las características del vehículo.
El aviso fue comunicado por el periódico a la Policía Autónoma vasca que, a su vez, lo trasladó a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Gracias a ello, la policía tuvo tiempo de desalojar el estacionamiento y establecer un cordón de seguridad en la zona para que ninguna persona se acercara al lugar.

A la hora anunciada por los terroristas se produjo en el interior del aparcamiento una potente explosión que levantó una gran humareda que salía por las bocas de acceso al estacionamiento.
La deflagración no causó daños personales, pero los destrozos materiales fueron cuantiosos. Doce coches sufren siniestro total y otros treinta han resultado dañados. La explosión abrió un gran agujero entre la primera y la segunda planta.

Artificieros y bomberos fueron los que realizaron la primera revisión comprobando que el atentado había dejado dos plantas destruidas, aunque la estructura del parking ha resistido.
Tras producirse el atentado, las Fuerzas de Seguridad ampliaron el cordón de seguridad y continuaron inspeccionando la zona por precaución y en previsión de la existencia de un segundo artefacto, que fue finalmente descartada.

Uno de los imputados por pertenencia al aparato logístico de ETA condena la violencia de la organización terrorista
Noel Ynaky Aranguren asegura que, "de haber conocido para qué servía el garaje" que había prestado a 'Iñaki de Rentería', no lo habría vuelto a hacer
Javier G. Muñoz-EP París La Estrella  4 Diciembre 2002

Noel Ynaky Aranguren, uno de los once imputados por pertenecer al aparato logístico de ETA, juzgados en la sala 10 del Tribunal Correccional de París, declaró ayer ante el Tribunal que condena la violecia de ETA y que, "de haber conocido para qué servía el garaje" que había prestado a Ignacio Gracia Arregui, 'Iñaki de Rentería', no lo habría vuelto a hacer "porque se trata de actividades ilegales".

En la segunda jornada del juicio (que continuará los próximos 9, 10, 16 y 17 de diciembre), el presidente del Tribunal, Roger Ribault, procedió al interrogatorio de los dos acusados que faltaban por declarar, Noel Ynaky Aranguren y Pierre Etchemendy, y de los dos testigos presentados por la defensa, Xabier Larralde, concejal de Batasuna en Bayona, y Jean Baptiste Etcheto, sindicalista de la CFDT y compañero en esta organización de Pierre Etchemendy.

Noel Ynaki Aranguren ha declarado que prestó el garaje de su segunda residencia, (una casa en Las Landas, sur de Francia, y considerada por el presidente del Tribunal como "aislada") a Ignacio de Gracia Arregui, a quien conoció en el casco viejo de Bayona. ETA instaló allí un taller de fabricación de explosivos del que Aranguren, que acudía todos los lunes, no sospechó en un principio.

Allí se encontraban dos personas identificadas como 'Jacques' y 'Bruno' (Ángel Picabea y Asier Oiarzabal, según el sumario). Cuestionado sobre si sabía que eran miembros de ETA, Aranguren contestó que "más o menos", "porque hablaban en vasco", "se escondían" y "venían en coches diferentes". Asimismo, declaró que condena la violencia de ETA, que no tomó ninguna decisión porque se trata "de gente peligrosa" y que, de haber sabido la finalidad de los "aparatos metálicos", no les hubiera dejado hacerlo porque se trata de "actividades ilegales".

Dinamita robada en Plevin
En la casa se encontraron 35 kilos de la dinamita robada por ETA en Plevin (Bretaña) en 1999, pólvora, detonadores, mechas, armas, aparatos electrónicos destinados a la fabricación de explosivos, lanzagranadas artesanales, amonal e incluso un mortero artesanal. Al segundo acusado que ha sido interrogado, Pierre Etchemendy, se le imputa el haber alquilado un estudio durante diez años en el que ETA instaló un taller de falsificación de documentos.

Etchemendy justificó su acción por su carácter "humanitario y humanista", calificó a los fugitivos de ETA como "refugiados" y los comparó con los miles de inmigrantes sin papeles que se encuentran en el centro de refugiados de Sangatte (norte de Francia). El acusado negó conocer las actividades que se acometían en su propiedad ni lo que en ella se almacenaba. Sí aseguró, en cambio, que a partir de 1995 sospechó que se podrían estar cometiendo actos ilegales. "¿Qué podía hacer, ponerlos en la calle, denunciarlos?", respondió al juez.

Etchemendy se negó igualmente a condenar la violencia de ETA, y sólo declaró "deplorar" esta violencia y "condenar todas las violencias" en general. En su estudio, del centro de Bayona, se encontraron planos, fotos de objetivos de ETA, pasaportes franceses y españoles, carnés de identidad también de ambas nacionalidades, sellos de ETA, un archivo histórico de la banda armada, varios ejemplares de Zutabe, el boletín interno de la banda, carnés de prensa y otros materiales.

"Organización muy eficaz"
Según el presidente del Tribunal, se trata "de documentos preparatorios de atentados". Rosario Delgado Iriondo, acusada de ser una de las falsificadoras de ETA, gritó al juez que "todos los documentos encontrados en el estudio de Bayona no son ni la mitad de los que usted tiene en la mesa". Delgado Iriondo declaró que ya se habían encargado de sacar antes "las cosas importantes" y tildó a ETA de "organización muy eficaz".

En otro momento del juicio, Roger Ribault contestó a José Luis Turillas, 'Peputo', que "la única vía democrática consiste en ganar las elecciones" y le reprendió por comparar a ETA con la resistencia francesa. Jean-Baptiste Etcheto, primer testigo de la defensa y sindicalista de la CFDT, donde fue compañero de Pierre Etchemendy, aseguró que éste siempre había hecho gala de "convicciones profundamente democráticas y humanitarias".

Xabier Larralde, el concejal de Batasuna en Bayona que también testificó a favor de los acusados, se negó a condenar la violencia de ETA y declaró que "hay hombres que luchan con las armas en la mano pero que podrían volverse hombres de paz si les dan una oportunidad". Por segundo día consecutivo, al acabar el juicio, la treintena de familiares y amigos de los acusados presentes como público profirió vivas a ETA militar.

Recortes de Prensa   Página Inicial