AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 5 Diciembre  2002
Todos los derechos para todos
ROSA DÍEZ  El Correo 5 Diciembre 2002

Nacionalismo contra Navarra
Germán Yanke Libertad Digital  5 Diciembre 2002

Condena al radicalismo
Cartas al Director ABC 5 Diciembre 2002

Síntomas de tensión
Editorial ABC 5 Diciembre 2002

Homenaje de la sociedad española a los supervivientes de atentados terroristas
EFE Libertad Digital 5 Diciembre 2002

La patronal de Navarra llama a la firmeza ante las extorsiones de ETA
EFE Libertad Digital  5 Diciembre 2002

Herrera dice que no caben ante el terrorismo «ni paños calientes, ni olvidos, ni silencios»
Carlos Molero - Valladolid.- La Razón 5 Diciembre 2002

Desde la sinceridad y la sencillez
Jesús FONSECA La Razón  5 Diciembre 2002

Somos cómplices de las víctimas
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 5 Diciembre 2002

Coche bomba
Cartas al Director El Correo 5 Diciembre 2002

El último aviso de ETA
Fermín Bocos El Ideal Gallego  5 Diciembre 2002

Todos los derechos para todos
ROSA DÍEZ/EURODIPUTADA SOCIALISTA El Correo 5 Diciembre 2002

Hay un lugar de España en el que no todos los ciudadanos son considerados iguales ante la ley. Un lugar en el que los militantes de algunos partidos políticos son perseguidos, amenazados y asesinados por sus ideas.

Hay un lugar de España en el que, en algunos pueblos, no pueden elegir a sus representantes de entre todas las opciones políticas porque ir en las listas municipales de los partidos autonomistas significa poner en riesgo la vida. Hay un lugar de España en el que siete de cada diez ciudadanos no se atreven a hablar de política. Un lugar en el que los hijos de la policía democrática mienten sobre la profesión de sus padres para no perder amigos. Hay un lugar de España en el que los domingos en algunas iglesias se leen discursos que equiparan a las víctimas y a los verdugos. Un lugar en el que los asesinos vuelven a casa en libertad condicional y son recibidos como si fueran héroes sin que los jueces revoquen sus autos. Un lugar en el que es posible que una mujer se encuentre en la calle con el asesino de su marido.

Hay un lugar de España en el que los gobernantes consideran una molestia a las víctimas y les acusan de crispar cuando piden justicia. Un lugar en el que los gobernantes otorgan o deniegan los carnés de ciudadanos en función de su ideología. Hay un lugar de España en el que la libre expresión no está garantizada y ejercerla supone asumir el riesgo de persecución o muerte. Un lugar en el que cientos de ciudadanos buscan cada mañana debajo de su coche una posible y mortífera bomba. Hay un lugar en España en el que los niños aprenden en algunas escuelas a odiar a otros niños por el hecho de que sus padres procedan de otros lugares o tengan una ideología distinta a la dominante. Un lugar en el que en las sedes de algún partido político reparten sprays entre los adolescentes para que pinten dianas con el nombre de otros niños. En ese lugar de España muchos ciudadanos prefieren vivir como si no pasara nada; se cruzan por la calle con sus conciudadanos escoltados y miran disimuladamente para otra parte. Media población se ha convertido en transparente y la otra media, en ciega.

Hay un lugar en España en el que la gente aún siente la necesidad de salir a la calle a gritar libertad. En el que los jóvenes tienen aún que reivindicar y defender valores como el derecho a la vida, la libertad y la justicia. En ese lugar se disfruta de una de las mayores rentas per cápita de España, tiene algunas de sus mejores autopistas, algunas de sus ciudades más modernas. A pesar de tener una de las mayores expectativas de vida y uno de los menores índices de mortandad infantil, ha perdido el 10% del censo en los últimos doce años: la gente se va. Sigue habiendo exiliados políticos. También hay quien se queda porque no puede marcharse sin perder lo que ha construido a lo largo de toda una vida de trabajo. Y, también, quienes lo hacen por compromiso y por dignidad.

Ese lugar se llama Euskadi. Hay un grado de autogobierno no superado por ninguna región europea; y una organización terrorista que asesina en nombre de un supuesto pueblo vasco oprimido. Hay un partido político en vías de ilegalización que hace sus listas con convictos terroristas que se muestran orgullosos de las acciones de ETA; y un Gobierno nacionalista que coincide en los objetivos con los terroristas y que, como ellos, quiere que nos convirtamos todos en nacionalistas con la promesa de que así viviremos en paz. Un Gobierno que no gobierna desde las instituciones y con las leyes en virtud de las que ha sido elegido. Un Gobierno que nos amenaza con limitar nuestros derechos individuales como ciudadanos si consigue una determinada mayoría que le permita dividir a los vascos entre ciudadanos de primera y segunda categoría. Un Gobierno que nos amenaza con la autodeterminación colectiva a quienes hemos recuperado con la democracia el derecho a la libre determinación, el derecho a ser ciudadanos.

En ese lugar de España, en Euskadi, aún no se cumple la Constitución. En ese lugar de España sigue siendo necesario reclamar el derecho a la vida, a la libertad, a la dignidad, a la pluralidad, a la tolerancia, a la justicia. En ese lugar de España sigue siendo necesario recordar a las instituciones que tienen la obligación de proteger nuestros derechos, todos ellos y para todos los ciudadanos. Que están obligados por ley a defender los derechos individuales que ninguna mayoría puede vulnerar. Por eso en Euskadi, hoy, otra vez hoy, quienes creemos en la ciudadanía frente a la tribu, gritamos: ¡Viva la Constitución!

Nacionalismo contra Navarra
Germán Yanke Libertad Digital  5 Diciembre 2002

El Rey es bondadoso. En la inauguración del nuevo Parlamento de Navarra, ante los gritos amenazantes de los etarras de Batasuna, dijo que "la libertad de expresión es un hecho en España" porque allí mismo, en el acto que se celebraba en la cámara navarra, eran "testigos de ello". Añadió que "algunos han olvidado que interrumpir su ejercicio es, para empezar, antidemocrático".

El Rey, como digo, es bondadoso. Porque los cánticos bélicos e independentistas, las amenazas y los insultos de los miembros de Batasuna no son manifestación de la libertad de expresión, sino la más grosera muestra del totalitarismo que anida en la raíz de su ideología. Y ese "interrumpir su ejercicio", que es verdaderamente antidemocrático, no queda restringido a estos actos en sede parlamentaria. Esta semana se ha celebrado en la Audiencia Nacional el juicio sobre el asesinato de José Luis López de Lacalle: no es, sólo, antidemocrático, es, en la mayoría de las ocasiones, un crimen.

Ya se que el Rey no niega nada de esto ni lo desconoce, pero no quiero dejar de subrayar la evidencia si el protocolo obliga a pasar de puntillas o deslizándose en las elipsis. No son "algunos" ni se han olvidado de nada. Son los que pertenecen y están al servicio del entramado que es hoy ETA. No es el reto de Navarra comprometerse "con el conjunto de España y con el mundo entero" -lo que viene haciendo mejor que muchas otras comunidades autónomas-, sino defenderse, al tiempo que del terrorismo, de una vecindad agresiva, la del Gobierno vasco, que quiere hacerse con el territorio foral a la vez que separarse de España.

Hoy mismo, el presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, se ha referido a intromisión del ejecutivo de Ibarretxe en los programas (las mentiras históricas, políticas y geográficas) de las ikastolas que imparten enseñanza en Navarra. Podía haber añadido el afán propangandístico de los medios de comunicación públicos de la Comunidad Autónoma Vasca, que llegan sin oposición a Navarra, o los planes de empresas públicas vascas, dependientes directamente del poder político nacionalista, que intentan colonizar sectores estratégicos del Viejo Reino.

Lo que quiero decir es que el problema fundamental de los ciudadanos navarros no es soportar insultos y cánticos lamentables, sino mantener la contención a esa avalancha nacionalista que es, además, un peligrosísimo virus contra las libertades. Ojalá los buenos deseos del Rey se hagan realidad.

Condena al radicalismo
Cartas al Director ABC 5 Diciembre 2002

Me parece indignante que una manifestación como la de Santiago de Compostela, buena en el fondo, se haya visto empañada por el nacionalismo radical, representado con la bandera de la estrella gallega. Condeno desde esta tribuna el uso de dichas banderas anticonstitucionales. Situados estratégicamente, parece que todos los que se manifestaron en la Plaza del Obradoiro eran independentistas, ya que se vio tanta bandera con la dichosa estrellita. Donde estaban las banderas de España... ¡Esta tragedia me afecta como gallego y como español! Creo que es hora de que los gallegos hagan frente a esa plaga marxista llamada BNG, que lo único que quiere es la secesión de España y la implantación de un régimen comunista en Galicia. Dicho partido se dedica a engañar a los pescadores y a prometerles un «futuro mejor», predicando demagogia barata. Yo soy más gallego que nadie, pero ante todo español, ya que la unión hace la fuerza y Galicia sin España nunca sobreviviría. Desde aquí, invito a los gallegos a que impidan que esas banderas tomen un protagonismo absurdo en las manifestaciones de bien.

Enrique Pascual González-Babe. Santiago de Compostela.

Síntomas de tensión
Editorial ABC 5 Diciembre 2002

EN el PNV están surgiendo claros síntomas de tensión ante las próximas elecciones locales y municipales. Esta cita electoral será un primer contacto de la propuesta soberanista del lendakari Ibarretxe con la opinión de los ciudadanos. El PNV quiere aprovechar la ocasión como preludio de futuras consultas. Por eso ha salido Arzalluz a la palestra, para intentar poner orden en los dos frentes más polémicos que tiene abiertos actualmente su partido. En el primero, Arzalluz ha mediado en la polémica entre Iñaki Anasagasti y el presidente del PNV en Vizcaya, Iñigo Urkullu, en torno al candidato para la Diputación vizcaína. El mensaje de Arzalluz ha sido claro y en un doble sentido: por un lado, al final decidirán las bases, lo que, conociendo los antecedentes y al personaje, permite intuir que será coincidente esa decisión con la voluntad de Arzalluz; y, por otro, que nadie piense que la discrepancia llega a las cuestiones de fondo, como el soberanismo. La diferencia es más de táctica que de estrategia. Más complicado lo tiene Arzalluz con el otro socio de Gobierno en Vitoria, Eusko Alkartasuna, que, temeroso de una fusión por absorción si se produce una coalición general, propone alianzas con el PNV únicamente allí donde la mayoría nacionalista corra peligro. Aunque el cierre de filas es, como siempre, la solución final más probable, la confianza entre ambas formaciones se está deteriorando a marchas forzadas y, aunque el gobierno tripartito no esté en cuestión, una coalición con Aralar, la nueva formación escindida de Batasuna, sería una opción tentadora para EA, ni novedosa en su planteamiento ni descabellada por los principios programáticos de ambos partidos.

Homenaje de la sociedad española a los supervivientes de atentados terroristas
EFE Libertad Digital 5 Diciembre 2002

La sociedad española homenajeó este miércoles a casi 900 víctimas que sobrevivieron a atentados terroristas o a secuestros, en actos celebrados en todas las comunidades autónomas a excepción de Navarra, donde ya se realizó el pasado 28 de noviembre.

Un total de 894 personas, según datos oficiales, recibieron de manos de autoridades de las administraciones central, autonómica y local las encomiendas de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo. Entre los homenajeados, víctimas de ETA, el GRAPO, el Exército Guerrilleiro o Terra Lliure, entre otras organizaciones, figuran los supervivientes de atentados etarras como los perpetrados en el Hipercor de Barcelona, en los cuarteles de la Guardia Civil de Zaragoza y de Vic o en las plazas madrileñas de la República Argentina y de la República Dominicana.

Catorce ministros del Gobierno, todos menos el titular de Justicia, José María Michavila, que se encontraba en un acto con el Rey en Navarra, se desplazaron a otras tantas comunidades autónomas para rendir homenaje a las víctimas, mientras que en Aragón lo hizo la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, y en Canarias el presidente del Senado, Juan José Lucas. Emotivos actos en los que se impuso la encomienda a miembros de las fuerzas de seguridad, militares, periodistas y civiles que todavía sufren las secuelas físicas y psíquicas de los atentados de los que fueron víctimas.

Algunos de ellos, como los policías Miguel Gómez y Juan Antonio Soria, o el guardia civil Francisco Vázquez, recordaron en Melilla los momentos vividos y dedicaron este reconocimiento a sus compañeros asesinados, al tiempo que señalaron que el homenaje es "en honor de los fallos de ETA".

Fue en la Comunidad de Madrid donde más encomiendas se entregaron, con 182, entre ellas a los familiares de Irene Villa, la joven que sufrió la amputación de ambas piernas en un atentado de ETA en 1991. Irene no asistió al homenaje, aunque sí lo hicieron su abuelo y su madre, quien insistió en la conveniencia de estos actos "para que sepa la gente que estamos ahí". Andalucía, donde los actos se celebraron en Sevilla y en Málaga, fue la segunda comunidad con mayor número de homenajeados, con 168, seguida de Castilla y León (88), Aragón (80) y País Vasco (61).

De "justicia y dignidad democrática" calificó el homenaje desde Galicia el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, quien afirmó que "cuando se va a cumplir 24 años de la Constitución, no vamos a permitir que el fanatismo de unos pocos acabe con lo conseguido". El vicepresidente segundo del Ejecutivo, Rodrigo Rato, por su parte, consideró en Madrid que las víctimas del terrorismo "han sido y son los grandes luchadores de la libertad y la democracia española" y añadió que "ninguna idea ni ningún objetivo justifica la violencia, la extorsión y el asesinato de personas inocentes".

La patronal de Navarra llama a la firmeza ante las extorsiones de ETA
EFE Libertad Digital  5 Diciembre 2002

El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Manuel Ayesa, ha animado a los empresarios a mantener su firmeza ante las extorsiones de ETA "porque en definitiva el incremento de recaudación por parte de la banda terrorista sólo sirve para seguir incrementando el terror".

Este mensaje fue transmitido por Ayesa después de que, en su último comunicado, ETA asumiera la responsabilidad de la colocación del artefacto que explotó el pasado 29 de noviembre en la empresa "Ultracongelados Virto" de Azagra por no pagar la extorsión terrorista. El presidente de la CEN expresó su solidaridad con esta empresa "y no solamente con ella sino con todos los empresarios de la comunidad foral, y por supuesto del País Vasco, que están siendo en este momento extorsionados y que lamentablemente no son pocos".

Ayesa animó a los empresarios "a que denuncien ante las autoridades la extorsión y la reclamación del mal llamado impuesto revolucionario, porque es muy importante que conozcan la dimensión del problema para poner cuántos medios están a su alcance". Y es que, según agregó, "aunque no dudo de que ya lo hacen, no conocen en su total dimensión este problema porque hay mucha gente que no lo denuncia por diversas circunstancias, todas ellas desde luego respetables, ya que todos conocemos que no todas las empresas están en la misma situación".

En este sentido, explicó que "hay algunas empresas más vulnerables que otras, los activos que cada una tiene y la situación personal de los propios empresarios tienen matices totalmente distintos, pero es muy importante que las autoridades conozcan en toda su dimensión este problema". Según agregó, "en una situación como la que está ocurriendo en este momento, en el que la banda terrorista ha sufrido un descalabro importante, pues tanto mejor para que se denuncien y las Fuerzas de Seguridad del Estado persigan a estos malhechores y estos mafiosos".

En cualquier caso, el presidente de la CEN aseguró que "yo tengo la absoluta seguridad de que los empresarios que actúan con firmeza y que en su gran mayoría no atienden al impuesto revolucionario van a seguir apostando por la comunidad foral como centro y eje de sus inversiones y que este tipo de atentados no van a hacer sufrir las inversiones futuras dentro de Navarra". Ayesa se manifestó también convencido "de que existe en este momento una gran firmeza por parte de los empresarios, que por otra parte están sufriendo porque la reclamación del mal llamado impuesto revolucionario se hace con prácticas verdaderamente canallescas".

"En estos momentos -concluyó- los empresarios debemos dar ejemplo ante la propia sociedad de que no vamos a ceder bajo ningún concepto al chantaje de la banda terrorista".

Herrera dice que no caben ante el terrorismo «ni paños calientes, ni olvidos, ni silencios»
Castilla y León homenajeó a 88 víctimas de la violencia terrorista que residen en la Comunidad
Castilla y León con las víctimas del terrorismo. 88 personas que resultaron heridas en atentados terroristas y que residen en nuestra Comunidad recibieron ayer la encomienda de la Real Orden de Reconocimiento Civil de las Víctimas del Terrorismo, en un acto encabezado por el presidente Herrera y la ministra de Sanidad, Ana Pastor. En presencia de familiares y amigos, y una completa representación de las fuerzas políticas, sindicales, económicas, militares, religiosas e institucionales de la Comunidad, Herrera subrayó que ante el terrorismo no caben «paños calientes, ni olvidos, ni silencios».
Carlos Molero - Valladolid.- La Razón 5 Diciembre 2002

Rostros anónimos, gente humilde que un día ocupó las cabeceras de los telediarios y las portadas de los periódicos por el atroz golpe del odio terrorista, 88 castellanos y leoneses que fueron recogiendo, en un silencioso desfile, esta encomienda con la que España rinde homenaje de respeto, de afecto y de reconocimiento.
Los uniformes de guardias civiles y policías se mezclaban con las corbatas y chaquetas, y al andar firme de algunos homenajeados le acompañaba el paso renqueante, con un bastón o unas muletas, de algunos otros, aunque en todos ellos, siempre la frente alta, demostrando, como dijo el presidente Herrera, que «representáis en vuestro dolor y en vuestro coraje la superioridad moral de la sociedad española frente a aquellos que la quieren destruir».

De ese dolor y ese coraje saben mucho estos españoles, castellanos y leoneses, marcados de por vida por el odio terrorista, como Beatriz Cortizo, que vio cómo su padre perdía la vida en un atentado del que ella salió herida en León el 22 de diciembre de 1995. Los terroristas de ETA segaron ese día la vida del padre de Beatriz, asesinado por servir a España como militar de Artillería.

No hacerse las víctimas
Lejos del odio y la ira, el capitán Juan José Aliste animó a todos los heridos a enfrentar el futuro con valor y sin hacerse las víctimas. «Las leyes han cambiado, y en general, están bastante a nuestro favor», reconoció sin perder en ningún momento la sonrisa este oficial del Ejército de Tierra, condenado de por vida a moverse en silla de ruedas tras perder ambas piernas por la explosión de una bomba colocada en el interior de su coche el 10 de noviembre de 1995.

Juan José Aliste y José Luis Resco Prieto -también en silla de ruedas- recibieron la ovación más intensa al serles impuestas las encomiendas por la ministra Ana Pastor y el presidente Herrera. En el acto de entrega de las condecoraciones participaron además el delegado del Gobierno en Castilla y León, Isaías García Monge, el presidente de las Cortes, Manuel Estella, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, y el portavoz del grupo socialista en las Cortes, José Francisco Martín.

Juan Vicente Herrera se dirigió a las víctimas del terrorismo, en una breve pero emotiva intervención, en la que pidió a todos los españoles que «ni nos acostumbremos a esta lacra, ni olvidemos tampoco el sufrimiento personal que hay detrás de todos y cada uno de los casos que representáis vosotros y todos los españoles de bien».

Por su parte, la ministra de Sanidad se refirió a la justicia y el reconocimiento que supone la entrega de estas encomiendas, y puso a estas 88 víctimas del terrorismo como ejemplo de la entrega que «obliga a todos los ciudadanos a defender los valores humanos y democráticos».

Desde la sinceridad y la sencillez
Jesús FONSECA La Razón  5 Diciembre 2002

Desde la sinceridad, desde la sencillez. Así habló el presidente Juan Vicente Herrera ante las víctimas del terrorismo. Fue una de sus mejores intervenciones. Un infiltrado me cuenta que la preparó él, con esmero. Este hombre gana cuando dice las cosas que su corazón le dicta. Y pierde cuando se deja llevar de cercanos camanduleros/as. Herrera logró expresar el sentimiento de gratitud, de cariño de leoneses y castellanos a esas mujeres, a esos hombres que representan, más que nadie, en su dolor y en su coraje, la batalla que ganaremos, no me cabe duda, contra esa atrocidad que tanto daño nos está causando en esta hora de España.

Un fanatismo con el que, a pesar de todo, como bien recordó Juan Vicente Herrera al poner el corazón de esta tierra en manos de esos ciudadanos heroicos, a pesar de todo, ni quienes lo justifican, apoyan o miran a otra parte, van a conseguir absolutamente nada, salvo ser los causantes de semejante horror.

Era necesario este acto. Era necesario recordar que en esto no caben ni silencios, ni olvidos con quienes padecen la violación del derecho a la vida, a la libertad. Juan José Aliste, ¿quién no recuerda al capitán Aliste con sus dos piernas amputadas!, nos mostraba su fe en que las cosas tienen que ir necesariamente a mejor en las Vascongadas.

Él y todas las víctimas son el ejemplo de la superioridad moral de España, frente a un puñado de descerebrados obcecados en algo que nunca lograrán.

Somos cómplices de las víctimas
Miguel Ángel RODRÍGUEZ La Razón 5 Diciembre 2002

Lo dijo Ruiz Gallardón en la entrega de las medallas a las víctimas del terrorismo en Madrid, un acto paralelo al que se celebró ayer en toda España: «somos vuestros cómplices».

Es difícil resumir en una frase un sentimiento, y más difícil cuando es parte de un discurso político, pero el presidente de la Comunidad madrileña encontró la frase.

Dijo «somos cómplices» y es así como ayer se entregaron los honores a las víctimas del terrorismo en España.
Cómplices significa que estamos dispuestos a ser inculpados solidariamente; si ETA creía que se terminaba con la Libertad y la Democracia en España matando a los familiares de estos que ayer recibieron sus Encomiendas, tiene que saber que somos tal el número de cómplices que es imposible terminar con todos.

Daba lástima ver a tantos mutilados por las bombas de los terroristas, esos por los que la Iglesia Católica no reza oraciones. Recibieron sus medallas con el agradecimiento eterno de quien, sin culpa, dejó parte de su vida a cambio de algo menos de un minuto de reconocimiento.

¿Ya era hora de que existiera ese reconocimiento! Rodrigo Rato les dijo que son un pilar de nuestras libertades, y en ese momento el vicepresidente habló con el corazón en la mano.

Somos cómplices porque creemos que nuestra vida no sería libre sin su sacrificio.

Cuando la Iglesia católica reza en catalán o en vasco parece que no recuerda esto.

Nos da igual: seguramente Dios esté más vivo en estos mártires que esos curas. Sólo hay que mirarles a los ojos.
Ya lo saben: por cada asesinado por los terroristas, miles de personas libres y valientes están dispuestas a defender la Democracia.

Los curas se ocultan bajo una túnica negra de cuervos.

Coche bomba
Miguel Azpíroz/Bilbao Cartas al Director El Correo 5 Diciembre 2002

ETA ha explotado un coche bomba en un parking del centro de Santander. Lo más tranquilizador es que, esta vez, no ha habido muertos ni heridos, aunque sí destrozos. Lo más preocupante, que los asesinos vuelven a estar activos tras unos meses sin atentados. Aunque ETA sólo conoce una verdad. Mata, extorsiona y amenaza cuando puede. Los atentados de los terroristas, que algunos con cargo y sueldo público consideran todavía libertadores, no cambian nada. No cambian ni un ápice la convicción de que la democracia y la ley son los pilares de la convivencia.

Si alguien tiene la tentación de despojar de significado a la expresión Estado de Derecho, ETA se encarga con cada atentado de dotarla y cargarla de sentido. Frente a las pistolas y el absurdo de la violencia, referentes legales para el entendimiento y la li- bertad. Sería miserable responsabilizar al PNV de los atentados de ETA. Pero miserable es también por parte de Ibarretxe hacer creer que su plan es un paso adelante para alcanzar la paz. La paz no es conseguir que ETA no mate, pagando un peaje a los terroristas. La paz es conseguir la libertad y una democracia plena para Euskadi. ¿Aporta eso el plan del lehendakari? Me temo que no.

El último aviso de ETA
Fermín Bocos El Ideal Gallego  5 Diciembre 2002

Aunque, gracias a Dios, ninguna persona resultó herida, la reaparición de la ETA -colocando un coche cebado con explosivos en un aparcamiento de Santander- es un aviso que hay que tener en cuenta. Aviso de que pese a los aciertos policiales y la determinación de los jueces, la banda terrorista sigue activa y puede matar. En términos estratégicos, la dirección del colectivo terrorista necesita dar signos de presencia con los que contrarrestar la idea -no del todo desencaminada- de que la ETA atraviesa por sus horas más bajas.

El número de pistoleros detenidos en los últimos doce meses es muy elevado; también la diligencia de la Audiencia Nacional (no sólo de Garzón) resolviendo sumarios. Si a todo esto sumamos que en las cárceles cuando llegan estas fechas (Navidades, Año Nuevo) cunde la humana y lógica depresión y, encima, resulta que los turiferarios de la banda (Batasuna y compañía) están poco menos que desaparecidos, el retablo resultante es revelador: la organización terrorista ha perdido relevancia operativa y presencia social. De ahí el coche-bomba; de ahí este “aviso a navegantes”.

Están mal, pero todavía pueden hacer daño, todavía pueden matar. No es ninguna sorpresa. Al revés, es una prueba de debilidad que de paso arruina el escenario virtual diseñado por la dirección del PNV (al menos ese era el comentario hace algunas semanas en ambientes nacionalistas) para -según se decía- negociar una “tregua” desde la que el anuncio del calendario independentista del lehendakari Ibarretxe habría tenido más eco dentro y fuera de España. Después de lo del coche-bomba a ver cómo le cuenta a mis paisanos de Santander que en lugar de volcar todas las energías del gobierno vasco en la lucha contra los terroristas, lo que procede es organizar giras por América difundiendo la melancolía que, en el fondo, es la que alimenta esta tragedia sin fin.

Recortes de Prensa   Página Inicial