AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 6 Diciembre  2002
La Constitución Española: un cuento chino
Nota del Editor 5 Diciembre 2002

Algunas apostillas al proyecto de Ibarreche
Gaudencio HERNÁNDEZ La Razón 5 Diciembre 2002

Viva Navarra
CARLOS HERRERA ABC 5 Diciembre 2002

La espantada de Fraga
Antonio JIMÉNEZ La Razón5 Diciembre 2002

Catalanes, vascos y gallegos darán plantón hoy al homenaje a la bandera
E. Montánchez - Madrid.- La Razón 5 Diciembre 2002

Villar dice que el Gobierno impedirá que Euskadi sea un «coto nacionalista»
VITORIA EL CORREO 5 Diciembre 2002

La Constitución Española: un cuento chino
Nota del Editor 5 Diciembre 2002

La existencia de esta asociación, es una prueba fehaciente de que la constitución española, es un papel carente de cualquier validez, y como ejemplo, comparemos los cinco primeros artículos.

Artículo 1
1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

Contra-artículo 1
1. Estado de Derecho, en el sentido de que es el Estado que utiliza el Derecho para laminar al ciudadano, pues no le cuestan nada abogados y procuradores. Libertad sobre todo en el País vasco (para que te peguen un tiro), Cataluña (para estudiar en catalán), Galicia (para estudiar en gallego), Baleares (para estudiar en  catalán), etc. Igualdad en los procedimientos de subida de sueldo de los políticos, pues a nivel ciudadano, nada, hay ciudadanos de primera, de segunda, de tercera, etc. De pluralismo político, nada de nada, son monocordes en incumplir todo lo que prometen, su única preocupación y meta es conseguir el poder, ninguno tiene un decálogo de principios que cumplir, se dedican al márketing

2. La soberanía reside en los políticos, que utilizan todos los medios públicos para hacer lo que mas les conviene a ellos, no a España. Ni con 500.000 firmas puede conseguir el pueblo que hagan algo indispensable.

3. La forma política del estado es una tomadura de pelo, a los españoles nos dejan depositar una papeleta una vez cada cuatro años que no sirve para nada, ni siquiera está permitido el divorcio. Y hablar de monarquía en plena era de la razón, es un contrasentido.

Artículo 2
La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Contra-artículo 2
Vaya patraña, cada autonomía legisla por su lado, y es un contrasentido hablar de la indisoluble unidad y del derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones;  y de la solidaridad ya sabemos como anda: vacaciones fiscales por aquí, subvenciones por allá.

Artículo 3
1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Contra-artículo 3
1. El castellano es la lengua oficial de algunos países hispanoamericanos, y algunos barrios de ciudades de Estados Unidos; es España, en Madrid, sin ir más lejos, hay que utilizar topónimos,  regiones, nombres y cargos de instituciones en catalán, vasco y gallego, sólo tiene que ver la TV o circular por cualquier carretera.

2. En Cataluña, Galicia, País Vasco y otras autonomías con lengua "propia", el castellano es una lengua, además de impropia, prohibida: ahora que va mucha gente a Galicia por eso del Des"Prestige", tendrán oportunidad de corroborarlo.

3. La riqueza lingüística sólo es aplicable a las lenguas "propias", aquéllas abanderadas por los detentores del poder y que utilizan para la limpieza étnica. Para ellos, el castellano es un patrimonio cultural a destruir, pues permite que podamos entendernos y eso diluye su pureza racial.

Artículo 4
1. La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.

2. Los estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales.

Contra-artículo 4
1. La bandera de España no se puede sacar de la caja para no molestar a ciertas "comunidades" y partidos políticos incluso de cobertura nacional.

2. Las comunidades autónomas podrán tener banderas propias, con lo que la bandera nacional se convertirá en impropia, y podrá servir para que en algunas autonomías la puedan quemar con toda impunidad, o en el mejor de los casos, mantenerla guardada en un cajón para que no se gaste por el efecto del sol y el viento.

Artículo 5
La capital del Estado es la villa de Madrid.

Contra-artículo 5
Si hubiera Estado, podría haber capital del estado, ahora solo hay un montón de señoríos feudales, cada cual  por su lado y con su capital, donde están multiplicando la burocracia. El asunto es tan palpable que ahora comienzan a dictar leyes de igualdad ante la Sanidad, ante la Educación; si no lo hubiesen "autonomizado", atomizado, se habrían ahorrado todo esto. Se dan cuenta del problema cuando hace falta echar mano de una entidad grande que sea capaz de resolver un problema grande, sin ir más lejos, por ejemplo el Des"Prestige"; solución a nivel europeo: llevar el petrolero al puerto más cercano con calado suficiente, cerrarlo para evitar más daños, trasvasar el fuel a la refinería, indemnizar rápidamente a los damnificados (? quien se fía del estado después de los retrasos del Urquiola, Presa de Tous, etc. ¿;) y limpiar la dársena afectada. La solución a nivel autonómico: llevarse el petrolero lejos para que así el problema sea más gordo y afecte a España, Portugal, Francia, y con el paso del tiempo todas las costas atlánticas y toda la humanidad.

Algunas apostillas al proyecto de Ibarreche
Gaudencio HERNÁNDEZ La Razón 5 Diciembre 2002

Todo político tiene una gran dificultad para ver el mundo, su mundo, bajo otra perspectiva que no sea la suya. Es normal. ¿Quién les votaría, si no muestran firmeza y convicción en sus proyectos? Para ellos, sólo su visión es la verdadera. Sin embargo, a la realidad humana de los pueblos, nos dice Ortega y Gasset, solamente nos acercamos a ella desde distintas perspectivas. La realidad vasca, vista por Ibarreche, no es la misma que la contemplada por Iturgaiz. Y naturalmente la visión que tiene del problema vasco una persona que lo ve desde Ginebra, no es la misma que la que tiene uno que mira desde Madrid. Entonces, ¿qué hacer? ¿Quién posee la verdad?

La democracia ha encontrado la respuesta: los pueblos libres y bien informados se acercan a ella. Y yo añadiría: con la cabeza fría y sin miedo; con una cierta perspectiva del pasado y porvenir de dicho pueblo. Sabemos lo que piensa el lehendakari y la respuesta del presidente del Gobierno español. No sabemos lo que piensa y dirá el pueblo vasco y lo que le responderán los otros pueblos de España. Desde lejos, desde otro punto de vista (Suiza), voy a dar una otra visión.

1. No hay democracia ni posibilidad de recurrir al pueblo para que se «autodetermine», mientras en Euskadi exista la violencia política. En toda democracia sana no se puede aceptar que una parte de la población y sus dirigentes gocen de libertad para lanzar y aprobar la proposición que les venga en gana; y, por el contrario, otra gran parte de dicho pueblo no pueda responder con una contraproposición por estar perseguidos y amenazados de muerte sus dirigentes. Dicha autodeterminación sería simplemente una imposición. Señor Ibarreche, comience por suprimir la violencia, por convencer a ETA de que deje de matar y entonces, sólo entonces, lance el referéndum que le venga en gana.

2. Delimite, señor Ibarreche, las proposiciones que directamente conciernen a su pueblo, y sólo a él, para que las vote (referéndum cantonal se llama en Suiza). No las mezcle con asuntos comunes que conciernen también a los otros pueblos de España. Digo esto porque habla usted de...

3. «De una asociación libre» con el Estado Español (con los otros pueblos de España me parece más correcto; en democracia directa se habla de pueblos, no de estados). Su proposición de asociación es un tanto ilusa. Usted tiene un mandato para hablar en nombre del pueblo vasco; pero tratándose de una relación-asociación con otros pueblos, a éstos les corresponde también decir si están de acuerdo con dicha asociación o no. Podemos imaginar tres escenarios: a) Los pueblos restantes de España dicen sí a su proposición; habría conseguido todas las ventajas y ningún inconveniente con dicha unión. ¿Un sueño dorado! b) Pero conoce la respuesta; los partidos mayoritarios en dichas autonomías ya han dicho no a su programa. ¿Entonces?, como buen deportista, cierra los ojos y se lanza hacia la independencia total. Tendrá fronteras en España y Navarra, en Euskadi-Norte y Francia y, lo peor, con toda Europa. ¿Un callejón sin salida! c) Hay el peligro de que a un general de esos que tienen la costumbre de los pronunciamientos en nuestra tierra, se le hinchen las narices. «El ejército tiene la misión de salvaguardar la unidad de la patria», dice la Constitución. ¿Que Dios nos libre!

4. Si me permite, señor Ibarreche, le propongo, como solución posible, que vuelva su mirada hacia Suiza (país de minorías en paz). Aquí se habla siempre después de un referéndum cantonal de la decisión que ha tomado el pueblo soberano. ¿No es eso lo que usted pide para su pueblo? Pero no se olvide que para las decisiones de problemas comunes está el referéndum federal. Si los pueblos están unidos entre sí, por «libre» que sea la unión, no escapan a una autoridad común. Quisiera o no, habría intereses, derechos y obligaciones comunes. Le enumero algunos al voleo en un estado confederado (el que más lejos va en las descentralizaciones existentes): fronteras, aduanas, y pasaportes comunes; ejército y defensa (en Suiza no existe policía nacional); moneda y entidades financieras, ya que la unión hace la fuerza (¿y qué fuerza, la de los bancos suizos!); seguros sociales y pensiones de vejez (cuantos más miembros mejor, principio básico de las cajas); carreteras, trenes, correos y otros servicios comunes; tribunal confederal para últimas instancias (contra- riamente a lo que usted pide); participación a los gastos confederales (impuesto que corresponde más o menos a su «cupo»)... Todos los demás (¿más poderes que los que usted tiene?) son de competencia y autoridad de los cantones.

Mire, señor Ibarreche, aunque Arzallus hable de una solución a la «irlandesa» (no muy brillante por lo que vemos), vuelva sus ojos a Suiza; las soluciones aquí no son proyectos sino realidades. «El que busca halla», dice el Evangelio.

Viva Navarra
Por CARLOS HERRERA ABC 5 Diciembre 2002

EL Rey acostumbra a estar donde tiene que estar, sea Galicia o sea Navarra, sea la Cumbre Iberoamericana o sea presidiendo una parada militar. Está en el sitio y con maneras, sin perderle la cara al toro y sin salirse de cacho. Sabe acoplar su muleta a la embestida de cada cual y, sobre todas las cosas, aguanta extraordinariamente el tirón. En el reciente acto protocolario del Parlamento navarro, el Rey pudo refrescar las sensaciones vividas unos veinte años atrás cuando los parlamentarios de HB vociferaron la salmodia que acostumbran a berrear en sus borracheras patrióticas. En esta ocasión, los representantes de ETA votados por ciudadanos de la Comunidad Foral (alguno de ellos asesino convicto y confeso, aunque ausente, como el que mató al matrimonio sevillano Jiménez-Becerril) exhibieron la bandera navarra sin el penacho coronado, se negaron al saludo y volvieron a aullar su cántico tabernario. Nada que no fuera previsible. El Rey desplegó en ese momento su muleta, les dio un par por la misma cara, muy templados, y se acabó la embestida de ese puñado de morlacos a los que, ciertamente, no debería comparar con un toro, ya que éste es un bellísimo animal que protagoniza una gesta de valentía y bravura y los otros no dejan de ser un manojo de asesinos que llevan viviendo del cuento del nacionalismo desde hace muchos, muchos años. Pero ustedes me entienden. El Rey habló de algo que a ellos les suena a chino, la libertad de expresión, que permite sus eructos cantábiles, y acabó con un Viva Navarra que expresa exactamente las ansias de los ciudadanos de aquella Comunidad. Y a eso vamos.

Cualquiera que observe detenidamente la composición de aquél Parlamento llegará a la conclusión de que el nacionalismo imperialista de los vascos tiene, de momento, muy poco que hacer. La Navarra que ellos llaman y escriben Nabarra o Nafarroa se resiste numantinamente a ser absorbida por la voracidad indecente de PNV o de EA. Curiosamente, tiene más predicamento el terrorismo de HB que el nacionalismo supuestamente moderado. Navarra no acaba de ver la fascinante ventaja de ser vasco en un Estado etnicista aislado del mundo que le rodea. Incomprensible no quieren, pero es así. Votación tras votación, los navarros se resisten a entregarse al sueño nazi de Arzallus y compañía y entregan la gestión de su Comunidad (la que mayor número y envergadura de competencias tiene de todas las españolas, por cierto) a partidos como UPN o PSOE, los cuales no dudan (algún socialista cojea, pero eso parece inevitable en el partido de los maragalles y los elorzas) de que aquello es España mucho antes de que lo fueran, por ejemplo, Ceuta y Melilla y de que lo que más les conviene es estar amparados por una Constitución que garantiza sus libertades y su futuro. No pocos navarros, incluso, se lamentan de no poder asumir el mismísimo vascuence como lengua normalizada y española y no como instrumento de odio y escaramuza: alguno conozco que sostiene su parentela histórica con los vascos -dicen que más bien son los vascos los que son navarros- y que reivindica su unión dentro de una españolidad que no sólo no niegan, sino que resaltan y acentúan. Tanto por unos como por otros, los garaicoecheas y demás felones saben que tienen perdida la batalla de la absorción: ni siquiera la acción directa de los pistoleros cantantes puede amedrentar a una colectividad valiente y terca que quiere seguir viviendo todo lo bien que vive bajo la protección de un Estado de Derecho a cuya cabeza está un Rey que anda, últimamente, prodigioso con la seda y el percal.

Lo demás son cantos de sirena borracha y euskaldún. O euskalduna, que a mí me pasa con la lengua vasca más o menos lo que a Ibarreche que, como todos sabemos, la habla como un indio.  carlos@carlosherrera.net

La espantada de Fraga
Antonio JIMÉNEZ La Razón5 Diciembre 2002

Los que le conocen no entienden que a D. Manuel le hayan fallado los reflejos políticos en la crisis del «Prestige». El Fraga que llegó a la Plaza del Obradoiro hace cuatro legislaturas habría pisoteado el chapapote desde Bayona a Finisterre; por eso es difícil comprender su espantada en la hora más amarga y desesperanzadora de su pueblo, salvo que en un rapto de vanidad y orgullo, decidiera apartarse, molesto por la presencia de Mariano Rajoy al frente del equipo de crisis. Con su actitud Fraga le ha hecho un roto a su partido y al Gobierno de Aznar que está lidiando, sin tocarle en suerte, un morlaco avisado y traicionero. Si el presidente de la Xunta hubiera comparecido con decisión, la crisis del «Prestige» se habría medido sólo en términos de tragedia sobrevenida e inevitable pero sin las consecuencias políticas que tiene para los Gobiernos de Madrid y Santiago de Compostela. Y que no se equivoque Zapatero: de las aguas negras de Galicia emerge con preocupación un Bloque Nacionalista más radical que pescará muchos votos cabreados por la torpeza del PP gallego y la impaciencia de un PSOE ávido por desgastar al Gobierno a costa de lo que sea.

Catalanes, vascos y gallegos darán plantón hoy al homenaje a la bandera
Asistirán Rudi, Lucas y las Mesas del Congreso y del Senado
Los representantes de los partidos separatistas vascos (PNV y EA), catalanes (ERC) y gallegos (BNG) no asistirán hoy al primer homenaje a la bandera que tendrá lugar esta mañana en la madrileña Plaza de Colón. El acto al que acudirá el ministro de Defensa, Federico Trillo, se ha reducido a las Mesas del Congreso y Senado con sus presidentes al frente. Una compañía del Ejército del Aire rendirá los honores a la enseña.
E. Montánchez - Madrid.- La Razón 5 Diciembre 2002

El formato de homenaje a la bandera que pactaron PP y PSOE establece que de las cuatro «fechas especiales» elegidas a lo largo del año, la del Día de la Constitución contase con la presencia del Parlamento. Con esta filosofía el ministro de Defensa, Federico Trillo, organizador del acto, ha invitado a los presidentes del Congreso y Senado, Luisa Fernanda Rudi y Juan José Lucas, respectivamente, que asistirán acompañados por los miembros de las Mesas de las dos Cámaras.

De los partidos nacionalistas, el PNV, Eusko Alkartasuna (EA), Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Bloque Nacionalista Gallego (BNG) han confirmado su ausencia. El resto de las fuerzas del arco parlamentario asistirán al acto que comenzará a las diez de la mañana y tendrá una breve duración. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, manifestó que acudiría al homenaje para «no caer en la trampa» del Gobierno y evitar que se les acuse de «echarse al monte». Su correligionario de IU del País Vasco, Javier Madrazo, calificó el homenaje de «franquista» y de «ceremonias trasnochadas del más rancio y agresivo nacionalismo español, que no compartimos ni como nacionalistas ni como republicanos».

Más organización
Para el próximo año las Cortes y el Ministerio de Defensa se han comprometido a organizar mejor el homenaje con la idea de lograr una mayor asistencia de los grupos parlamentarios. En contra de lo que se había afirmado en un principio, el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, sí acudirá finalmente al acto, que contará con la presencia de una escuadrilla de honores formada por tres secciones del Acuartelamiento Aéreo de Getafe (Madrid), Escuadra de Gastadores, Banda y Música, más diez militares profesionales de tropa del Ejército del Aire, al mando de un suboficial, que se encargarán del izado de la bandera nacional de 300 metros cuadrados en un mástil de 50 metros de alto. Todos ellos, al mando del jefe del Estado Mayor del Aire, general Eduardo González-Gallarza.
Según fuentes del Ministerio de Defensa, el homenaje a la enseña nacional será sencillo, con un «formato similar» al celebrado el pasado 2 de octubre, es decir, que tendrá una duración de diez minutos.
Si hoy el Ejército del Aire será protagonista del acto de homenaje a la bandera, en futuras ocasiones ¬15 de mayo, Fiesta de San Isidro; 24 de junio, onomástica del Rey; y 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional¬ serán efectivos de Tierra, Armada y Guardia Civil, con carácter rotatorio.

Villar dice que el Gobierno impedirá que Euskadi sea un «coto nacionalista»
Reprocha a Ibarretxe y a los nacionalistas que «no quieran la derrota del terrorismo»
VITORIA EL CORREO 5 Diciembre 2002

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, arremetió ayer contra el plan del lehendakari y advirtió de que el Ejecutivo adoptará «las medidas necesarias» para que Euskadi no se convierta en «un coto privado de los intereses nacionalistas». Villar lanzó este aviso en la recepción que ofreció a autoridades militares y civiles con motivo de la conmemoración, hoy, del aniversario de la Constitución Española.

Enrique Villar recordó que la aprobación de la Constitución fue «fruto del consenso y del diálogo democrático», y añadió que «fuera del amparo de la Constitución y del Estatuto sólo cabe división y enfrentamiento». En este sentido, rechazó la propuesta de Ibarretxe de buscar un pacto de libre asociación de Euskadi al Estado y aseguró que, «ante la ensoñación xenófoba de una Euskal Herria tan virtual como falaz, sólo cabe una respuesta para garantizar la salvaguarda del Estado de Derecho: Constitución y Estatuto».

Villar acusó a las fuerzas nacionalistas de haber organizado una estrategia «común» cuyo fin último es la «independencia» y les advirtió de que «no vamos a permitir a aquellos que se rigen con patrones excluyentes que nos impongan su credo fundamentalista; no cederemos jamás al chantaje, ni al terrorista, ni al institucional», afirmó. En la misma línea, agregó que el Ejecutivo central, «con el simple ejercicio de la Ley y siempre dentro de ella, velará por su estricto cumplimiento en el País Vasco».

Durante su discurso, Villar acusó a PNV, EA y al propio lehendakari de «no querer la derrota del terrorismo», y les preguntó «hasta dónde están dispuestos a llegar sin renunciar a sus prebendas institucionales».

Recortes de Prensa   Página Inicial