AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 13  Diciembre  2002
In memoriam
Editorial El Correo 13 Diciembre 2002

Apariencia de ruptura
Editorial La Razón 13 Diciembre 2002

RIÑA POR MANDAR
Editorial ABC 13 Diciembre 2002

Zapatilla de andar por casa
Julián LAGO La Razón 13 Diciembre 2002

El Gobierno vasco lleva gastados 189.000 euros en el plan de Ibarretxe
J. J. S. ABC 13 Diciembre 2002

Rosa Díez critica el oportunismo e hipocresía que oculta Ibarretxe en su manifestación anti ETA
Agencias Libertad Digital  13 Diciembre 2002

Sudupe asegura que sin la memoria de las víctimas «nada se puede edificar»
JAVIER GUILLENEA/SAN SEBASTIÁN El Correo 13 Diciembre 2002

El medio ambiente y la extrema necesidad
Manuel Martín Ferrand La Estrella 13 Diciembre 2002

'In memoriam'
Editorial El Correo 13 Diciembre 2002

En un acto unitario, la primera institución de Guipúzcoa, la Diputación Foral, quiso ayer rescatar de un imperdonable olvido la memoria de quienes a lo largo de las cuatro últimas décadas han sido víctimas del terrorismo. Las palabras del diputado general, Román Sudupe, denunciaron la desafección, el silencio e incluso el ostracismo en que los familiares de las personas asesinadas han tenido que realizar un trayecto de años de dolor en soledad. El reconocimiento que las víctimas de ETA están recibiendo por parte de la sociedad y las instituciones revela, por su tardanza, la incapacidad que hasta ahora hemos mostrado los vascos para hacer de las tragedias personales padecidas a manos de ETA un motivo de duelo intenso y común al conjunto de la ciudadanía. Por eso, la vidriera 'In memoriam' colocada ayer en un lugar noble del Palacio de la Diputación guipuzcoana recordará en adelante la obligación que las instituciones representativas tienen de mantener y transmitir a las futuras generaciones el relato individualizado de las vidas que un régimen de terror se ha llevado por delante en Euskadi y en el resto de España.

La decisión de la Diputación de Guipúzcoa, que se une a las adoptadas con anterioridad por algunos ayuntamientos de Euskadi, contrasta con la inexplicable negativa de otras instituciones a singularizar el homenaje que merecen las víctimas de ETA. Tal como ayer recordó Sudupe, el reconocimiento de las víctimas es la condición para la salvaguarda de la dignidad humana de todos los demás ciudadanos. Por eso, resultan especialmente dolorosos los argumentos de aquellos responsables políticos que se resisten a hacer patente el homenaje a las víctimas de la violencia etarra; porque sus justificaciones prolongan en el tiempo la vergonzosa insolidaridad en la que durante demasiados años se ha acomodado la sociedad vasca, empezando por sus representantes públicos.

Apariencia de ruptura
Editorial La Razón 13 Diciembre 2002

No habrá listas conjuntas de PNV y EA en las próximas elecciones municipales del mes de mayo. No es una ruptura oficial en el seno del nacionalismo vasco, ni siquiera oficiosa, pero lo cierto es que la coalición electoral que concurrió en las autonómicas parece haberse roto ante el temor de Eusko Alkartasuna de quedar fuera del mapa político, fagocitada por el PNV.
El anuncio de que «todavía» no hay acuerdo, y de que EA comenzará a elaborar sus propias listas, es una respuesta para un caso concreto y no supone divorcio alguno entre las dos formaciones del nacionalismo. Es más, el anuncio se corresponde con una previsible estrategia de pesca del voto batasuno para el tripartito que hoy gobierna la comunidad autónoma. Los proetarras, privados de una lista propia por la Justicia, tendrían en la más radical EA una opción, un voto útil con el atractivo de no incluir las siglas del «conservador» partido de Arzallus. Por su parte, el PNV se beneficia del hecho de no tener que radicalizar su mensaje independentista y puede incluso, separada de EA, presentar en la campaña una cara más amable y facilitar el apoyo de los nacionalistas moderados, asustados por el curso de la política de Ibarreche. La realidad es que el matrimonio entre PNV y EA sigue firme y se demuestra cada día, con cada decisión del Gobierno y del grupo parlamentario que lo sostiene.

RIÑA POR MANDAR
Editorial ABC 13 Diciembre 2002

EL Partido Nacionalista Vasco tiene un grave problema con su tendencia a la hegemonía. Le hace inservible para la convivencia política, tanto con los más próximos como con los más lejanos. El PNV sólo sabe generar relaciones políticas de subordinación, que le aseguren en cada momento el mantenimiento del máximo nivel de control de la situación. Por eso tiene un sentido utilitarista de sus coaliciones y alianzas, suficiente para despojar de escrúpulos morales y políticos sus criterios de selección de aliados. Mantuvo durante doce años un gobierno de coalición con el Partido Socialista, que cambió en 1998, sin solución de continuidad y para contrarrestar el «espíritu de Ermua», por el pacto secreto con ETA y el acuerdo de Estella. Luego rompió el pacto de legislatura con Batasuna, que resistió, sin embargo, los primeros asesinatos de ETA tras la tregua. La causa de la ruptura no fue el terrorismo: volvía a ser las necesidades tácticas de la hegemonía peneuvista. Y ahora, cuando ha intentado aplicar el rodillo a su escisión, Eusko Alkartasuna, el partido del ex lendakari Carlos Garaikoetxea se rebela y rompe las negociaciones para la coalición que debería concurrir a las elecciones de mayo. Para ser un partido que lidera un proyecto soberanista pretendidamente integrador, el concepto del PNV sobre la transacción y el transversalismo políticos deja mucho que desear.

Las explicaciones de contabilidad electoral que ha ofrecido EA sobre el número de alcaldes, concejales y junteros que perdería si aceptara el pacto propuesto por el PNV demuestran que el frente nacionalista vive en un permanente estado de tensión. El nacionalismo es, en el País Vasco, sinónimo de poder, y el control global del nacionalismo asegura el control del poder. Por eso PNV y EA no discuten -al menos, de forma pública- sobre programas, sino sobre cuotas de poder territorial, que se asienta, obviamente, sobre la derrota de los constitucionalistas. EA no quiere desaparecer. Aralar, la escisión de Batasuna, puede resultarle el complemento electoral que necesita. Además, en los cálculos del PNV pesa mucho la interpretación que se pueda dar a los resultados electorales de la próxima cita, en relación con la propuesta soberanista de Ibarretxe. La repetición de los resultados del 13-M o un mantenimiento de las posiciones constitucionalistas no permitiría al lendakari presentar su propuesta como un salto cualitativo para el futuro del País Vasco. Ilusión, hasta el momento, ha generado poca. Con este balance de fracasos, es evidente que a este nacionalismo le viene grande la tarea de construir grandes compromisos con los que pueda identificarse la sociedad vasca. No puede hacerlo ni a escala doméstica, en su propio beneficio. Su esterilidad política crece día tras día.

Zapatilla de andar por casa
Julián LAGO La Razón 13 Diciembre 2002

Con permiso de Sabina, por el que tenemos especial debilidad dicho sea entre paréntesis, el subcomandante Marcos es un soplapollas como la copa de un pino, y nos quedamos cortos, amén de un analfabeto funcional que confunde la insurgencia con el terrorismo, los movimientos de liberación sudamericanos con el crimen organizado en el País Vasco, la magnesia con la gimnasia, el culo con las témporas.

Como de lo que vive es de armar bulla, este insurgente de salón ha emplazado a un debate público en Lanzarote sobre ETA al juez Garzón, al que ha tildado de «payaso al servicio del terrorismo de Estado» y a los terroristas de «patriotas», a quienes tortura la Justicia española, según carta publicada en el diario mexicano La Jornada. O sea, que los magistrados españoles utilizan artes de mortificación y sufrimiento con los indefensos etarras, angelitos de la caridad los pobres.

Habrase visto mayor atrevimiento, cuando no cinismo, cómplice con los verdugos, por parte de quien ignora que el informe anual de Amnistía Internacional se refiere efectivamente a las torturas practicadas en nuestro país, pero no por parte del Estado español sino por parte de los etarras sobre la inerme sociedad vasca. Este hijo de la burguesía mexicana, ex profesor universitario de diseño y de nombre Rafael Guillén, odia por principio todo lo español como «gachupín» militante que reconoce ser, es decir, exactamente igual que el secesionismo vasco.

En respuesta a la réplica del juez Garzón, publicada a su vez en El Universal, el impostor Marcos se compromete a «desencapucharse» si el magistrado español le derrota dialécticamente en el debate, lo cual resulta una obviedad porque desencapuchado está en la biografía «Marcos, la genial impostura», de Beltrán de la Grange y Mayte Rico, quienes ya se encargaron de desmitificar a este revolucionario de pacotilla, demagogo y falsario.
Para que a la farsa de nada falte, Rafael Guillén (cuyos métodos de terror los sufren los campesinos de Chiapas, que por cierto, también la Iglesia mexicana parece desconocer) ha montado todo un negocio, merchandising incluido, envuelto en la bandera del zapatismo, el cual empezó siendo una legítima reivindicación indigenista para convertirse en su particular camuflaje político.

Al igual que otros voceros de la violencia vasca, muy dados allende los mares por razones de estulticia ignorante, léase Hebe de Bonafini, la abuelita charlestón de la Plaza de Mayo, y la muy Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, el susodicho confunde la explotación indigenista con la falta de libertad en Euskadi, que por cierto no la sufren sus colegas etarras sino más bien los «otros» vascos, o lo que es lo mismo, los que no se someten al terror etnicista y tiránico de la banda. O sea, que viva Zapata, sí, pero no este zapatilla revolucionario de andar por casa.

El Gobierno vasco lleva gastados 189.000 euros en el plan de Ibarretxe
J. J. S. ABC 13 Diciembre 2002

En la cantidad reconocida por el Ejecutivo autonómico no se incluyen los gastos del lendakari en sus viajes al Reino Unido, Suramérica y París

VITORIA. El Gobierno vasco lleva gastados 189.262 euros en la difusión del plan de libre adhesión que el lendakari presentó al Parlamento vasco el pasado mes de septiembre. La partida, aún por completar, según explicó el portavoz del Ejecutivo, Josu Jon Imaz, a instancias del PSE-EE, no incluye el coste de los viajes realizados al Reino Unido, Suramérica y, más recientemente, a París, ya que, según indicó, éstos se enmarcan dentro de «los viajes institucionales» del lendakari y, por tanto, no se organizaron, según aseguró, con la finalidad específica de presentar dicha propuesta, sino que Ibarretxe «aprovechó» los desplazamientos para presentarla y difundirla, sostuvo.

Tras las reiteradas peticiones de información por la oposición, Imaz informó, un mes después, del coste de los actos organizados por el Ejecutivo vasco para difundir la propuesta en el estadio de Mendizorroza, en Vitoria, con un gasto de 57.452 euros, y en el frontón Atano III, en San Sebastián, que cifró en 68.227 euros. Al respecto, quedó sin cuantificar el desembolso del acto que el Ejecutivo organizó también en Bilbao, donde alquiló el Pabellón de La Casilla.

El resto del dinero, en concreto 63.583 euros, se fue en la impresión y encuadernación de los 815.500 folletos que el Gobierno autonómico ha remitido a los hogares vascos para informar del plan de libre adhesión del lendakari, que centrará el programa electoral del PNV en las próximas elecciones de mayo.

Imaz justificó este gasto, que supera ya los 189.000 euros, en que el plan de Ibarretxe es una iniciativa «institucional, reglamentada y legal» que se basa en el artículo 46 del Estatuto, y censuró a los socialistas por estar más interesados en conocer lo que el Ejecutivo gastó «en el alquiler de los aparatos de sonido» que «en entrar a discutir» el plan.

Durante el tenso debate, el presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, retiró la palabra al portavoz del PSE-EE, Rodolfo Ares, quien denunció la utilización de dinero público «para hacer la pre campaña al PNV», al tiempo que acusó a los partidos que sustentan el Ejecutivo vasco de «engañar».

Jaime Mayor Oreja anunció que el PP está estudiando presentar una denuncia contra el lendakari por un presunto delito de malversación de fondos públicos.

Rosa Díez critica el "oportunismo e hipocresía" que oculta Ibarretxe en su manifestación anti ETA
Agencias Libertad Digital  13 Diciembre 2002

La eurodiputada socialista Rosa Díez considera que "la convocatoria de una manifestación contra ETA promovida por Ibarretxe, "encierra un grado de oportunismo y de hipocresía tan alto que resulta difícil ocultarlo". El lehendakari convoca el acto tras conocerse que la banda terrorista rechaza su plan.

Díez, que participó en un curso sobre los retos de la Unión Europea organizado por la Universidad de Murcia, declaró a EFE que "estamos ante una gran impostura, porque el lehendakari lanzó esta convocatoria al día siguiente de que la banda terrorista le dijera que no le gustaba su plan soberanista". Y añadió que "Ibarretxe habría sido más creíble si hubiera reaccionado de la misma forma cuando, en un comunicado anterior, ETA dijo que consideraba a los militantes socialistas y populares y a sus sedes objetivo de los atentados". "En aquel entonces -comentó Rosa Díez- se limitó a emitir un comunicado de condena, pero no se le ocurrió, como ahora, llamar a la ciudadanía a una manifestación contra la banda".

La eurodiputada indicó en el transcurso de su conferencia que "Europa, como se la concibe ahora, surgió para luchar contra los nacionalismos, especialmente contra el francés y el alemán, que fueron los causantes de las dos grandes guerras mundiales". La dirigente socialista defendió "una Unión Europea que hable con una sola voz, y que represente y defienda un modelo político distinto al de Estados Unidos, porque, en caso contrario, será la primera víctima de la globalización".

Díez lamentó que "la Unión marche muchas veces a base de tropiezos y actúe después de los acontecimientos, pero yo confío en ella y estoy segura de que si no fuera por Europa no tendríamos esperanza de acabar con el terrorismo". Asimismo, dijo que se congratulaba de que "el viejo continente, aunque tarde, se haya dado cuenta de que el terrorismo, además de constituir una tragedia para España, supone un problema para Europa y que, por tanto, hay que combatirlo con toda decisión".

Sudupe asegura que sin la memoria de las víctimas «nada se puede edificar»
La Diputación de Guipúzcoa les agradece su ejemplo de «dignidad cívica» frente a la «amnesia social» Una placa recordará a los afectados por el terrorismo en el Palacio foral
JAVIER GUILLENEA/SAN SEBASTIÁN El Correo 13 Diciembre 2002

El diputado general de Guipúzcoa reivindicó ayer la necesidad de fortalecer la memoria colectiva como paso imprescindible para lograr la reconciliación social en el País Vasco y restituir a cada víctima del terrorismo «a la condición de ciudadano libre en una sociedad de ciudadanos libres». Se trata de una memoria, según Román Sudupe, que han mantenido las víctimas durante años en medio del «ostracismo social» y que ahora emerge para salvar a la sociedad «de una gravísima enfermedad capaz de deteriorar su salud moral».

Román Sudupe lanzó ayer este mensaje en el homenaje que la Diputación tributó a las víctimas que el terrorismo ha causado en Guipúzcoa. Representantes de instituciones, organizaciones y partidos políticos arroparon a las personas que desbordaron el salón del trono de la institución foral, donde se desarrolló el el acto de recuerdo, que tuvo como colofón el descubrimiento de una inscripción grabada en una vidriera de la sala de recepción: «In memorian indarkeriaren biktimak. Víctimas del terrorismo. Guipúzcoa. 2002-12-12»

En un discurso en el que se vislumbraron tonos de autocrítica, Sudupe reconoció que «es mucho y muy denso el silencio» que las víctimas del terrorismo han soportado «durante tantos y tantos años». «Ustedes, que se han visto violentamente expulsados del flujo normal de la vida, han padecido con harta frecuencia las más sibilinas formas de ostracismo social», les dijo.

A pesar de esta sensación de desafección «tan cierta como dolorosa», las víctimas han sabido luchar contra el olvido con «coraje humano y cívico». Fue esta tarea de perpetuación de la memoria el aspecto que quiso agradecer el diputado general en su intervención. «Sin el valor ciudadano del que ustedes han hecho gala, -señaló- nuestra memoria como pueblo habría quedado irremediablemente dañada, y nada se puede edificar sobre un solar arrasado por cualquier forma de amnesia social».

El diputado general extendió su autocrítica a la actuación de la clase política al recordar que «hubo un tiempo, no tan lejano, en que el acuerdo era asumido por los demócratas vascos como regla áurea de la acción política». Esta situación ya no existe. En su lugar, vivimos una época en la que «el acuerdo es cada día más excepcional y la confrontación parece haberse adueñado de todos los ámbitos sociopolíticos». En estas condiciones, lamentó, «el eslabón más débil es el constituido por las víctimas del terrorismo, que asisten, dolorosamente perplejas, a actitudes públicas y privadas que soslayan la recuperación y limpieza de la memoria colectiva».

«Años de dolor»
Las palabras de Sudupe fueron precedidas por una presentación que realizó el periodista Gorka Landaburu quien, en su calidad de víctima de ETA, habló en nombre de ellas para agradecer el homenaje y recalcar a la vez que «este reconocimiento llega tarde, después de tantos años de sufrimiento y dolor».

Landaburu aprovechó su agradecimiento a la Diputación para pedir que homenajes como el que se celebró ayer se repitan en otras instituciones, «sobre todo de Euskadi». Al igual que después lo haría Sudupe, el periodista, que sufrió graves heridas al estallarle en las manos un paquete bomba, lamentó el vacío social en el que han vivido durante años las víctimas, «a las que se les ha matado dos veces». «Primero, cuando ETA aprieta el gatillo. Después, con la losa del olvido».

Landaburu recordó «frases terribles» que han escuchado los familiares de las víctimas, como que «algo habrán hecho», y los «funerales clandestinos de policías y guardias civiles». Por eso insistió en hacer un llamamiento al recuerdo. «No se puede construir el futuro ocultando el pasado», dijo el periodista.

El medio ambiente y la extrema necesidad
Manuel Martín Ferrand La Estrella 13 Diciembre 2002

El Ministerio de Medio Ambiente, ese lujo —por inútil— de la organización del Estado, ha decidido publicar en los periódicos nacionales unas páginas de publicidad con las que, supongo, trata de hacer olvidar su tremenda inoperancia en cuanto se refiere a la catástrofe del Prestige. Supongo que habrá sido el ministro, Jaume Matas, quien, en su condición de mallorquín, ha ordenado que la inserción de esos anuncios se haga en bilingüe, en gallego y en castellano. De ahí brota el primero de los muchos chistes, algunos muy buenos, con los que el ministro y el Ministerio tratan de aliviar la pena que a todos nos produce la situación de las costas gallegas. De las demás costas afectadas, a juzgar por los anuncios a que me refiero, no hay por qué preocuparse.

Primera paradoja. Las páginas publicitarias llevan una doble cabecera como se corresponde a su condición bilingüe; pero, observen ustedes el detalle.

Gracias a       Gracias a
todos              todos

Así se encabezan los anuncios que ayer, profusamente, aparecían en los diarios. Bajo ese doble titular, una fotografía a vista de pájaro

—quizás por lo de Medio Ambiente— en la que pueden verse unas cuantas docenas de voluntarios blancos y abnegados. ¿Cuál de los dos titulares es el gallego y cuál el castellano? Se deduce después, por la colocación del texto, que el “Gracias a todos” de la izquierda es el castellano.

Dice el primer párrafo, que les doy sólo en la versión castellana: “El esfuerzo y la solidaridad de todos se aprecia en las playas afectadas por el vertido del Prestige”. Lo de Prestige va sin comillas ni letra cursiva y lo que se observa en las playas es el chapapote y la inoperancia del Ministerio anunciante. También la desidia de otros ministerios y de las autoridades de la Xunta de Galicia.

Habla el segundo párrafo del voluntariado que se espera en Galicia para este fin de semana. El segundo —33 palabras— arranca diciendo que “en este esfuerzo común la coordinación es fundamental”, pero el redactor no queda suficientemente contento con tan categórica afirmación y añade: “... debemos cumplir las normas de higiene y seguridad establecidas y estar coordinados”.

El cuarto y —felizmente— último párrafo, más moderado, se limita a proporcionar el teléfono de contacto para el voluntariado (900 60 60 22). La columna de la derecha, la que completa el bilingüismo, comienza diciendo “O esforzo”, en lugar de decir “El esfuerzo”. Es decir, que el redactor del anuncio del Ministerio de Medio Ambiente, cuyo rótulo campea a pie de página junto al escudo nacional, es absolutamente tonto, pero en dos idiomas.

Este asunto del Prestige es tan doloroso en los hechos como irritante en las reacciones de la Administración. Una desgracia se ha convertido en catástrofe con la inestimable ayuda de la Administración. Dado que es así, ¿no podrían, cuando menos, tratar de no sacar pecho para presumir de eficaces y veloces? Bien está que aquí, para demostrar la solidez del Gobierno, no dimita nadie ni nadie sea relevado. Pase; pero presumir de incapaces, hacer ostentación de majadería profunda y publicar páginas como esta que comento —una joyita de la propaganda política— nos demuestra fehacientemente las manos en las que nos encontramos.

Recortes de Prensa   Página Inicial