AGLI

Recortes de Prensa     Martes 14 Enero  2003
Por el monte, las sardinas
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 14 Enero 2003

Denuncia contra «Nunca Máis»
Editorial La Razón 14 Enero 2003

La burla
ALFONSO USSÍA ABC 14 Enero 2003

La conciencia del PSOE
Ignacio Villa Libertad Digital  14 Enero 2003

El milagro de Maruri
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Enero 2003

Ardanza dilapida su prudente silencio
Germán Yanke Libertad Digital  14 Enero 2003

Neologismos
Cartas al Director El Correo 14 Enero 2003

Soberanismo
Cartas al Director El Correo 14 Enero 2003

La nómina de Batasuna
Editorial El ideal Gallego 14 Enero 2003

«Manos Limpias» acusa a «Nunca Máis» de estafa y pide la actuación del fiscal general
Yolanda González - Madrid.- La Razón 14 Enero 2003

Enfrentamiento abierto entre Francisco Vázquez y el PSOE por la crisis del Prestige
Libertad Digital 14 Enero 2003

El PNV de Güeñes, como en Lujua, buzonea a los vecinos atacando a un concejal popular
Redacción - Bilbao.- La Razón 14 Enero 2003

Múgica pide explicaciones a Balza por tratar a los partidarios del cura de Maruri como delincuentes
N.G.M.  Libertad  Digital   14 Enero 2003
 

Por el monte, las sardinas
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 14 Enero 2003

Es el mundo al revés, lehendakari. Su correligionaria, mi admirada Marga Uria, explicaba el otro día que «la reinserción de los presos es un valor superior a la idea de que paguen por su delito» y a un servidor le pareció que ésta es una de las ideas más peregrinas de los últimos tiempos, junto con aquella otra, que le sonará, de que «todas las ideas son legítimas». Si tal fuera, no hablaríamos del Código Penal, sino del 'Código Reinsertador', ni de Instituciones Penitenciarias, sino de 'Instituciones Reinsertadoras'. Penal viene de pena y penitenciarias de penitencia, lo que parece dejar claro cuál es el valor superior que orientó la creación de uno y otras.

No puede ser de otra manera, lehendakari. Si la reinserción fuera el primero y principal objetivo del sistema penal, algunos penados no necesitarían pisar la cárcel, un suponer, el parricida que mata a tiros a su mujer y al amante de ésta, en lo que antes se llamaba un lance de honor. Hay delincuentes en la cárcel, cuyas probabilidades de reincidencia son próximas a cero, como Mario Conde despojado de su presidencia bancaria o el ex general Galindo sin Intxaurrondo, por poner dos ejemplos.

O sea que el principio fundamental del sistema debe de ser el que la hace, la paga. Por eso me llama la atención lo que responde su consejero de Justicia cuando le preguntan por el hecho de que ningún preso de ETA haya indemnizado a sus víctimas: «éste es un debate que se focaliza interesadamente sobre aspectos aislados ». Es conocida la actividad reinsertadora de Azkarraga en el pasado, pero no sé si hoy está a favor de la reinserción, cuando llama «estómagos agradecidos» a dos ex miembros de ETA, a los que acusa de haberse «reconvertido de tal forma que producen vergüenza ajena».

Hay 'terroristas' que avergüenzan al consejero de Justicia cuando se convierten en altos cargos de la Administración. ¿Cómo sorprenderse de que aquí haya tenido tan mala prensa la figura del arrepentido? ¿Cómo sorprenderse de que nuestros gobernantes y algunas de nuestras fuerzas vivas hagan suyo el código del hampa y rechacen la perversa idea de que los terroristas arrepentidos colaboren con la Justicia para acabar con ETA?

Dice el consejero que el Gobierno del Partido Popular confunde el hambre de justicia con la sed de venganza, y a uno le parece que debería decir al revés: sed de justicia y hambre de venganza, para no desmentir al clásico: «la venganza es un plato que se degusta frío». Pero la Euskadi que dejó Lizarra, ya digo, es el mundo al revés, como la cocina de la deconstrucción, que sirve la tortilla en copa y el gin-tonic en plato. Y su consejero de Justicia, lehendakari, es la actualización del mito del 'ålandés' errante. Mayormente por lo mucho que se equivoca.

Denuncia contra «Nunca Máis»
Editorial La Razón 14 Enero 2003

El escándalo de «Nunca Máis» ha llegado finalmente a los tribunales de Justicia, de la mano del sindicato de funcionarios «Manos Limpias» que, en una denuncia presentada ante la Fiscalía General del Estado, acusa a la plataforma vinculada al nacionalismo gallego de pura y simple estafa a los ciudadanos, y reclama la intervención del fiscal general.

El sindicato, que aporta documentación sobre los hechos y datos acreditativos de las cuentas corrientes que maneja «Nunca Máis», basa su denuncia en el artículo 248 del Código Penal para decir que ha habido estafa al haberse utilizado «engaño bastante para producir error en otro, induciendo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno». Es pronto para esperar una respuesta de la Fiscalía, a quien corresponde promover la acción judicial en defensa de la legalidad, los derechos de los ciudadanos y el interés público, pero parece que «Manos Limpias» acierta cuando califica de «engaño bastante» lo ocurrido con «Nunca Máis»: que el dinero entregado de buena fe para ayudar a los damnificados no haya llegado a sus manos y se haya empleado en protestar contra el Gobierno y contra la Xunta.

El asunto, aún sin la denuncia presentada por el citado sindicato «Manos Limpias», alcanza ya una entidad más que suficiente para motivar una intervención de la Fiscalía, pues debe quedar meridianamente claro para todos los españoles si es legal aprovecharse de la solidaridad y que el dinero entregado de buena fe para ayudar a las víctimas de una tragedia como el «Prestige» se utilice luego para una campaña de claro tinte político.

La burla
Por ALFONSO USSÍA ABC 14 Enero 2003

UNO de los mensajes preferidos por los caraduras de «Nunca máis» -incluyendo entre los caraduras a su voluntario militante Pepiño Blanco- es el de «Plataforma contra la burla al pueblo». Es decir, que «Nunca máis», la gran burladora del pueblo, del gallego y del resto de las regiones de España, ha convertido su actividad en mensaje a la contra. Dirán lo que quieran y les apetezca sus responsables y los dirigentes del Bloque Nacionalista, y hará lo mismo el tontiño demagogo de Blanco, pero algo habrá pasado para que, de golpe, no llegue un euro más a las cuentas corrientes de esa plataforma aprovechada. No sólo las ayudas han caído en picado, sino que muchos ciudadanos, que han aportado su dinero a «Nunca máis» ingenuamente confiados en su buena administración y distribución entre los afectados, han exigido el reintegro de sus donaciones. El problema es que se lo han gastado en pancartas, autobuses, manifestaciones financiadas, fiestas y cuchipandas. Claro, que siempre hay soluciones, no del todo satisfactorias para los estafados, aunque sí paliativas. Y si vienen de la mano del arte, mejor que mejor.

Tengo entendido que Beirás, el dirigente del Bloque Nacionalista Gallego, es un notable pianista. No comparable a Alexis Waissenberg pero sí superior a Renato Carossone. Más alegre en sus interpretaciones que Leopoldo Calvo Sotelo y menos fallón que Narcís Serra. Los que han tenido la fortuna de asistir a sus conciertos privados no dudan en afirmar que su interpretación del «Claro de Luna» de Beethoven con ritmo de muñeira gallega es tan sorprendente como emocionante. La desventaja es que lleva años sin enfrentarse al rigor del público, pero Nina está dispuesta a prestarle a uno de los pianistas de «Operación Triunfo» para que se ponga al día y en forma. De esta manera, con una bien proyectada gira de galas y conciertos, podría reunir una cantidad apreciable de dinero y amortizar, sólo en parte, la totalidad de la deuda.

Para completar el pago a los estafados, nadie mejor que la cantante Uxía Senlle, una de las activistas más señaladas de «Nunca máis». Esta singular artista tiene aspecto de no lavarse los dientes y dedicar muy pocos minutos cada mañana a visitar el cuarto de baño, pero según los entendidos -reconozco no poder opinar de su nivel artístico por desconocimiento absoluto de sus cualidades- tiene buena voz. Una gira de Uxía, paralela a la de Beirás, podría recaudar otra importante cantidad de dinero, y así, sumando y sumando, aproximarse al principal de la deuda, que los afectados admiten les sea devuelta sin intereses.

Y si algo quedara en el debe de «Nunca máis», lo completaría Pepiño Blanco ofreciendo recitales poéticos en las principales ciudades gallegas al alimón con Mercedes Milá, que ha estado recientemente en Galicia retransmitiendo las doce campanadas del 31 de diciembre aunque lo hiciera un día antes. Mercedes, si es que le queda boca después del morreo con el argentino de «Gran hermano», hace esas cosas divinamente, y Pepiño Blanco no sentiría la soledad angustiosa del escenario. Que una cosa es decir veinte chorradas en una rueda de prensa y otra muy diferente recitar sin trabucarse algún tramo de las «Follas Novas» de Rosalía de Castro ante un auditorio entendido. Así que, entre las teclas de Beirás, los gorgoritos de Uxía, los recitales de Blanco y las presentaciones de Merche, se podrá reunir el suficiente dinero para actuar en consecuencia. En consecuencia con la estafa y en consecuencia con la devolución.

Y los autobuses, las manifestaciones, los carteles, la propaganda, los festolines y las cuchipandas, que salgan de sus bolsillos.

La conciencia del PSOE
Ignacio Villa Libertad Digital  14 Enero 2003

Con la autoridad que le da la mayoría generosa que tiene en el Ayuntamiento de La Coruña y con la credibilidad que le confiere un carné del Partido Socialista que ha refrendado con la fidelidad a unas siglas, Paco Vázquez ha vuelto a dejar las cosas en su sitio. Vázquez se está convirtiendo en la conciencia de Rodríguez Zapatero, quien una vez más vuelve a mantener una actitud meliflua, difuminada y polivalente. La posición pública del alcalde coruñés sobre el "uso político" de la plataforma Nunca mais y su opinión sobre la celebración de la comisión de investigación del desastre del Prestige en el Parlamento gallego ha servido para situar en el ridículo más absoluto a la dirección nacional del Partido Socialista. Paco Vázquez esta demostrando que el problema real de Rodríguez Zapatero y su equipo es la falta de definición ante las grandes cuestiones nacionales. Ser socialista, les está reprochando indirectamente Vázquez, no tiene que significar que no se defiendan algunos principios "contra viento y marea".

La clara posición de Vázquez evidencia que el secretario general del PSOE es incapaz de unificar un discurso "nacional" del PSOE sin oportunismos y sin falsos respetos a "las opiniones de todos". Vázquez está enseñando a Zapatero que el Partido Socialista puede mantener "sin complejos" posiciones claras sobre cuestiones de importancia para el gobierno del país, e incluso se puede compatibilizar la crítica dura al Ejecutivo del PP con una política empapada por "el sentido común" y con la disciplina interna.

El PSOE de Zapatero se ha convertido es una auténtica jaula de grillos. Pero en ella, curiosamente, se respeta y se alienta a aquel que rompe la doctrina general de un Partido que se llama nacional. En la dirección del PSOE parecen encantados con las "historietas" de Maragall o de Elorza, mientras que se muestran contrariados con las llamadas de atención de Vázquez. Y es que, precisamente, esa diferencia en el rasero es lo que nos lleva al fondo de la cuestión. Paco Vázquez se ha convertido en la "conciencia" de la dirección socialista para recordar al equipo de Ferraz dónde están los principios y cuáles deberían ser las pautas de actuación de un Partido que tiene intenciones de gobernar España.

Zapatero se siente más cómodo con las "machadas" de los Elorza y Maragall. Y siente como un zarpazo las opiniones de Vázquez. Señal clara de su incapacidad para poner orden en su propia casa. Lo preocupante es que al líder socialista no le remuerde la conciencia, por lo que no parece muy dispuesto a rectificar. Y con estos modos, sus expectativas electorales se escaparán inexorablemente por el hueco de la ambigüedad.

El milagro de Maruri
Iñaki EZKERRA La Razón 14 Enero 2003

Anteayer era el quinto domingo que en el pequeño pueblo vizcaíno de Maruri los nacionalistas aguardaban al párroco Jaime Larrínaga a la salida de la misa de once con ese letrero en el que le señalan por su propio nombre. Pero esta vez hubo una novedad. Ante la pancarta de la estigmatización estaba la de «Basta ya» y numerosos ciudadanos pertenecientes a los partidos constitucionalistas o a los colectivos cívicos del País Vasco. Se escenificaba de este modo la segunda alianza civil para la que nació el Foro El Salvador. No sólo estaban unidas frente al nazismo la derecha y la izquierda democráticas sino una y otra, o sea el laicismo no confesional, junto a la Iglesia perseguida de Euskadi, la Iglesia amenazada por ETA y antes señalada por el nacionalismo, la Iglesia de los amenazados, de las víctimas y de los tres curas escoltados de Europa: Jaime Larrínaga, Fernando García de Cortázar y Antonio Beristain.

Hasta el domingo era el propio Jaime Larrínaga quien nos pedía a los amigos que no fuéramos a Maruri a responder a esas concentraciones para que nadie pudiera decir lo de la dialéctica de la confrontación. El nacionalismo se delata en su lenguaje. Odia un término que es la esencia de la democracia y lo confunde con enfrentamiento cuando es lo contrario. Confrontación (ver diccionario de la RAE) es «careo ¬charla, conversación, holgorio¬ entre dos o más personas», «cotejo de una cosa con otra» y «simpatía, conformidad natural entre personas o cosas». Por otro lado (¿ojo, marxistas!) dialéctica de la confrontación es un pleonasmo pues sin confrontación no hay dialéctica posible. Diciendo odiar la confrontación los nacionalistas expresan su deseo de que desaparezca el otro.

A partir de ahora los nacionalistas de Maruri van a tener que confrontarse con quienes no piensan ni creen como ellos. Culmina un proceso que lleva cuatro años gestándose. Desde que nació el Foro El Salvador en 1999, pero de forma especial en los últimos meses, Maruri se ha convertido en un lugar de peregrinación católico-democrática. A oirle oficiar a su cura va gente de toda la provincia. Más el milagro se obró anteayer con la espectacular conversión socialista: Rosa Diez decía que iba a ir todos los domingos a la misa de Jaime, Nico Redondo que quería que Jaime bautice a su hija (hace dos meses ya bautizó a la hija de Antonio Basagoiti) y Javier Rojo gritaba un lema ¬«¿Donde está el obispo!»¬ que, aunque impropio de su filiación política y su apellido, daba en el clavo. Porque, si el obispo dijera en voz alta que no va a mover a Larrínaga de Maruri, el PNV desistiría de este acoso que tiene ese principal objetivo. La verdad es que el milagro sería que el obispo se moje.

Ardanza dilapida su prudente silencio
Germán Yanke Libertad Digital  14 Enero 2003

Las declaraciones de José Antonio Ardanza sobre un supuesto acuerdo tácito entre el PNV y el Partido Popular para cambiar de estrategia contra ETA si, en el plazo de seis años, el Gobierno no lograba terminar con la banda son, sencillamente, una tontería impropia del personaje. Impropia de lo que Ardanza y el PNV han sostenido y llevado a cabo desde entonces e impropia de un antiguo político que, presidiendo ahora una empresa pública, debería guardar un prudente silencio.

Ardanza sostiene el que acuerdo "tácito" era que el PP acentuaría su lucha democrática contra ETA y si, en el plazo de seis años, no lograba terminar con ella se volvería al doble juego de "vía policial y conversaciones con la banda". Asegura que el PNV se comprometió a ser menos beligerante. Si no se trata de un comentario de café, o más bien de un chiste de barra, el planteamiento es absurdo. Y si Ardanza lo creyó de algún modo no tenía ningún sentido, más allá de la deriva soberanista de su partido y del Pacto de Estella, la propuesta que con su nombre hizo, en la que se defendía el "precio político" para que ETA abandonara la violencia y que quiso pactar, ante la negativa del PP, con el PSOE.

Lo que Ardanza debe querer, atento como suele estar a los aires de su partido, es defender la vieja tesis de que aniquilar a ETA es imposible y que, pasado este plazo, hay que volver a la negociación y al pacto político con los terroristas. Él mismo lo defendió en su papelote con la contradicción de asegurar que no existía "déficit democrático". El PNV suele sacar la tesis de que el Estado de Derecho no podrá con ETA (el "empate infinito", etc.) cada vez que la banda terrorista se encuentra agobiada, como ocurre ahora con los éxitos policiales y el proceso de desmantelamiento de su infraestructura con la ilegalización de Batasuna. Ardanza es el que, tras el asesinato de Miguel Angel Blanco, acusó a los "batasunos" de una complicidad que debería ser combatida por todos los ciudadanos, pero parece que, con el tiempo (y con las sinecuras empresariales), se ha plegado a las tesis de quienes entonces aseguraba que le alteraban los nervios: los que, temerosos de los efectos sobre el nacionalismo en general de una estrategia basada en principios morales, iniciaron, mientras él reclama compromisos de los ciudadanos, las conversaciones con HB que dieron con Estella y los acuerdos del PNV con ETA.

Que el PNV prefiere salirse con la suya (con la similitud de fines con ETA) a ser razonable es ya conocido. Que Ardanza dilapide ahora su prudente silencio es tan ridículo como esa particular forma de argumentar con un acuerdo imposible. Porque nos dijeron, en aquel momento tan tácito, en el que siguieron llenándose los bolsillos, que estaban de acuerdo con el PP en algunas cosas, pero no en la lucha contra ETA. Y la afirmación no era tácita.

Neologismos
Fernando Sánchez/Bilbao Cartas al Director El Correo 14 Enero 2003

Dejando a un lado los abundantes lugares comunes nacionalistas que, por cierto, debería evitar desde el ejercicio responsable de su cargo institucional al servicio de todos los ciudadanos, la intervención televisiva del presidente autonómico en Nochevieja no aportó ninguna novedad en su ya rancio discurso soberanista, salvo una, la introducción en el lenguaje política y socialmente correcto para el nacionalismo instalado del nuevo hallazgo lexicográfico de Ibarretxe: «encontrar la paz» (sic). No sé si será como el trébol de cuatro hojas, la cuadratura del círculo, la combinación de la primitiva o el mapa genético de la 'euskal oiloa', pero no creo que la paz merezca el tratamiento de 'encontrar'. Sin embargo, es muy significativo que para Ibarretxe todo el esfuerzo que debería exigir tan loable propósito se reduzca a una cuestión de casualidad, suerte o cálculo de probabilidades: 'encontrar la paz'; y ya tenemos un nuevo neologismo con el que satisfacer algunas conciencias nacionalistas, porque mientras la paz aparece, mientras esperamos a que se manifieste o se deje ver... todo seguirá igual: los criminales etarras continuarán asesinando y generando miedo, faltará la libertad y la democracia en el País Vasco; pero no importa, ellos esperan 'encontrar la paz'. Es sólo cuestión de tiempo, ya aparecerá algún día como por encanto la paz, como el Gordo de Navidad, alguna vez también podría tener la ocurrencia de dejarse caer por estos pagos.

Soberanismo
José Luis García de Labarca/Santurtzi-Vizcaya Cartas al Director El Correo 14 Enero 2003

El torpe juego del soberanismo vasco trae consecuencias lamentables que no salen a la luz, salvo si alguien tiene la oportunidad y el valor de denunciarlas. En la televisión vasca, un conocido dirigente de UGT ha explicado que desde 1999 no se llevan a cabo ni reuniones sindicales ni tampoco encuentros con el Gobierno vasco porque el sindicato oficial nacionalista lo impide. Y el tema de la entrevista era algo tan dramático como los accidentes laborales. Existe una ley moderna y eficaz a este respecto, pero no se aplica. Así, al infractor de normas de seguridad laborales le resulta más cómodo y barato pagar una multa y eludir otras responsabilidades. Y hay muertos de por medio. Oído al dato: las competencias están aquí transferidas.

La nómina de Batasuna
Editorial El ideal Gallego 14 Enero 2003

El pasado jueves, el Tribunal Supremo escuchó de boca del alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, una de las verdades más rotundas e irrefutables enunciadas en los últimos tiempos: “Hasta los niños de pecho saben que Batasuna es ETA”. La salud de la Justicia impone, no obstante, que las convicciones morales no constituyen prueba alguna y que las decisiones de los magistrados deben apoyarse en hechos argumentados. Así es y así deberá seguir siendo, por más que en ocasiones parezca que los magistrados son reacios a dar el paso que la sociedad les demanda. Por eso, los informes redactados y aportados por la Guardia Civil cobran un valor singular. Y son demoledores. Tal es el control que la banda terrorista ejerce sobre su apéndice político que hasta los sueldos de los miembros de la coalición abertzale los señala el mismo dedo que descerraja la pistola en la nuca del inocente de turno. Ante esta evidencia, y otras reflejadas en los escritos periciales, la ilegalización definitiva de la formación radical es cuestión de tiempo. La insultante burla que supone asistir desde la impotencia a la justificación de los crímenes más injustificables tiene los días contados. Con Batasuna desaparecerá la persecución moral -e incluso física- contra quienes cometen el “delito” de pensar diferente. ETA perderá entonces la piedra angular sobre la que sostiene la repercusión de sus acciones. Cuando este escenario sea por fin una realidad, el País Vasco podrá darse un respiro de alivio antes de tomar impulso para acometer el fin último del proceso: la desaparición definitiva e irreversible de la banda asesina.

«Manos Limpias» acusa a «Nunca Máis» de estafa y pide la actuación del fiscal general
El sindicato de funcionarios asegura que la plataforma ha jugado con la buena fe de miles de ciudadanos españoles
El Sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos «Manos Limpias» presentó ayer una denuncia de estafa contra los responsables de «Nunca Máis» y pidió la actuación del fiscal general de Estado. La denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, recoge que la plataforma ha utilizado las donaciones para actos reivindicativos y «con fines estrictamente políticos». Según dijo el secretario general del sindicato, «miles de españoles humildes, que actuaron de buena fe, se sienten engañados con respecto al fin que se dio a un dinero que en principio pensaban que iba dirigido a los afectados». Bernard asegura que en el período que la plataforma ha tardado en hacer públicos sus ingresos ha habido tiempo de «maquillar» las cifras.
Yolanda González - Madrid.- La Razón 14 Enero 2003

El Sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos «Manos Limpias» se ha sumado a las protestas desencadenadas después de que la Plataforma Ciudadana «Nunca Máis» declarase que los fondos recaudados en su cuenta corriente no tienen como destino a los afectados por el desastre del «Prestige» y ayer presentó una denuncia de estafa contra el movimiento y pidió la actuación del fiscal general del Estado.

Según declaró a LA RAZÓN el secretario general del citado colectivo de funcionarios, Miguel Bernard, esta plataforma se ha aprovechado de la buena fe de miles de españoles humildes que «fueron engañados con respecto al fin que tenía el dinero que estaban destinando a Nunca Máis ». «Es triste que la gente sensibilizada con la causa decida donar dinero y después se den cuenta de que, como ya denunciaron los pescadores, los afectados no han recibido ni un duro y todo haya ido a parar a fines estrictamente políticos», apuntaba Bernard.

Pruebas
La denuncia presentada por el sindicato ante la Fiscalía General del Estado, y a la que ha tenido acceso este periódico,va dirigida contra los responsables de la plataforma, contra las personas autorizadas en la cuenta corriente de ésta en Caixa de Galicia y contra los responsables del sitio de la plataforma en internet. Concretamente, según este sindicato, se ha producido un delito de estafa tipificado en el artículo 248 del Código Penal. El citado artículo recoge que el delito de estafa es aquel realizado «utilizando engaño bastante para producir error en otro, induciendo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno».

Entre las pruebas que «Manos Limpias» presenta para sostener la denuncia figuran el número de cuenta de la plataforma en Caixa Galicia a nombre de Ramiro Oubiña, Xosé Gonta, María Uxia y Luis Salvadores; la página web de internet a nombre de la Plataforma y las declaraciones de los patrones de las cofradías y de los propios responsables de la organización recogidas por diferentes medios de comunicación desde que estalló la polémica hasta la fecha.

Este sindicato, que cuenta con 6.500 afiliados a nivel nacional, surgió en el año 1995 para con- seguir mejoras en el ámbito de los funcionarios y para denunciar aquellos actos delictivos que afecten a los intereses generales de todos los españoles. No en vano, Bernard asegura que gracias a sus actuaciones en temas como las co-misiones ilegales en el caso de la Expo 92 en Sevilla y Gescartera, se han dado a conocer a la opinión pública y cuando hay temas susceptibles de ser denunciados son los propios ciudadanos los que se dirigen a «Manos Limpias».

En concreto, desde que estalló la polémica de la gestión que de los fondos recaudados hacía «Nunca Máis», Bernard asegura que han sido muchas las personas que se han puesto en contacto con sus oficinas para demostrar un sentimiento: impotencia. «Se sentían víctimas de un engaño y nos preguntaban la forma de recuperar un dinero que había seguido cauces diferentes a los que primeramente pensaban». Y es que, el secretario general de este sindicato aseguró que quienes se han quejado de que su dinero fuese a parar a actos reivindicativos y de protesta «nos dijeron que cuando llamaban a las oficinas de la plataforma para interesarse por el número de cuenta, les decían que el dinero era para los afectados».

«Maquillaje de cifras»
Con respecto a la relación de la plataforma con el Bloque Nacionalista Gallego, el secretario general de «Manos Limpias» se muestra tajante: «Estoy convencido de que desde la plataforma se está financiando a un partido político y a sus adláteres con una catástrofe nacional».

Según Bernard, la tardanza en descubrir la maniobra de la plataforma ha provocado que ésta haya tenido tiempo suficiente para hacer un «maquillaje de cifras». «Hablan de cerca de 14 millones de pesetas recaudados, pero la cifra debe ser todavía mayor», reconoció. «Es más ¬puntualiza Bernard¬ no hay forma de contabilizar las aportaciones que la gente ha hecho al movimiento sin pasar directamente por la cuenta corriente». El secretario general de este sindicato reconoció que en estos casos siempre hay ciudadanos que prefieren permanecer en el anonimato y no utilizar el cauce de la cuenta corriente, sino que deciden dar en mano del dinero. «¿Cómo se contabilizan estas aportaciones?», se pregunta Bernard. Desde «Manos Limpias» se espera que la denuncia prospere y que puedan personarse en la causa como acusación popular.

Enfrentamiento abierto entre Francisco Vázquez y el PSOE por la crisis del "Prestige"
Libertad Digital 14 Enero 2003

Tras desmontar la defensa que José Blanco hizo de “Nunca Máis”, Vázquez cree ahora que “si se respeta la Constitución” no se puede abandonar una comisión de investigación, como ha hecho el PSOE. En Ferraz ocultaron su ira: “Son cosas de Paco Vázquez”. El alcalde ha recordado otras “cosas del PSOE” cuando estaba en el Gobierno. Pero no es la única brecha. También quieren multar a Rosa Díez.

 En Ferraz –y ahora también en el cuartel general electoral de Gobelas– están muy preocupados por la sinceridad de Paco Vázquez en la crisis del Prestige. Están acostumbrados a que el alcalde coruñés no sea el mejor exponente de la línea del partido y reducen la polémica a que “son cosas de Paco”. Pero la polémica va, día a día, más allá. El lunes dejó en evidencia a José Blanco que puso la mano en el fuego por la plataforma “Nunca Máis”: “yo también pertenezco a Nunca Máis”, llegó a decir el organizador del PSOE. Y Vázquez los calificó de “independentistas radicales”, manipuladores de la realidad y capitaneados por el BNG.

Este lunes, se une a las tesis de Blanco el secretario Federal de Libertades Públicas y Desarrollo Autonómico del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, que justificó la actuación del colectivo "Nunca Mais" defendiendo que es objeto de "una campaña de criminalización por parte el Gobierno, como ocurre con otros sectores críticos". Nada dice de las opiniones de Francisco Vázquez.

Ahora Vázquez añade que ignora las razones por las que los representantes del PSOE y del BNG abandonaron el lunes la comisión de investigación del "Prestige" en el Parlamento de Galicia y destacó que, "si se respeta la Constitución y la ley, hay que estar ahí". Según informa la agencia EFE, el regidor coruñés indicó además que él nunca abandona una institución democrática, "salvo que se diga que está en contra de la Constitución", y agregó que "cada uno haga lo que quiera".

Las “cosas de Paco” y “las cosas del PSOE”
Pero quedaba por oír otra acusación aún más grave y en una materia sobre la que Vázquez también apoya al Gobierno del PP. En cuanto a la decisión de que el delegado del Gobierno no comparezca ante esta comisión del Parlamento gallego, dijo que "hay que respetar la ley" y recordó que "también son cosas del PSOE que en su día impidió la comparecencia del presidente de RENFE, Julián García Valverde, por el tema de unos terrenos". Se trataba de la compra de terrenos en San Sebastián de los Reyes. Pese a la presión del PSOE, finalmente García Valverde compareció pero antes dimitió del cargo que entonces desempeñaba como ministro de Sanidad.

Vázquez reiteró su denuncia del "intento de manipulación, control" y uso partidista que, a su juicio, está haciendo el BNG de la plataforma "Nunca Máis" y señaló que "para mucha gente ha sido una desagradable sorpresa el destino final de las cuentas". Preguntado acerca de que sus opiniones son diferentes a las del resto de dirigentes del PSdeG, el alcalde dijo que "en mi partido valoran mis declaraciones", y apuntó que "son cosas de quien gana las elecciones y de quien sale primero en las encuestas".

El Prestige abre brechas en el PSOE. Barón pide multas para Rosa Díez
Pero esta no es la única crisis abierta en el seno del PSOE a causa del Prestige. Todavía sangra la herida abierta por la ausencia de ocho diputados socialistas en el Parlamento Europeo cuando se votaba la creación de una comisión de investigación sobre la catástrofe. El presidente del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, Enrique Barón Crespo, reclamó este martes “sanciones” para los ocho eurodiputados, entre ellos Rosa Díez, que no acudieron a esta sesión, imposibilitando que prosperase la iniciativa.

En rueda de prensa en Estrasburgo, el dirigente socialista reveló que, el pasado viernes, pidió "disculpas" en el Comité Federal del PSOE al considerar que los parlamentarios deben ser responsables de sus actuaciones y deben "estar en las votaciones". A renglón seguido, señaló que "hay una norma" en el PSOE que consiste en que "cuando la gente no está, tiene que recibir una sanción". Subrayó que, "como el resto de trabajadores", los eurodiputados tienen que ser "responsables" e insistió en que, "el que no está en su puesto de trabajo cuando debe estar tiene que recibir una multa".

El pasado 19 de diciembre, populares y liberales malograron una propuesta del Grupo Socialista para abrir una comisión de investigación sobre la gestión del desastre del Prestige. El pleno se pronunció en contra por seis votos de diferencia, pero se dio la circunstancia de que ocho parlamentarios socialistas españoles, entre ellos Rosa Díez, José María Mendiluce y Carlos Westendorp, no se encontraban en la Eurocámara.

Al ser preguntado si prevé cambios inmediatos en la portavocía de los socialistas españoles, ocupada actualmente por Díez, respondió: "otra costumbre que existe en mi partido es que los órganos de dirección deben rendir gestión". En Ferraz, la figura de Díez está empezando a convertirse en un obstáculo también respecto a la política vasca. La decisión de la europarlamentaria de no apoyar la manifestación trampa de Ibarretxe y sus críticas a la línea que defiende Patxi López, no gustan en absoluto.

El PNV de Güeñes, como en Lujua, buzonea a los vecinos atacando a un concejal popular
Redacción - Bilbao.- La Razón 14 Enero 2003

Si la semana pasada el concejal del PP en Lujua, Carlos Perinat, denunciaba el envío por parte de la Junta Local del PNV de unas cartas a los vecinos en las que le atacaba por oponerse a una propuesta del alcalde, esta vez le ha tocado el turno a Juan Ignacio Echevarría, edil popular en Güeñes. Tal y como ha denunciado el PP vasco, la Junta del Partido Nacionalista en esta localidad vizcaína ha realizado un buzoneo «ofensivo» en el que ataca al edil popular, incluido en un boletín que el propio partido reparte en todos los domicilios.

El propio afectado explicó que este hecho responde a una denuncia que él realizó sobre un camino común «del que se ha apropiado un vecino del pueblo que, casualmente, es Alberto Zorrilla, ex presidente del PNV en Güeñes». Echevarría afirmó que «parece que los representantes del PNV están tan acostumbrados a gobernar como les da la real gana que no son capaces de digerir las críticas y las denuncias cuando hacen las cosas mal», y denunció que por realizar una oposición le llaman «heredero de talantes totalitarios».

Múgica pide explicaciones a Balza por tratar a los partidarios del cura de Maruri como delincuentes
El Defensor del Pueblo ha abierto una investigación de oficio después de que la Ertzaintza grabara en vídeo la concentración de “Basta Ya”, celebrada el pasado domingo en apoyo al párroco de Maruri, Jaime Larrinaga. Según Enrique Múgica, los agentes filmaron esta protesta, pero no hicieron lo mismo con la manifestación organizada por otro colectivo para “coaccionarlo”.
N.G.M.  Libertad  Digital   14 Enero 2003

Desde hace varios años, la Ertzaintza graba en vídeo las manifestaciones de los proetarras para luego intentar identificarlos si se registran incidentes. Es una práctica común que ha mejorado mucho tras la reciente adquisición de equipos más modernos por parte del Departamento vasco de Interior. Según fuentes policiales, algunas de estas cámaras son capaces de fotografiar a cada uno de los manifestantes con una resolución muy alta y en apenas unos segundos. Sin embargo, nunca se habían utilizado estos mismos métodos durante una manifestación pacífica, como la protagonizada por varios colectivos pacifistas el pasado domingo en la localidad vizcaína de Maruri.

Por ese motivo el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha abierto una investigación de oficio y ha pedido explicaciones al Departamento de Interior del Gobierno vasco. La semana pasada, el propio Múgica ya se dirigió al consejero de Interior, Javier Balza, para pedirle que garantizara la seguridad del párroco de Maruri, Jaime Larrinaga, primer sacerdote vasco en llevar escolta, y pedirle que no autorizara manifestaciones en su contra con “propósitos claramente coactivos”. Múgica se refería a las protestas que protagonizan colectivos nacionalistas frente a la parroquia. Con la del domingo pasado, ya han celebrado cinco concentraciones. Sin embargo, este domingo, el colectivo “Basta Ya” y otras organizaciones, como el Foro de Ermua y la Fundación para la libertad, también se concentraron junto a la parroquia para apoyar al sacerdote.

Según explica Enrique Múgica, estos manifestantes fueron grabados en vídeo por parte de la Ertzaintza, “como se atestigua en una fotografía de El Mundo del día 13 de enero”, pero no se grabó la otra manifestación. El Defensor del Pueblo ha comunicado al consejero vasco “la difícil razonabilidad de las resoluciones adoptadas” y le ha pedido que le remita el informe con el que justifique la utilización de videocámaras, algo que considera “una medida restrictiva de derechos fundamentales”. El Defensor ha examinado la normativa estatal y autonómica sobre este asunto y deduce que “la medida de autorizar el uso de videocámaras móviles sólo puede adoptarse para la salvaguarda de la seguridad ciudadana y la prevención del delito y, dentro de esa finalidad legitimadora, sólo desde la motivada convicción de que existe un riesgo concreto”.

En opinión de Múgica, en principio una manifestación reiterada contra una persona “por el rechazo que provocan sus opiniones” y aprovechando su aparición pública, como es el caso de la misa del domingo, “podría entrañar un peligro concreto en relación a la integridad física y moral de quien ha de soportar estos hechos”, en los que aprecia, “sin ningún lugar a dudas, un trasfondo coactivo”. Sin embargo, “una manifestación de apoyo a la libertad de todos y en concreto a la libertad del párroco de la localidad de Maruri, coaccionado repetidamente por las manifestaciones periódicas en su contra y en peligro concreto, como queda en evidencia en el hecho de que esta persona tiene asignada escolta policial”, resulta llamativo que sea filmada por los agentes ya que no parece razonable, a juicio de Múgica, “que sus integrantes puedan incurrir en delitos o alterar gravemente el orden público”.

Con información de la Agencia Efe

Recortes de Prensa   Página Inicial