AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 6 Febrero  2003
Los Goya en Hernani
JOSÉ MARÍA CALLEJA / El Correo 6 Febrero 2003

Norma electoral
Cartas al Director El Correo 6 Febrero 2003

La trampa del PNV
Antonio Casado El Ideal Gallego  6 Febrero 2003

Mayor Oreja dice que Ibarretxe al mismo tiempo que aparenta un diálogo sincero te apuñala
Efe Libertad Digital  6 Febrero 2003

El PSOE evita decir «no» a crear selecciones autonómicas
César Otal - Madrid.- La Razón 6 Febrero 2003
 

Los Goya en Hernani
JOSÉ MARÍA CALLEJA / El Correo 6 Febrero 2003

La Gala de los Goya ha servido de plataforma para la defensa de una causa justa con un coste cero para sus promotores. Retomada, por algunos artistas, la vía del compromiso, la denuncia pública, y la opinión política sin desmayo, ahora sólo falta que tamaña catarata de energía se siga canalizando en objetivos tan loables y quién sabe si más urgentes por cercanos. Por ejemplo: un comunicado desbordante de apoyo para los intelectuales, profesores, alumnos, concejales, jueces, abogados, amas de casa, trabajadores, militantes de la izquierda y del centro derecha, jardineros, periodistas... que se ven sometidos todos los días en el País Vasco y en otras partes de España a la angustia torturante de salir de casa sin saber si volverán a dormir.

Por ejemplo, un acto masivo, sugiero el Kursaal de San Sebastián, en el que todos, sin exclusión, los asistentes a la Gala de los Goya griten '¡basta ya!' a la muerte, al terror, a la clandestinidad, al exilio, a la falta de libertad, a la división de los vascos entre ciudadanos de primera, los nacionalistas, y residentes de segunda, los constitucionalistas. Todo el ardor militante contra la xenofobia, contra esa antigualla reaccionaria y fascista que supone insultar al vecino llamándole 'español'. Miríadas de gestos por la paz: artistas, famosos, guionistas, productores, gentes de la cultura, gentes de la izquierda, gentes del compromiso que se desplazan hasta la Casa del Pueblo de Hernani y comprueban cómo aquello es un búnker forrado de medidas de seguridad, escasamente poblado por unos cuantos socialistas con caras de angustia y miedo y en el que casi nadie, incluso muchos socialistas, se atreve a entrar. Un autobús de famosos que recorre Hernani, Rentería, Mondragón, Usurbil, Lekeitio, Maruri, y allí se bajan con una inmensa pegatina en sus solapas que pone 'no a la muerte, sí a la vida; no queremos que la gente viva escoltada; fuera matones mafiosos', en fin, lo que quieran poner.

Otro autobús atestado de famosos que bajan a la calle para tomar vinos por la parte vieja de cualquier pueblo vasco controlado por el régimen nacionalista en compañía de los concejales populares y socialistas, haciendo -sí, hombre, sí-, de escudos humanos de estos defensores de la democracia, de estos jóvenes del PP que no piensan como ellos pero que no han conocido durante treinta años otro régimen que el de la dictadura de la sangre, el miedo, la extorsión y el exilio impuestos por ETA y sus mariachis.

Una majestuosa gala en el Festival de Cine de San Sebastián en la que, además de protestar contra la guerra, se lean los nombres de todas las víctimas del terrorismo en esa guerra sórdida y sin posibilidad de respuesta que se ha llevado la vida por delante de casi novecientas personas. Una película, en fin, en la que se cuenten historias con protagonistas de carne y hueso, en la que se narre la vida de la gente que peor lo pasa en el País Vasco, de esa concejala del PP que trabaja planchando por horas en casa ajena y va acompañada de escoltas, de ese joven universitario que va a clase con escolta, una asamblea de facultad en la que todos los que lo deseen apoyen a Gotzone Mora, detenida por la Policía en tiempos de Franco, escoltada por la Policía en el actual estado de excepción vasco para que ETA no la mate.

Una cinta en la que salgan artistas como Ibarrola, periodistas como López de la Calle, que estuvieron en la cárcel por luchar contra Franco y que ahora viven escoltados o, sencillamente, no viven. ¡Qué gran historia sería filmar los caballos de los Abascal, llenos de pintadas fascistas! Muchos se acordarían de la cabeza del caballo que la mafia mete en la cama del que se resiste a cumplir los dictados mafiosos en 'El Padrino'.

Cómo contar los 532 días de torturas sufridos por un ciudadano recluido en un zulo de dos por dos, mientras los patriotas torturadores beben y ríen. Cuántas historias quedan por contar, cuántas miradas quedan por filmar, cuántas historias reales que, como la gente del cine sabe muy bien, hacen palidecer a la ficción más desbordante. ¿Por qué este desgarrador tema sólo ha merecido hasta ahora la mirada comprometida de Elías Querejeta en su película sobre el asesinato de Fernando Buesa y Jorge Díez? ¿Por qué algunos cineastas han pespunteado el asunto sin entrar con el énfasis que demuestran sobre otros temas -el paro, por ejemplo-?

Estado de excepción, falta de libertad, tortura, exilio, asamblea de facultad, un amplio catálogo que toca todas las teclas históricas de la izquierda y que fatalmente sigue vigente en una parte de España como es el País Vasco. Pedro Almodóvar y Marisa Paredes ya saben de lo que les hablo. Tuvieron el gesto cariñoso y solidario de asistir a la manifestación de 'Basta Ya' de septiembre de 2000, aplaudieron y les aplaudimos para agradecerles su compromiso. Cuando salió de la marcha un grupeto de fascistas les insultaron, les llamaron 'españoles', palabra que para el que la lanza es un insulto. Gracias a los dos. Gracias por su compromiso con riesgo.

Elías Querejeta sabe de lo que le hablo. Es de Hernani. Él estuvo siempre contra Franco y ha estado siempre contra ETA. Pero hay una legión de famosos que contra ETA no se han mojado ni en la ducha, que han recibido sin problemas premios esplendorosos mientras un guardia civil era asesinado, o mientras un intelectual de izquierdas salvaba la vida por los pelos. No les hemos oído ni una palabra de compromiso, ni un gesto de aliento, ni una pegatina contra la muerte, por la vida, algo, tan esencial y tan lleno de arte. Reabierta después de tantos años la vía del compromiso, del aprovechamiento de ciertos actos para expresar denuncias justas, estamos esperando que los interesados pongan fecha, día y hora para que actos semejantes se puedan hacer en lugares a la sombra en los que la defensa de causas justas, como ir contra la guerra, acarrean, ¡ay!, consecuencias costosas, que a veces le marcan a uno para toda la vida.

Norma electoral
Javier Ruiz Egaña/Bilbao Cartas al Director El Correo 6 Febrero 2003

La pasada semana asistimos a la última iniciativa nacionalista que propone el cambio en la normativa que regula las elecciones a las juntas generales, con el propósito de arrebatar el poder en Álava al PP. Si recordamos, los nacionalistas han establecido en referencia al 'conflicto irlandés' falsos paralelismos entre unionistas y constitucionalistas por un lado y entre nacionalistas vascos e irlandeses por otro. Paradójicamente, la última propuesta de PNV-EA ya fue realizada en el año 1922 por los unionistas en Irlanda del Norte, donde suprimieron el sistema de representación proporcional a nivel local, obligando a establecer nuevos límites electorales. La modificación conocida como la 'guerrymandering', sirvió para realizar una manipulación de estos límites creando circunscripciones con amplias mayorías unionistas que les aseguraban su dominio y poder. Asimismo, en 1929 suprimieron el sistema de representación proporcional en las elecciones parlamentarias, aumentando de esta forma su representación en el Parlamento de Stormont. Estas actuaciones son similares a las que nos ofrecen los nacionalistas para Álava y que quizá pongan en práctica también en las futuras elecciones autonómicas. Algo similar ya realizaron en las elecciones del 13-M, donde rebajaron el porcentaje necesario para conseguir representación parlamentaria del 5% al 3%, pudiendo haber sido el comienzo de nuestro 'guerrymandering' particular. Confío en que a través de esta carta ayude a desmitificar parcialmente los falsos paralelismos creados en torno al 'conflicto irlandés' por los nacionalistas vascos.

La trampa del PNV
Antonio Casado El Ideal Gallego  6 Febrero 2003

Si el nacionalismo que acojona se pusiera de acuerdo con el nacionalismo que gobierna sobre la reforma de la normativa electoral sobre Juntas Generales, lo cual sería a cambio de algo, tendríamos un nuevo culebrón en el laberinto vasco. De momento, la iniciativa presentada por el PNV no se tramitará con carácter urgente, gracias al voto de IU. Eso quiere decir que su tramitación por la vía ordinaria reduce la posibilidad de que la reforma entre en vigor antes de las elecciones territoriales del 25 de mayo.

Aun si la reforma llegase a tiempo de influir en los comicios, lo normal es que cinco minutos después quedase paralizada por resolución del Constitucional, que para entonces habría aceptado el recurso que el Gobierno ya tiene pensado presentar.

Por tanto, la tramposa iniciativa del PNV, que pretende cambiar las reglas del juego en vísperas del partido, tiene poco futuro, desde el punto de vista formal. Pero lo malo es el fondo: sin el concurso de Álava el plan Ibarretxe tiene un futuro más negro que la reforma electoral. Eso es lo que palpita bajo la tramposa iniciativa para otorgar más representación a las zonas rurales quitándosela a las urbanas. Habida cuenta que la población alavesa se concentra en Vitoria y un par de núcleos urbanos más, la reforma sería determinante para quitarle a PP y PSOE el control de las Juntas Generales y la Diputación Foral.

Por cierto, un territorio con entidad previa a la de Euskadi. Aquélla hunde sus raíces en la Edad Media, mientras que ésta debe su existencia a la Constitución de 1978 bajo la denominación de comunidad autónoma del País Vasco. Puestos a desbordar el marco vigente, Álava se podría desmarcar con toda legitimidad del plan Ibarretxe. O, incluso, plantear una propuesta de libre asociación a Euskadi, con más derecho que Ibarretxe a plantear la libre asociación a España

Mayor Oreja dice que Ibarretxe "al mismo tiempo que aparenta un diálogo sincero te apuñala"
Efe Libertad Digital  6 Febrero 2003

Las estrategias conciliadoras de Ibarretxe cadda vez convencen a menos políticos. El presidente del PP en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, pone en duda la ronda de contactos en la que el lehendakari se entrevistó con los proetarras. Oreja revela la auténtica estrategia del PNV que mientras habla de rondas urde trampas electorales.

El presidente del PP en el Parlamento Vasco, Jaime Mayor Oreja, explicó que no ha acudido a la ronda de contactos mantenida recientemente por el lehendakari, porque "al mismo tiempo que aparenta iniciar un diálogo sincero con una fuerza política te apuñala" con una propuesta de modificación de la ley electoral. Mayor compareció ante los medios de comunicación para informar de los acuerdos adoptados por su grupo parlamentario, reunido hoy en Vitoria, y que ha decidido presentar una iniciativa para acotar las posibilidades de reformar las leyes electorales a un tiempo mínimo antes de los comicios.

El presidente del PP en el Parlamento de Vitoria consideró que el "escepticismo y la desconfianza" que tenía en torno a la convocatoria de la ronda de contactos discreta del lehendakari "me ha dado la razón", porque en las actuales circunstancias "no es aconsejable la presencia del PP" en esta ronda que, además, "jamás había sido anunciada como tal".

Insiste Mayor en que "el lehendakari quiera aparentar un diálogo que es inexistente en el País Vasco y que además lo haga en el momento en el que está cometiendo un atropello, como es la reforma del sistema electoral en Álava". Recordó que el PP preguntará este viernes al lehendakari en el pleno del Parlamento sobre si apoya esta propuesta y anunció que su grupo ha decidido presentar una iniciativa para que las leyes electorales no se puedan reformar a unos meses vista de unas elecciones.

Los amenazados al descubierto
También citó como un ejemplo de la "degradación democrática" la polémica suscitada en torno al despido de unos escoltas privados, porque es "un profundísimo error y un disparate democrático" que la información sobre actividades privadas de un representante político lleguen a manos de otro, en referencia al consejero vasco de Interior, al que han solicitado que comparezca ante el Parlamento para hablar de esta materia.

El ex ministro del Interior consideró un "escándalo" que el consejero Javier Balza conozca datos sobre las actividades privadas de los escoltados, porque "un responsable político no tiene que saber absolutamente nada de la vida privada de quien protege". Aseguró que en los cinco años en los que fue ministro del Interior "nunca he sabido nada de los hábitos de vida" de las personas a las que se prestaba seguridad, y defendió que los "estadillos" de los escoltas se queden en los "niveles técnicos policiales".

El PSOE evita decir «no» a crear selecciones autonómicas
César Otal - Madrid.- La Razón 6 Febrero 2003

El Grupo Parlamentario Socialista se abstuvo el pasado martes en una votación que pedía el reconocimiento de las selecciones nacionales deportivas vascas, catalanas y gallegas. Se trataba de una moción consecuencia de una interpelación urgente ¬sin efectos legales¬ presentada por el Grupo Mixto, que salió a defender la diputada de EA Begoña Lasagabaster, y que figuraba como el último punto del orden del día del Pleno, por lo que se votó pasadas las diez de la noche. La moción fue rechazada por la mayoría del PP y, al igual que el PSOE, se abstuvieron también los diputados de IU. Votaron sí CiU, EA, PNV, BNG y ERC.

Las reacciones a la abstención socialista en esta votación llegaron al día siguiente. El diputado popular Francisco Antonio González calificó ayer de «sorprendente» el voto de abstención del PSOE en este asunto. Tras defender que la responsabilidad internacional del deporte español es «materia exclusiva del Estado», González calificó a Zapatero de «marioneta de sus barones, como Maragall o López, porque el criterio utilizado ayer [por el martes] con la abstención es no molestar a nadie». Por último, manifestó que asuntos como éste sólo se podrían plantear «cuando los deportistas se puedan expresar con libertad», es decir, cuando desaparezca ETA.

Poco después salió a contestar la diputada socialista Elvira Cortajarena, que fue la que defendió la postura del PSOE el martes en el Pleno. Cortajarena explicó que su grupo se abstuvo porque «nosotros nos hemos manifestado siempre en contra de la politización del deporte».

Recortes de Prensa   Página Inicial