AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 15 Febrero  2003
Intelectuales contra el nacionalismo
Editorial ABC 15 Febrero 2003

Lavar los pies al bandido
Pío Moa Libertad Digital  15 Febrero 2003

La verja de Ajuria Enea
TONIA ETXARRI/ El Correo  15 Febrero 2003

¡Avisa a todos los compañeros, pronto!
JOSÉ RAMÓN RECALDE/ EL Correo 15 Febrero 2003

Alcalde, ¿y el chivato
Carmelo Barrio Baroja La Razón 15 Febrero 2003

Te pido perdón
Cartas al Director El Correo 15 Febrero 2003

UA y PSOE no irán a las marchas vascas contra la guerra ante la presencia de grupos proetarras
D. Mazón - Madrid.- La Razón 15 Febrero 2003

El PP acusa a Balza de permitir el enaltecimiento de ETA y los homenajes a etarras
Redacción - Madrid.- La Razón 15 Febrero 2003

Garzón «desafía» a los que destruyen Euskadi al guardar «un silencio culpable»
ZURIÑE O. DE LATIERRO/VITORIA El Correo 15 Febrero 2003

Basta Ya dice que «unos vascos ven al resto como judíos que deben ser expulsados o asesinados»
OLATZ BARRIUSO/SAN SEBASTIÁN El Correo 15 Febrero 2003

«Si el nacionalismo fuera enérgico con ETA, no se habría llegado a esto»
O. BARRIUSO/SAN SEBASTIÁN El Correo 15 Febrero 2003

Aberzales guipuzcoanos intentan empadronarse a última hora en Navarra
La Voz 15 Febrero 2003
 

Intelectuales contra el nacionalismo
Editorial ABC 15 Febrero 2003

HACE pocos días, los representantes más destacados del cine español dejaban clara su postura, en respuesta rápida y positiva a la demanda de un amplio sector de la opinión pública. Es ahora un conjunto de intelectuales de primera fila el que hace constar su firme criterio, en el seminario titulado «Nacionalismo contra Europa. Por una Europa de los ciudadanos», organizado por ¡Basta Ya! en el Kursaal de San Sebastián. Hay, desde hace tiempo, una posición rotunda en el plano académico y cultural en favor del pluralismo social y político y en contra de los falsos dogmas que proclama el nacionalismo excluyente e identitario.

En el País Vasco, por desgracia, no se trata sólo de rechazar en abstracto teorías inaceptables en una sociedad democrática posmoderna. La defensa de los valores más elementales (incluidos el derecho a la vida, la dignidad personal y la libre expresión y difusión del pensamiento) se ha convertido en grave peligro para quienes son capaces de hacer honor a su condición de ciudadanos libres. No es fácil explicar que en una parte de España y, por tanto, de la Unión Europea, en pleno siglo XXI, la concurrencia a las elecciones en las listas de un partido constitucionalista requiere un grado de heroísmo cívico y de altura moral difícilmente exigible a los ciudadanos comunes. Sucede lo mismo en la Universidad, en la que alcanzan grados y responsabilidades gentes vinculadas directamente con el terrorismo y, en cambio, son expulsados «de facto» profesores de reconocido prestigio científico, para quienes impartir clase constituye un peligro real y permanente.

Por todo ello, la reacción de intelectuales, artistas y escritores contra la perversión moral del nacionalismo que sustenta y encubre los actos criminales merece una valoración especial. Cultura y libertad son conceptos intrínsecamente unidos. Como reflejan los debates organizados por ¡Basta Ya!, las «identidades múltiples» son hoy día una realidad ineludible, que condena al anacronismo y a la bajeza moral a quienes defienden la pureza racial o territorial frente a la igualdad ante la Ley. El cosmopolitismo, otro de los asuntos a debate, conlleva amplitud de miras, apertura de horizontes y capacidad de entendimiento de otras civilizaciones. Pretender que el origen geográfico conlleva privilegios es regresar a tiempos felizmente superados, propios de la Europa anterior a las revoluciones ilustradas.

Porque, en definitiva, este nacionalismo capaz de crear una mentalidad que justifica la violencia hunde sus raíces en el miedo a la libertad y al mundo moderno, que han creado una sociedad de ciudadanos iguales en derechos, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de «nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social», según proclama el artículo 14 de nuestra Constitución.

Algo ha cambiado para bien en los últimos años. La proclamación pública de estas verdades empieza a resultar habitual en ciertos círculos dominados durante demasiado tiempo por extraños complejos y escrúpulos, ya superados afortunadamente. El heroísmo cívico de las gentes de ¡Basta Ya! y de otras organizaciones sociales que defienden la alternativa de la libertad frente al terror totalitario en el País Vasco bien merece el apoyo de los más notables representantes del pensamiento y de la creación artística. Mucho más, por cierto, en estos días en que la sociedad española debate de forma apasionada la cuestión de Irak. No hay dudas, sin embargo, ni divisiones a la hora de defender la Constitución contra el terrorismo y el nacionalismo excluyente.

Lavar los pies al bandido
Pío Moa Libertad Digital  15 Febrero 2003

Una de las escenas más repulsivas que han venido ocurriendo cuando la ETA asesinaba a alguien, era la visita del lendacari a los familiares del muerto. Todos saben que dicho individuo tiene en su mano grandes recursos legales para combatir el terrorismo, pero no los usa, y nadie ignora que su política trata de obtener rentas de la sangre fingiendo situarse entre dos “extremos”: los criminales y las víctimas. Sus declaraciones gemebundas e hipocritonas con motivo de los atentados equivalen a mañas del caimán en acecho.

Pues bien, ante las valientes y claras palabras de Maite Pagazaurtundua y de Rosa Díez, es de esperar que ese espectáculo caimanesco y nauseabundo se haya acabado. ¡Por fin algunas personas han osado caracterizar a los capos nacionalistas sin pelos en la lengua, sin caer en el concurso de bajeza y falsía a que nos tienen acostumbrado los políticos! ¡Ya era hora, por Dios! Es de esperar que en adelante, ante cada atentado, las víctimas y los políticos no corrompidos señalen claramente a los Ibarreches y Arzallus, y les estropeen la farsa de la compunción ante el dolor de los “malos vascos” o de los “maketos” mientras piensan cómo servirse de la operación para impulsar el proyecto miserable de Sabino Arana.

Proyecto parcialmente compartido –en lo que tiene de antiespañol, aunque no en los aspectos llamados sociales– por los socialistas de Zapatero, el mismo que ante la crisis con Marruecos fue a darle cancha al déspota marroquí y se dejó fotografiar bajo un mapa que incluía en Marruecos a las Canarias, Ceuta y Melilla; el mismo que intrigó para desbancar a Redondo Terreros y sustituirlo por el patético lacayo Pachi López; el que en Galicia ha hecho frente común con el partido gallego más separatista y parecido a Batasuna. Zapatero considera al PNV un partido “democrático”, con el que es imprescindible el acuerdo haga lo que haga, mientras, con la autoridad de los ciento veinte años de imaginaria honradez, y de no menos imaginaria lucha contra las dictaduras y el terrorismo, pone en cuestión las credenciales democráticas del PP.

Esta farsa recuerda cierta leyenda. Como es sabido, Teseo, en su camino a Atenas, hizo frente y mató al bandido Esciro o Escirón, que obligaba a sus víctimas a lavarle los pies. Lavar los pies es un símbolo de la purificación del alma, dice Paul Diel, pero purificar un alma muerta es sólo un trabajo insensato y humillante, que el bandido inflige por pura burla. Algo así como lavar los pies al criminal hace el PNV con la ETA cuando trata de justificar los crímenes con referencias a un “conflicto histórico” provocado, en realidad, por la vesania aranista; y la misma faena realiza, a su vez, el PSOE de Zapatero con el PNV cuando pinta de democrático a este partido racista y explotador del terrorismo. En la leyenda griega, Esciro terminaba lanzando de un puntapié a sus lavadores por un acantilado. Quizá sea el destino que se están buscando PNV y PSOE.

La verja de Ajuria Enea
TONIA ETXARRI/ El Correo  15 Febrero 2003

Todo el planeta pendiente de la fiebre bélica del gobierno norteamericano contra Irak; en Euskadi, con 'ración doble' al tener que soportar la guerra particular de ETA contra los ciudadanos no nacionalistas, y el lehendakari Ibarre-txe, en vez de convocar a los partidos democráticos tras el último asesinato se va de gira con su plan bajo el brazo. Es posible que quiera compensar con apoyos externos la soledad política que siente en casa. Pero es que aquí sólo le ocupa la mitad de los contribuyentes. La oposición, al verle empleando toda su energía y autoridad de partido para lograr la unidad electoral entre el PNV y EA, ya dijo que no se le había visto el mismo entusiasmo para resolver el problema más urgente de este pueblo: la falta de libertad. Ahora ha vuelto a quedar en evidencia.

Lo que quiere Maite Pagazaurtundua no es que le consuele, sino que dedique todos los días de su legislatura a trabajar por la recuperación de la unidad democrática contra el terrorismo. Pero el lehendakari se fue. A Cataluña y Valencia donde, por cierto, fue recibido con ausencias notables. La consejera Iztueta también se va a Estados Unidos, para escándalo de la socialista Celaá que, además de preguntarle sobre estos viajes de los que no da cuenta, quiere saber qué medios emplea en los centros de enseñanza no universitaria para inculcar una referencia de valores democráticos tan sencillos como los que establecen que un asesinato nunca se puede justificar; por ejemplo. Los de EA, mientras, se entrevistan con una delegación de Äland. ¡Con lo cerca que está Andoain y se distraen con Finlandia!

El portavoz Imaz dice que no es 'eficaz' desalojar ahora del poder al alcalde de Batasuna de Andoain. ¿Eficaz? Es un término distante. Los afectados por la última limpieza de ETA hablan de «higiene democrática». De reparación necesaria. ¿Qué más da las fechas? Los votantes de Andoain ya castigaron en su día a Batasuna al darle tan sólo cinco de los diecisiete concejales del Consistorio. Lo incomprensible es que le dieran la Alcaldía a esta formación, protesta la oposición. ¿Hay algo que crispe más que un asesinato? ¿O es que se trata de no crispar a Batasuna? preguntan desde Basta Ya, sobre quienes el PNV extiende un manto de sospecha sobre sus orígenes y financiación. Siguen los agravios. Al lehendakari le pareció «bochornoso» ver a destacados representantes del PP y PSE en la verja de Ajuria Enea. Pero no se pregunta qué está haciendo mal para que políticos como Jáuregui o Javier Guevara le afearan en público su pasividad frente a ETA. Vamos mal. Batasuna insulta al PNV pero los nacionalistas se quedan impasibles. Ahora bien, si los que entierran al último asesinado de ETA exigen una moción de censura contra Batasuna, es el PNV quien se considera agredido. Ver para creer.

¡Avisa a todos los compañeros, pronto!
JOSÉ RAMÓN RECALDE/ EL Correo 15 Febrero 2003

Hoy queremos afirmar nuestro derecho a estar presentes. Exigir nuestra presencia como ciudadanos, entre los ciudadanos. En esta batalla no agredimos, sino que nos sentimos agredidos, traicionados, desamparados. Y con la conciencia de que, de un modo o de otro, el bando de los que agreden, de los que traicionan, de los que nos desamparan, es amplio; es, desde luego, mucho más amplio que su núcleo más duro de los violentos. Nuestra convicción era que, en aquellos días en que se gestó la solución constitucional y estatutaria, se había propiciado, en Euskadi, la salida de la triste situación que Hobbes describe, en la que se produce «lo que es peor que todo, miedo continuo, y peligro de muerte violenta; y para el hombre una vida solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta». Pero esta solución exigía entender que el Estado español -tanto en su poder central como en su poder autonómico- se volvía a constituir como democrático. Exigía que fuera aceptado, como monopolio legítimo de la fuerza, como fórmula de convivencia y como amparo integrador de los ciudadanos, especialmente de los agredidos. Todo esto suponía, en primer lugar, mantener la unidad en la lucha contra la violencia; en segundo lugar, comprometerse, unos y otros, en el respeto a lo establecido, el nuevo Estado democrático; en tercer lugar, ser activos en la defensa de la vida, la libertad y el ejercicio de la democracia de los amenazados.

No voy a insistir en cómo lo más importante, la violencia, no ha sido combatida suficientemente, pues no quiero enzarzarme en un cambio de argumentos y voces (más voces que argumentos) que nos dirán que combatir el crimen no siempre puede garantizar buenos resultados. Me voy a referir a la realidad de cómo el PNV pactaba simultáneamente la denuncia de la situación constitucional y estatutaria y un acuerdo clandestino con ETA.

Ni por el aliado ni por el objetivo es esto defendible. Pero como sé que no son lo mismo los nacionalistas que sus dirigentes, apelo a los primeros en una llamada de urgencia: «Avisad a todos los compañeros, pronto».

Avisadlos pronto, para que no se produzca esa triple inversión de la democracia: denuncia unilateral del consenso constitucional-estatutario, conculcación del procedimiento jurídico de modificación constitucional y elevación a la condición de sujeto político a un pueblo étnico, que es una ensoñación irredentista en su máxima dimensión -Navarra y el País Vasco francés- y que es una fórmula de exclusión de los que, aunque se consideren vascos, no quieren pertenecer a ese sujeto político. No se trata siquiera de crear ciudadanos de segunda; es algo más radical: quieren abandonar la idea democrática de la ciudadanía. En ese clima, los pactos, expresos o tácitos, cambian, hasta el punto de que se convierten en aliados, si no los violentos, sí los que forman su orla política.

Por el contrario, en la lucha contra la violencia son compañeros todos los que la sufren; en la batalla por recuperar un consenso democrático son compañeros todos, nacionalistas o no, los que aspiren a constituir una sociedad de ciudadanos. Y una vez lograda esta sociedad de ciudadanos, mis compañeros serán los que defiendan, conmigo, los valores de libertad, de igualdad y de solidaridad en nuestro país y en el orden internacional; serán mis adversarios otros ciudadanos que se opongan a esos valores, que limiten el campo de la convivencia democrática y que cedan a la tentación de la guerra.

Se logrará esa sociedad de ciudadanos. Aunque hoy quedamos los compañeros que nos hemos despedido de Joseba Pagazaurtundua, formulando una triple denuncia: a la violencia asesina, a la traición a la convivencia establecida y al desamparo en el que fue abandonado. Yo recuerdo a Pagaza y, en su voluntad de pertenecer al pueblo, ya nos come la urgencia, cada vez más sentida, de distinguir el pueblo de los ciudadanos por encima de la entelequia de pueblo de cualquier etnia. Y recuerdo, en su muerte, esos versos tristes y maravillosos con los que el poeta peruano, César Vallejo, se sentía solidario, no tanto con los compañeros muertos por la democracia en España, en la guerra perdida, cuanto con el compañero muerto en Miranda de Ebro que exigía la vida de los compañeros vivos:

Pedro Rojas, Joseba Pagazaurtundua: los compañeros estamos avisados.

¡Vivan los compañeros!

Alcalde, ¿y el chivato?
Carmelo Barrio Baroja es secretario general del PP de Euskadi La Razón 15 Febrero 2003

Un servidor público, un demócrata y un trabajador fue vilmente tiroteado por los del fascismo nacionalista, por quienes quieren que con la excusa de no sé qué Euskal Herria quieren que desaparezcamos de aquí de una forma u otra muchos vascos.

Hoy es un día triste para los vascos, uno más, de nuevo sentimos esa mezcla de impotencia y de miedo. Muchas familias hoy rememoran los peores momentos de su vida y todo por la estrategia del loco nacionalismo que se presenta todos los días en nuestra tierra con el afán de la limpieza ideológica y con el consentimiento del conjunto de la comunión.

Y además de un pistolero asesino, ha habido un chivato asesino.

Señor alcalde de Andoain, le pregunto ¿quién ha sido el chivato?, ¿usted?, ¿alguno de sus compañeros de escaño ilegítimo municipal?, ¿quizá alguno de los concejales de Batasuna de algún ayuntamiento de la zona?, ¿o algún juntero de esta coalición proetarra en Guipúzcoa?, ¿o el parlamentario Salaberria?

Yo le acuso señor alcalde de ETA, alguno de ustedes es el chivato asesino. Y lo lastimoso para nosotros y lo gratificante para vosotros es que a pesar de todo, los otros nacionalistas os apoyan, no disuelven vuestros grupos parlamentarios, ni junteros, ni municipales. Permiten que sigáis teniendo dinero público de las instituciones y eso a vosotros, alcalde chivato, os sigue dando fuerzas para esa estrategia nacionalista compartida del o te rindes, o te callas, o te vas, o te mato.

«Lendakari», tus manifestaciones afectadas y gesticulantes, así como vacias y planas, siguen tranquilizando a ETA. De qué hablaste con Otegui, quizás el chivato en ésta o en otra ocasión, el otro día. Nunca te he oído decir algo así como «¿ETA vamos a por vosotros, no vamos a parar hasta que desaparezcáis, la prioridad de nuestra política es terminar con lo que sois, hacéis o representáis, tenéis los días contados!». Nunca has dicho eso Ibarreche, y por eso siento ante tu teatral compungimiento una mezcla de asco y tristeza.

Hoy, todos nos sentimos socialistas, y todos los vascos de buena fe y los demócratas exigimos justicia, que el asesino y el chivato, sea concejal o alcalde o parlamentario o juntero, paguen su delito ante los tribunales y exigimos la justicia de la verdad y de la integridad y que el PNV, el Gobierno vasco y sus acompañantes tomen esa decisión definitiva que nunca han adoptado, y ni siquiera considerado, de acabar con ETA, de declararle la guerra a ETA, y de neutralizarla. Porque hasta ahora, señor «lendakari» , lo que hacéis es utilizarla y pactar con ella.

Te pido perdón
Gorka Echabe de Pablos/Portugalete-Vizcaya Cartas al Director El Correo 15 Febrero 2003

Estimado Xabier: yo sí te pido perdón por ser socialista, por ser socialista vasco, por ser simpatizante de una plataforma 'radical' como Basta Ya, por luchar, no sólo por mi libertad, sino por la de todo el pueblo vasco, de todo el pueblo español, por sentirme amenazado, por vivir protegido, por ver a mis compañeros siempre acompañados, también ellos viven protegidos. Te pido perdón por ser vasco y no ser nacionalista, te pido perdón y me arrepiento por no enterarme de que sólo se puede criticar al Gobierno de España y a su presidente -nos guste o no, le hayamos votado o no, es el presidente de todos los españoles-. Te pido perdón y me arrepiento por haber criticado al lehendakari -nos guste o no, le hayamos votado o no, es el lehendakari de todos los vascos, aunque sólo represente al 50% de los vascos-.

Pobrecito tu lehendakari, después de la manifestación de Andoain salió 'humillado', 'criticado', 'vilipendiado' y no sé cuántas cosas más, pero quiero recordarte que mi compañero Joseba no pudo ni tan siquiera salir mal parado de esa manifestación, simplemente porque no pudo acudir. La manifestación la realizamos los socialistas porque los 'cachorros', también 'vascos como tú y yo', le asesinaron por defender la libertad y no únicamente la suya, también la tuya, Xabier. No quisiera ofenderte tanto como el secretario general del PSOE, ya sé que el partido que presides hace política de largo recorrido, quizá nosotros no lleguemos ni tengamos esa capacidad para desarrollar políticas a tan largo plazo, pero permíteme recordarte que lleváis más de 20 años gobernando y en este pueblo la falta de libertad sigue siendo una penosa realidad. ¿Alguna responsabilidad han tenido tus lehendakaris?

UA y PSOE no irán a las marchas vascas contra la guerra ante la presencia de grupos proetarras
Critican la «actitud cínica» de quien condena un ataque a Irak pero no los asesinatos de ETA
Unidad Alavesa y el Partido Socialista en el País Vasco anunciaron ayer su determinación de no secundar las manifestaciones convocadas en las tres capitales vascas en contra de un posible ataque a Irak para no coincidir con quienes no condenan los asesinatos. Ambas formaciones, que han criticado en repetidas ocasiones la guerra contra Sadam Husein, atacaron ayer a quienes «por una parte se muestran contra la guerra y por otra manifiestan una cínica equidistancia entre las víctimas y los terroristas». Los socialistas vascos se concentrarán en Guernica para condenar el ataque.
D. Mazón - Madrid.- La Razón 15 Febrero 2003

Las protestas que se repetirán mañana en gran parte de las ciudades españolas contra un posible ataque a Irak serán diferentes en el País Vasco. Mientras en el resto de España el Partido Socialista secundará las movilizaciones, que incluso ha promovido, en las tres capitales vascas no habrá ningún representante de este partido. Los socialistas anunciaron ayer que no asistirán a las manifestaciones convocadas en el País Vasco porque, según declaró su portavoz, Rodolfo Ares, a LA RAZÓN, «no queremos compartir calles con quien apoya el terrorismo». En su lugar, esta formación ha organizado una protesta en la localidad vizcaína de Guernica, por ser este pueblo «símbolo de la paz y libertad». Durante este acto, el secretario general del PSOE en el País Vasco, Patxi López, leerá un comunicado en contra de la intervención militar en Irak. Los socialistas tienen claro que no quieren coincidir «con quienes no tienen suficiente legitimidad para protestar contra una guerra que se celebra a miles de kilómetros y, sin embargo, no son capaces de condenar el asesinato de un vecino».

UA tampoco irá
Por su parte, la formación que lidera Enriqueta Benito, Unidad Alavesa, anunció ayer que tampoco asistirán a la concentración convocada en Vitoria para rechazar la intervención contra Sadam Husein. Los motivos de la formación alavesa son los mismos que los del PSOE, ya que no acudirán a la protesta por la presencia de «organizaciones y grupos que o bien apoyan de forma tácita el terrorismo o bien lo justifican».

Entre los grupos a los que se refería ayer el portavoz de la formación, Ernesto Ladrón de Guevara, figuran, además de Batasuna, los sindicatos ELA y LAB, Ikasle Abertzaleak, Elkarri y otros muchos del entorno de la formación abertzale. Ladrón de Guevara señaló que, aunque «no harán eslóganes a viva voz, sí llevarán pancartas» con proclamas típicas del entorno proetarra. Aunque esta formación ya ha manifestado en repetidas ocasiones su oposición a la guerra, no acudirán en compañía de «partidos políticos o asociaciones que por una parte se muestran contra la guerra y por otra manifiestan una cínica equidistancia entre las víctimas y los terroristas».

El PP acusa a Balza de permitir el enaltecimiento de ETA y los homenajes a etarras
Redacción - Madrid.- La Razón 15 Febrero 2003

El parlamentario del PP vasco Carlos Urquijo acusó ayer al Departamento de Interior del Gobierno vasco de permitir que se celebren homenajes a presos de ETA al salir de la cárcel y de «no perseguir con el celo debido el delito de enaltecimiento y justificación del terrorismo». El PP considera que «el Gobierno vasco no hace lo suficiente para evitar estos homenajes públicos y evitar que en ellos se exalte el terrorismo de ETA», y presentó una iniciativa en el Parlamento vasco para que el consejero Javier Balza aclare qué medidas va a tomar su Consejería para corregir esta situación.

El último caso, asegura el PP, ocurrió el jueves en Urbina (Álava), donde se le tributó un homenaje a un antiguo preso de la banda. Urquijo pidió al consejero una copia de la comunicación remitida a Interior por los organizadores del acto y copia del atestado del acto realizado por la Ertzaintza. Urquijo considera delictivo este homenaje, en el que, según el parlamentario del Partido Popular, cerca de doscientas personas desplegaron banderas y pancartas para recibir al ex presidiario.
El diputado reclama en su iniciativa «mayor celo por parte de Interior para impedir el enaltecimiento del terrorismo».

Garzón «desafía» a los que destruyen Euskadi al guardar «un silencio culpable»
El juez de la Audiencia Nacional recibió ayer el Premio a la Convivencia Cívica del Foro Ermua con un duro discurso contra el plan de Ibarretxe, «que justifica el terrorismo»
ZURIÑE O. DE LATIERRO/VITORIA El Correo 15 Febrero 2003

Ovacionado como una estrella de cine y respaldado por una selecta y amplia representación de políticos constitucionalistas vascos, españoles y europeos, Baltasar Garzón ofreció ayer en Vitoria un duro discurso contra el terrorismo vasco y el «nacionalismo excluyente», a la vez que se prodigó en apoyos y felicitaciones a las víctimas de ETA, reunidas ayer por el Foro Ermua. La plataforma presidida por Vidal de Nicolás le entregó el Premio a la Convivencia Cívica en un acto seguido por más de 500 personas, entre políticos y ciudadanos anónimos que acudieron a escuchar al magistrado.

No defraudó. Tras pedir su particular 'no a la guerra', Garzón apuntó directo a los nacionalistas, que no asistieron al acto. «Desafío a todos los que no están aquí, a todos los que están destruyendo Euskadi. Les digo que vamos a seguir luchando por un País Vasco más democrático donde quepan todos y desaparezca la ambigüedad», proclamó.

El magistrado dejó bien claro, instantes antes de que el público rompiera en aplausos por enésima vez, que centrará sus esfuerzos en favorecer «un País Vasco en el que desaparezcan los violentos y los que guardan silencio y no denuncian lo que está ocurriendo». Calificó ese silencio de «culpable y ominoso; el de los que miran a otro lado cuando el vecino es asesinado, extorsionado o amenazado. El silencio no es una opción frente al terrorismo, sino un arma de los violentos».

Diez días después de haber pedido información a 101 municipios vascos sobre las actuaciones de los concejales de HB, EH y Batasuna de cara a su ilegalización, Garzón dijo ayer en Vitoria que ha llegado el momento de «situarse con los terroristas o contra ellos». También habló de paz, una de las palabras más repetidas en su encendida intervención. Pero no de una paz «a cualquier precio, ni fruto de una negociación entre el Estado y la organización terrorista. El Estado no puede ni debe claudicar ante un grupo criminal», zanjó.

Las alusiones al lehendakari fueron evidentes, pese a que evitó nombrar a Juan José Ibarretxe de manera directa. «Afirmar que se quiere la paz, pero no hacer nada para lograrla es tanto como negarla y hacer que la violencia perdure en el tiempo», sostuvo. En la misma línea, apuntó que un proyecto soberanista «así diseñado» no puede conducir más que a la «esquizofrenia política y a la justificación, al menos de hecho, de la violencia que, latente, está determinando todo el proceso». Más aplausos.

Actitud heroica
A las víctimas, Garzón les dio las gracias por «oponerse a la versión oficial y resistir». Les invitó a seguir manteniendo su «heroica actitud, pese a que algunos políticos tratan de desprestigiarnos con la indefinición hacia el terrorismo. Gracias por demostrarnos que se puede acabar con la bestia», reiteró.

La miembro de Basta Ya y profesora de la UPV Gotzone Mora; el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica; el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal Quadras; y Vidal de Nicolás, intervinieron en el acto, donde se recordó el fatídico julio de 1997 cuando ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco y surgió el Foro Ermua. Uno de los últimos aplausos fue para los emocionados padres del edil, sentados en primera fila.

Basta Ya dice que «unos vascos ven al resto como judíos que deben ser expulsados o asesinados»
Savater denuncia que el nacionalismo étnico «convierte en extranjero al vecino del piso de abajo» La plataforma dedica sus jornadas a Joseba Pagazaurtundua
OLATZ BARRIUSO/SAN SEBASTIÁN El Correo 15 Febrero 2003

EL LIBRO Título: 'Basta Ya, Contra el nacionalismo obligatorio'.

Editorial: El País-Aguilar.

Co-autores: Aurelio Arteta, Mikel Azurmendi, Antonio Beristain, Mikel Buesa, José María Calleja, Cristina Cuesta, Rosa Díez, Enrique Echeburúa, Mikel Iriondo, Jon Juaristi, Ignacio Latierro, Francisco Llera, Javier Mina, José María Muguruza, Mario Onaindia, Maite Pagazaurtundua, Gonzalo Quiroga, José Ramón Recalde, Fernando Savater y Edurne Uriarte.

«Serán ceniza, pero tendrán sentido». La cita de Quevedo y una fotografía de Joseba Pagazaurtundua inauguraron ayer desde la pantalla gigante del Kursaal de San Sebastián las jornadas con las que Basta Ya pretende alertar de la amenaza que los «nacionalismos étnicos» representan para Europa. Fernando Savater, encargado de abrir el programa de actos, recordó que el jefe de la Policía local de Andoain -a quien la plataforma cívica dedicó las conferencias- ha sido la última víctima mortal del «proceso irracional de exclusión» que los constitucionalistas sufren en Euskadi por defender sus ideas.

De hecho, el filósofo aprovechó la inauguración de las jornadas para hacer un análisis profundamente descarnado de la situación a la que los «demonios étnicos» han abocado a los vascos, la misma que Basta Ya viene denunciando casi a diario desde que ETA asesinara hace una semana a Pagazaurtundua. Savater alertó de que existe hoy «una comunidad de vascos con todos los requisitos ciudadanos cumplidos» que son vistos «por otra parte de la población» como «judíos que deben ser expulsados o incluso asesinados y cuyos símbolos políticos deben ser perseguidos».

En opinión de Savater, este estado de cosas es fruto del «etnicismo» que impregna la ideología nacionalista y fomenta el enfrentamiento entre comunidades en un mismo territorio al «transformar en extranjeros a los propios convecinos». Así, según dijo, «el extranjero ya no es el que está más allá de la frontera sino en el piso de abajo o en la habitación de al lado».

Tras el breve discurso inaugural de Savater -flanqueado en la mesa por el portavoz de la plataforma cívica, Carlos Martínez Gorriarán, y por Maite, la hermana del agente asesinado en Andoain-, los asistentes guardaron un minuto de silencio en memoria de Pagazaurtundua y le dedicaron un caluroso aplauso. La madre de Joseba, Pilar Ruiz, y su hermano Iñaki quisieron estar presentes en el acto. Entre el público se encontraban también los socialistas Javier Rojo y Jesús Eguiguren, el senador del PP Gonzalo Quiroga y una nutrida representación del colectivo de víctimas del terrorismo, como José Ramón Recalde y Gorka Landaburu.

«Tarea teórica»
A continuación, el colectivo presentó el libro 'Basta Ya, Contra el nacionalismo obligatorio', una recopilación de artículos publicados por algunos de los miembros más destacados de la plataforma. A la presentación acudió como invitado de excepción el escritor peruano Mario Vargas Llosa. Savater explicó que su objetivo ha sido recopilar en un volumen la «tarea teórica» del colectivo y resumir el espíritu que lo impulsa: la reivindicación de la Constitución y el Estatuto como «alternativa» al nacionalismo.

Fernando Savater consideró «paradójico» que las opiniones de Basta Ya hayan merecido el calilficativo de «fascistas», cuando defienden las instituciones «que rompieron con el franquismo». «Pero quienes nos critican lo hacen para justificar que simpatizan más con los verdugos que con las víctimas», concluyó.

MARIO VARGAS LLOSA ESCRITOR
«Si el nacionalismo fuera enérgico con ETA, no se habría llegado a esto»
El autor peruano considera que los demócratas tienen la «obligación moral» de dar la batalla contra el terrorismo
O. BARRIUSO/SAN SEBASTIÁN El Correo 15 Febrero 2003

Mario Vargas Llosa construye su discurso sobre Euskadi en torno a la palabra democracia. La necesidad de salvaguardarla de las «minorías fanáticas» que la amenazan salpica cada uno de sus razonamientos, tan pegados al pulso de la actualidad vasca como los de cualquiera de sus protagonistas habituales. El escritor peruano, invitado a San Sebastián por Basta Ya, se muestra muy crítico con el nacionalismo en el poder. Cree que no se ha empleado con «energía» contra ETA y da la razón a quienes se sienten desamparados por su gestión.

-¿Cómo explica la persistencia de una banda terrorista en un rincón de la Europa del siglo XXI?
-Es consecuencia del fanatismo de quienes creen que tienen la verdad de su parte y que esa verdad justifica el crimen. Desgraciadamente, es algo que ni siquiera los países de más larga tradición democrática han logrado desterrar. Los muertos que provoca son expresión de a dónde nos puede llevar una minoría de fanáticos dispuestos a matar. Por eso, es vital que la democracia sea siempre muy enérgica y que, siempre dentro de la ley, haga frente a quienes están amenazando con retroceder a España a una época que sabemos los horrores, torturas, censuras y muertes que causó.

-Casi tres décadas después, aún queda pendiente el reto de la paz
-No creo que haya en España una batalla más urgente e importante que la que se está librando contra el terrorismo. La democracia no es una palabra a secas. Si alguien lo sabe son los españoles, que han padecido durante 40 años las injusticias, las arbitrariedades y el oscurantismo intelectual de la dictadura. Es desconcertante en un país que hizo una transición ejemplar, sobre todo desde el punto de vista de América Latina. Todo eso se encuentra amenazado por ETA, porque el dogmatismo y el fanatismo conducen a la destrucción de sociedades enteras.

-Basta Ya achaca la responsabilidad de la situación al nacionalismo en el poder. ¿Usted lo cree así?
-Si el nacionalismo vasco tuviera una actitud muy enérgica, consecuente y coherente contra todas las manifestaciones de violencia y de intolerancia, seguramente el clima no habría llegado a los extremos a los que ha llegado. De ahí la irritación y la desesperación de los vascos que son acosados, amenazados, asesinados y no ven en el partido que gobierna el País Vasco el apoyo y el respaldo que tienen derecho a exigir.

-¿Considera el nacionalismo pernicioso en sí mismo?
-En la idea de nacionalismo hay soterrada una amenaza para la coexistencia, la diversidad y el pluralismo, que es el aire que debe respirar la democracia. No soy tan ciego ni tan tonto de meter en el mismo saco a a los nacionalistas de vocación democrática que a los que creen que sus ideas justifican las pistolas. Pero, desde el punto de vista conceptual, en el nacionalismo veo una incompatibilidad profunda con la estructura democrática.

-¿Qué opina sobre la pretensión nacionalista de avanzar hacia la soberanía y convocar un referéndum?
-Soy contrario, porque las condiciones en las que se da el debate político en el País Vasco no garantizan la mínima libertad de opción de los ciudadanos. El terror, por más que quienes lo practican sean una minoría, es una realidad, un estado de ánimo omnipresente que recorta extraordinariamente la libertad de opción e iniciativa de los ciudadanos. Hay aquí un clima de coacción y de coerción tan grande que desnaturalizaría completamente una consulta de esa índole.

-¿Y sobre el proceso para ilegalizar a Batasuna?
-Mire, creo que una sociedad democrática tiene derecho a defenderse. La democracia no puede subvencionar las actividades de quienes están socavando sus mismos cimientos.

-¿Vislumbra alguna salida?
-Es cierto que hay una polarización muy extrema. Eso ocurre inevitablemente cuando la violencia empieza a dejar cadáveres en las calles, cuando la pistola reemplaza a la razón. Pero creo que esa situación puede cambiar radicalmente, e iniciativas como la de Basta Ya van en la buena dirección. Quienes rechazan la opción nacionalista para el País Vasco están demostrando que no se dejan intimidar ni acorralar, una actitud realmente admirable.

-¿Cómo se vence el miedo en una sociedad en la que la mitad de sus cargos políticos llevan escolta?
-El miedo es el sentimiento más humano que existe, el de los ciudadanos inermes que saben que les pueden pegar un tiro en la nuca. Es muy hermoso y estimulante que a pesar de ello haya ciudadanos que, venciendo el miedo, se manifiesten contra el terror, el fanatismo y el crimen y a favor de la paz y la razón. Ése es el ejemplo a seguir. No se trata de pedirle a nadie que sea un héroe, pero quienes creen en la democracia tienen la obligación moral de hacerlo.

Aberzales guipuzcoanos intentan empadronarse a última hora en Navarra
-Pretendían poder votar en municipios en los que Batasuna perdió la alcaldía por poco en 1999
-La estrategia electoral aberzale se ha encontrado con el primer escollo en Areso, un pequeño ayuntamiento navarro de 300 vecinos lindante con Guipúzcoa, cuya alcaldesa ha rechazado la pretensión de medio centenar de simpatizantes de Batasuna de empadronarse en la localidad.
La Voz 15 Febrero 2003

El objetivo de los radicales era poder votar en los comicios del 25-M e inclinar a su favor la exigua diferencia -dos papeletas- que dio la alcaldía a Aresoarrak, una candidatura independiente apoyada por UPN y CDN, en las municipales de 1999.

Josefina Onsalo, la regidora, denegó la mayoría de las solicitudes basándose en un informe de la Abogacía del Estado, después de que la Guardia Civil acudiera el pasado fin de semana casa por casa para comprobar si los nuevos aspirantes al censo residían efectivamente en los domicilios que habían apuntado. Los agentes confirmaron que muchos de ellos habían aportado la misma vivienda, y que, además, ésta pertenecía a algún concejal o cargo local de Batasuna.

El de Areso no es un caso aislado, y ya se han detectado prácticas similares en otros pueblos limítrofes al País Vasco donde muchos aberzales tienen una segunda residencia. El lunes pasado, no obstante, era el último día en el Instituto Nacional de Estadística de recepción de altas válidas para participar en las próximas elecciones.

Recortes de Prensa   Página Inicial