AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 21 Febrero  2003
La intangibilidad del tótem
Carlos María de Urquijo Libertad Digital 21 Febrero 2003

«EGUNKARIA», BAJO SOSPECHA
Editorial ABC 21 Febrero 2003

La banda obtiene 12 millones de euros al año de su entramado de empresas tapadera en España y Suramérica
ABC 21 Febrero 2003

El frente periodístico
Ramón Villota-Coullaut Libertad Digital 21 Febrero 2003

«Las víctimas seremos un aldabonazo permanente en las conciencias»
ZURIÑE ORTIZ DE LATIERRO/VITORIA El Correo 21 Febrero 2003

El Gobierno vasco ha «regalado» al periódico abertzale al menos 1.300 millones de pesetas desde el año 1994
E. Mejuto - Bilbao.- La Razón 21 Febrero 2003

«Egunkaria» pertenece a una red que blanqueó en las Antillas para ETA
J. Prats - Madrid.- La Razón 21 Febrero 2003

La UPV corre en auxilio de «Egunkaria» y le ofrece sus sedes para que salga a la calle
Redacción / A. G. - Madrid / Vitoria.- La Razón 21 Febrero 2003

Michavila asegura que el diario clausurado «es un instrumento de la acción terrorista»
Redacción - Madrid.- La Razón 21 Febrero 2003
 

La intangibilidad del tótem
Carlos María de Urquijo Libertad Digital 21 Febrero 2003

Con el euskera hemos topado. Si el delito se produce en euskera, cuidado, el delito no está tan claro. Es más probable que nos encontremos, como es habitual, ante un inadmisible ataque a nuestra milenaria lengua, un ataque al corazón de nuestra identidad. Como ha dicho la consejera de Cultura, convertida hoy en portavoz del Gobierno Vasco: “que nadie tenga la ruindad de seguir mezclando el mundo del euskera con el de la violencia (...) el Gobierno realizará un seguimiento exhaustivo y puntual del proceso ante la medida de excepción planteada por la Justicia”. Y ya para terminar, mucho cuidado otra vez, el Gobierno Vasco no se encuentra preocupado por haber aportado más de ocho millones de euros a este proyecto, no, que va, se encuentra preocupado porque ”entre los arrestados haya personas de referencia de la cultura vasca”.

Nada nuevo en definitiva. Otra actuación de la Justicia contra ETA y otra vez el frente nacionalista contra la actuación del Estado de Derecho. Suma y sigue. Ahora le ha tocado el turno al diario oficial del Gobierno Vasco, así podríamos definirlo a tenor de las millonarias subvenciones recibidas durante los últimos nueve años. Los nacionalistas, con el Gobierno Vasco de ariete, de nuevo arremetiendo contra la Audiencia Nacional y defendiendo a los presuntos colaboradores de ETA. Porque, se ponga como se ponga el Gobierno, que es quien interesadamente mezcla euskera con violencia tratando de esconder a los violentos tras el tótem de la lengua para hacerlos intocables, estas personas no han sido detenidas por ser referentes, suponiendo que lo sean, de la cultura vasca. Han sido detenidas por que el Juez tiene indicios de que, además de componer versos, se dedicaban a otras tareas menos respetables.

Esta decisión judicial no es tampoco un ataque a la libertad de expresión como también repiten habitualmente los portavoces nacionalistas. El único ataque a la libertad de expresión lo padecemos en el País Vasco todos los días quienes somos perseguidos, y en ocasiones asesinados, por rechazar el nacionalismo obligatorio. Por eso el Gobierno Vasco, además de lanzar cortinas de humo para defender de nuevo y precisamente en Andoain, sede de Egunkaria, –¡ Ay si Joseba Pagazaurtundua levantara la cabeza! a los amigos de ETA– debiera preocuparse por su responsabilidad en el destino final de los miles de euros que, espléndidamente, ha entregado a un periódico que casi nadie lee.

Llegados a este punto es conveniente recordar que este diario tiene una tirada media de quince mil ejemplares. Lectores, y no se tome a coña, es probable que tenga alguno menos. Por cierto, habría que preguntarle a la consejera de Cultura por la rentabilidad social de su generoso esfuerzo subvencionador. Por lo que se ve, a la luz de estas cifras, para la inmensa mayoría de los vascos, quienes hacían este diario no son tan referente cultural como ella creía.

Estamos ya un poco cansados de tener que callar ante los desvaríos de este Gobierno en materia de política lingüística. No tienen derecho a intentar forjar una conciencia nacional a golpe de talonario ni de inmersiones lingüísticas que acaban por ahogar a quien las sufre. El hecho diferencial no puede salirnos tan caro y tenemos derecho a pedir cuentas por ello y sobre todo lo que no puede hacerse en ningún caso por parte de un Gobierno, es aplicar el derecho penal de autor. Derecho en virtud del cual y en nuestro caso, supondría que el supuesto delincuente no habría delinquido por la curiosa circunstancia de haberlo hecho en euskera.

Debe saber el Gobierno Vasco y especialmente su improvisado portavoz, que el único comportamiento ruin en la Historia reciente del País Vasco lo están teniendo aquellos que, teniendo la obligación de garantizar la vida y la libertad, disculpan siempre a quienes sólo trabajan para amargarnos la existencia. Aunque al final pueda ser que el problema sea sólo nuestro porque, como dijo Arzallus, estos “pobres” son al fin unos patriotas descarriados y la violencia pura cuestión de carácter. Ahora en serio y por mucho que les moleste, y con esto termino, seguiremos controlando los excesos de este Gobierno y seremos tan implacables en la denuncia de sus clamorosos silencios como de sus vergonzosas complicidades.

«EGUNKARIA», BAJO SOSPECHA
Editorial ABC 21 Febrero 2003

EL cierre temporal del diario «Egunkaria», acordado por el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, ha reabierto la investigación sobre el frente informativo organizado por ETA en su proyecto «Udaletxe». La primera medida judicial adoptada en este capítulo de la acción antiterrorista fue el cierre del diario «Egin», decidido por el juez Garzón. Entonces, como ahora, fue necesario no confundir propaganda terrorista con libertad de información. Entonces, como ahora, tales medidas cautelares han provocado un desproporcionado movimiento de crítica por parte del nacionalismo, cuando aún no se conocen las razones concretas por las que el juez del Olmo ha decidido la clausura de «Egunkaria». En todo caso, y como presupuestos de esta decisión, hay que tener presente el estado actual de todas las investigaciones judiciales sobre las tramas creadas por ETA para aumentar la eficacia de su actividad terrorista y facilitar el logro de sus objetivos. En estos últimos años, la Justicia ha puesto al descubierto los vínculos entre la banda terrorista y sus áreas de influencia, definidas y coordinadas en una estructura al servicio de ETA. La división del trabajo en el seno de la banda se tradujo en la creación de grupos de apoyo político, internacional, financiero, social, cultural y también informativo. Poco a poco se han levantado los velos y las terminales de ETA -Ekin, Xaki, Jarrai, Gestoras, Herriko Tabernas, HB-EH-Batasuna- han sido progresivamente suspendidas.

No debe extrañar en este contexto la posibilidad de que un diario en cuya gestión participan sospechosos de pertenecer o colaborar con ETA sea una manifestación más de la estructura de la banda terrorista. En todo caso, no se ha cerrado «Egunkaria» ni por sus opiniones ni por publicarse en euskera -justificación de las espléndidas subvenciones dadas por el Gobierno vasco-, sino por ser supuestamente un instrumento de ETA a través de las sociedades Egunkaria Sortzen, S. L. y Egunkaria, S. A. Los representantes del nacionalismo político, cultural y social no han esperado a conocer el auto del juez del Olmo, asumiendo el riesgo de tener que arrepentirse de sus palabras. Como si ETA no existiera y como si los antecedentes de «Egin» y Radio Egin fueran irrelevantes, los nacionalistas se han apresurado a victimizarse nuevamente y, de paso, blindar a ETA y a sus entornos de las razones del juez. La explicación de que la suspensión cautelar es un ataque al euskera y a la cultura vasca sigue la estela de una actitud permanente de solidaridad del PNV con la izquierda abertzale, diluyendo los juicios estrictamente jurídicos -de los morales mejor no hablar- en el discurso de temer más a España que a ETA, según la frase célebre de Egibar. La asociación de una publicación proetarra con la defensa del euskera y de la cultura vasca responde a los sentimientos segregacionistas del nacionalismo, que hace del euskera un patrimonio nacionalista y suprime por decreto de la cultura vasca todas las manifestaciones no euskaldunas de quienes no eran ni son nacionalistas. Este es el fondo de la reacción nacionalista.

El Estado merece algo más que el beneficio de la duda. Es acreedor de la presunción de legalidad, que no es un cheque en blanco, sino la consecuencia de vivir en un Estado democrático y de Derecho, entre cuyas garantías se encuentra la publicidad y la motivación de las resoluciones judiciales. No son, precisamente, los nacionalistas, opuestos por sistema a cualquier medida legal y judicial que refuerce la política antiterrorista, quienes tienen autoridad moral y política suficiente para poner en cuestión al Estado en la lucha contra ETA.

La banda obtiene 12 millones de euros al año de su entramado de empresas tapadera en España y Suramérica
ABC 21 Febrero 2003

El Ejecutivo autonómico también benefició al diario considerado por el juez como «parte de la estructura de ETA» con publicidad institucional

MADRID. El proyecto Udaletxe, descubierto en 1992 cuando fue detenido en en Francia el colectivo «Artapalo» -Francisco Múgica, Joseba Arregui Erostarbe y José Luis Álvarez Santacristina-, recogía el entramado financiero creado por ETA para mantener económicamente a todo su complejo: el terrorista, el «político» y el «social». Para ello, había puesto en marcha empresas en el País Vasco y en Suramérica, principalmente en Cuba y Venezuela, de cuyas gestión se ocupan «etarras históricos». Las Fuerzas de Seguridad estiman que este «holding» ha reportado a la banda y a sus grupos afines unos 12 millones de euros anuales, cantidad que destinada a sus refugiados, huidos, presos, «comandos», así como a la compra de armas.

Pero este entramado financiero, además de inyectar dinero a la banda, ha servido también para lavar las cantidades que obtiene del chantaje a empresarios, vía que es su principal fuente de financiación. No obstante, descubrir la extensión de la trama económica de ETA es una asignatura pendiente para las Fuerzas de Seguridad. De ahí, que uno de los objetivos sea desentrañar esta red, que, según los expertos en la lucha antiterrorista, tiene la misma complejidad que la de la mafia.

En este sentido se dirige la operación de la Guardia Civil con el cierre de la empresa Egunkaria S.A. y de su publicación «Euskaldunon Egunkaria», consideradas por el juez Juan del Olmo, que dirige las investigaciones, como «parte de la estructura de ETA». El diario se ha visto beneficiado por el Gobierno vasco con un total de 7,8 millones de euros (casi 1.300 millones de pesetas) desde el año 1994. En concreto, en 1996 recibió 757.275,25 euros (126 millones de pesetas); en 1997, 721.214,52 euros (120 millones de pesetas); en 1998 y 1999, 937.578,88 euros (156 millones de pesetas) cada año; y en 2000 y 2001, 1.652.783, 29 euros (275 millones de pesetas), cada año. Además, en 1994 se le concedió una subvención de 420.708,47 euros (70 millones de pesetas) y al año siguiente los presupuestos de la Comunidad destinaron al rotativo 730.327,07 euros (121 millones de pesetas).

Pero la ayuda del Ejecutivo vasco a «Egunkaria» no se ha limitado a las asignaciones presupuestarias, sino que también se ha plasmado en la inserción o intercambio con este diario de publicidad correspondiente a instituciones u organismos públicos. Así, los hospitales de Zamudio, Cruces, San Eloy, Zaldívar y Basurto insertaron anuncios por valor de 580.000 pesetas. El ente EiTB, que agrupa a la radio y televisión pública vasca, también ha efectuado intercambios de publicidad con «Egunkaria», así como el departamento de Sanidad y Osakidetza-Servicio vasco de salud.

Las subvenciones que el Gobierno vasco ha dado al diario ahora clausurado responden a una convocatoria puesta en marcha en 1996 para promocionar el euskera en los medios de comunicación, acogiéndose al artículo 5 de la Ley 10/82. De esta forma, el Ejecutivo autonómico quería asegurar la viabilidad de proyectos periodísticos en euskera, su consolidación y afianzamiento.

El cierre del diario «Euskaldunon Egunkaria», el único editado íntegramente en euskera, tiene lugar cuatro años después de la intervención y suspensión de actividades de «Egin». De esta forma, la operación desarrollada ayer es la más importante contra un medio de comunicación vasco, tras la intervención de «Egin» en 1998.

El 15 de julio de ese año, el juez Baltasar Garzón ordenó la clausura y suspensión de actividades de ese diario y de la emisora «Egin Irratia» al considerarlos integrados en la estructura de ETA. El magistrado procesó a veintiséis personas por integración, asociación y colaboración con la banda terrorista. Entre los procesados figuraban el director del diario Javier Salútregi y Manuel Intxauspe, ex consejero de la empresa de publicidad «Ardatza».También fue arrestado el consejero de la editora Orain, Pablo Gorostiaga. Todos están en libertad bajo fianza.

El frente periodístico
Ramón Villota-Coullaut Libertad Digital 21 Febrero 2003

Los tentáculos de ETA abarcan no sólo sus “comandos” –los terroristas en sentido estricto– sino también el denominado frente financiero o el frente periodístico. En una sociedad en donde la labor de los medios de comunicación es tan importante, no sería lógico que la organización no intentara tener un medio de comunicación que, de una manera u otra, colaborara en la defensa de su actividad terrorista.

De esta forma, el delito de colaboración con banda armada se extiende a cualquier acto de apoyo a banda armada, organización o grupo terrorista. De acuerdo con el artículo 576 del Código Penal: “...cualquier acto de colaboración con las actividades o las finalidades de una banda armada, organización o grupo terrorista”.

Una cosa es el derecho de información, constitucionalmente garantizado, y otra es dar apoyo a un grupo terrorista amparándose en la existencia de un medio de comunicación. Esto nos lleva a un apartado fundamental en toda lucha antiterrorista: es importante la detención de los “comandos” terroristas; pero, sin tratar de restar protagonismo a esta faceta, es también fundamental e incluso más importante para la derrota final del terrorismo la puesta a disposición de la justicia de los denominados terroristas de salón, que no son tan inofensivos como pudiéramos pensar en un primer momento; sino que son los que deciden las acciones terroristas que en un futuro se perpetrarán y los que manejan los dineros que cualquier organización –incluida una organización terrorista– requiere para ejecutar sus planes.

Así, si estas investigaciones judiciales sobre el aparato organizativo de la banda siguen dando éxito, es posible que el fin de ETA esté más próximo que con la simple detención de unos comandos que más tarde o más temprano volverán a reconstruirse. Pero sin el apoyo organizativo y financiero que da la existencia de este tipo de colaboración, cada vez será más difícil que los comandos de ETA se mantengan operativos o que surjan nuevos comandos.

Una situación similar vivimos con el tráfico de drogas; tan importante es luchar contra dicho tráfico como contra aquellos que colaboran con el tráfico de drogas blanqueando el dinero obtenido por ese medio y creando artilugios financieros para ello. Y es que el crimen organizado es el principal problema de las sociedades modernas, y la lucha contra este tipo de delincuencia no ha de quedarse limitado a lo más visible, sino que ha de abarcar todo el conglomerado de la actividad delictiva. Nos jugamos mucho en ello.

«Las víctimas seremos un aldabonazo permanente en las conciencias»
Natividad Rodríguez, viuda de Fernando Buesa, lanzó ayer un mensaje de esperanza en el tercer aniversario del asesinato de su esposo
ZURIÑE ORTIZ DE LATIERRO/VITORIA El Correo 21 Febrero 2003

La voz de Natividad Rodríguez volvió anoche a alzarse en el Teatro Principal de Vitoria para reconfortar a las víctimas y remover conciencias. Sin tapujos ni dobleces. Como es ella. Con su emotivo discurso se enfrentó de nuevo a un auditorio repleto de personalidades políticas, encabezadas por el lehendakari Ibarretxe y el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, en el tercer aniversario del asesinato de su marido, Fernando Buesa, y su escolta, Jorge Díez.

Consciente de que la presencia de las víctimas es «incómoda», advirtió a la sociedad vasca de que «lejos de desaparecer, vamos a ser un aldabonazo permanente en las conciencias para que unos no miren a un lado mientras otros cometen atrocidades», proclamó.

El valor de la palabra se convirtió una vez más en una de sus principales reivindicaciones. «No podemos callar porque es el silencio de la mayoría lo que permite a una minoría fanática imponer sus posturas». Natividad también tuvo palabras para los violentos, a los que garantizó «que nunca nos arrebatarán nuestra libertad interna ni nuestra dignidad». Pero, sobre todo, lanzó un canto a la esperanza. «No olvidaremos el pasado, pero vamos a enfocar nuestras energías hacia el futuro. Con nuestro esfuerzo saldremos del túnel negro».

Arropada por sus hijos, la familia socialista vasca y una amplia representación de las instituciones alavesas -el diputado general de Álava, Ramón Rabanera; la presidenta de las Juntas Generales, Xesqui Castañer; y el alcalde Alfonso Alonso, entre otros- la viuda del político socialista se despidió con una petición a la ciudadanía: «Os pido que defendáis la vida y ganemos la libertad».

Recuerdo a 'Pagaza'
También dedicó un recuerdo a Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA hace trece días, y a su hermana Maite, cuya presencia en el acto de la Fundación Buesa había levantado cierta expectación. Iba a coincidir por primera vez con Ibarretxe, después de ser vetado expresamente en la capilla ardiente por la familia del fallecido. El encuentro al final no se produjo ya que «nuestra querida Maite se ha quedado en casa cuidando a su hija enferma», le excusó Rodríguez. Los flashes se dispararon cuando la viuda de Buesa y la madre de Jorge Díez, Begoña Elorza, se fundieron en un abrazo.

El comisario europeo de Asuntos de Interior y Justicia, Antonio Vitorino, protagonizó la intervención más extensa del acto, seguido por la patronal vasca, representantes sindicales, artistas y ciudadanos anónimos.

Vitorino defendió una Europa como proyecto de convivencia en paz y libertad. Se mostró optimista «porque no dejaremos que se olvide la memoria de Fernando Buesa y porque creo en la paz». La paz de los ciudadanos que, como dijo en 1999 el político asesinado, «necesita seguridad de que se respeta su libertad, se cumplen las leyes, nadie sea amenazado ni objeto de violencia alguna y nadie obligue a nadie a pensar en lo que no quiere». El cantautor Javier Krahe clausuró la gala. Los actos continuarán mañana en el lugar del crimen, donde la Fundación invita a los ciudadanos a colocar una flor o una luz.

El Gobierno vasco ha «regalado» al periódico abertzale al menos 1.300 millones de pesetas desde el año 1994
E. Mejuto - Bilbao.- La Razón 21 Febrero 2003

Los Ejecutivos de Ardanza e Ibarreche han concedido, al menos, desde el año 1994 subvenciones al periódico «Egunkaria» por valor de 7,8 millones de euros (unos 1.300 millones de pesetas). El propio Gobierno vasco informó de las ayudas a través de una respuesta parlamentaria.

El parlamentario popular, Carlos Urquijo, apeló ayer a la «responsabilidad política» del Gobierno autonómico sobre la actividad de este diario. Como denuncia el Partido Popular, desde el año 1994, el Gobierno vasco, a través del Departamento de Cultura, se ha convertido en el financiador de este rotativo «de manera casi exclusiva», ya que, sus ingresos, como demuestran los populares, por ventas y publicidad «no son muy importantes», teniendo en cuenta que su tirada media ronda los quince mil ejemplares. El diario ha venido recibiendo este dinero en virtud de una convocatoria destinada al apoyo del euskera en los medios de comunicación, así como para facilitar la viabilidad de los proyectos de comunicación en euskera. El primer número de Euskaldunon Egunkaria se publicó el 6 de diciembre de 1989. El Gobierno vasco, atendiendo a una Proposición realizada por el Parlamento Vasco el 8 de octubre de 1993, concedió a dicho diario en 1994, una subvención de 70 millones de pesetas y en 1995 se incluyó en los presupuestos generales de CAPV una partida nominativa de 121.516.200 pesetas.

Las ayudas del Ejecutivo vasco a «Egunkaria» también se han plasmado en la inserción o intercambio con este diario de publicidad correspondiente a instituciones u organismos públicos. Así, los hospitales de Zamudio, Cruces, San Eloy, Zaldívar y Basurto insertaron publicidad por valor de 580.000 pesetas en una guía sanitaria que editó «Egunkaria» en 2000. A este suplemento especial también contribuyó con 638.000 pesetas el Departamento de Sanidad y Osakidetza-Servicio Vasco de Salud.

Por todas estas subvenciones el parlamentario popular Carlos Urquijo ha presentado una interpelación al lendakari para que explique en el Parlamento si es propósito de su Gobierno "continuar subvencionando a Euskaldunon Egunkaria" a pesar de haberse decretado judicialmente su clausura temporal por la instrumentalización que la banda terrorista Eta viene haciendo del mencionado diario.

Las ayudas del PNV
Hasta 2001 el periódico ha recibido del Gobierno vasco 7.810.249,65 euros:
1994: 420.708,47 euros (70 millones de pesetas)
1995: 730.327,07 euros (121 millones de pesetas)
1996: 757.275,25 euros (126 millones)
1997: 721.214,52 euros (120 millones)
1998: logró 937.578,88 euros (156 millones)
1999: 937.578,88 euros (156 millones)
2000 : 1.652.783,29 euros (275 millones de ptas).
2001 : 1.652.783,29 euros (275 millones de ptas).

«Egunkaria» pertenece a una red que blanqueó en las Antillas para ETA
25 empresas y fundaciones interrelacionadas conforman un entramado de financiación
J. Prats - Madrid.- La Razón 21 Febrero 2003

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo considera que «Egunkaria S.A.», empresa editora del diario «Euskaldunon Egunkaria», forma parte presuntamente, a través de la sociedad «Plazagunea», de un entramado de empresas que la banda terrorista ETA utiliza para financiarse y, como medio para tal fin, para blanquear dinero a través de sociedades ubicadas en Holanda y en el paraíso fiscal de las Antillas Holandesas, según confirmaron ayer a LA RAZÓN fuentes de la investigación.

Los investigadores creen que la fundación «Euskalgintza Elkarlanean» es el núcleo del entramado empresarial. Según las fuentes consultadas, esta fundación era propietaria de diez empresas editoriales, de distribución y venta de libros. Además, tenía el control, a través de «Euskal Kulturgintza», de otras cuatro sociedades del sector.
En total, el entramado estaría formado por 25 fundaciones y sociedades que operarían siguiendo los designios de ETA.

Según las fuentes jurídicas consultadas, la banda diseñó esta estructura empresarial para poder introducir dinero en efectivo procedente de la extorsión, los secuestros y las subvenciones del Gobierno vasco en las mejores condiciones de opacidad para el fisco. Así, según explicaron las mismas fuentes, este tipo de blanqueo no requiere beneficios para justificar las cantidades de dinero que entran y salen de la red, ya que el objetivo es que el dinero resultante siga siendo «invisible».

De este modo, ETA pretendía mantener el dinero «sucio» ¬procedente del delito¬ para que saliese «negro» ¬«invisible para Hacienda»¬, y el dinero «blanco» ¬beneficios y subvenciones¬ para que resultase opaco a la Administración, y así poderlo emplear para sus fines terroristas. El motivo por el que la banda, siguiendo las directrices del denominado «Proyecto Udaletxe», utilizó este tipo de empresas editoriales (aparte de las fundaciones, que gozan de gran opacidad fiscal), porque, al dedicarse a la venta al por menor, tienen una gran capacidad para captar dinero en efectivo.

Además, las editoriales y asociaciones dedicadas a la promoción del euskera obtienen numerosas subvenciones del Gobierno vasco. De hecho, según los investigadores, una de las fundaciones del entramado, «Klaudio Harluxet», en cuyo órgano de dirección se encuentran varios directivos de «Euskal Kulturgintza», recibió una subvención total del Ejecutivo del PNV de varios miles de millones de pesetas para la creación de un diccionario enciclopédico vasco. Para este fin, la fundación creo la sociedad Eusenor, siendo la sociedad Elkar una de las empresas que las integraron.

Precisamente, Elkar edita libros para las ikastolas controladas por AEK.
Por otra parte, tal y como informó este diario el 15 de octubre de 2001, la banda quería un sistema de financiación que, entre otros elementos, garantizase que el cambio de la peseta al euro no obligase a poner en peligro a los terroristas en operaciones de cambio de moneda.

«Bid Logística Internacional»
Una de las empresas clave en el sistema de blanqueo de capitales fue supuestamente, según las fuentes consultadas, «Lid Logística Internacional». Las mismas fuentes precisaron que en 1995 esta empresa decidió ampliar su capital social, después de lo cual entró en la sociedad como consejero un hombre llamado Markus Jochen Conrad, quien a su vez era gerente de la empresa alemana «Libri Holding BV». La citada ampliación de capital también participó «Lid Logistic Holding BV», mercantil holandesa fundada en 1994 por otra de igual nombre con sede en las Antillas Holandesas. Dicha empresa fue disuelta en 1996.

Los investigadores sospechan que «Lid Logística Internacional» pudo crear la empresa en las Antillas amparada en el anonimato y ventajas que se dan en los paraísos fiscales. Ésta última, según las mismas fuentes, creó una filial en Holanda, que sería la que invertiría en «Lid Logística Internacional», con lo que se evitaría el trato directo con una empresa radicada en un paraíso fiscal. De este modo, la participación de la sociedad antillana, según los investigadores, sería una operación de blanqueo de fondos de «Lid», pues su propio dinero llegaría a España como una ampliación de capital. Respecto a esta sociedad, en la documentación incautada en 1992 a Izaskun Recalde tras la detención de la cúpula de ETA en Bidart figuraban en sus agendas personales números de teléfono asociados a una entidad denominada «L.I.D.».

Respecto a «Egunkaria», el juez Juan del Olmo la vincula al entramado a través de la sociedad «Plazagunea».

La UPV corre en auxilio de «Egunkaria» y le ofrece sus sedes para que salga a la calle
El Gobierno vasco arremete contra la operación y la tacha de «animalada», «vergonzosa» y «antidemocrática» Los sectores nacionalistas se movilizan y convocan una marcha el sábado
El cierre del diario abertzale «Euskaldunon Egunkaria» decretado ayer por la Audiencia Nacional por su presunta vinculación a ETA desató ayer las iras de los nacionalistas. Así, la UPV no dudó en ofrecer sus instalaciones al diario abertzale para que saliese hoy a la calle y los tres socios del Gobierno vasco calificaron la medida de «animalada», «antidemocrática» y «estrategia del PP». Mientras, los propios trabajadores del diario emitieron un comunicado en el que aseguraban que su «imprescindible» diario saldría hoy a la calle y decían que es un «ataque injustificable».
Redacción / A. G. - Madrid / Vitoria.- La Razón 21 Febrero 2003

El cierre del diario «Euskaldunon Egunkaria» por decretado ayer por el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo por su presunta vinculación a la banda terrorista ETA, ha provocado una airada reacción del mundo nacionalista. Desde la Universidad del País Vasco (UPV), hasta el Gobierno vasco que dirige Juan José Ibarreche, todas las instituciones dominadas por los nacionalistas han salido en defensa del diario abertzale.

UPV: Periódicos, editoriales y la Facultad de Informática pertenecientes a la Universidad del País Vasco, no dudaron ayer en ofrecer su apoyo incondicional y sus infraestructuras a «Egunkaria» para que pudiese salir hoy a la calle.

«Gara»: El diario proetarra expresó en un comunicado su «solidaridad» con los diez detenidos en la operación desarrollada ayer contra el periódico. Además tachó el operativo de «un capítulo más de la ofensiva represiva puesta en marcha por el Estado Español contra la voluntad del pueblo vasco de decidir su futuro y dotarse de los medios necesarios para ello, entre los que se encuentran los órganos de información».

«Egunkaria»: Los trabajadores del propio diario clausurado por el magistrado de la Audiencia Nacional emitieron ayer otro comunicado en el que comenzaban por autocalificarse de «imprescindible» para el pueblo vasco. Los trabajadores del rotativo describían la «ocupación militar» que se encontraron al llegar a las sedes clausuradas y calificaban la orden del juez como «ataque injustificable». Además, se comprometieron a «seguir como hasta ahora, ofreciendo información de actualidad en euskera» desde la sede de Martín Ugalde Kultur Parkea y sus otras delegaciones.

Gobierno vasco: Los tres socios del Ejecutivo de Vitoria, PNV, EA e IU-EB, salieron ayer en defensa del medio clausurado. PNV y EA aseguraron que supone un ataque a la libertad de expresión y relacionaron la operación con la estrategia política del Gobierno de Aznar y el proceso de deslegalización de Batasuna. El portavoz del PNV, Joseba Eguibar, fue más lejos y calificó la medida de «propia de los estados totalitarios». Refiriéndose también a la operación, desde ésta formación también se oyeron los calificativos de «antidemocrática» y «animalada».

EiTB: La televisión del Gobierno vasco también salió ayer en defensa de «Egunkaria» y mostró su «preocupación» por un hecho «particularmente grave».

Batasuna: Como no podía ser de otra manera, los batasunos arremetieron contra la medida y aseguraron que «Egunkaria» es «el proyecto estrella del mundo de la cultura vasca». Además los nacionalistas convocaron una marcha para el sábado.

UA: La formación alavesa apoyó la medida y aseguró que si se demuestra su colaboración con ETA, quedará patente que el «lendakari» ha estado financiando a la banda.

PP: El PP vasco mostró ayer su «respaldo» a la actuación judicial y denunció la «responsabilidad política» del Gobierno vasco.

PSE: La formación socialista pidió que no se cuestione el Estado de Derecho y severidad con quien delinca.

El cierre de «egunkaria».
Los efectivos de la Guardia Civil procedieron ayer a precintar la sede del diario «Euskaldunon Egunkaria» (arriba) según decretó el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo. Asimismo detuvieron, entre otros, al director del rotativo, Marcelo Otamendi, al presidente del consejo de Administración, Juan Mari Torrealdai, al consejero delegado, Iñaki Uria, y a Javier Alegría. En la imagen de la derecha, los arrestados, de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

Michavila asegura que el diario clausurado «es un instrumento de la acción terrorista»
Redacción - Madrid.- La Razón 21 Febrero 2003

El ministro de Justicia, José María Michavila, aseguró ayer que el periódico «Euskaldunon Egunkaria es un instrumento de la acción terrorista», y explicó que la operación que ha supuesto su clausura temporal por orden del juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, y la detención de diez responsables del diario por presunta colaboración con ETA, «está hecha con mucho fundamento».

Michavila, en declaraciones a «Onda Cero» enmarcó la operación en los recientes golpes policiales contra la banda terrorista ETA que calificó como «la mejor garantía para fortalecer la seguridad de todos y seguir fortaleciendo el Estado de Derecho».

Asimismo, explicó que el Estado de Derecho «no puede consentir que se utilicen las instituciones como apoyo e instrumento de la acción terrorista». En definitiva, el ministro de Justicia resaltó que junto a la desarticulación ayer del núcleo de colaboradores que estaba reconstruyendo la dirección de ETA acometida por el Cuerpo Nacional de Policía por orden de juez Baltasar Garzón «demuestra la eficacia con la que viene trabajando el Ministerio del Interior».

Además, criticó al «lendakari», Juan José Ibarreche y al PNV al señalar que «cada vez que hay una iniciativa contra el terrorismo, se oponen y dicen no, lo cual demuestra con quién están trabajando».

Defensa de la cultura vasca
Por su parte, el ministro de Interior, Ángel Acebes, afirmó que la operación de «Egunkaria» no atenta contra la cultura vasca y, por el contrario, se desarrolló en defensa «de la cultura vasca, de su pensamiento y de la expresión de su lengua en libertad». Acebes, que inauguró la nueva comisaría de la Policía Nacional en Zamora, declaró a los periodistas que «quienes afirman que esta operación atenta contra la libertad de expresión y la lengua vasca se equivocan, porque en realidad viene a defender los derechos y libertades de los vascos».

El titular de Interior agregó que esta actuación, junto con la llevada a cabo el pasado miércoles, ponen de manifiesto el trabajo que efectúan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en la lucha contra el terrorismo en todo el entramado que ha ido forjando la banda terrorista ETA, que en los últimos meses «estamos golpeando de manera contundente».

Recortes de Prensa   Página Inicial