AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 3 Marzo  2003
Las razones de Aznar
PEDRO SCHWARTZ  ABC 3 Marzo 2003

La Europa vieja y el escisionismo
VALENTÍ PUIG ABC 3 Marzo 2003

Tentación peligrosa
FLORENCIO DOMÍNGUEZ/ El Correo 3 Marzo 2003

Maite Pagazaurtundu
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 3 Marzo 2003

El plumero de Juan José Ibarretxe
Cartas al Director ABC 3 Marzo 2003

Irak declara ahora a la ONU una partida de armas biológicas para retrasar el ataque
Sobhi Hadad - Bagdad.- La Razón 3 Marzo 2003

Rosa Díez: «Ibarreche es un fundamentalista peligroso y Arzallus un amoral»
Carmen Gurruchaga La Razón 3 Marzo 2003

Los costes económicos de la secesión
Alberto Recarte Libertad Digital  3 Marzo 2003


 

 Las razones de Aznar
Por PEDRO SCHWARTZ. Catedrático de Historia del Pensamiento ABC 3 Marzo 2003

JOSÉ María Aznar ha puesto en juego su carrera personal y el futuro de su partido uniéndose a la política de firmeza de los EEUU y el Reino Unido en el conflicto de Irak. Las recientes manifestaciones muestran, y repetidas encuestas confirman, que una gran parte de la opinión pública española rechaza esa política de firmeza, por considerarla belicista. Para muchos españoles de buena voluntad, significa unirse a quienes buscan desacreditar a la ONU, dividir la Unión Europea, socavar la OTAN, y avivar el conflicto entre civilizaciones, poniendo así en grave peligro la paz mundial. Incluso dentro del Partido Popular se oyen voces que airean su creciente preocupación ante ese desvío de la opinión, aunque sólo sea por lo cerca que están las elecciones municipales y autonómicas de mayo próximo.

El rechazo de un sector de la izquierda llega a ser tan pasional que se atribuyen hoy a Aznar crueles sentimientos y rastreras intenciones que no cuadrarían ni al más endurecido de los criminales o más cobarde de los esbirros. Hasta hace poco se le tenía por hombre de bien y político valiente: ahora muchos le pintan indiferente a los horrores de la guerra y esclavo del amo americano. Apenas ayer se le veía como un enérgico defensor de los intereses de España: hoy se le acusa de echar por la borda, sin ventajas visibles, alianzas políticas y relaciones comerciales con nuestros vecinos más próximos. La izquierda lo ha convertido en uno de esos peleles que las masas enfurecidas queman entre vítores y aplausos para significar la condena sin paliativos del representado.

Sin embargo, cualquier observador desapasionado tendrá que aceptar que Aznar ha elegido ese camino con los ojos abiertos. Esté uno de acuerdo o no con su apoyo a la política del presidente Bush, nadie puede decir que es persona que obre a ciegas, sin saber a dónde va, movido por un vano afán de notoriedad. En una situación tan cambiante y tensa como la planteada por la necesidad de desarmar a Irak y otros Estados terroristas, son posibles errores de cálculo. Pero en términos estratégicos no cabe duda que sabe lo que hace. Puesto que gobierna el rumbo de nuestra política exterior, preguntémonos por las razones de Aznar.

¿Cuál es la situación? Gobierna Irak un déspota sanguinario que ha invadido a dos países vecinos, Irán en 1980 y Kuwait en 1990. Ha utilizado armas químicas (ciertamente no suministradas por EEUU) contra los iraníes, contra los kurdos del norte del país en 1988, y por fin contra su propio pueblo los chiítas del sur cuando éstos se rebelaron después de la derrota en la Guerra del Golfo. En 1996, volvió a atacar a los kurdos del norte. Ha enviado repetidamente tropas a la frontera con Siria, en son de amenaza. En 1993, organizó el intento fallido de asesinar a Bush padre en Kuwait. Financia a los terroristas laicos de Hitzbollah y envía donaciones a cada una de las familias de los terroristas suicidas de Palestina. Hay sospecha vehemente de que su Gobierno anima a grupos de guerrilleros de Al-Qaida en la parte del Kurdistán iraquí que está fuera del control de Bagdad. Las armas de destrucción masiva que tiene Irak son de carácter químico y posiblemente biológico, pero lleva muchos años intentando construir armas nucleares, con la esperanza de seguir los pasos de Corea del Norte. A lo largo de los años, se ha burlado de 17 resoluciones del Consejo de Seguridad de las NU, la última de las cuales, la 1441 de noviembre de 2002, tampoco cumple.

Durante años, España ha sufrido la indiferencia de otros países democráticos ante el azote de ETA. Los terribles sucesos del 11 de septiembre de 2001 hicieron ver a la opinión de EEUU que el peligro terrorista no era un invento de países incapaces de tratar correctamente a sus minorías étnicas, sino una nueva amenaza mundial ante la que las naciones civilizadas debían reaccionar.

Nuestro aliado americano, el país más poderoso de la Tierra, necesita nuestro apoyo moral y político. Aznar no lo ha ofrecido incondicionalmente, sino presionando para que Bush resuelva la cuestión iraquí dentro del marco de la Carta de las Naciones Unidas. Se unió a Blair para conseguir que el Consejo de Seguridad adoptase la resolución 1441 y ahora ha colaborado en la redacción de un nuevo proyecto de resolución en la que explícitamente se pone a Sadam en la disyuntiva de desarmarse inmediatamente o sufrir un ataque militar. Pero el carnicero iraquí cuenta con una quinta columna de logreros de votos que se esconden tras el escudo humano de tantos y tantos sinceros amantes de la paz. El canciller Schröeder ha entregado la dirección de la política exterior alemana a los Verdes, olvidando quién echó abajo el Muro de Berlín, tras el que millones de alemanes padecían la misma horrible opresión que los iraquíes hoy. La actuación de Chirac tiene aún menos excusa. Lector incansable de biografías de Napoleón, el presidente francés ha amenazado a los países del Este de Europa con cerrarles la puerta de la UE si no le obedecen. Ha negado a Turquía el apoyo de la OTAN contra un posible ataque de su vecino del sur. Ahora presenta un texto en el Consejo de Seguridad en el que pide más tiempo para los inspectores de la ONU, a sabiendas de que el papel de éstos no es encontrar armas escondidas sino actuar de notarios del desarme voluntario de Irak. Busca aplazar el inicio de las operaciones hasta que el calor las haga imposibles. Parece incluso dispuesto a volar el edificio de las Naciones Unidas con un veto que pondría fuera de la ley al gran país defensor de las libertades mundiales.

No es el único jugador de ventaja en esta partida con los terroristas. En España también hay quien se esconde tras las masas pacifistas por miedo a perder votos. He tenido noticia fidedigna de que, hace muy pocos días, el president Pujol y el conseller en cap Mas expresaron en una conversación política privada su apoyo a la guerra contra Sadam. Ahora, presos de cobarde oportunismo, permiten que el Grupo parlamentario de CIU en el Congreso de los Diputados se una a la moción de socialistas y comunistas contra la política del Gobierno español. En España ya no hay más estadista que Aznar.

La Europa vieja y el escisionismo
Por VALENTÍ PUIG ABC 3 Marzo 2003

ÚNICAMENTE una concesión excesiva al determinismo histórico llevaría a aceptar que políticamente existan una nueva y una vieja Europa. Lo que vemos es, en todo caso, una Europa política que pasa por una fase de ciclotimia. Es cuestión tanto de intereses como de ir tanteando a ciegas la tierra de nadie que quedó al descubierto en el período que va de la caída del Muro de Berlín al 11 de Septiembre. Distinta es la Europa biológica porque esa sí que está envejeciendo. Es un envejecimiento considerado como una segunda revolución demográfica y consiste en el descenso específicamente europeo de la fecundidad. Ese sabio del periodismo europeo que es Martin Wolf se ha puesto algo sombrío al interpretar los recientes datos demográficos de las Naciones Unidas: en cincuenta años, un 20.2 por ciento de la población mundial será africana, lo que significa un aumento del 13.5, mientras que el 7.1 por ciento será europea, con una mengua del 11.5 por ciento. Dentro de cincuenta años, Europa puede haber pasado de los 728 millones de hoy a 632.

En Europa se tienen menos hijos, a la vez que el crecimiento demográfico de los Estados Unidos mantiene la tasa de reemplazo y puede ir a más. Con familias cada vez más reducidas, Europa tiene a sus puertas las masas inmigrantes y una economía lastrada por las prestaciones del Estado providente. La población de la India -escribe Wolf- crece en una semana más que la de Unión Europea en todo un año. Han mejorado mundialmente las expectativas de vida al tiempo que enfermedades como el sida diezman la población de África. No hace falta acudir a los profetas de la decadencia para tener en cuenta que no pocos declives de civilización tuvieron su principio en un bajón demográfico. Las generaciones no se renuevan y se agrietan los sistemas asistenciales. La pirámide de población algo tiene que ver con los valores que una sociedad adopta. España tiene ahora mismo una tasa de fertilidad de un 1.15 por ciento, por debajo de Italia. Nuestras sociedades van a envejecer de forma casi galopante.

Las previsiones demográficas de las Naciones Unidas coinciden con la hipótesis de «Papeles de Ermua» sobre los costes de la secesión del País Vasco. Ahí también cuenta, ciertamente, la demografía. En comparación con el resto de España, en el País Vasco se cuentan actualmente menos jóvenes de 24 y un mayor número de mayores de 65. La sociedad vasca, sin afluencia inmigratoria y sin crecimiento demográfico, padecería profundamente en su sistema económico los efectos de una secesión: no tan solo iba a quedar al margen de la Unión Europea -con altísimo coste arancelario- sino que vería por los suelos su capacidad asistencial de hoy por un previsible incremento del coste de las prestaciones sociales.

Iba a ser un limbo sin Estado de bienestar. Está esbozada la unidad monetaria sustitutiva del euro. Es cara y catastrófica la agenda de la «No-España». En un cuarto de siglo de terror, ETA ha logrado una reducción del 10 por ciento en el PIB por habitante. La pérdida de confianza de los empresarios afectaría claramente el nivel de competitividad. Si baja la competitividad, aumenta el paro y deben crecer las cotizaciones; a la vez, estamos en una sociedad cada vez más vieja, por lo que hay muchos que cobran y son menos lo que cotizan. Un País Vasco ubicado en la «No-España» se alejaría más incluso de la Europa que envejece. Entra entonces en funcionamiento un principio para nada propio de la Unión Europea: a más autarquía, más exilio.

Tentación peligrosa
FLORENCIO DOMÍNGUEZ/ El Correo 3 Marzo 2003

El cierre del periódico 'Egunkaria' ha provocado una movilización general del nacionalismo con una intensidad que no se registra cuando ETA acaba con la vida de sus adversarios ideológicos. Los acontecimientos de los últimos días están dando la impresión de que la iniciativa de agitación la llevan los sectores más radicales del nacionalismo, que han impuesto sus pautas, sus mensajes y sus conceptos, arrastrando tras ellos, sin apenas capacidad de introducir sus propios matices, al nacionalismo institucional.

Se ha asumido que la actuación judicial es un ataque a la lengua vasca, y también la tesis de la criminalización tan característica de la izquierda abertzale para eludir cualquier tipo de responsabilidad. Se criminaliza (desde fuera) al euskera, a los jóvenes, a los «ciudadanos vascos», como escribe ETA en sus boletines internos. Según esta tesis, nadie hace nunca nada. No se sabe cómo se incendian los bancos ni las casas de los concejales, aunque luego el ADN ponga nombres y apellidos a los pirómanos. Tampoco se sabe cómo se matan los muertos en atentado. Son la policía y la justicia las que atribuyen, siempre a inocentes, delitos que, al parecer, nadie ha cometido.

El diputado Anasagasti, al afirmar que a los últimos arrestados se les ha detenido «por ser vascos», da carta de naturaleza a una de las ideas fuerza del lenguaje político de ETA y su entorno, una idea caracterizada, por otra parte, por su simpleza.

La crítica a cualquier decisión judicial es legítima, pero, en este caso, viene rodeada de un inquietante aire de deslegitimación del marco legal, algo que en los últimos meses se repite de forma reiterada y que crea el ambiente social necesario para avanzar hacia la desobediencia y el conflicto institucional. La izquierda abertzale empuja en esa línea, mientras otros tienen la peligrosa tentación de buscar un enfrentamiento de legitimidades, de contraponer la legalidad constitucional con una supuesta voluntad popular vasca, ignorando la primera en nombre de la segunda.

Ningún cálculo político puede haber más equivocado que el de buscar un conflicto abierto con un Estado decidido a utilizar todos los resortes que la ley le permite. Un error de apreciación similar cometió ETA cuando pensó que podía eliminar a tiros la presencia política de los no nacionalistas en el País Vasco sin que el Estado reaccionara. Los terroristas creyeron que se enfrentaban a las instituciones en crisis de la transición que permitieron la desaparición de la UCD en un charco de sangre, pero ETA y los suyos han podido comprobar que se han equivocado de enemigo y que el Estado, desde dentro de la ley, tiene muchos más instrumentos de los que habían imaginado.

Maite Pagazaurtundu
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 3 Marzo 2003

Parece increíble cómo esta mujer de aspecto frágil se ha transformado tras el asesinato de su hermano. Ha cogido la bandera de la paz, se ha armado de dignidad y coraje y se ha echado a la calle para reivindicar que es imprescindible cambiar de mentalidad en el País Vasco.

Dicen que los vascos eran un matriarcado, y serán esos los genes que acompañan a Maite, María, Rosa, Carmen y a tantas otras que se han despojado de ideologías partidistas y gastan su tiempo en una enorme batalla contra los terroristas. En el caso de Maite, como en los de hermanas, novias y madres de los asesinados, el resorte mental que debería conducirles a la venganza lo han cambiado por una denuncia que camina entre la serenidad de quien ya ha conocido todo el dolor y el activismo de quien no se resigna a que las cosas sigan igual. Sin aspavientos y con voz dulce, sus mensajes son golpes constantes a la conciencia.

El PNV planificó la creación de unas hembras que inculcaran a sus hijos el separatismo y el odio a España y está consiguiendo una pléyade de mujeres que no sólo no están dispuestas a dejarse manipular por el Gobierno vasco, sino que se han declarado en lucha permanente y no conocen el cansancio, ni el desasosiego, ni el miedo. Maite y las demás ganarán. Es imposible que pierdan. Es fácil suponer que muchas veces el cansancio pueda doblegarlas y que el sufrimiento ante el menosprecio del nacionalismo pueda destrozarlas. Pero ganarán: son vascas.

El plumero de Juan José Ibarretxe
Cartas al Director ABC 3 Marzo 2003

Esta vez sí que se le ha visto el plumero a Juan José Ibarretxe y a sus secuaces. Estos señores se están riendo constantemente de todas las democracias y de los españoles, tendiendo la mano a los terroristas de ETA de una forma tan descarada como es financiar lo que un juez ha clausurado y sale en sustitución de «Egunkaria».

Menuda desfachatez la de Ibarretxe. ¿Quién parará esta espiral de imbecilidad? Hace falta algo más que un juez y policía para que el Gobierno vasco deje de financiar todas las iniciativas auspiciadas por los terroristas (ikastolas, kordinadoras, gestoras, editoriales, diarios, erriko tabernas, etcétera).

Estoy harto de que mis impuestos se utilicen para eso, porque, por si Juan José Ibarretxe y algún otro no se ha enterado, sus subvenciones salen del erario público, del que «chupan» para pertrechar sus fechorías independentistas. Sí, lo que hace Ibarretxe es, a buen seguro, anticonstitucional, aparte de inmoral. ¿Por qué no actúa el Gobierno con contundencia? El fiscal general del Estado debería llevarlo a los tribunales cuanto antes. Señor José María Aznar, no se limite a decir que es inaceptable, e impida, con la fuerza que le otorgan los votos, que ese dinero llegue a las arcas de los etarras.      Enrique Pascual. Madrid.

Irak declara ahora a la ONU una partida de armas biológicas para retrasar el ataque
Un consejero de Sadam informó del hallazgo de bombas con ántrax y restos de gas VX
Irak está decidido a dar argumentos a los que defienden que el desarme pacífico de Sadam es posible. Bagdad destruyó ayer otros seis misiles «Al Samud II», que se añaden a los cuatro destruidos el sábado, al tiempo que el general iraquí enlace con los inspectores informaba de la existencia de pruebas de la destrucción de gas VX y de la existencia de bombas cargadas con ántrax. El régimen abre así la puerta a la segunda gran exigencia de desarme de Estados Unidos, que ha repetido una y otra vez que Irak aún posee grandes cantidades de armas químicas y biológicas.
Sobhi Hadad - Bagdad.- La Razón 3 Marzo 2003

El consejero presidencial Al Saadi informó de que una nueva serie de investigaciones permitió descubrir en Irak importantes cantidades del bacilo del carbunco (ántrax), así como restos del gas tóxico VX, sustancias sobre las cuales Naciones Unidas pide información a Bagdad desde hace años. Según este responsable, en dos lugares separados fueron encontrados bombas aéreas rellenas con ántrax y restos de la destrucción de 1,5 toneladas de gas VX.

Además, la destrucción de los seis misiles comenzó a primera hora de la mañana en el campamento Al Tayi, a unos 20 kilómetros al norte de Bagdad. Estos diez «Al Samud II» destruidos ¬los cuatro del sábado más los seis de ayer¬ forman parte del lote de cien que los inspectores de la ONU se disponen a desmantelar en los próximos días, en respuesta a la exigencia del jefe de los inspectores, Hans Blix, de que Bagdad comenzase a destruir los polémicos misiles a partir del 1 de marzo. Blix argumenta que esos misiles superan el alcance de 150 kilómetros, máximo permitido a Irak desde el final de la guerra del Golfo de 1991. Los equipos de inspectores prosiguen también con la destrucción de las cámaras donde se fabrican los moldes de los polémicos misiles, y Hiro Ueki dijo que también se dedicarán a inutilizar motores y otras partes vitales de estos misiles en los próximos días.

Pero las autoridades de Bagdad amenazaron ayer con suspender la destrucción de los «Al Samud II» si Estados Unidos decide llevar a cabo una intervención militar unilateral contra su país. «Si se da el caso de que Estados Unidos no respeta las vías legales, ¿por qué nosotros continuaríamos haciéndolo?», se preguntó Al Saadi refiriéndose a la destrucción estos proyectiles.

La destrucción de unos misiles que Bagdad siempre ha calificado de «vitales» ha sido considerada como muy importante por Hans Blix, aunque EE UU y Gran Bretaña han minimizado la importancia del hecho y han dicho que llega tarde.

Sin embargo, el nuevo gesto de Bagdad hace que EE UU tenga más difícil sumar votos para una nueva resolución. El proyecto de resolución fue presentado por EE UU, Gran Bretaña y España el pasado lunes para declarar que Irak ha perdido su última oportunidad para el desarme y, pese a que ha transcurrido una semana desde entonces, las reticencias entre los otros miembros del Consejo persisten. Se desconoce cuando pasará a votación el texto, pero lo más probable es que no ocurra antes de que el Consejo se reúna con Blix, previsiblemente hacia finales de semana. Nada está escrito en la agenda ya que, con el nuevo mes, la presidencia del Consejo ha pasado de Alemania a Guinea Conakry. Efe, Ep

Rosa Díez: «Ibarreche es un fundamentalista peligroso y Arzallus un amoral»
A pesar de tener su escaño en Bruselas sigue teniendo gran peso específico en el País Vasco, y no se encoge a la hora de señalar la irresponsabilidad del PNV frente a Batasuna y ETA
Carmen Gurruchaga La Razón 3 Marzo 2003

Es europarlamentaria y una persona clave entre los constitucionalistas vascos. En el último conflicto interno ocurrido en el seno de los socialistas y que le costó la secretaría general a Nicolás Redondo Terreros, algunos miembros del PSE le propusieron que se cambiara de bando y abandonara a su amigo. Ella contestó con un rotundo: «No le voy a traicionar», que oyeron muy pocas personas. Quizás, alguien quiera pasarle factura por esa postura tan coherente y haya pretendido cobrársela arrebatándo- le la portavocía europea. De momento, no lo ha conseguido.

¬Las cartas de Joseba Pagazaurtundua parecen un testamento político para desenmascarar, ¿a quién?, ¿a Atucha que lo niega?
¬Lo peor de lo que dijo Atucha fue que mintió al asegurar que Joseba se vino de Laguardia porque quiso. Que la gente sepa que Joseba se sintió solo porque lo dejaron solo, que quienes le tenían que proteger no lo hicieron y que no sólo no le protegieron sino que le amenazaron con hacer llegar a ETA, a través de Batasuna, que era un agente doble, que prestaba colaboración al CESID y a la Guardia Civil. Que haya que soportar que después de que te maten digan que tu eres el culpable y que te viniste porque quisiste...

¬O que le dijeran que se estaba dejando ver mucho...
¬No es que hayan perdido la piedad, es que no la han tenido. ¿Es de una falta de piedad!, hacia las víctimas. Es tan bochornoso y tan inmoral lo que nos están haciendo.

¬¿Mirando hacia otro lado como si no pasara nada?
¬Esto es mucho más que mirar para otro lado, es tratar de ensuciar no tu vida cuando vives, sino tu memoria cuando te han asesinado. Como es el caso de Joseba, que le dejaron solo, le pusieron en una diana, le interrogaron en las dependencias de la Ertzaintza, le amenazaron con explicar que él era un colaborador de las FSE y después de que ocurrió todo eso y lo asesinaron, han echado porquería sobre aquellos que fueron sus amigos.

¬En el País Vasco acusan de colaborador de las FSE a todos los que no son nacionalistas.
¬Es que colaborar con las FSE es nuestra obligación. El hecho de que ésa sea una acusación en manos de tu Gobierno demuestra hasta qué punto está podrido quien nos gobierna.

¬La perversión moral ha llegado a tal punto que la víctima es la responsable de que lo hayan asesinado.
¬Porque ese es el discurso de todo movimiento antidemocrático, de todo poder que se retroalimenta y se sustituye a sí mismo. Ellos le quitan importancia a las cosas que nos pasan porque a ellos no les pasan.

¬Sobre todo porque si lo piensan, a lo mejor tendrían que plantearse algo.
¬No, porque a ellos no les pasa y mientras le quiten importancia, no les pasará. Ellos estarán a salvo quitándole importancia a lo nuestro y uniéndose en una cruzada a favor del euskera como si el cierre de la empresa tuviera algo que ver con el euskera y no con una acusación concreta respecto de las actividades de esa empresa. Están a salvo mientras mantengan 15 o 16 alcaldes de Batasuna, mientras presten apoyo moral y práctico a las gentes de Batasuna.

¬Pero también hay miembros de su partido que han ido a la manifestación en contra del cierre de Egunkaria.
¬Quiero creer que la gente del PSOE que fue a la manifestación cometió una ingenuidad y como les he oído decir a ellos mismos fueron a defender los puestos de trabajo de los empleados de ese periódico. Yo creo que este país ya no está para ingenuidades y lo que allí se manifestaba no era a favor de la libertad de expresión.

¬En su partido, usted es la única que proclama que ahora no se pueden celebrar una elecciones.
¬Yo no proclamo eso, porque sé que eso, hoy, es una batalla perdida. Hoy no están ni los partidos, ni el Gobierno, ni la sociedad en condiciones de anular las elecciones. La gente tiene que saber que en este país no se dan garantías de igualdad y, por tanto, no se dan garantías democráticas.

¬Perdone que insista, pero si es así de claro, ¿por qué se legitima?
¬Porque así como hace cuatro años no se daban las condiciones sociales para ilegalizar Batasuna, porque la sociedad no lo hubiera comprendido y, por tanto, el Gobierno y los partidos tampoco se hubiera atrevido a hacerlo, hoy tampoco se dan estas condiciones. Si esto se planteara en cualquier otro país la conclusión sería clara: no se harían las elecciones.

¬¿Usted es partidaria de hacer listas conjuntas con el PP por lo menos en aquellos pueblos en los que no hay posibilidad de ir en solitario?
¬Yo creo que ese es un debate caducado y, además, me parece que es mucho más importante poner de relevancia las condiciones en las que se hace, que discutir sobre algo que no tiene ninguna solución, porque es que después de estas elecciones, probablemente, habrá un referéndum.

¬¿Usted cree?
¬Yo creo que el PNV, y por tanto el Gobierno Vasco, se va a sentir obligado a convocar un referéndum porque sabe que la única posibilidad, por remota que sea, de arrancar al sistema democrático algo que no les darían los ciudadanos en las urnas es utilizar la pervivencia de ETA. Cuando desaparezca ETA, se acabó. El PNV sabe que ETA está en la cuenta atrás, porque afortunadamente eso es así, y que tienen el tiempo contado. Por eso van a forzar la máquina.

¬Y si es así, ¿qué va a pasar?
¬El Estado tendrá que intervenir, porque es su obligación defendernos.

¬Vayamos un paso más adelante. Ibarreche, de acuerdo con su plan, convoca el referéndum, ¿qué sucede con esa mitad de la sociedad, no nacionalista, que no quiere participar?
¬Pues que si convoca un referéndum sin las garantías que establece la ley, el Estado tendrá que prohibirlo.

¬Supongamos que plantea una consulta popular y no un referéndum.
¬Sí, pero tiene que haber una pregunta clara, un universo establecido por la Constitución y por todos los dictámenes de la ONU, y el universo para la secesión, es España, no es el País Vasco. Lo demás es un subterfugio.

¬En el homenaje a Pagaza dijo que Arzallus era el responsable del asesinato porque era el que ponía a la gente en la diana para que otros mataran.
¬En el minuto de silencio que habían hecho delante de su batzoki y que, supuestamente era para rendir homenaje a Joseba, lo que hizo fue comparar a ¿Basta ya! con ETA. Exponer la idea de que nosotros somos unos radicales, igual de radicales que los que matan; que desde ¿Basta ya! estamos preparando la guerra sucia y que, por tanto, la siguiente vez que maten a uno de ¿Basta ya! será una pelea entre bandas. Quien ha dicho eso, y es el presidente del partido que gobierna en Euskadi, nos pone en una diana.

¬Además, con las connotaciones que tiene en el País Vasco la guerra sucia.
¬Es que eso tiene una historia. El problema es que esto que yo dije en Andoain lo dice todo el mundo por los bajines. Pero nadie sale a decir: «Arzallus es un cobarde».

¬Usted dice que quiere desenmascarar a los responsables políticos...
¬El asesinato de Miguel Ángel Blanco sirvió para desenmascarar a los cómplices: Batasuna. El asesinato de Joseba ha servido para desenmascarar a los responsables políticos.

¬El adversario del PNV en este momento no es un partido político sino una organización como ¿Basta Ya!
¬Si, curiosamente no es Batasuna, a quien ofrece apoyo moral. Habría que preguntarse por qué quien desenmascara a los responsables políticos se convierte de repente en el máximo adversario del PNV. Arzallus dice que va a ofrecer a Batasuna todo el apoyo moral del mundo, aunque nadie duda en este país que Batasuna es cómplice de ETA porque entre otras cosas ETA ya ha explicado cómo creó Batasuna y para qué. Bueno, pues a pesar de eso, el presidente del PNV les apoya.

¬Parece que a Arzallus le molestan más los etarras reinsertados que los que están en activo.
¬Si, de hecho, con los terroristas que matan no tiene ningún problema en pactar y lo hizo en Lizarra. Con los cómplices de los terroristas que matan, tampoco ya que gracias a él siguen teniendo y, además, les ofrece apoyo moral. Ahora bien, los terrorista que se reinsertaron hace 25 años, que se pasan a la política, que hacen política, que trabajan por la libertad..., esos no le gustan nada.

¬Muchos vascos pensaban que la situación mejoraría sin Arzallus, pero Ibarreche no pinta mejor.
¬No parece que vaya a cambiar nada a mejor. El lendakari ha demostrado, desde que es lendakari, que es un fundamentalista peligroso.

¬¿Tanto o más que Arzallus?
¬No, Arzallus no es un fundamentalista, es un amoral y un cobarde, y puede cambiar de posición como ha demostrado a lo largo de su vida.

¬¿Usted está muy segura de que a un sector de su partido no le gustaría volver a pactar con el PNV después de las elecciones?
¬Yo creo que eso ya ni se plantea. Yo no sé si hay gente en mi partido que cree que ésa sería la mejor hipótesis porque cree que esto sólo tiene solución pactando con los nacionalistas. Pero incluso esa gente sabe que eso es política ficción, porque el PNV está en otra cosa, en otra clave y hace mucho tiempo. Yo, en cambio, creo que mientras el PNV gobierne este país no tiene solución.

¬Durante años se discutía y se hablaba de vertebrar la sociedad y ahora sólo se habla de fractura social.
¬Porque para el PNV lo de menos es vertebrar la sociedad. El otro día un empresario nacionalista me planteaba que la solución tenía que venir por ahí y yo le dije que ya habíamos intentado solucionar el problema con un pacto con los nacionalistas, y que el PNV pactó con ETA porque le dio la gana.

¬Porque pretenden imponer su proyecto de país...
¬Porque la única manera de ser hegemónicos y de perpetuarse en el poder, ocurra lo que ocurra en las urnas, es hacer un pacto antinatura del que se saque ventajas democráticas de la existencia de ETA.

¬¿A qué atribuye esa agresividad exagerada hacia ¿Basta Ya!?
¬A que aquí siempre se ha hablado del peligro de las dos sociedades, pero nunca han existido. Aquí ha habido una sociedad organizada, que ha sido la nacionalista, y el resto. Ahora, por primera vez, el constitucionalismo está vertebrando a esa sociedad que reclama la libertad para todos y el acicate para esa vertebración incipiente es ¿Basta ya! Eso el PNV no lo soporta, porque sabe bien que ¿Basta Ya! es la kanchaca vasca, el lugar en el que se organiza la resistencia para ganar.

¬Hay quien dice que su partido no quiere listas conjuntas para tener las manos libres para pactar con el PNV.
¬Eso es maledicencia. Llegamos a la conclusión de que por separado sacábamos más, cosa que no es menor en este debate y se pensó que hacer un debate alrededor de las listas conjuntas, era enmascarar el problema real.

Los costes económicos de la secesión
Alberto Recarte Libertad Digital  3 Marzo 2003

El número cuatro de la revista Papeles de Ermua, editada por la fundación del mismo nombre, analiza –entre otros temas– el coste económico de la secesión para el País Vasco. Constituye, junto con el magnífico trabajo del profesor Mikel Buesa (“Economía de la secesión: Los costes de la “no-España” en el País Vasco”, publicado en octubre pasado en El Correo), un conjunto de artículos que ponen de manifiesto dónde pueden llevar los delirios totalitarios de Ibarreche y Arzallus. La opción por la independencia no es neutral económicamente, como se pone de manifiesto en esas publicaciones. Implica costes, desde encontrarse con aranceles en toda Europa, de la noche a la mañana, con la consiguiente pérdida de comercio, hasta el terrible problema del pago de pensiones de los jubilados de ahora y de un futuro próximo, en un país no sólo estancado sino en claro retroceso demográfico.

Los autores que analizan estos costes económicos, desde Rosa Díez hasta Juan Velarde han sido extremadamente cuidadosos. No han querido evaluar cuál puede ser el coste de una ruptura traumática con el resto de España para las empresas vascas que venden y compran aquí una parte sustancial de su producción. Las consecuencias económicas que analizan son, exclusivamente, las derivadas de la creación de un nuevo estado no integrado, porque no lo estaría, en la Europa comunitaria. Por ello, el análisis comienza con los efectos de un arancel exterior comunitario, y no estudia una posible decisión ciudadana, que podría producirse en el resto de España, de dejar de consumir productos de una región secesionista sometida a la tiranía nacionalista del PNV y EA. Igualmente, analizan los diversos costes de la estatalidad, pero siempre sobre la base de una vecindad no conflictiva.

En Europa tenemos dos ejemplos, hablando en puros términos económicos, de lo que acarrea el estallido de una nación: el caso checoslovaco, con acuerdos y sin violencia, y el yugoslavo, con la destrucción de una parte sustancial de todo el país. Y ninguno de los dos ejemplos citados era una realidad histórica centenaria, o milenaria, como sí lo es el caso de España. Y es evidente que la presencia de ETA y el PNV identifican el problema de la secesión con la experiencia yugoslava. De hecho, para muchos españoles vascos, la secesión ya ha comenzado. Hay 200.000 personas que han tenido que abandonar el País Vasco perseguidos, desesperanzados o expulsados por una violencia tutelada por las instituciones públicas vascas. En ninguna parte se contabiliza este sufrimiento que también tiene su contrapartida económica: pérdidas individuales y familiares, de carreras profesionales y de capitales de todos los que han tenido que exiliarse, pérdidas para la comunidad vasca –que sufrirá para poder compensar las aportaciones que ha dejado de percibir de todas esas personas– y, paradoja, ganancias para el resto de España, que ha recibido aportaciones positivas significativas de una comunidad desplazada, acostumbrada a la lucha, con un enorme bagaje formativo y ciudadano.

Como pone de manifiesto Mikel Buesa en el artículo citado, el País Vasco ha pasado, en los últimos veinte años, de ser la región más rica de España a ser sólo la sexta comunidad más próspera, y su contribución al PIB, que era del 6,74% en 1979 ha descendido hasta el 6% en 2000. Lo mismo ha ocurrido con la población, que ahora representa el 5,23% frente al 5,67% hace esos mismos años y otro tanto ha ocurrido con el empleo.

En muchos sentidos, el País Vasco tiene problemas parecidos a los de Alemania, con una industria todavía competitiva, pero en sectores estancados, aunque con una ventaja sustancial respecto a estas últimas: en Alemania los costes fiscales de la integración con el este lo están pagando duramente las empresas y los ciudadanos de Alemania occidental, mientras en el caso del País Vasco, los que viven en la región reciben una aportación fiscal significativa, y continua en el tiempo, del resto de España, y que dejarían de recibir en caso de secesión. Porque, aunque puede parecer absurdo, el sistema de cupo fiscal favorece a la comunidad vasca frente al resto de España. Y si por el tipo de industria predominante el País Vasco se parece a Alemania, desde el punto de vista demográfico se parece a Japón, un país rico, con una reducidísima natalidad, xenófobo, y sin inmigración; agravado, en el caso del País Vasco, por el éxodo de los que han tenido que refugiarse en el resto de España. Las consecuencias están a la vista para todos, tanto en Alemania como en Japón: unas crisis que ya duran más de diez años, con pocas esperanzas de futuro, porque en Alemania las transferencias fiscales internas, el tipo de industria, las relaciones sindicales y el altísimo nivel de imposición hacen difícil siquiera imaginar una salida y en el caso de Japón el envejecimiento y el temor al cambio paralizan cualquier modernización.

Recortes de Prensa   Página Inicial