AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 7 Marzo  2003
El olor del miedo
Luis María ANSON La Razón 7 Marzo 2003

LAS COSAS DE PASCUAL
Carlos HERRERA ABC 7 Marzo 2003

Más sobre la desvergüenza
Germán Yanke Libertad Digital  7 Marzo 2003

Tres días bastan
Editorial a Razón 7 Marzo 2003

Pascual y Odón, al alimón
Aleix Vidal-Quadras La Razón 7 Marzo 2003

Protagonistas de nuestra Historia
Cartas al Director ABC 7 Marzo 2003

La madre de Pagaza reta a Arzalluz a decirle «a la cara» que fue manipulada
LUIS SALA/SAN SEBASTIÁN El Correo 7 Marzo 2003

El sitio de Elorza
Breverías ABC 7 Marzo 2003

Antígona Pagazaurtundua
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 7 Marzo 2003

El rector de Barcelona que ha vetado a Gotzone Mora invitó a Otegui, Ibarreche y Pepe Rei

D. Mazón - Madrid.- La Razón 7 Marzo 2003

Michavila: Siempre son los mismos los que se oponen a iniciativas de lucha contra el terrorismo
EFE Libertad Digital  7 Marzo 2003

Los ayuntamientos navarros que hagan ondear la «ikurriña» serán multados
Rosa Carvajal - Madrid.- La Razón 7 Marzo 2003

El Constitucional rechaza la petición de la Generalitat para cesar a Jiménez de Parga
EFE Libertad Digital  7 Marzo 2003
 

El olor del miedo
Luis María ANSON La Razón 7 Marzo 2003
de la Real Academia Española

En los últimos años han sido asesinados en las provincias vascongadas concejales y altos cargos del partido socialista y del partido popular. Un rosario de cadáveres que se desgranan de forma incesante. El PNV ha circulado por esa orgía de sangre sin un rasguño. Para que los que mueran sean los populares y los socialistas y no ellos, los nacionalistas han pagado un peaje miserable: protección, apoyo, justificación, subvenciones, prebendas, negociación bajo cuerda, concesiones de todo tipo a Eta y a su dedo político Batasuna.

Esa es la realidad. Así de sencilla. La actitud del PNV ha sido rastrera, cobarde y miserable. Y lógica, porque están resguardando sus vidas frente a la amenaza del terror. Cuando cae asesinado un concejal socialista en un pueblo guipuzcoano, sus compañeros peneuvistas de concejo saben muy bien lo que tienen que hacer para no ser ellos los próximos. Matías Antolín ha explicado todo esto en un libro imprescindible: El olor del miedo. Su lectura detenida y reflexionada produce estremecimiento.

Como resultaría demasiado duro ofrecer el rostro real de tanta cobardía y tanta miseria, el PNV se maquilla de soberanista, independentista y otras coartadas políticas. Trata de camuflar el acollonamiento con máscaras que a nadie engañan y que ahondan el daño general. Rosa Díez que es una mujer admirable, que si tiene miedo se lo esconde, ha cantado en este periódico las verdades del barquero puñetero y ha llamado amoral a Arzallus y fundamentalista a Ibarreche, su marioneta de madera. El primero recoge con complacencia las nueces del árbol que agita Eta con sus crímenes; el segundo baila al son que le marca su titiritero, impasible el ademán, y con esa carita de alumno que se acerca al tribunal seguro de que le van a catear. Rosa Díez ha dicho algo más: en ningún país de la Unión Europea se celebrarían elecciones en las circunstancias que zarandean al País Vasco. Allí no hay democracia, ni habrá resultados democráticos. Es la dictadura del miedo. «El PNV es el responsable político del terrorismo de Eta y paga su libertad dando apoyo moral a Batasuna», ha añadido esta socialista admirable.

LAS COSAS DE PASCUAL
Por Carlos HERRERA ABC 7 Marzo 2003

¿DE qué Pascual? ¿De Pascual Maragall o de Tomás Pascual? ¿Del vendedor de humo o del vendedor de leche? ¿De cuál de los dos? Las cosas de Pascual Maragall tienen mucho que ver con la pérdida paulatina de la vergüenza y las cosas de Tomás Pascual tienen mucho que ver con la pérdida paulatina de mercado. Lo primero ocurre por un extraño proceso degenerativo según el cual un político pragmático y útil acaba imbuido del síndrome nacionalista que le rodea y lo segundo ocurre a causa del mismo síndrome paranoico y nacionalista que baña, como la miel espesa, a la sociedad civil catalana. A Tomás Pascual quieren fastidiarle el negocio en Cataluña como respuesta a su legítima decisión de comprar la leche a otros ganaderos distintos que los catalanes: parece que una controversia en cuanto a la definición de sus yogures ha desatado el desafuero y ha llevado las cosas a extremos que no desean ni Pascual ni sus consumidores ni nadie. Pero ya se sabe que los dictados nacionales que interpretan los druidas de la tribu sólo tienen una dirección y esa es la que señala la arcadia feliz de la soberanía. Lo demás, está de más. Si Tomás Pascual quiere que los catalanes beban su leche habrá de hacer las cosas como quieren los que deciden cuál es la Cataluña correcta, la Cataluña legítima, la Cataluña posible (no me cabe duda de que, antes o después, la cosa se arreglará: Pascual es listo y los consumidores catalanes también).

Son las cosas de Pascual, ha dicho Rodríguez Ibarra, no sé si con indiferencia o con desapego; son las cosas del nacionalismo, podría haber dicho, las cosas que hacen posible estar más cerca de verdugos que de víctimas, pero le ha faltado valentía al extremeño para alinearse un poco más con el sentido común. Son las cosas que impiden que, sin ir más lejos, un grupo de profesores de la Universidad de Barcelona pueda celebrar un acto igual que lo han celebrado Pepe Rei, Otegui o Ibarreche. El Magnífico Rector Joan Tugores ha estimado improcedente la solicitud y ha denegado las instalaciones de la universidad al colectivo de profesores que defiende, ya ven, el derecho elemental a la libertad de expresión. Para Tugores, pretender hablar de libertades desde la crítica al nacionalismo es una inaceptable provocación que no merece el concurso de sus abiertas instalaciones, tan abiertas que suelen entrar en ellas con total impunidad los muchachotes independentistas subvencionados por la administración autonómica que usan con frecuencia la violencia para impedir el normal desarrollo de todo acto en el que se exprese la más mínima crítica al totalitarismo nacionalista. Dice Tugores que el acto que pretendía encabezar Gotzone Mora, miembro de ¡Basta Ya! e impulsora de la plataforma Profesores por la Libertad del País Vasco, no concuerda con el «compromiso por la pluralidad, la tolerancia y el diálogo» por el que debe velar la Universidad y bla bla bla bla. Hasta el momento, Pascual, el de las cosas, no ha abierto la boca para decir que tiene la sensación de que Gotzone y sus secuaces tienen razón. Para Pascual, Marcelo el de «Egunkaria» fue torturado, pero, en cambio, Gotzone y otros profesores vascos a los que torturan a diario con la amenaza, la extorsión y el insulto, no sufren el desapacible suplicio de la injusticia. Para Gotzone, ni una palabra. Para Marcelo sí.

A Fernando Savater le arrearon sin disimulo -al igual que hicieron en su día con Jon Juaristi y Aleix Vidal Quadras- y tampoco Pascual sintió la necesidad de expresar sus sensaciones. Tugores calló como un miserable y nadie en Cataluña ha osado alzar la voz. Ese es el panorama que hace que algunos sintamos, desconsolados, el desagradable arañazo del desengaño.

Querido Tomás, estos sí que son la leche.

Más sobre la desvergüenza
Germán Yanke Libertad Digital  7 Marzo 2003

Ya sabemos que el Parlamento está tenso y ocupado, pero no creo que encuentre estos días ocupación mejor que amparar –o dar crédito, como ahora se dice– a una mujer que, además de ser víctima del terrorismo, está siendo maltratada e insultada hasta límites difícilmente soportables.

Este jueves hemos tenido que verla de nuevo, valiente y decidida, respondiendo a las acusaciones de Xabier Arzalluz y retándole, ella, una mujer anónima hasta hace unos días, a que le repita a la cara sus mentiras.

Se agradece que haya contado, en sus convincentes comparecencias públicas, con la eurodiputada Rosa Díez y con el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas.

Pero, a mi juicio, no basta. Sobre todo cuando un sector del PSOE, el que encabeza Maragall y en el que hace de mamporrero Odón Elorza, se dedica a "dar crédito" a los amigos o miembros de ETA como paso previo para pactar con los nacionalistas del PNV, tan totalitarios como los de ETA.

La familia de Joseba Pagazaurtundua, además del dolor de las circunstancias que están viviendo desde el asesinato, son un ejemplo de los ciudadanos vascos amenazados y agredidos por el nacionalismo. Son una muestra también de la desigualdad e injusticia en las que se van a celebrar las próximas elecciones municipales. Si al PSOE le produce más ira la acusación del vicepresidente Rato a Maragall que esta situación, no es sólo la prueba de que no ganarán las próximas elecciones generales. Es la prueba de que no merecen ganarlas.

Ahí, en la política agresiva del PNV, tiene Labordeta una buena ocasión para mandar a la mierda a quien se lo merece. Y Mauricio para aclararse sobre el terrorismo. Y Guardans para hacerse con una pizca de dignidad. Y los demás para ser útiles a los ciudadanos concretos.

Tres días bastan
Editorial a Razón 7 Marzo 2003

El proceso en curso para la deslegalización del brazo político de ETA, Batasuna, debe concluirse con la mayor celeridad posible si es que se quiere cumplir el fin último previsto por el legislador, que tendrá el efecto de impedir que los cómplices del terrorismo etarra puedan concurrir a las próximas elecciones municipales del 25 de mayo, camuflados bajo cualquier otra denominación o, lo que parece más probable, utilizando la fórmula de las agrupaciones independientes de electores. Porque no se trata sólo de deslegalizar Batasuna, sino de echar del juego democrático y libre que se ha dado este país a unos indeseables que se aprovechan de las urnas con fines bastardos.
Frente a los que consideran que, de acuerdo a las previsiones de la Ley, hay tiempo de sobra para cumplir los objetivos, nosotros, respetuosamente, discrepamos.

Precisamente en estos momentos, está corriendo el turno de los proetarras para presentar sus alegaciones al Tribunal Supremo. Y es de suponer que intentarán apurar hasta el máximo los plazos que le concede la Ley de Partidos, y que recurrirán al manido, pero eficaz, truco de presentar su respuesta ante una sala judicial del País Vasco. La correspondiente remisión del recurso hasta la Sala del Supremo que ve la causa añadirá nuevas demoras. Las tácticas dilatorias son, por desgracia, una práctica demasiado conocida, a la que suelen recurrir quienes ya nada tienen que ganar, y sí mucho que perder, como parece más que evidente que es el caso del brazo político de ETA. Apurar los plazos al máximo supondrá sin duda un esfuerzo suplementario para los magistrados, algo que, estamos seguros de ello, no generará objeción alguna. Porque no se trata de una cuestión de mero capricho, sino de contar cuanto antes con una sentencia que permita señalar a Batasuna como ejemplo de lo que no puede ser un partido. La propia Ley de Partidos ha previsto que, con una sentencia ya dictada para la deslegalización de un partido, bastará con determinar las conexiones, las similitudes sustanciales, su organización y funcionamiento o, entre otras «coincidencias», la identidad de las personas, evitar que Batasuna pueda aprovechar un agujero legal para mutar de nuevo, cambiar nombre o presentar a los mismos batasunos bajo la cobertura de agrupación de electores.

Los magistrados tienen la obligación moral de hacer todo lo que esté en su mano, todo lo que pueda hacerse dentro de la más estricta legalidad, para evitar la burla sistemática del sistema de garantías. Si tres días bastan para dictar una sentencia, no se entendería que dejasen transcurrir prácticamente tres semanas. Lo mismo cabe esperar de los magistrados del Tribunal Constitucional, en el más que probable caso de que la causa llegue hasta su mesa. ETA se ha servido de la Ley para aposentar su estructura mafiosa. Y eso no puede volver a ocurrir en una convocatoria democrática, como debe ser la del próximo 25 de mayo.

Pascual y Odón, al alimón
Aleix Vidal-Quadras La Razón 7 Marzo 2003

Una diferencia relevante entre los dos grandes partidos nacionales es la ausencia en las filas del PP de figuras como Pascual Maragall y Odón Elorza, cuyas posiciones públicas cercanas a las tesis nacionalistas desentonan llamativamente con la doctrina oficial de la formación en la que militan. Si el alcalde de San Sebastián y el aspirante a presidente de la Generalitat fuesen dos afiliados de base cuyas opiniones no escapasen de un pequeño círculo íntimo, sus filias o sus fobias no tendrían mayor importancia. Sin embargo, el destacado dirigente socialista vasco rige una de las tres capitales de aquella Comunidad y el ex alcalde olímpico fue el candidato más votado en las elecciones autonómicas catalanas de 1999 y, según los sondeos, existe una elevada probabilidad de que el próximo mes de octubre se encuentre en condiciones de articular una mayoría en el Parlamento de Cataluña.

Hay dos aspectos de este fenómeno extraño que consiste en la presencia en los más altos estratos de responsabilidad del PSOE de personajes que le hacen el juego a Batasuna o por extensión a la misma ETA, que resultan particularmente desconcertantes. El primero aparece cuando uno se interroga sobre las razones de un comportamiento tan sorprendente y el segundo al reparar en el tremendo daño que semejante actitud le hace al proyecto que hoy encabeza José Luis Rodríguez Zapatero. En lo que se refiere a las motivaciones, una bastante plausible es el miedo, bien sea consciente o inconsciente. Elorza pretendería mediante sus ambiguos coqueteos con el radicalismo abertzale ponerse a salvo de las pistolas asesinas y Maragall tres cuartos de lo mismo.

Ahora bien, la lista de víctimas vascas de ETA incluye unos cuantos notorios equidistantes y el caso de Ernest Lluch es también lo suficientemente elocuente como para que nadie alimente la ilusión de que los verdugos etarras perdonan a los nadadores entre dos aguas. Esta explicación, por tanto, no parece válida. Otra estribaría en la búsqueda del beneficio electoral o en la preparación de un clima favorable para posibles alianzas futuras. Así, Odón Elorza buscaría el voto nacionalista tibio y alimentaría por si acaso lazos de afecto con el PNV, mientras que Maragall tendría la mirada puesta en los simpatizantes convergentes huérfanos de Pujol, además de calentar el lecho en el que espera acoger a Esquerra Republicana. Este planteamiento, si no se miden cuidadosamente sus manifestaciones, lleva aparejado el riesgo de despertar el rechazo del significativo número de electores socialistas que detestan al nacionalismo autodeterminista, por lo que tampoco luce demasiado aconsejable. Queda la posibilidad de que Elorza y Maragall crean sinceramente que la identidad étnica debe estar por encima de la libertad y la igualdad. Si es así, surge la pregunta de qué pintan en el PSOE. Quizá un día se aclare el misterio.

Protagonistas de nuestra Historia
Cartas al Director ABC 7 Marzo 2003

Tuve la suerte de conocer a Joseba Paga-zaurtundua, la última víctima de ETA, y de hablar con él en tres o cuatro ocasiones.

Nuestra asociación, Iniciativa Ciudadana de Apoyo a los Constitucionalistas Vascos, se pone en contacto con los amenazados por los proetarras para hacerles llegar nuestro cariño y apoyo, y, desgraciadamente, a Joseba lo tuvimos que llamar en varias ocasiones, pues quemaron su coche y arrojaron cócteles molotov contra su vivienda. La última vez que hablamos con él fue en navidades: la asociación mandó un obsequio navideño a la sede del PSOE en Andoain, sabíamos lo que estaba pasando en un pueblo gobernado por Batasuna y queríamos que supieran que los teníamos presentes.

Joseba Pagazaurtundua no se ha convertido ahora, al ser asesinado, en una víctima de ETA. Joseba era víctima de esa siniestra trama del nacionalismo totalitario y excluyente, que hoy se enseñorea del País Vasco, desde hace muchos años, como lo están siendo ahora mismo miles de vascos. Porque en el País Vasco no hace falta morir o ser mutilado para vivir aterrorizado. Defender la Constitución, la libertad, sentirse de manera natural vasco y español o simplemente pensar diferente es motivo suficiente para convertirse en víctima. A partir de ahí cualquiera puede ser excluido, coaccionado, insultado, etcétera. En eso consiste precisamente el terrorismo, en extender el miedo en todas las direcciones. En medio de este trágico panorama, una parte muy considerable del pueblo vasco mantiene una pacífica y heroica resistencia cívica sin paragón en la moderna historia europea. Su defensa de la legalidad vigente, de la Constitución y del Estatuto, en definitiva, de la libertad y la democracia, alcanza tintes épicos y de los que no nos percatamos en toda su dimensión. En estos momentos en que España se juega tanto en el País Vasco, nosotros los ciudadanos anónimos debemos hacernos oír y ser protagonistas de nuestra Historia.    María Santamaría Gosende.  Toledo.

La madre de Pagaza reta a Arzalluz a decirle «a la cara» que fue manipulada
«Aunque fuera poco a la escuela, a mí no me escribe nadie los papeles» La familia asegura que el Gobierno vasco no se ha puesto en contacto con ellos para investigar sus denuncias
LUIS SALA/SAN SEBASTIÁN El Correo 7 Marzo 2003

Pilar Ruiz Albizu, madre de Joseba Pagazaurtundua, retó ayer a Xabier Arzalluz a que le diga «a la cara» que ella no dice lo que piensa, sino que está «manipulada» por terceras personas. El presidente del PNV afirmó el martes en un programa de 'Euskal Telebista' que «a esa pobre mujer le hicieron leer un papel» con críticas al nacionalismo y apuntó a Rosa Díez como «maestra de ceremonias» de la conferencia de prensa de la pasada semana, en la que la viuda, la madre y la hermana del socialista asesinado acusaron al Gobierno vasco de «negligencia política» en la muerte de su familiar.

«A mí no me escribe nadie los papeles, aunque fuera poco a la escuela», respondió ayer la madre de Pagaza. Pilar Ruiz, que se presentó por segunda vez ante las cámaras como natural de Rentería, «hija de un socialista que defendió la libertad, hizo la guerra y sufrió cárcel» y de «una mujer nacionalista», repitió las denuncias que realizó en su comparecencia de hace unos días. Aseguró que su hijo Joseba no regresó a Andoain voluntariamente tras pasar un tiempo destinado en la comisaría de la Ertzaintza de Laguardia por razones de seguridad. «Vino obligado y muy disgustado», subrayó. «Sabía que le perseguían, y el Departamento de Interior también lo sabía».

Reiteró también sus críticas a dirigentes del PNV en Guipúzcoa y al propio Arzalluz, que en los días siguientes al asesinato de su hijo se refirieron a Basta Ya, organización de la que Joseba era militante activo, como el «reverso de la moneda» de ETA. «Ustedes no tienen piedad ni vergüenza», les espetó en castellano y euskera.

En la televisión
Y por si no había hablado suficientemente claro en su primera intervención, la mujer tomó la palabra de nuevo al final de la rueda de prensa para repetir su desafío: «Reto a Arzalluz a que, en la televisión que quiera y como quiera, me diga a la cara que a mí me preparan las cosas que voy a decir. Porque todavía no ha nacido el que a mí me impida decir lo que tengo que decir».

Acompañaban a Pilar Ruiz su hija Maite, concejala socialista en Urnieta, su nuera Estíbaliz Garmendia y una amplia representación del PSE-EE, con su presidente Jesús Eguiguren al frente. La hermana del agente asesinado calificó las declaraciones de Arzalluz al programa 'El punto' como «un ejemplo claro de degeneración política» y acusó al presidente del PNV de eludir las denuncias de fondo que realiza la familia: que Interior no comunicó a Joseba que su nombre aparecía en los papeles del 'comando Buruntza' y que personas a las órdenes de Balza le amenazaron de muerte en una comisaria de la Ertzaintza.

Maite Pagazaurtundua aseguró que el Ejecutivo de Ibarretxe aún no se ha puesto en contacto con la familia para investigar estos hechos. Ni siquiera para conocer de primera mano las cartas manuscritas del difunto que avalan las denuncias de la familia. En cambio, el presidente del PNV «sale a la palestra para lanzar sobre nosotros la culpa y la mentira, para sembrar la sospecha y para descalificarnos sin utilizar argumentos políticos», denunció.

Manuel Huertas, secretario general del PSE-EE en Guipúzcoa, expresó públicamente el «apoyo total» de los socialistas vascos a la familia Pagazaurtundua Ruiz y aseguró que el partido se identifica plenamente con la valoración que ésta hace de las circunstancias que rodearon el asesinato del jefe de la Policía local de Andoain.

Huertas achacó la reacción de los dirigentes del PNV al malestar que causó en el partido de Arzalluz que la familia de la última víctima de ETA se negara a recibir en la capilla ardiente a representantes de las formaciones políticas firmantes del pacto de Lizarra, lo que impidió que se repitiera «la ceremonia de la hipocresía», dijo en alusión al pésame de los nacionalistas tras un atentado.

El sitio de Elorza
Breverías ABC 7 Marzo 2003

Mientras pide a los jueces que investiguen «cualquier caso de malos tratos y tortura» y se solidariza con Maragall en su campaña de apoyo a los responsables de «Egunkaria», Odón Elorza le niega a ¡Basta Ya! los salones municipales del Ayuntamiento donostiarra para celebrar un debate. El alcalde de San Sebastián, que ha rechazado el acto tras calificarlo de político, pasa de las sospechas a las evidencias y hace saber, sin bandos, dónde y con quién está.

Antígona Pagazaurtundua
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 7 Marzo 2003

DESDE nuestra Grecia clásica, Antígona es el arquetipo de la rebelión moral de las víctimas ante los desafueros de la tiranía. Sófocles representa en una mujer el arquetipo del deber moral: Antígona es una heroína puesto que, cuando la Vida y la Muerte se enfrentan en su radicalidad, nadie mejor que la Mujer para defender el tesoro de la Vida. Y ahí están las Antígonas vascas: Rosa Díez, María San Gil, Edurne Uriarte, la alcaldesa de Lasarte, y ahora también la hermana, la madre y la viuda de Joseba Pagaza. Son criaturas para el Amor, la Vida y la Felicidad, desean la Vida pero no obedecen al tirano porque son más importantes las leyes de los dioses, el hacer lo que debe ser hecho, que las de los hombres. La miseria e inmundicia de la tiranía nacionalista no permite enterrar dignamente los restos del hermano. Pero Antígona le ha retirado su hipócrita careta. Es responsable de su muerte, le ha quitado la vida pero no podrá quitarle también la dignidad. Por eso acusan a Atutxa, el presidente del degradado foro en que el Ternera es campeón de los derechos humanos, y a la policía autonómica, de tener una grave responsabilidad moral en este crimen.

Si Ibarretxe, su gobierno títere y toda la fementida canalla a la que protege el nacionalismo vasco tuvieran un mínimo de vergüenza, escucharían el grito desgarrador de Antígona Pagazaurtundua: «No tenéis piedad». Grito escalofriante que ha de resonar en todos los oídos de las personas de buena voluntad, porque es un aldabonazo a la conciencia de España y Europa. Grito que están especialmente obligados a escuchar los obispos y clérigos cómplices del nacionalismo, porque, si creen en algún valor espiritual, nunca se podrán esconder tras el tenebroso chapapote moral con el que el nacionalismo vasco contamina esa tan querida y atormentada parte de España.

El rector de Barcelona que ha vetado a Gotzone Mora invitó a Otegui, Ibarreche y Pepe Rei
La profesora de la UPV pronunciará la conferencia en un centro cultural
Los organizadores estudian tomar medidas legales contra Joan Tugores y la Universidad por presuntas injurias
La decisión del rector de la Universidad de Barcelona, Joan Tugores, de prohibir la conferencia que la profesora de la UPV Gotzone Mora iba a dar el próximo martes en el aula magna del campus ha provocado que los organizadores del encuentro estén estudiando medidas legales contra la Universidad. Asimismo, el presidente de «Profesores para la democracia», Francisco Caja, criticó que el rector vete a Mora pero haya permitido que Otegui, Ibarreche y Pepe Rei se expresaran libremente. La conferencia de la miembro de «¿Basta ya!», finalmente, se celebrará en un centro cultural de Barcelona.
D. Mazón - Madrid.- La Razón 7 Marzo 2003

La indignación por la suspensión de la conferencia de Gotzone Mora en la Universidad de Barcelona crece día a día entre los organizadores del acto y los sectores no nacionalistas del mundo universitario catalán, más aún cuando este sector echa la vista atrás y comprueba que personajes como el líder de Batasuna Arnaldo Otegui, el «lendakari» Juan José Ibarreche o el periodista proetarra Pepe Rei han ofrecido conferencias en el campus barcelonés sin ningún impedimento por parte de las autoridades universitarias.

En este ambiente de indignación, los organizadores del acto, «Profesores para la democracia», que preside Francisco Caja, anunciaron ayer que tienen intención de tomar medidas legales contra el rector de la Universidad, Joan Tugores, ya que, según explicó Caja a LA RAZÓN, «se nos imputan unos antecedentes que son casi penales y de los que somos víctimas, y eso es injurioso». Además, señaló que se están «vulnerando derechos fundamentales como la libertad de expresión», y anunció que están preparando un manifiesto que trasladarán a toda la comunidad universitaria denunciando estos hechos, comunicado que trasladarán a todos los partidos políticos con la intención de que lo suscriban.

Tanto Francisco Caja como la profesora de la Universidad del País Vasco Gotzone Mora confirmaron a LA RAZÓN que la conferencia se celebrará finalmente en el «Centro de Cultura Contemporánea» cedido gratuitamente por su presidente, Josep Ramoneda, que recibió multitud de elogios por parte de la organización del evento. Caja, por su parte, concluyó que los motivos que han impulsado la prohibición de la conferencia son «inauditos», pero que se deben a que a las autoridades de la Universidad de Barcelona «les interesa antes una universidad catalana que una universidad libre».

Por su parte, la profesora Mora, miembro de «¿Basta ya!» y portavoz de «Profesores por la libertad», mostró a este periódico su clara intención de dictar la conferencia «en cualquier sitio» en caso de que dificulten la celebración del acto en el centro cultural. Mora se mostró indignada por la decisión de Tugores pero expresó su satisfacción por los apoyos que están recibiendo desde «un nivel académico muy alto» de las diferentes universidades de Cataluña, y anunció la presencia en la conferencia de «la flor y nata del mundo universitario catalán», al que los organizadores pretenden añadir representantes de otras universidades españolas. Mora terminó afirmando que «tengo que ir por coherencia» y «para denunciar todo lo que aquí está pasando».
Por último, el filósofo y líder de «¿Basta ya!», Fernando Savater, pidió ayer la dimisión del rector por vetar a Mora y por los intentos de agresión que sufrió la semana pasada.

Michavila: "Siempre son los mismos" los que se oponen a iniciativas de lucha contra el terrorismo
EFE Libertad Digital  7 Marzo 2003

Pese a que la iniciativa de endurecer las penas para delitos de terrorismo tiene un respaldo del 90 por ciento del Congreso, PNV, EA, IU, ERC, ICV Y BNG creen que es contraria a la Constitución. Para el ministro de Justicia, José María Michavila, “son siempre los mismos” y tachó de “incoherencia política” las enmiendas a la totalidad.

El ministro de Justicia, José María Michavila, lamentó hoy la "incomprensible oposición" y la "incoherencia política" de los grupos que se oponen al proyecto de ley para el endurecimiento de las penas a los terroristas, quienes consideraron que la iniciativa se acerca a la cadena perpetua. Michavila hizo estas consideraciones durante el debate en el Pleno del Congreso de las seis enmiendas de devolución de PNV, IU, EA, ERC, ICV y BNG al citado proyecto de Ley, que fueron rechazadas por la mayoría de la Cámara.

El ministro dijo que esta iniciativa cuenta con el respaldo del 90 por ciento del Congreso y lamentó que sean "siempre los mismos y nada más que los mismos" los que se oponen a iniciativas de lucha contra el terrorismo, aunque confió en que abandonen "su inexplicable" posición.

Los portavoces de los partidos que han presentado enmiendas a la totalidad coincidieron en señalar que las medidas propuestas vulneran el principio constitucional de la reinserción, y una buena parte de ellos consideró que el aumento de 30 a 40 años del período de cumplimiento de las condenas por terrorismo se acerca a la cadena perpetua.

Durante su intervención, Michavila, que llevaba collarín a causa de un pequeño accidente de automóvil, manifestó el deber de la democracia de impulsar todas las medidas necesarias, desde el respeto a la Constitución, para defender a las víctimas del terror. Se trata, dijo, de cerrar cualquier espacio de impunidad que beneficie a los terroristas y evitar que éstos se "burlen" del Estado de Derecho si saben que no van a cumplir las condenas que le son impuestas.

Ningún etarra ha cumplido íntegra su pena
Michavila advirtió de que España no debe ser el único país de la UE donde "más barato resulta" ser terrorista y recordó que ninguno de los condenados por los cerca de mil asesinatos de ETA ha cumplido íntegramente la pena. Michavila añadió que el proyecto establece una respuesta penal "proporcionada y efectiva" a la gravedad de los delitos y subrayó que a partir de ahora a los terroristas "no les va a salir gratis el segundo o el tercer asesinato" y sólo podrán obtener beneficios penitenciarios si cooperan activamente con la democracia.

”La voladura” del Código Belloch, como revancha
Desde IU, su diputado Luis Carlos Rejón expresó el "noble derecho" de su grupo a equivocarse y no creyó conveniente reformar el actual Código Penal, "no precisamente blando en términos punitivos". "La voladura del Código Penal de 1995 -agregó- tiene un profundo sentido de revancha ideológica de la derecha española que, ahora, sin complejos, pretende imponer una praxis retributiva alejada de la apuesta constitucional por la resocialización".

Margarita Uría, del PNV, indicó que el proyecto "tropieza" con el fin resocializador de las penas y lo calificó de "oportunista", regresivo", "dudosamente constitucional" e "ineficaz", a la vez que estimó que no será disuasorio porque ETA "cultiva el victimismo". Por EA, Begoña Lasagabaster también arremetió contra el proyecto porque "vulnera" los principios de reinserción y no va a tener una eficacia disuasoria para delitos de convicción.

Mientras, Carlos Aymerich, del BNG, indicó que se trata de "una cadena perpetua encubierta" que "nos retrotrae al antiguo régimen", lo que compartió el diputado de ERC Joan Puigcercós, quien además indicó que "no hay razones para creer que disuadirá a los que hacen de la violencia su mecanismo para defender ideas".

El portavoz de CiU en el debate, Manuel Silva, también consideró que el proyecto es una aproximación peligrosa a la cadena perpetua, dijo que la política penitenciaria no debe centrarse en el endurecimiento de las penas y pidió el acercamiento de los presos como instrumento eficaz en la lucha contra el terrorismo.

Los ayuntamientos navarros que hagan ondear la «ikurriña» serán multados
UPN lleva adelante la Ley de Símbolos que prohibirá la bandera vasca
El Parlamento de Navarra rechazó ayer todas las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición contra el proyecto de Ley de Símbolos aprobado por el Gobierno de Navarra que prohíbe la colocación de ikurriñas en los ayuntamientos. UPN presentó a su vez una enmienda que exige el cumplimiento de la ley y que sancionará económicamente a todos los consistorios que incumplan la futura norma.
Rosa Carvajal - Madrid.- La Razón 7 Marzo 2003

El Parlamento de Navarra rechazó ayer todas las enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición contra el proyecto de Ley de Símbolos del Gobierno navarro, por lo ésta continúa en trámite. Salvo UPN y CDN, el resto de partidos políticos se opone a obligar por ley a la retirada de ikurriñas en los ayuntamientos navarros.
Por su parte UPN presentó una enmienda a la totalidad que obliga a cumplir la legalidad y a sancionar económicamente a todos aquellos ayuntamientos que ondeen la ikurriña en los balcones municipales. El secretario general de esta formación, Alberto Catalán, se mostró «absolutamente» sorprendido porque el PSN siga empeñado en no apoyar esta medida legal».

Los regionalistas acusan al secretario general de PSN, Juan José Lizarbe, de seguir haciendo el juego a los separatistas vascos y de no apoyar una ley que impide que se desprecien los símbolos navarros. En este sentido, manifiestan que «Lizarbe antepone la estrategia común que mantiene con el nacionalismo vasco de Navarra a la voluntad de los navarros, que es que se respeten los símbolos de la comunidad foral».

Por su parte, Lizarbe ya señaló que el planteamiento socialista es «la promoción» del escudo, el himno y la bandera de Navarra y no la «prohibición» de otros. «La iniciativa socialista no contempla ninguna sanción para los ayuntamientos navarros que impongan la ikurriña», sostuvo el parlamentario socialista.

En otro orden de cosas, UPN denunció el pasado miércoles «el incumplimiento por parte de Lizarbe» del acuerdo al que había llegado con la formación regionalista en relación con el uso del vascuence en la UPNA (Universidad Pública de Navarra). Según los regionalistas, Lizarbe ha cambiado de criterio y ha pretendido introducir modificaciones a los textos iniciales del Gobierno y del propio PSN «sin el consenso con UPN», una actitud que la formación regionalista ha calificado de «tomadura de pelo», «tras haber aceptado por ambas partes el compromiso de llegar a un acuerdo en esta materia con base en las propuestas presentadas por Gobierno y PSN». El secretario general de UPN, Alberto Catalán, critica una vez más al PSN de «hacer un guiño más al nacionalismo vasco».

Con este cambio de postura, dicen los regionalistas, "Lizarbe está permitiendo que no haya una ley que regule el uso del vascuence en la UPNA y que se cumpla así el objetivo de los nacionalistas y separatistas vascos". "Mucho nos tememos que Lizarbe ha oído las voces que reclamaban un acercamiento con los nacionalistas en materia lingüística", comentan.

Sin embargo, la formación regionalista ha pedido a Lizarbe que "no rompa el compromiso con UPN en un tema tan importante para la comunidad universitaria y para Navarra como la regulación del vascuence en la UPNA" y le ha dicho que "todavía está a tiempo de mantener su postura inicial en el Pleno del Parlamento que debatirá la propuesta".

UPN Para el secretario general de UPN, Alberto Catalán, que impidan la colocación de la ikurriña en los ayuntamientos navarros». Partido Socialista navarro afirmó Una medida rechazada(Coalición Demoel resto de partidos políticos Este proyecto prohíbe a los ayuntamientos navarros la colocación de las ikurriñas en los ayuntamientos municipales. la no prosperaron ayer. Fueron rechazadas por el Parlamento. UPN presentado por la formación política UPN para prohibir la instalación de las ikurriñas en los ayuntamientos navarros fueron rechazadas ayer en el Parlamento de Navarra. Sólo UPN presentó una enmienda para que se exija el cumplimiento de la legalidad y se puedan imponer sanciones a los ayuntamientos

El Constitucional rechaza la petición de la Generalitat para cesar a Jiménez de Parga
EFE Libertad Digital  7 Marzo 2003

El Pleno del Tribunal Constitucional ha rechazado este jueves por unanimidad la petición de cese de su presidente, Manuel Jiménez de Parga, presentada por el Gobierno catalán con motivo de las manifestaciones sobre la vigencia de las nacionalidades históricas.

En un acuerdo adoptado este jueves, de cuyo contenido se ha dado ya traslado a la Generalitat de Cataluña, el TC afirma que esas declaraciones "no fueron realizadas por el Presidente en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales ni gubernativas" y recuerda que "los Jueces y Magistrados, en cuanto ciudadanos, gozan del derecho de expresar libremente sus ideas y opiniones".

El pasado 21 de enero, Jiménez de Parga abogó por el fin de la clasificación entre las comunidades históricas y las que no lo son, añadió que esa distinción tuvo su "interés político" en 1977 pero no lo tiene en la actualidad y dijo que la organización de nacionalidades y regiones de España no puede "quedar reducido a segundones frente a tres comunidades que dicen que son distintas" porque tuvieron en la República un Estatuto de Autonomía.

La Generalitat de Cataluña pidió el cese del presidente del TC alegando que había incurrido en una de las causas previstas para el mismo, la de "dejar de atender con diligencia los deberes de su cargo", y solicitó subsidiariamente que se abstuviera "en todos los procedimientos" en los que es parte el Gobierno catalán que se hallan en tramitación ante el Alto Tribunal.

El Ejecutivo autonómico consideró que entre los deberes del cargo de Magistrado del Tribunal Constitucional cuya desatención puede dar lugar a su cese está el de no tomar postura pública en controversias políticas o jurídicas relacionadas con el ámbito de la jurisdicción que ejerce. Además, estimaba que sería constitucionalmente legítimo limitar la libertad de expresión de los Magistrados mediante su cese cuando se produce la exteriorización de determinadas opiniones.

El Pleno del TC dice, sin embargo, que "ninguna de ambas premisas puede ser compartida", porque Jiménez de Parga no hizo esas manifestaciones en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales, "por lo que la conducta que se denuncia difícilmente podría ser considerada como una infracción de los deberes del cargo". Añade, además, que "cuando se pretende asociar una sanción, como lo es el cese en su cargo de Magistrado, a la manifestación pública de una opinión, no puede desconocerse la reiterada doctrina del TEDH y de este Tribunal conforme a la cual los Jueces y Magistrados, en cuanto ciudadanos, gozan del derecho de expresar libremente sus ideas y opiniones".

"Cuando se trata de imponer una restricción a la libertad de expresión, como sin duda lo es privar de la condición de Magistrado como consecuencia del contenido de unas manifestaciones, tal restricción no sólo ha de ser necesaria y perseguir un fin legítimo, sino que ha de haber sido establecida legalmente con una previsibilidad y taxatividad que no puede predicarse de los preceptos que se alegan como fundamento", señala el acuerdo.

Recortes de Prensa   Página Inicial