AGLI

Recortes de Prensa     Martes 25 Marzo  2003
El Estatut soberanista
Francisco Marhuenda La Razón 25 Marzo 2003

DESDE IRAQ A ESPAÑA
Jaime CAMPMANY ABC 25 Marzo 2003

GUERRA Y PAZ
MANUEL-J. GONZÁLEZ Y GONZÁLEZ  ABC 25 Marzo 2003

Querido Kofi
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 25 Marzo 2003

Francia remitirá a la Audiencia la relación de 300 empresarios que han pagado dinero a ETA
J. M. Zuloaga - Madrid.- 25 Marzo 2003

Mora recuerda a Ibarretxe que no es ético dar becas a los etarras
ABC 25 Marzo 2003

Su turno, lendakari
Cartas al Director ABC 25 Marzo 2003

Huelga de solidaridad... con Sadam
EDITORIAL Libertad Digital  25 Marzo 2003

El Gobierno reclama a CiU que no siga «la estela secesionista» vasca
La Voz 25 Marzo 2003
 

El Estatut soberanista
Francisco Marhuenda La Razón 25 Marzo 2003

No ha sido ninguna sorpresa. CiU ha optado por presentar un proyecto de reforma del Estatut en clave soberanista que lo hace inviable. Ni PP ni PSOE apoyarán, aunque necesitaran los votos de CiU en el Congreso de los Diputados, una reforma que significaría acabar con el modelo constitucional y abriría un proceso de agravios en el resto de comunidades autónomas de consecuencias imprevisibles. Por otra parte, no estamos ante una prioridad para el pueblo catalán sino ante una huida hacia adelante de CiU que intenta desviar la atención. Cataluña tiene otros problemas y prioridades, pero a la federación nacionalista no le interesa debatir sobre la obra de gobierno, sino sobre horizontes utópicos que no conducen a nada.

Al margen de las excentricidades de Maragall, consecuencia tanto de su costumbre de improvisar como de la levedad de su fundamento ideológico, era previsible que el PSC no secundara una propuesta de reforma que sólo cabe interpretarla en clave preelectoral. Faltan pocos meses para las autonómicas y el escenario, según las encuestas, es desfavorable para CiU. El giro soberanista está dirigido a los sectores más nacionalistas, pero puede motivar que el voto más centrista se decante por los socialistas. Los catalanes nunca hemos sido propensos a los experimentos políticos y el grado de autonomía es suficiente, salvo para los sueños independentistas de quienes van a contracorriente de la historia.

Lo que quizá hubiera sido posible hace cien años, en un contexto político e histórico distinto, hoy emerge como una vieja antigualla surgida de un arcón polvoriento. No tiene ningún sentido pretender que Cataluña sea un Estado Libre Asociado, como si fuéramos Puerto Rico, en el complejo e ilusionante proceso de construcción europea. CiU no conseguirá una mayoría suficiente en el Parlament y mucho menos en las Cortes. ¿Qué hará cuando muestre su incapacidad?

DESDE IRAQ A ESPAÑA
Por Jaime CAMPMANY ABC 25 Marzo 2003

DE vuelta de la guerra de Iraq, aunque sólo sea por un día, vamos a ver lo que nos depara el destino en este lugar llamado Hispania, tierra de águilas y de toros, de cabras montesas y de víboras cornudas y, según dicen los etimólogos, también tierra de conejos, quién lo diría. Por aquí, por estos páramos de las Batuecas, los propósitos de Artur Mas se han desplegado frente a Cataluña, sitiada hasta ahora por las propuestas de Pasqual Maragall. Como estamos en vísperas electorales, y además con herencia yacente por retirada de Jordi Pujol, los ejércitos convergentes han abierto las hostilidades contra las tropas socialistas, y frente al «federalismo asimétrico» del nieto del poeta se alza la «nación agregada» del hereu del president.

La primavera la sangre altera, y no parece sino que estemos todos un poco tocados de eso que los castizos llaman el perol. Fíjense ustedes, si tienen un rato. Pedro Almodóvar se ha ido a Los Ángeles a recoger su «Oscar», que es el tercero si se cuenta el que le concede el Oscar propiamente dicho, o sea, el Wilde, y por lo que allí le ha dicho a los periodistas, se hubiese encontrado mucho mejor en Bagdad o en Basora, a orillas del Tigris. Yo no creo, pero todo es posible en Granada, que los dos técnicos rusos que trabajan a favor del régimen de Sadam Husein sean Enric Sopena y Antonio Casado, y es que jamás se acaban las sorpresas en esta tierra por donde vaga errante la sombra de Caín. Enric Sopena, no obstante, es un patriota entusiasta, porque los versos de Corneill («Los muertos que vos matáis gozan de buena salud») se los regala a Zorrilla. Y ahí tienen ustedes a Zapatero, que se desmadró al mismo tiempo que el Ebro y que anda por ahí encaramado sobre el batallón urbano de los antiglobales, antisistema, antiamericanos y antiomnium, llevado en andas como san Ciruelo por el Blanco y por el Caldera.

Volvamos a la «nación agregada». Ya me temía yo, y así lo adelanté, que este Mas querría más. Todos queremos más, pero este Mas quiere más y más. Ahora resulta que quiere hacer de Cataluña una simple agregación, algo así como una agregaduría no sé si histórica, fabril, comercial o cultural. Pues, hombre, no. A Cataluña que me la dejen entera y verdadera, parte grande, rica y plena de España, autónoma y simétrica. Este noi, Artur Mas, quiere convertir al ilustre doceañista don Antonio de Capmany y Montpalau, que hizo en Cádiz aquella primera Constitución que se llamó la Pepa, en un colgajo de España. Y así con tantos y tantos catalanes que fueron españoles excelsos. Tararí que te vi. Hay que ganarle a Maragall con otras armas, señor hereu. Tome ejemplo de Jordi Pujol, que tan pequeñete y tan patufet como es, nadie le ha podido mojar la oreja a fuerza de echarle a la política catalana prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Euskadi independiente, el federalismo asimétrico, Cataluña agregada, el califato de Marbella, el conde don Julián, los Albertos autónomos y la Guindalera autóctona. Y lo que quede de España, hala, para el moro. Almanzor, a conquistar Perejil.

GUERRA Y PAZ
Por MANUEL-J. GONZÁLEZ Y GONZÁLEZ, Catedrático de Historia del Pensamiento Económico ABC 25 Marzo 2003

De acuerdo con la legalidad que dimana del artículo 27 de la Carta de las Naciones Unidas, ninguna decisión del Consejo de Seguridad sería, en el caso de Iraq, conforme a la normativa del organismo, si tiene un veto. Ante el incumplimiento por Sadam Husein de las condiciones impuestas, la acción armada recibiría el veto de Francia, Rusia y China. No atacar, o aplazar la acción, tendría el veto de Estados Unidos y de Gran Bretaña, luego no atacar o esperar significaría el vacío, contrario a los principios generales del Derecho.

La suerte está echada. La gran máquina de la guerra se ha levantado en el desierto, en el mar, en las ciudades silentes de Iraq. Toda guerra es un gran mal. Pero un mal no es necesariamente la imagen invertida de un bien. La alternativa a la guerra no siempre es la paz. A veces es la guerra el precio que ha de pagarse por la paz. La paz, la genuina, ha de ser fruto de la justicia. Y en las dolientes tierras del tirano reina la violencia, la represión despiadada y el silencio. La decisión entre guerra y paz jamás es, a los ojos del economista, la opción entre blanco o negro. El economista, si tiene principios, si ama la vida y la libertad, adoptará la decisión que maximice vidas y libertades.
La guerra es una decisión adoptada en condiciones de incertidumbre. La lupa de analizar del economista tratará de evaluar las vidas y sufrimientos futuros si sigue el tirano en el poder. Un monstruo de maldad que ha exterminado 1.200 aldeas de su país, que ha liquidado un cuarto de millón de vidas en territorios ocupados por el pueblo Kurdo, y otros tantos en el sur, los muertos de Kuwait y de Irán y, las ignominiosas muertes y torturas ejecutadas por su policía política. Cortar la lengua a detenidos renuentes, violar muchachas delante de sus progenitores y torturar niños ante sus madres para arrancarles confesiones no constituyen actos accidentales.

Son recientes las amenazas de invasión a los países limítrofes, incluido Kuwait, y la amenaza del General, el primo del tirano, el químico experto, de volver a utilizar gases letales para renovar el exterminio de población kurda. Es probable la continuación de la tortura y el terror. Hay un coeficiente de probabilidad asociado al número previsible de vidas sacrificadas, de horrores represivos subsistentes, si continúa el tirano en el poder. Un coeficiente de probabilidad que cualquier observador objetivo ha de considerar elevado. El economista comparará este coeficiente con el que afecta al número de muertes esperables de una guerra electrónica. Si estima mayor el primero que el segundo, asumirá el coste de la guerra para minimizar las muertes y maximizar el número de vidas inocentes salvadas y para lograr una paz duradera y decente.

Queda la opinión pública aproximada por el número y volumen de manifestaciones. Pero el economista valora las cosas, desde las más sublimes a las más corrientes, por el coste o sacrificio que está dispuesto a asumir el potencial aspirante para conseguirlas. Lo que amamos a nuestros hijos o esposas se mide por el máximo de sacrificio que estamos dispuestos a hacer por ellos. El sentimiento de pacifismo absoluto a coste cero -desde el confort de las prósperas y libres sociedades de Occidente- no es económicamente valorable si no se compara con el coste de su alternativa que habrían de asumir los manifestantes. Acabo de ver una manifestación de estudiantes con carteles que decían «Bush asesino»; ninguna que dijera «abajo el tirano de Bagdad». Sólo podremos medir el valor de las manifestaciones cuando tengan lugar bajo el experimento de correr con la alternativa del horror y de la muerte, que se sigue del mantenimiento del tirano, durante la espera. La que transcurre mientras se retrasa la dolorosa operación cirujana de la guerra.

Quienes vieran retardada su liberación de tal tenaza de maldad, esperando a resolver con el tirano el dilema, quizá no hubieran acudido a las manifestaciones. Algo de eso saben los países ex comunistas, cuyos gobiernos no se alinearon con el eje París-Bélgica-Berlín por irresponsabilidad o amor a la guerra. Lo hicieron, entre otros motivos, por su experiencia del horror sufrido bajo las tiranías comunistas.

Pues bien, el economista, como cualquier científico, sabe que por grandes y ruidosas que sean las manifestaciones no hacen verdadero lo que es esencialmente falso. La verdad de una teoría -o de una posición- no la dirimen las manifestaciones. La legitiman los argumentos racionales y los experimentos de laboratorio. Tampoco los gobiernos democráticos se legitiman ni deslegitiman por manifestaciones. Legitimación y deslegitimación de los gobiernos es patrimonio de las urnas. Esas que los déspotas rompen o desnaturalizan. Las grandiosas manifestaciones de fascistas -¡y comunistas!- a favor de Adolfo Hitler no añadían ni un gramo de veracidad, ni de legitimación, a su despótico gobierno. A menudo, gustan los dictadores -desde la Plaza de Oriente a la Plaza Roja de Moscú- de acudir a manifestaciones como sucedáneo, legitimador, de las urnas.

Queda, finalmente, lo que el profesor Centeno denominaba «la farsa de la legalidad internacional». El Consejo de Seguridad no ha podido atajar las grandes masacres del pasado siglo. Y ni siquiera ha sido consultado por quienes todavía hoy ponen y deponen gobiernos por la fuerza de sus bayonetas en el continente africano. Los intereses y la dudosa moralidad del Señor Chirac, el mercadeo y peticiones de Putin para obtener tajada de la reconstrucción de Iraq, el de Schröder, pescador en su mercado de votos, y el de algunos otros semejantes, más les asemejan a la aves de presa que a gobiernos decentes. Esperar hubiera dado más tiempo al tirano incumplidor. ¿Cuántas vidas y torturas adicionales habría de costar la espera en deponer a este financiador de terrorismo con el dinero hurtado a su pueblo? Éstos son los costes que se les ahorran a los manifestantes. El economista sólo pregunta: ¿a quién beneficia la espera, en situación de preguerra?

El sufrimiento que supone la muerte de inocentes, incluidos los que han de jugarse la vida para deponer al tirano, no resiste comparación con las muertes, torturas y sufrimientos subsistentes con la espera. La espera, si el economista está en lo cierto, no constituye la salida a la situación. Configura simplemente la palma del martirio para muchos inocentes. Todo el mundo hace votos por acortar los dolores de la acción armada, pero a los que habrían de morir o serían torturados durante la espera, -¿quién habrá de resarcirles del dolor de doce años de espera?- si pudieran hablar, clamarían por la acción.

Querido Kofi
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 25 Marzo 2003

Razones le sobraban, lehendakari para escribir a Kofi Annan y explicarle algo que tal vez no sepan en la ONU, a saber: que esto no es España, que usted no es español y que «no nos sentimos en absoluto representados por la posición del señor José María Aznar, presidente del Gobierno español ».

Ha hecho bien en explicárselo a Kofi Annan y ofrecerse a echar una manita. Para empezar, pedir la mediación internacional es una actitud que hunde sus raíces en nuestras más profundas tradiciones. En un tris estuvo Elkarri de contratar los servicios de la oenegé que tiene Jimmy Carter para mediar en conflictos y organizar bodas, actividades que, si bien se mira, tienen mucho más en común de lo que podría parecer a primera vista, (www.cartercenter.org). En segundo lugar, porque el secretario general de la ONU puede hacerse cargo de algo que no le cabe en la cabeza a Aznar, a saber: que hace ya varios meses decidió usted asumir de manera unilateral las competencias no transferidas y que no reconocemos más fuente de legitimidad que lo que los vascos y las vascas quieran.

¿Cómo extrañarse de que las fuerzas aliadas hayan violado nuestro espacio aéreo con ocho bombarderos B-52, que fueron abastecidos de combustible por aviones cisterna encima del mismo Bilbao? Llegados a este punto, debo decirle que tal vez no hemos estado a la altura de las circunstancias, lehendakari, que no está mal escribir cartas a la ONU en nuestra doble condición de pueblo más viejo de Europa y de nación más joven de la Unión Europea, pero tal vez debimos acompañar el gesto con una exhibición de nuestra 'force de frappe'; es decir, enviar a los tres helicópteros de la Ertzaintza como argumento disuasorio, para acompañar amable, pero firmemente, a los B-52 hasta el límite de nuestro ámbito aéreo de decisión.

Creo mi deber advertirle, en cualquier caso, que estos gestos no habrían sido bien vistos por Sabino, que en 1902 quiso enviar a Theodore Roosevelt el siguiente telegrama: «Nombre Partido Nacionalista Vasco felicito por independencia Cuba federación nobilísima que presidís, que supo liberarla esclavitud. Ejemplo magnanimidad y culto justicia y libertad dan vuestros poderosos estados, desconocido Historia, e inimitable para potencias Europa, particularmente latinas. Si Europa imitara, también nación vasca, su pueblo más antiguo, que más siglos gozó libertad rigiéndose Constitución que mereció elogios EE UU, sería libre. Arana y Goiri».

El telegrama fue retenido en la oficina de Correos y Telégrafos, que no eran un servicio soberanista y Sabino internado en la cárcel de Larrinaga. Es triste, lehendakari, pero es así la vida. ¿Qué pensará de todo esto nuestro Pete Cenarrusa?

Francia remitirá a la Audiencia la relación de 300 empresarios que han pagado dinero a ETA
La banda dispone de unas «finanzas» suficientes para continuar con la actividad criminal
La Audiencia Nacional dispondrá en breve de una relación de trescientos empresarios que supuestamente han cedido al chantaje de ETA conocido como «impuesto revolucionario y han entregado dinero a la banda criminal. Esta lista apareció entre la documentación que se le incautó al cabecilla Ibón Fernández, «Susper», detenido en Francia, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, que aseguran que en dicha relación figuran tanto grandes empresas como pequeños comercios, e incluso algún industrial que ha manifestado públicamente que no se debería pagar el «impuesto revolucionario».
J. M. Zuloaga - Madrid.- 25 Marzo 2003

Fernández y Bertzane Obanos, que le acompañaba, fueron detenidos por la Policía francesa, gracias a la información aportada por el Cuerpo Nacional de Policía, el 19 de diciembre del año pasado, en la localidad de Saint Martin de Seignanx, en el departamento de Las Landas. Dos días después, consiguió fugarse de la comisaría de Bayona, en una de cuyas celdas se encontraba arrestado a la espera de ser trasladado a París para comparecer ante la juez especializada en asuntos antiterroristas, Laurence le Vert.

La documentación encontrada en poder de Fernández y el registro de un piso en el que se escondía, permitió la desarticulación de dos «comandos», cuyos integrantes se ocultaban en las localidades de Arcachon y Pau y que estaban ya preparados para entrar en España e iniciar una campaña de atentados. Una de estas células criminales se iba a dirigir a Madrid.

Detenciones en España
Esta documentación ha permitido también la detención en España de una serie de individuos que acababan de ser captados como nuevos pistoleros de ETA. La operación se desarrolló en el País Vasco y en Navarra.

Es tal el volumen de los datos que han conseguido las Fuerzas de Seguridad, que el propio Fernández, en la «kantada» que dirigió a los otros cabecillas de la banda, en la que explicaba las circunstancias de su detención y otros asuntos, decía que «caido todo» en manos de la Policía. Esta «kantada» apareció en el piso que ocupaban, en Estialesq, los responsables del «aparato de logística», Ismael Berasategui y Laurence Guimon, detenidos el pasado 22 de enero.

La Audiencia Nacional, según las fuentes consultadas, ha dirigido a Francia la correspondiente comisión rogatoria para que le sea remitida la documentación encontrada a Fernández.

Entre estos documentos, se encuentra la relación de trescientos empresarios que supuestamente habrían cedido al chantaje terrorista conocido como «impuesto revolucionario» y que, por lo tanto, habrían pagado diversas cantidades de dinero a ETA a cambio de no sufrir atentados.

Los nombres que figuran en esta relación se mantienen en el más absoluto secreto. Entre ellos, según los mismos medios, hay grandes empresas y pequeños comercios, que han pagado según sus «posibilidades» para que los pistoleros les borraran de sus litas de objetivos.

Al parecer, entre los empresarios estaría alguno que ha llegado a manifestar públicamente que no se debía pagar el «impuesto revolucionario».

Se desconoce lo que hará la Audiencia Nacional cuando reciba esta documentación, pero, en casos similares, llamó a los empresarios afectados a declarar sin que se adoptara ningún tipo de medida penal contra ellos.

La documentación hallada a Fernández ha permitido saber a las Fuerzas de Seguridad que ETA dispone en la actualidad de dinero «más que suficiente» para continuar su actividad criminal, tanto en Francia, donde mantiene sus estructuras clandestinas, como en España, donde comete los atentados.

Asimismo, se ha sabido de la existencia de un «zulo» en el que la banda guarda buena parte del dinero que obtiene por el robo a los empresarios mediante el «impuesto revolucionario».

El responsable de las «finanzas» es un individuo que aparece citado por su «alias» pero cuya identidad real se desconoce por el momento.

Lo habitual, hasta ahora, era que ETA guardara el dinero distribuido en domicilios particulares, incluidos los de ciudadanos franceses, para que, en caso de una operación policial, la cantidad que se incautara no fuera muy grande.
Sin embargo, en ocasiones, se han encontrado grandes sumas en un solo «zulo», como ocurrió en Mouguerre. Allí, escondido en bidones, estaba el dinero que una familia vasca había pagado por el rescate de una persona secuestrada.

Por otra parte, las referidas fuentes han señalado que Fernández, tal y como adelantó LA RAZÓN, se ha reincorporado a la actividad criminal dentro de ETA. Tras un período en el que permaneció escondido ¬en su «kantada» hablaba de este asunto¬ ha vuelto a su puesto en el «aparato militar» y, en concreto, a la dirección de los «comandos» de la banda.

En algunos medios se había especulado con la posibilidad de que este individuo huyera, como medida de seguridad, a algún país de Iberoamérica, como México, Cuba, Uruguay o Venezuela, durante un cierto período de tiempo. Sin embargo, Fernández, en una decisión tomada junto con los otros cabecillas, ha optado por permanecer en Francia.

Mora recuerda a Ibarretxe que no es ético dar becas a los etarras
ABC 25 Marzo 2003

BILBAO. La portavoz de la Plataforma «Profesores por la Libertad», Gotzone Mora, dijo ayer que la concesión de becas a la etarra Belén González, matriculada en la Universidad del País Vasco, supone, «cuanto menos, una ausencia total de criterios éticos» por parte del Ejecutivo de Ibarretxe y advierte que esa beca se ha pagado con el dinero de las víctimas de ETA.

Según «Profesores por la Libertad», esta circunstancia que «se repite año tras año con todos los presos de ETA matriculados en la UPV» y que en el presente curso académico «asciende a 248 reclusos de la banda terrorista, vulnera los principios morales más elementales». En este sentido, precisó que «conceder ayudas a quienes colaboran con ETA y en muchos casos están encarcelados por delitos de sangre, sin que sea necesario ni se valore ningún otro requisito de necesidad es amoral» y más cuando se hace con «el dinero recogido de los impuestos aportados por el conjunto de la ciudadanía vasca, incluidos los de las propias víctimas del terrorismo».

Por ello, consideró que la actuación del Gobierno vasco ha sido descrita en los manuales académicos como «la desviación del poder». «Ello significa que formalmente estamos ante hechos que la Ley hasta el presente nunca previó, es decir, este tipo de ayudas estaban previstas para el caso de una situación de real necesidad». La conclusión de Mora es que «cuando el Gobierno vasco proporciona ayudas a un terrorista huido o encarcelado está cometiendo una desviación de poder evidente, desviación que viene realizándose desde hace más de un década con los presos de ETA matriculados en la UPV».

Su turno, lendakari
Cartas al Director ABC 25 Marzo 2003

Tremenda la pintada de los fascistas vascos después de destrozar el Bosque Pintado de Oma, obra emblemática de Agustín Ibarrola. Se ve que no se quedaron a gusto, y les pareció oportuno dejar allí su declaración de principios: ¡Ibarrola español, ETA mátalo!

Ibarretxe dijo el 27-09-02: «Quiero dejar muy claro que este Gobierno no descansará mientras en nuestra sociedad haya una sola persona amenazada». Así que después de tal afirmación, y después de las muestras de apoyo que hemos visto al diario «Egunkaria» y a sus directivos, así como a la ilegalizada Batasuna, por parte del lendakari, políticos nacionalistas (y alguno del PSOE), «intelectuales», artistas y deportistas vascos, muchos ardemos en deseos de ver como Ibarretxe, su Gobierno, su partido y esta elite de la sociedad vasca, salen en defensa de Ibarrola, que ya va siendo hora.

No es la primera vez que se amenaza a este gran vasco, cuyo único delito es pertenecer al Foro de Ermua y a ¡Basta Ya!, no estar de acuerdo con el nacionalismo excluyente y sentirse tan vasco como español. Agustín vive desde hace muchos años sometido a la tortura diaria de saberse amenazado de muerte, con recordatorios periódicos de la confirmación de su condena. Los fascistas, que ya tenían en su brillante currículo el bosque de Ibarrola, han dejado bien claras sus intenciones. Ahora señor Ibarretxe, nacionalistas, intelectuales y deportistas, les toca explicar las suyas.     Endika Arana.    San Sebastián.

Huelga de solidaridad... con Sadam
EDITORIAL Libertad Digital  25 Marzo 2003

En la agenda de “movilizaciones” de la “Coordinación Internacional Contra la Guerra”, organización dependiente del Foro Social Mundial, también están previstas las convocatorias de huelga general por parte de los sindicatos.

Conseguida la adhesión incondicional del PSOE para intentar poner al Gobierno de rodillas por medios antidemocráticos –incluidas las manifestaciones violentas e ilegales, así como los insultos, las agresiones y los ataques a las sedes del PP–, Izquierda Unida, la cabeza visible de la nueva Komintern en España, ha conseguido “fichar” también a los sindicatos, cuyo compromiso con la defensa de los legítimos intereses de los trabajadores es puramente ocasional, ya que las cuotas de sus afiliados no son más que una parte residual de sus presupuestos. Por tal motivo, las burocracias sindicales en España han dedicado sus mayores esfuerzos a hacer política al margen de las urnas, empleando sistemáticamente el recurso a la huelga general cuando la política del Gobierno se aleja excesivamente del “modelo referencial” que ha causado la ruina de países como Argentina y que a punto estuvo de hundir al Reino Unido.

Con la caída del muro de Berlín y después de una década de globalización que ha aumentado la renta mundial casi en un 50 por ciento, parecía que los planteamientos políticos de la extrema izquierda, tan populares en los años 70 y 80 del siglo pasado, habían quedado definitivamente relegados a los “basureros de la Historia”. Del mismo modo, también parecía que los sindicatos habían abandonado la “política activa” en apoyo de las utopías colectivistas para colaborar en el fortalecimiento del modelo político y económico que históricamente más ha contribuido al progreso material de los trabajadores. Pero la violenta resurrección de la extrema izquierda, que ha encontrado en la oposición a la guerra contra Sadam el trampolín que necesitaba para volver a la escena política libre del lastre de su terrible historia, ha despertado las viejas pasiones políticas de los líderes sindicales, sublimadas hasta hace bien poco por imperativo de las circunstancias.

Méndez y Fidalgo, fortalecidos por la pusilanimidad del Gobierno en la reforma laboral y envalentonados por la aparente cuasi-unanimidad del sentimiento anti-guerra, se han sumado también, con el pretexto de la guerra, a la antidemocrática estrategia de Izquierda Unida y del PSOE, que han sustituido el debate político parlamentario –donde han demostrado fehacientemente su incapacidad política y su indigencia argumental– por la coacción y la algarada callejera, los típicos instrumentos de los totalitarios que aspiran a usurpar el poder. Como muestra de su apoyo a los fines ilegítimos de la extrema izquierda –que poco o nada tienen que ver con la oposición a la guerra–, UGT y CCOO han anunciado, siguiendo las directrices de la nueva Komintern, movilizaciones masivas en contra de la guerra –presumiblemente una huelga general de cuatro horas el 10 de abril, según UGT– para los próximos días.

Para la convocatoria, Méndez y Fidalgo se acogerán a la figura de la “huelga de solidaridad”, contemplada por la legislación española para los paros cuya motivación, aunque no estrictamente laboral, esté relacionada con las condiciones de los trabajadores. Pero es realmente difícil comprender de qué forma la guerra contra Sadam puede afectar negativamente a las condiciones laborales generales de los trabajadores españoles. Y, a no ser que se identifiquen los intereses de los trabajadores con los del antiamericanismo tradicional al servicio de la extrema izquierda, todavía es más difícil de entender cómo puede afectar negativamente a los trabajadores iraquíes el librarse de un tirano y un genocida que ha condenado a la miseria a un país con enormes riquezas naturales y ha provocado tres guerras donde han muerto cientos de miles de trabajadores integrados forzadamente en las filas de sus ejércitos.

Solidaridad, sí... pero no con los iraquíes, sino con los enemigos de Occidente y de EEUU... como Sadam.

El Gobierno reclama a CiU que no siga «la estela secesionista» vasca
La Voz 25 Marzo 2003

-El PP denuncia que el nacionalismo emprendió «una ofensiva en toda regla» contra el Estado
-PSC y ERC también manejan sus propios proyectos de revisión estatutaria.

El Gobierno mostró su sorpresa por el plan de reforma del Estatuto de Cataluña que prepara CiU porque defiende postulados soberanistas equiparables a los del PNV, impropios, a su juicio, de su tradicional responsabilidad. El titular de Administraciones Públicas, Javier Arenas, pidió al partido de Pujol que no se sume a «la estela secesionista» vasca.

Los gestos amistosos del Ejecutivo hacia CiU en los últimos tiempos recibieron un jarro de agua fría con la divulgación el fin de semana del proyecto de reforma estatutaria. El Gobierno interpreta como «una huida hacia adelante» la pretensión de convertir la comunidad en una nación soberana asociada a España. Este estatus va acompañado del reconocimiento del derecho a la autodeterminación, aceptación de la Generalitat como administración catalana única, selecciones deportivas nacionales, participación en los organismos de la UE, obligatoriedad de conocimiento del catalán, la supresión de las provincias, agencia tributaria propia o un cupo económico.

El ministro y secretario general del PP denunció que el giro soberanista de CiU confirma que los nacionalistas vascos y catalanes se embarcaron «en una ofensiva en toda regla» contra el Estado, a la que el Gobierno dará cumplida respuesta legal. Arenas, de todos modos, apreció en CiU un tinte «electoralista» no exento de «oportunismo». Los comicios autonómicos catalanes desataron, sospecha, «una puja» entre CiU y PSC para ver cuál de los dos es «más nacionalista», sin percibir que la reforma «no es una demanda de la sociedad».Y no son un caso aislado. ERC presentó ayer su plan y propone que Cataluña sea «un estado libre asociado al Reino de España» que tendría relación directa con la UE o un Tribunal Superior de Justicia, última instancia judicial en el territorio.

(r.g. | madrid)

Recortes de Prensa   Página Inicial