AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 2 Abril  2003
El castigo a la violencia callejera
Editorial ABC 2 Abril 2003

Presión nacionalista
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 2 Abril 2003

Fotos terribles y camisetas inquietantes
Editorial ABC 2 Abril 2003

Al servicio de Sadam
Cristina Losada Libertad Digital  2 Abril 2003

Alternativas a la guerra
Pío Moa Libertad Digital  2 Abril 2003

Asesinos sin causa ni pudor
Editorial El Ideal Gallego 2 Abril 2003

El PP y Cataluña
Francisco Marhuenda La Razón 2 Abril 2003

Poco margen de maniobra para el PNV
Ramón Villota-Coullaut Libertad Digital  2 Abril 2003

EE UU halla manuales de armas químicas en el norte
Miguel F. Rovira - Silopi (Turquía).- La Razón 2 Abril 2003

Detenido en una farmacia francesa un etarra herido de bala en un muslo
FERNANDO ITURRIBARRÍA, CORRESPONSAL,  PARÍS El Correo  2 Abril 2003

ETA, el principal violador de los derechos humanos en España
ABC  2 Abril 2003

El PP tilda de «censura» que ETB rechace emitir un anuncio institucional de la Constitución
ABC 2 Abril 2003

Ibarretxe favorece a Polanco con una nueva concesión millonaria para Santillana
Libertad Digital  2 Abril 2003


El castigo a la violencia callejera
Editorial ABC 2 Abril 2003

LA lucha antiterrorista está ofreciendo sus mejores resultados desde que se han asentado dos premisas fundamentales: la elaboración de las normas jurídicas adecuadas y la aceptación judicial de un concepto de terrorismo más amplio que el derivado de la violencia organizada. La acción del Estado contra ETA acumula una trayectoria constante de éxitos basados en la disposición de recursos legales que han adaptado la legislación penal a la verdadera realidad del terrorismo. A estos avances legislativos se han unido la esperada colaboración internacional, una mayor eficacia policial y una actitud judicial que ha llevado la persecución del terrorismo a espacios considerados impunes.

La diversa morfología de la delincuencia terrorista ya forma parte de la legislación penal y de la actitud de los jueces y fiscales. Terrorismo -se ha dicho hasta la saciedad- no es sólo el que se manifiesta en el atentado mortal. También lo es toda actividad de exaltación, apología, financiación o propaganda que busque legitimar los objetivos de la banda terrorista y bonificar sus actos criminales. Los resultados de estos cambios legislativos y judiciales son visibles en estadísticas ciertas y reales, que reflejan una sensible reducción de la actividad terrorista y de la violencia urbana.

El caso de la «kale borroka» es especialmente significativo. El terrorismo de «baja intensidad», cometido por personas no necesariamente integradas en la estructura de ETA, fue definido en la reforma legal de 2000 y desde entonces su disminución ha sido constante hasta una erradicación casi absoluta. La iniciativa del legislador se vio reforzada por una acción judicial que vinculó a Batasuna con la «kale borroka» en grado suficiente para hacerle responsable económicamente de los daños causados. También fue decisiva la actuación contra las «herriko tabernas», auténticas lanzaderas de la violencia urbana. Además, la doctrina judicial sobre el delito de terrorismo urbano ha generado unos criterios de valoración de la violencia callejera aplicables a supuestos similares. La sentencia del Juzgado de lo Penal de Barcelona que ha condenado a 20 jóvenes violentos a penas de hasta cuatro años de prisión por arrasar el barrio de Sants el Día de la Hispanidad de 1999 difícilmente se habría dictado en tales términos si no hubiera existido previamente la actual percepción judicial sobre la «kale borroka».

La acción antiterrorista siempre requiere paciencia, constancia y tensión, como las que han permitido la detención de nueve colaboradores de ETA, en una operación ordenada por el juez Baltasar Garzón y ejecutada ayer en las tres provincias vascas y en Navarra. Se trata de una prolongación de la operación que se desarrolló en febrero pasado, con 15 detenidos a los que se les imputaban labores de captación y de reconstrucción de la infraestructura de la banda terrorista. Esta eficacia no es un hecho aislado, sino la pauta consolidada de las Fuerzas de Seguridad del Estado y de los Tribunales de Justicia. La conclusión se impone por sí sola, por pura constatación empírica: la sucesión de acciones policiales y judiciales contra ETA en todas sus dimensiones está desmontando el tópico del «empate infinito» al que aspira toda organización terrorista para quebrantar la voluntad del Estado y de la sociedad. Por eso, la firmeza no es sólo un estado de ánimo exigible por dignidad, sino también, y principalmente, el arma fundamental para derrotar al terrorismo y hacer imposible para siempre ese empate perverso.

Presión nacionalista
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 2 Abril 2003

Las elecciones municipales y el desorden generalizado que está creando el conflicto con Iraq es caldo de cultivo para que los partidos nacionalistas catalanes y vascos se embarquen en su aventura favorita: crear tensión con las instituciones del Estado. Después de las lindezas del PNV contra el Rey, ahora son los de CiU quienes atacan.
Tampoco en esta ocasión Aznar puede contar con la ayuda de Zapatero: Elorza, en el Norte, y Maragall, en el Noreste, están más cerca de las posiciones independentistas que de la unidad del país, y el líder del PSOE no tiene fuerza aún para que en su partido se hable de España y no de una alianza de estados independientes.

Así pues, a los disgustos que proporciona diariamente la guerra y a la previsión que va cuajando de que las imágenes de civiles muertos se van a multiplicar durante varias semanas, se une la táctica nacionalista de desestabilizar. Difícil situación a diez días del comienzo oficial de la campaña electoral.

En teoría, el único modo que tendría el PP de quitarse de encima tanta presión sería salir a expresarse, pero es difícil encontrar en los medios de Comunicación a los ministros, secretarios de estado, subsecretarios, directores generales, alcaldes, presidentes de comunidad autónoma, diputados, senadores, jefes de Prensa, jefes de Gabinete o altos cargos del PP. Parece que los únicos que no tienen miedo a hablar son los simpatizantes que llaman a las tertulias de la radio.

Y el silencio gubernamental es arrollado por la voz atronadora de los manifestantes y de los nacionalistas: al final, la gente va a terminar creyéndose que vive en un país sumergido en el pesimismo.

Y si cala esa sensación, quizás deberían ahorrarse los carteles electorales, pues no servirán para nada.

Fotos terribles y camisetas inquietantes
Editorial ABC 2 Abril 2003

EL comportamiento y la actitud de Alberto Ruiz-Gallardón en la frustrada fiesta de los candidatos de los premios Max de teatro, el pasado lunes en la Real Casa de Correos, fue valiente y responsable. Valiente porque, a sabiendas del plante premeditado de los actores convocados, no esquivó el acontecimiento. Responsable, porque contestó con mesura y excelentes modos al actor que en uso de su libertad pero sin representatividad alguna, le reclamó inquisitorialmente una rectificación y, nada menos, que su dimisión inmediata. Salió el presidente de la Comunidad de Madrid -elegido democráticamente por los madrileños- por donde debía, con serenidad y cuajo, ganando la partida a los que, de nuevo, protestaban tanto, o más, contra el Partido Popular que contra la guerra.

Pero ni Ruiz-Gallardón ni otros líderes del PP pueden competir argumentalmente con imágenes sobrecogedoras de víctimas inocentes en la guerra de Irak. No son diferentes estas atrocidades a las no desveladas del 11 de septiembre de 2001 -que la Casa Blanca ha preferido no mostrar-, ni distintas de las que se produjeron en las masacres de musulmanes en la Chechenia de Putin; tampoco son diferentes a las barbaridades que perpetró Milósevic y de las víctimas, también inocentes, que causaron los bombardeos de la OTAN en 1999 y, antes, en la guerra del Golfo de 1991. Y son también muy similares a las fotografías de los miles de kurdos gaseados por Sadam Husein en el norte de Irak. Pero, sea como fuere, lo cierto es que la sociedad está sensibilizada y concienciada ante un desastre de graves proporciones, e introducir en el sentimiento conmiserativo, a veces, iracundo, otras, factores de reflexión política o de otra naturaleza es extraordinariamente difícil porque, además, aquellos que debieran entender lo que ocurre en planos adicionales a los estrictamente humanitarios no lo hacen en ejecución de una estrategia opositora. Suponer que la fibra humana y el espanto y dolor de las víctimas es menor o mayor en función de opciones ideológicas o de concepción de la política internacional está fuera de toda ecuanimidad.

POR eso, en estas circunstancias, el Gobierno, en sintonía con el sentir mayoritario, debe incrementar sus esfuerzos por paliar los efectos de la guerra mediante la ayuda humanitaria e insistir en el carácter selectivo de las acciones bélicas. E intensificar las relaciones de España con los países árabes que están atravesando por un período histórico en el que precisan de comprensión y proximidad.

Las protestas contra la guerra plantean, sin embargo, algunos elementos inquietantes. Además de los ya denunciados -vandalismo, violencia gratuita, injurias a los políticos populares- asoman otros. Sin ir más lejos, en la fiesta frustrada de los candidatos de los premios Max de teatro. Al lado del actor que intervino recriminando a Ruiz-Gallardón, aparece otro con una camiseta -bien visible- con el lema impreso en la pechera de «Egunkaria, aurrera» (Egunkaria, adelante). Y ayer, el diario «Gara», portavoz oficioso de la ilegalizada Batasuna y de la banda terrorista ETA, recogía el suceso de la Real Casa de Correos con este titular en su página 15: «Respaldo a «Egunkaria» en la gran cita del teatro estatal». Bien: «Egunkaria» es el periódico en euskera clausurado cautelarmente por un juez central de la Audiencia Nacional y sus responsables, presuntos implicados en las actividades de la banda terrorista. ¿Qué tiene que ver «Egunkaria» con la guerra de Irak? Nada. Y harían bien los manifestantes antibélicos en discriminar sus compañías para no caer en lo que la escritora y periodista Rosa Montero denominaba ayer «histeria antibelicista».

FERNANDO Savater, por su parte, ha formulado una denuncia en este sentido lamentándose de la soledad de las víctimas de tragedias bien cercanas. Esta asimetría ética, esta doble conciencia, comienza a ser inquietante. Y merece una reflexión seria, profunda y honrada de aquellos que -además de estar contra la guerra- deben conjugar la ética de la convicción con la de la responsabilidad. Porque ni de una ni de otra se puede abdicar y, mucho menos, en momentos difíciles y cruciales.

Al servicio de Sadam
Cristina Losada Libertad Digital  2 Abril 2003

Desde que empezó la guerra hay un nuevo riesgo para la salud de los españoles. Más grave para los que estamos a favor de la intervención, considerable también para todo el que abomine del régimen de Sadam. Se corre ese riesgo si se siguen las noticias de la guerra a través de nuestras televisiones. He hecho la prueba durante dos fines de semana y no pienso repetirla: si alguien tiene que salir de esto con una úlcera de estómago, que sean los dirigentes del PP. Esta es la crónica del peligroso experimento.

El primer sábado de la guerra, tras unos telediarios que agotaron el arsenal de adjetivos en los primeros bombardeos, nos dejamos atrapar por Informe Semanal y sacamos en claro: que todo el mundo está contra esta guerra; que “EEUU tiene bula para hacer lo que le dé la gana desde el 11-S”, palabras de un catedrático de Estudios Árabes, y quiere instalar un gobierno títere en Irak; que el embargo económico causa la muerte de 200 niños al día, pero que Washington y Londres se negaron siempre a levantarlo; que lo de las armas de destrucción masiva es mera conjetura. Sólo al final nos enteramos de que Sadam es un dictador y gaseó una aldea kurda. Ni una palabra de otras atrocidades contra los kurdos ni de la matanza de 200.000 chiitas en 1991. Ni una palabra de las prácticas represivas del régimen.

Claro que entrar en el detalle de las crueldades de Sadam y exponer algún argumento a favor de la guerra es seguramente pura labor propagandística. Pues como advertía el mismo reportaje, en este conflicto los dos bandos producen propaganda y controlan la información por igual. ¡Qué digo por igual! Es peor en el campo aliado, donde se somete a los periodistas a un sinfín de normas, vetos y censuras. De esta doctrina, que pasa olímpicamente de las diferencias políticas y morales entre ambos bandos –imagínese aplicada en la Segunda Guerra Mundial–, nos sirve el domingo una más amplia dosis la Defensora del Lector de El País.

Desde ese otero privilegiado se nos revela que los principales obstáculos para sortear la propaganda están en Bagdad y en Washington. Pero: “en Bagdad hay una censura oficial bastante ineficaz” y es sabido que en Irak “no hay censura previa”. Es un paraíso para el periodista, vamos. El Pentágono, en cambio, va a hacer lo posible para que no se sepa nada, pero parezca que se sabe bastante. Así, la agregación de periodistas a unidades militares “no se dirige a hacer transparente el conflicto”, todo lo contrario: “es contrapropaganda y en el mejor de los casos, información fragmentaria”. El País prefiere que los suyos se agreguen a los brigadistas internacionales en la capital iraquí.

Los telediarios muestran el domingo una Bagdad intacta pese a haber amanecido arrasada en decenas de periódicos españoles. Los bombardeos siguen siendo apocalípticos y brutales, incluso mortíferos cuando no habían causado ningún muerto. De noche, muchos exhiben las imágenes de los primeros soldados americanos muertos y prisioneros de guerra. Que eso pueda violar las Convenciones de Ginebra o sea una falta de respeto, no se les pasa por la cabeza.

Una semana después, la visión de la guerra que obtenemos de nuestros informativos se resume con esta frase de un corresponsal en Kuwait: “Todo es muy confuso”. Hay en España brillantes militares que podían ayudarles a ver algo de luz, pero no los llaman y tampoco parece que usen la abundante información disponible. Se habrían enterado si no de que la operación aliada está regida por la voluntad de derrocar al régimen con el menor destrozo y menos víctimas posibles –derrotar al enemigo sin herirlo, según un analista británico– y que se trata por tanto de una estrategia complicada.

Pero las complicaciones son un estorbo, conducen a la confusión que aborrecen nuestras teles. Y como lo menos confuso de todo es la muerte, se dedican a mostrárnosla, mejor si es con espectáculo añadido: Bagdad, civiles muertos, civiles heridos, entierros, gritos, desesperación, sed de venganza. Eso mediodía y noche, un día y otro. Ni una palabra jamás de los muertos que lleva encima Sadam: dos millones, según un líder de la oposición iraquí entrevistado por la CNN.

En el décimo día de la guerra, impacientes por dar el resultado del partido, incómodas en el barullo de la realidad, nuestras teles –y no sólo ellas– anuncian con satisfacción que la guerra no le va bien a la denominada coalición, como dice la llamada Ángela Rodicio. “Algunos supuestos no se están cumpliendo. Los iraquíes se defienden. La toma de Bagdad se retrasa”, dice sin sonrojarse el presentador de Informe Semanal, que conocía, como tantos, el plan militar aliado. Lo que advirtió Bush antes de que empezara la guerra se ha borrado de las neuronas televisivas. El reportaje emitido después, quitando un par de tonterías, lo podía pasar la tele del hijo de Sadam. Sangre y mentiras.

Quizá perturbada por tanta estupidez y mala idea, pienso que si las cadenas de televisión norteamericanas y británicas fuesen todas como las españolas, el régimen iraquí podría ganar la guerra. Pues ganaría la que es hoy su baza principal: influir en la opinión pública. Los militares iraquíes saben que ese es el talón de Aquiles de los aliados. Saben que gran parte de la sociedad occidental no tiene estómago para aguantar el amargor de la guerra, que el espíritu guerrero que a ellos les sobra, aquí anda escaso y que abundan los sentimientos y sentimentalismos humanitarios de los que ellos carecen por completo. Toda su “información” va dirigida a reblandecer y atemorizar a los trémulos corazones occidentales –y a atizar la furia de los musulmanes. Los medios de comunicación son el vehículo para esa maniobra. A las teles españolas ya las tiene en el bote. Consciente o inconscientemente, subjetiva u objetivamente, que de todo habrá, se han puesto al servicio de Sadam. Esperemos que no pueda pagárselo.

Alternativas a la guerra
Pío Moa Libertad Digital  2 Abril 2003

Suele decirse que los ejércitos se preparan para la guerra anterior. Así explican los entendidos hechos como la derrota del ejército franco-británico a manos de los alemanes, en 1940. En el caso de Irak encontramos alguna similitud. En 1991, la victoria useña se debió sobre todo a la destrucción, desde el aire, de la capacidad de coordinación de las tropas de Sadam, y a la desmoralización causada en ellas por el previo y sistemático bombardeo de objetivos militares, sin defensa posible.

Todo indica que el esquema ha sido seguido en la intervención actual. Sin embargo, Sadam debe de haber aprendido algo, pues ha conseguido mantener una coordinación suficiente, sus tropas tienen una moral superior, al no haber sufrido un castigo previo tan prolongado, y ante la abrumadora superioridad técnica de los atacantes, los sadamitas buscan protegerse en las ciudades, entre la población civil, donde un ataque frontal causaría gran número de víctimas civiles y aumentaría la oposición a la guerra en Occidente.

Además, debe contarse con una resistencia popular ante la invasión del propio país, por mucho que la invasión signifique la caída del tirano. En la guerra anterior, ese fenómeno no pudo percibirse, porque la invasión apenas tuvo lugar, y también porque, en la medida en que se produjo, la población dio la bienvenida a los invasores. Pero eso parece haber cambiado ahora.

En estas condiciones, para Sadam es esencial alargar la contienda. Cuanto más dure y más muertos haya, mayor será la reacción en los países islámicos, mayor la impresión de éstos de estar golpeando a las democracias, pese a la desproporción técnica, y mayores las resistencias y divisiones en los países occidentales.

Por las mismas razones, a Usa y Gran Bretaña les importa la liquidación rápida del conflicto. Si éste persistiera más allá de un par de meses, podría tener el efecto psicológico de una derrota, por mucho que concluyera en victoria militar. Lo cual estimularía, de paso, a potencias como China o Rusia, a las cuales ciertamente displace el poderío useño.

El problema, visto desde lejos, parece consistir en hallar la fórmula de una rápida y poco cruenta penetración en las ciudades, a ser posible empezando por Bagdad, que anule los centros de decisión de Sadam. Eso no da la impresión de ser fácil, pero la historia ofrece casos más complicados resueltos satisfactoriamente. Después, el resto sería una labor de policía y contraterrorismo.

En alguna ocasión indiqué que Usa no es tan fuerte como se cree. Razón de más para que, ante una situación así, se exprese la solidaridad de sus aliados. Pero encontramos, aparte del sabotaje de Chirac y otros, una reacción histérica y suicida en buena parte de la opinión pública, agitada por demagogos. No acaban de comprender que una derrota de Usa, aunque sólo sea moral, se traducirá en una mayor potencia de los fundamentalismos, del terrorismo y de la desestabilización en el mundo. Empezando por la propia Europa.

Asesinos sin causa ni pudor
Editorial El Ideal Gallego 2 Abril 2003

Nuevo golpe a ETA. Nueve jóvenes vascos han sido detenidos por su presunta pertenencia al aparato de captación de la banda asesina. Un vistazo a la filiación de los acusados arroja una lectura preocupante de la evolución de la estructura terrorista. Las edades oscilan entre los 19 y los 31 años. Todos ellos pertenecen a una generación que no conoce otra sociedad que la democrática, que jamás se ha visto sometida a un régimen totalitario y que, es evidente, hereda un ideario que le viene dictado. Chavales que en lugar de jugar con pistolas de agua han crecido con la meta de ganarse la gloria acumulando muertos en su historial. Una utopía que se parece demasiado al paraíso que los fanáticos islámicos persiguen cuando se despiden del mundo terrenal mientras se ciñen un cinturón de bombas a su cuerpo. El entramado propagandístico de los independentistas radicales ha hecho añicos sus propios límites y, en una inequívoca señal de debilidad, se sacude un pudor que jamás ha frenado su afán depredador. ETA juega con ventaja. Resulta sencillo enseñar a un muchacho a apretar un gatillo tras nublarle la vista con falsos humos de libertad. El caldo de cultivo es el idóneo para mantener un vivero inagotable en el que la rebeldía sin causa eclipsa cualquier atisbo de razón. Son estas las maniobras angustiosas que establecen el grado de dificultad de la lucha antiterrorista, las mismas que confluyen en la convicción de que cualquier fisura, cualquier guiño a la ambigüedad, entorpece hasta extremos insoportables la peregrinación hacia la paz.

El PP y Cataluña
Francisco Marhuenda La Razón 2 Abril 2003

Los dirigentes del PP sufren un intolerable acoso por parte de una minoría intransigente que se escuda en su rechazo a la guerra para mostrar actitudes totalitarias y fascistas. Es lamentable que una buena idea sirva de parapeto para unos desaprensivos. En numerosas ocasiones me he expresado en contra de la guerra, pero también a favor de forzar la caída del dictador de Iraq y pidiendo que se respete la posición adoptada por Aznar. Los que no estén conformes hacen bien de manifestarse, pero deben hacerlo respetando los derechos del resto de ciudadanos. Dentro de unos meses se celebran elecciones municipales y autonómicas y, en menos de un año, generales. La sociedad española podrá entonces expresar su apoyo o desacuerdo por las posiciones del Partido Popular.

Es cierto que lo que sucede en Iraq es grave y brutal, aunque nada decía esta izquierda sociológica, que ahora es tan sensible, por las brutales masacres en Ruanda o Chechenia, por poner dos ejemplos. No se escuchaba su voz cuando Francia intervenía en África sin ampararse en ninguna legalidad internacional. El hombre sigue siendo el mayor peligro para el futuro de la humanidad.

El PP vive inmerso en un estado de excepcionalidad en Cataluña que no puede ser minimizado. No es cierto que no pueda hacer listas porque no tenga suficiente arraigo. Lo que sucede es que el clima de violencia y crispación creado por los radicales produce un comprensible temor. Resulta insólito que algunos dirigentes de la izquierda aduzcan que al PP le falta arraigo, cuando es el tercer partido de Cataluña y cuenta con más de seiscientos mil votos. Ni ERC ni IC tienen tanto apoyo popular. Los que ahora miran hacia otro lado deberían sentirse avergonzados por su actitud. Es evidente que están en contra de la violencia y sienten lo que sucede, pero su actitud debería ser más firme y contundente. La defensa de la democracia nos afecta a todos.

Poco margen de maniobra para el PNV
Ramón Villota-Coullaut Libertad Digital  2 Abril 2003

El PNV sigue echando balones fuera, ahora con la excusa de que no les ha llegado la notificación oficial de la sentencia del Tribunal Supremo. Pero en cuanto reciba la sentencia –como la totalidad de los Municipios vascos y navarros y las diputaciones forales–, la Mesa del Parlamento Vasco habrá de ejecutar la sentencia de 17 de marzo por la que el Tribunal Supremo ilegalizó a Batasuna. Y, así, promover la ilegalización de Sozialista Abertzaleak, la denominación actual de la extinta Batasuna, aunque esto pueda molestar a algún dirigente del PNV.

Habrá que esperar a si, utilizando el criterio más estrictamente nominalista, no admiten en la práctica la ejecución de la indicada sentencia, pero una respuesta de dicho calibre puede implicar, como mínimo, una reiteración del Tribunal Supremo para que la ejecución se cumpla también en lo que respecta a SA, y, como máximo, la comisión de un delito de desobediencia regulado en el artículo 410 del Código Penal, que indica: “Las autoridades o funcionarios públicos que se negaren abiertamente a dar el debido cumplimiento a resoluciones judiciales, decisiones u órdenes de la autoridad superior, dictadas dentro del ámbito de su respectiva competencia y revestidas de las formalidades legales, incurrirán en la pena de multa de tres a doce meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años.” La única excepción que se pone al cumplimiento de este precepto se recoge en su 2º párrafo, cuando dice: “No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, no incurrirán en responsabilidad criminal las autoridades o funcionarios por no dar cumplimiento a un mandato que constituya una infracción manifiesta, clara y terminante de un precepto de Ley o de cualquier otra disposición general.” Así se cumple el mandato constitucional –recogido en su artículo 118–, que manifiesta: “Es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto”. Sí, también dice en la ejecución de lo resuelto, porque de otro modo no serviría de nada la resolución judicial, fuera la que fuera.

En cualquier caso, la sentencia cumple con todos los requisitos legales –dictada por un órgano integrado del Poder Judicial en el ejercicio correcto de sus competencias, en este caso, de conformidad con la Ley Orgánica de Partidos Políticos y con la Ley Orgánica del Poder Judicial–; y el socorrido asidero de la soberanía parlamentaria no tiene nada que ver con la exigencia de cumplir una resolución judicial. Lo demás, es intentar ganar tiempo y poner trabas a una resolución judicial, ya que no es competencia del Parlamento Vasco pronunciarse sobre su legalidad. Tan sólo debe limitarse a cumplir la sentencia.

EE UU halla manuales de armas químicas en el norte
Los kurdos permanecen impacientes por entrar en combate, mientras las tropas aliadas toman posiciones
Miguel F. Rovira - Silopi (Turquía).- La Razón 2 Abril 2003

Equipos de las fuerzas especiales estadounidenses en el norte de Iraq se han incautado de manuales sobre la producción de gases venenosos, máscaras antigás y otros documentos en asaltos a campamentos de la organización islámica Ansar al Islam, supuestamente ligada a la organización terrorista Al Qaida, según informó ayer la cadena de televisión ABC. En estos asaltos en el Kurdistán iraquí bajo control de Bagdad, también se encontraron los nombres de algunos presuntos militantes que estarían viviendo en Estados Unidos, y que los servicios de inteligencia están contrastando con las listas de conocidos miembros de Al Qaida. De acuerdo con el corresponsal de la cadena, los documentos incautados son «significativos». Según éste, entre estos papeles figuran manuales sobre la producción de gas sarín, cianuro y ricina, así como posibles manuales de Al Qaida, máscaras antigás e inyecciones de atropina, sustancia empleada como antídoto para los gases nerviosos. También había información sobre cómo hacer explotar edificios utilizando un diagrama de las embajadas de Estados Unidos en Tanzania y Kenia, objeto de un atentado por parte de Al Qaida en 1998. Estos asaltos contra las posiciones de Ansar al Islam se lanzaron el pasado sábado y todavía continúan con el apoyo de los combatientes kurdos. En estas operaciones también se detuvo a un presunto miembro del grupo terrorista, que de acuerdo con las fuerzas kurdas sería de descendencia árabe y habría admitido haber combatido en Afganistán. Los iraquíes han afirmado que han matado a diez soldados británicos y que se han apoderado de su todoterreno en una ciudad al norte de Mosul.

Decepción en el frente
Mientras, las fuerzas kurdas se debaten entre el júbilo por el éxito de los bombardeos aliados contra las defensas de Kirkuk y Mosul y la decepción ante los aparentes planes de EE UU de no contar con ellas para combatir a las tropas iraquíes. Los ataques aéreos a las posiciones del Ejército iraquí ubicadas tras la línea de demarcación que separa la región autónoma del Kurdistán del resto de Iraq permiten que la milicia kurda pueda adentrarse en territorio del régimen de Bagdad. En los avances hacia Kirkuk y en la toma de puestos militares iraquíes de la primera línea de defensa al norte de Mosul participan sólo milicianos kurdos. Los milicianos del frente de Kirkuk están tan sólo a 20 kilómetros de esta ciudad, mientras que pelotones de la milicia avanzaron ayer tres kilómetros en dirección a Mosul.

La impaciencia de la milicia kurda, que durante meses o quizás años ha diseñado sus propios planes de guerra, crece a medida que sigue sin apreciar señales de que las fuerzas estadounidenses en el norte de Iraq estén preparadas para un inminente ataque. «Nuestras órdenes no han variado: mantenernos a la defensiva», indicó desde la guarnición kurda de Dihok el comandante Naziar Ibrahim. Desde la pasada semana, los aviones militares de transporte aterrizan en el aeródromo de Harir con material bélico, equipos, provisiones y tropas de refuerzo que se unen a los cerca de mil paracaidistas estadounidenses de la avanzadilla. El alto mando de las fuerzas de EE UU informó de que enviaría otros 5.000 efectivos al norte de Iraq, aunque hasta ahora, y según oficiales kurdos, las unidades de combate estadounidenses no han tomado posiciones en el frente. «No está claro cuándo comenzará la batalla en el frente norte», apuntó el portavoz del Partido Demócrata de Kurdistán (PDK). Reuters, Efe

Detenido en una farmacia francesa un etarra herido de bala en un muslo
Xangarin Rekondo explicó a los gendarmes que se le había disparado la pistola que llevaba Ex miembro del 'comando Zuzen', huyó días después del asesinato del concejal Priede en Orio
FERNANDO ITURRIBARRÍA, CORRESPONSAL,  PARÍS El Correo  2 Abril 2003

La Gendarmería gala detuvo ayer en una localidad del departamento de Aveyron (sur de Francia) al presunto militante de ETA Xangarin Rekondo Serrano, huido del 'comando legal Zuzen' días después del asesinato, en el mes de marzo del año pasado, del concejal socialista de Orio Juan Priede. El arrestado, que llevaba una pistola cargada en una mochila, acudió a una farmacia para curarse una herida de bala en el muslo izquierdo.

La detención se produjo hacia las tres de la tarde en Mur de Barrez (Aveyron), municipio de un millar de habitantes situado a unos 170 kilómetros al nordeste de Toulouse. Xangarin Rekondo se presentó en una farmacia del casco urbano y pidió una cura de urgencia para una herida por arma de fuego en el muslo izquierdo. La farmacéutica comunicó la circunstancia a la Gendarmería local, en cumplimiento de la obligación legal para los facultativos de denunciar todo hecho de origen violento.

Cuando a los pocos minutos los gendarmes llegaron al establecimiento, el herido se identificó como militante de ETA y fue detenido. Los agentes encontraron en la mochila que portaba una pistola automática cargada con munición del calibre 9 mm. De inmediato, Rekondo Serrano fue trasladado al centro hospitalario de Aurillac (Cantal), donde quedó ingresado bajo vigilancia policial. En el trayecto explicó a los gendarmes que se había autolesionado accidentalmente con el arma.

La investigación ha sido encomendada al servicio regional de la Policía Judicial de Clermont Ferrand (Puy de Dôme), en el centro de Francia. Las averiguaciones preliminares permitieron identificar al detenido como Xangarin Rekondo Serrano, nacido hace 23 años en San Sebastián. Las primeras hipótesis le sitúan como militante en la reserva. Se da la circunstancia de que Domingo Aizpurua Aizpuru, 'Pitxas', uno de los supuestos responsables de la acogida a esta categoría de activistas, fue detenido el pasado 21 de marzo en Mauleón al volante de un 'Peugeot 206' robado diez días antes en el mismo departamento de Aveyron.

'Comando Bakartxo'
Según las fuerzas de seguridad españolas, Xangarin Rekondo estaba huido de su domicilio desde la detención, el 31 de marzo del año pasado en San Sebastián, de Unai Bilbao Solaetxea, 'Ander', y de Iñaki Bilbao Goikoetxea, 'Basur', supuestos miembros ilegales del 'comando Bakartxo'. Ambos han sido procesados por el juez Baltasar Garzón como presuntos autores del asesinato, diez días antes, del concejal socialista de la localidad guipuzcoana de Orio Juan Priede.

Un informe de la Guardia Civil aportado a la Audiencia Nacional afirma que los dos liberados contaban con una infraestructura integrada por tres taldes: 'Piperrak', 'Tupi' y 'Zuzen'. A este último pertenecía, al parecer, Rekondo junto al también huido Eneko Agirresarobe Olagoi y el detenido Aritz Saez Insausti. Se les atribuyen misiones de acopio de datos sobre objetivos en San Sebastián y localidad cercanas. Los tres recibieron un cursillo de adiestramiento en el manejo de armas, impartido en el monte por los dos Bilbao, según el citado atestado.

Rekondo no acudió a la siguiente cita prevista entre el 'comando Donosti' y sus colaboradores 'legales', ya que había sido detenido por la Ertzaintza el 6 de febrero de 2002 junto a otros cinco jóvenes acusados de formar parte de un grupo de violencia callejera operante en Guipúzcoa, que había realizado ocho ataques entre 1997 y 2001, entre ellos uno dirigido contra la casa del profesos universitario Mikel Azurmendi. Fue puesto en libertad dos días más tarde. Los 'liberados' recomendaron entonces a los miembros del 'comando Zuzen' que paralizaran su actividad hasta finales de marzo para saber si estaban quemados.

Urtzi Murueta Gondra, otro presunto militante de ETA, fue detenido el pasado 19 de noviembre en el sur de Francia en similares circunstancias. Se presentó en un centro sanitario de Limoges con heridas causadas por la explosión accidental de un detonador cuando, al parecer, realizaba prácticas para la confección de artefactos.

ETA, el principal violador de los derechos humanos en España
ABC  2 Abril 2003

MADRID. ETA se presenta como el principal violador de los derechos humanos en España en el informe anual sobre la «Situación de los derechos humanos en el mundo» elaborado por el Departamento de Estado de EE.UU., en el que se analiza la situación de 196 países, excluido Estados Unidos.

En el capítulo dedicado a España (20 páginas), las autoridades norteamericanas califican a ETA como «grupo terrorista» -y no separatista, eufemismo que hasta el 11-S era frecuente en EE.UU.- y afirman que en 2002 «continuó su campaña de asesinatos y bombas». Sus simpatizantes, añaden, «siguieron su campaña de violencia urbana y vandalismo en el País Vasco dirigida a intimidar a políticos, profesores y periodistas».

El primer punto del informe, sobre «ejecuciones ilegales o arbitrarias» en nuestro país, hubiera quedado en blanco si no fuera por los asesinatos cometidos por ETA. Allí se describen los cuatro atentados con muertos perpetrados el pasado año. El documento recoge las acciones legales emprendidas por el Estado contra los terroristas, entre ellas, las condenas de ocho miembros de ETA, las detenciones de 123 etarras y de 194 simpatizantes relacionados con la violencia urbana y el desmantelamiento de 16 comandos. «Además de los asesinatos, los atentados y las bombas de ETA han causado numerosos heridos y daños materiales. Muchos de esos atentados fueron dirigidos contra la industria turística», añade.

Otro capítulo que hubiera quedado en blanco es el referente a la «libertad de expresión y de Prensa», pero el informe recuerda «la violenta campaña de intimidación contra políticos, periodistas y profesionales y organizaciones universitarias» realizada por ETA. «El Gobierno no restringió la libertad académica. ETA y sus elementos del nacionalismo radical vasco continuaron intimidando y presionando a profesores «hostiles» para que abandonen la región», señala.

Aparte de ETA, el documento señala que el Gobierno respeta en general los derechos humanos, aunque menciona informes de abusos a detenidos, malos tratos a extranjeros e inmigrantes ilegales, violencia doméstica, discriminación laboral a la mujer, discriminación social a los gitanos y a los inmigrantes y tráfico de mujeres y adolescentes destinadas a la prostitución.

El PP tilda de «censura» que ETB rechace emitir un anuncio institucional de la Constitución
ABC 2 Abril 2003

VITORIA. El diputado general de Álava, Ramón Rabanera, criticó ayer abiertamente la negativa de la televisión pública vasca, ETB, a emitir la campaña institucional para promover los valores de la Constitución y del Estatuto de autonomía auspiciada desde las Juntas Generales de Álava. Rabanera aseguró que «no puede ser más negativa y más preocupante la censura» de este medio de comunicación.

«Si se hace esto con una campaña institucional, qué no se hará con otras cosas», se preguntó el diputado general de Álava después de dar a conocer los asuntos tratados ayer durante la reunión del Consejo de Gobierno de la Diputación Foral.

Rabanera fue taxativo al afirmar que no entiende la censura cuando «incluso los propios principios de ETB, la propia ley de creación de esta televisión vasca, se basa en el principio de defensa y promoción de los valores cívicos de la convivencia reconocidos en la Constitución y el Estatuto», manifestó el diputado general a Europa Press.

Rabanera dijo que aún se está a la espera de conocer la decisión definitiva de ETB, durante una reunión del Consejo del medio de comunicación. Asimismo, Rabanera adelantó que desde la institución que dirige «se tomarán las medidas necesarias para defender la libertad de expresión».

La campaña tiene un coste aproximado de 200.000 euros para la realización de anuncios para emisoras de radio, prensa y televisión en los que se defiende el actual marco jurídico político definido por la Constitución y el Estatuto. La campaña, a través de un anuncio publicitario, muestra cómo una joven lee un libro titulado «Constitución y Estatuto», en el que se muestran imágenes de Álava. Tras cerrar la publicación, la muchacha aparta otro libro titulado «Cuentos», que ha sido interpretado por muchas formaciones políticas como una muestra de rechazo al llamad «Plan Ibarretxe» en favor de la autodeterminación.

Ibarretxe favorece a Polanco con una nueva concesión millonaria para Santillana
Libertad Digital  2 Abril 2003

El Grupo PRISA acaba de ser agraciado con una nueva prebenda por parte del gobierno de Ibarretxe. Santillana Formación, SL. se encargará de suministrar contenidos y materiales para la enseñanza a través de Internet en el País Vasco. Todas las unidades de negocio de PRISA (periódicos, televisiones, publicidad y editoriales) están ya al servicio del PNV.

 Este lunes, el diario electrónico “elconfidencial.com” se hace eco de una información destacada por “Cybereuskadi.com” referente a un nuevo episodio del pacto empresarial y político entre Polanco e Ibarretxe mediante una concesión millonaria al grupo editorial Santillana. Según ha podido contrastar Libertad Digital, el pasado 6 de marzo de 2003, el Boletín Oficial del País Vasco (nº 2003047) publicaba la adjudicación urgente de un contrato de suministro de materiales de autoaprendizaje para Internet a la sociedad Santillana Formación, S.L. El importe total de la concesión asciende a 1.045.000 euros divididos en cuatro lotes (24.040, 30.050, 188.237 y 803.436 euros). El quinto lote, con una dotación de 240.000 euros ha recaído en la empresa Inutec Diseño, S.L.

Lo relevante es que la Dirección de Patrimonio y Contratación tramita la concesión de este concurso por el procedimiento de urgencia estando en juego la nada despreciable cantidad de 1.428.340 euros. La práctica totalidad de esta cantidad recae en el holding mediático que Polanco mantiene en el País Vasco gracias a su relación excepcional con el PNV. La concesión se basa, según recoge el citado número del BOPV en el “suministro de materiales de autoaprendizaje con contenidos formativos y divulgativos on-line para Internet”. Eso es exactamente a lo que se dedica “Santillana Formación, S.L.” y el resto de empresas que pretendían entrar en el concurso de adjudicación.

Pero no es la primera concesión que obtiene la Editorial Santillana en esta comunidad autónoma. Como publicó Libertad Digital, esta unidad de negocio de PRISA ya estaba presente en la mayoría de las ikastolas (escuelas públicas del País Vasco) a través de una marca propia radicada en Galdacano: Zubia Editoriala. Desde el año 2000, esta sociedad filial ha recibido de las arcas de Ibarretxe casi 350.000 euros en concepto de ayuda a material escolar no universitario impreso en euskera. A ello habría que añadir recientes subvenciones por valor de unos 30.000 euros en concepto de desarrollo de software instrumental para la enseñanza en las ikastolas.

Se trata pues, del último ejemplo que ilustra el comensalismo entre el PNV y PRISA (Ibarretxe y Polanco) en el País Vasco y Navarra, denunciado repetidamente por Libertad Digital y que abarca un amplio espectro mediático. En él destacan las televisiones (LOCALIA, Canal Bilbao o Canal 4, entre otras), cabeceras de prensa como “El Periódico de Álava” y “El Diario de Noticias”, la exclusividad publicitaria en DEIA y en el ente de radio y televisión pública EiTB, y la mencionada presencia, cercana al monopolio, de las editoriales dedicadas a la educación en euskera.

Recortes de Prensa   Página Inicial