AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 5 Abril  2003
VUELTA A LAS ANDADAS
Mikel IRIONDO ABC 5 Abril 2003

Estella otra vez
Germán Yanke Libertad Digital  5 Abril 2003

Habló Eguíbar, es decir, Arzallus
Julián Lago La Razón 5 Abril 2003

ANTE EL DILEMA DE LOS PARÁSITOS DE LA DEMOCRACIA
Editorial ABC 5 Abril 2003

Los ataques contra el PP
Francisco Marhuenda La Razón 5 Abril 2003

Volver al 98
TONIA ETXARRI El Correo 5 Abril 2003

Mercadeo hiriente
Editorial El Correo 5 Abril 2003

Antiamericanismo
Porfirio Cristaldo Ayala Libertad Digital  5 Abril 2003

Las tropas aliadas hallan almacenes con sustancias químicas y cianuro en el Éufrates
Luke Baker - Bagdad.- La Razón 5 Abril 2003
 

Chávez y Sadam Husein
Carlos Sabino Libertad Digital  5 Abril 2003

El Ayuntamiento de Irún rinde homenaje a las 25 víctimas del terrorismo de la localidad
AGENCIAS/SAN SEBASTIÁN EL Correo 5 Abril 2003

Plumero
Cartas al Director ABC 5 Abril 2003

La UB acoge en su web a los grupos que organizan ataques al PP y saquean tiendas en las protestas
D. Mazón - Madrid.- La Razón 5 Abril 2003

Gorriarán y un sobrino de Mayor Oreja fueron vigilados por una etarra
ABC 5 Abril 2003


VUELTA A LAS ANDADAS
Por Mikel IRIONDO ABC 5 Abril 2003

SI en el País Vasco la situación política está tradicionalmente embrollada, la propuesta de Larreina a las huestes de batasuna, secundada por Egibar, para compartir lista electoral siempre que se desmarquen de ETA y de Aznar (¡rigurosa comparación!), ha servido para mostrarnos de manera diáfana la deriva soberanista. La clave de este ofrecimiento estriba en la alarma generada en el mundo nacionalista ante la posibilidad de que los batasunos propugnen la abstención activa en las próximas elecciones. Es evidente que Otegi y los suyos, debido a la ilegalización, tienen serios problemas para elaborar sus listas con gentes necesariamente poco significadas en la militancia radical, y aun si pudieran cerrarlas podrían encontrarse a la postre con una nueva sentencia judicial ilegalizadora. Ante este panorama, la idea de la abstención ha ido cobrando cuerpo en este entorno abertzale y como consecuencia directa para el nacionalismo llamado democrático, la certeza de que así no saldrán las cuentas electorales para potenciar la marcha del plan Ibarretxe también se instala con firmeza. Toda la estrategia de captar votos del entorno batasuno puede hacer aguas si finalmente propugnan la abstención y con ello también queda en pañales el plan del lendakari.

La quiebra del mundo radical es palpable, la acción policial, la respuesta cívica constitucionalista y las decisiones judiciales han servido de mucho para desazonarlos; por ello no es sorprendente que Otegi haya entrado al trapo y haya dicho que si se garantiza por parte de esta posible fuerza nacionalista «única» un plante democrático y pacífico frente al Estado, el dice que sí a este proyecto que además, apunta, traerá consigo el cese del terrorismo etarra merced a una nueva tregua.

Si este Lizarra bis se concreta como Otegi señala, bienvenido sea el alto el fuego pues permitirá que mucha gente viva más tranquila en Euskadi, además a muchos no nos pillará como pardillos dada la triste experiencia acumulada, y lo que todo este rocambolesco proceder demuestra es que la decisión de ilegalizar Batasuna no se tomó de manera arbitraria, nuevamente ha quedado claro que algunos tienen conexión directa con quienes tejen la tela del crimen y ponen voz a sus oscuros designios.

Estella otra vez
Germán Yanke Libertad Digital  5 Abril 2003

El PNV no va a renunciar a ser un partido de poder o, lo que es lo mismo, a seguir existiendo. Fuera de las instituciones y de la red clientelar tan largamente fraguada, está condenado a la inanición y el resquebrajamiento. Por eso, nada sustancial cambiará en la coalición ya establecida con EA para las próximas elecciones municipales a no ser que este partido quiera suicidarse. La oferta del portavoz de EA, Rafael Larreina, a Otegi para integrar a etarras en sus listas son fuegos de artificio, una improvisación que no tendrá efectos prácticos pero que tiene el valor simbólico de demostrar el ansia de los nacionalistas por establecer un frente común.

Otegi y los etarras lo saben. Escenifican su interés porque les interesa lo que en el fondo significa y que está más en la línea de lo propuesto esta misma semana por Joseba Egibar, la reedición del Acuerdo de Estella. Si en el primer intento, ETA reprochó al PNV su “falta de valor”, ahora el PNV ofrece un “reto al Estado”. Otegi ofrece nueva tregua de la banda terrorista, tan falsa como la anterior, y, como aquella, concebida como un parón táctico y vigilante mientras los partidos nacionalistas se ocupan del acoso y la exclusión de los ciudadanos no nacionalistas.

El Estado de Derecho, como quedó ya demostrado, tiene instrumentos suficientes para impedir esta iniciativa totalitaria. Pero hay que ponerse a ello sin dejar que los bombardeos de Irak impidan oír esta ofensiva impresentable. Creo que es el momento de que la comisión del Pacto por las Libertades se reúna de nuevo y establezca los acuerdos políticos necesarios para oponerse eficazmente a esta vergüenza antidemocrática. Creo que es el momento de que PSOE y PP determinen seriamente una estrategia conjunta en el País Vasco de cara a las elecciones y a la posterior formación de mayorías. Y creo que es el momento de que, por encima de ese zafio intento de mostrar al Gobierno en soledad, ambos partidos denuncien la participación de Izquierda Unida en la deriva independentista del Gobierno vasco y la colaboración que prestan al PNV, a través de la Declaración de Barcelona, CiU y el BNG. El PSOE tiene una oportunidad de demostrar que puede ser una alternativa razonable.

Habló Eguíbar, es decir, Arzallus
Julián Lago La Razón 5 Abril 2003

Dicen que cuando Joseba Eguíbar habla lo hace a través de, la ventriloquía de Arzallus que, como Maricarmen, la de los muñecos, le utiliza para manifestar por boca de ganso lo que en ese momento a él no le conviene manifestar por boca propia. No significa ello que Arzallus no se atreva a decir cuanto se le pasa por la cabeza, que se atreve, y con frecuencia, sino que Eguíbar es para Arzallus un instrumento oral, un muñeco vicario de su pensamiento único, que ése sí es, manda huevos, pensamiento único, y excluyente.

En un intento de recuperar el Pacto de Estella sustanciado entre el nacionalismo y la banda, el PNV ha ofrecido ahora a la ilegal Batasuna, travestida en Socialista Abertzaleak, realizar un plante conjunto al Estado en cuanto se desmarque de ETA. O sea, el independentismo vasco anda muy preocupado tanto por el reforzamiento del Estado de Derecho con las reformas legislativas de Michavila como con la eficaz labor policial que dirige Acebes, a la cual no son ajenos los servicios de inteligencia de Estados Unidos, pese a que desde el Gobierno de Aznar apenas ni siquiera se insinúe.

De siempre el PNV ha escenificado con el nacionalterrorismo la discrepancia del método utilizado, aunque no así con el objetivo compartido de la desagregación de España. De ahí que el PNV se pase ahora por el arco del triunfo una sentencia del Supremo, por la que Batasuna como parte del conglomerado etarra ha quedado fuera de la ley, al tiempo que solicita la ruptura institucional con el Ministerio del Interior, lo cual supone una gravísima irresponsabilidad por lo que afectaría a la lucha antiterrorista.

Resulta además curioso, cuando menos, que paralelamente, y en la misma sesión parlamentaria del pasado miércoles, otro muñeco de la ventriloquía, de nombre Rafael Larreina, vicesecretario general de EA, haya ofrecido a los batasunos compartir lista electoral en una carrera contrarreloj por ver quién el 25-M hereda el electorado de Batasuna, que es de lo que se trata después de todo. Así, en un claro desafío al Estado de Derecho, PNV y EA piden a los batasunos de Otegui que modifiquen la formalidad, sólo la formalidad, de su apoyo al terrorismo para, salvadas las apariencias, constituir contra el Estado un frente nacionalista más radical que el alcanzado en Estella, al calor de la tregua de ETA, en 1998.

O lo que es lo mismo, que lo que pretenden, coño, unos y otros es que los batasunos dejen de figurar, de aparecer como colaboradores necesarios de ETA, que en realidad el fondo y no la forma de la cuestión, léase el sagrado derecho a la vida, le importa una higa a gente como Eguíbar, es decir a Arzallus, que es el jefe de la cosa, de toda la cosa.

ANTE EL DILEMA DE LOS PARÁSITOS DE LA DEMOCRACIA
Editorial ABC 5 Abril 2003

Nos enfrentamos como sociedad democrática a un serio dilema que podría formularse en términos de interrogante: ¿deben los partidos y organizaciones sociales dejar de protestar -es decir, de ejercer su libertad de expresión- por el hecho de que, a propósito de esas concentraciones determinados individuos o grupos anónimos o solapados perpetren actos delictivos o abusivos? La respuesta no puede ser unívoca ni terminante, pero debe ser negativa: los violentos, los delincuentes, los radicales no pueden secuestrar la libertad de manifestación. Ni cabe inferir que tales hechos intolerables sean endosados, sin más matizaciones, a los que convocan las manifestaciones y concentraciones, máxime cuando estos son partidos -en particular el Socialista- que forman parte del sistema democrático. Es un despropósito atribuir a los dirigentes del PSOE -con menos rotundidad podría afirmarse lo mismo respecto de algunos de Izquierda Unida- responsabilidad en episodios tan lamentables. Y similar equivocación sería despachar con este argumento el debate que se plantea porque, quiérase o no, la cuestión concierne a los partidos políticos, en este caso, de la izquierda.

Se ha dicho hasta la saciedad, y es verdad, que nada tiene que ver el clamor contra la guerra con esos actos de violencia. Algunos son tan inquietantes como la infiltración de grupos radicales que apoyan tesis proetarras, injurian ad hominen a diputados y representantes del PP, también a legítimos gobernantes democráticos, cometen actos de vandalismo y, en la expresión más grave de intolerancia, consuman agresiones físicas y ataques a sedes del partido del Gobierno con instrumentos tan potencialmente criminales como los llamados «cócteles molotov». Las denuncias de la Secretaría General del PP, avaladas por fotografías, demostrarían que, en efecto, algunos cargos partidarios del PSOE no sostienen la dignidad de su responsabilidad pública en el nivel adecuado. Javier Arenas ha hablado de «denuncia política». Y no debe pasar de ahí porque el resto, si lo hubiere, corresponde al ministerio fiscal y a los jueces. Y a la Policía que es a la que le corresponde investigar actos y comportamientos que sean abusivos o presuntamente delictivos.

En ese marco dialéctico y de fondo tienen que moverse las responsabilidades, pero ni unos ni otros deberían judicializar sus relaciones. A cambio, los dirigentes del PSOE y de IU están requeridos para una manifestación verbal más contundente de distanciamiento de los que parasitan la democracia con el ejercicio de la violencia. Y deben también, cuando lo tengan comprobado, disciplinar a sus cargos o militantes que se hayan excedido. El Gobierno y el PP deben también aguantar el «tirón» pero no -como algunos parecen pretender- hasta consentir con mansedumbre el incremento de una espiral claramente interesada y antidemocrática que busca su achicamiento político e ideológico.

La cuestión última reside en la necesidad de extirpar a los parásitos de las libertades. A aquellos que se amparan en la discrepancia para justificar o atenuar la gravedad de la agresión o el insulto; a aquellos que manipulan la transparencia de las libertades públicas; a aquellos oportunistas que usan del sistema democrático para ponerlo en tela de juicio desde la desafección o la hostilidad. Socialistas, comunistas y nacionalistas no tienen más remedio que reconocer que los parásitos abundan y que su responsabilidad estriba en saber controlar el lenguaje y calcular el efecto de sus convocatorias. Es su capacidad organizativa y la honradez democrática de sus militantes quienes deben garantizar, con las fuerzas de orden público, que su protesta, su discrepancia, es siempre y en todo caso una expresión democrática. Que lo es, no cabe duda. Que lo parezca, es otra cosa. Y hasta aquí llegan los términos de la cuestión. Nada daría más satisfacción a los agresores, ni a los radicales, ni a los violentos que el tristísimo e irreal espectáculo de un cruce de imputaciones entre fuerzas y organizaciones democráticas. Porque los parásitos de la libertad, no pretenden sólo el desgaste del Gobierno, que también. Pretenden la desestabilización del sistema y la muerte de la libertad mediante el ejercicio trucado de los derechos constitucionales.

Los ataques contra el PP
Francisco Marhuenda La Razón 5 Abril 2003

Los «pacifistas» que impiden que los dirigentes del PP puedan desarrollar su actividad con normalidad son unos fascistas. Es algo que no se puede minimizar afirmando que lo que sucede en Iraq es más grave, porque los derechos y libertades públicas han de ejercerse sin ninguna cortapisa. Hasta el momento se han producido centenares de agresiones, de diverso tipo. En muchas poblaciones, esa izquierda sociológica toma las calles sin respetar los derechos del resto de ciudadanos. No se le puede criticar porque entonces se es autoritario. Los ataques contra las sedes del PP son constantes y no basta con que el PSOE los condene sino que las fuerzas democráticas han de cerrar filas, sin ningún atisbo de duda, al lado de un partido que está siendo acosado por una panda de indeseables.
La izquierda intenta sacar réditos del movimiento contra la guerra que sacude la sociedad española. Se ha instalado en un sorprendente aislacionismo ideológico y político que contrasta con el giro, aunque sea suave, que se está produciendo en Francia y Alemania. La propia esposa de Schroeder recordaba que los aliados liberaron Alemania del nazismo por medio de una guerra. Chirac y su ministro de Exteriores se han apresurado a matizar que Francia quiere la caída de Sadam Husein y está al lado de las democracias.

La guerra era evitable, pero fueron Chirac y Schroeder los que rompieron la unidad de acción, tanto en la UE como en el frente internacional. Con Francia y Alemania presionando a Iraq jamás se hubiera producido el conflicto. La guerra ha servido para movilizar a una izquierda sociológica, la misma que hace unos años defendía el modelo soviético frente al pérfido capitalismo de las democracias occidentales, que ha encontrado su banderín de enganche contra el gobierno de Aznar.

Una vez que ha empezado la guerra cabe esperar que acabe lo antes posible y que sirva, efectivamente, para democratizar Iraq y lograr un efecto dominó en el resto de la zona. Mientras tanto, Zapatero y Llamazares, con la colaboración de nacionalistas vascos y catalanes, no deberían sentirse tan seguros de una posible derrota del PP porque la opinión pública es cambiante.

Volver al 98
TONIA ETXARRI El Correo 5 Abril 2003

Seguramente el gesto de generosidad electoral que el representante de EA tuvo con Batasuna -que contrasta con el nulo ofrecimiento de su apoyo a los partidos que sufren la amenaza de ETA- no llegará a mayores, entre otras cosas porque el PNV quiere jugar a largo plazo (es más sólido proponer un «plante» conjunto al Estado, como hizo Egibar, que unas listas conjuntas ahora) pero adornará el paisaje electoral. La foto de Larreina y Otegi, en el fondo, beneficia a los dos. Al segundo, porque, con la oferta del parlamentario de EA, demuestra a los suyos que, a pesar de la ilegalización de sus siglas, sigue siendo necesario como interlocutor de la izquierda abertzale. Y al primero porque está diciendo a los votantes radicales que, en caso de duda siempre estará EA para acogerles.

Una maniobra que, si bien descolocó al PNV que es, al fin y al cabo, quien manda en la coalición nacionalista, sobre todo deja entrever que el «espíritu del 98», con el Pacto de Lizarra, sigue esperando su tiempo de gloria: Con la ruptura con las fuerzas de implantación en España y con el Estado, a través de la desobediencia civil, con la consiguiente deslegitimación de las instituciones. Un panorama con el que ETA, en sus horas más bajas, sueña como excusa para poder ofrecer una tregua, después el referéndum y luego ya se verá. Volvemos, pues, al 98 para fortalecer el frente nacionalista y al resto de la población le quedará el derecho al pataleo, en el mejor de los casos.

Dicho esto, hay que reconocer que algunos políticos ganan mucho cuando no hablan. Qué más dará que a Arenas, que ni es ministro ni juez, no le parezca democrático el intercambio de cromos nacionalistas, en el Parlamento vasco. Atutxa tampoco se contiene. Con lo bien que hubiera quedado diciendo que la decisión del PP de abandonar los plenos cada vez que se discuta una iniciativa de la ilegalizada Batasuna, es coherente con su estrategia de haber promovido la reforma de la Ley de Partidos. Por ejemplo. Pero no. Habló del «numerito» mientras le quitaba importancia a que el PP esté o no el Parlamento. Sin tener en cuenta que al despreciar el papel del PP en la Cámara Vasca hace lo propio con los 326.000 ciudadanos que le votaron.

De eso, del apoyo electoral están pendientes quienes han tenido problemas para confeccionar sus listas por culpa del miedo a ETA. El PP, de la mano de Mayor, se 'trabajó' con esmero a los sectores más críticos con el nacionalismo, y ha obtenido sus frutos. Sigue el goteo. Esperan el 'pase' de un candidato de las filas foralistas, en Vitoria. Su último fichaje, Carmen Asiain. Socialista, navarra de pura cepa, con un gran bagaje parlamentario, que cree que el PP tiene una política más definida que su partido como alternativa al PNV. Al PSE se les ha sumado el periodista y víctima de ETA Landaburu, que cierra lista en Zarautz. Todos ellos vivían mejor antes del 98.

Mercadeo hiriente
Editorial El Correo 5 Abril 2003

El delirante diálogo que el miércoles pasado mantuvieron los portavoces de los tres grupos nacionalistas de la Cámara vasca desembocó ayer en unas declaraciones de Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, parlamentarios de Sozialista Abertzaleak, que resultaron, simplemente, despreciables. El chalaneo que Rafael Larreina, por parte de EA, y Joseba Egibar, por el PNV, escenificaron con el portavoz de la ilegalizada Batasuna, nada menos que en un pleno parlamentario, fue especialmente hiriente hacia quienes tienen sobradas razones para sentirse víctimas del enredo abertzale. La equiparación que los representantes de la coalición de gobierno volvieron a establecer entre el Estado y ETA -mediante la llamada que el dirigente 'jeltzale' hizo para la realización de un «plante» a ambos- constituye un argumento legitimador del uso del terror. Un argumento con el que ETA siempre se ha sentido especialmente cómoda. Las declaraciones de Otegi así lo han tratado de subrayar, en tanto que vienen a recordar la condición -al parecer previamente pactada- que llevó a ETA a declarar su 'alto el fuego unilateral' en septiembre de 1998: que el nacionalismo gobernante se aliara con la izquierda abertzale para prescindir del resto de las fuerzas políticas vascas, y se comprometiera a desvincularse del Estado constitucional.

Pero lo doloroso del caso es que el nacionalismo vuelve a enredarse en su endogámica concepción de las relaciones políticas mercadeando a cuenta, precisamente, de aquellos que no son nacionalistas. La cruel desvergüenza con la que Otegi mostró su seguridad en que un «plante» de los abertzales al Estado sería correspondido por una «iniciativa» de la banda terrorista señalaba en esa dirección. Sin duda Arnaldo Otegi omitió conscientemente el pavoroso dato de que, al parecer a causa de la inexistencia de un acuerdo entre nacionalistas, ETA persigue a los no nacionalistas, ETA mata a los no nacionalistas. Pero no se le olvidó indicar el precio que la sociedad vasca y en especial las personas sentenciadas por la 'fatwa' etarra deberían pagar para librarse de la coacción terrorista: admitir como propio el mundo totalitario que los terroristas pretenden erigir con la complicidad de los demás abertzales. Las palabras pronunciadas ayer por Otegi fueron el ejemplo más palpable de la cobertura política que Batasuna ha prestado a ETA y que la ha conducido a su ilegalización. Pero resulta especialmente censurable que haya dirigentes en el nacionalismo gobernante dispuestos a secundar tan macabro juego atraídos, sin duda, por la necesidad de mantener abiertos los canales de comunicación con una izquierda abertzale ávida de protagonizar secuencias tan deleznables.

Antiamericanismo
Porfirio Cristaldo Ayala Libertad Digital  5 Abril 2003

La guerra de Estados Unidos contra Irak despertó un viejo fantasma: el antiamericanismo. Pero, a diferencia de otros tiempos, este sentimiento de odio se ha profundizado y globalizado. El odio reúne ahora no solamente a los fanáticos de Al-Qaeda, a los nacionalistas de ultraderecha y la izquierda radical del Tercer Mundo, que ven a Estados Unidos como el “Gran Satán”, culpable de todos los males de la humanidad, sino también a aliados de la “vieja Europa”: Alemania y Francia.

El mismo odio comparten los movimientos pacifistas que surgieron en todas partes, incluso en Estados Unidos, condenando la guerra de Irak. Los pacifistas no ofrecen una alternativa. La “no-guerra” no termina la amenaza que representa Saddam para el mundo, ni elimina la terrible opresión que sufre el pueblo iraquí. Por el contrario, la no-guerra hubiera preparado el campo para futuros ataques terroristas con armas que podrían devastar ciudades enteras.

¿Por qué Saddam, si hay muchos otros dictadores?, preguntan. Saddam no es un déspota más. Es un asesino feroz que ha perseguido y torturado brutalmente a sus adversarios y forzado el genocidio de su pueblo, envenenando con gas a los chiítas y los kurdos. Su partido político se inspiró en el nazismo de Hitler. ¿Por qué los pacifistas no exigen que Saddam sea juzgado por sus crímenes contra la humanidad? No les interesa. Algunos incluso fueron a Bagdad para formar un “escudo humano” en defensa del tirano.

Los pacifistas que queman la bandera de Estados Unidos condenan no tanto la guerra como las libertades individuales en Estados Unidos. El odio a Estados Unidos nace muchas décadas atrás con la absurda teoría marxista de la explotación, que suponía que la prosperidad de un país se consigue con la ruina de otro. Nuestros pueblos son pobres, dicen, porque los norteamericanos son ricos. Por eso la ayuda externa, los créditos de desarrollo de los países ricos a los países pobres, es mirada, no como una colaboración, sino más bien como la “devolución de lo robado” en épocas pasadas. Los países pobres no ven motivo de gratitud hacia Estados Unidos por la ayuda que brindan el Banco Mundial, el BID o el FMI con fondos aportados en gran parte por el pueblo norteamericano.

Pero la economía no es un juego de suma cero, donde lo que gana uno lo pierde otro. En el comercio entre personas o entre países siempre hay una creación efectiva de riqueza que beneficia a todos. Lo que enriquece a los países es el comercio pacífico, no la guerra, como cree la izquierda. Las multinacionales se benefician, no engañando a los pueblos, sino produciendo lo que estos desean. Estados Unidos ha progresado, no mediante la explotación y las guerras, sino gracias a sus libertades individuales, democracia y estado de derecho.

Estados Unidos ha cometido incontables desatinos en sus intervenciones por el mundo. Se ha ganado el odio de muchos. Pero no es ni ha sido nunca una amenaza para la paz mundial. La amenaza es el terrorismo que defienden Saddam, Bin Laden, Corea del Norte. Estados Unidos tampoco es causante de la pobreza de otros pueblos. Estos son pobres porque sus gobernantes saquean el erario, oprimen a los ciudadanos y prohíben las libertades económicas. Los países que liberalizan sus economías crecen y prosperan.

El filósofo francés Bernard-Henri Levy explica que el antiamericanismo es una pasión como las que han dado forma a las peores perversidades de nuestro tiempo. Es una profunda corriente fascista, contra la cual debemos resistir pues su resurgimiento en gran escala es muy peligroso, asegura. El antiamericanismo conlleva frecuentemente el nacionalismo, antisemitismo y racismo en sus peores formas.

Los fundamentalistas musulmanes odian la democracia y la libertad sexual y religiosa de Estados Unidos. Rechazan la tolerancia, la igualdad de derechos de las mujeres y la separación de la Iglesia y el Estado. En el Tercer Mundo odian a Estados Unidos por la desigualdad de riquezas. Y en Alemania y Francia, muchos detestan la libertad económica de Estados Unidos y la modernidad, en favor de un ilusorio “romanticismo naturalista”. Están equivocados. Los pueblos necesitan desesperadamente extender la tolerancia y la libertad.

El antiamericanismo no es solo un error, también es irracional. Implica el odio a lo mejor de Estados Unidos, a la decencia y el coraje de un pueblo que supo romper sus cadenas y construir su progreso alrededor del respeto irrestricto a la libertad, la vida y la propiedad de las personas.

Porfirio Cristaldo es corresponsal de la agencia © AIPE en Asunción (Paraguay).

Las tropas aliadas hallan almacenes con sustancias químicas y cianuro en el Éufrates
Luke Baker - Bagdad.- La Razón 5 Abril 2003

El temido ataque químico contra las tropas aliadas que cercan Bagdad aún no se ha producido, pero los soldados de la coalición siguen encontrando preocupantes indicios. Los marines que avanzan hacia la capital descubrieron ayer miles de cajas que contenían líquidos y polvo blanco no identificado, antídotos contra agentes nerviosos y documentos sobre armas químicas en dos almacenes cerca de Bagdad. «Todavía no sabemos lo que contienen los frascos, así que los hemos enviado a un laboratorio para que los expertos los examinen», confirmó el capitán Kevin Jackson.

Uno de los edificios, que aparecía en los mapas del mando aliado con una serie de dependencias subterráneas destinadas al almacenamiento de sustancias, está situado en la ciudad de Latifiya, al sudeste de la capital. Los frascos encontrados miden aproximadamente once centímetros. Algunos contienen líquidos y otros el mencionado polvo blanco, y a su lado aparecieron diversos manuales y libros sobre armas químicas. Más tarde, los aliados encontraron un segundo almacén con frascos similares.

Pero éstos no fueron los únicos hallazgos de la jornada. El general Vincent Brooks, portavoz del Mando Central, señaló que las tropas estadounidenses han descubierto en los alrededores de Bagdad un presunto «centro de entrenamiento» para la utilización de armas químicas, biológicas o nucleares. El edificio sospechoso se encuentra al oeste de la capital y, según Brooks, «creemos que probablemente era un centro de entrenamiento para armas NBQ». Asimismo, los marines detectaron una fuerte concentración de cianuro y de gas mostaza en el río Éufrates al analizar el agua para comprobar si era potable, según informó la cadena estadounidense NBC.

Por otro lado, las sustancias encontradas hace varios días en un laboratorio en Sargat, una región remota del norte de Iraq, han resultado ser toxinas mortales, concretamente ricina y toxina botulínica, según informó la cadena de televisión estadounidense NBC, que ha realizado sus propias pruebas. Estos productos fueron encontrados en un campamento de entrenamiento terrorista de la organización Ansar al Islam, supuestamente relacionada con la red terrorista Al Qaida. Reuters

Chávez y Sadam Husein
Carlos Sabino Libertad Digital  5 Abril 2003

Banderas de Irak han aparecido en Caracas en manifestaciones y actos públicos. No las enarbolan pacifistas convencidos –de esos que en cualquier lugar del mundo repudian por principio todas las guerras– ni miembros de alguna colonia árabe que viva en nuestro suelo. Los que agitan esos símbolos son venezolanos que defienden a Saddam Hussein y a su régimen, que se sienten identificados con su modo de gobernar y sus objetivos políticos. Ellos son los mismos partidarios de Chávez que suelen disolver actos de la oposición, a veces a balazos, con el apoyo de la policía política y de ciertas alcaldías, los llamados “círculos bolivarianos” que ha organizado directamente Diosdado Cabello, actual ministro de infraestructura y ex ministro del interior.

El hecho muestra una coincidencia de actitudes y de valores políticos que el propio presidente se ha encargado de destacar. En el régimen iraquí Chávez encuentra tal vez la mejor expresión de lo que él quiere para Venezuela, un sistema de gobierno dictatorial, apoyado en el ejército, pero que recurre a comandos y organizaciones paramilitares para aterrorizar a su propia población; un régimen benevolente frente a los terroristas de todo el mundo, que sataniza a los Estados Unidos, que posee una economía dirigida y controlada por el estado; un sistema, en fin, donde las elecciones se ganan no ya por el 99,99% de los votos, como en los antiguos países comunistas del este, sino por un todavía más impúdico y directo 100%. Cuando Chávez visitó Irak hace un par de años y viajó en el propio automóvil del dictador árabe se convirtió en el primer mandatario en visitar a ese régimen proscrito, mostrando una identidad de propósitos que no puede ser disimulada. Como dice el periodista Orlando Urdaneta: “Saddam Hussein no sube a cualquiera en su Mercedes Benz”, recordando a Hussein al volante y Chávez a su lado, de paseo por Bagdad.

Mientras la guerra prosigue su sangriento curso en el Medio Oriente aquí, en pleno Occidente, el gobierno venezolano realiza acciones en la retaguardia que pueden llegar a tener importancia internacional. No sólo se ha negado a calificar como terroristas a las guerrillas colombianas de las FARC y el ELN –prestándoles asistencia encubierta en múltiples formas–, sino que ya ha comenzado a organizar sus propios contingentes guerrilleros. El periodista Roberto Giusti ha denunciado esta semana que el FBL (Fuerzas Bolivarianas de Liberación) agrupa ahora a más de 1.000 irregulares dotados con armas modernas que actúan en al menos tres estados venezolanos y controlan una superficie de unos 60.000 kilómetros cuadrados.

En tanto los partidarios de Chávez se organizan de este modo, el gobierno ha cesado la entrega de dólares que tiene represados en el Banco Central con el claro fin –abiertamente reconocido por el presidente– de castigar a los empresarios venezolanos que él califica como golpistas y que organizaron junto a otros muchos sectores, a fines del año pasado, un inmenso Paro Cívico que detuvo a Venezuela por casi dos meses.

Pero todo esto se hace, insidiosamente, tratando de mantener una fachada de aparente legalidad que confunde, como es natural, a muchos observadores extranjeros mal informados. El gobierno parece aceptar la oposición interna, aunque trata de destruirla de modo encubierto, y afirma que respetará la constitución al pie de la letra, a pesar de interferir en todo lo que puede para que no se desarrollen las consultas electorales que ésta permite realizar para revocar el mandato del presidente y de otros importantes cargos.

Venezuela, por obra de este singular caudillo, va aproximándose así peligrosamente al candente foco de los conflictos internacionales de hoy. Nos aguardan meses peligrosos, conflictivos, en los que se tratará de imponer una dictadura proclive al terrorismo y a la confrontación. Sólo nos resta aguardar que la derrota de Saddam Hussein nos sirva para debilitar el poder de quienes quieren ser sus émulos en este rincón del mundo.

Carlos Sabino es corresponsal de la agencia © AIPE en Caracas.

El Ayuntamiento de Irún rinde homenaje a las 25 víctimas del terrorismo de la localidad
El alcalde, el socialista Santano, afirma que los vascos «tienen la obligación de deslegitimar a ETA»
AGENCIAS/SAN SEBASTIÁN EL Correo 5 Abril 2003

El Ayuntamiento de Irún rindió ayer homenaje a las 25 personas que han sido asesinadas por ETA en la ciudad, en un acto en el que fue descubierta un placa e inaugurada una escultura en recuerdo a todas las víctimas. El alcalde de la ciudad, José Antonio Santano, señaló que los vascos tienen la «obligación de deslegitimar cualquier argumento que dé cobertura o justifique» la actividad terrorista.

El acto fue presentado por el periodista Gorka Landaburu, quien sufrió un atentado de ETA, y contó con la presencia de dirigentes y concejales de todos los partidos excepto Sozialista Abertzaleak. También acudieron familiares de víctimas, como la viuda del edil del PP de Rentería José Luis Caso; la viuda y la hija del guardia civil Luis Martos García, fallecido en 1980; y familiares del concejal Lucio Martínez, muerto en un atentado perpetrado antes de la Transición.

El alcalde descubrió una placa de acero en un monolito en recuerdo a las víctimas, ubicado en la plaza Gernikako Arbola. El Consistorio también aprobó dedicar el espacio verde anexo a la plaza a la memoria de las víctimas y colocar en él la escultura 'Loa a la Paz', de Iñaki Moreno Ruiz de Egino. El alcalde explicó que el acto pretende ser un homenaje y recuerdo a todas las víctimas de ETA y reivindicar la ciudad como «espacio de encuentro, de convivencia y de paz».

Por su parte, el periodista Gorka Landaburu pidió a todos los partidos que se unan «porque el único enemigo es la banda terrorista». «Esa unión -concluyó- supondría un paso importante hacia la paz y la libertad».

Plumero
Rubén C. Mateos del Pino/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director ABC 5 Abril 2003

¡Pues claro que la campaña institucional aprobada en las Juntas Generales de Álava es propaganda!... De eso se trata, de propagar lo idóneo de nuestro marco jurídico. En este país patas arriba que nos promueven los aranistas, ahora es ilegal hacer apología del ordenamiento que nos rige y que se aprobó tan mayoritariamente en Álava y en Euskadi, que el soberanismo tiene que manipular los resultados. ¿Pero acaso no es propaganda que buzoneen el Plan de Puerto Rico sin que nadie sepa si es del Gobierno o del Parlamento? ¿No es raro que los cuatro compromisos de Gernika que fueron ampliamente difundidos, acabaran siendo reflejados en la campaña electoral del candidato Ibarretxe? Los aranistas prefieran que se difunda el estatuto de Stormont, de las islas Äland o de Puerto Rico, pero no el que aprobamos los vascos con el 90% de los votos a favor...

Y al final a la EITB que pagamos todos se le ve (otra vez) el abertzal-plumero: no se hace publicidad de lo aprobado en las Juntas Generales, pero se ve como algo normal que se insulte a los escoltados en bertso-jaiak o en el Betizu; se apoya al euskera pero no a las víctimas euskaldunes, que Batasuna (o lo que sea) puede tener publicidad con normalidad. Parece que el plumero-EITB esté hecho con la pluma del Hotel Glamour, porque la Euskadi soberanista de Ibarretxe y Madrazo se parece más al absurdo diseño de sociedad que harían Pocholo y Dinio.

La UB acoge en su web a los grupos que organizan ataques al PP y saquean tiendas en las protestas
La Universidad da acceso a colectivos que instaban a pegar a Alberto Fernández y robaron un jamón
La página web de la Universidad de Barcelona acoge a diversas asociaciones, de estudiantes y culturales, entre las que figuran algunas que animan a «recibir» a Alberto Fernández en uno de los actos del PP y justifican el asalto a unos grandes almacenes en la Ciudad Condal. Asimismo, esos colectivos lanzan proclamas a favor de Batasuna y otras organizaciones del entorno de ETA, califican a Garzón de «represor» por sus acciones contra «la lucha vasca» y a Savater de «filofascista», «radical nacionalista español» y «principal ideólogo de la derecha española más rancia».
D. Mazón - Madrid.- La Razón 5 Abril 2003

La Universidad de Barcelona, que dirige Joan Tugores, acoge en su página web a varias asociaciones de estudiantes y de otros ámbitos que atacan a miembros del PP por su posición en el conflicto de Iraq, justifican el asalto a unos grandes almacenes en Barcelona, insultan a Garzón, al que llaman torturador, y se posicionan del lado de Batasuna y otros colectivos del entorno de ETA.

Entre las agrupaciones que encuentran cobijo en la página de la UB se encuentra la Coordinadora de Estudiantes de los Países Catalanes (CEPC). En su página se invitaba a acudir el pasado uno de abril para «recibir» a Alberto Fernández, candidato del PP a la Generalitat, poco después de que un grupo de radicales le agrediera al grito de «asesino». Asimismo, Alternativa Estel, de la izquierda republicana independentista, calificada en la página de la UB de «asociación cultural», a la vez que criticaba las acciones del juez Garzón contra el entorno de ETA, animaba a los estudiantes a mostrar su rechazo a la guerra y hacía un llamamiento a las protestas antiimperialistas. En uno de los apartados de la página, el internauta encuentra los mensajes mandados por lectores a la asociación, entre los que destaca uno que lleva por título «Razones para mangar un jamón», en referencia al ataque contra unos grandes almacenes perpetrado en una reciente manifestación en contra de la guerra. Entre las razones que cita, destacan: «Porque cierta empresa textil del grupo realiza toda la vestimenta para la Guardia Civil y el Ejército; porque se pasan por el forro el respeto a nuestra propia lengua; porque en su publicidad siempre aparecen actores americanos o españoles, y la verdad, dan pena; porque es un símbolo del capitalismo neo-liberal más recalcitrante; y sobre todo porque el jamón de cinco jotas es exquisito». En este asalto, enmarcado en la manifestación por la paz, se robaron múltiples objetos y se destrozaron cristales y estantes.

Savater, «radical español»
Ambos colectivos califican en sus páginas a Fernando Savater de «radical nacionalista español» y «principal ideólogo de la derecha española más rancia» y tildan su visita a la UB de «provocación a la libertad de expresión». En este sentido, la «asociación cultural» incluye dentro de su página proclamas a favor de la deslegalizada Batasuna. Asimismo, en el apartado de «Documentos» se incluye un archivo sobre el juez Garzón en el que se explica que es «uno de los protagonistas más siniestros de la indiscriminada represión a independentistas y fuerzas de liberación». Se le responsabiliza del ahogamiento de «todos y cada uno de los intentos de organización revolucionaria en Euskal Herria».

A lo largo, continúa, de sus años de «actividad represiva ha encarcelado a centenares de presos políticos, organizaciones ilegalizadas o medios de comunicación censurados que son la voz de la lucha vasca». Después, define Askatasuna como «organización antirrepresiva de apoyo a los presos vascos clausurada por los mercenarios del imperialismo español».

Gorriarán y un sobrino de Mayor Oreja fueron vigilados por una etarra
ABC 5 Abril 2003

Una de las encarceladas, que cuidaba de la madre de un guardia civil, facilitó a la banda información sobre el agente, así como de otros miembros de las FSE

MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decretó ayer prisión incondicional para cinco de los nueve detenidos el pasado martes en el País Vasco y Navarra por su presunta vinculación con el subaparato de captación de ETA. Una de las arrestadas hizo labores de información sobre el profesor de la Universidad del País Vasco Carlos Martínez Gorriarán y un sobrino de Jaime Mayor Oreja. Han quedado en libertad Gorka Moreno González, Ainara Echeverría Escudero, Cristina Montoya Galán e Iñaki Javier Zudaire Borge. Ingresaron en prisión Iratxe Yáñez Ortiz de Barón, Asier Bengoa López de Armentia, Arguntzane Izarza Hernández, Peru Aramburu Berriozabalgoitia y Unai Dañobeitia Ceballos. El juez ha dictado orden internacional de busca y captura contra Alaitz Areitio Azpiri y Unai Berroteguieta Eguiara al encontrarse en paradero desconocido, informa Ep.

Según el auto de prisión, Iratxe Yáñez Ortiz de Baron habría desarrollado labores de información sobre el profesor de la Universidad del País Vasco y miembro de ¡Basta Ya! Carlos Martínez Gorriarán, así como de un sobrino de Jaime Mayor, que estudia en la Facultad de Derecho. Esta presunta colaboradora de ETA estudiaba en la Facultad situada enfrente de la de Derecho.Estas informaciones fueron encontradas en poder del «comando Buruntza», desarticulado en agosto de 2001, y del «Bakartxo», en marzo de 2002, así como en Francia, tras la detención de Ibón Fernández Iradi, «Susper».

Asier Bengoa López de Armentia, que en la documentación intervenida aparece como el responsable de captación para ETA en Álava, y su compañera sentimental, Agurtzane Izarza Hernández, habrían elaborado informaciones sobre guardias civiles y policías. La última «aprovechando su trabajo de cuidado de ancianos a domicilio y, en concreto, de la madre de un guardia civil», facilitó a ETA datos sobre el agente. Esta información se encontró en poder de Igor Martínez de Osaba, miembro del «comando Basurde», cuando fue detenido.

Asier Bengoa, que comenzó a colaborar con ETA en 1999 a propuesta de Joseba Imanol Kortazar Pikabea, «Gotzon», mantuvo en junio de 2001 varias citas con Lorena Somoza e Ibón Fernández Iradi, en las que éstos le propusieron integrarse en ETA.

En cuanto a Peru Aramburu Berriozabalgoitia y Unai Dañobeitia Ceballos, el auto de prisión explica que el primero era responsable de Jarrai y luego de Ekin, pero que ambos realizaban las mismas funciones y fueron captados por un tal «Ilitx». En el domicilio de Dañobeitia se encontraron fotocopias de 19 documentos nacionales de identidad de personas relacionadas con la izquierda radical abertzale, «que dan el perfil idóneo para ser captados por ETA».

Dinero para una herriko taberna
Por su parte, la huida Alaitz Areitio es la responsable del subaparato de captación en Guipúzcoa. Asimismo, se ha encontrado documentación de Segi sobre preparación de jornadas de lucha y movilizaciones, relacionada con Unai Berrosteguieta Eguiara y varios sobres con 1.800 euros, algunos con la inscripción «Zulo Zahar Euska Herria Aurrera», perteneciente a una «herriko taberna».

Recortes de Prensa   Página Inicial