AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 23 Junio  2003
Pulso al Estado
PABLO MOSQUERA La Voz 23 Junio 2003

Ámbito absoluto de decisión
El Correo 23 Junio 2003

La complicidad con el verdugo
AURELIO ARTETA Correo 23 Junio 2003

El Gobierno convoca el Debate de la Nación recalcando que impedirá el desafío constitucional del Plan Ibarretxe
Madrid. Agencias ABC 23 Junio 2003

Michavila afirma que la democracia expulsará a ETA de las instituciones a pesar del PNV e IU
EFE Libertad Digital  23 Junio 2003

El español estará muy cerca del inglés como primera lengua planetaria en diez años
EFE Libertad Digital  23 Junio 2003

ETA mantiene los magnicidios en su estrategia, pero reconoce que «no arreglarán nada»
Bilbao. Agencias ABC 23 Junio 2003

Pulso al Estado
PABLO MOSQUERA La Voz 23 Junio 2003

EL PARLAMENTO VASCO se ha convertido, por acción del nacionalismo, en un punto de interés informativo para la opinión ciudadana, pero también para los observadores del proceso de la descentralización de los poderes públicos del Estado de las Autonomías.

Entre los viejos usos forales que fueron abolidos se encuentra el pase foral. Se reunían las Juntas Generales de cada territorio foral, y podían decidir que determinadas normas procedentes de la autoridad central de España «se acatan pero no se cumplen». Esto es lo que ha sucedido en el Parlamento de Vitoria con la disposición de la Justicia sobre los malhechores del grupo batasuno.

En los tiempos que corren, esta situación es una gravísima colisión entre el poder de una Cámara legislativa y el poder judicial, que además trasciende en una comunidad que no se conforma con disponer de más de lo preciso para ser un auténtico fragmento de Estado, pues cada día que pasa quiere ser una nación con su propio Estado.

¿Qué puede pasar; han calculado los protagonistas del conflicto entre poderes las consecuencias finales de sus actos?

Si persiste la actitud de la Mesa del Parlamento de trasladar la decisión final a la propia asamblea de cargos electos, estos nunca aceptarán la decisión de la Justicia española, a la que a duras penas han reconocido su capacidad para operar en suelo vasco. Recuérdese que la mayoría rebelde está formada por PNV-EA, los propios batasunos e IU. Puede que la Fiscalía del Estado dé un escarmiento a los vascos del contencioso crónico, ordenando la búsqueda y captura de Atutxa y otros miembros del Parlamento; y a partir de ahí, como en el mus, sabremos quién lleva juego y quién sólo un farol.

Si los vascos, encuentran eco a lo que denunciarán como ataque a la soberanía de un Parlamento, y a la inviolabilidad de sus señorías, podemos estar en un conflicto sin precedentes en la historia de las democracias. Para los que vivimos el pacto para la normalización y pacificación en Ajuria Enea, lo que está sucediendo es la clave de cómo el nacionalismo «moderado» de entonces era sólo una cara del poliedro, que miraba hacia los partidos constitucionales por ser momentos de acuerdos para avanzar en el proceso de las competencias. En cuanto vieron que aquello no daba más, giraron y pusieron la cara que no veíamos, la del acuerdo con el MLNV, que siempre les fue útil para su proyecto independentista.

Ámbito absoluto de decisión
El Correo 23 Junio 2003

Dentro de unos cuantos años, cuando el tiempo presente pase a ser materia de estudio de los historiadores, una de las preguntas a la que tendrán que buscar respuesta será por qué el péndulo patriótico del PNV se quedó atorado en el lado más radical de sus dos almas y por qué una de ellas, la autonomista pragmática, desapareció de la noche a la mañana.

No será fácil saber por qué el PNV, sin un debate interno mínimamente serio, decidió emprender una huida hacia adelante en nombre de un soberanismo que la mayoría de la sociedad vasca no demandaba y que, además, ponía en peligro los equilibrios internos alcanzados en la transición, que habían permitido hacer de Euskadi, por primera vez en su historia, un país en lugar de un territorio fragmentado de banderías.

La piedra angular de esa fuga hacia adelante es la absolutización del concepto del ámbito vasco de decisión, una absolutización heredada directamente del mundo totalitario de ETA, que ha logrado colocar un caballo de Troya en el arsenal ideológico del nacionalismo institucional.

Expresado con unas palabras o con otras (marco vasco de relaciones laborales, ser lo que los vascos quieran ser, territorialidad, etc.), la idea del ámbito exclusivo de decisión pasa de ser una aspiración partidista a convertirse en el patrón de medida que lo determina todo. Lo mismo sirve para rechazar la Constitución española (y algunos días hasta el Estatuto) que las decisiones de Bruselas sobre las 'vacaciones fiscales' de las Haciendas forales. En nombre de esa idea se rechaza la sentencia del Supremo sobre Batasuna y se alega que los jueces no han sido votados por nadie, a diferencia de los parlamentarios autonómicos que han sido elegidos por los vascos. Un argumento de este tipo, por cierto, hubiera podido ser invocado por Pipe San Epifanio para justificar sus crímenes en ETA. Él había sido elegido parlamentario vasco por los ciudadanos y nadie había votado a los jueces de la Audiencia Nacional que lo condenaron.

La absolutización de la idea sirve para ocultar de forma intencionada la existencia de diferentes niveles decisorios, de competencias repartidas entre las instituciones de un sistema político complejo en el que no todos pueden hacer lo que se proponen ni todos tienen la misma legitimidad para todas las cuestiones. La legitimidad de cada institución deriva de que resuelva en el marco de sus responsabilidades con arreglo a la ley, sin invadir las esferas decisorias de las otras. Ni Vitoria, ni Madrid, ni Bruselas tienen poderes absolutos sobre todos los asuntos. Es más, ni siquiera los tiene Amorebieta, como bien se encargó de demostrar el PNV cuando el anterior ayuntamiento intentó realizar una consulta sobre la central térmica.

La complicidad con el verdugo
AURELIO ARTETA/CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA MORAL Y POLÍTICA DE LA UPV/EHU El Correo 23 Junio 2003

En medio del griterío conviene volvernos hacia nuestras víctimas, porque sus voces calladas nos ayudarán a mantener el rumbo. Recordemos, pues, que ellas son víctimas sociales, no naturales; que sufren un daño nacido de la libre decisión de otro hombre, y no de alguna necesidad inexorable. Su mal señala a responsables y exige ser juzgado en términos de inocencia y culpabilidad. Y dada la brutal naturaleza del terrorismo (que mata sin acusación ni margen de defensa, que asesta un daño definitivo, indiscriminado y fuera de toda proporción), su víctima siempre es inocente y su verdugo siempre culpable.

No suele repararse tanto en que son también víctimas 'políticas', o sea, objetos de un crimen público y no de un mero crimen privado. Quiero decir que se las hace víctimas desde el orden ideal que algunos convecinos desean para nuestra sociedad, esgrimiendo unos hipotéticos derechos, con vistas a un proyecto político, en nombre de un presunto pueblo; en suma, por nuestro bien y en nuestro nombre. Ya eso sólo las convierte en víctimas mayores y más graves; por contraste con cualquier delito particular y sus afectados, este delito público y sus víctimas nos comprometen como ciudadanos. Como el asesino invoca unos principios normativos últimos y apela a cierta concepción del bien común, ha de juzgarse asimismo la justicia o injusticia de esta empresa política que se ha cobrado tantas víctimas. Adelantemos que las del terrorismo, además de inocentes, son víctimas de una pretensión injusta.

Pero es que no fueron víctimas tan sólo un mal día; desde entonces lo son todos los días transcurridos, porque nadie les puede devolver lo que les han arrebatado. Ése es un estado del que no hay recuperación posible. En el mejor de los casos, uno puede encallecerse frente al dolor de la pérdida o contra el miedo sembrado por la amenaza. En el peor, el silencio o el desinterés general renuevan cada día su tortura; ya el simple espectáculo político cotidiano, las soflamas del bárbaro y su cansina réplica, los rostros tensos y los resultados electorales..., todo les recuerda que permanece lo Mismo que les sacrificó y hoy vuelve a sacrificarles. Esta 're-victimación' es el proceso en virtud del cual, quien fue víctima, lo es de nuevo; significa la reproducción -a veces involuntaria, a menudo maliciosa e interesada- de su atropello y su desgracia. Ahora la víctima de muy pocos pasa a serlo de la inmensa mayoría; la víctima de los malos (los terroristas) resulta al final la víctima de los tenidos por buenos (los 'normales', los demócratas). Pasemos revista a algunos procedimientos ordinarios que, entre nosotros, aumentan la 'pena subjetiva' de las víctimas a fuerza de aumentar su 'desprecio objetivo'.

Están primero las 'confusiones obscenas'. Las víctimas de las que hablamos son profundamente desiguales, no ya sólo en el sentido legal, sino ante todo a una mirada política y moral. Difieren según la naturaleza de su victimario o de la causa en virtud de la cual fueron abatidas, y son tales diferencias las que fundan la valoración específica que merecen y el tratamiento público que demandan. Mas en amplios grupos de nuestra comunidad se ha propiciado una ritual y vergonzante equiparación entre unas y otras víctimas.

Aún se escucha esa barbaridad que iguala a las víctimas del terror político y las de los accidentes de tráfico. O se proclama la equivalencia entre las víctimas del terrorismo (ETA y GAL) y las de la policía o de los tribunales, hecha abstracción de su respectiva inocencia y culpabilidad; es decir, al margen de ser productos del empleo de la fuerza bruta o de la fuerza legal, del fanatismo criminal o del derecho penal, como si la condición de víctima le conviniera en idéntico sentido al asesinado que al preso por asesinato. No faltan los perezosos biempensantes que, ante ocasionales víctimas mortales de ambos lados, nos predican que la muerte ha venido al final a equipararlas y todos merecen la misma piedad. Así se ha confundido a las víctimas inmoladas con premeditación con las víctimas autoinmoladas cuando ejercían de verdugos... Al parecer, y puesto que ya sólo son despojos muertos, han perdido hasta el derecho a que les prestemos el juicio político y moral que debe distinguirles; como si fuera irrelevante que unos murieran matando o disponiéndose a matar y otros murieran matados; o como si el dolor previsiblemente parecido de sus familiares respectivos bastara para asimilar el valor de las causas políticas por las que unos amenazan o quitan la vida de bastantes y otros exponen o pierden la suya por defender la de todos.

Con ello viene la 'devaluación de las verdaderas víctimas'. Se las banaliza, por ejemplo, cada vez que se da por seguro que, en cuanto ETA desaparezca, tanto el Estado como la sociedad serán generosos con la suerte personal de los verdugos. Con intención o sin ella, se las devalúa también al dejar sentado que 'todos' somos víctimas potenciales de ETA, lo mismo los que dan la cara como quienes la esconden, quienes hablan en voz alta y los mudos, los de un partido o los del partido contrario. Puros objetivos de la casualidad, este descrédito de las víctimas reales permite crecerse a las víctimas imaginarias, contemplar indiferentes las razones políticas en juego y sostener la equivalencia civil de los proyectos de unos y otros. La desvergüenza llega a reñir a las víctimas por no saber perdonar, y así entorpecen la paz social..., cuando los matadores o sus voceros ni han pedido perdón ni mostrado un arrepentimiento que están lejos de sentir, cuando persisten las circunstancias y las justificaciones que amparan ese terror.

Y así se acaba, por fin, en la 'complicidad con el verdugo'. Porque no es sólo la brutalidad de una banda de desalmados la que se cobra sus víctimas, sino también la sinrazón de unos supuestos y metas compartidas por muchos que -incluso contra las intenciones de sus creyentes- animan objetivamente a los verdugos. Si la atribución de supuestos derechos colectivos, así como la presunción de un pueblo sojuzgado, carecen de todo fundamento; si las razones políticas aducidas no son democráticas, sino etnicistas; si los objetivos perseguidos (secesión política, incorporación de otros territorios, etcétera) no son ni pueden ser libremente asumidos por la mayoría de las gentes..., entonces las víctimas inocentes del terrorismo lo son también de una descomunal injusticia. Tal vez no habrían llegado a serlo si sus victimarios hubieran sido a tiempo desautorizados o perseguidos o, al menos, no se vieran arropados por quienes recogían las nueces del árbol que aquéllos meneaban. Tampoco si en familias y en cuadrillas, en bares y en colegios o universidades se dijera lo que había que decir. Hace ya tiempo que no basta con aborrecer a ETA, faltaría más; la conciencia ciudadana exige asimismo discutir las falsas creencias que la alimentan, exige denunciar cuantos gestos públicos -desde el pacto de Estella al plan de Ibarretxe, del recurso a la Ley de Partidos al rechazo de la ilegalización de AuB y al amparo parlamentario de Batasuna- vienen de hecho a legitimarla.

Por aquí se revela toda la hondura y todo el escándalo de aquella revictimación. Solemos olvidar que, junto al mal cometido y al mal padecido, existe también un 'mal consentido'; y este consentimiento, esta omisión que es un modo de acción, nos vuelve en la medida que sea corresponsables de aquel mal. Cada uno ha de preguntarse entonces cuál es su lugar en esta larga 'cadena de complicidades', si el de cómplice del terrorista o cómplice de su cómplice, pero que nadie se considere ajeno a ella. Y menos que nadie, claro está (estas ideas se expusieron en el Parlamento vasco ante la Ponencia de Víctimas del Terrorismo), las instituciones políticas. Pues la clamorosa 'complicidad institucional' de nuestra mayoría gobernante tiene que agravar la aflicción de las víctimas hasta su total desconsuelo.

El Gobierno convoca el Debate de la Nación recalcando que impedirá el desafío constitucional del Plan Ibarretxe
Madrid. Agencias ABC 23 Junio 2003

El Gobierno, en la comunicación mediante la que solicita la convocatoria del Debate sobre el estado de la Nación, recalca en el Congreso su "firme determinación" de impedir cualquier iniciativa "que pretenda quebrantar la legalidad constitucional y la integridad territorial, especialmente si se plantea aprovechando la coacción que sobre la libre voluntad de los ciudadanos ejerce el terrorismo", en referencia al proyecto para profundizar en el autogobierno anunciado por el lehendakari, Juan José Ibarretxe.

El documento en el que el presidente del Gobierno, José María Aznar, basará su último Debate del estado de la Nación, que fue presentado este mediodía en el Congreso por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernández Díaz, enumera las medidas legales adoptadas con el fin de luchar contra ETA, y especialmente la Ley de Partidos. Recalca también que el terrorismo se ha convertido en un "problema global" e insiste en que, a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001, "España se siente más acompañada y mejor comprendida" en la lucha contra ETA.

Irak pertenece más al pasado
Precisamente, el Ejecutivo admite en su comunicación que España se halla "mejor servida" frente al terrorismo "gracias a las decisiones adoptadas en la crisis de Irak, un conflicto donde, según añade, "el Gobierno ha actuado de manera consecuente" con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En cuanto a la posibilidad
de que Aznar aproveche su discurso para hacer alguna referencia a las armas de destrucción masiva, Fernández Díaz se limitó a asegurar que dependerá del propio presidente, si bien recalcó que este tema "de alguna manera pertenece más al pasado que al futuro". 

También en el ámbito internacional, el presidente reafirmará su compromiso de trabajar para que España tenga un papel relevante en la Unión Europea, manteniendo su alianza con los demás miembros de la OTAN y sus tradicionales relaciones con Iberoamérica.

En un documento con escasas referencias a iniciativas de futuro, el Gobierno se dedica especialmente a hacer balance del último año repasando su labor legislativa. Fernández Díaz, que confió en que este debate sea "vivo" pero "respetuoso", subrayó el "elevado grado de cumplimiento" de las propuestas de resolución aprobadas hace un
año en esta misma cita.

En el plano económico, destaca el "satisfactorio" ritmo de crecimiento y del empleo, así como la consecución del ´déficit cero´ gracias a la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Menciona también las reformas fiscales, la revalorización de las pensiones, la ayuda a las familias, los nuevos sistemas de financiación local y autonómica y el Plan de Infraestructuras de Transporte 2000-2007.

La respuesta ante el «Prestige»
El Gobierno dedica también unas líneas a la catásfroge del ´Prestige´, que define como "el principal desafío medioambiental" al que España ha tenido que hacer frente en su historia" y ante el que el Ejecutivo actuó para paliar "sus efectos económicos y sociales". Asimismo, recalca su "intenso compromiso" con el desarollo del Plan Hidrológico Nacional (PHN).

Por otra parte, el Ejecutivo presume de haber realizado una reforma "completa y profunda" del sistema educativo con la Ley Orgánica de Universidades, la Ley de Formación Profesional y la Ley de Calidad de la Enseñana. En el ámbito social, destaca los proyectos para ayudar a las personas con discapacidad, la reforma de la Ley de Extranjería o la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.

La lucha contra la delincuencia será otro eje de la intervención de Aznar, quien incidirá en el incremento de las plantillas policiales o el Plan de Lucha contra la Delincuencia aprobado hace un año. De hecho, para afrontar la criminalidad destacará la puesta en marcha de los juicios rápidos y el paquete de reformas legales que ha impulsado el Ejecutivo en los últimos meses en el ámbito penal, procesal y penitenciario.

Michavila afirma que la democracia expulsará a ETA de las instituciones a pesar del PNV e IU
EFE Libertad Digital  23 Junio 2003

El ministro de Justicia, José María Michavila, ha afirmado que "nuestra democracia expulsará a ETA de todas las instituciones a pesar del PNV", que junto a IU "son los únicos partidos que han decidido seguir amparando a Batasuna". Entretanto, el ministro del Interior, Angel Acebes, ha acusado al PNV de intentar generar adhesiones con "mensajes falsos".

 Michavila considera que los "actuales dirigentes del PNV", con su negativa a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak (SA), sucesor de Batasuna, "están llevando al nacionalismo vasco a una situación predemocrática en la que en vez de cumplir con las reglas de la democracia se enfrentan al Estado de Derecho y a la Justicia que lucha contra ETA y el terrorismo".

Ante la próxima reunión entre IU y el PNV, el ministro espera que los dirigentes del nacionalismo vasco den marcha atrás y “mantengan el nacionalismo en los criterios de una democracia". "Parece impensable que ser nacionalista sea incompatible con la lucha contra el terrorismo", observó el ministro al afirmar que "se puede ser nacionalista y colaborar con la democracia en la lucha contra el terrorismo". "Primero se es demócrata y luego se puede tener cualquier otra opción política"

Entretanto, el ministro del Interior, Angel Acebes, ha acusado al PNV de intentar generar adhesiones desde "mensajes falsos" y "victimismo", en alusión a la posible convocatoria de manifestaciones de apoyo a la Mesa del Parlamento vasco en el proceso judicial abierto por su negativa a disolver el grupo Sozialista Abertzaleak. Acebes consideró que "lo llamativo" son los motivos por los que se pueden celebrar esas manifestaciones, sino que en un Estado de Derecho se convoquen manifestaciones para apoyar a alguien que de manera deliberada incumple sus obligaciones con la Ley".

El español estará muy cerca del inglés como primera lengua planetaria en diez años
EFE Libertad Digital  23 Junio 2003

El secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, el puertorriqueño Humberto López Morales, afirmó este lunes en la residencia de La Granda, en Asturias, que el español, "si no la primera lengua planetaria todavía, sí estará muy cerca de la primera (el inglés) en el plazo de unos diez años".

López Morales, director de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, hizo esta aseveración en el transcurso de un receso de la primera reunión que mantiene, en el marco de los Cursos de Verano de La Granda, la comisión interacadémica creada para elaborar la nueva gramática general, que tendrá carácter normativo y descriptivo y que saldrá a la luz en 2005.

Esta reunión se prolongará hasta el próximo sábado en la residencia de La Granda, bajo la supervisión del director de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) y presidente de las 22 instituciones hermanas que existen en todo el mundo, Víctor García de la Concha. El máximo responsable de la RAE compareció ante los medios de comunicación junto al ponente de la nueva gramática, Ignacio Bosque; el director de la Academia Mexicana de la Lengua, José G. Moreno de Alba; el secretario de la Real Academia Española, Guillermo Rojo, y al mencionado Humberto López Morales.

Este último dijo que la progresión futura del español está condicionada por el avance de los cursos de este idioma como lengua extranjera y, "lo más importante de todo, por el manejo de la lengua en los medios de comunicación pública, como es el caso de Estados Unidos, donde ya hay casi cuarenta millones de hispanohablantes y donde dos cadenas de televisión emiten ya en español las veinticuatro horas del día".

García de la Concha recordó que las academias dispersas por Hispanoamérica, Norteamérica y Filipinas trabajan, junto con la española, "en plano de igualdad y al servicio de la unidad de la lengua, que es el gran objetivo". Esa unidad a la que se refirió el director de la RAE se apoya en los tres grandes códigos de la léxica, la ortografía y la gramática.

Los cinco académicos explicaron la metodología que se sigue para la elaboración de la nueva gramática, que constará unas 1.500 páginas distribuidas en cincuenta capítulos en su versión de base (habrá un volumen de compendio destinado al gran público), y será publicada en 2005, coincidiendo con el cuarto centenario de la primera edición de la primera parte de "Don Quijote de La Mancha".

López Morales ofreció un análisis del estado actual de la lengua española, que es hoy la segunda más hablada del mundo, debido a dos factores "muy importantes" que citó por este orden: el carácter demográfico y el hecho de que se trate de una lengua "relativamente homogénea, lo que, en términos prácticos, significa que un chileno puede hablar tranquilamente con un burgalés sin ningún problema grave de comunicación".

ETA mantiene los magnicidios en su estrategia, pero reconoce que «no arreglarán nada»
Bilbao. Agencias ABC 23 Junio 2003

ETA ha remitido un mensaje a sus comandos en los que certifica que entre sus objetivos se encuentra el asesinato de altos cargos del Estado, aunque reconoce que este tipo de atentados "no arreglará la situación de opresión que vive Euskal Herria". Esta reflexión aparece en el ´Zutabe 100´, publicación de la organización en la que se recogen los resultados del debate interno celebrado por la banda a lo largo del año pasado, según una información del diario ´El Correo´.

La posibilidad de cometer magnicidios se analiza en un breve capítulo titulado ´Acciones especiales´, en el que los miembros de la organización afirman que, "además de los frentes de lucha mencionados" (Fuerzas de Seguridad, empresarios, concejales del PP y PSE o medios de comunicación), la banda "anda en labores para superar los frentes tradicionales y realizar acciones que influyan de manera efectiva en la situación política". Según la información de ´El Correo´, ETA se refiere sin nombrarlo a la posibilidad de asesinar a un alto dirigente del Estado, un crimen que ha estado entre sus objetivos desde su fundación.

"Es notoria la necesidad de acciones especiales de este tipo, esa es la preocupación constante de los mandatarios del Estado español y la esperanza constante de los luchadores vascos, aunque ya sabemos que una acción por sí misma no arreglará la situación de opresión de Euskal Herria", indican en el ´Zutabe´. Asimismo, en esta publicación, la dirección de ETA asegura que uno de sus objetivos es "reforzar su presencia" en la sociedad, un apartado que, según sus palabras, lleva a cabo actualmente "mediante las acciones armadas y los comunicados". En el debate que la organización llevó a cabo el año pasado se agregó que esta presencia debe realizarse en "en acontecimientos y fechas señaladas" y uno de los medios para conseguirla serían lo que denomina "apariciones armadas".

El ´Zutabe 100´ tiene en cuenta también que "toda declaración favorable a la lucha armada es castigada con la cárcel" en la actual legislación, por lo que considera arriesgada cualquier acción en este sentido. Al analizar cómo será su futuro esquema de acción de cara al público, la banda deja claro que en sus apariciones ante los medios de comunicación estarán presentes "la ikurriña, la bandera roja de Navarra y el Arrano Beltza".

En el ´Zutabe´ se cita a un miembro de ETA anónimo que escribió un texto para que se discutiese en el debate celebrado el año pasado: "Tal y como dijo un militante, no tenemos que entrar en una lucha de símbolos, ya que cuando triunfemos se determinará cuál ha de ser la bandera de Euskal Herria, así como su himno".

Recortes de Prensa   Página Inicial