AGLI

Recortes de Prensa     Martes 24 Junio  2003
Infelices coincidencias de lenguaje
CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN ABC 24 Junio 2003

¿Qué hacer con Zapatero
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 24 Junio 2003

Se queda
ALFONSO USSÍA ABC 24 Junio 2003

El PSOE necesita su Aznar
ALFONSO USSÍA ABC 24 Junio 2003

Hacia la ruptura
Antonio Martín Beaumont La Razón 24 Junio 2003

Para corrupción, la de Navarra
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  24 Junio 2003

Acabar con el terror
Editorial El Correo 24 Junio 2003

Justicia para todos
Cartas al Director ABC 24 Junio 2003

El PSOE y El País tratan de esconder el escándalo de Navarra acusando a UPN de incumplir pactos
Agencias Libertad Digital  24 Junio 2003

Una bomba de ETA provoca graves daños en la cafetería de Los Tamarises de Getxo
OLATZ BARRIUSO/BILBAO El Correo 24 Junio 2003

Terroristas islámicos marroquíes preparaban atentados para este verano desde España
Pedro Canales - Rabat.- La Razón 24 Junio 2003

Un concierto evoca en Bilbao la memoria de las víctimas de ETA
BILBAO EL CORREO  24 Junio 2003

El español estará muy cerca de ser la primera lengua dentro de 10 años
EFE ABC 24 Junio 2003

Infelices coincidencias de lenguaje
Por CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN. Profesor de Filosofía. Universidad del País Vasco ABC 24 Junio 2003

MIENTRAS en Madrid crece la brecha entre los dos grandes partidos españoles, el proyecto nacionalista de secesión avanza discretamente en el País Vasco. La «insumisión» de Atutxa al Tribunal Supremo es otro paso, más radical, en la dirección elegida por el PNV tras el rapto y asesinato de Miguel Angel Blanco. El nacionalismo gobernante sospechó entonces que ETA podía arrastrarle en su inevitable caída y, muy en su línea, decidió impedir una caída incondicional. Mientras los partidos democráticos prometían a la ciudadanía hacer todo lo legalmente posible para destruir a ETA, el nacionalismo optaba por el cese paulatino de la «lucha armada» mediante un proceso dialogado, permitiendo a los terroristas reciclar las formas sin renunciar a sus fines, uniéndose a la consecución de alguna forma de soberanía parecida a la independencia. Y en eso nos han metido.

Volvamos al verano de 1997. Mientras Ardanza hacía promesas tan solemnes como falsas de no negociar jamás con los verdugos, PNV, EA y ETA se reunían para estudiar un posible programa común. La nueva estrategia requería la radicalización del PNV y el cese de la «lucha armada» (parcial, pues una total tranquilidad menoscabaría la credibilidad terrorista). El pacto se justificaría como una heroica oferta de paz a cambio de, por ejemplo, la aceptación por el Estado del derecho de autodeterminación. Y así vino la tregua terrorista, que sembró mucha confusión y sirvió para reorganizar ETA. Y también para otra cosa: justificar la radicalización del PNV como un efecto de la intransigencia española, particularmente del PP. Hoy en día, el PNV (como EA e IU) sólo es un partido aparentemente democrático. Porque es evidente que un partido que planifica la desobediencia parlamentaria de una orden judicial buscando el enfrentamiento institucional, que intenta deslegitimar el sistema constitucional tachándolo de «neofranquismo» -como han dicho dirigentes nacionalistas y el inevitable Madrazo-, no tiene mucho que ver con un partido democrático.

El pacto con ETA fue suscrito en medio de un gobierno de coalición PNV-PSE. Los socialistas más lúcidos e íntegros, como Nicolás Redondo, Rosa Díez o el asesinado Fernando Buesa, llegaron a la obvia conclusión de que el supuesto efecto moderador que el pacto ejercería entre los nacionalistas era una completa falacia. Lo evidente era que el PNV estaba decidido a excluir y marginar a los mismos que perseguía ETA. Nicolás Redondo adoptó la teoría, compartida por Jaime Mayor Oreja, de que una agresión tan excepcional requería una respuesta excepcional y compartida de los excluidos: el constitucionalismo.

Recordemos también que la victoria por la mínima de la coalición PNV-EA, y la simétrica y mínima derrota de PP y PSE el 13 de mayo de 2001 fue recibida con inmenso alivio por los estrategas favorables a reeditar un acuerdo PSOE-CIU-PNV que llevara otro inquilino socialista a La Moncloa. Si miramos fuera del País Vasco, pero dentro del mismo campo de maniobras, repararemos en que numerosos socialistas y tertulianos suyos han calificado los bochornosos conflictos internos de la FSM como un «intento de golpe de estado» teledirigido desde el PP. Idéntica acusación a la hecha desde el PNV por Iñigo Urkullu, que el sábado calificaba las medidas judiciales como «un golpe de estado judicial y político contra el Parlamento y las instituciones vascas» -golpe teledirigido, cómo no, por el gobierno del PP. La extraña confluencia es todavía más elocuente si recordamos que algunos de los más indignados intérpretes del desvarío socialista han calificado la defección de los diputados Tamayo y Sáez como un ataque a la democracia más grave que los peores atentados terroristas. Lo mismo que dicen los jerifaltes de PNV, EA e IU de la sentencia del Supremo origen del conflicto actual.

¿Qué significan estas infelices coincidencias de lenguaje? Ante todo, que existe una corriente que considera mucho más importante ocupar La Moncloa que derrotar a ETA y devolver la libertad a la ciudadanía vasca, y que esa corriente es instrumentalmente coincidente con la estrategia del PNV. Contra la intransigencia del PP, culpable del deterioro de la situación vasca, se ofrecería un acuerdo histórico con el nacionalismo, que a cambio de soberanía ofrecería la retirada de ETA del escenario. En términos políticos, se trata de aceptar como cosa natural la convergencia de los intereses del nacionalismo vasco con los de cierto socialismo. Lo sucedido en algunas localidades navarras -Lizarbe nunca ha escondido su deseo de aliarse con el nacionalismo en contra de UPN- ofrece una pequeña muestra de esta colaboración «natural».

Ciertamente, el soberanismo tiene el inconveniente de que su puesta en práctica conduce a un choque frontal con el Estado. Y a un choque de verdad, no a los amagos usuales hasta ahora. Y el nacionalismo vasco arriesga todo en un choque semejante. Por ejemplo, puede ser acusado penalmente de colaborar con los herederos de Batasuna, incluida en las listas internacionales de grupos terroristas. Sin embargo, los nacionalistas también piensan que la obtención de la soberanía es cosa de ahora o nunca. Ahora que ETA todavía amenaza, pero mata poco; ahora que Batasuna está condenada, pero todavía se revuelve; ahora que pueden sumar votos radicales sin perder todavía los pragmáticos. El choque es inevitable, y de lo que se trata es de aminorar riesgos eligiendo el mejor terreno de confrontación. Y ese es el papel de la insumisión judicial de Atutxa: medir la posibilidad y costes de una ruptura con el Estado avanzando a la vez en ella.

La apertura de un procedimiento penal contra Atutxa y la Mesa del Parlamento vasco puede servir de pretexto para el adelanto electoral que necesita el Plan Ibarretxe. En otoño, el nacionalismo se presentará como pacífica víctima de la agresiva intransigencia española. Desafiará al Estado a suspender la autonomía, y buscará apoyos entre quienes opinan que el PP es una fuerza neofranquista que juega a dar golpes de Estado diarios. Y la comunidad nacionalista, como ya ha pedido Madrazo con encomiable espíritu de iniciativa, se movilizará para defender la impunidad de sus líderes visionarios y exigir la consecución de más soberanía, esto es, de la ruptura con España. La secesión ya está en marcha.

¿Qué hacer con Zapatero?
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 24 Junio 2003

EL PSOE quiso elegir como líder a un oscuro diputado cuyo máximo patrimonio, después de catorce años en el escaño, era su buena compostura. A la vista de tal biografía y de sus primeras decisiones como líder del PSOE, no dudé en calificarle como un político inane, es decir, extraordinariamente peligroso para su partido y para el proyecto nacional. Hoy me confirmo en ese análisis, y lo siento no tanto por los males que sus actos le están costando al PSOE sino por los daños que está causando a la Nación. Su contribución al Pacto por las Libertades y a la Ley de Partidos no han ocultado nunca su doble, perverso, juego: mientras colabora con el PP en defensa del constitucionalismo, juega a la coalición con IU que en el País Vasco apoya criminalmente a Batasuna, pacta con fuerzas anticonstitucionalistas en Navarra o soporta las temeridades de Maragall...

La incapacidad de Zapatero para dirigir el PSOE y su insensibilidad para entender la cuestión española han ido causando daños constantes en ambos campos. El sacrificio de Nicolás Redondo y la fractura del PSE son un buen ejemplo del daño doble que la gestión de Zapatero ha hecho al PSOE y a la Nación a la vez. La permisividad metódica, aparentemente constructiva, que distingue el estilo de Zapatero como líder es la causa que ha llevado a la FSM a la exacerbación de las tendencias sectarias de ésta hasta el punto de crear una situación dañina a la vez para el PSOE y para el sistema democrático. desde la dirección del PSOE se llevó a los Renovadores por la Base a unas reivindicaciones en el reparto del poder de la Comunidad de Madrid no iban a poder cumplir. Este y no otro ha sido el sentido de la traición de los diputados socialistas Tamayo y Sáez. En definitiva estos han pagado con deslealtad a los desleales para con ellos.

La incapacidad de José Luis Rodríguez Zapatero no sólo ha creado un grave problema para la FSM sino que ha llevado al parlamento madrileño y a la democracia a un punto humillante. Reducir el escándalo de la Asamblea a la inmoralidad de dos diputados supone escapar a las responsabilidades propias. ¿Por qué no aceptan los socialistas que Tamayo y Sáez con, ante todo, miembros del PSOE, y amigos privilegiados de Zapatero?

A este tipo de situaciones lleva la inanidad caracteriológica y política de Zapatero, y por hechos como este se está poniendo en cuestión su liderazgo y la viabilidad de su candidatura para las elecciones legislativas del 2004. Si los modestos resultados de las locales le habían dejado en una posición escasamente cómoda, el escándalo de la FSM ha abierto una situación nueva. La convocatoria de una segunda vuelta en la Comunidad de Madrid se resolvería, a buen seguro, con una derrota del PSOE. Para evitarlo, Simancas tendría que aceptar el voto de los apestados. Una situación de indignidad colectiva que reclaman, no obstante, miles de militantes socialistas aspirantes a un cargo, que reclama Izquierda Unida y que terminará aceptando la dirección del PSOE.

Zapatero se ha convertido en una carga insoportable para los suyos aun cuando no lo reconozcan en público. Las fuerzas fácticas del socialismo han podido agradecerle hechos como el sacrificio de Redondo o las agresiones al modelo nacional, pero no le perdonan que se haya convertido en un perdedor. Son conscientes de que un político que aparece como incapaz de dirigir el propio partido no puede ser aceptado para gobernar la Nación.

Se queda
Por ALFONSO USSÍA ABC 24 Junio 2003

EL gozo en un pozo. Se queda Arzallus en la política. Había anunciado su despedida para el año 2004, pero Eguíbar ha dejado caer que el nacionalismo tiene pendiente una decisiva singladura y precisa de su mejor timonel. Hermosa figuración que me ha emocionado. La decisiva singladura no es otra que el «plan Ibarreche» y la independencia de las Vascongadas. Hace pocos años se le preguntó a Arzallus por la independencia y respondió sin titubeos: «¿Independencia, para qué? ¿Para plantar berzas?». Bueno, pues parece que lo de plantar berzas ha pasado a ser su objetivo fundamental.

En las provincias vascas se han establecido en los últimos años unas diferencias respecto al resto de España que, ordenadas una tras otra en esquemática relación, ocuparían lo mismo que quince tomos de la Enciclopedia Espasa. Principia en la raza y termina en las abejas. La raza vasca es superior al resto, su Rh así lo determina y los cráneos y los culos de los vascos no son comparables a las chocholas y los traspuntines de los seres humanos pertenecientes a razas inferiores. Pero ese descubirmiento de inportancia vital para la humanidad no es nada comparado con la cadena de hallazgos de la ciencia vasca en el último decenio, a caballo entre dos siglos. La aparición de la gallina autóctona -la «goligorri»- y sus subespecies locales dio paso al descubrimiento de la vaca vasca, el cerdo vasco y, lo que es más sorprendente, la abeja vasca. Esta abeja, la «apicula arzallucensis», no es comparable con las montañesas, castellanas, navarras y riojanas de los territorios inmediatos. Se caracterizan por la elaboración de una miel mucho más nutritiva que las del resto, y por su fiereza en la defensa de sus colmenas. La abeja vasca posee un aguijón más largo y venenoso que las otras abejas, y pica por detrás, preferentemente en la nuca. Existe una subespecie, la «apícula arzallucensis aberzalis», cuya picadura es mortal de necesidad. Se trata de la única abeja europea que cuando pica, mata, y a otra cosa mariposa.

Ahí, en la mariposa, es donde el hecho diferencial no se ha demostrado del todo. Con gran solemnidad y profundo dolor, la Consejería de Agricultura del Gobierno Vasco anunció, semanas atrás, que las mariposas son las mismas en Vasconia que en Castilla. Efectivamente, ni el padre Larramendi, no el presbítero durangués Pablo Pedro de Astarloa, ni el camisero que le hace los alzacuellos a monseñor Setién, ni Jone Goricelaya, han hecho constar en sus estudios la existencia de una mariposa puramente vasca, aunque Arzallus sostiene que en las alavesas campas de Salburúa, mientras hablaba a las enfervorizadas masas nacionalistas durante un «aberri eguna», vio pasar una mariposa con los colores de la «ikurriña», pero bien pudo ser espejismo o figuración excesivamente patriótica. Al menos, y ello me consuela, en mariposas somos iguales.

El cúmulo de evidencias diferenciales, exceptuando a las mariposas, que se dan en las tres provincias vascas, es el que ha inspirado a Ibarreche a llevar a buen término su famosos plan. Pero no contábamos con la cursilería de la singladura y el timonel que ha acuñado Eguíbar con su simpar inspiración poética. Y ahí es donde nos ha cogido a todos desprevenidos. Hacíamos cuentas para calcular lo que le quedaba a Arzallus en la política, y de golpe y porrazo nos encontramos con la peor de las noticias. Le queda el tiempo que él determine, de común acuerdo con la Divina Providencia, que ya se sabe que la Divina Providencia y Arzallus se llevan de maravilla, siempre que se acepte que la Divina Providencia es José María Setién. Pues la broma nos va a salir «por un huevo de la cara», que es lo que dijo en una tertulia de pedorros en televisión una de sus putas más habituales.

Ni nieto, ni huerta en el caserío, ni descanso paseando entre los bosques de hayas. Arzallus no se retira. Tiene que pilotar la singladura de la independencia. Sinceramente, estoy que me muero del susto.

El PSOE necesita su Aznar
EDITORIAL Libertad Digital  24 Junio 2003

Tras la debacle de la UCD y la larga travesía del desierto de Manuel Fraga, la derecha española encontró en José María Aznar al líder que necesitaba para convertirse en una alternativa real de gobierno. Del mismo modo que Felipe González en Suresnes sacó al PSOE del marxismo-leninismo que había mantenido desde la guerra civil, convirtiéndolo en un partido socialdemócrata homologable a los de Europa Occidental, Aznar consiguió refundar en Sevilla el gran partido de la derecha sobre principios liberales, homologándolo con los grandes partidos liberal-conservadores de Occidente y liberándolo de la imagen de rancio conservadurismo con tintes nostálgicos heredada de la época de Fraga.

Rodríguez Zapatero accedió a la secretaría general del PSOE como la gran esperanza de renovación del socialismo español que, tras más de veinte años de felipismo, ya había agotado toda idea y programa que no fuera perpetuarse en el poder a cualquier precio, incluido el de la corrupción al por mayor y el del crimen de Estado. Zapatero prometió una oposición leal y constructiva, y un partido al servicio de España. Y como prueba de ese impulso renovador inicial, quedó el Pacto Antiterrorista, la mayor aportación de la izquierda a la democracia española.

Sin embargo, Zapatero, al contrario que Aznar, en los tres años que lleva al frente del PSOE no ha sabido imponer su liderazgo frente a la vieja guardia y frente a los personalismos regionales, ni tampoco ha sabido “renegociar” con ventaja las hipotecas políticas que le impusieron quienes le prestaron su apoyo. Tras unos pocos meses de esperanza, Zapatero acabó sucumbiendo a las presiones de la vieja guardia felipista congregada en torno a PRISA, que se fijó las elecciones vascas de mayo de 2001 como el principio del acoso sistemático al nuevo y bisoño líder del PSOE. Aun a pesar de que los resultados de esas elecciones fueron más que aceptables para el PSOE y para el PP, PRISA y González acabaron “convenciendo” a Zapatero de que fueron un desastre achacable al “segidismo” del PP; por lo que era preciso prescindir de Redondo Terreros y abandonar la política de pactos con el PP para dar comienzo a la oposición de patada en la rodilla que tan buenos resultados le dio al PSOE contra la UCD.

Aceptada la tutela de Polanco y González en Vista Alegre, Zapatero renunció definitivamente a su proyecto de renovación del PSOE para convertirse en brazo ejecutor de la línea de opinión y de los intereses de sus tutores, como se puso de manifiesto en la huelga general de hace un año, en la catástrofe del Prestige y en la guerra de Irak. Aliado con la extrema izquierda antisistema a instancias de sus mentores, a Zapatero ya no le queda un ápice de esa oposición constructiva, serena y leal que prometió en 2000. Y fracasada en las urnas la estrategia de acoso y derribo contra el PP, al alimón con Izquierda Unida, Zapatero contempla el desolador paisaje de un partido dividido en taifas –Cataluña, País Vasco, Galicia– que no acata su liderazgo y que ni siquiera –como ha ocurrido en Navarra– se aviene a respetar los términos del Pacto Antiterrorista si para ello ha de renunciar al cargo, a la prebenda y al coche oficial largo tiempo codiciados.

Para colmo de males, la alianza con Izquierda Unida también está dividiendo al sector que todavía le reconoce como líder. Las fantasmagóricas tramas inmobiliarias que acaban volviéndose contra quienes las diseñan no pueden ocultar las verdaderas causas del episodio de la Comunidad de Madrid, más acordes con lo que alegan Balbás, Tamayo y Sáez que con las acusaciones de inveterada corrupción inmobiliaria a las que, al dictado de PRISA, se aferran Zapatero, Caldera y Blanco. Quienes, por cierto, parecen no darse cuenta de que en última instancia serían ellos los responsables de incluir en sus listas a esos supuestos “despojos humanos” que les ayudaron a llegar a la cumbre.

El PSOE es hoy un partido sin programa y sin ideas claras en cuestiones fundamentales de la política española, como son la lucha contra los nacionalismos separatistas, la política económica y la política exterior. Y no estará en disposición de elaborarlas con un líder que no ha sido capaz de neutralizar personalismos disolventes como los de Maragall o Elorza ni de imponer disciplina en sus filas. Votar hoy al PSOE en Cataluña o en el País Vasco no significa lo mismo que hacerlo en Castilla-La Mancha. Y en estas condiciones, es muy difícil ganar unas elecciones generales, donde los ciudadanos votan en función de las alternativas existentes en materia de política nacional, y no en virtud de personalismos regionales. El PSOE necesita su Aznar, un líder capaz de reconducir a su partido por los senderos de la sensatez política, de marcar distancias con Izquierda Unida y, sobre todo, de cortar el cordón umbilical que le une al poder fáctico más influyente de España. Y Zapatero, por lo que ha demostrado hasta ahora, no es ese “Aznar” ni parece que pueda serlo ya en el breve plazo que queda hasta las próximas Elecciones Generales.

Hacia la ruptura
Antonio Martín Beaumont La Razón 24 Junio 2003

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, ha ordenado la presentación ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de una querella criminal contra Juan María Atutxa, presidente del Parlamento de Vitoria. Es la primera consecuencia penal de la aplicación del «Plan Ibarretxe», en su vertiente ¬nunca negada¬ de respaldo entre todos los nacionalistas. Es decir, de apoyo por parte de los mal llamados «moderados» a los abiertamente asesinos.

El teniente fiscal acusa a Atutxa de un delito de desobediencia por negarse, mediante una maniobra que califica de «subterfugio», a cumplir las órdenes del Tribunal Supremo. El representante del PNV ha tratado hasta ahora de mantener la presencia la cámara autonómica vasca del grupo Socialistas Abertzales (SA), sucesor de Batasuna e integrante de ETA.

Y el delito no implica sólo al presidente del Parlamento Vasco. Por el momento, Juan María Atutxa (PNV), Gorka Knörr (EA) y Kontxi Bilbao (IU), como representantes del tripartito nacionalista y comunista en la Mesa del Parlamento, son quienes están en el punto de mira de la Fiscalía General del Estado. Su procesamiento por un delito tipificado supone ¬moralmente, si no jurídicamente¬ una deslegitimación de las instituciones autonómicas vascas, al ser empleadas ¬más que para cumplir sus fines¬ contra la legalidad democrática y contra el pueblo español, de cuya soberanía nacieron. Atutxa, Knörr y Bilbao cometieron un fraude de ley para eludir el mandato judicial. Según establece el artículo 410 del Código Penal, pueden ser condenados a multas y penas de inhabilitación de entre seis meses y dos años para cualquier empleo o cargo público. Pero el «Plan Ibarretxe», que hasta prueba en contra es también el «Plan Otegi», contaba ya con esto. Los nacionalistas apuestan fuerte, como siempre han hecho, porque esperan encontrar reacciones débiles, tímidas y temerosas como las que tuvieron, por ejemplo, en las etapas de gobiernos socialistas.

La gran incógnita de las gentes de Xavier Arzallus ahora es saber cómo reaccionarán el Gobierno y la Fiscalía ante sus siguientes desafíos. Porque de momento ya van viendo que en La Moncloa ni vive Adolfo Suárez ni Felipe González.

Para corrupción, la de Navarra
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  24 Junio 2003

Es verdaderamente grotesco ver a los correligionarios de Madrazo dando en Madrid lecciones de democracia mientras en el País Vasco respaldan el Golpe de Estado contra la nación y la Constitución fletado por Ibarreche y respaldado por los partidos y bandas del Pacto de Estella. Es realmente siniestro contemplar a Simancas, Ruth Porta y demás compañía inmobiliaria emitiendo gorgoritos de protesta contra el fraude a los ciudadanos que habrían perpetrado Tamayo y Sáez mientras en Navarra el PSOE, acaba de perpetrar una de las estafas más indignas, abyectas y miserables de su historia, tan pródiga en ellas. Porque estafa al electorado navarro, y de las gordas, es haber pactado con los nacionalistas y los comunistas para quitarle poder como sea a UPN, un partido con el que los socialistas han firmado el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Y más allá de lo grotesco y de lo siniestro es contemplar a José Blanco como gran fiscal de la corrupción socialista, él, que archivó las denuncias cruzadas de balbases y mamblonas, él, que ha permitido las traiciones sistemáticas al electorado del PSOE para pactar con cualquier partido separatista y totalitario, él, que debería haber dimitido irrevocablemente de su cargo cuando Tamayo hizo lo que seguramente le había anunciado. ¿Quién interroga al interrogador? ¿Quién vigila a los vigilantes? Uno de estos siglos nos lo contestarán.

Acabar con el terror
Editorial El Correo 24 Junio 2003

Los quince kilos de explosivo con los que ETA provocó ayer graves destrozos en el restaurante Los Tamarises del municipio vizcaíno de Getxo pudieron haber causado decenas de víctimas si el mecanismo dispuesto por los terroristas no hubiese respondido a sus intenciones. El hecho de que la deflagración no produjera daños personales en ningún caso puede eximir a los activistas de la barbarie de la responsabilidad en que incurren cada vez que ponen en peligro vidas humanas. Siguiendo su macabro ritual, ETA expondrá en un próximo comunicado los delirantes motivos por los que cometió el atentado de ayer. Pero al elegir un establecimiento hostelero tan concurrido en una zona de esparcimiento de gran afluencia, ETA ha querido, sobre todo, hacerse notar. Ha pretendido causar un daño moralmente irreparable a los propietarios y a los empleados de Los Tamarises; ha tratado de violentar el ánimo de cuantas personas frecuentaban dicho establecimiento o sus alrededores, haciendo patente la inquietante presencia del terror; y ha perseguido extender la coacción al sector hostelero en su conjunto.

En los últimos años, la banda armada ha mostrado una especial inquina hacia la tranquilidad que pudiera respirarse en el municipio de Getxo, dando palpables muestras de que, en su fanatismo, considera que parte de dicha localidad constituye poco menos que un enclave enemigo en el corazón de Euskal Herria. En realidad, el entorno de Ereaga y el estallido de la bomba representan las dos caras de una misma sociedad: el disfrute del ocio y el bienestar junto a la permanente sombra de la muerte y la destrucción. La sociedad vasca se ha visto obligada a convivir en esa dualidad, en la que se ha gestado buena parte de la impasibilidad ambiental en la que se acomoda el terror. La cadencia de atentados con los que ETA pretende mantener la llama de la violencia y realzar el poder disuasorio de sus argumentos en el seno de la izquierda abertzale volvió ayer a sembrar el miedo y la desazón entre quienes albergan poderosas razones para sentirse amenazados. Antes de tener noticias del atentado, el consejero Balza afirmó que ETA se encuentra «en las posiciones más inmovilistas de toda su historia». Pero si ello es así -y son muchos los indicios que lo corroboran- no se comprende el optimismo del nacionalismo gobernante cuando especula con sus planes soberanistas «en ausencia de violencia». Mientras ETA exista y su presencia constituya una amenaza cierta respecto a la integridad y a la libertad de miles de ciudadanos no puede haber otra prioridad democrática que su derrota total.

Justicia para todos
Cartas al Director ABC 24 Junio 2003

Montones de veces hemos leído en los periódicos que un determinado etarra se niega a reconocer al tribunal que ha de juzgarle y es obligado a abandonar la sala del juicio. Ahora ya no es un etarra, sino Atutxa, el mismísimo presidente del Parlamento vasco, quien se niega a reconocer al Tribunal Supremo y a ejecutar sus sentencias. A los del PNV les parece bien que en los tribunales españoles se juzgue y condene a etarras asesinos, pero les parece mal que esos mismos tribunales los juzguen a ellos: creen estar por encima del bien y del mal jurídico. Por eso precisamente, porque los vascos del PNV han perdido el sentido político de la realidad, es un deber democrático ineludible regresarlos a la misma, devolviéndoles su condición de justiciables, en semejanza a todos los demás ciudadanos, vascos o no. No es nada bueno para nadie que sus representantes públicos, tengan los planes que tengan, pierdan el sentido de la realidad.    Antonio López Lacasta.    Huesca.

El PSOE y "El País" tratan de esconder el escándalo de Navarra acusando a UPN de incumplir pactos
Agencias Libertad Digital  24 Junio 2003

Pese al escándalo del PSOE en Navarra, desde Ferraz y el diario “El País” acusan a UPN de incumplir la promesa de apoyar la lista constitucional más votada en Alsasua y Berriozar. UPN ha salido al paso con una nota de prensa contundente: Álvaro Cuesta y "El País" mienten. El único incumplimiento es el que ha posibilitado que los socialistas gobiernen con apoyo independentista.

 El PSOE ha querido dar la vuelta a su episodio de desobediencia interna más flagrante protagonizado por los socialistas navarros. Así, tanto desde Ferraz –de manos de Álvaro Cuesta– como desde las páginas del diario “El País”, se acusa a UPN de haber negado el apoyo al PSN en las localidades de Alsasua y Berriozar. Pero detrás hay una trampa que UPN no ha querido dejar pasar.

El partido que lidera Alberto Catalán ha emitido un comunicado en el que llaman “mentiroso” al secretario socialista de Política Municipal, Álvaro Cuesta, que denuncia que en Berriozar los socialistas no contaron con el respaldo de UPN y en Alsasua ganó la alcaldía Aralar –escisión de Batasuna– por la misma razón. En la nota se insiste en que "en ambas localidades UPN acordó con los candidatos del PSOE su sentido del voto tras haberles ofrecido su apoyo".

Respecto a la información que este martes publica el diario “El País”, UPN critica que “ni siquiera ha sido contrastada con los responsables socialistas de estas localidades”. El diario argumenta que UPN “incumplió su promesa de apoyar al PSN y dio a los abertzales la alcaldía de Alsasua”. En el subtítulo destacan: “Los socios de Aznar también se negaron a apoyar al candidato socialista de Berriozar”. Todo ello sirvió a Zapatero para salir del círculo de acusaciones, internas y externas, sobre su falta de mando en el partido.

En la nota de prensa emitida este martes, UPN acusa a Cuesta de mentir "con descaro, deliberación y mala intención, para sacar la cara a los cinco alcaldes socialistas insumisos a la directrices de Rodríguez Zapatero que han alcanzado las alcaldías con el apoyo de los independentistas, algo que no se puede decir de UPN".

La explicación es clara para los dos casos en cuestión, Berriozar y Alsasua.

En Berriozar hubo conversaciones tanto con el candidato socialista a la alcaldía como con el presidente de la agrupación local de este partido. "El PSOE sabía que contaba con nuestros votos, un ofrecimiento que se reiteró un día antes de la constitución del ayuntamiento mediante conversación telefónica, pero dado que no se conformaban otras alianzas alternativas y que la alcaldía no corría peligro a su favor, prefirieron que UPN se abstuviera".

"La prueba de este claro entendimiento con el PSOE es la disponibilidad de UPN para llegar a un acuerdo tras la constitución del ayuntamiento y posibilitar la gobernabilidad en este municipio con los socialistas, que se firmará en los próximos días", dijeron los regionalistas.

En el caso de Alsasua UPN explica que "el mismo día de la sesión constitutiva, los socialistas comunicaron a UPN que no eran necesarios sus votos tras haber comprobado que la alcaldía iba a parar a Aralar, que había llegado a un acuerdo con otras formaciones, entre ellas IU, para desplazar a los socialistas". Así pues, "el señor Cuesta miente porque, aunque el PSOE hubiera aceptado los votos de UPN, no podría haber obtenido la alcaldía".

Desde UPN lamentan que "toda esta campaña de acusaciones falsas por parte del PSOE y la actuación insumisa de sus cinco alcaldes lo único que esté haciendo es beneficiar a quienes les han aupado a las alcaldías, que son los mismos que desprecian la Constitución y defienden proyectos independentistas".

Una bomba de ETA provoca graves daños en la cafetería de Los Tamarises de Getxo
El artefacto, oculto en los lavabos de caballeros, contenía entre 15 y 20 kilos de explosivo El rápido desalojo del inmueble evitó que hubiera víctimas
OLATZ BARRIUSO/BILBAO El Correo 24 Junio 2003

ETA eligió el primer día del verano para hacer acto de presencia en la playa getxotarra de Ereaga y, en puertas de la campaña turística estival, asestar un nuevo mazazo a uno de los municipios más castigados por la violencia terrorista y a su infraestructura hotelera y de ocio. En un intento de extender el miedo entre los residentes y posibles visitantes de la localidad, la banda hizo estallar a la hora del almuerzo más de quince kilos de explosivo en la cafetería del hotel Los Tamarises, un veterano establecimiento ubicado en pleno paseo marítimo. La rápida evacuación del inmueble, organizada por la Ertzaintza después de que los terroristas avisaran de la colocación de la bomba, evitó que la explosión causara víctimas.

La pesadilla para los propietarios, empleados y clientes de Los Tamarises comenzó a las tres de la tarde, cuando un comunicante anónimo telefoneó a la redacción del diario 'Gara' en San Sebastián y, en nombre de ETA, advirtió de la colocación de la carga e indicó que estallaría en quince minutos. A partir de ese momento, la Policía autónoma emprendió una carrera contrarreloj para lograr desalojar a tiempo al personal y huéspedes del hotel y a los usuarios de la zona de bar y restaurante. La bomba -que contenía entre quince y veinte kilos de explosivo, según informaron portavoces de la Ertzaintza- estaba colocada precisamente en el aseo de caballeros de la cafetería.

En diez minutos, los agentes lograron evacuar por completo el edificio, en el que en esos momentos se encontraban unas cuarenta personas: alrededor de veinticinco comensales y los dieciséis empleados del turno correspondiente. El hotel, de tres estrellas e inaugurado en 1934, se levanta en mitad del paseo de la playa de Ereaga -una de las más populares de Vizcaya-, da empleo a unas cincuenta personas y dispone de 42 habitaciones, que ayer estaban desocupadas.

Apenas cinco minutos después de la hora anunciada, aproximadamente a las 15.20, la bomba hizo explosión. Según explicaron a este periódico fuentes de la inspección municipal, la fortuna quiso que el techo y los muros de hormigón armado del habitáculo de los lavabos absorbieran la mayor parte de la onda expansiva. Por esta razón, y a pesar de la potencia de la bomba, la detonación no afectó a los edificios colindantes -los más cercanos están a unos cincuenta metros del hotel- ni tan siquiera a los coches aparcados en el exterior. La explosión sí provocó daños muy importantes en la cocina, el mobiliario de la cafetería y el suelo de la pista de baile de la segunda planta, ubicada justo encima del baño.

Obras de reconstrucción
Pese a que en un primer momento se pensó que el explosivo había afectado a la viga maestra del edificio, los técnicos alejaron después estos temores y confirmaron que el inmueble no había sufrido daños estructurales irreversibles. Las obras de reconstrucción del área afectada podrían durar entre quince días y un mes.

Con este nuevo golpe al corazón de Getxo -donde los terroristas han colocado cuatro coches bomba en tres años, dirigidos al empresariado de la zona-, ETA comete su tercer atentado en Vizcaya en el mes de junio y el cuarto en lo que va de año. Horas antes de la explosión, el propio consejero de Interior, Javier Balza, confirmaba «sin duda» que el 'comando Vizcaya' ha logrado rehacer su estructura en el territorio, diezmada tras la muerte de dos de sus activistas en Basurto.

Terroristas islámicos marroquíes preparaban atentados para este verano desde España
La Policía alauí pide la extradición de Abdelaziz Benayach que operaba en Algeciras
La detención en Algeciras del terrorista marroquí Abdelaziz Benayach, buscado por la Policía del Reino alauita por su presunta implicación en los atentados de Casablanca, ha permitido desbaratar una operación criminal que pretendían llevar a cabo terroristas islámicos este verano en el Estrecho de Gibraltar, según supo LA RAZÓN de fuentes cercanas a los servicios de inteligencia marroquíes. El terrorista encarcelado desde pasado día 13 por la jueza de la Audiencia Nacional Teresa Palacios está considerado como uno de los jefes del grupo más peligroso del extremismo marroquí.
Pedro Canales - Rabat.- La Razón 24 Junio 2003

Abdelaziz Benayach llevaba residiendo seis meses en Algeciras y había creado una infraestructura logística para organizar operaciones terroristas en el Estrecho. Su captura el viernes 13 de junio y su posterior inculpación por la jueza de la Audiencia Nacional Teresa Palacios, es «uno de los golpes más importantes asestados a la trama terrorista marroquí», manifestaron a este periódico fuentes cercanas a los servicios de inteligencia marroquíes.
La petición de extradición formulada por las autoridades de Rabat que debe hacerse en el plazo de 30 días desde de la detención, obedece a la convicción de los servicios de seguridad de Mohamed VI de que Benayach «es el eslabón entre la trama terrorista local y el Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes (GICM)», tal como afirmó el semanario marroquí «Al Ayam». Benayach aparece como uno de los elementos claves del entramado terrorista en el Norte de África. Al igual que otros cientos de marroquíes y de argelinos, participó en el conflicto de Afganistán y en la guerra de Chechenia.

Desde este último país, Abdelaziz Benayach se trasladó a Gran Bretaña, donde junto con otros ex combatientes de Afganistán constituyó el GICM. Ha sido precisamente el paso de Benayach por Chechenia y su posterior estancia en Londres lo que alertó a los servicios marroquíes de su posible implicación en los atentados de Casablanca. Desde su creación en 1999 en Londres, el GICM ha sido considerado por los servicios de inte- ligencia occidentales «el grupo terrorista islámico marroquí más peligroso» y en el que han centrado todas sus pesquisas. Asimismo, se le considera cercano a la organización Al Qaida que dirige el multimillonario saudí Osama Ben Laden, y de hecho forma parte de su entramado.

«Los seis meses de permanencia de Benayach en Algeciras le han permitido reunirse con terroristas marroquíes que acceden fácilmente a Ceuta, ciudad a la que Benayach podía entrar y salir sin dificultad por tener nacionalidad francesa y no estar buscando en esos momentos por la Interpol».

Fijación por el Estrecho
Los servicios antiterroristas marroquíes sospechan que Benayach preparaba atentados en el Estrecho, además de organizar la infraestructura logística necesaria para hacer salir de Marruecos a los terroristas una vez cometidas sus acciones criminales. El interés de los terroristas islámicos por el Estrecho no es nuevo, ya el pasado año fue detenido un grupo formado por saudíes y marroquíes que planeaban atentar con lanchas suicidas, cargadas de explosivos, contra las bases de Rota y Gibraltar. Este grupo operaba desde la costa marroquí e intentó comprar embarcaciones del tipo zodiac en Ceuta, ciudad que el ahora detenido Benayach frecuentó en los últimos seis meses. La operación «Paso del Estrecho» que moviliza anualmente cientos de efectivos de la Guardia Civil y de la Policía españolas, así como de sus homólogos marroquíes la Gendarmería Real y la Seguridad Nacional, tiene como nudos principales de tránsito desde Algeciras, Tarifa y Almería en la costa española, hasta Tánger, Nador y Ceuta al otro lado del Estrecho.

La afluencia de cientos de miles de marroquíes cada verano procedentes de Europa con destino a su país hace prácticamente imposible cualquier control exhaustivo por parte de la Policía española. Esta sería la oportunidad que esperaban los terroristas del GICM para llevar a cabo sus acciones criminales.
La detención de Benayach ha coincidido con la orden de captura enviada por las autoridades alauitas al Ministerio del Interior español contra 16 presuntos terroristas instalados o de paso por España.

Pateras
En la redada efectuada por los servicios de seguridad marroquíes tras los atentados de Casablanca, han sido detenidos seis presuntos miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, conocidos popularmente en Marruecos como los «salafistas», en la localidad de El Rincón, un puerto pesquero cercano a Tetuán. Otros tres más fueron arrestados en Ued Lau, otro de los parajes de la costa marroquí desde donde parten, a diario, pateras con inmigrantes ilegales hacia España. La Prensa de Rabat afirma además que han sido enviados a Madrid tres especialistas para ayudar a la Policía española en los interrogatorios de Abdelaziz Benayach. Los sabuesos marroquíes pueden detectar fácilmente, tanto por las expresiones que utiliza este terrorista su procedencia y el lugar donde ha recibido entrenamiento y formación, y su nivel en la jerarquía de Al Qaida.

Un concierto evoca en Bilbao la memoria de las víctimas de ETA
Ciudadanos y representantes de los gobiernos central y vasco abarrotaron el auditorio del Palacio Euskalduna
BILBAO EL CORREO  24 Junio 2003

El primero de los dos conciertos sinfónicos organizados por las fundaciones Para la Libertad y Víctimas del Terrorismo en memoria y homenaje a los afectados por el terrorismo y sus familias se celebró ayer en Bilbao con un lleno total en el auditorio del Palacio Euskalduna.

Al acto asistieron, entre otras autoridades, el ministro de Justicia, José María Michavila; el secretario general de Presidencia, Javier Zarzalejos; el delegado del Gobierno en Euskadi, Enrique Villar; el consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Gabriel Inclán; la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas, Maixabel Lasa; y el director de Derechos Humanos del Ejecutivo de Vitoria, Txema Urquijo.

También acudieron políticos como Jaime Mayor Oreja, Rosa Díez y José Antonio Maturana, el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, miembros de la comunidad universitaria como el catedrático Javier Corcuera, el artista Agustín Ibarrola, el director de cine Iñaki Arteta y una nutrida representación de familiares de víctimas del terrorismo, entre ellas Maite Pagazaurtundua.

El concierto homenaje supuso la primera actuación de la Orquesta de RTVE en el auditorio del Palacio de la Música de Bilbao, bajo la dirección de la joven directora vizcaína Inmaculada Sarachaga. La actuación se repetirá mañana en el Teatro Real de Madrid con idéntico programa y protagonistas.

El argumento principal de la velada musical fue «enfatizar la memoria viva» de las víctimas, para lo que la directora eligió piezas de Arambarri, Fauré, Catalani, Puccini, Ponchielli y la cuarta sinfonía de Brahms. Un programa seleccionado en función de la «solemnidad y el respeto que exigen un acto así», explicó Sarachaga, quien subrayó que la música no pretende ser «una mera representación nostálgica sino que de alguna manera enfatiza la presencia viva que tienen, tuvieron y tendrán las víctimas entre nosotros».

El concierto fue retransmitido por La 2 de TVE en directo y a través de su canal internacional y por RNE a través de Radio Clásica. Teo Uriarte, gerente de la Fundación para la Libertad, destacó que a través de este concierto las familias de las víctimas «van a verse reconocidas en esta sociedad que necesita decirles que les queremos, que estamos con ellos, que nos perdonen por dejaciones, por errores, por cosas que en el pasado no hayamos podido hacer bien, y que el mismo concierto se convierta en una referencia para saber en un futuro qué lugar ocupan estas personas en nuestra sociedad y qué lugar ocupan en la política de nuestro país».

RTVE editará un cedé grabado durante el concierto que será entregado a los familiares de las víctimas. Sonsoles Bardegas, delegada de la Orquesta de RTVE, remarcó por su parte el carácter «solidario, de concordia y esperanza» de la iniciativa.

El español estará muy cerca de ser la primera lengua dentro de 10 años
EFE ABC 24 Junio 2003

La comisión interacadémica reunida en Asturias elabora la nueva gramática general, que tendrá carácter normativo y descriptivo y que saldrá a la luz en 2005

LA GRANDA (ASTURIAS). El secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, el puertorriqueño Humberto López Morales, afirmó hoy en La Granda, Asturias, que el español, «si no la primera lengua planetaria todavía, sí estará muy cerca de la primera (el inglés) en el plazo de unos diez años».

López Morales hizo esta aseveración en el transcurso de un receso de la primera reunión que mantiene, en el marco de los Cursos de Verano de La Granda, la comisión interacadémica creada para elaborar la nueva gramática general, que tendrá carácter normativo y descriptivo y que saldrá a la luz en 2005.

Esta reunión se prolongará hasta el próximo sábado, bajo la supervisión del director de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) y presidente de las 22 instituciones hermanas que existen en todo el mundo, Víctor García de la Concha. El máximo responsable de la RAE compareció ante los medios de comunicación junto al ponente de la nueva gramática, Ignacio Bosque; el director de la Academia Mexicana de la Lengua, José G. Moreno de Alba; el secretario de la Real Academia Española, Guillermo Rojo, y el mencionado Humberto López Morales.

Este último afirmó que la progresión del español está condicionada por el avance de los cursos de este idioma como lengua extranjera y, «lo más importante de todo, por el manejo de la lengua en los medios de comunicación pública, como es el caso de Estados Unidos, donde ya hay casi cuarenta millones de hispanohablantes y donde dos cadenas de televisión emiten ya en español las veinticuatro horas del día».

García de la Concha recordó que las academias dispersas por Hispanoamérica, Norteamérica y Filipinas trabajan, junto con la española, «en plano de igualdad y al servicio de la unidad de la lengua, que es el gran objetivo». En el caso de la léxica y la ortografía, esta unidad está estructurada con la publicación de grandes obras como la última edición del diccionario que tiene ya carácter panhispánico, al incorporar 28.000 marcas de términos usados en América.

El gran reto que le quedaba a la asociación de academias era la unificación de la gramática, dado que el último trabajo editado al respecto data de 1931.

Recortes de Prensa   Página Inicial