AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 26 Junio  2003
Relación amable
Ángel Cristóbal Montes  La Razón 26 Junio 2003

El incendio y las cenizas
Germán Yanke Libertad Digital  26 Junio 2003

La foto de la Madrazo
Iñaki Ezkerra La Razón 26 Junio 2003

Nos sublevan
Cartas al Director El Correo 26 Junio 2003

La paja y el ojo
Cartas al Director El Correo 26 Junio 2003

Aznar: «La construcción de la UE no servirá para alentar aventuras nacionalistas»
R. GORRIARÁN COLPISA. MADRID El Correo 26 Junio 2003

Sesenta y seis municipios vascos y navarros dieron fondos a la Udalbiltza batasuna
J. P. / F. V. - Madrid.- La Razón 26 Junio 2003
 

Relación amable
Ángel Cristóbal Montes es catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Zaragoza La Razón 26 Junio 2003

El PNV e Ibarretxe, como en todo juego político de envergadura, están ensayando una estrategia en la que se mezclan los gestos duros y los amables, los ataques y las concesiones, los avances y los retrocesos, a la manera de lo que recomendaba el camarada Mao Zedong de avanzar dos pasos y retroceder uno. En el reparto de reparto de papeles consiguiente, de ordinario a Arzalluz le corresponde el de agrio, intransigente y temerario, y a Ibarretxe, el de conciliador, condescendiente y dialogante. A este esquema responde la oferta formulada por el lendakari de establecer «un nuevo marco de relación amable de Euskadi con España basado en el respeto mutuo y en el derecho de los vascos a decidir nuestro propio futuro».

En abstracto hasta pudiera sonar bien, en concreto encierra un profundo engaño, una tremenda manipulación de las cosas porque se basa en el reacomodo gratuito y unilateral del estado de situación. El punto de partida , la «relación amable de Euskadi con España», supone una trampa deformadora, ya que coloca en plano de igualdad e interrelación lo que son dos realidades diferenciadas y jerarquizadas. El marco de relación entre Euskadi y España ha de ser el mismo que el de Extremadura, Valencia o Aragón y España, porque es el propio de una entidad superior que descentraliza su poder en una serie de unidades dependientes y engarzadas. El todo se relaciona con las partes y éstas se relacionan con el todo en un doble movimiento que implica reconocimiento mutuo, pacificidad, diálogo, corresponsabilidad y lealtad recíproca.

Es una forma ladina de dinamitar el statu quo, sin aparentemente pugnar con él y propugnando formas civilizadas, mediante el mediante el subterfugio dialéctico de dar por hecho aquello que se persigue y, en consecuencia, pensar en el paso subsiguiente. En el fondo lo que Ibarretxe nos está diciendo y ofreciendo es lo siguiente: existen ya dos realidades políticas diferenciadas, con sus propios perfiles y contornos nítidos; ahora lo que procede es establecer entre ellas «un nuevo marco de relación amable», en el que desaparezca el negro pasado en el que tanto se peleó y en el que tuvieron lugar tantos y tan dramáticos acontecimientos. Por arte de birlibirloque y a la manera del encantamiento se ha producido ya el objetivo soberanista perseguido y tan sólo procedería normalizar y dulcificar la nueva realidad.

Como subterfugio no está nada mal. Si no puedes alcanzar el objetivo que persigues , dalo por hecho, actúa en consecuencia y ofrece la mejor voluntad de colaboración para el buen funcionamiento de aquello que te acabas de inventar. Los sofistas griegos habrían visto en Ibarretxe un colega muy estimable, porque no deje de ser singular que aquellos que han envenenado una situación hasta límites extremos, aquellos que no han respetado las mínimas reglas del juego y aquellos que han aprovechado cualquier circunstancia al margen de la ética para conducir al País Vasco al dramático estado en que se encuentra, ofrezcan ahora la relación amable y el respeto mutuo, dando por sentado que los «otros» han aceptado ya la nueva situación, admiten su derrota y deben acomodarse a lo que se ha levantado al margen de su voluntad y participación.

Con un añadido si cabe todavía más falaz. Llegados a ese idílico clima de «relación amable» y de «respeto mutuo» entre Euskadi y España, que ésta no se confíe ni considere que por fin se ha alcanzado la concordia y la paz, porque el «mago» Ibarretxe deja caer que, empero, todo deberá quedar encajado en el marco del natural e indiscutible «derecho de los vascos a decidir nuestro propio futuro», a la manera de Arzalluz cuando advierte que el plan del lendakari de libre asociación con España no agota los objetivos del PNV que aspira a algo más, a la independencia de Euskadi. Con lo que todo queda en una mera finta, en un ejercicio político de distracción, en un simple y aparente gesto amable dentro de un panorama que han ensombrecido hasta límites dramáticamente peligrosos.

El incendio y las cenizas
Germán Yanke Libertad Digital  26 Junio 2003

Lo de Madrid es muy esperpéntico y tiene su morbo, que está más en ver cómo le siegan la hierba debajo de los pies a Rodríguez Zapatero que en las revelaciones anunciadas por este. Pero lo de Vitoria sí que es un ataque frontal al Estado de Derecho. Por eso resulta un poco patético que el foco de la noticia y el de la actividad política, sobre todo la de la izquierda, se centre en quejarse de las cenizas que caen sobre su tejado cuando la casa del vecino ha ardido del todo.

Lo de Vitoria tiene su cuota de clase acelerada de nacionalismo: ciscarse en la ley y el Derecho, buscar la convergencia de PNV-EA con Batasuna-ETA, proteger al crimen si el crimen dice que busca la construcción nacional: “una rebañadura de enemigos de la República” como dijo Indalecio Prieto en ocasión señalada en el Congreso para anunciar que no quería ir a ninguna parte con ellos.

Pero este curso para rezagados sale muy caro y ya va siendo hora de que, junto a la acción –lenta, seguramente meticulosa pero exasperante– de la Justicia, se dé paso también a la acción política: al rechazo frontal de todas los partidos democráticos, la anulación inmediata de todo acuerdo con los nacionalistas protectores del crimen terrorista, la renovación práctica y cotidiana del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo para que el Estado de Derecho impere. Zapatero debería ser el primer interesado porque, como dijo Prieto en otro momento, el peligro de reivindicar teóricamente la democracia sin alejar la iniciativa de cualquier aspiración separatista supone propiciar la unión de los españoles en torno a la derecha.

La foto de la Madrazo
Iñaki Ezkerra La Razón 26 Junio 2003

No. No es mi intención hacer una broma políticamente incorrecta y cambiarle el sexo a Javier Madrazo. No voy a hablar en esta ocasión del cara que tiene Izquierda Unida en el País Vasco sino de su hermana, Julia Madrazo, que es la cara (sigo siendo respetuoso con los géneros masculino y femenino) que tiene esa formación política en el Ayuntamiento de Bilbao. En la foto de la que hablo y que ha publicado la Prensa de estos días, esa cara aparecía junto a Iñaki Azkuna en el momento en el que ambos anunciaban la fulminante expulsión de todos los vocales del PP y PSE-EE dispersos por las sociedades mixtas que cuentan en esa ciudad con alguna participación municipal. En esa foto la cara de la Madrazo expresaba una satisfacción, una alegría, una plenitud que no se correspondía con la de quien en esos momentos estaba perpetrando una canallada.

Con su drástica medida de venganza, el peneuvista Azkuna, que sólo ha podido volver a ser alcalde gracias a los votos de IU, anunciaba que a la oposición no piensa darle ni agua en la legislatura que ahora se abre. Si donde tenía lugar esa toma de posesión a cara de perro hubiese sido en el consistorio de cualquier ciudad española que no perteneciese a la comunidad autonómica vasca sólo estaríamos ante un vulgar caso de prepotencia y de chulería. Pero, como donde sucedía es en la capital demográfica de Euskadi, se trata, además, de un caso de encanallamiento sangrante. No dar ni agua a la oposición no quiere decir sólo en el caso de la Madrazo y Azkuna que no van a permitir que los populares ni los socialistas vigilen de cerca los mangoneos y las corruptelas de un Consorcio de Aguas que fue continua noticia de las páginas de sucesos en la legislatura anterior. Quiere decir que no van a cumplir la moción de dar una calle a la víctimas del terrorismo que fue aprobada en un pleno el 26 de septiembre de 2002 y que ya han conseguido aplazar nueve meses. Quiere decir que seguirán sin condenar los atentados de ETA como ya ocurrió con el de Santa Pola y el de Joseba Pagazaurtundua. Quiere decir que el equipo que hoy gobierna ese Ayuntamiento seguirá suscribiendo el Plan lbarretxe y toda la política ignominiosa del Gobierno vasco.
Eso significaba la cara de plenitud de «la hermanísima». Esa plenitud hiriente y abyecta que desbordaba el blanco y negro de los periódicos. Plenitud por la impunidad, por poder ayudar a los nacionalistas a seguir humillándonos y obstaculizando la lucha contra ETA. Plenitud por no sufrir cuando sufren los otros, por no necesitar escolta en la Euskadi de los escoltados. Plenitud por usar sus tres concejalías de mierda para eso. Sinceramente, no es envidiable la plenitud de la Madrazo.

Nos sublevan
José Ignacio Calleja/Decano de la Facultad de Teología de Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo 26 Junio 2003

Que ETA haga estallar una bomba en un hotel de Getxo y no haya víctimas parece librarnos de la obligación de oponernos pública y radicalmente a la acción. Pero no es cierto. Se ha arriesgado la vida y la salud de muchas personas. Se ha provocado un miedo incalculable en esos ciudadanos. Se ha recordado a los amenazados que ésa es su condición de vascos. Se ha puesto en peligro el modo de vida de unas familias por quiebra de su empresa. Y se nos ha dicho a todos que, en la foto de esta sociedad, el que se mueve lejos de ETA no sale; mejor aún, se le echa. Sé que hay muchos detalles en el atentado que a los expertos en ETA no les pasarán desapercibidos. A nosotros, los ciudadanos de a pie, nos urge decir 'no'. Ninguna manifestación del terror, ni dura ni suave, ni continua ni ocasional, nos deja indiferentes. Todas nos sublevan contra sus autores, por acción y omisión, y nos ponen en la piel de quienes las padecen. Venimos de lejos en el sufrimiento y es muy probable que nos toque padecerlo todavía un tiempo. Pero nuestra voluntad es que el mayor número posible de ciudadanos vascos rechace el terror, en todas sus expresiones, y exija un ejercicio de la política menos 'chulesco' y más político, es decir, democrático y de diálogo, justo y solidario, perspicaz y con criterio, idealista en sus aspiraciones y flexible en sus estrategias, soberano desde la solidaridad y mestizo en el aprecio de la identidad.

La paja y el ojo
Garikoitz Gabito Pérez/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo 26 Junio 2003

El pasado domingo el burukide Joseba Egibar hizo unas declaraciones sacudiendo estopa a los que no son de su cuerda. Concretamente, y a propósito del problema suscitado en la Comunidad de Madrid, decía que «ahí vemos de qué manera se entiende la política en otras latitudes», ironizando sobre posibles chanchullos y mercadeos. Y se quedó tan feliz, olvidando el ignominioso reparto de cargos y poltronas que el nacionalismo viene haciendo aquí desde hace años entre familiares y afines. Como denunciaron las juventudes del PP en las últimas elecciones, se reparten desde cargos de confianza en museos emblemáticos a presidencias de consejos reguladores de caldos autóctonos. Nepotismo en estado puro. Y los demás a aprender euskera y preparar oposiciones.

Aznar: «La construcción de la UE no servirá para alentar aventuras nacionalistas»
R. GORRIARÁN/COLPISA. MADRID El Correo 26 Junio 2003

José María Aznar aprovechó el debate en el Congreso sobre la reciente cumbre de la Unión Europea de Salónica para advertir a los nacionalismos de que se olviden de la idea de impulsar procesos independentistas al abrigo del proceso de construcción de la UE. El presidente del Gobierno indicó que el proyecto garantiza «la integridad territorial del Estado», un principio que conduce a que «nadie podrá utilizar la construcción europea para aventuras disgregadoras que atenten a la unidad de los Estados miembros». Aznar subrayó con satisfacción que entre las aportaciones de España al texto constitucional figura la definición de la UE como una «unión de Estados y de ciudadanos», y aseguró que las comunidades autónomas tendrán un foro de intervención política a través de Comité de las Regiones, que tendrá «poder de apelación» a las decisiones que adopte la CE. «Es una solución razonable», señaló.

Todos los grupos, salvo el PSOE, reprocharon que no se haya tenido en cuenta a las autonomías en el texto constitucional europeo. El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, sostuvo que la iniciativa es «un monumento a la mentalidad del aduanero» porque plantea la inmutabilidad de las fronteras, y echó en falta que la constitución de la Unión Europea no reconozca «el derecho de autodeterminación de los pueblos», que debería ser, a su juicio, «uno de los principios básicos» de una Europa federal. Xavier Trias, de CiU, rechazó la definición de UE como unión de ciudadanos y Estados porque «olvida la realidad de los pueblos».

Sesenta y seis municipios vascos y navarros dieron fondos a la Udalbiltza batasuna
J. P. / F. V. - Madrid.- La Razón 26 Junio 2003

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón mantiene en un auto notificado ayer, por el que suspende por dos años las actividades de las empresas «pantalla» de la Udalbiltza Kursaal, que los ayuntamientos de 66 localidades vascas y navarras desviaron fondos de su presupuesto para sufragar las actividades de dicha asamblea de municipios batasuna.

Entre ellos figuran los municipios de Leiza, Alsasua, Irurzun o Echarri-Aranaz, en Navarra; Hernani, Mondragón, Astigarraga, Oyarzun, Tolosa, Pasajes, Usúrbil o Villabona, en la provincia de Guipúzcoa; Ondarroa, Elorrio o Munitibar, en Vizcaya; o Llodio y Legutiano en Álava.

Según un informe de la Policía, cada uno de los consistorios «contribuye con diferentes cantidades» a un «consorcio» o entramado creado supuestamente por ETA para financiar lo que pretendía ser una plataforma política que facilitase la refundación de Batasuna.

Precisamente, en la resolución notificada ayer, Garzón ordena el cese de cualquier actividad pública, privada o institucional de las entidades Udalbiltzaren Alde Elkartea, Udalbiltza Partzuergoa Konsorzio y Euskal Garapen eta Kohesio Fondoa, así como el bloqueo de sus cuentas y la clausura de sus sedes y locales.

Recortes de Prensa   Página Inicial