AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 29 Junio  2003
Conversación en Copenhague
FERNANDO SAVATER/ El Correo 29 Junio 2003

La histórica autoexculpación de la Izquierda
JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS ABC 29 Junio 2003

El PP pide la dimisión de la consejera vasca de Educación por obstaculizar el trabajo parlamentario
EFE Libertad Digital  29 Junio 2003

La Policía «huye» de las ciudades: 3.000 plazas desiertas por la inseguridad y los bajos sueldos
R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 29 Junio 2003

«EL GOLPE» DE ZAPATERO
RODRIGO GUTIÉRREZ ABC 29 Junio 2003

El PSC contradice a la cúpula del PSOE en defensa del socialismo navarro
I. ANGUERA ABC 29 Junio 2003

La arena o el fango
SANTIAGO ABASCAL CONDE  El Correo 29 Junio 2003

Lo quieren todo
Cartas al Director El Correo 29 Junio 2003

Dejarse llevar
Cartas al Director El Correo 29 Junio 2003

Pareja de hecho golfa
Miguel Martín La Razón 29 Junio 2003

Invasión española
RICARDO UTRILLA/ El Correo 29 Junio 2003

Conversación en Copenhague
FERNANDO SAVATER/ El Correo 29 Junio 2003

Con frecuencia nada es más útil para aclarar las propias ideas sobre la situación en que vivimos que verse obligado a explicarla a quienes saben poco o nada de ella. A uno le pueden los detalles y le agobian las distinciones insignificantes, hasta el punto de no tener visión de conjunto o de pasar por alto la enormidad ya conocida para indignarse mejor con la última minucia encorcorante. Pero cuando no hay más remedio que hacer un resumen útil para alguien interesado desde fuera en nuestras penalidades, se impone elegir lo esencial y subrayarlo de manera coherente. Ejercicio muy beneficioso en primer lugar para uno mismo, aunque de paso y colateralmente pueda serlo también para el otro.

Lo comprobé de nuevo hace unas semanas en Copenhague, cuando Rosa Díez y yo acudimos a la capital danesa para recoger en nombre de Basta Ya el premio de la Fundación Plum que compartimos con el juez Baltasar Garzón. Entonces tuve ocasión de charlar con un par de periodistas escandinavos que anhelaban ponerse al día de la situación política en el País Vasco, de la que sólo tenían noticias dispersas aunque suficientemente inquietantes. Lo primero que les recomendé, por supuesto, es que no se fiaran a ciegas de lo que les dijese yo ni de lo que les contara ningún otro, sino que se tomasen la molestia de venir aquí (sobre todo a localidades relativamente pequeñas, no sólo a las tres capitales) y comprobasen por sí mismos en la medida de lo posible las condiciones económicas, políticas, educativas, informativas, etcétera, que se dan en nuestra tierra. Que indagasen cuáles son los símbolos políticos y las opiniones o tomas de posición que sufren persecución violenta cotidiana y cuáles disfrutan de amnistía por parte de los únicos que entre nosotros siguen siendo partidarios de la pena de muerte. Que intentaran hablar con la gente y que tomasen nota de quienes aceptaban responder a sus preguntas y, sobre todo, de los que callaban o rehuían sincerarse.

La verdad es que tales excursiones informativas les parecieron en principio algo complicadas. Por el momento, se contentaban con interrogarme a mí, que estaba más a mano. Les preocupaba a mis amables inquisidores daneses la puesta fuera de la ley de Batasuna. ¿Acaso pueden prohibirse partidos políticos en la Europa democrática? Les contesté que no, siempre que fuesen realmente partidos políticos y no político-militares. En las democracias europeas no hay partidos democráticos que justifiquen o amparen a grupos terroristas. Ser político en democracia es renunciar a la guerra civil y condenar explícitamente el exterminio del adversario, no comprenderlo como parte de un conflicto y colaborar más o menos explícitamente con él para obtener ventajas por intimidación. O se está en política o se está en la guerra, no de todo un poco y según convenga. Pero Irlanda y el Sinn Fein... En Irlanda ha habido dos terrorismos enfrentados, no sólo uno como en el País Vasco; pues bien, pese a que el IRA ha renunciado a la violencia y entregado parte de su armamento, como su actitud no convence del todo, la autonomía ha sido suspendida por cuarta vez por las autoridades inglesas y las elecciones que iban a celebrarse en mayo, aplazadas hasta otoño o ya veremos cuándo. Por cierto, a nadie se le ha ocurrido decir que tan drásticas medidas aumentasen el número de reclutas para el IRA o favoreciesen la crispación social. Volviendo a nuestro caso: en España no se prohíben las ideas políticas, salvo que sean ideas político-militares que llevan a la guerra civil de baja intensidad, es decir, al terrorismo justificado por quienes lo rentabilizan. Si se admitiesen como inevitables tales 'ideas' habría que sacar los tanques a la calle como en Belfast y eso es lo que se pretende evitar.

Mis entrevistadores se interesaron luego por los rifirrafes del Parlamento vasco con el Tribunal Supremo del Estado, con motivo de la disolución del grupo parlamentario de la antigua Batasuna. ¿Acaso es posible -preguntaron, preocupados- que acabe por suspenderse temporalmente la autonomía política de la CAV en aplicación del artículo 155 de la Constitución? Les aclaré para empezar que carezco de conocimientos jurídicos especializados y que por tanto no tengo más remedio que remitirme a lo que decidan las magistraturas competentes en cada caso. Lo que sí pude asegurarles es que el Parlamento autónomo de la CAV no es el órgano decisorio de un país soberano, sino una institución encuadrada dentro del Estado de Derecho español y por tanto sometida a las leyes generales del país. Desobedecerlas conscientemente le privaría de legitimidad política y dispensaría a los ciudadanos vascos de sentirse representados en él. Las decisiones del Tribunal Supremo supongo que podrán ser recurridas hasta cierto punto e incluso en última instancia acatadas sin compartirlas, pero no pueden considerarse 'agresiones' al pueblo o un 'golpe de estado' judicial más que por majaderos sediciosos, que usurpan el nombre de los 'vascos' en general para encubrir sus planteamientos partidistas. A estas alturas de la historia, no son creíbles ni admisibles las condenas lacrimosas de la violencia que van sistemáticamente acompañadas de la obstaculización de todos los mecanismos legales para privar a los violentos de sus fuentes de financiación institucional o de justificación política. Ya es suficientemente vergonzoso que el Gobierno vasco haya tardado tantos años en tomar medidas de apoyo a las víctimas como para esperar otra eternidad hasta que decida actuar eficazmente contra quienes sostienen a los verdugos.

Entonces, insistieron, ¿se contempla suspender la autonomía? Bueno, les dije, creo que es un recurso extremo antes del cual habría que agotar todas las demás posibilidades. Sería, como se ha dicho, un fracaso de la política: pero ante todo un fracaso de la política del nacionalismo, incapaz tras décadas de autogobierno de separarse claramente de los objetivos de los terroristas y aprovechar sin ventajismos partidistas la legalidad constitucional de la que tanto se ha beneficiado hasta ahora. Porque lo cierto es que el llamado 'plan Ibarretxe' -claramente anticonstitucional y sin más justificación que servir para pagar a los violentos el cese de su actividad- ya está más o menos en marcha, como demuestra el incumplimiento del Concierto económico, el desafío a las resoluciones judiciales, etcétera. Y frente a tal evidencia, el Estado de Derecho no puede permanecer impasible: lo contrario sí que sería volver al franquismo, y no lo que dicen Madrazo y compañía. De modo que sólo cabe esperar que cuanto antes se vuelva a la sensatez y a la legalidad, para evitar disgustos mayores.

La última pregunta de los amigos daneses fue la más fácil de responder: ¿seguirá Basta Ya con sus movilizaciones contra el terrorismo y a favor del Estatuto constitucional? Pues sí, seguro que sí. Y con más razón que nunca.

La histórica autoexculpación de la Izquierda
Por JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS ABC 29 Junio 2003

HAY que ser generosos para calificar de debate el mitin que la izquierda protagonizó el viernes y sábado en la Asamblea de Madrid. Creo que el cálculo del PSOE volvió a errar porque tanto la intervención de Rafael Simancas, como la de Fausto Fernández -la de Ruth Porta mejor dejarla en el olvido- contribuyeron a demostrar que unos y otros están atrapados en la inconsecuencia y en las peores y más estériles inercias. La izquierda en general, y la española en particular, es tributaria de una mitología inercial según la cual militar en el socialismo o en el comunismo ofrece una superioridad moral incuestionable sobre las ideologías conservadoras. Por eso, los casos de corrupción en sus filas sólo son «accidentes» cuya responsabilidad cabe atribuir más a los corruptores que a los corruptos y, consecuentemente, la culpa hay que localizarla siempre extra muros de sus propias organizaciones, simples víctimas del afán opulento de la derecha y sus «poderes oscuros».

La izquierda es universalmente inocente de todo aquello en lo que ha fracasado; incluso lo sería de su fracaso histórico, de su arcaísmo teórico e intelectual y de su progresivo desalojo de poder en prácticamente todos los Estados democráticos europeos. El diagnóstico de las insuficiencias y de los errores siempre es externo, atribuible las más de las veces a «tramas» siempre sugeridas pero rara vez demostradas. Y cuando los datos aprietan hasta casi ahogar, el corrupto, o el delincuente, es envuelto en un cierto halo sacrificial, justificativo y grandilocuente. El PSOE lo ha demostrado esta misma semana pasada no con palabras, sino con hechos. Observen la fotografía que ilustra estas líneas y no necesitarán demasiados jeribeques argumentales para entender la tesis que sostengo.

Pero hay algo más y algo todavía peor: el enlace de secuencias históricas que hacen que la izquierda termine siempre donde empieza y regrese a su estado natural que es el de la demagogia. Lo más preocupante de la instantánea del acto de toma de posesión de Juan Carlos Rodríguez Ibarra como presidente de Extremadura no es la inquietante presencia de José Barrionuevo, sino la impertinencia del retrato, su carácter retador y su profundo mensaje antiestético. Es como una regurgitación política e ideológica, como un reflujo gástrico crónico que mantiene a esa izquierda en un estado de malestar permanente, de incomodidad, en una sociedad moderna ante la que se explican con la actuación de «poderes oscuros», de «tramas», de «golpes a la democracia». Y mientras tanto la realidad: IU apoya a Batasuna en el País Vasco; hay alcaldes socialistas que lo son con los votos de organizaciones próximas a Batasuna y ETA; los socialistas catalanes avalan la desobediencia de Atutxa en abierta contradicción con sus correligionarios vascos; el PSOE está abierto en canal en la Comunidad Valenciana; sus desertores en Madrid acumulan años de militancia y responsabilidad en el PSOE.

Todo eso, sin embargo, es justificable por la conjura universal de la derecha contra la izquierda. Un argumento inercial incrustado en la genética izquierdista y que une a una generación tras otra de socialistas, a una dirección con otra. Creen que basta el anestésico del discurso descamisado para ganar esa batalla de la opinión pública. Lo han vuelto a internar el viernes y el sábado. Y han vuelto a equivocarse porque la perseverancia en el error, la ausencia de autocrítica, el miedo a la regeneración y al cambio, la irresponsabilidad y el engaño conducen directamente al regreso del progreso. Ese progreso que ellos dicen perseguir y que, desde que sus fundamentos ideológicos se tradujeron en el totalitarismo del socialismo real, es ya -y sólo- un eslogan.

El PP pide la dimisión de la consejera vasca de Educación por obstaculizar el trabajo parlamentario
EFE Libertad Digital  29 Junio 2003

El PP ha pedido la dimisión de la consejera de Educación del Gobierno Vasco, Anjeles Iztueta, al considerar que desde el inicio de su mandato, en septiembre de 2001, está "obstaculizando o impidiendo" la labor de control parlamentario de su grupo.

Los parlamentarios "populares" Iñaki Ortega e Iñaki Oyarzabal comparecieron este viernes ante los medios de comunicación para anunciar que van a presentar un escrito en el Parlamento con una queja formal por la "posición profundamente antidemocrática" de la consejera por su trato con el primer grupo de la oposición. También anunciaron que solicitarán una comparecencia en comisión de la consejera donde le pedirán explicaciones por dicho trato y donde le pedirán formalmente su renuncia al cargo.

En la rueda de prensa, los parlamentarios del PP dieron a conocer un informe en el que explican que, de las 63 preguntas que han presentado a la consejera para su respuesta escrita, 51 las contestó fuera de plazo, lo que supone el 85 por ciento del total, con un retraso acumulado de 1.039 días. En el informe se señala que algunas respuestas han acumulado un retraso de casi cincuenta días y que en dos casos se ha prolongado un año, por lo que el PP pidió el amparo de la Mesa del Parlamento. Asimismo, de las 32 solicitudes de información documentada dirigidas a la consejera, 18 fueron contestadas fuera de plazo, es decir, el sesenta por ciento, y algunas acumularon retrasos de entre 21 y 125 días.

Iñaki Oyarzabal insistió en que la consejera está "tratando de obstaculizar" la labor de la oposición, con una actitud de "desprecio absoluto a la Cámara y, más en concreto, al primer partido de la oposición". Además de los retrasos en sus respuestas parlamentarias, Oyarzabal denunció que también se dan "defectos" en dichas respuestas, porque "contesta lo que da la gana", y que, en algunas ocasiones, "se nos está negando información". Aseguró que el Departamento de Educación le ha "negado" información sobre la reducción de horas lectivas de castellano en centros educativos o que les ha enviado información exclusivamente en euskera y también les ha negado su traducción al pedírsela.

Insistió en que la consejera "no se atiene a los mínimos modos democráticos", por lo que piden su dimisión, pero es que, además, su gestión se ha caracterizado por ser un "desastre". En este sentido, Iñaki Ortega criticó que, a su juicio, el mandato de la consejera se haya caracterizado por el "exabrupto, las salidas de todo, los insultos a la oposición y a otros gobiernos, y por haberse alineado con los sectores más radicales del país".

La Policía «huye» de las ciudades: 3.000 plazas desiertas por la inseguridad y los bajos sueldos
De las 5.172 ofertadas, 2.777 no han sido solicitadas por ningún agente del cuerpo
Más de la mitad de las plazas ofertadas en el concurso de traslados del Cuerpo Nacional de Policía, en concreto el 53,6 por ciento, no han sido cubiertas, según consta en el listado de vacantes desiertas del mencionado concurso. En concreto, de los 5.172 puestos que ha ofertado la Dirección, no se han cubierto 2.777. En algunas comunidades como Baleares, Cataluña o Canarias, el porcentaje se eleva a más del 80 por ciento. Las grandes ciudades, donde tanto el nivel de vida como las tasas de delincuencia son más elevadas, son los destinos menos deseados por los funcionarios del CNP.
R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 29 Junio 2003

El concurso de traslados se convoca anualmente para cubrir los huecos que quedan en las plantillas de las comisarías y jefaturas del Cuerpo Nacional de Policía por las jubilaciones, pase a segunda actividad de funcionarios o cualquier otra circunstancia.

Para este ejercicio, los 186 puestos que el Cuerpo Nacional de Policía tiene por toda la geografía española tenían vacantes 5.172 puestos, de los cuales 2.777 no han sido ocupados por policía alguno, según el listado definitivo de vacantes desiertas del Cuerpo Nacional de Policía, lo que representa el 53,6 por ciento de las plazas ofertadas. Por comunidades autónomas, las Islas Baleares, con el 91,8 por ciento de las plazas ofrecidas desiertas; Canarias, con un 81,8 por ciento; Cataluña, con un 80 por ciento; y la Comunidad de Madrid, con el 70 por ciento, son los destinos menos deseados.

Dinero y criminalidad
En el caso de las Islas Baleares y Madrid los motivos que llevan a los policías a no desear tales destinos, según aducen fuentes del propio cuerpo, son el alto nivel de vida de ambos lugares y la importante conflictividad que se registra en ambas, problemas que afectan especialmente a la ciudad de Madrid y a Palma de Mallorca, que apenas han cubierto el veinte y el diez por ciento de sus plazas vacantes, respectivamente.

Para Cataluña y Canarias, los motivos son diferentes. En el primer caso, además de los problemas de dinero, muchos funcionarios prefieren otro destino donde no tengan problemas con el idioma, en especial si éste va a afectar a la educación de los hijos posteriormente. En el caso de las Islas Canarias, la falta de servicios lleva a muchos a trasladarse a otros destinos poco deseados para abandonar el archipiélago, como Madrid capital.

En comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Asturias o Cantabria, donde la criminalidad y el nivel de vida son inferiores en comparación con otros puntos de España, el número de vacantes es muy bajo. En las dos últimas, incluso, no llega ni al tres por ciento, observándose, además, un importante detalle: que dos grandes ciudades, Oviedo y Santander, no han tenido problemas para cubrir las plazas que ofertaban.
En el resto de la geografía española, en las grandes ciudades, independientemente de que en el resto de la comunidad se haya registrado un porcentaje de vacantes sin cubrir no demasiado elevado, han quedado muchas plazas desiertas.

La Jefatura Superior de Policía de Sevilla, por ejemplo, ha visto como sólo se han cubierto 74 de los 200 puestos de policía ofrecidos y sólo uno de los diez de oficial. Los motivos de esta aversión a las grandes ciudades de los policías, los mismos antes apuntados: el alto nivel de vida y la alta tasa de criminalidad de estas localidades. No obstante, los peores datos se registran en la localidad de La Línea de la Concepción, en Cádiz, donde sólo se han cubierto dos de las 55 plazas ofertadas.

Las 2.777 vacantes que han quedado ahora sin cubrir serán ofertadas a los 900 nuevos agentes de policía y a los aproximadamente 480 subinspectores que jurarán su cargo el próximo mes de julio, con lo que el número de vacantes sin cubrir se reducirá.

«EL GOLPE» DE ZAPATERO
RODRIGO GUTIÉRREZ ABC 29 Junio 2003

Rodríguez Zapatero no logra restañar las heridas abiertas en su partido. El intento de renovación interna emprendido desde que accedió a la secretaría general no obtiene los resultados pretendidos. Maragall continúa por libre provocando periódicamente sobresaltos en la sede de Ferraz; responsables socialistas vascos y navarros dan pábulo al nacionalismo; Bono -con ayuda de Ibarra- acecha su sillón en cuanto tienen una oportunidad.

El resultado obtenido la noche electoral del 25 de mayo en las autonómicas de Madrid parecía que le daba la tranquilidad que necesitaba para enfrentarse a las generales de 2004. Pero, desde ayer, tras la conclusión del debate de investidura de Rafael Simancas, el liderazgo de Zapatero pasa horas bajas. Después de dos sesiones para intentar desentrañar los oscuros intereses de dos diputados tránsfugas, sólo intuimos podredumbre y cuchilladas en el seno de la FSM. Trapos sucios que se vuelven a exhibir impunemente. ¿Tenía el PSOE necesidad de fabular una conspiración para esquivar su propia responsabilidad?.

El supuesto golpe contra la democracia se ha traducido en una colección de sospechas, insidias y miserias políticas. Ni un solo argumento verdaderamente solvente. Y con este patético equipaje se enfrentará mañana el líder del PSOE en el Congreso al debate sobre el Estado de la Nación. Paul Newman interpretó mejor la vida en los bajos fondos en la película «El Golpe». Al menos a esa comedia le dieron un Oscar.

El PSC contradice a la cúpula del PSOE en defensa del socialismo navarro
I. ANGUERA ABC 29 Junio 2003

Los socialistas catalanes abren un nuevo frente en el fragmentado escenario del PSOE para desmarcarse de una política que ven demasiado sometida al PP

BARCELONA. El primer secretario del PSC, José Montilla, se desmarcó ayer de la línea oficial del PSOE en materia de política antiterrorista para salir en defensa de los pactos sucritos por los socialsitas navarros con grupos nacionalistas, que han desbancado de algunas alcaldías a los candidatos de UPN, el referente del PP en esta comunidad. Apenas un día después de que el PSC suscribiera en el Parlamento catalán una declaración institucional en defensa de Juan María Atutxa y la Mesa del Parlamento Vasco, Montilla se distanció un poco más de las tesis marcadas por la Ejecutiva Federal del PSOE, de la que es miembro en representación del PSC, al salir en defensa de unos candidatos a los que la cúpula socialista ha abierto expediente.

El número dos de los socialistas catalanes defendió los pactos en Navarra porque «los nacionalistas vascos no son terroristas, no son ramas de ETA» como a su juicio pretende el PP, al que acusó de actuar «como profesionales de la mentira» y utilizar el Pacto Antiterrorista «como si fuera una herramienta a su servicio». En esta línea, Montilla exigió al PP que rectifique «porque el Pacto Antiterrorista no es un pacto contra los nacionalistas sino contra los violentos» y recordó que los socialistas vascos también están en el punto de mira de ETA.

Marcar distancias
Con este discurso Montilla ratificó la voluntad de los socialistas catalanes de marcar distancias con el PSOE, en un momento en el que el PSC afronta la recta final de las elecciones autonómicas en las que espera arrebatar la Generalitat a CiU y la dirección socialista encabezada por José Luis Rodríguez Zapatero pasa por uno de sus peores momentos a raíz de la crisis de Madrid. Después de que Jordi Pujol aprovechara el pasado miércoles el «ridículo» de los socialistas madrileños para echárselo en cara a Pasqual Maragall, la dirección del PSC no está dispuesta a asumir una política de sumisión al PP en el País Vasco que puede pasarles factura en otoño.

Con este nuevo frente, abierto por quien pasa por ser en Barcelona el defensor de las directrices de la dirección socialista, se agravan un poco más los problemas de Zapatero por controlar su partido. No en vano los desaires de los socialistas catalanes son el último episodio de un culebrón que empezó con la crisis de Madrid y Navarra y que ha tenido continuidad en otras comunidades, como Valencia, donde Joan Ignasi Pla afronta una rebelión interna por los malos resultados electorales.

La arena o el fango
SANTIAGO ABASCAL CONDE/PRESIDENTE DE LAS NUEVAS GENERACIONES DEL PP PAÍS VASCO El Correo 29 Junio 2003

A por ellos, sin miedos, sin complejos, con nuestros planteamientos y con nuestros sueños limpios de libertad y de cultura, que España se ahoga y ya no queda tiempo». Muchos podrían pensar que esta frase de Eduardo Madina se refiere a los criminales que campan por nuestra tierra vasca o a quienes siguen su estela, y se aprovechan de ellos para ser hegemónicos y gobernar en la misma tierra. Pero no, el objetivo de Madina, su ogro particular, su enemigo a batir es el Partido Popular y especialmente Javier Arenas. No es la primera ocasión en que el secretario general de las Juventudes Socialistas de Euskadi despliega toda su agresividad y resentimiento en dirección equivocada. Ya no me asombra, pero todavía me apena.

España se ahoga según Eduardo Madina, y, ¡cómo no!, el hundimiento bajo las aguas lo provocan los malvados del Partido Popular, los del 'Prestige' y la guerra de Irak, encabezados por un temible Arenas de mirada torva y huidiza. Sin duda hay algo irrisorio en el planteamiento de Madina, ya que los socorristas de esta España que se ahoga en arenas movedizas pretenden estar en el Partido Socialista. Y más aún, quizá también haya socorristas para esa España agónica entre los comunistas de Llamazares y Madrazo y entre los nacionalistas de Ibarretxe a los que Madina no acostumbra a criticar, y con quienes intentará hacer pandilla Rodríguez Zapatero tras las próximas elecciones para evitar el hundimiento de España

Y es que no se podía esperar otra cosa de un Eduardo Madina que arremete de forma obsesiva y constante contra la bandera española de la Plaza de Colón y para quien no hay más patria que la Humanidad. Nos ha fichado a Llamazares e Ibarretxe como socorristas de la piscina nacional, y como redentores de una España maltratada por el Partido Popular.

España no se hunde en las arenas movedizas del Partido Popular, España tiembla ante una alternativa hecha de jirones de España, de puñaladas cainitas, de contradicciones, de mala leche y de socorristas que hacen aguadillas. España es una nación seria que únicamente unos pocos ponen en duda; pero, si hubiera peligro de que España se ahogara, sería con toda seguridad en el fango de la división y enfrentamientos del propio Partido Socialista, y en el fango del oportunismo y los pactos con quienes nunca han creído en España y siempre han tenido la pretensión de dividirla.

Lo tengo claro, Eduardo. Con Maragall, con Elorza, con Beiras, con Tamayo, con Llamazares y con Ibarretxe como socorristas, yo no me tiro a tu piscina. Sin embargo, con ese odiado y maligno Javier Arenas me tiro a una piscina sin agua. Porque Javier Arenas y los miembros del PP de España han hecho más por el constitucionalismo en el País Vasco que muchos de tus compañeros vascos.

Lo que no tengo claro, Eduardo, es qué España quiere redimir, rescatar y salvar tu PSOE. ¿La España de la corrupción de Felipe González? ¿O la filonacionalista de Elorza? ¿Quizá la España ventajista y tramposa de tus compañeros navarros? ¿O más bien la España acomplejada de Maragall? ¿Puede ser la España desinteresada de tu compañero Javier Rojo? ¿O la España que os dejen salvar, hecha pedazos, rota, vuestros compañeros de viaje en Baleares, en Galicia, en Madrid, en Navarra o en San Sebastián? Quizá sólo quieras salvar tu España, una España sin patria ni bandera, una España esfumada, diluida, invisible, que no ofenda a quienes siempre la han detestado. Pues ésa no es mi España y tampoco la de Javier Arenas. A él se lo agradezco. A ti, Eduardo, una vez más te digo que lo siento.

Lo quieren todo
Inés Vega Martínez/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo 29 Junio 2003

El Partido Nacionalista Vasco lleva muchos años realizando intentos, por ahora infructuosos, por controlar las cajas de ahorro de los tres territorios históricos. Su último intento ha llegado bajo una propuesta del Gobierno vasco claramente intervencionista que pretende que esas entidades financieras pierdan su autonomía de actuación a favor del Ejecutivo autónomo.

El PNV nunca ha dejado de persistir sobre su idea de crear una única caja de ahorros para todo el País Vasco manejada a su antojo. Quieren convertir a la Caja Vital en una especie de hacienda particular, donde los peneuvistas puedan hacer y deshacer a su antojo, como en su momento hicieron con EITB y como otras tantas entidades que hace tiempo que pasaron a formar parte del proyecto de construcción nacional.

Me imagino la realidad que nos espera si esto llega a producirse. Únicamente serían los nacionalistas quienes obtendrían los mejores créditos y ventajas hipotecarias y los que no pensamos como ellos nos quedaríamos sin ningún apoyo ni servicio. Tendríamos una caja de ahorros bajo las condiciones del plan de Ibarretxe y con teléfono directo con Sabin Etxea.

Desde luego, si esto ocurre, yo seré la primera que sacaré mi dinero de la Caja Vital, porque no estoy dispuesta a seguir el juego del nacionalismo.

Dejarse llevar
Dolores Otazua Lazcano/Algorta, Getxo-Vizcaya Cartas al Director El Correo 29 Junio 2003

Y todavía hay gente seducida, embobada, cómplices y exaltados patriotas, capaces de dejarse llevar por ese convencimiento de seguir viviendo en este terrorismo y en este nacionalismo de locos que, en aras de la libertad de una patria oprimida, rompen la piedra, el trabajo, el alma y la esperanza, y a ratos la vida.

Sigamos con bombas pequeñas -como la que según un político nacionalista colocó ETA en el hotel Los Tamarises de Getxo-, con pistolas, sigamos con los planes. ¡Bendita independencia!, manchada de escombros, manchada de miedo, de llanto, de apoyos y defensas, de mentiras y de demasiada sangre. No deberían existir patrias, ni ideologías, ni banderas capaces de hacer del hombre el más inhumano de los hombres.

Pareja de hecho golfa
Miguel Martín La Razón 29 Junio 2003

No lo puedo remediar: cuanto más viajo a Europa, más zamorano me siento. ¿Qué paletos son! Los franceses e italianos que ahora tengo a mano se hacen cruces por nuestra pareja de diputados autonómicos madrileños tránsfugas. Como si Chirac y Berlusconi no formaran la pareja de hecho europea que se burla de la Justicia desde la hegemonía presidencial.

Ambos han tenido el tupé de inmunizarse por los flagrantes delitos cometidos antes de acceder a las presidencias de sus respectivos países. Si bien los trescientos empleados ficticios que monsieur Chirac pagaba al ostentar la Alcaldía de París no podían ser tránsfugas por la sencilla razón de que no existían.

¿Qué puede hacer contra este tipo de intolerables abusos la llamada Comunidad Europea? Nada, si quienes la rigen son miembros de los partidos políticos que proliferan en los países que la integran. Hasta las reformas de sendas constituciones han tenido que plantearse los mandatarios italiano y francés para evadir la acción de la Justicia como unos cacos cualquiera.
No debe extrañar, pues, que aprovechando el tirón de la reforma constitucional, Córcega pida que entre los retoques a la carta magna francesa se incluya su independencia. Cuando el próximo domingo día 6 los corsos celebren un referéndum sobre el particular, Jacques Chirac cumplirá un año y dos meses como presidente de la República Francesa en esta última etapa. Pero al permitir semejante consulta en la díscola isla, no en Francia entera, parece consciente de que ocupa el Elíseo por carambola. Más o menos, igual que puede ocurrirle al tal Simancas en la Autonomía de Madrid, pero sin el silencio cómplice que la Comunidad Europea otorga al don Santiago francés.

Si, porque Jacques en gabacho es el nombre del apóstol evangelizador afincado en nuestra «finis terrae» Galicia que promovió el histórico e internacional Camino de Santiago, abarrotado de indigentes enfermos que los ya entonces aprovechados galos se quitaban de encima augurándoles una cura cierta y milagrosa.

Los pobres franchutes solían conmover a nuestros antepasados norteños con esta ripiosa letrilla: «Tota la Francia confía / que la nostra pena aplaques, / per Deo, per Santa María / e per el señor San Jacques». De tan interesada y sencilla manera nos obligaron a crear la Seguridad Social más antigua del mundo.

Mientras España, bajo el símbolo aglutinador de la Corona, se afana en mantener la integridad territorial e histórica que le pertenece, al amparo legal de la Justicia que los golfos poderosos deterioran en su favor, el redicho bobalicón de Chirac sufraga un referéndum secesionista nada menos que del solar napoleónico en que se engendró la grandeza de Francia, hoy tan decadente. ¿Qué sincera y definitiva colaboración podemos esperar del gabacho tontorrón y paleto en la lucha contra el doloroso terrorismo vasco? Salvo que intervenga nuestro «señor San Jacques», poca cosa.

Invasión española
RICARDO UTRILLA/ El Correo 29 Junio 2003

Vuelven a encenderse en Estados Unidos las luces de alarma que advierten de una invasión del español, omnipresente y en auge por todas partes, desde la calle a los institutos y universidades. Y no sólo a causa de condicionamientos demográficos o estrictamente socioeconómicos, sino también culturales. Sea como fuere, más de la mitad de los estudiantes norteamericanos eligen ahora el español como segunda lengua.

Los guardianes de las esencias patrias parten de nuevo en guerra contra este bilingüismo de hecho que les horroriza ya desde los tiempos de su independencia, cuando el nuevo país a punto estuvo de adoptar el alemán como idioma oficial. Pero tales esfuerzos parecen condenados al más estrepitoso fracaso. La realidad se impone y no únicamente en zonas como Nueva York, California, Texas o Nuevo México. Muy recientes estudios han demostrado que, junto al crecimiento de jóvenes estudiosos del español, se tiene constancia de un hecho sorprendente, registrado en la región de Miami: las familias bilingües superan ampliamente en ingresos a las que sólo utilizan el inglés o el español.

Tres cuartas partes de los 35 millones de habitantes de Estados Unidos de origen hispano son bilingües en mayor o menor medida y ello ha provocado, entre otras cosas, que crezca notablemente cada día su importancia como clientes de cualquier producto. Se calcula que el poder de compra de los hispanos, por utilizar una fórmula muy norteamericana, llegará en 2007 a los 926.000 millones de dólares anuales. Nada tiene de extraño, por tanto, que los anuncios en español proliferen en prensa, radio y televisión, así como las empresas mediáticas que utilizan esta lengua, sobre todo en zonas como Nueva York, California y Florida.

Frente a semejante ofensiva, los ultraconservadores, esencialmente los WASP (anglosajones, blancos y protestantes) se han movilizado a diversos niveles, advirtiendo contra los peligros del bilingüismo como elemento disgregador de la sociedad y poniendo algunos incluso el ejemplo de Canadá como demostración de las disensiones y trastornos internos que tal fenómeno provoca. Se les ha recordado, sin embargo, que Suiza, donde conviven como lenguas oficiales el alemán, el francés y el italiano, es uno de los países más prósperos y civilizados del mundo.

Es comprensible, sin embargo, que aumente cada día la inquietud de los puristas patriotas ante las tasas de crecimiento demográfico, desarrollo cultural y poder financiero de una comunidad que ven más ajena al meollo norteamericano que la de los propios negros. Algunos de los cuales, por cierto, particularmente en sus capas más desfavorecidas, han trasladado su odio racial de los blancos a los tostados hispanos.

A todo esto, a nadie en Estados Unidos se le ha ocurrido establecer una distinción entre español y castellano, como a veces ocurre entre nosotros cuando tratamos de ser 'políticamente correctos'. Lo que hablan los hispanos es 'spanish', no 'castilian'. De fuera vendrán quienes con sensatez nos enseñarán.

Recortes de Prensa   Página Inicial