AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 9 Julio  2003
Nacionalismo agresivo
Editorial La Razón 9 Julio 2003

Bomba aquí, bomba allá
Román Cendoya La Razón 9 Julio 2003

¿Temores o deseos
José María Carrascal La Razón 9 Julio 2003

El modelo Constitucional
Francisco Marhuenda La Razón 9 Julio 2003

Palabras que hieren
JOSÉ MARÍA CALLEJA/ El Correo 9 Julio 2003

El máximo enemigo
Cartas al Director El Correo 9 Julio 2003

La lengua española genera ya el 15% del PIB nacional, casi 90.000 millones de euros al año
CRISTINA VALLEJO ABC 9 Julio 2003

Madrid, Madrid, Madrid
IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 9 Julio 2003

Derrota nacionalista en Córcega
Carlos Semprún Maura Libertad Digital  9 Julio 2003

Las huellas de Cervantes en Bosnia
Miguel Acero Bañon La Razón 9 Julio 2003
 

Nacionalismo agresivo
Editorial La Razón 9 Julio 2003

La Comisión Europea Contra el Racismo y la Intolerancia, un organismo consultivo que depende del Consejo de Europa, acaba de hacer público su informe español. Destaca su preocupación por la situación de exclusión social de algunos grupos de población, en especial los inmigrantes de origen norteafricano, musulmanes, los gitanos y, al final, dedica un capítulo a lo que considera «nacionalismo agresivo en el País Vasco».

No es la primera vez que nos llega desde Europa, desde instituciones que observan con la objetividad que da la lejanía y el desapasionamiento, el diagnóstico sencillo y claro de lo que realmente está ocurriendo en una parte del norte de España. Lo que muchos nacionalistas vascos consideran que es un movimiento de identificación nacional, enmarcado en un proceso de autodeterminación, a la Comisión contra el Racismo le parece un simple caso de nacionalismo agresivo, que promueve la exclusión social de las personas que no comulgan con su concepción del mundo. Así, el «problema vasco», que tantos ríos de tinta ha hecho verter en todo tipo de análisis, tiene para la Europa libre y democrática, sin complejos de origen, la tipología clásica de un conflicto de dimensión xenófoba y étnica, al igual que otros muchos que han ensangrentado nuestro continente.

Como en el caso de las otras críticas que recibe nuestro país, y de las que no escapan los medios de comunicación, a los que se responsabiliza de una parte de la imagen negativa con que los ciudadanos perciben a algunos grupos de inmigrantes, la Comisión recuerda que España se ha dotado de una legislación completa y adecuada que, de aplicarse en su espíritu, bastaría para corregir muchos de los problemas de racismo e intolerancia denunciados. Existen, pues, los instrumentos legales para luchar contra la xenofobia. Pero hay que identificar la raíz del problema y tener la voluntad política de solucionarlo.

Bomba aquí, bomba allá
Román Cendoya La Razón 9 Julio 2003

Es un problema de caja. Ha pasado el primer mes y no han cobrado la nómina. Sin dinero público, sin despachos, sin teléfonos, sin… esas cosas no pueden abordar el proyecto de construcción nazional. La independencia, el famoso Movimiento de Liberación Nazional Vasco, o sea ETA, es la excusa criminal de una organización mafiosa. El fin, que es el modus vivendi de los miembros de la cosa, les ha fallado debido a la ilegalización que les ha dejado fuera del chollo del dinero público vasco. Ampararse en la independencia y en «la causa» es la única profesión que muchos tienen. Ahora bien, si falta la financiación oficial, la mafia intenta conseguirla por otros canales. Bomba aquí, bomba allá. Así los empresarios empiezan a tomar conciencia de que de sus bolsillos «tiene» que salir el dinero que pague «la causa». El incremento del chantaje va a ser exponencial. El que pagaba 30 ya puede ir pensando en 100. El que pagaba 100 ya puede pensar en 500. Más de uno va a descubrir que contribuir a ETA, los socios del PNV en Lizarra, a cambio de poder seguir diciendo con «lo bien que vivimos aquí» ya no les va a compensar. Es que hay cosas que nunca debieron tener precio.

¿Temores o deseos?
José María Carrascal La Razón 9 Julio 2003

«A ver si nombran una gestora que sustituya al Gobierno vasco y suspenden el Parlamento». Don Javier Arzallus decía un poco como la mamá de ese chaval que se tiró al campo para abrazar a Beckham y salir en las fotos: «A ver si se hace famoso y nos quita de trabajar». A ver si Madrid suspende nuestro Gobierno y nos pone otra vez en el buen camino. El presidente del PNV no tiene miedo a la suspensión y así lo dijo. A lo que parece tener miedo es a que las cosas sigan por el camino que van. A que se ilegalice Batasuna, sin que se arme la marimorena. A que el Tour rompa con ella. A que Pamplona celebre los sanfermines más jubilosos de los últimos años. A que la kale borroka baje su intensidad un cuarenta por ciento. A que, uno tras otro, se cierren los santuarios para los etarras fugados, que son extraditados a España a tal ritmo que los magistrados de la Audiencia Nacional no van a poder hacer vacaciones este verano. A que, no ya Eta o Batasuna, sino el propio PNV se vea cada vez más sólo, más aislado en el concierto internacional, donde un día presumió de tener excelentes conexiones, que alcanzaban incluso al Departamento de Estado USA. Hoy, en el Departamento de Estado no recibiría al lehendakari ni un jefe de negociado.

Ni siquiera los independentistas quebecois quieren saber nada de ellos, para no contaminarse de violencia. En estas condiciones, ¿qué mejor podría venir al PNV que la suspensión del Estatuto, la sustitución de su gobierno, el cerrojazo a su parlamento? De golpe y porrazo, se convertirían en lo que siempre han pretendido y nunca en la democracia han sido: en víctimas. Víctimas del nacionalismo español, víctimas del centralismo madrileño, víctimas del franquismo que aún queda en nuestro país. De nuevo podrían proclamar a todos los vientos que son perseguidos, humillados, ofendidos y discriminados. De nuevo podrían presentarse con la cabeza alta en los foros donde hoy comparten puestos con las formaciones más periféricas y estrambóticas.

¿Cuánto daría don Javier Arzallus, y con él la plana mayor del PNV, por que el Gobierno Aznar suspendiera su estatuto, su gobierno, su parlamento? ¿El dedo meñique? Yo creo que más. Yo creo que alguno de ellos estaría dispuesto a dar el pulgar. La mano, ya sería demasiado. Además, la mano les es muy necesaria para hacer ese gesto tan suyo, parecido al de un guardia que nos da el alto en medio de la carretera, cuando en sus mítines van a decir algo realmente importante, algo así como: «Que hagan lo que les dé la gana. A ver si nombran una gestora que sustituya al Gobierno vasco y suspenden el Parlamento». Pero no les caerá esa breva. Además, no es necesario que les suspendan. Se han suspendido ellos mismos, prefiriendo estar más cerca de los totalitarios que de los demócratas. Y volverán a suspender en septiembre, con el plan Ibarreche. ¿Es lo que teme, es lo que sueña, don Javier Arzallus camino del retiro?

El modelo Constitucional
Francisco Marhuenda La Razón 9 Julio 2003

Los nacionalistas andan muy excitados, aunque en determinados períodos es su estado natural. Lo están en el País Vasco y Cataluña. En el primer caso resulta algo endémico como consecuencia de la irracional espiral en que se encuentran inmersos. La confrontación y el chantaje ha sido muy rentable para el PNV desde los difíciles años de la Transición. Era la técnica del palo y la zanahoria que han empleado con UCD, PSOE y PP. Unas veces mostraban la cara amable, como cuando Arzallus aseguraba que nadie había sido tan sensible con el País Vasco como Aznar, y otras estigmatizan a los discrepantes como feroces enemigos de esa «patria» vasca que solo existe en su delirante imaginación.

Los nacionalistas tienen una tendencia irrefrenable a considerarse poseedores de la verdad absoluta.
En el caso del nacionalismo catalán, CiU ha entrado en una espiral de propuestas soberanistas, que se refleja con la innecesaria reforma del Estatuto de Autonomía, con la inestimable ayuda de Maragall. Esto es consecuencia directa del período electoral en que está inmersa Cataluña. Los nervios de los dirigentes de la federación ante una posible derrota en las autonómicas explica este fervor por el radicalismo. Lo lamentable es que el resto de partidos, especialmente el PSC, han caído en la trampa y juegan en el terreno que le es más cómodo a CiU.

En este escenario de agitación identitaria, los nacionalismos vasco y catalán quieren proscribir la defensa del modelo constitucional. CiU y PNV pueden agitar permanentemente la vida política de sus comunidades con ese patriotismo decimonónico, que tan caro les resulta, mientras el resto no podemos defender un modelo de Estado que ha situado a España entre las naciones más modernas del mundo.

Mientras el PNV ha lanzado un contundente desafío secesionista, CiU ha optado por una estrategia igualmente letal para la España surgida de la Constitución. En ambos casos les preocupan los evidentes éxitos de Aznar y su gobierno en la defensa de los valores fundamentales que consagra nuestra Carta Magna. Por tanto, cuanto más protesten más claro resulta que se está en la buena dirección.

Palabras que hieren
JOSÉ MARÍA CALLEJA/ El Correo 9 Julio 2003

Berlusconi ha tenido que retirar su patosa observación. Hace una semana el primer ministro italiano, y presidente de turno durante seis meses de la Unión Europea, quiso hacer una broma y ofreció al parlamentario socialdemócrata alemán Martín Schulz un papel en una película que se rodaba en Italia. Berlusconi le proponía actuar como 'kapo' nazi. La gracia no se encuentra por ningún lado y las palabras de Berlusconi irritan no sólo a los alemanes, también a todos los demócratas europeos. Son palabras arrogantes, despectivas e hirientes. El asunto ha provocado un enorme revuelo en toda Europa. Ha sido primera página de los diarios de referencia europeos y ha copado las aperturas de los informativos de la radio y de la televisión. Berlusconi ha tenido que disculparse, ha retirado sus palabras y su autocrítica ha sido aceptada por Gerhard Schröder. Queda sin embargo un segundo asalto, que deberá ventilarse en la sede del Parlamento europeo.

Berlusconi, con ironía grosera y ofensiva, solo ha empleado palabras y ha tenido que tragarse sus palabras. Aquí, en nuestra tierra, los dirigentes del PNV, de EA y de IU no paran de emplear palabras igual de ofensivas que las utilizadas por Berlusconi. Dicen que estamos ante un Gobierno 'facha' y que su política es 'neofranquista'; llaman 'falangista' a su presidente o le dicen que es «tan terrorista como los de ETA» (Madrazo dixit), le acusan de no ser demócrata, etcétera. La lista es interminable. Las consecuencias políticas que se derivan de esas palabras son nada.

Hace unos años un miembro de HB, José María Olarra, llamó 'nazi' a Fernando Múgica Herzog. Fernando Múgica era judío, su familia tuvo que huir de Polonia porque pertenecía a la eterna diáspora provocada por el antisemitismo. Múgica llevó el asunto a juicio y un juez que trabajaba en la Comunidad Autónoma Vasca sentenció a favor del insultador, le absolvió. Dijo que llamar nazi a un judío era una «crítica política» . Pasado los años a Fernando Múgica le asesinó un conmilitón del insultador, fue en febrero de 1996.

Dice el filólogo alemán, judío y comunista, Viktor Klemperer, que las palabras contienen dosis ínfimas de arsénico, uno las traga sin darse cuenta y pasado un tiempo ejercen su efecto. Hay palabras que pueden ejercer un efecto letal. Hay palabras cargadas de muerte, palabras de calibre nueve milímetros parabellum, palabras que son dianas, palabras que rezuman sangre. Y hay palabras que pretenden implantar la mentira, que quieren sacar al otro del tablero político, que pretenden apestarle, marginarle, hacerle invisible, meterle en la catacumba, que rima con tumba.

Decir que este Gobierno es facha, significa no saber lo que es un gobierno facha, que entre otros asuntos impediría que se le dijera eso en un medio de comunicación. Una cosa es criticar al Ejecutivo y otra cosa decir que es facha, o falangista o tan terrorista como ETA. No sé, quien lo preside esta vivo de milagro después de que ETA intentara asesinarle. La escalada verbal, el discurso nacionalista vasco, xenófobo y excluyente, rompe la convivencia, quiere vecinos apestados y no ciudadanos y es aprovechado por los que matan. Si uno habla de 'Brunete mediática' o de 'GAL mediático', está contribuyendo también a inflar el clima criminógeno. Berlusconi se ha tenido que tragar sus horrorosas palabras. Aquí, otras palabras más gruesas salen gratis a quienes las emplean.

El máximo enemigo
Endika Arana Idigoras/San Sebastián Cartas al Director El Correo 9 Julio 2003

Resulta sorprendente escuchar a Anasagasti en el Congreso decirle a Aznar que a los vascos nos han echado de España y que el entendimiento entre España y Euskadi ya no es posible. Aunque la perla fue, sin duda, que «el PNV es el máximo enemigo de ETA». A mí nadie me ha echado de España, pero sí pretenden hacerlo de mi tierra vasca, y son usted y los suyos, señor Anasagasti, los que quieren que me vaya. Lo de entenderse con alguien, cada vez lo ponen ustedes más difícil, pues sólo se conforman con que todos pasemos por el aro nacionalista. Y lo del máximo enemigo de ETA, ¿es un chiste? Me temo que sí y del humor más negro. ¿Podría explicarme por qué ETA, con casi mil muertos en su haber y decenas de políticos asesinados, jamás les ha tocado un pelo a ustedes, si son su mayor enemigo? Con el PP y el PSOE, que según usted son enemigos menores, no parece que se hayan cortado un pelo. Señor Anasagasti, estamos amenazados, nos quieren echar de nuestros pueblos, somos atacados y humillados por ETA, por sus amigos de Batasuna y por ustedes, pero que encima crea que somos tontos y nos chupamos el dedo, me parece ya excesivo.

La lengua española genera ya el 15% del PIB nacional, casi 90.000 millones de euros al año
CRISTINA VALLEJO ABC 9 Julio 2003

Un estudio patrocinado por la Fundación Santander Central Hispano ha analizado 180 productos y 70 servicios que no podrían existir sin el español

La lengua española se ha convertido en el primer valor de nuestra economía, ascendiendo al 15% lo que representa en el conjunto del PIB español. Y este porcentaje va en aumento a la luz de la evolución que este dato ha tenido a lo largo de los últimos años. Así se desprende de un exhaustivo estudio impulsado por la Fundación Santander Central Hispano y que ha realizado un destacado equipo de catedráticos universitarios, que estuvo capitaneado en un principio por el ya fallecido Ángel Martín Municio.

En el periodo de siete años analizado, de 1995 a 2001, se manifiesta un ligero aumento del peso que representa la lengua en el PIB, pasando del 14,1% al 15%. Traducido a dinero contante y sonante, esto supone 88.000 millones de euros en el año 2001.Según las previsiones del estudio, esta cantidad se elevará hasta 102.000 millones de euros en el año 2004. Este aumento va en paralelo con el ligero pero sostenido crecimiento del peso del sector servicios que pasa de suponer el 88% al 89% de la aportación, disminuyendo en la misma proporción la aportación de la industria.

El estudio es de carácter macroeconómico, con un exhaustivo detalle sectorial y una base econométrica que permite estimar ciertos coeficientes de lengua, el valor añadido bruto de algunos sectores y extrapolar los resultados para los años 2002, 2003 y 2004.

El sector servicios aglutina el 88% del valor económico de la lengua española. De este porcentaje, el 30% se concentra en la enseñanza. La publicidad se encuentra en el 19%, las telecomunicaciónes, en el 17%, la Administración, en el 12% y la cultura, en el 7%.

Una de las razones del protagonismo del sector servicios se debe a la creciente influencia de las nuevas tecnologías de la información que provoca una doble tendencia. Por un lado, el crecimiento de la información audiovisual reduce la importancia del lenguaje, mientras que el masivo empleo de Internet provoca que el efecto anterior sea contrarrestado con creces. Teniendo en cuenta la tendencia de crecimiento del empleo de las nuevas tecnologías, se prevé, también, que el valor económico del español en el sector servicios crezca aún más, lo que supondrá, al mismo tiempo, que la lengua tenga, cada vez más, un papel protagonista en la economía y, no sólo en la española. No hay que olvidar que el español es la segunda lengua con mayor importancia en el mundo, solamente por detrás del inglés. Por tanto, un reto al que nos enfrentamos es el de cuantificar cuál es, realmente, la aportación del español a la economía mundial.

El Instituto Cervantes ya tenía claro que el español era un valor en alza en la economía española e, incluso, mundial. De hecho, ya en 1996 se había discutido sobre el tema, propuesto por Ángel Martín Municio, que fue quien le propuso la idea de investigación a la fundación SCH. El último Congreso de la lengua española, celebrado en Valladolid, también tuvo como tema principal el valor económico del español.

El equipo que elaboró el trabajo, publicado por Espasa y financiado por la Fundación Santander Central Hispano, el Instituto Cervantes y la Real Academia de Ciencias, coincidió en que el estudio aúna su carácter pionero, el rigor científico y su potencial fecundidad, dada su posible aplicación a otros países y a otras lenguas.

Como conclusiones de «El valor económico de la lengua española» se apuntaron las siguientes: se ha demostrado el claro valor en la economía de la lengua española se ha configurado una metodología lo suficientemente robusta que provoca que la estimación del valor puede darse sin necesidad de que los datos que se empleen como base del estudio sean excesivamente profusos.

Asimismo, se ha tratado de que el procedimiento sea lo suficientemente versátil, con objeto de que parte del trabajo se tenga hecho para futuras investigaciones.

Entre los principales valores del trabajo destaca su carácter de pionero en cuanto a la delimitación del objeto de análisis: no se circunscribe al enfoque tradicional de valorar las llamadas industrias de la lengua (la lengua como producto), sino que abarca un espacio más amplio donde se incluyen todas las producciones en las que el idioma constituye parte esencial. Entre estos bienes, se incluyen los productos «per se», los «insumos» (recursos necesarios para producir los anteriores) y las actividades de comercialización y distribución tanto de los productos como de los «insumos». Es decir, todos aquellos productos que no existen si no hay lengua, como cursos, libros, reglamentos o informes. En total se analizaron 180 productos y 70 gamas de actividad específica.

Metodología de investigación
Respecto al procedimiento seguido, se inició con una enumeración de los bienes y servicios en los que la lengua española tiene un papel fundamental. A partir de ahí, se consulta la Encuesta Nacional de Productos Industriales, con objeto de ver cuál es el valor económico de los productos en los que la lengua es un elemento fundamental y se estima qué porcentaje del valor se atribuye, precisamente, al lenguaje, esto es, la noción de coeficientes de lengua asociados a los productos y actividades de la Contabilidad Nacional.

El problema que se encontraron los investigadores fue que el Instituto Nacional de Estadística (INE) solamente aporta datos totalmente desglosados y detallados con tres años de retraso. Por lo tanto, los años que han sido estudiados con datos precisos han sido de 1995 a 1997. El resto fueron investigados de acuerdo con los datos de años anteriores y haciendo uso de hipótesis.

Con objeto de averiguar si estas hipótesis iban a constituir un elemento deformatorio del estudio, se hizo uso de un análisis de sensibilidad en el que se mediría de qué forma afecta el hecho de no utilizar las escalas de contabilidad nacional totalmente desglosadas por actividades y productos, así como el efecto de emplear hipótesis y datos de años precedentes para las fechas en que no se disponía de los procedentes del INE.

Tras este estudio que tenía una intencionalidad correctiva, se pudo observar que las variaciones del efecto del PIB atribuible a la lengua fueron muy pequeñas, alrededor del 1%. Esto permitía concluir que el efecto de la desagregación mayor o menor de la información sobre los resultados fue muy pequeño.

En el afán de búsqueda de rigor y precisión de los investigadores, se optó por variar las hipótesis y reducir el valor económico de la lengua atribuido a cada bien, con objeto de situarse en el peor de los casos posibles que, en conjunto, se situó en el 10,63%. Esta cota próxima al 11% es la mínima que puede considerarse para el efecto de la lengua en el PIB.

El procedimiento descrito puede aplicarse en todos los países del mundo, incluso en aquellos en los que no no se dispone de estadísticas precisas. En definitiva, este trabajo ha abierto un nuevo campo de investigación: el análisis del valor económico de las lenguas modernas y su repercusión en las economías nacionales.

El papel de la Administración
El equipo investigador, compuesto por Antoni Espasa (catedrático de Econometría de la Universidad Carlos III de Madrid), Daniel Peña (catedrático de Estadística de la Universidad Carlos III) y Javier Girón (Catedrático de Estadística de la Universidad de Málaga), pasó el testigo a la Administración Pública. «Dada la inmensa aportación que supone el español a la economía, es lógico que la Administración considere que el cultivo de la lengua es algo relevante». Y es importante sobre todo si tenemos en cuenta que el valor económico atribuido podría ser incluso mayor del 15%, ello se debe a que no se han tenido en cuenta los procesos comunicativos imprescindibles para cualquier actividad productiva (a pesar de que el producto final no tenga como componente imprescindible el lenguaje). Tampoco se ha tenido en cuenta la educación como medio de formación de capital humano que será protagonista de la producción futura.

Madrid, Madrid, Madrid
Por IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 9 Julio 2003

NARRACIÓN del segundo encierro de los sanfermines -¡los cebadagago!- en Radio Nacional de España: «Le han «dao» un puntazo a la altura del ano y los pastores cierran el cortejo...»

Que dice don Pascual Maragall que hace un par de años ya escribió él un artículo de fondo que nadie recuerda indicando que Madrid estaba olvidándose de España. Y ahora, para recordárnoslo, ha escrito otro artículo de fondo, que, a la vista del fondo, debe de ser el mismo artículo. «Parecía embarcada, Madrid, en una aventura americana (que, por ende, empezaba a flaquear); en un vuelo hacia la globalización.» Ese «por ende» revela la manía que este hombre tiene al español. «¡Es el mercado, estúpidos!», nos decían desde Madrid a los catalanes. Recapitulación: «Madrid fue una pieza esencial del cambio a la derecha. España no había abandonado a los socialistas, pero Madrid sí.» Madrid, Madrid, Madrid.

Bajo la impresión que produce pensar en ese pobre mozo que le ha dado el culo a un cebadagago en Pamplona, sentimos que nuestra obligación de vecinos de Madrid pasa hoy por hacernos cargo del hallazgo de ese artículo de fondo: Madrid es de derechas, pues el madrileño habla español, hace ostentación de la bandera en la plaza de Colón, muestra una extraña habilidad semítica para defender todo lo que sea un interés económico y, por si esto fuera poco, más de uno se fue el domingo con los niños a las Ventas para ver a El Fundi estoquear a los «patasblancas» de Victorino. ¿A los toros con el problema catalán que hay de fondo? A los toros.

El artículo de fondo que nos ocupa es prueba de los tres mundos de Bolzano popularizados por Popper: un mundo uno -el artículo de fondo-, un mundo dos -las experiencias que tenemos al llegar al fondo- y un mundo tres, que está constituido por el contenido de nuestras lecturas, como, por ejemplo, la de aquella crónica de Fernández Flórez a propósito del fondo inalterable del problema catalán.

Según el cronista, el problema a que se referían unos y otros no era visible para todas las miradas, y por eso se hablaba con justicia de incomprensión. El problema, decía, es de bulto. Tiene una espesa cáscara de oratoria. Se le quita. Aparece otra espesa cáscara de literatura. Se le quita. Y surge otra cáscara sentimental. Y otra histórica. Y otra geográfica. Y otra. Y otra... Y cuando todas han sido separadas, aparece ese estanco del que anteayer hablara el señor Mangranés. («Hasta los estancos quitan ahora a los afiliados de la Esquerra para dárselos a los de la Lliga», había sido la queja lastimera del señor Mangranés en el Congreso.) El núcleo.

¡Exacta visión la de Cambó, cuando predijo que pasarán los años y los regímenes y los gobernantes, y perdurará el problema político de Cataluña! Pasarán los gobernantes, y los años, y los regímenes. Y el estanco perdurará. Detrás de ese mostrador está el reducto definitivo del problema. Cuando sea un «lliguero» el que abra el oloroso estuche de los puros, la Esquerra rugirá que las libertades catalanas están pisoteadas y que quieren quedarse solos. Cuando sea un «esquerrista» el que despache y cobre los cigarrillos, la Lliga vendrá a tirar de la chaqueta al Estado español para que le acompañe al estanco, en nombre de una patria grande, y expulse al estanquero enemigo. Pasarán los gobernantes, y no habrá ninguno que haga saltar lo que hay de artificioso, de falso, de aldeanismo y de cuquería en ese problema. Y, alrededor, una capa de hechos diferenciales, otra de historia, otra de geografía, otra de poesía, otra de elocuencia...

No se hable más: un estanco para don Pascual. En cuanto a lo de ese mozo que en Pamplona...

Derrota nacionalista en Córcega
Carlos Semprún Maura Libertad Digital  9 Julio 2003

Lo primero que puede afirmarse es que el pasado domingo 6 de julio, los nacionalistas corsos han sufrido una aplastante derrota electoral. Porque no sólo ganó el “no” –por corta ventaja de unos 2.000 votos–, sino que muchos de los que votaron “sí”, pensaban que la modesta reforma administrativa, propuesta por el gobierno y defendida por notables corsos, como Jose Rossi, consistente en suprimir los dos departamentos, creando una asamblea territorial única con promesas de más subvenciones y mucho folclore –pero no al corso como lengua oficial, ya rechazado por el consejo constitucional–, iba a poder frenar las ínfulas independentistas de los oteguis corsos, Talamoni y compinches. Por lo tanto un 80 por ciento de los corsos expresaron en las urnas su voluntad de seguir siendo franceses à part entière. No es la primera vez.

De refilón, éste referéndum en Córcega pone también en entredicho los proyectos de descentralización, tal y como los presenta el Gobierno Raffarin. Los socialistas franceses, que hicieron campaña a favor del “sí”, al haber perdido, declaran tranquilamente que la derrota es del Gobierno, y que ellos han “ganado”. La verdad es que han hecho el ridículo. Desde las presidenciales, luego las legislativas, se trate de la calle o del Parlamento, de su apoyo a la política pro irakí de Chirac o de su oposición inútil a la reforma de las pensiones, sin hablar, por caridad, del espectáculo grotesco de su último Congreso, no dan pie con bola. Son tan, o más, cínicos y cretinos que los socialistas españoles. Hollande y Zapatero son muy representativos de ese vacío abismal.

El arresto, el viernes 4, de Ivan Colonna, presunto asesino del prefecto Erignac, hace cuatro años y “echado al monte” desde entonces, que ha indignado a los nacionalistas, ya que para ellos todo terrorista es un “héroe de la resistencia contra el poder colonial francés”, tampoco constituye una proeza policial extraordinaria, sino un paciente y clásico trabajo de investigación, basado, como tantas veces en estos casos, en una denuncia, por ahora anónima: “Colonna se esconde en tal lugar”. Los gendarmes averiguaron la información, que se reveló certera, y le detuvieron en ese “maquis” corso que ha nutrido tanta y tan mala literatura.

La noche del domingo al lunes, apenas conocida la victoria del “no”, cuatro casas veraniegas de “continentales” o “franceses”, que no habían pagado el impuesto revolucionario, explotaron. Los nacionalistas, para quienes la victoria del “sí” representaba un primer paso hacia la independencia, demostraron así su apego a la democracia, sin siquiera querer enterarse de que la victoria del “no” constituye ante todo, un no al terrorismo. Nada ha cambiado en Córcega.

Francia está en vilo: ¿habrá festivales, y muy concretamente el de Avignon, creado por Jean Vilar, o los “intermitentes” lo van a fastidiar todo?

Las huellas de Cervantes en Bosnia
Miguel Acero Bañon es comandante La Razón 9 Julio 2003

Tarde calurosa en la Universidad de Mostar Oeste. Un nutrido grupo de universitarios, muchos de ellos con escasos veinte años, aguardan la llegada del Coronel.

Delgado, luciendo su boina negra de paracaidista, con la huella de los años marcada en su rostro, uniformado pero sin armamento, el Jefe del Contingente Español en Bosnia Herzegovina saluda en castellano al grupo de jóvenes estudiantes, que con una fuerte pronunciación local le responden con un «¡hola!» o un «¡Buenos Días!», acompañado de pocas palabras y una gran sonrisa.

Desde el primer momento, se contagia un ambiente distendido que conduce al grupo frente a una cámara fotográfica, donde la imagen primaveral de las camisetas de los jóvenes, contrasta con los uniformes mimetizados que acompañan al Coronel.

La comitiva castrense no se dirige a revisar ningún deposito de armas, ni a impartir una conferencia sobre las misiones de las Fuerzas de Estabilización de la OTAN en la castigada área de Mostar. Ni a dar lecciones de estrategia o política militar. Simplemente se van a entregar unos Diplomas a unos jóvenes que con fotocopias por todo material didáctico, perseverancia, entusiasmo y solamente con el apoyo de las Agrupaciones Españolas, han estudiado durante dos, tres y hasta cuatro años, la Lengua de Cervantes. ¡Qué orgullosos se sienten de recibir su Distinción, que aunque no tenga carácter oficial, les compensa del esfuerzo realizado!

Allí donde hasta hace pocos años sólo reinaba el ruido de las bombas, una feliz idea dio lugar a un bonito y ambicioso Proyecto de Enseñanza del Castellano en tierra extraña: El Programa Cervantes. Se ofrecía algo que sonaba a cultura y futuro. Se recibía a cambio simpatía, buena acogida y colaboración.

En el curso 99-00, las clases se impartían en dieciseis Colegios e Institutos cercanos a los Destacamentos españoles de Medjugorje, Trebinje y Mostar. En unos meses la demanda fue tan grande que la Agrupación Española hubo de recurrir a sus propios oficiales y suboficiales, para atender las clases. A la vuelta de sus patrullas, muchos de ellos dejaban casco y chaleco antifragmentos para hacerse con carpeta, lapicero y sonrisa y dirigirse a un colegio cercano, donde un puñado de adolescentes les esperaban para aprender la lengua española.

Para muchos de los nuestros fue una experiencia inolvidable que les descubría otra cara de las Misiones de Paz. Para los jóvenes que recibían las clases preparadas entre patrullas y guardias, era un rayo de esperanza y una perspectiva mejor para el futuro. El primer año se formaron 1.240 alumnos en los diversos niveles de aprendizaje, con un pequeño grupo de profesores civiles ayudado por un más nutrido grupo de militares.

Cuatro años han pasado desde aquel arranque. Hoy el esfuerzo militar se orienta hacia otros horizontes y en Bosnia se abren paso los programas de creación de empleo y desarrollo económico de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Poco a poco las Agrupaciones destacadas en el área de Herzegovina / Neretva van reduciendo sus efectivos.

Siempre quedará ahí la Plaza de España de Mostar, como agradecimiento de la ciudad a nuestra nación. España es el único país, de todos los contingentes que han participado en este área, que tiene el honor de tener dedicada una plaza o una calle en Bosnia. Pero, sobre todo, quedarán los 21 muertos en acto de servicio dejados allí en diez años.
A día de hoy, el Programa Cervantes continúa su campaña estival desarrollando Cursos de Verano en la pequeña ciudad de Trebinje. El próximo curso 2003-2004 arrancará de nuevo en las aulas de tres ciudades (Mostar, Trebinje y Bileca), cuatro colegios y dos Universidades, Mostar Este y Mostar Oeste englobando a un total de 400 alumnos, distribuidos en tres niveles de aprendizaje y solamente con dos profesores; lo que las restricciones presupuestarias imponen.

Pero la hora del relevo parece sonar y es necesario que las Instituciones Educativas Civiles hagan el relevo a la Institución Militar. Sin prisa pero sin pausa.

Un día el Ejército se replegará de la Zona. No sabemos cuando será; un aflo, dos tal vez más... Pero el Programa debe asegurar su futuro y contar con el apoyo de Instituciones Educativas que den carácter permanente a lo conseguido hasta ahora. Muchos jóvenes bosnios ven en él un acicate y una posibilidad en una sociedad escasa de perspectiva.

El Campo está abonado y las iniciativas civiles que profundicen en la difusión de la lengua castellana en este rincón de los Balcanes están abocadas al éxito. Sólo falta la valentía y la iniciativa suficiente para lanzarse a la aventura. ¿Quién será el próximo relevo?

Recortes de Prensa   Página Inicial