AGLI

Recortes de Prensa     Martes 22 Julio  2003
Se extiende la gangrena
ENRIQUE VILLAR MONTERO El Correo 22 Julio 2003

Córcega: siempre lo mismo
Carlos Semprún Maura Libertad Digital  22 Julio 2003

Córcega, otra vez
Carlos Semprún Maura La Razón 22 Julio 2003

La discusión en el PSOE
Germán Yanke Libertad Digital  22 Julio 2003

El nihilismo de la izquierda
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Julio 2003

Otras víctimas
Cartas al Director El Correo 22 Julio 2003

Una huella «falsa» propició la operación contra ETA en México
Felipe Jiménez - Ciudad de México.- La Razón 22 Julio 2003

Oreja destaca las amenazas de Arzalluz a España y el papel del PSOE en la ofensiva nacionalista
Agencias Libertad Digital  22 Julio 2003

El Foro Ermua critica al rector de la UPV y le recuerda las dispensas a los etarras
J. Arias Borque - Vitoria.- La Razón 22 Julio 2003

ETA coloca dos bombas en hoteles de Alicante y Benidorm causando, al menos, ocho heridos
Alicante. Agencias ABC 22 Julio 2003

El turismo, objetivo de ETA
Bilbao. Agencias ABC Libertad Digital  22 Julio 2003

Se extiende la gangrena
ENRIQUE VILLAR MONTERO /DELEGADO DEL GOBIERNO EN EL PAÍS VASCO El Correo 22 Julio 2003

El nacionalismo vasco tiene la tendencia ¿natural? a plantear y zanjar las cuestiones apelando al 'o conmigo o contra mí'. La querella interpuesta por la Fiscalía del Estado contra el presidente del Parlamento vasco y los representantes de EA e IU en la Mesa de la Cámara por su actuación en el caso de la disolución del grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna, dibuja un escenario con todos los ingredientes necesarios para que el PNV ponga en juego a todos sus peones, en una estrategia que sin duda gustará a los más radicales de sus seguidores y hará las delicias de sus hijos pródigos.

El empate producido en la Sala del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco encargada de admitir o no a trámite la querella, ha obligado a su presidente, Manuel María Zorrilla, a conformar una Sala de Discordia encargada de deshacer el empate. Sala que, por su evidente parcialidad, ha sido suspendida cautelarmente por el Consejo General del Poder Judicial. Estos son los hechos.

Como en otros asuntos, el nacionalismo gobernante ve clara la jugada: lo que se está produciendo no es otra cosa que el pulso, desigual e incluso romántico, entre una justicia 'sumisa' y la 'independiente'. Entiéndanlo bien. La justicia 'sumisa' es la justicia sometida al Gobierno de la nación, al gobierno del PP; por contra, la justicia independiente y configurada por magistrados de experiencia y neutrales no puede ser otra que aquella que contemple los hechos, los valore y los juzgue según el gusto del PNV. Es el nacionalismo vasco, que con una mano gestiona impuestos, policías, medios de comunicación, vivienda, gracias al marco creado por el Estatuto de Autonomía y la Constitución y que, con la otra, rompe esquemas, acuerdos, convivencias y agita la bandera de la soberanía el que pretende contar con una justicia 'propia'. Esto es, con una justicia controlada, apesebrada y egoístamente afín.

Lo que está ocurriendo en el País Vasco es grave. Es especialmente grave y todos nosotros estamos asistiendo como testigos privilegiados, como invitados de primera fila, a la función. No es, en cualquier caso, nada nuevo ni que sea merecedor de un especial asombro. Me considero una persona que a lo largo de toda su carrera política ha dejado bien claro, con contundencia en muchas ocasiones, lo que pensaba. Que ha expresado su opinión sin miedo a las consecuencias. Me importa el País Vasco y me preocupan fundamentalmente sus ciudadanos y la defensa de los valores democráticos. De la vida en paz y libertad. Desde este simple planteamiento (por el cual en el País Vasco y en el resto de España han sido asesinadas centenares de personas por una banda terrorista nacionalista) planteo mi rebeldía ante la constatación de que, muchos ámbitos de la gestión pública en los que el nacionalismo vasco introduce sus tentáculos, acaban corrompidos por su egoísmo y su falsedad. Es la imagen de la gangrena que, una vez desatada, acaba por corromper el miembro antes sano.

Son muchos los ejemplos pero sin duda alguna el caso de la Educación sea un buen ejemplo para realizar una proyección aproximada de qué es lo que pretende el PNV en el caso de la Administración de Justicia. Con la colaboración temporal de los socialistas vascos, el nacionalismo vasco ha controlado a su antojo una herramienta fundamental clave para su estrategia: la educación de los jóvenes vascos.

La conformación de un auténtico espíritu nacional que está formando a generaciones de niños vascos en la creencia de que forman parte de un país idílico que se llama Euskal Herria, indómito ante el invasor, limpio y trabajador. Un país que, sin embargo, ¡Oh maldición! no constituye ningún Estado soberano porque dos países poderosos, España y Francia, no lo permiten. El nacionalismo vasco, que ya controla otros instrumentos de propaganda y formación de la opinión pública, se está sirviendo del sistema educativo para construir el país que quiere o, por lo menos, para que las nuevas generaciones lo vean como algo propio y legítimo por el que seguir luchando.

Una encuesta realizada por el gabinete de prospección sociológica del Gobierno vasco durante los días 11 al 24 de febrero de 2003 recogía un dato interesante. Según una de sus conclusiones, del 22% de los vascos que estarían a favor de la independencia, el porcentaje más alto se concentra en uno de los tramos de edad formado por personas más jóvenes. El nacionalismo está triunfando, sin que nadie lo remedie, en su intento manipulador.

En las últimas actuaciones de ETA se ha venido observando una sustitución generacional de los terroristas, utilizando alevines provenientes de la kale borroka que pasan en breve tiempo de instrucción de destructores de autobuses a mafiosos asesinos. Pero si retrocedemos en estas historias individuales nos encontramos indefectiblemente con la educación, a mi juicio, elemento importante en muchos casos para estas futuras tragedias que ETA nos proporciona. Insisto, estoy hablando de educación, de Educación con mayúsculas. Solamente peor que la incultura de un pueblo es la cultura sesgada, dirigida y manipulada. Es mejor la ignorancia que la desinformación, pero lo que nosotros queremos es que nuestra juventud reciba en todos los campos de la ciencia, del arte, de la ética y de la practicidad lo mejor de lo mejor, queremos en definitiva una educación que no se mediatice, cualquiera que sea el partido que gobierna y que no repugne a ninguna parte de la sociedad.

Me da miedo pensar en el sistema judicial que, definitivamente, fuera del agrado del nacionalismo vasco y actuara como su correa de transmisión. No nos engañemos, todas las declaraciones de los portavoces nacionalistas en las que se acusa al PP de manipular a los jueces cuando las decisiones de los tribunales no les favorecen intentan esconder la contrariedad que les supone no poder contar con un elenco de jueces a los que poder considerar como 'afines'. Cómo explicar si no las declaraciones de Xabier Arzalluz en las que amenazaba con vigilar qué profesionales de la Justicia vienen al País Vasco y «para qué» y que van a ser estudiadas por el CGPJ por considerarlas «amenazas tácitas e intimidaciones».

El nacionalismo vasco (recuerden ese ejemplo de imparcialidad, respeto, equilibrio y mesura que es el consejero de Justicia del Gobierno vasco; el mismo que destila venenos cuando afirma que el Poder Judicial «funciona como la mafia») controla los medios materiales a disposición de la Justicia, vela por la seguridad de los jueces y, con ello, pretende comprar afinidades y simpatías. Manuel María Zorrilla, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, y a un paso de su retiro, ha dado un ejemplo muy poco edificante que, afortunadamente, el CGPJ ha corregido. Otros seguirán viendo gigantes en lugar de molinos de viento. Otros seguirán con su táctica infame de construir un país que, tal y como lo plantean, aterra. Porque se trata de un proyecto de país basado en la exclusión, edificado sobre la mentira, con demasiados recuerdos a silencio y muerte.

Córcega: siempre lo mismo
Carlos Semprún Maura Libertad Digital  22 Julio 2003

Se ha entrado en un (iba a escribir nuevo, pero es viejísimo) periodo de terrorismo en Córcega. Bombas en la isla, bombas en Niza, manifestación violenta en Ajaccio, el sábado 19. Todo vuelve a empezar, y todas las concesiones de los diferentes Gobiernos desde hace veinte años, se saldan con atentados. Como en casa, o sea, en el País Vasco.

Resulta que cada vez que los corsos pueden expresarse democráticamente, mediante elecciones, rechazan por inmensa mayoría las tesis de los independentistas, pero la minoría, político-mafiosa, rechaza, ella, la democracia y los resultados de las elecciones. Habiendo realizado, desde la creación del FLNC, hace unos treinta años, una OPA hostil sobre el “alma corsa”, consideran que ellos son los únicos portadores de los valores eternos, y si el 80 % de corsos están contra ellos, eso únicamente demuestra los estragos de la “colonización francesa”. Muy parecido a lo que pasa en casa, o sea, en el País Vasco.

Además, para refrescar memorias polvorientas, no hace tanto el FLNC, formaba parte de la internacional del crímen organizado, junto a ETA, las Brigadas Rojas, la RAF alemana, las guerrillas latinoamericanas y celebraban sus seminarios en Cuba, a veces en Argelia, o en la Europa del Este comunista. De eso no se habla, y es cierto que habiendo desaparecido la URSS, que fue el patrón, las fuentes de los subsidios han cambiado, y si en varios países latinoamericanos provienen ahora del tráfico de drogas, en otros lugares, como en Córcega, la imbecilidad de los Gobiernos, con sus subvenciones, los tráficos de toda índole y el incremento del impuesto revolucionario, los han sustituido y les permiten ir tirando, seguir matando.

Pienso que en la reanudación del terrorismo han desempeñado un papel más importante las acciones judiciales y policiales que el fracaso en el referéndum. Los “batasunos” corsos pensaban que si ganaba el “sí” y se establecía una cierta autonomía, eso les daría, primero, más subvenciones, y segundo una tribuna oficial para su propaganda independentista. Pero ha triunfado el “no”, y esa pista se cierra. Pero lo que les ha movido, y es lógico, son las condenas de cárcel a los cómplices del asesinato del prefecto Erignac y el arresto de Yvan Colonna. Porque para ellos, y lo han declarado por doquier, y toda la prensa lo ha recibido como argumento válido, asesinar a un prefecto no es matar a un hombre, es atacar los símbolos de un estado opresor. Y eso es precisamente lo que un Estado no puede tolerar. La misma indignación se manifiesta cuando la policía detiene a quienes han ayudado a Colonna a esconderse durante cuatro años. “La hospitalidad no es un delito”, proclaman todos, hasta sus abogados. Estaría inscrita en la genética corsa. Si son tan diferentes ¡que se vayan! Pero ocurre que la mayoría de los corsos no quiere irse. Como en casa, como en el País Vasco.

Mal asunto. Terminaré con un ejemplo de la putrefacción de nuestras sociedades, cada vez más virtuales: ¿a ustedes les gustaría que se les ofreciera una paella que no pueden comerse? (Podría dar ejemplos más atrevidos). Pues es lo que ocurre de nuevo este año con la operación Paris-Plage: una playa virtual, en la que está prohibido bañarse. Y lo peor es que tiene éxito, y otra estafa semejante se ha abierto en Tolosa. La sensualidad se ha convertido en pornografía, pero virtual.

Córcega, otra vez
Carlos Semprún Maura La Razón 22 Julio 2003

Dos potentes artefactos han explotado la noche del sábado al domingo en Niza, uno ante la Dirección Regional de Aduanas, el otro ante el Centro de Impuestos. Según la fórmula consagrada, no han sido aún reivindicados, pero todo apunta al FLNC, que acaba de declarar que la tregua ha terminado. Pese a la violencia de las explosiones, no ha habido muertos, pero si 16 heridos y graves destrozos. Con el referéndum del 6 de julio, el Gobierno y algunos líderes nacionalistas moderados, como Jose Rossi, pensaban que si ganaba el «sí», podía llevarse a cabo una reforma administrativa, que suprimía los dos departamentos y creaba una Asamblea territorial única y concedía, en el marco de una descentralización general, cierta autonomía a la isla.

Pero ganó el «no», y ganó porque era claramente un voto contra «los que ponen bombas», como así declaró el gran triunfador, Emile Zucharelli, diputado y alcalde de Bastia.

El «sí» era mucho más ambiguo: los nacionalistas radicales hicieron campaña a su favor, como «primer paso hacia la independencia», los nacionalistas moderados, los partidarios de la mayoría actual, el PS, hicieron lo mismo, pero desde luego no para la independencia, sino para una cierta autonomía y nada más. O sea que si los nacionalistas radicales hubieran hecho campaña por el «no», el «sí» hubiera ganado.

Desde entonces, todo se ha radicalizado, vuelven los atentados contra los chalés veraniegos de los que no han pagado «el impuesto revolucionario», los «batasunos» corsos, se han retirado de la Asamblea territorial, una violenta manifestación tuvo lugar el pasado sábado en Ajaccio, para protestar contra la «represión».

Las duras penas exigidas contra los cómplices del asesinato, hace cuatro años, del Prefecto Erignac, el arresto de Yvan Colonna, supuesto asesino, y de algunos de sus amigos, que le ayudaron a esconderse, han calentado los ánimos nacionalistas. Los abogados de Colonna, declaran tranquilamente que «la hospitalidad no es un delito». Entienden por «hospitalidad», la ayuda y complicidad con los terroristas. Está visto que el proyecto de apaciguarse del Gobierno, y concretamente del ministro del Interior Sarkozy, que no da pie con bola, pese a su eficaz autobombo, ha fracasado. Córcega es diferente, dicen muchos, y es cierto, es peor. A «eso» no se le llama Camorra, Cosa Nostra o Mafia, pero es lo mismo.

La discusión en el PSOE
Germán Yanke Libertad Digital  22 Julio 2003

Que es un partido plural, insisten. En un programa de televisión, Joaquín Leguina intenta en triple salto mortal y dice que las diferencias entre Pascual Maragall y Francisco Vázquez son de matiz, propias de un partido democrático. Porque, además de plural, es un partido cohesionado, insisten. Más que nunca.

A la evidencia de que es un partido plural corresponde, al parecer, que se ataque al PP por el modo de encarar, junto a otras democracias occidentales, el terrorismo internacional, mientras el ex ministro Barrionuevo le reprocha su actitud contra los GAL tras visitar al condenado general Galindo. A la pluralidad parece deberse que, mientras se explica que bajar los impuestos es de izquierdas, se negocien los planes urbanísticos y la política del suelo con Izquierda Unida. O que el señor Bono se haga bendecir por los obispos, mientras los ejecutivos de su partido les acusan de mentir y embarrancar el país en la Edad Media. O que el ex secretario general Almunia diga que hay que tomar ejemplo, para el País Vasco, de Irlanda del Norte, mientras el actual primer secretario nos explicaba que nada tienen que ver. O que, cuando José Luis Rodríguez Zapatero señalaba que el presidente Aznar sólo había acertado en la política antiterrorista que había pactado con él, el señor Maragall reprochase al líder del PP precisamente esa política desintegradora. Es un partido plural, no hay duda.

¿Y cohesionado? Si se entiende que, amén de plural, no hay discusiones, es un partido cohesionado. Basta con decir que todo vale lo mismo, lo del señor Barrionuevo y lo de Pascual Maragall, lo de José Bono y lo del alcalde Elorza. Es lo que Borges decía de la doctrina de Croce: sirve para cortar una discusión, no para resolverla. Y, además, si les replicas te dicen que eres un violador.

El nihilismo de la izquierda
Por CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Julio 2003

LA oposición no quiere que el Gobierno envíe soldados a Irak. Para la oposición la pacificación de Irak no merece la muerte de un solo soldado español. El pacifismo de la oposición es tan radical que antes que la guerra prefiere cualquier situación: opresión, injusticia, genocidios, tortura, asesinatos en masa, barbarie, guerras de religión, opresión de la condición femenina... Nada puede justificar la movilización de unos soldados. «El Gobierno será responsable de las muertes que se produzcan», dijo Caldera. ¿Quiere decir el portavoz socialista que habra´ que llevar a un tribunal internacional (presidido quizá por Garzón) al presidente Anzar y al ministro Trillo si llega a caer en combate alguno de los soldados enviados a Irak?

Si la oposición no quiere soldados fuera de los cuarteles ¿por qué no propone la desaparición del Ejército? ¿Para qué las Academias? ¿Para qué la profesión militar? Este espíritu de imbecilidad en estado puro está afectando a nuestros gobernantes, que piden perdón a la ciudadanía cada vez que envían a algunos soldados. «Se trata de misiones de paz», dice el ministro, dicen los generales. Como si la guerra misma de Irak no fuera, toda ella, una misión de paz.

En esta desautorización de la guerra -de toda guerra- y de las Fuerzas Armadas y de la profesión militar algunos estarían dispuestos a exceptuar «aquellas causas que afectaran directamente a la defensa de la convivencia nacional». Algunos quizá porque ni siquiera en las relaciones con Marruecos la oposición quiso transimitir un inequívoco espíritu patriótico con Ceuta y Melilla, y por esa razón fue tomada Perejil. La ocupación del islote fue un modo de comprobar si el Gobierno español era tan insensible a Ceuta y Melilla, es decir, a una confrontación, como lo era la oposición a juicio del Gobierno marroquí. Éste sabía muy bien que el odio de los socialistas al Gobierno es muy superior a su amor a la Nación. Dio marcha atrás cuando comprobó que Madrid era algo más sensible a la cuestión que la Ejecutiva del PSOE, que la responsable de política exterior y que el señor Zapatero.

Una buena parte de los españolitos han crecido con una desgana nacional preocupante. En realidad este factor determinó la «sensatez» con la que se hizo la transición y se diseño el futuro del territorio. Porque son demasiados los españoles que no sólo no se sienten afectados por regímenes bárbaros como el de Sadam Husein y sus estribaciones guerrilleras, sino que tampoco se conmueven especialmente ante las posibles creaciones de fronteras en el interior de España. ¿Acaso merece la pena -vienen a decirse- el enfrentamiento por una cuestión formal como es la conversión de un Estatuto en Estado asociado? La inmensa mayoría cree que no hay que dar demasiada importancia a la conciencia común de la historia, de la cultura, de los sufrimientos comunes.

La oposición socialista y comunista está ganada por el nihilismo. No así la representada por los nacionalismos, ya que éstos sí creen en lo suyo, es decir, en lo que han hecho «suyo», en la lengua que han convertido en «propia». Tan nihilista es la izquierda que para no reconocerse como tal se ha inventado un nacionalismo españolista de derechas. De ese modo se justifica. ¿Cómo podría caer en algo tan bajo como un nacionalismo españolista? Y ¿cómo entrar en guerra con los nacionalismos periféricos en nombre de aquél?

La izquierda está compromentiendo la paz real por el ejercicio demagógico de una paz abstracta. Pocas veces el discurso político ha llegado a tanta abyección.

Otras víctimas
María Méndez/Bilbao Cartas al Director El Correo 22 Julio 2003

Con todo mi respeto hacia el euskera (que no debe perderse), pero creo que se le está dando un tratamiento desmesurado (existe la 'dictadura del euskera') y unos gastos astronómicos en formación para tan pobres resultados. Llevo toda la vida ejerciendo como maestra y estudiando a la vez para dar respuestas mejores a mis alumnos. No sé euskera; lo intenté, pero motivos de salud me impidieron continuar. Hoy me encuentro que como no sé euskera 'no sirvo para nada', no puedo dar clase. Se nos echa de los centros a los que tanto nos costó llegar tras peregrinar por pueblos alejados del hogar. Se nos echa sin más o se nos ofrecen puestos que nada tienen que ver con mi vocación: enseñar. Me considero una víctima y no tengo ninguna asociación a quien acudir. Nadie nos defiende, no le importamos a nadie. Esto, señores, no mata, pero ayuda a morir, porque yo me siento como el estiércol.

Una huella «falsa» propició la operación contra ETA en México
La Policía halló en un carné de Badiola, detenido en 2002, la «marca» de uno de los arrestados
Una huella del mexicano Noé Camarillo, uno de los detenidos por su presunta colaboración con ETA en aquel país, encontrada en la documentación falsa que le suministró a Juan Ángel Ochoantesana fue la pista que llevó al desmantelamiento de la estructura de la banda en tierras aztecas.
Felipe Jiménez - Ciudad de México.- La Razón 22 Julio 2003

Camarillo era uno de los responsables de obtener documentación falsa para los etarras que se esconden en México. Hace un año, el Cuerpo Nacional de Policía solicitó a la Agencia Federal de Investigación (AFI) de la Fiscalía General de México su colaboración para localizar a Juan Ángel Ochoantesana Badiola, «Kirru, el rubio», que hacía las funciones de enlace de la dirección de ETA en Francia con los fugitivos en el país americano.
A través de Camarillo, «Kirru» obtuvo un carné de conducir en la Ciudad de México cuando ya era rastreado por la Fiscalía General. Tras detener a Ochoantesana, la AFI, según el diario mexicano «El Norte», descubrió que la huella digital estampada en el carné no era la del presunto terrorista. Al menos no coincidía con la que proporcionó el Ministerio del Interior español.
 
La Policía se dedicó entonces a buscar a la persona que había prestado su huella al documento. No pasó mucho tiempo para que descubriera que pertenecía a un mexicano, natural de la Ciudad de México y de nombre Noé Camarillo.

Hasta entonces no se tenían datos concretos de los mexicanos que prestaban colaboración con la banda terrorista. A partir de ese momento, Noé Camarillo empezó a ser vigilado por la AFI. Así fue como la policía llegó a tener información de los movimientos de «Kirru» en el país iberoamericano. El etarra fue localizado en la capital mexicana poco antes de que abandonase el país, pero ese dato fue definitivo para su suerte.

Juan Ángel Ochoantesana tomó un avión a París sin saber que la Policía lo seguía. El 26 de agosto de 2002 fue detenido en Biarritz, después de que la AFI informara a España y a la Policía francesa de su llegada. Su compañera Beatriz Fernández también había sido capturada en Francia el 16 de septiembre de 2000. Formaba parte de la misma célula que proporcionaba recursos financieros y apoyo logístico a los etarras en Iberoamérica.
Noé Camarillo Cantú no fue detenido de inmediato, ya que la Policía esperó a que contactase con otros miembros de ETA en México. Según la Policía, durante diez meses colaboró en operaciones financieras para los terroristas. Junto con los también mexicanos Pedro Ulises Castro Vargas y María del Pilar Sosa Espinosa, prestó sus cuentas bancarias para recibir transferencias procedentes de Francia, e incluso hizo movimientos de dinero vía Internet.

Aunque Camarillo no fue la única pista, sí fue un factor clave para dar con Asier Arronategui, Félix Salustiano García, Juan Carlos Artola y María Asunción Gorrochategui. También con José María Urquijo y Ernesto Alberdi.
El décimo detenido, Mikel Josu Arronategui, fue puesto ayer en libertad por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón bajo fianza de 70.000 euros. El juez, que adoptó la decisión a instancias del fiscal, acusa a Arronategui de los delitos de integración en organización terrorista, allanamiento de fondos y blanqueo de capitales. Según la resolución del juez, la dirección de la banda terrorista «habría dotado, entre los años 2000 y 2001, de fondos por valor de 27 millones de pesetas (162.273,27 euros) para financiar las actividades orgánicas desarrolladas» en México por Juan Ángel Ochoantesana Badiola. La Policía está investigando si parte de este dinero ha sido invertido por la banda terrorista en empresas americanas, según informa la agencia Vasco Press. De momento, los investigadores tienen claro que una parte de los fondos enviados a México se empleaban para tareas logísticas encaminadas a acoger a etarras huidos de la Justicia.

LOS PLANES SEPARATISTAS EN EL PAÍS VASCO Y CATALUÑA
Oreja destaca las amenazas de Arzalluz a España y el papel del PSOE en la ofensiva nacionalista
Agencias Libertad Digital  22 Julio 2003

El líder del PNV, esta vez desde las páginas de “El País”, volvió a lanzar el plan Ibarretxe en forma de ultimátum: o se acepta o vendrá la independencia por la vía directa. Jaime Mayor Oreja reitera que eso es “una amenaza” y que la clave es que "otra vez tenemos el debate de España, no el problema de España". Maragall alimenta ese debate desde Cataluña.

Arzalluz sigue indeciso en lo que a su jubilación se refiere. Pero mientras valora si se queda o se va, aprovecha los fines de semana para lanzar sus particulares cargas. Es la segunda vez que pone el Plan Ibarretxe como la última posibilidad de aceptar las pretensiones separatistas del PNV. El elemento de la amenaza es hacer ver que lo que ahora propugna el lehendakari no es una separación de España pero que si se rechaza, vendrá la independencia sin contemplaciones. Partiendo de una mentira, lanza pues una amenaza y, esta vez, lo ha hecho desde una entrevista publicada en el diario “El País”.

Pero las palabras de Arzalluz vuelven a tener la réplica de Jaime Mayor Oreja que no se cansa de alertar sobre un plan separatista que ya está en marcha. Antes de pronunciar una conferencia en la Escuela de Verano de las Nuevas Generaciones del PP, Mayor Oreja fue preguntado por las afirmaciones de Arzalluz. La respuesta es clara: "viene a decir que si no aceptamos el Plan Ibarretxe nos vamos a encontrar con la violencia, con la intolerancia, con el desprecio de la sociedad vasca". El presidente del grupo parlamentario del PP vasco dijo que puede interpretarse que el PNV advierte "al conjunto de España" de que "deben saber que este es el penúltimo esfuerzo, el de la cosoberanía, porque el último será el de la independencia".

Mayor señaló que "otra vez tenemos el debate de España, no el problema de España" cuando la realidad es que "España es la solución de algunos déficit de libertad que tenemos" en el país y es también una "alternativa democrática a lo que el nacionalismo vasco" propone. Ahora, explicó que "es como si algunos no hubiesen entendido que en los últimos años estamos viviendo una etapa de fortalecimiento democrático de España que hace que los nacionalismos que no han creído nunca en España emerjan con más intensidad que nunca" porque "el fenómeno terrorista, que era la vanguardia de la radicalidad nacionalista se empieza a doblegar por el Estado de Derecho".

Y ahora, el “Plan Maragall”
"De la misma manera que el terrorismo es el sustituto de la guerra, las ofensivas nacionalistas tratan de sustituir los efectos perturbadores que tenía un fenómeno nacionalista-radical- terrorista", de ETA. A su juicio, la "ofensiva nacionalista" significa "que volvamos a desconfiar de lo que hemos hecho juntos en los últimos 25 años los españoles" y, por tanto, representa "una reforma del marco político y jurídico español".

En ese marco, estimó que "el plan Maragall", del candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, está "diseñado para arrinconar al PP en Cataluña y en toda España en una asociación frívola de la izquierda con el nacionalismo". Ante eso, dijo que el "fortalecimiento democrático de España" debe ser "el gran proyecto" del país, en una tarea en la que dijo que el PP necesita no sólo una "mayoría política" sino "social", en la que participen catalanes y vascos.

La clave vuelve a estar en lo que semanas atrás expresó en coincidencia con el ex secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros. Mayor dice que "no creo que España deba ser gobernada por aquellos partidos que han sido bisagras en España y han hecho de la ofensiva nacionalista su razón de ser hoy en la política española". En definitiva, "la transición pendiente del nacionalismo vasco es que acepte la idea de España, el valor de la lealtad con España".

El Foro Ermua critica al rector de la UPV y le recuerda las dispensas a los etarras
Lamenta la degradación del espíritu universitario en el País Vasco
J. Arias Borque - Vitoria.- La Razón 22 Julio 2003

El Foro Ermua criticó ayer duramente al rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Manuel Montero, por haber calificado el pasado domingo las denuncias de privilegios para los presos de ETA como maniobras para desprestigiar a la Universidad que dirige y por poner en duda la credibilidad de la «Plataforma de Profesores por la Libertad», integrada por más de 250 docentes de la UPV y que tiene como cabeza visible a Gotzone Mora.

Desde el Foro Ermua recordaron ayer a Montero que los presos de ETA matriculados en la UPV tienen, además del derecho a la matrícula gratuita ¬común a todos los presos¬ el privilegio de obtener tres libros de texto gratis por cada asignatura, más una asignación económica individual otorgada por el Gobierno vasco, lo que calificaron de «lamentable», si se tiene en cuenta que la UPV, «que tan generosamente se muestra con alumnos implicados en atentados terroristas, no ha tenido, hasta hace poco tiempo, la misma sensibilidad con las víctimas de los criminales, no habiendo articulado jamás una ayuda especial para víctimas del terrorismo».

Así, recordaron también que «se ha aprobado a los presos terroristas sin realizar prácticamente exámenes, a través de trabajos cuya autoría no consta y cuando, además, desde hace un año y medio los profesores no pueden entrar en las prisiones, lo que impide conocer quién es el autor del trabajo», y que los expedientes de los presos terroristas «son muy superiores no sólo a la media del resto de los presos comunes, sino a la media de los alumnos presenciales, pudiéndose citar, como ejemplo, las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de veinticinco años, en las que un 93,75 % de los presos de ETA pasan las pruebas, frente a un 43,83% entre los alumnos no presos y un 42,85 en el resto de los presos».

Del mismo modo, los miembros de esta plataforma ciudadana vasca nacida tras el asesinato del edil del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, afirmaron que «se ha aprobado a presos terroristas en carreras experimentales sin haber realizado las prácticas», y que los «escasos» exámenes realizados por profesores de la UPV a presos etarras «siguen un camino tortuoso de ida y vuelta hasta el examinado, pasando por múltiples manos y diferentes instituciones, sin que se haya habilitado mecanismo alguno para garantizar que el examen que finalmente corrige el profesor sea el que ha realizado el preso al ser examinado y no otro sustituido a lo largo del camino».

Por último, destacaron el hecho de que «300 presos de ETA se han matriculado en la UPV frente a 10 en la UNED, lo cual no dejaría de ser sorprendente si no existiera algún privilegio adicional en la UPV».

ETA coloca dos bombas en hoteles de Alicante y Benidorm causando, al menos, ocho heridos
Alicante. Agencias ABC 22 Julio 2003

Dos artefactos han explotado en dos hoteles de Alicante y Benidorm con diez minutos de diferencia causando al menos ocho heridos y abundantes daños materiales. Las explosiones se produjeron después de que los hoteles hubieran sido desalojados tras una llamada en nombre de ETA al diario Gara en laque alertaban de las colocaciones de las bombas.

A las doce y diez de la mañana hacía explosión un coche-bomba en la calle Juan Bautista Lafora, de Alicante, a la altura del Hotel Bahía de Alicante, según informan los bomberos de esta ciudad. Cuatro personas han resultados heridas de diversa consideración a causa de la explosión registrada que destrozó el primer piso y la entreplanta del hotel afectadon a ventanas y persianas de todo el hotel Bahía y al edificio colindante.

La explosión se produjo después de que el hotel hubiera sido desalojado, tras una llamada en nombre de ETA al diario Gara en la
que alertaban de la colocación de éste y de otro artefacto en el Hotel Nadal de Benidorm que harían explosión a las 12:30. Los heridos se hallaban en el interior de un edificio colindante.

Minutos más tarde un artefacto explotaba en el hotel Nadal de Benidorm, situado en la playa de Levante. El artefacto ha provocado heridas a cuatro policías, confirmaron a EFE fuentes de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Las mismas fuentes señalaron que por el momento se desconoce la
gravedad de los daños personales provocados por la explosión, así como a qué centros hospitalarios han sido trasladados los agentes, aunque fuentes policiales dijeron que las heridas son de escasa consideración.

Este hotel había sido desalojado por la Policía después de que una llamada en nombre de ETA avisaba de la colocación de sendos artefactos que explosionarían a las 12:30 horas de hoy en el hotel Nadal de Benidorm y en el Residencia Bahía de Alicante.

El turismo, objetivo de ETA
Bilbao. Agencias ABC Libertad Digital  22 Julio 2003

La organización terrorista ETA ha declarado al turismo como objetivo permanente debido a la importancia económica que tiene este sector para España. ETA ha anunciado que los atentados contra este sector tendrán "una importancia prioritaria".

Los documentos de la banda en los que se recogen el contenido del debate interno mantenido durante el pasado año otorgan una gran importancia a los atentados contra intereses económicos españoles y, dentro de estos, a los dirigidos específicamente contra el turismo. "La actividad armada contra el turismo español se convertirá en permanente durante todo el año -afirma ETA en estos documentos-. Sin abandonar las habituales, se tomarán como objetivo zonas de toda España".

Los dos atentados perpetrados esta mañana se suman a la bomba colocada el pasado día 12 en un hotel de Pamplona. El artefacto pudo ser desactivado por la policía sin que hiciera explosión. Estos tres atentados suponen el inicio de una nueva campaña contra atentados turísticos, que hace la número doce desde que la banda etarra iniciara este tipo de acciones terroristas en 1979.

A lo largo de esas doce campañas se han perpetrado un total de 147 atentados, incluyendo las bombas colocadas de esta mañana en Alicante y Benidorm. El objetivo de estos ataques es provocar daños en uno de sectores más importantes de la economía española.

La particularidad de las campaña que ETA ha desarrollado en los tres últimos años es el empleo de coches bomba, cosa que no había hecho en épocas anteriores. Dentro de estas campañas, ETA ha realizado 147 atentados con artefactos explosivos dirigidos contra infraestructuras o zonas de turismo en la costa mediterránea o contra las vías férreas en época estival. El resultado en daños personales es una persona muerta y otras 72 heridas (sin contar los habidos esta mañana), según datos recopilados por la agencia "Vasco Press".

La idea inicial de atentar contra las instalaciones turísticas del Levante español como forma de presión al Gobierno corresponde a ETA político militar.

Esta organización, durante nueve días a lo largo de los meses de junio y julio de 1979, colocó once bombas en Torremolinos, Benidorm, Castellón y Girona para presionar al Gobierno en las negociaciones que
se mantenían en torno al Estatuto de Autonomía. Al año siguiente, también durante los meses de junio y julio, el mismo grupo colocó otras once bombas en las localidades de Marbella, Jávea, Fuengirola, Alicante, Estepona, Mijas y Benalmádena.

Tras un paréntesis de cinco años, en 1985 ETA militar retomó los objetivos de los "polimilis" con una campaña de atentados que se inició el 24 de abril en Jávea y se prolongó hasta el 1 de agosto. En total estallaron veinte bombas distribuidas por ocho localidades de Valencia y Alicante.

Una año más tarde, se inició la cuarta campaña de atentados que se desarrolló entre el 27 de mayo y el 29 de junio. En ese periodo ETA colocó quince artefactos de escasa potencia en nueve localidades de Alicante, Valencia, Málaga, Sevilla y Granada. Estas dos últimas campañas fueron llevadas a cabo por dos comandos especiales controlados por Francisco Múgica Garmendia, según reveló la documentación incautada en Sokoa.

Los gastos de ETA para preparar estos atentados ascendieron a diez millones de pesetas con los que se compraron dos automóviles y se alquiló la infraestructura necesaria. En 1991 ETA volvió a llevar a cabo una nueva "operación udara" (verano) consistente en la colocación de siete bombas en instalaciones turísticas de Alicante y Málaga durante el mes de mayo y otras seis en las vías férreas en el mes de agosto. La sexta campaña se produjo en 1993, año en el que ETA colocó once artefactos entre el 20 de julio y el 16 de agosto. Dos de estos artefactos fueron contra vías férreas y los restantes contra instalaciones relacionadas con el turismo.

En 1995 la organización terrorista cometió 18 atentados dentro de la campaña de verano que se desarrolló entre el 9 de julio y el 16 de agosto. Seis de estos atentados fueron dirigidos contra vías férreas y los restantes contra centros comerciales, hoteles, lugares de recreo, etc. La octava campaña de bombas contra el turismo se desarrolló entre el 8 de julio y el 25 de agosto de 1996. A lo largo de esas siete semanas ETA colocó un total de 24 artefactos explosivos. Una de estas bombas fue colocada en el aeropuerto de Reus, donde provocó 33 personas heridas. La particularidad de la "operación Udara" de ese año fue que se extendió hacia puntos turísticos de Galicia.

En 1997, ETA realizó una breve campaña con la colocación de cinco artefactos en las provincias de Castellón y Gerona que no causaron daños ni víctimas. Al parecer, la fuga precipitada a Francia del comando que había puesto estas bombas frustró la continuidad de los atentados ese año.

En 2001 se cometieron ocho atentados contra intereses turísticos y transporte ferroviario. La novedad fue que ETA empleó coches bomba en sus ataques a los intereses turísticos, hecho que no tiene precedentes en las campañas anteriores. La organización terrorista hizo estallar coches bomba en Roses, donde murió un agente de la policía autonómica catalana, Gandía, los aeropuertos de Málaga y Madrid y en Salou.

El pasado año 2002, dentro de la campaña contra el turismo, fueron nueve los atentados terroristas relacionados con los intereses turísticos y económicos. Los días 21 y 22 de junio ETA hizo estallar varias bombas en Fuengirola, Marbella, Zaragoza, Mijas y Santander, coincidiendo con la celebración en Sevilla de la cumbre europea. ETA también incluyó en esta campaña los dos coches bomba que estallaron junto a la sede de Repsol y en la Torre Europa, de Madrid, en abril y mayo, así como otros dos artefactos que estallaron en agosto en Torrevieja y Santa Pola.

Recortes de Prensa   Página Inicial