AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 4 Agosto  2003
ETA y el plan de Ibarreche
Editorial La Razón 4 Agosto 2003

La sucesión
Iñaki Ezkerra La Razón 4 Agosto 2003

ARRIBA / ABAJO / ARRIBA
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 4 Agosto 2003

LA ETA RESIDUAL DE JAVIER BALZA
Editorial ABC 4 Agosto 2003

LA ÚLTIMA MISA
Jaime CAMPMANY ABC 4 Agosto 2003

El caso del párroco de Maruri
Editorial Heraldo de Aragón 4 Agosto 2003

Hora crucial para la Iglesia
Editorial La Razón 4 Agosto 2003

Echando a Jaime
IÑAKI EZKERRA/ La Razón 4 Agosto 2003

Zapatero insiste en la reforma del Estatuto catalán y consolida su giro nacionalista
EFE Libertad Digital  4 Agosto 2003

Qué lástima, Zapatero
Susana Moneo Libertad Digital  4 Agosto 2003

¿PNV democrático

Cartas al Director El Correo 4 Agosto 2003

Ángel Acebes: «El PNV ha estado permanentemente donde no debía en la lucha contra ETA»
Inmaculada G. de Molina La Razón 4 Agosto 2003

Francia refuerza la lucha contra ETA al confirmar la legalidad de las expulsiones

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL. PARÍS El Correo 4 Agosto 2003

Hallan un campo de entrenamiento terrorista en Irlanda y detienen a diez hombres
EFE Libertad Digital  4 Agosto 2003

ETA ha ordenado a todos sus «comandos» que no atenten contra el turismo en el País Vasco
J. M. Zuloaga / J. Prats - Madrid.- La Razón 4 Agosto 2003

Larrínaga se despide de Maruri con críticas a la Iglesia vasca por no apoyar a las víctimas

J. Arias Borque - Maruri (Vizcaya).-  4 Agosto 2003

El PP cree que ETA y el PNV están en «guerra de celos» por liderar la ofensiva nacionalista

ABC 4 Agosto 2003

ETA y el plan de Ibarreche
Editorial La Razón 4 Agosto 2003

En la entrevista, que hoy publica LA RAZÓN, con Ángel Acebes, el ministro del Interior hace duras acusaciones al gobierno autónomo vasco que, seguramente, provocaran la calculada indignación de los portavoces nacionalistas. Y, sin embargo, el ministro no dice nada que no haya sido confirmado por los hechos. Por ejemplo, cuando denuncia que a cada iniciativa de fondo contra ETA se ha producido la contestación activa del PNV y del gobierno del lendakari Ibarreche.

La cuestión es aún más grave si tenemos en cuenta que, tras el proceso de deslegalización de Batasuna y el firme acoso en los frentes económico e institucional del entremado terrorista, la banda se encuentra en un momento especialmente sensible para darle el golpe de gracia. Bastaría la cooperación sin reservas del nacionalismo vasco para convertir a ETA en un elemento residual. Y, sin embargo, como hace notar el ministro del Interior, el gobierno de Ibarreche promueve una iniciativa de ruptura, independentista, que sin duda va a generar en los próximos meses inestibilidad y confrontación en la sociedad vasca. Una situación que, por supuesto, tratarán de aprovechar los terrorista para recuperar el terreno perdido.

No se corresponden en absoluto la apuesta por el plan soberanista y los deseos expresados por el PNV de que ETA desaparezca. Ni el plan puede satisfacer a los etarras, que abogan, no lo olvidemos, por un modelo de corte marxista revolucionario, ni tiene la menor posibilidad de prosperar, ya que el ordenamiento constitucional español vigente, del que emana el Estatuto de Autonomía y la legitimidad del lendakari, no lo permite. Estamos, por lo tanto, ante una nueva escenificación de la teoría de la confusión que, como dice el ministro, perjudica de modo grave a la lucha contra el terrorismo. Con el tiempo, el PNV se verá obligado a explicarlo.

La sucesión
Iñaki Ezkerra La Razón 4 Agosto 2003

Del tema de la sucesión de Aznar lo que más me llama la atención es la frivolidad con la que se especula sobre él, esta alegría festivalera y casquivana con la que se están haciendo las quinielas, como si el nuestro fuera un país sin problemas de importancia y no tuviera uno realmente gordo, como es el de los nacionalismos, que afecta a su propia estructura constitutiva. Uno entiende que si se plantea la opción de que ese sucesor sea Jaime Mayor nadie se vea en el deber de hacerle a éste preguntas sobre su visión económica del Estado porque a nadie le cabe en la cabeza que, una vez llegado a la Moncloa, se ponga a nacionalizar la Banca y porque se da por hecho que se rodeará de un buen equipo de economistas. Pero lo que no se entiende tanto es que, si se está jugando con la posibilidad de que el sucesor sea Rodrigo Rato, a nadie se le ocurra preguntarle a éste cómo piensa que debe abordarse el desafío del terrorismo, del Plan Ibarretxe, de la Declaración de Barcelona y de los nacionalismos en general, siendo como son cuestiones básicas y no estando claro que no se pueda volver a caer en los eternos errores, en las tácticas entreguistas y claudicantes cuyos buenos resultados están por verse.

Tiene gracia este país nuestro. Vivimos uno de los más dulces momentos económicos de nuestra historia y, de repente, nos empieza a preocupar la economía como nunca nos ha preocupado, como no nos preocupó durante las hambrunas de los años veinte, la república y la posguerra franquista, que es cuando la economía andaba mal de veras y la queríamos arreglar con poetas, con la lírica del 98, del 27, y luego con Sánchez Mazas y con Pemán. Nunca la economía ha ido tan bien –gracias a los gobiernos democráticos, al azar o a lo que sea– y de pronto nos parece a algunos fundamental que venga un presidente economista. De pronto les ponemos nota de esa asignatura a los posibles sucesores de Aznar en un examen al que no se han presentado y sin que tengamos de economía ni zorra idea. Pero lo más gracioso es que quienes con más fervor demandan un perfil neoliberal y economicista para el nuevo «presi» son los socialistas. Lo más absurdo es que Rato es el candidato del PSOE, o sea de quienes jamás van a votarlo.

Necesitábamos esta tregua mental de frivolidad contable, olvidarnos un poco de ETA y el PNV y decir eso de «a los vascos que les pongan un muro y nos dejen en paz». Necesitábamos creernos que somos suecos, soñarnos fríos y cerebrales y no pensar que estamos en una situación de «prealarma nacional». Porque, como no se le plante cara al plan o a la cosa ésa de Ibarretxe, el nacionalismo catalán y el gallego van detrás de él, y aquí volamos todos por los aires, no sólo los vascos.

ARRIBA / ABAJO / ARRIBA
por ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 4 Agosto 2003

ESCRIBO esta Tercera con el ojo puesto en la crisis constitucional que se nos viene encima. Pero antes necesito hacer una incursión en teoría política. O mejor, en el concepto de democracia.

Según una tesis de amplia difusión, lo característico de las democracias es la representación popular. Los votos agregados dibujan o componen un vector, y el vector señala la orientación que habrá de seguir el gobierno formado por la correspondiente mayoría parlamentaria. Juristas y filósofos han consagrado esta visión, inspirada en la idea de que la democracia circula, por así decirlo, de abajo arriba. Esto, ¡ay!, es teología, o si se prefiere, puro infantilismo. La democracia no circula, meramente, de abajo arriba. En muchos sentidos, circula al revés: de arriba abajo. Para ello existe un motivo genérico, bien desarrollado en teoría económica: los costes de las transacciones deliberativas son tan enormes para el votante individual, y tan azarosa la relación entre el esfuerzo que aquél ha de poner a contribución, y la resultante total, que los ciudadanos prefieren delegar la gestión de la cosa pública en los profesionales de la política.

Los expertos resumen la situación mediante una fórmula concisa: la preponderancia de los grupos pequeños sobre los grandes -existe una clásico sobre la materia: «The Logic of Collective Action», por Mancur Olson-. Antes de que Olson y compañía entraran al trapo, Schumpeter había observado lo mismo en otro clásico: «Capitalism, Socialism and Democracy». Schumpeter define la democracia como un algoritmo. La democracia es un sistema en virtud del cual los políticos se disputan el poder compitiendo por el voto. Esto, aparentemente, ata al político al sufragio, y por tanto, a la voluntad de los ciudadanos. Estaríamos ante el proceso que he denominado de «abajo arriba». Pero el asunto no es tan fácil. De acuerdo con Schumpeter, reducir la naturaleza del aparato partidario al programa tremolado durante unas elecciones, sería tan estúpido como reducir la naturaleza de una empresa al carácter y calidad de los productos que lanza al mercado. En una empresa existen cadenas de mando, intrigas de unos ejecutivos contra otros, conflictos entre accionistas. No es dable, en consecuencia, predecir el comportamiento de una empresa a partir sólo de su buen o mal suceso en el mercado. Lo mismo en lo que hace a los partidos. En un tanto por ciento -indeterminado- los partidos operan a impulsos de una ideología; en otro tanto por ciento, movidos por el deseo de captar votos; en otro todavía, administran sus acciones con vistas a preservar el orden dentro de sus propias filas, un orden indisociable de las oportunidades y ventajas que a tal sector, o al de más allá, concederá el disfrute del poder.

El corolario, es que es ridículo intentar un análisis de los partidos tomando como punto de referencia exclusivo la voluntad manifestada por sus bases electorales. Si los partidos fueran un reflejo de lo que desea el votante, no harían la mitad de las cosas que hacen. Mencionaré dos patologías partidarias, una de gran actualidad. En Asturias, el resultado de las elecciones últimas ha obligado a componendas raras entre el PSOE e IU. Por efecto del tejemaneje, se ha instituído para IU una consejería rotulada «Justicia y Relaciones Exteriores». Esta consejería adopta el bable como segundo idioma oficial. No creo que esto responda demasiado a las prioridades de los asturianos.

Segundo ejemplo: durante la Transición, se determinó la creación de una autonomía pequeña, y como se comprobaría después, inestable y muy conflictiva, en el consejo de administración de una Caja de Ahorros. Otra muestra... de deriva oligárquica. En esa autonomía ha predominado la derecha. Sirva esto como recordatorio de que la reflexión que se persigue aquí es ideológicamente aséptica.

¿Se desprende de lo expuesto que la corriente que brota de arriba suprime en las democracias a la que surte de la base? No. Los votantes quitan y ponen partidos en la cúpula. Y la opinión derriba con frecuencia gobiernos. No es infrecuente, en los sectores más conservadores de la derecha, la nostalgia del pacto oligárquico que aseguró la paz civil durante la Restauración. Esta nostalgia no es realista. El régimen de la Restauración tenía sentido en una España preindustrial, donde la masa estaba sin alfabetizar y los caciques -una institución perfectamente respetable entonces: léase «Pepita Jiménez», de Valera- controlaban el voto. Es impracticable en una democracia de masas moderna, esto es, en una sociedad compleja que no pivota alrededor de uno -o pocos- centros de poder. En sociedades como la española de ahora, la democracia fluye de arriba abajo y también de abajo arriba. Paso con esto a la ya incoada crisis constitucional.

La dificultad a la que nos enfrentamos es la siguiente: los nacionalismos periféricos, bien en su acepción vernácula, bien, en ocasiones, en su vertiente socialista, están diciendo que no caben en la Constitución, o en la lectura que inicialmente se hizo de ésta. Según los aparatos de propaganda nacionalista, el pujo excéntrico responde a un clamor popular. No es verdad. Existe el pujo excéntrico porque, entre otras cosas, existen poderes locales de vocación oligárquica que quieren convertirse en hegemónicos e irreversibles. Es un problema de oferta, no de demanda. Tomemos el caso vasco. Es significativo, aunque no lo más significativo, que Ibarreche se haya embarcado en la aventura soberanista con sólo el treinta y tantos por ciento de la población a favor de la aventura, y el cincuenta y tantos en contra. Resulta mucho más revelador que, según las encuestas, la cuestión de la independencia ocupe un lugar muy subordinado en la jerarquía de preocupaciones de un ciudadano vasco tomado al azar. Estamos ante una situación en que son clarísimamente los de arriba, y no los de abajo, los que determinan el curso de los acontecimientos.

Puede que ello liquide la cuestión para quienes se empeñan en concebir la democracia como pura representación popular. No debe liquidarla para quienes han dejado de creer en cuentos de niños. La coyuntura es grave, y puede echar por tierra el marco civil y político al que nos hemos acogido durante los últimos veinticinco años. En la previsión de que puede pasar cualquier cosa, hago un giro de ciento ochenta grados y recupero la dimensión abajo/arriba. La mayor parte de la clase política, y los medios de comunicación en su conjunto, han coincidido en afirmar, desde que se aprobó la Constitución, que ésta integraba un instrumento suficiente para acomodar a los nacionalistas. La intangibilidad del Estado Autonómico era una consecuencia necesaria de este optimismo oficial. Este optimismo, de nuevo, no es realista, y hemos tenido que llegar a la latitud presente para constatarlo. El PSOE está enfilando un proyecto federal/confederal de encaje imposible en términos económicos y políticos, en tanto que el PP se ha hecho fuerte en posiciones constitucionalistas que son buenas en términos relativos, aunque no sostenibles si, a igualdad de factores, se agravan los desasosiegos del momento.

El pacto, implícitamente oligárquico, por disfrazar la verdad, es explicable, y respetable en varios aspectos. Está el drama vasco; está la angostura de horizontes dentro de la propia Constitución; está el hecho que la mayor parte de la clase política vive adherida a los pliegues de la estructura constitucional. El no querer mirar las cosas de frente, ha tenido, con todo, un efecto pernicioso: mantener en Babia al electorado. La reducción al absurdo de este autoengaño colectivo es el papel consensuado por Zapatero y sus barones: un papel que contempla la fragmentación política de España, sin daños colaterales para su cohesión social y económica. O sea, una conciliación de lo inconciliable. Que Dios me confunda si sé lo que hay que hacer. No lo sé. Pero hay que discutir los problemas abiertamente. Hay que dar un empujón de abajo arriba a esta democracia tan dominada por la pulsión contraria.

LA ETA RESIDUAL DE JAVIER BALZA
Editorial ABC 4 Agosto 2003

EN el comunicado de la banda terrorista ETA, publicado ayer en su periódico portavoz, «Gara», no sólo se atribuye los últimos atentados, sino que amenaza con otros en una estrategia de coacción con sus propósitos tradicionales: chantajear a empresarios para que abonen la extorsión sin dilación y mediatizar los flujos turísticos hacia España en la época estival. Entre una y otra amenaza, los terroristas lanzan la pulla de rigor al Plan Ibarretxe para que el lendakari no se olvide de que ETA existe -¡como si el lendakari no lo tuviera en cuenta!- y vestir así el santo de un desacuerdo con el propósito encubiertamente secesionista del denominado Estatuto Político de la Comunidad Libre Asociada de Euskadi. Lo demás, palabrería criminal.

Pero las cosas son como son: las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad están propinando sucesivos golpes a la infraestructura etarra. En España, con la detención de un «comando» en Berriozar y con el descubrimiento de un «piso franco» e incautación de explosivos, armas y documentación en Valencia. Mientras tanto, en México, buena parte del aparato financiero etarra ha quedado neutralizado y en Francia ha sido localizado y detenido, en Cahors, el grupo de terroristas que suministraban el material criminal a los «comandos» que en nuestro país atentaban contra personas y bienes. La incautación de más de 400 kilos de explosivo, prolija información sobre posibles víctimas y detalles internos de la banda, promete posteriores acciones policiales. Además, siguen las extradiciones -la última la de Rufino Arriaga, integrante del «Madrid» y presunto asesino del profesor Tomás y Valiente- y la colaboración ciudadana rinde extraordinarios frutos. Este rosario de aciertos policiales debilita a la banda y desvela el nuevo perfil de sus criminales: gentes procedentes del terrorismo callejero, que la cúpula etarra utiliza para usar y tirar.

NO obstante, en este panorama de compromiso nacional e internacional contra el terrorismo, sigue fallando el Gobierno vasco del PNV-EA e IU. Ayer se supo que ETA cuenta en Vizcaya con tres «comandos» operativos bajo una dirección única a los que cabrían atribuir los atentados en el aeropuerto de Santander y otros contra concesionarios de coches que se resisten a la extorsión. Sin embargo, desde hace ya muchos meses la Policía autónoma vasca -nutrida en hombres y abundante en medios- no logra un solo éxito en la lucha antiterrorista. ETA pretende, mediante bombas-trampa, el asesinato de artificieros, sean éstos de la Policía estatal o de la autonómica. Pese a ello, la Ertzaintza no reacciona con un mínimo de eficiencia cuando el núcleo más operativamente criminal de la organización asienta sus reales en la demarcación territorial que le corresponde. Su máximo responsable, Javier Balza, llegó a afirmar que «lo que queda de ETA es un problema policial». Acaso sea por la discrepancia de Arzalluz con este juicio de valor del consejero de Interior del Gobierno vasco por lo que Balza se amilana. Acaso sea por «evitar la crispación» por lo que los ertzaintzas no reciben órdenes taxativas. Acaso sea porque a algunos jerarcas eclesiásticos les inquieta más el tono de algunos «políticos y columnistas» que la aplicación estricta de la ley por lo que Balza e Ibarretxe llevan demasiados meses sin ofrecer los resultados policiales propios de un Cuerpo autonómico que se califica de «integral» y, por lo tanto, concernido directamente por la criminalidad terrorista de ETA.

Es verdad que el Ejecutivo vasco denuncia con una voz los peligros del terrorismo sobre la salud económica del País Vasco; pero con otra fabrica encuestas en las que los ciudadanos de aquella Comunidad se muestran pletóricos de felicidad y satisfacción. En el ínterin, las empresas se van, lentamente, dejando que sean los flujos financieros públicos los que sostengan el entramado productivo vasco.

Y por fin, el Plan Ibarretxe se comporta, a efectos psicológicos y prácticos, como un auténtico balón de oxígeno para ETA. Si los peneuvistas apuestan por el contenido de ese Estatuto de libre asociación con el resto de España, ¿qué buenos motivos tienen los terroristas para aceptar el actual Estatuto, la Constitución y las leyes? El irredentismo lo alimenta el PNV que dice querer la extinción de ETA mientras se encarga de nutrirla. Hasta que el compromiso del nacionalismo -y ya van décadas de espera- no sea rotundo y radical, la banda terrorista seguirá agónica con coletazos sanguinarios. Por más que, en el entretanto, haya obispos a los que preocupa especialmente la «judicialización» de la política o el peligro (¿) de que se altere el equilibrio «entre los distintos poderes del Estado», mientras asisten con un desdén difícilmente calificable a la última homilía del párroco de Maruri, que abandona tras la brutal operación de acoso a la que ha sido sometido por el nacionalismo. A la mayoría le preocupan otras cosas: la vida y la libertad.

LA ÚLTIMA MISA
Por Jaime CAMPMANY ABC 4 Agosto 2003

EL cura Jaime Larrinaga ha dicho su última misa en la iglesia de Maruri, el pueblo en el que ha sido párroco durante treinta y seis años. Por fin, los nacionalistas han conseguido su inhumano objetivo. Una larga temporada de amenazas, presiones y violencias morales de toda clase sobre él y sobre sus feligreses fieles ha terminado con el abandono del párroco, situado ya en una situación insoportable. Su última misa en el pueblo ha sido una ceremonia emocionante y dramática. Su conmovida homilía de despedida ha sido escuchada con lágrimas y subrayada por largos aplausos. El nacionalismo vasco, que se llamó una vez democristiano, ha expulsado de su parroquia a un buen cura por el delito de manifestarse contra la violencia etarra. Así están las cosas en el País Vasco.

Juan José Ibarreche acaba de advertir con arrogancia, casi con insolencia, que el País Vasco será lo que quieran los vascos. ¿Qué vascos, cuáles vascos, señor lendakari ensoberbecido? Claro está, por sus palabras y sus hechos, que usted no se refiere a un País Vasco en paz, cristiano, sin asesinos que matan todos los días, sin gentes que amedrentan a sus vecinos hasta expulsarlos de su tierra si no se someten a aceptar sus ideas políticas y sus programas de convivencia.

«El País Vasco será lo que quieran los vascos». Claro que sí, pero lo que quieran todos los vascos. Porque usted es ahora lendakari sólo de una parte de ellos, la parte que recoge las nueces del árbol que agitan los etarras. Usted sabe mejor que nadie que son muchos los vascos que han debido salir de su aldea, de su pueblo, de su ciudad, amenazados y perseguidos por el terror, por esos que amenazan, secuestran, extorsionan y matan. Matan, matan, señor lendakari, mientras usted gobierna a salvo de ellos, porque ellos y usted mantienen el mismo objetivo político, que creen alcanzable sólo por medio del terror.

El País Vasco será lo que quieran los vascos. Y España será lo que queramos los españoles, vascos o catalanes, gallegos o andaluces, baleares o murcianos, castellanos o canarios, riojanos o astures, cántabros o navarros, valencianos o extremeños, todos los que hemos hecho España a lo largo de tantos siglos de peleas y de abrazos, de divisiones y alianzas, de proezas y de sueños. ¿Y qué País Vasco es el que usted quiere, señor vasco excluyente, señor gobernante vasco que permite que un buen cura vasco como el del pueblo vasco de Maruri tenga que salir de su parroquia vasca, expulsado por la violencia de las amenazas de los malos vascos, de los vascos malditos y matones?

Son ustedes el gobierno del aprovechamiento del terror, de la connivencia con el terror que impone sus ideas por el miedo, que siembra aspiraciones políticas con la mano que consiente el terror, que no persigue el terror, que convive con el terror, que permite que el terror «arrée» para que ustedes puedan negociar la segregación de un trozo de España y ustedes vivan en él y lo gobiernen como si no hubiese otros vascos con derecho a decidir también lo que quieren ser. Que la homilía de la última misa en Maruri del cura Larrinaga caiga sobre su cabeza, lendakari.

El caso del párroco de Maruri
Editorial Heraldo de Aragón 4 Agosto 2003

EL PENÚLTIMO capítulo de la intolerancia en el País Vasco ha tenido como víctima al cura párroco de Maruri, Jaime Larrinaga, que ayer se despedía de sus fieles obligado por unas circunstancias ya insoportables para el normal desenvolvimiento de la convivencia en ese municipio vizcaíno. Primer sacerdote que ha tenido que llevar escolta para defender su vida, su caso quedará ya para siempre como ejemplo vergonzoso e intolerable de las presiones a las que se somete en el País Vasco a todas aquellas personas que no aceptan el juego del nacionalismo sectario.

En su homilia, Larrinaga ha mostrado su dolor por esa despedida, pero ha dejado las cosas claras: ha dicho que el "problema" del País Vasco reside en la falta de autocrítica de muchos de sus responsables políticos y religiosos que aceptan como normal la violación continua de los derechos humanos que allí tiene lugar, lo que origina que cientos de personas, políticos de la oposición, jueces, empresarios, periodistas o curas, como él, tengan que llevar escolta. Muy especialmente, el ex párroco de Maruri mostró su pesar por la actitud impropia de la Iglesia vasca, a la que culpó de no condolerse siquiera por las víctimas del terrorismo, una de las más graves acusaciones que un sacerdote puede hacer a una institución religiosa que basa su razón en el amor al prójimo. En este sentido, instó a la Iglesia vasca a recapacitar sobre esta falta de apoyo y a valorar "si nuestra actuación ha sido fiel al evangelio".

No lo ha sido, claro está, en opinión de este sacerdote que se va porque, con su actitud crítica, ha puesto incluso en dificultades a sus propios fieles, los que todavía se atreven a apoyarle, personas que en un trozo de Europa como el País Vasco se ven impotentes para ejercer su libertad y su derecho a opinar ante la intolerancia de sectores dominados por un nacionalismo excluyente. Insistió Larrinaga en que la Iglesia oficial "clarifique con los hechos una actitud contraria a la dignidad humana" y se dirigió al nacionalismo, "llamado democrático", para "sugerirle que el calificativo de democrático debe manifestarse con más claridad". Mientras tanto, Anasagasti, el portavoz peneuvista, no tenía empacho, ni vergüenza, en afirmar que Larrinaga "no es un hombre de paz". La intolerancia ha escrito otro negro capítulo en la historia reciente del País Vasco.

Hora crucial para la Iglesia
Editorial La Razón 4 Agosto 2003

Cuando el sacerdote Jaime Larrínaga –forzado por los años de presiones recibidas desde el nacionalismo y el terrorismo– abandonó ayer su parroquia de Maruri, advino un momento crucial en la historia de la Iglesia vasca. Apoyado por sus feligreses en la misma parroquia que dirigió durante 36 años, y con el triste silencio de la Jerarquía como telón de fondo, el sacerdote dijo adiós a su pueblo, al mismo tiempo que dejaba al descubierto una realidad aterradora: en el País Vasco sólo se puede vivir bien como católico si se comulga con los postulados políticos del nacionalismo. Que un sacerdote tenga que dejar su parroquia por presiones políticas representa un fracaso de tales dimensiones que obliga a actuar sin demora.

A la vista de los hechos, la Jerarquía de la Iglesia vasca tiene hoy ante sí el ineludible deber de posicionarse con determinación, valentía y claridad; el deber de abandonar su silencio y acabar de una vez con la clásica identificación entre nacionalismo vasco religión. La Jerarquía católica está obligada a parar los pies sin titubeos a aquellos que en Vascongadas utilizan desde hace muchos años el nombre de Dios para imponer sus particulares modelos de sociedad. Los representantes de la Iglesia deben, en fin, quitarles la razón a los que, como dice Larrínaga, «confunden la religión con la politiquilla de partido».

Echando a Jaime
IÑAKI EZKERRA/ La Razón 4 Agosto 2003

Ya lo han conseguido. Por fin se ha ido de Maruri uno de los hombres más peligrosos de Uribe-Costa, el cura que tenía la desfachatez de ponerse del lado de las víctimas. Lo digo así, al contrario de como es, porque en Euskadi no estamos en un Estado de Derecho sino en un 'Estado de Revés'. Nada tiene de extraño que Juan María Atutxa llame 'acosador' al Tribunal Supremo por instar al letrado mayor del Parlamento vasco a cumplir la ley si su partido llama a su vez 'comportamiento democrático' al acoso que ha sufrido Jaime Larrinaga. En esta parte del mundo 'acoso' es obligar a ejecutar una sentencia judicial mientras que hacerle la vida imposible a un ciudadano e invitarle a que se largue de un pueblo no es 'acosarlo,' sino sólo una 'costumbre democrática'. En este rincón del planeta, y según esa lógica, pronto la violación será considerada 'un ejercicio de libertad sexual' y llamaremos 'violador' al juez que osa condenar a aquel que se ejercita en la noble práctica del coito a mano armada.

Ya lo han conseguido, sí. Jaime se ha ido de ese Maruri donde ha estado treinta y cuatro años sembrando el terror hasta hacerles a sus paisanos la vida insoportable. Por fin la paz, la convivencia, la armonía y la alegría habrán vuelto a los hogares de ese pueblecito aterrorizado por un párroco que había cometido el mayor de los pecados que se pueden cometer en el País Vasco: no ser nacionalista. Lo digo al revés porque sé que no es la alegría ni la armonía ni la convivencia ni la paz lo que ha ganado Maruri sino una ausencia física, un agujero negro en la libertad, un vacío moral que no va a ser fácil de llenar y que señala continuamente a los culpables. Ese elocuente silencio, el recuerdo, la sola mención de Jaime los va a poner de ahora en adelante en evidencia.

Sí, lo digo al revés porque los señaladores de Jaime no han logrado nada aunque crean que han logrado algo. Pueden dar a las palabras el sentido contrario al que tienen. Pueden poner la realidad patas arriba. Pueden andar haciendo el pino como si eso fuera lo normal. Pero no por eso van a cambiar las leyes del mundo. A sólo unos kilómetros el mundo vuelve a ser civilizado y lógico, la gente ya no camina cabeza abajo, el acosador vuelve a ser acosador y la víctima vuelve a ser víctima. Lo único que van a lograr con este 'bilingüismo moral' es tener unos hijos problemáticos que al salir de casa no entiendan por qué el mundo no piensa como ellos.

TODO POR LA VICTORIA DE MARAGALL
Zapatero insiste en la reforma del Estatuto catalán y consolida su giro nacionalista
EFE Libertad Digital  4 Agosto 2003

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirma que “el Estado puede ser muy generoso con el hecho cultural catalán”. En declaraciones a “El Periódico de Cataluña”, el líder socialista insiste en la reforma del Estatuto catalán y afirma que “todo el PSOE se va a volcar a favor de la victoria de Maragall”.

En una entrevista publicada este domingo por "El Periódico de Cataluña", Rodríguez Zapatero expresa su deseo de que el posible Estatuto reformado de Cataluña concite el máximo consenso y para ello pide al Partido Popular que haga "un proceso de reflexión y un cambio de actitud, pasar del 'no a todo' al diálogo con fuerzas como el PSOE y CiU, que representan a muchísimos ciudadanos". El secretario general del PSOE insiste en que hasta ahora "todas las reformas estatutarias han contado con ese consenso" pero advierte de que, en todo caso, "eso no va a condicionar mi apoyo a la reforma del Estatuto de Cataluña propuesta por Maragall", reconociendo que apoya el proyecto del presidente del PSC aunque no se consiga un consenso nacional para acometer la reforma estatutaria que solicita.

En la entrevista, Rodríguez Zapatero también afirma que "todo el PSOE se va a volcar a favor de la victoria de Maragall, todo el partido apoya sus ideas para el cambio, su compromiso social y su ambición para Cataluña, que pasa por reformar el Estatuto y construir una España que sea cómoda para todos y una Cataluña que recupere una fuerza económica y un peso en el conjunto del país y de Europa". No obstante, preguntado sobre si considera compatible con la Constitución que el futuro Estatuto defina a Cataluña como nación, como plantea el proyecto de Maragall, Rodríguez Zapatero afirma que los "términos de nación, nacionalidad y región son conceptos sociohistóricos sin efectos jurídicos". "Defender que Cataluña es una nación es un debate nominalista con fuerte carga simbólica, pero a mí lo que gusta es la definición constitucional de nacionalidades y regiones", afirma.

Rodríguez Zapatero explica que la perspectiva actual es completar un marco de autogobierno en Cataluña, "pero para que ese proceso tenga virtualidad deberá incluir la reforma del Senado y el establecimiento de mecanismos de cooperación como la conferencia de presidentes autonómicos". Sobre la difusión del documento autonómico socialista, Zapatero dice que responde a una doble oportunidad: "que vamos a tener unas elecciones en Cataluña" y que "estamos ante la expectativa de que, después de 23 años, por primera vez un socialista presida la Generalitat". El documento del PSOE plantea la conveniencia de abordar la reforma de todos los estatutos ya que, según Rodríguez Zapatero, al menos "las autonomías donde el PSOE lleva tiempo gobernando existe una demanda muy profunda de abordar la reforma constitucional del Senado. Todos los presidentes autonómicos quieren estar en una institución del Estado donde puedan dialogar sobre los problemas del conjunto que afectan a todos".

Qué lástima, Zapatero
Susana Moneo Libertad Digital  4 Agosto 2003

Muchos creyeron en una nueva etapa del PSOE. Aunque recordaban el precedente de Borrell, cautivo del siempre poderoso aparato del partido –ese fue su fallo–, algunos llegaron a pensar que Rodríguez Zapatero podría ser el Aznar del PSOE. Pero no lo ha sido.

Rehén de las miserias de un partido inoperante y anclado en el pasado, deudor de adhesiones inconfesables, hipotecado hasta las cejas con vetustos predecesores y herederos plenipotentes. Qué lástima.

A algunos nos duele comprobar que teníamos razón cuando, antes del XXXV Congreso, decíamos que Zapatero era el candidato virtual.

Continuamos a la espera de una oposición sincera, comprometida, honrada y con control.

Mal se puede querer controlar al Gobierno cuando todo sigue siendo un cúmulo de intereses inconfesables y vergonzantes.

A éste país le duele no tener oposición. No la hay. Como tampoco hay un líder de la oposición.

¿Zapatero? ¿Maragall? ¿Elorza?, ¿Patxi López?, ¿Ibarra? Únanlos a todos y no podrán hacer nada. Peor que el demoníaco cubo ese de los años 80.

Una vergüenza.

¿PNV democrático?
Pedro Echevarria Arana/Llodio-Álava Cartas al Director El Correo 4 Agosto 2003

El PNV en sus orígenes fue lo que era Sabino Arana, su fundador: racista y xenófobo hasta el extremo. Su doctrina, basada en el odio, solo tenía parangón con la del nazismo de Hitler en Alemania, personaje éste al que Sabino admiraba. En nuestra tierra, el trabajador venido de fuera, llamado maketo, era odiado por Arana. Sabino Arana no alcanzó el poder, pero dejó constancia de su forma de pensar: «si una persona que se está ahogando te pide ayuda en castellano, aléjate de él diciéndole en euskera que no entiendes lo que te dice». Alcanzado democráticamente el poder por el PNV, éste dedica calles a Sabino Arana, crea fundaciones con su nombre.... Pero llegamos al momento más reciente y el PNV firma con los asesinos de ETA un pacto «con el fin de afrontar una nueva etapa en su enfrentamiento con España». Este enfrentamiento pactado con ETA, lleva al PNV y su Gobierno al rechazo a leyes procedentes del Estado de Derecho, a la desobediencia a los tribunales de Justicia, a la defensa a ultranza de la base social del terrorismo, que es lo mismo que ETA... Menos mal que, alcanzada la independencia, a los no nacionalistas nos dejarían vivir en nuestra tierra como viven los alemanes en Mallorca. Por estas y otras cosas, es por lo que algunos se preguntan: ¿democrático el PNV?

Ángel Acebes: «El PNV ha estado permanentemente donde no debía en la lucha contra ETA»
Ministro del Interior
Reitera que el plan Ibarreche perjudica la lucha contra ETA y advierte al PNV de que el Gobierno tomará todas las medidas que permite el estado de derecho para impedirlo
Inmaculada G. de Molina La Razón 4 Agosto 2003

Un año más, va camino de quedarse sin vacaciones. Cargo obliga. Sus responsabilidades en Interior le han dejado una visible huella. Alguna cana más peina su nuca. Está obsesionado con hacer llegar a la sociedad el mensaje de que ETA está débil. «Es de verdad». Por eso, ahora atenta para demostrar la fortaleza de la que carece. No quiere engañar a nadie. Pese a su debilidad, intentará atentar todo lo que pueda.

–¿Cómo está ETA?
–Seguimos avanzando en la reducción de su capacidad en todo su entramado. No obstante, la tiene para seguir atentando. Cada día vemos como lo intenta. Pero tenemos que saber que no lo hace desde la fortaleza. Está intentando aparentar una que no tiene.

–¿Cuántos «comandos» tiene? ¿Hay en Madrid, Cataluña, Andalucía y Galicia?
–No tenemos ningún dato que pueda confirmar que haya en todas esas zonas. Hay una estructura más o menos estable en el País Vasco y Navarra. Los responsables de los atentados en Levante seguramente pertenezcan a un «comando» itinerante.

–¿Los etarras que colocaron los explosivos en el hotel de Alicante volvieron inmediatamente a Francia?
–Esto forma parte de la investigación. Como siempre hay que ser muy prudentes. La Policía y Guardia Civil cuentan con toda la confianza del Gobierno. Confianza que se ganan día a día. Los responsables de los atentados del año pasado por estas fechas están en la cárcel. Estoy seguro de que ocurrirá lo mismo con los de este verano.

–¿ETA seguirá atentando este verano?
–Hará todo lo que pueda.

–¿Cómo opera en su campaña estival?
–Está actuando con todo lo que tiene y con todo lo que puede hacer para aparentar fortaleza. Lo seguirá intentando durante el verano. Pero esto no quiere decir que haya recuperado fortaleza y reforzado sus estructuras, que están muy golpeadas. Esta semana hemos vuelto a golpearle en un sitio especialmente sensible, el aparato logístico.

–¿Cómo marcha la colaboración con Francia en la lucha contra ETA?
–Muy bien. Esta colaboración se acredita especialmente esta semana. La detención del «comando» logístico de este miércoles es muy importante. Habían tomado medidas especiales de protección. Por tanto, su detención ha exigido una investigación coordinada de la Guardia Civil y la Policía francesa. Además, la pasada semana nos han entregado a un miembro del «comando» Madrid por el procedimiento de entrega temporal.

–¿El apoyo español a la guerra de Iraq no ha enrarecido esa colaboración?
–La colaboración con Francia antes, durante y después ha venido acreditándose por los hechos. Durante todo este tiempo ha habido operaciones con Francia prácticamente ininterrumpidas. No ha influido para nada.

–¿Si atentara en Francia, ETA ya no existiría?
–La lucha contra el terrorismo es compleja y necesita mucha constancia y firmeza. No es bueno ese camino. Francia está haciendo todo lo que puede en la lucha contra ETA. Colabora bien y se lo agradecemos.

–Según un informe policial de junio, ETA no tenía explosivos. Además, se le incautó 150 kilos. ¿Los últimos atentados demuestran que sí los tiene?
–Evidentemente, los tiene, porque está cometiendo atentados con explosivos y les estamos incautando muchos. Es importante la detención de este miércoles de un comando del aparato logístico, porque les proveen de este tipo de material. Otra cosa es que no tengan las mismas cantidades que en otros tiempos. Los obtienen por algún lado o algunos tipos de explosivos los fabrican.

–¿El «comando» detenido el miércoles facilitó explosivos recientemente?
–Sin duda. Es más difícil decir cuándo ha sido la última entrega. Forma parte de la investigación policial. Era un grupo que proveía a los comandos de explosivos, matrículas falsas...

–¿Cómo están las finanzas de ETA?
–Está muy golpeada. Tiene reducida su estructura y capacidad organizativa. En los últimos meses se han detenido muchos «comandos». Hace dos semanas teníamos una importantísima operación con México. Ha habido operaciones contra su aparato de captación y este miércoles contra el logístico. Además, la deslegalización de Batasuna y de grupos que la apoyaban y la reducción de empresas son claves. Todo esto la ha situado en una situación de mayor debilidad en todos los ámbitos.

Secuestros exprés
–¿Por eso, planea importar a España los secuestros exprés?
–ETA usa todo lo que puede para recaudar dinero. Por tanto, no se puede excluir ningún tipo de acción. Los extorsionados deben tener mucha firmeza. Al igual que concejales y periodistas, los empresarios tienen que plantar cara al terrorismo.

–¿Cuáles son sus nuevos objetivos?
–Es siempre el conjunto de la sociedad. Nadie puede sentirse ajeno a una organización terrorista. Lo hemos visto en Alicante y Benidorm. Sus objetivos prioritarios son quienes más les golpean: las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, funcionarios públicos y concejales de los partidos no nacionalistas. El objetivo de ETA es generar el terror y multiplicar sus efectos.

–¿Los miembros del PNV siguen excluidos como objetivos?
–Un coche bomba colocado en un lugar público... Cuando se genera una situación de riesgo y se busca permanentemente el atentado, lo que el ministro del Interior no puede hacer es excluir a nadie.

–¿Por qué en los nuevos objetivos está la radiotelevisión vasca, el Servicio de Salud Vasco y el Opus Dei?
–Fijan los objetivos en función de unos criterios injustificados, criminales y desde la locura que sólo una mente terrorista puede tener.

–¿El Opus Dei es objetivo porque alguien piense en una futura mediación?
–No lo sé. Su objetivo es generar el máximo miedo y multiplicar sus efectos. Logra su éxito cuanto más miedo provoca. No nos conviene dar cualquier otra explicación.

–¿Ha cambiado el modo de operar de ETA?
–Sí. A medida que hemos ido golpeando toda su estructura y capacidad organizativa ha necesitado cambiarlo. Los integrantes de los comandos operativos son cada vez más joven, con una estructura de apoyo estable más reducida. Un comando operativo puede estar formado por dos personas, que han recogido la información sobre los lugares donde van a colocar los coches bomba. Después son los encargados de realizar el atentado y de procurarse los medios para su fuga. Dos personas hacen todo.

La responsabilidad de Ternera
–¿«Josu Ternera» es quien manda ahora en la organización terrorista?
–Siempre ha estado en ETA y ha tenido distintas responsabilidades, unas veces desde Batasuna y otras en otros lugares de la organización terrorista. La dirección de ETA tiene las responsabilidades en distintos ámbitos. Uno, el de los comandos operativos, en el que no se puede confirmar quién lo dirige. Sabemos que el último, fue «Susper», que se escapó de una comisaría en Francia, y no sabemos si es él o otro el que manda. Pero «Ternera» siempre ha estado en responsabilidades importantes en ETA.

–Dicen que «Ternera» quiere negociar con el Gobierno. ¿Habrá otra tregua?
–El Gobierno no tiene más objetivo que derrotar a ETA por la vía policial. No tiene nada que hablar, ni negociar.

–¿El CNI enreda más que ayuda en la lucha contra ETA?
–No. Cada vez, la coordinación es mejor en la lucha contra el terrorismo.

–¿Cómo está el pacto anti-ETA, después de las elecciones del 25-M?
–Es esencial en la lucha contra ETA. Ha tenido muy buenos resultados. La unidad de los dos principales partidos es muy importante. Tenemos que esforzarnos para que siga con buena salud.

–¿Cuándo se reunirá para diseñar una estrategia común contra el plan de Ibarreche?
–Cuando ambos partidos lo consideren oportuno. El Gobierno está dispuesto a hacerlo. Los contactos con el PSOE en esta materia son permanentes. No está fijada ninguna fecha de reunión. No me cabe duda de que el PSOE y el PP deben mantener una posición común y conjunta frente al proyecto de Ibarreche.

–Zapatero e Ibarreche se van a reunir. ¿El «lendakari» podría suavizar su postura con un Gobierno socialista?
–Es imposible sentarse a hablar sobre el plan Ibarreche desde las posiciones del PSOE y del PP. No tenemos nada que hablar respecto a la unidad de España, sobre un proyecto que busca romperla. No deben el PSOE ni el PP sentarse a hablar sobre un tema en el que no cabe discusión.

–¿Los contactos del PNV y el PSE atentan contra el pacto anti-ETA?
–A lo mejor hablan de temas del Parlamento vasco. En eso no tengo nada que decir. No creo que respecto a esta cuestión el PSOE tenga nada que discutir con el PNV, salvo algo muy breve que decirle «no» y rechazar esta iniciativa con toda contundencia y rotundidad.

–¿Atucha recurre al Supremo la «Sala de la Discordia» para ganar tiempo para Batasuna?
–Es una táctica que espero no consiga. Una actitud de desobediencia atenta contra las bases del estado de derecho y la democracia. Una actitud de no cumplimiento de las resoluciones de los tribunales tiene que tener una repercusión y consecuencia.

–¿Qué pasará si Atucha no se marcha del Parlamento?
–Es el momento de decir con toda claridad y firmeza que las resoluciones de los tribunales se tienen que cumplir para deslegalizar al grupo parlamentario de Batasuna. A través de qué mecanismo. Mediante los que decidan los tribunales, responsables de hacer ejecutar lo juzgado. En el caso de que se produzca la condena, la Sala tendrá que tomar todas las medidas que le permite el estado de derecho para ejecutar lo juzgado.

–¿El PNV mantiene contactos con ETA?
–Nunca ha dejado de mantenerlos.

–¿ETA dejaría mandar al PNV en un País Vasco independiente?
–No es posible la premisa previa. ETA sólo sabe hacerse presente en la vida pública a través del asesinato. Cualquier otra percepción es errónea y en muchos casos malintencionada. ETA sólo sabe matar.

–El PNV le acusa de favorecer a ETA con sus declaraciones y Arzallus a Aznar de acabar con la democracia.
–Hoy todos los ciudadanos saben que la prioridad del Gobierno vasco no es acabar con ETA, sino un proyecto de ruptura con España, abiertamente inconstitucional. Esto es negativo para todos, en especial para los vascos, pero es también malo para la lucha contra el terrorismo. El PNV, además, durante todo el proceso de lucha contra ETA ha estado permanentemente donde no debía.

–¿Y?
–Cada vez que hay una iniciativa contra ETA nos encontramos enfrente al PNV y al Gobierno vasco. Ahora cuando la única prioridad del Gobierno vasco tenía que ser la lucha contra el terrorismo hace exactamente lo contrario: promueve una iniciativa de ruptura, independentista que genera riesgo confrontación, inestabilidad en la sociedad vasca. Sé que no les gusta nada que se diga, pero como es la verdad lo diré con toda firmeza y claridad: lo que están haciendo es perjudicial para la lucha contra el terrorismo.

–¿El Gobierno estudia cómo afrontar legalmente a este plan?
–Qué vamos a hacer. Lo que dice la ley. Pero no es el objeto del debate, sino la iniciativa del Gobierno vasco claramente rupturista con España, inconstitucional, que generará a los cascos una situación muy negativa de inseguridad, confrontación e inestabilidad. Para no lograr nada. Está abocada al fracaso.

–¿Pero está estudiando alguna medida legal?
–El Gobierno tomará todos las que le permite el ordenamiento jurídico y el estado de derecho para impedir que prospere esta iniciativa.

–¿Se podría llegar a deslegalizar al PNV?
–En España se puede defender cualquier cosa, pero no a tiros. Mire las cosas tan graves e inconstitucionales que defiende el PNV. Y se puede hacer sin que se le deslegalice. Lo cual no quiere decir que no digamos que nos parece una barbaridad y que usemos todos los instrumentos del estado de derecho para oponernos a la misma.

–¿En caso de necesidad, hay que aplicar el artículo 155 de la Constitución?
–No debemos centrar el debate en lo qué hará el Gobierno. Donde se tiene que centrar es en las consecuencias del plan Ibarreche y exigir responsabilidades.

–¿Acabará este mandato y la inseguridad ciudadana seguirá siendo el talón de Aquiles de su Departamento?
–Estamos dando una respuesta a las nuevas formas de delincuencia, a la que asiste toda Europa. Fuimos de los primeros países europeos en presentar un plan global entre Justicia e Interior de medidas operativas y legislativas. Contaremos con el número de policías y guardias civiles necesario para garantizar la seguridad ciudadana. Les dotaremos de los medios más eficaces y modernos y de las nuevas tecnologías en las luchas contra el delito. Además, tendremos una legislación adecuada.

–¿Logrará el consenso para reformar la Ley de Extranjería?
–Haré un esfuerzo para llegar al máximo consenso posible. Es una ley importante. Necesitamos dotarnos de instrumentos cada vez más eficaces para dar facilidades a la inmigración legal y ser muy firmes contra la ilegal y especialmente contra las redes que trafican con seres humanos.

–¿Saldrá adelante en esta legislatura?
–Sí.

–¿El plan de Ibarreche condicionará la sucesión de Aznar?
–No.

–¿Aspira a ser el sucesor?
–No.

–¿Hay zancadillas en su partido por el relevo de Aznar?
–Que conozca ninguna.

Francia refuerza la lucha contra ETA al confirmar la legalidad de las expulsiones
El Consejo de Estado galo revoca la jurisprudencia que ponía en tela de juicio los confinamientos y las entregas de etarras a España
FERNANDO ITURRIBARRÍA/CORRESPONSAL. PARÍS El Correo 4 Agosto 2003

El Consejo de Estado (máximo tribunal administrativo galo) ha revocado la jurisprudencia que ponía en tela de juicio los confinamientos y las expulsiones a España de los presos de ETA una vez cumplida condena en Francia. La reciente entrega de Fermín Sánchez Agurruza y la asignación a residencia de Jabi Irastorza son las primeras aplicaciones de la nueva doctrina, que pone término a los 'bastiones judiciales' de la organización terrorista en el país vecino.

Las expulsiones y los confinamientos han recobrado carta de naturaleza jurídica gracias a dos sentencias firmes del Consejo de Estado. La primera zanja el caso de Alberto López de la Calle, 'Mobutu', presunto dirigente del aparato militar de la banda, que aprovechó la situación de libertad vigilada en la que aguardaba la resolución definitiva de los tribunales para fugarse y, al parecer, reincorporarse al frente de los 'comandos' armados. La otra resolución desempolva los confinamientos al desestimar el contencioso planteado por Aitor Oteiza Olazabal.

En el 'caso Mobutu', el Consejo de Estado desautoriza al Tribunal Administrativo de Versalles que el 26 de setiembre de 2000 había anulado su expulsión a España por entender que era una extradición camuflada. La resolución establece que ninguna disposición legislativa ni ningún principio se opone a que «un extranjero objeto de persecuciones judiciales en su país de origen sea alejado hacia ese país cuando ninguna extradición en su contra ha sido presentada a las autoridades francesas».

Anulación de sentencias
La nueva jurisprudencia ha tenido como consecuencia la anulación en cadena de las sentencias que, desde 1995, habían considerado irregulares las expulsiones de etarras a España. Así, la Corte de Apelación de Burdeos ha desautorizado a los tribunales de Toulouse y Pau que habían anulado en 1999 las órdenes de expulsión en contra de los ex dirigentes José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', y Jesús Arkauz, 'Josu de Mondragón', respectivamente.

Dado que en ambos casos los afectados tienen hijos de ciudadanía francesa, los magistrados de segunda instancia consideran que, «habida cuenta de la gravedad de los hechos reprochados», el ataque al derecho al respeto de sus vidas familiares «no ha excedido lo que era necesario para la defensa de la seguridad y del orden públicos». Además, estiman que no justificaron que las entregas les expusieran personalmente a riesgos de tortura o malos tratos.

En el 'caso Oteiza', el Consejo de Estado ha validado en el ordenamiento jurídico francés la sentencia pronunciada el pasado 26 de noviembre por la Corte de Justicia de las Comunidades Europeas. En esa resolución, el tribunal de Luxemburgo dictaminó que un país de la Unión Europea puede limitar el derecho de residencia de un ciudadano de otro Estado miembro «a condición de que motivos de orden público o de seguridad pública fundados en su comportamiento individual lo justifiquen».

El alto tribunal galo considera que las medidas gubernativas de alejamiento de la frontera española por un motivo de orden público no suponen «un ataque desproporcionado» al derecho del interesado al respeto de su vida familiar. Por consiguiente, anula las decisiones judiciales que en 1997 y 1999 habían anulado a su vez la prohibición impuesta al ex preso de ETA de vivir en 31 provincias francesas y le confinaban en un departamento de la periferia de París.

Rehabilitación
La doctrina revisada rehabilita las entregas a las autoridades españolas y las asignaciones de residencia, instrumentos administrativos que son competencia del Ministerio de Interior. De esta manera, Sánchez Agurruza, encarcelado en la prisión madrileña de Soto del Real, se convirtió el pasado 28 de mayo en el primer expulsado que no quedaba en libertad en la frontera desde 1999.

Por su parte, Jabi Irastorza fue confinado en Troyes el pasado 30 de mayo nada más cumplir condena. La medida no había sido aplicada desde julio de 2000, precisamente con 'Mobutu', que semanas después se evadió del hotel donde estaba asignado a residencia.

Hallan un campo de entrenamiento terrorista en Irlanda y detienen a diez hombres
EFE Libertad Digital  4 Agosto 2003

Un campo de entrenamiento terrorista fue descubierto este domingo en el sureste de Irlanda y diez hombres fueron detenidos por su supuesta relación con el IRA de Continuidad, facción disidente del Ejército Republicano Irlandés (IRA). Este grupo anunció en febrero que seguiría con los atentados al no estar de acuerdo con el proceso de paz.

Un portavoz policial calificó de "importante" el descubrimiento y precisó que los diez arrestados, de edades comprendidas entre los 18 y los 40 años, están siendo interrogados por separado en tres comisarías diferentes. Los sospechosos fueron detenidos en virtud de la ley antiterrorista de la República, que permite retener a los presuntos terroristas bajo custodia policial durante 72 horas antes de que se presenten cargos o sean puestos en libertad.

La operación policial continúa abierta y se ha extendido a otras partes del país, mientras los detectives tratan de "establecer lo que estaba ocurriendo" en el campo, situado a unos 240 kilómetros de Dublín, según explicó el superintendente de la Garda (policía irlandesa), John Farrelly. Las investigaciones se centran, por el momento, en el IRA de Continuidad, un grupo terrorista que se opone al proceso de paz en Irlanda del Norte.

ETA ha ordenado a todos sus «comandos» que no atenten contra el turismo en el País Vasco
Los terroristas pueden colocar bombas en el resto de España sin «ningún tipo de distinción»
ETA ha ordenado a los «comandos» que se encargan de la «campaña de verano» contra intereses turísticos que no cometan atentados en el País Vasco. Así se desprende de las investigaciones realizadas por el Cuerpo Nacional de Policía tras la desarticulación el pasado mes de julio en Navarra del «comando Ilumberri», a las que ha tenido acceso LA RAZÓN. En cambio, la banda terrorista, en un comunicado hecho público ayer, amenazó con golpear «de lleno» la industria turística española y advirtió que quien se meta «en zona de guerra» puede resultar dañado.
J. M. Zuloaga / J. Prats - Madrid.- La Razón 4 Agosto 2003

La banda ha decidido retomar el sistema «clásico» de funcionamiento de su «aparato militar» para intentar evitar los fallos que, por precipitación y falta de entrenamiento de los pistoleros, han provocado el desmantelamiento de numerosos «comandos». Los cursillos para el aprendizaje del funcionamiento de armas y explosivos se prolongan durante una semana, frente a los dos o tres días que solían durar en los últimos tiempos; y se vuelve a la división del trabajo entre «legales» (no fichados) y «liberados» (pistoleros fichados), de modo que los primeros realicen las informaciones de los atentados para que los segundos no tengan que correr riesgos. Los responsables del «aparato militar» son Gorka Palacios Alday, «Nagi», e Ibon Fernández, «Susper» y «Pierre», con el que el pistolero de dicho grupo Joseba Segurola mantuvo una cita operativa en la sede de Correos de Biarritz en febrero de este año; es decir, dos meses después de la fuga de Fernández de la comisaría de Bayona.

El «comando», que formaban Segurola, alias «Iraia», e Ibai Aguinaga, «Gartxot», tuvo problemas de coordinación y no pudo establecer contacto con los «legales» que debían colaborar con ellos, según las instrucciones que les habían dado los cabecillas en Francia.

En Pamplona, estaban preparando un atentado contra la Jefatura Superior de Policía – en el «Zutabe», publicación interna, número 100, ETA mostraba un odio especial por los agentes de esta unidad– y tenían datos de un magistrado de Vizcaya.

Confesión del etarra Segurola
Segurola manifestó a la Policía que «tenía muy claro que quería pertenecer a ETA» y que, tras recibir una carta en su casa, se entrevistó con «Susper» en Biarritz y le dijo que estaba dispuesto «a todo».

A partir de ese momento y durante diez meses, vivió en los pisos de seguridad que tiene la banda en Francia, en los que se esconden los integrantes de los «taldes de reserva» de los que se nutren los «comandos». En febrero o marzo de este año recibió, junto con Aguinaga, el curso sobre funcionamiento de armas y explosivos que incluyó las prácticas de tiro en un bosque, todo ello en Francia. El «profesor» fue Gorka Palacios. La entrada del «comando» en Navarra se produjo el día de las elecciones municipales, el pasado 25 de mayo. Los terroristas venían «con lo puesto», cada uno con su pistola y una carpeta en la que estaban los objetivos contra los que tenían que atentar. Los cabecillas les habían entregado las llaves del piso de la localidad de Berriozar en el que se iban a esconder. Pensaban que se iban a encontrar con una tal «Izaskun» pero el propietario era David Cebrián, quien ingresó el viernes en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

En la preparación del primer atentado –la colocación de una bomba en un hotel de Logroño «en la calle principal, cruzando la parte vieja, que tiene cristaleras muy grande y buena pinta»– se hicieron pasar por peregrinos del Camino de Santiago y llevaron el artefacto en bicicleta hasta la localidad de Viana, como paso previo a su traslado a la capital riojana. Durante el viaje de ida y vuelta «dormíamos en las cabañas de los pastores y comíamos latas y otros alimentos que comprábamos», según la declaración de los pistoleros. Los contactos con «Nagi» en Francia los mantenían a través de un enlace con el que se entrevistaron en una ocasión en el monte Ernio.

Mochila roja y un bastón
Los pistoleros debían llevar una mochila roja y un plano y preguntar si había monolitos en dicho monte. El enlace, que les trajo dinero y una carta en la que les daban ánimos para continuar en la «lucha armada», debía portar una mochila del mismo color y un bastón. Aguinaga y Segurola le entregaron una carta para Palacios en la que le explicaban los problemas que habían tenido para establecer contacto con los «legales». Aguinaga se integró en ETA después de haber participado en atentados del terrorismo callejero. Le detuvieron y la Justicia le puso en libertad con una fianza de medio millón de pesetas. Cuando llegó el momento del juicio, huyó a Francia.

Tuvo una cita en el aparcamiento del hospital de Biarritz y, a continuación, fue trasladado a un piso de la citada red de «taldes de reserva», en el que permaneció un año con unas estrictas medidas de seguridad.
Aguinaga explicó que los objetivos del «comando» eran, sobre todo, agentes de las Fuerzas de Seguridad y militares, –«nunca policías forales ni municipales»–. Los miembros «legales» debían comprobar las informaciones para que los pistoleros no corrieran riesgos y se limitaran a ejecutar los atentados.

El «comando Ilumberri» iba a participar en la campaña de verano contra el turismo, de la que formaba parte la bomba que iban a colocar en el hotel de Logroño. Este tipo de acciones criminales se debían cometer siempre «fuera de Euskal Herria sin hacer distinciones entre el resto del territorio español».
De hecho, en un comunicado hecho público ayer, ETA amenazó con golpear «de lleno» la industria turística española y advirtió que quien se meta «en zona de guerra» puede resultar dañado.
Los miembros del «Ilumberri» tenían instrucciones por si tenían que huir a Francia. Debían viajar por sus propios medios y acudir a los alrededores del Ayuntamiento de Nai los últimos sábados de cada mes, a las cuatro de la tarde.

Larrínaga se despide de Maruri con críticas a la Iglesia vasca por no apoyar a las víctimas
La presión del PNV y del entorno de la organización terrorista ETA consiguió que Jaime Larrínaga, párroco de Maruri, primer sacerdote español con escolta, se despidiese de sus feligreses de la localidad vizcaína para tomarse «unas vacaciones, tal vez un año sabático». Eso sí, se despidió pidiendo a la Iglesia que haga «autocrítica» y «condene con rotundidad el terrorismo». A su despedida asistieron caras conocidas del constitucionalismo en la comunidad vasca, así como gran multitud de sus feligreses.
J. Arias Borque - Maruri (Vizcaya).-  4 Agosto 2003

La localidad vizcaína de Maruri vivió ayer uno de los días más tristes del pueblo. Su párroco, Jaime Larrínaga, celebró su última Eucaristía antes de tomarse «unas vacaciones, tal vez un año sabático» debido a las presiones que tanto PNV como el entorno de la banda terrorista ETA han ejercido sobre su persona y sus feligreses. Ha sido el primer sacerdote de España con escolta. Eso sí, aseguró que «volverá al País Vasco».

La mañana despertó soleada en Maruri. Y hasta allí se trasladaron dos centenares de personas para dar su adiós a «Don Jaíme», como le conocían en el pueblo. Estaban el presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás; el jesuíta Antonio Beristain; el miembro de Basta Ya, Iñaki Ezkerra; el presidente del PP del País Vasco, Carlos Iturgaiz; las portavoces de PP y PSE en Guecho, Marisa Arrúe y Gotzone Mora; el portavoz del PP en el ayuntamiento de Bilbao, Antonio Basagoiti; y la senadora del PP y única edil constitucionalista de Maruri, Ascen- sión Pastor.

Sus feligreses
Pero sobre todo, había gente anónima. Esos feligreses que han soportado desplantes e insultos por no hacer «el vacío» a Larrínaga, tal y como ordenaba el PNV desde el ayuntamiento y muchos ex habitantes del pueblo. Esos que un día hicieron las maletas para buscar el futuro en otro lugar, ya sea por el clima de terror y miedo, por progresión laboral o motivaciones personales. Pero estaban allí. Entre ellos un matrimonio que venía de Barcelona. Ella del pueblo, él, forastero. «Don Jaime» les había casado hace ya unos cuantos años. Como ellos, gente que se desplazó desde Cantabria, Asturias, Navarra, Madrid... Larrínaga ofició su última misa y dio los motivos por los que se marchaba. A su juicio, la situación se había vuelto insostenible, ya no podía cumplir con su labor pastoral ni obligar a que los feligreses que se mantenían fieles al párroco fuesen unos héroes.

Durante su homilía, lamentó que haya surgido «en un sector de la feligresía la imperiosa necesidad de imponer un modelo determinado a todos los demás» y le acusó de fomentar «un sentimiento e interpretaciones sesgadas» y dedicarse a «provocar, perturbar y descalificar a los portadores de otras opiniones».
Larrínaga reprochó, además, a los poderes públicos que se nieguen «no solamente a reconocer sus arbitrariedades opresivas», sino que tampoco «están dispuestos a un análisis crítico de sus planteamientos». «Es evidente que no pretenden el bien de los ciudadanos, sino mantenerse ellos en el poder, aduciendo argumentos demagógicos y sin vigencia actual».

Tras la celebración de la misa, los asistentes al acto dedicaron un caluroso aplauso al ahora ya ex párroco de Maruri que se extendió durante algo más de dos minutos y que llegó a emocionar a Larrínaga. Ya en los soportales, mientras «Don Jaime» se despedía de sus amigos y feligreses, los allí congregados estallaron de impotencia y entre palmas pidieron a gritos durante unos minutos «¡Libertad!»

«Arzallus y ETA se han salido con lo que querían»
El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, calificó de «triste» la jornada de ayer y recordó el «acoso y la campaña brutal» contra el sacerdote. De esta manera, lamentó que «al final, Arzallus y ETA se han salido con lo que querían» y «se frotan las manos». «Hombres como Larrínaga nos han enseñado muchas cosas y, sin duda alguna, su labor valiente y honrada la seguirá ejerciendo en otro lugar. No vamos a ceder en este chantaje, amenaza ni presión nacionalista de ‘o eres nacionalista, o te largas del País Vasco’».

La portavoz del PSE en Guecho y cabeza visible de la plataforma de la UPV Profesores por la Libertad, Gotzone Mora, reprochó a la Iglesia vasca su falta de apoyo al cura, ya que, según dijo, «supone dejarnos a todos los que estamos amenazados por la violencia de persecución y por ETA un poco más solos, cristianos y no cristianos».

Durante la Eucaristía, una feligresa leyó también una carta de despedida titulada «Gracias Don Jaime», en la que se recordaban los treinta y seis años del sacerdote al frente de la parroquia, mientras que el presidente del Foro Ermua, Vidal de Nicolás, le dedicó un poema en el que se preguntaba «¿por qué no nos permiten ser nosotros mismos?»

El PP cree que ETA y el PNV están en «guerra de celos» por liderar la ofensiva nacionalista
ABC 4 Agosto 2003

MADRID. El último comunicado de ETA originó ayer un cruce de declaraciones entre PP y nacionalistas, que se acusaron de tener los mismos planteamientos que la banda terrorista sobre el plan para Euskadi del lendakari, Juan José Ibarretxe, a quien el PSE pidió que rectifique. ETA ha asumido la autoría de ocho atentados cometidos entre el 14 de junio y el 22 de julio, entre ellos los de Alicante y Benidorm; califica de «insulto al pueblo» el Plan Ibarretxe, recuerda la «intención de atentar contra los intereses turísticos y económicos españoles» y advierte de que estamos en «momentos de lucha».

El presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, afirmó que «tanto ETA como el PNV quieren encabezar y liderar la ofensiva nacionalista, y están en esa guerra de celos». Aunque parece que intentan «ponerse zancadillas», al final el objetivo político de ETA y PNV es «el mismo», dijo. «El Plan Ibarretxe, al que agrada es a ETA. Quien pone las bombas en Lejona, Alicante o Santander y el Plan Ibarretxe tienen los mismos objetivos políticos», agregó el dirigente del PP, para quien existe una «guerra de guerrillas dentro del nacionalismo» para ver quién lidera sus planteamientos políticos.

El portavoz del Grupo socialista en el Parlamento autonómico, Rodolfo Ares, opinó que Ibarretxe debe «rectificar» y no «engañar»a la sociedad vasca, ya que presenta su plan como un «instrumento para la convivencia», pero «fragmenta y divide a la sociedad vasca» y «ni siquiera contenta a los que apoyan a ETA».

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, calificó de «despropósito de principio a fin» el comunicado de ETA y consideró que a la organización terrorista sólo le falta «empezar a buscarse enemigos en sus propias filas, porque ha abierto ya todos los frentes». El dirigente nacionalista opinó que para ETA «todos son enemigos menos cuatro gatos que están dirigiendo la organización» y consideró «increíble» que los terroristas estén «tan alejados» de la realidad, el sentido común y «las aspiraciones del pueblo vasco».

El secretario general de EA, Gorka Knörr, también criticó el comunicado pero no tuvo reparos en afirmar que, «lo quieran reconocer o no, ETA se alinea políticamente con Aznar y Rajoy», al oponerse al planteamiento del Gobierno vasco expresado por el lendakari. «Ya va siendo hora de que tanto ETA como el MLNV admitan que para alcanzar una cima hacen falta campamentos intermedios».

Recortes de Prensa   Página Inicial