AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 14 Agosto  2003
Los disolvones del PSOE
Federico Jiménez Losantos Libetad Digital 14 Agosto 2003

El espectáculo debe continuar
Editorial La Razón 14 Agosto 2003

Manías mías
Lucrecio Libertad Digital  14 Agosto 2003

El aparato de ares
Iñaki Ezkerra La Razón 14 Agosto 2003

¿El PSOE en Euskadi, qué
Carmen Gurruchaga La Razón 14 Agosto 2003

UPN denuncia que el PSN «libera» a un edil batasuno y le paga un sueldo
NIEVES COLLI ABC 14 Agosto 2003

Los docentes reclaman un plan de enseñanza del español para inmigrantes
Santander. M. Helena Gaya ABC 14 Agosto 2003

Los "disolvones" del PSOE
Federico Jiménez Losantos Libetad Digital 14 Agosto 2003

De pronto, al PSOE le han entrado unas prisas tremendas por disolver el nuevo Ayuntamiento de Marbella. De súbito, la defenestración del neonovio de la Pantoja ya no le parece un ajuste de cuentas dentro del gilismo, sino, como dice el ya ex-alcalde, un "golpe de Estado de Jesús Gil". De buenas a primeras, Gil ya no es un socio aceptable para las candidaturas de estabilidad y de progreso en diversos ayuntamientos andaluces sino un cáncer de la democracia española, cuya supervivencia exige la drástica disolución del consistorio marbellí. Gobierno y Parlamento españoles tienen que ponerse a disolver de inmediato ese Ayuntamiento en el que, de creer a Chaves y sus cuates, ocurren cosas tremendas.

¿Pero qué cosas son éstas? ¿Qué tres socialistas recientemente elegidos en las listas del partido de Pablo Iglesias y Roldán han roto la disciplina de partido y no votan en sintonía con sus jefes? Algo muy parecido sucede en Madrid, donde dos socialistas, recientemente elegidos en las listas del partido de Negrín y Corcuera, no obedecen a Simancas y Zapatero. Sin embargo, el PSOE y su tronitonante claque mediática llevan meses tratando de impedir que los madrileños puedan volver a las urnas para desbloquear una situación creada por los socialistas de todas las tribus. Tal es su empeño en que no se disuelva la Asamblea de Madrid que han sido capaces de liarse la manta a la cabeza y vulnerar varios artículos del Código Penal para espiar al PP de Madrid a ver si encontraban una supuesta trama delictiva que les absolviera de sus errores, líos, corrupciones y desastres.

¿No es más grave lo que pasa en muchos municipios vascos por la política de terror implantada por los nacionalistas y, sin embargo, el PSOE nunca ha pedido que se disuelva nada? ¿No es más importante la Comunidad de Madrid que el municipio de Marbella? ¿A qué vienen estas prisas? ¿O es que quieren presentar a Ruth Porta para alcaldesa de Marbella y así resolver sus problemas de listas en Madrid? Estos progres añejos del Clan de la Tortilla no es que tengan dos varas de medir, es que ni miden, ni calculan, ni meditan, ni piensan. Instalado en la doble moral, el PSOE no ora, pero, evidentemente, "embiste cuando se digna usar de la cabeza". ¡Qué peligro tiene! ¡Qué peligro!

El espectáculo debe continuar
Editorial La Razón 14 Agosto 2003

Ayer, el Salón de Plenos del excelentísimo Ayuntamiento de Marbella se convirtió por unas horas en la gran pista central de este circo veraniego, siempre histriónico, a veces patético, pero que nunca deja de sorprender y divertir a la ciudadanía. El pleno de la destitución del alcalde fue seguido en directo por todos los programas «rosa» de las televisiones y fueron los periodistas del corazón los encargados de poner su peculiar sello al acontecimiento. Así, mientras desde sus respectivos asientos los concejales de Marbella se intercambiaban insultos y se llenaban la boca con palabras como «pluralismo», «limpieza democrática», «transparencia» y «regeneración», los espectadores seguían atentamente los comentarios sobre el futuro de la tonadillera Isabel Pantoja y el ex alcalde, las insinuaciones malévolas de esposas y amantes despechados y los profundos análisis sobre las virtudes rocieras y culinarias de la nueva alcaldesa.

Por eso, en este ambiente distendido de vacaciones, en una ciudad cuya población vota desde hace doce años, mayoritariamente y con indisimulado entusiasmo, un modelo populista de hacer política, se entiende mal el mayúsculo enfado de Juan Fernando López Aguilar, secretario de Libertades Públicas y Desarrollo Autonómico del PSOE. Enfado que le llevó a calificar de «repugnante espectáculo», escenificado por una «mafia corrupta», el entretenido pleno de la moción de censura contra el alcalde Julián Muñoz.

No es ya momento de rasgarse las vestiduras. Lo ocurrido en Marbella hubiera sido imposible si los concejales del Partido Socialista hubieran guardado la disciplina interna. Pero, como reconocía paladinamente y sin ningún rubor el andalucista Carlos Fernández, al haberles sido imposible ganar al GIL a través de las urnas no quedaba otro remedio que aliarse con él. De este modo, la ex-socialista Isabel García Marcos, el azote de Jesus Gil y Gil, la abanderada de la lucha contra la corrupción en Marbella, pasa a convertirse en primer teniente de una alcaldía por la que ha disputado y perdido nada menos que tres elecciones. Y lo hace con la imprescindible bendición de su acérrimo enemigo, del hombre en el que ella encarnaba todas las corrupciones.

No, no es ya momento de rasgarse las vestiduras. Lo del PSOE en Marbella es un episodio más, chusco y divertido si se quiere, del desorden interno que reina en el partido de Rodríguez Zapatero. Más grave para el futuro de España, amenazada por el desafío secesionista, ha sido el pacto con los nacionalistas vascos en cinco pueblos de Navarra y López Aguilar no ha hecho nada. Claro, que ni había Pantoja, ni lo retransmitía la televisión.

Manías mías
Lucrecio Libertad Digital  14 Agosto 2003

Deben de ser manías mías, no lo oculto: con el paso de los años, las manías acaban por ser lo único irrenunciable de nuestras vidas. Manías, pues. Séanme tomadas con benevolencia. No se nace en vano cuando yo nací y no soporta uno la mitad de su vida bajo las mitologías impuestas del franquismo sin salir malherido en sus neuronas.

Manías. Pero el caso es que, el otro día, mientras miraba, en el televisor sin sonido de un bar, las imágenes de Otegi, la manifestación extrañamente autorizada del domingo, la bandera ardiendo (el chiste tontorrón no lo oí, pero lo había leído ya en la prensa, nunca estuve dotado para los chistes), nada de aquello me afectó demasiado: lo de siempre, lo de cada verano, lo de casi cada día en esta locura vasca que empieza a perderse ya en las sombras de mis años jóvenes. Había una rareza, sí: la de los jueces; pero, después de Bacigalupo, nada ni nadie puede resultar ya raro en la magistratura española.

Luego vino lo otro. Y ahí, sí, algo indefinido me dejó literalmente sin aliento. Una enorme bandera cuatribarrada (que fue emblema de partido del PNV antes de ser impuesta como universal del País Vasco) ondeaba en horizontal, sostenida, a modo de sudario, por un numeroso grupo de impecables jovencitas. Vestían impolutos trajes de campesina de diseño, que realzaban, casi irónicamente, su más que obvia condición urbana.

No hube de pensar mucho para reconocer el origen de mi malestar: son los coros y danzas, me dije. Y todas las siniestreces neofolclóricas con que el franquismo prolongara los delirios más perseverantes de los fascismos europeos, los que soñaban inventar identidades bien enraizadas en la tierra a cualquier coste, se me vinieron encima. La angustia se me hizo insoportable. Pero ya sé, ya sé que eso son tan sólo obsesiones mías. Nada.

El aparato de ares
Iñaki Ezkerra La Razón 14 Agosto 2003

Precisamente porque la política está llena de roces y de tensiones, ése es un mundo en el que resulta imprescindible guardar las formas. Guardar las formas en política significa decirle al rival más antipático o al enemigo más encarnizado: «Tú y yo nos detestamos y sabemos que nos detestamos, pero vamos a detestarnos cordialmente». Si se rompen esa mínima cordialidad y esas elementales formas, entre un partido y otro, o dentro de un mismo partido y entre los propios militantes, la política se hace, sencillamente, insoportable. Pues bien, esto es lo que pasa y viene pasando desde hace varios años en el socialismo vasco: que se han perdido las formas.

A nadie que conozca un poco ese partido le tuvo que pillar de sorpresa la defenestración de Nicolás Redondo Terreros, pues, al margen de lo que ésta tuviera de maniobra dirigida desde Ferraz, era también el fruto de un ambiente feo, una violencia atmosférica y un trato durísimo e insufrible de los representantes del giro vasquista, la ambigüedad tacitista y la concesión nacionalista con respecto a los más sinceros e indiscretos partidarios de la unidad constitucionalista. De este modo, asistir hoy a un acto con gente del PSE-EE es ya ir a presenciar una gratuita y atroz colección de saludos que se niegan, manos que se rechazan, malas caras que se tuercen, reproches que no se disimulan, regañinas que no se contienen... Hay gente en ese partido que muestra peor estilo y mayor agresividad e inquina hacia ciertos compañeros que hacia el PNV o la propia ETA.

Un buen representante de ese mal rollo es Rodolfo Ares, portavoz parlamentario del PSE-EE, que anda acusando estos días en voz alta a algunos de sus compañeros redondistas de coincidir con las posturas del PP. Para Ares no existen los principios ni la ideología. Su programa es hacer lo contrario de lo que hace el PP, sea lo que sea. Si alguien del PSE-EE coincide con alguien del PP en un foro en defensa del Estatuto, la Constitución o las víctimas del terrorismo, Ares le llama por el móvil para ordenarle que huya de ese foro inmediatamente. En cuanto se presenta una de esas ocasiones, suena un móvil, que ya todos sabemos que es el de Ares y que ha dado lugar a un largo repertorio de chistes y leyendas. Ares es eso que se llama «un aparatero». Está todo el día pendiente de su aparato y tiene hasta mala cara de eso, de estar a todas horas dale que te pego, maniobrando con esas manos que luego van al pan. Es un especialista en echar bronquitas a gente mayor que ya no está para tonterías, para estos neoestalinismos de quiero y no puedo. Gente que no pierde la dignidad ante el horror de ETA y no debe permitirse perderla ante esta clase de personajillos.

¿El PSOE en Euskadi, qué?
Carmen Gurruchaga La Razón 14 Agosto 2003

Por H o por B, efectivamente, por HB o por sus gentes, ya que está ilegalizada, se ha montado un nuevo conflicto, el diez mil y pico, o así, en los veinte últimos años. Un acelerón más en el calentamiento de motores de aquí a septiembre, cuando se cumpla el plazo del reto soberanista del plan Ibarretxe. Por debajo de la mesa, batasunos y demás nacionalistas se aprietan las manos y se hacen guiños de complicidad para conseguir su unidad de destino en lo universal. Ellos, que se creen los únicos con autoridad para decidir el futuro de los vascos, nacionalistas o no.

En este caso concreto, el Tribunal Superior de Justicia vasco se ha dejado colar un gol tonto y por eso hasta hay quien ha sospechado que ha abierto las piernas para que pasara ese balón: la petición de permiso para manifestarse, ostentosamente disfrazado de inocuo. Y esa magnánima permisividad trae ahora procedimientos judiciales derivados de ella misma, que tienen importante envergadura. En lugar de evitar un mal, se ha multiplicado, en un escenario que bastantes complicaciones ofrece ¬como casi siempre¬ al Estado y al Gobierno, amén de a los ciudadanos hartos del inacabable problema del victimismo nacionalista.

En fin, hemos asistido a otro de los «previos» a la amenaza septembrina, con ritual de quema de bandera española incluida y de insultos a las Fuerzas de Seguridad nacionales y quizá indígenas. Y como telón de fondo, la pugna PP- PSOE en el País Vasco. Al cierre de filas de los primeros respecto a las pretensiones delirantes del lehendakari, su jefe, su corte, su partido y sus coros, los socialistas, mire usted por donde, están divididos. Como en tantos sitios, pero aquí con más trascendencia. En tanto que la corriente inspirada por el despedido (de cargo) Redondo Terreros y otros es firme, los que son más oficialistas encabezados por Patxi López parecen haber caído en la trampa de la semántica sutilísima y sibilina que donde dice «digo», no quiere decir exactamente «digo», aunque sí, pero con matices.

Y preparan un plan alternativo en lugar de un plante. Cualquier idea con tal de no hacer bloque con el otro gran partido constitucionalista. El tópico prurito de marcar la diferencia, algo muy sensato y original siempre, excepto cuando uno se juega lo que se está jugando en Euskadi. Y si alguien debería estar escarmentado de hacerle el juego a los nacionalistas es el PSOE, al que devolvieron su generosidad con desprecios hasta la humillación. Porque hacer el juego es querer librar una batalla por su cuenta, desde la debilidad que proporciona la división, incluso la división entre ellos mismos. Los nacionalistas están encantados con el PSOE oficial al que, en alguna medida, tiene como aliado desde el momento que no lo está con el PP. Mal asunto.

Veremos cómo es ese invento del «plan alternativo» del PSOE vasco en el que, con el margen que hay, hasta una hormiga tendría dificultades para hacer funambulismo.

UPN denuncia que el PSN «libera» a un edil batasuno y le paga un sueldo
NIEVES COLLI ABC 14 Agosto 2003

El Ayuntamiento de Tafalla acordó «liberar» tres horas al día a varios concejales, entre ellos uno de Tafallaberri, y les pagará un sueldo bruto de 6.000 euros

PAMPLONA. UPN denuncia en un comunicado que el PSN, tras haber accedido a la alcaldía de Tafalla con los votos de partidos nacionalistas, ha concedido la categoría de «liberado» a un concejal de Tafallaberri, «el grupo municipal sucesor de la ilegalizada Batasuna, que días antes no había condenado los atentados de ETA en Alicante y Benidorm».

En este sentido, UPN explica que, en el pleno de ayer, PSN y los grupos que le apoyan en el consistorio tafallés (IU y EA), aprobaron la liberación parcial, tres horas al día, de varios concejales, entre ellos uno de Tafallaberri, con una retribución bruta de 6.000 euros y con la correspondiente cotización a la Seguridad Social.

Este grupo municipal, subraya UPN, «había rechazado previamente en la comisión de seguimiento y control celebrada en el Ayuntamiento el pasado 22 de julio, la condena de los atentados de ETA en Alicante y Benidorm».

Por este motivo, la formación regionalista resalta que «es indignante que un concejal de Tafallaberri reciba una compensación económica cuando su agrupación ya ha mostrado su postura ante actos de terrorismo» y se pregunta «a qué se debe el cambio de postura socialista, dado que en la última legislatura apoyó en aislamiento municipal de quienes no condenaran actos terroristas».

Al respecto, UPN recuerda que en Tafalla, tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, «los batasunos ya no tenían representación ni en la comisión de gobierno del Ayuntamiento ni en los órganos de representación municipal», pero ahora, «en un claro ejemplo de cinismo político, el PSOE les vuelve a otorgar representatividad municipal e incluso les pone sueldo». A juicio de los regionalistas, «no se puede estar criticando todos los días el plan secesionista de Ibarretxe y luego entregar representación municipal a quienes no condenan la violencia y desprecian la Constitución».

Para UPN, el PSOE «está dando claros síntomas de connivencia con el independentismo vasco, rompiendo claramente el Pacto contra el terrorismo y por las libertades».

Los regionalistas navarros muestran también su preocupación por el hecho de que José Luis Rodríguez Zapatero «haya justificado el comportamiento de sus alcaldes insumisos en Navarra».

Los docentes reclaman un plan de enseñanza del español para inmigrantes
Santander. M. Helena Gaya ABC 14 Agosto 2003

Los profesores solicitan cursos de formación para que los educadores de Primaria y Secundaria afronten las necesidades de los extranjeros residentes en España

Los profesores de Educación Primaria y Secundaria carecen de métodos y formación para afrontar los problemas que plantea enseñar a los inmigrantes extranjeros el español como segunda lengua. Para poder enfrentar esta realidad social de nuestras escuelas, los docentes reclamaron ayer, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, un Plan Nacional de Educación para Inmigrantes, «más allá de las actuaciones puntuales para que aprendan español que se llevan a cabo en muchas Comunidades Autónomas de forma aislada», comentó la profesora de la Universidad de Granada, Guadalupe Cruz.

Los responsables del curso consideraron que es básico que en el plan quede reflejada la necesidad de «formar a los profesores de primaria y secundaria para que puedan enseñar español y la apertura de los centros de adultos que existen en muchos pueblos y que disponen de importantes recursos y que hoy funcionan a bajo rendimiento porque la mayoría de la población autóctona está alfabetizada». Asimismo, sería necesario, según los ponentes, que «el Ministerio de Educación mirara al resto de países de la Unión Europea para copiar las políticas educativas que en este sentido han dado una respuesta positiva de integración». Para el profesor de la Universidad de Granada, Aurelio Ríos, es tan importante que se enseñe a los niños y a los profesores como al resto de la sociedad «porque éste no es un problema que afecte sólo al ámbito académico. La involución española en esta materia es generalizada, aunque en algunas Comunidades Autónomas como Cataluña las políticas educativas están más desarrolladas porque también hace más tiempo que tienen inmigrantes».

El número de personas inmigrantes que hay en España y que hablan español resulta «imposible de cuantificar, porque sólo los niños tienen la posibilidad de llegar a un conocimiento pleno de nuestro idioma. Pocos adultos o adolescentes llegan a un entendimiento elevado del español por falta de medios en el sistema educativo y porque muchos de ellos viven en guetos», explica la profesora Cruz.

Para los expertos que participaron en este curso, «cuando los españoles no hacemos un esfuerzo para integrar a estas personas, justificamos una serie de acciones nefastas, como la segregación, la exclusión, la privacidad de derechos civiles y, sobre todo, que es lo peor, la exigencia de que se adapten a unos valores que, por desgracia, son únicamente los nuestros».

Recortes de Prensa   Página Inicial