AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 16 Agosto  2003
EL CÍRCULO TRAMPOSO
Edurne URIARTE ABC 16 Agosto 2003

¿Tú qué vas a ponerte
FERNANDO SAVATER El Correo 16 Agosto 2003

El PNV con Ibarretxe
José Cavero El ideal Gallego 16 Agosto 2003

En sus trece
Editorial Heraldo de Aragón 16 Agosto 2003

ZORRILLA, MIEDO O INCOMPETENCIA
Editorial ABC 16 Agosto 2003

COSAS DEL JUEZ ZORRILLA
Jaime CAMPMANY ABC 16 Agosto 2003

La persistencia en el error
José Clemente La Razón 16 Agosto 2003

Unidad alavesa replica a Ramón Rabanera
Enriqueta Benito Bengoa  La Razón 16 Agosto 2003

Profecías anuales
Cartas al Director ABC 16 Agosto 2003

Unidad Alavesa critica el proyecto asimétrico del PSOE porque divide a los españoles
Libertad Digital 16 Agosto 2003

La Ertzaintza permite que los proetarras se manifiesten ilegalmente en San Sebastián
L. R. N. - San Sebastián.- La Razón 16 Agosto 2003

Juan Velarde: En caso de separación, la crisis del País Vasco sería colosal
EFE Libertad Digital  16 Agosto 2003
 

EL CÍRCULO TRAMPOSO
Por Edurne URIARTE ABC 16 Agosto 2003

BATASUNA ha vuelto a manifestarse con toda tranquilidad en San Sebastián mientras la Ertzaintza miraba respetuosa y paciente y los jueces (Zorrilla en estas páginas) nos explicaban por qué es de justicia que hubieran permitido una manifestación del brazo político de ETA ¿Cómo entenderlo? Tengo tentaciones de decir que esto es un círculo vicioso. Porque, unas horas antes, Xabier Arzalluz afirmaba que el PNV contará con los votos de Batasuna para aprobar el Plan Ibarretxe. Y parece difícil esperar que los ertzainas actúen o que los jueces persigan a los terroristas con un mínimo de entusiasmo si los responsables políticos piensan pactar con ellos.

Pero el problema de la tesis del círculo vicioso es que diluye las responsabilidades y acaba como han acabado la Consejería de Interior y los jueces del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, es decir, transfiriendo las propias culpas a los demás. Y es que esto es un círculo tramposo más que un círculo vicioso. Hay responsabilidades muy concretas y trampas varias para intentar ocultarlas.

Los responsables políticos, PNV, EA e IU, protegen a Batasuna y pactan con ella. Como si su carácter terrorista fuera un detalle secundario. Los ertzainas se cruzan de brazos, por la paz social. Algunos jueces hacen gala de los más oscuros tecnicismos para demostrarnos que un grupo terrorista puede burlar fácilmente la ley. Y muchos ciudadanos hacen como que no ven, por si acaso.

Entre unos y otros, Batasuna, reconocida y prohibida como grupo terrorista por las principales democracias del mundo, se mueve por el País Vasco como si de un grupo legal y respetable se tratara. El escándalo democrático se consuma y se repite. ¿Hasta cuándo?

¿Tú qué vas a ponerte?
FERNANDO SAVATER El Correo 16 Agosto 2003

No sé si las cosas habrán cambiado, porque ahora hago poca vida social, pero hace unos años cuando dos señoras amigas y por tanto algo rivales sabían que iban a coincidir en una boda o un cóctel se llamaban la noche antes para preguntarse: «Oye, ¿tú qué te vas a poner?». Trataban de evitar a toda costa aparecer con el mismo modelito porque la seducción no es compatible con la producción en serie y siempre la uniformada que llegaba en segundo lugar creía hacer el ridículo ante el significativo cabeceo con que se acogía su atuendo, como diciendo: esto lo he visto ya antes . Lo malo era cuando no tenía nada mejor que ponerse que lo ya lucido por la rival y entonces debían inventarse algún detallito original distinto para que no se las confundiese, aun a costa de estropear el conjunto... Me he acordado de estos azoros de las damas de antaño al escuchar a algunos dirigentes de PSE atareados en explicarnos que, aun estando contra el plan Ibarretxe como el PP y a favor del Estatuto y la Constitución como el PP, no se les debe confundir con el PP porque ellos visten y calzan de modo muy diferente. Y para convencernos prometen algo peculiar y único, sea una reforma del Estatuto o una nueva interpretación de la Constitución o lo que se tercie con tal de probar que su modelito es distinto y no siguen la misma moda que la competencia. Lo malo es que con tales esfuerzos no acaban de dar mayor impresión de personalidad sino de obsesión por el ¿qué dirán? frente a quienes no quieren verles mejor vestidos sino totalmente desnudos...

No seré yo quien descarte que el PSE tiene de veras nuevas ideas inteligibles para mejorar el Estatuto y la Constitución. Como cuenta Borges que le decía su padre, «hijo, este mundo es tan raro que hasta puede que exista el Espíritu Santo». De modo que fíjate. También puede ser que tenga razón cuando se empeña en denunciar el «españolismo rancio», a pesar de que el argumentario de todos los nacionalistas o filonacionalistas -da igual que sean vascos, catalanes, gallegos, lo que ustedes quieran- siempre se remonta a raíces mucho más antiguas que la Constitución española en cualquiera de sus interpretaciones y por lo tanto es mucho más rancio que el españolismo y hasta tiene pasada la fecha de caducidad. Incluso estoy dispuesto a aceptar la oportunidad progresista del federalismo, a pesar de que en el país federal más importante de Europa -Alemania- haya muchos descontentos con él y hasta se hable de reformar próximamente la Constitución germana para disminuir sus atribuciones (Dietrich von Kyaw, representante permanente de Alemania en la Unión Europea del 93 al 99, ha publicado hace poco un artículo en el Financial Times titulado El problema de Alemania es el federalismo , en el que le atribuye parte de culpa en el estancamiento económico del país). Pero pudiera ser que lo que en Alemania es factor de estancamiento en España lo fuese de progreso: después de todo, somos expertos en dar lecciones al mundo y no en aprenderlas de los demás...

Sin embargo, aun aceptando todo eso y aun aplicando lo que el filósofo Donald Davidson llama el «principio de caridad» en la interpretación de la conducta ajena, la inoportunidad de hacer oír precisamente ahora voces al menos desconcertantes en defensa de tales tópicos parece fuera de duda. Precisamente ahora, es decir: cuando el lehendakari se dispone a hacer público un plan que radicaliza el soberanismo difuso con el que hasta ahora se contentaba el PNV y se avecinan meses en los que la colaboración institucional entre los dos máximos partidos del Estado va a ser imprescindible para disuadirle, si es posible, o cortocircuitar el intento secesionista si no queda otro remedio.

Ha dicho Patxi López que confía en que sea la sociedad vasca la que desautorice el plan Ibarretxe . En efecto, eso sería algo muy deseable pero da la casualidad de que precisamente media sociedad vasca esta amordazada por el terror, extorsionada por los asesinos que recaudan contribuciones bajo pena de muerte y descuartizada por quienes provocan el silencio o la huida de los disidentes activos frente al nacionalismo. Esa parte de la sociedad está a punto de rendirse, si no se ha rendido ya, y no quiere la paz sino que la dejen en paz al precio que sea. De modo que necesitan el apoyo de los partidos democráticos y la protección del Estado del que forman parte, porque la sociedad vasca no es un reino de taifas separado del resto de España, crean los nacionalistas lo que crean.

Por tanto, los políticos constitucionalistas tienen que practicar una pedagogía social que dé ánimos a quienes se ven despojados de sus derechos y enviar mensajes inequívocos de confianza en las instituciones a la ciudadanía, no estribillos sectarios en los que resultan tan malos quienes toman medidas legales y policiales contra el chantaje político y quienes lo practican con igual descaro. Porque mañana no bastará con decir que no se está de acuerdo con el plan de Ibarretxe sino que habrá que aclarar qué se está dispuesto a hacer para que no salga adelante... A la turba que se manifestó el pasado domingo en Donosti no se la convence con medias tintas, salvo que aceptemos aquel principio enunciado hace muchos años por el canciller Adenauer: «La mejor forma de contentar a un tigre es dejándose devorar».

Por supuesto hay voces en el socialismo vasco que recuerdan estas verdades elementales. Y los dirigentes se lamentan de que tales críticos repitan «los mismos argumentos que el PP». Hombre, es que el PP no ha inventado el sentido común ni tiene todavía su monopolio: hay socialistas que lo manejan también como cosa propia, aun a riesgo de parecer del bando contrario. Yo creo que no se les deben hacer reproches por ello, so pena de que dentro de unos meses a los tránsfugas por razones inmobiliarias se les terminen uniendo tránsfugas por razones de sensatez...

 

El PNV con Ibarretxe
José Cavero El ideal Gallego 16 Agosto 2003

Los peneuvistas están decididos a dar una sola batalla, una vez que concluya el verano y llegue el momento de presentar en el parlamento vasco el proyecto soberanista del lendakari, en forma de proyecto de nuevo estatuto, según parece. Así lo han dado a entender en fuentes del PNV, al término de la reunión que ha mantenido la dirección del partido, y en la que se ha marcado la estrategia para el nuevo curso. Tal estrategia se resumen en que todo el partido apoyará la iniciativa del lendakari, ya repetidamente condenada por los partidos nacionales mayoritarios, PP y PSOE.

Eso sí, han considerado los peneuvistas que, dado el reparto aritmético de escaños en el Parlamento vasco, para que ese proyecto de Ibarretxe salga adelante, será preciso que se sumen al menos dos de los diputados batasunos, y eso viene a explicar la reiterada resistencia de Atutxa a evitar la disolución de este grupo parlamentario que es la continuidad del grupo batasuna, tal y como ha venido reclamando, con idéntica reiteración, el Supremo. El PNV confía en que la defensa a ultranza que hace de un grupo parlamentario propio para los batasunos les rentará, en el momento adecuado, los votos que precisa, para salir adelante, el proyecto de reforma del estatuto. Tampoco se pueden permitir el lujo de perder votos por la Izquierda Unida de Madrazo. Ahora mismo, los votos de los tres partidos gobernantes, PNV, EA e IU, suman 36 escaños, frente a los 39 que suma las oposiciones de PP, PSE y Sozialista Abertzaloak.

Y en esa coyuntura, ya anticipa Arzalluz que serán bienvenidos los votos que pudieran llegar de Batasuna, y naturalmente, los del grupo de Madrazo, de los que parece que tampoco duda. Eso sí, incluso dispuesto a dar por buenos esos votos batasunos, sin embargo, Arzalluz juega su ambigüedad calculada y ejercitada durante años, al proclamar que jamás perdonará a socialistas y populares que hayan vendido a la opinión pública que PNV y ETA van de la mano... Pero todo es anticipar acontecimientos. Ibarretxe y Arzalluz confían en los grupos de Madrazo y de Otegi para avanzar en el soberanismo...

En sus trece
Editorial Heraldo de Aragón 16 Agosto 2003

Y aunque las críticas al plan Ibarretxe provengan de todos los costados, porque alteraría sustancialmente los principios constitucionales y, sobre todo, los de la convivencia, Arzalluz no ofrece la menor duda de su respaldo al plan soberanista del lendakari. La tradicional reunión que el Euskadi Buru Batzar celebra a mediados de agosto en San Sebastián le sirvió para hacer gala de su liderazgo, rechazar la validez del Estatuto de Autonomía y dibujar un difícil futuro por la "ofensiva" antinacionalista que el Gobierno Aznar lanzará, según él, en septiembre. Firme en su papel de víctima perpetua, no mostró ninguna preocupación por la manifestación ilegal -prohibida por el Gobierno y el Tribunal Superior vascos- que los simpatizantes de ETA acabaron celebrando ayer bajo supervisión de la Ertzaintza que, aunque por itinerario distinto del inicial, les permitió celebrarla.

ZORRILLA, MIEDO O INCOMPETENCIA
Editorial ABC 16 Agosto 2003

AYER se publicó en ABC la carta del presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Manuel María Zorrilla, en la que arremetía con graves acusaciones contra Alfonso Ussía y Jaime Campmany, que en sus respectivas columnas del pasado día 12 de agosto atribuían al magistrado un miedo insuperable como razón determinante de sus últimas y confundidas resoluciones gubernativas y jurisdiccionales.

Lo cierto y verdad es que el presidente del TSJPV intenta, sin lograrlo, restablecer su crédito personal y profesional, que en los últimos tiempos ha quedado seriamente afectado.

Ussía y Campmany no hicieron otra cosa que recoger la percepción general que asigna a este magistrado una evidente acomodación con las circunstancias sociopolíticas del País Vasco, en función de la cual inspira y dicta resoluciones a conveniencia de situaciones favorables para el nacionalismo.

La precedente afirmación, ciertamente muy seria, está respaldada en hechos. El magistrado Zorrilla conformó una Sala para la admisión de la querella criminal por desobediencia instada por el fiscal contra el presidente del Parlamento vasco, que fue revocada por el CGPJ, a su vez avalado por el Tribunal Supremo. Más tarde, en la Sala constituida conforme a los criterios legales, Zorrilla emitió un voto particular en defensa del comportamiento de Juan María Atutxa, aunque el resto de los magistrados discreparon de él y la querella criminal ha sido admitida. El presidente del TSJPV ha tenido más recientemente otro comportamiento profesional verdaderamente incomprensible: revocó la resolución de la Consejería de Interior que prohibió la manifestación convocada por testaferros de Batasuna y que culminó, como era previsible, con un grave ultraje a la bandera nacional y con gritos apologéticos hacia ETA.

Por una parte, los superiores gubernativos y jurisdiccionales del señor Zorrilla, y por otra, los hechos objetivos dejan sin cobertura el discurso escapista y falsamente garantista que de manera habitual utiliza el presidente del TSJPV para argumentar sus decisiones. Debe pensar el magistrado que el carácter técnico del Derecho y su particular, ininteligible y exotérica redacción son suficientes para atrincherarle de las críticas que se merece. Se confunde. Manuel María Zorrilla haría mejor en hablar con sus resoluciones judiciales, evitando que éstas hayan sido sistemáticamente revocadas o dejadas literalmente en ridículo por los hechos.

Próximo a la jubilación, el presidente del TSJPV es percibido como un profesional con miedo insuperable respecto de las circunstancias a las que debe hacer frente. Incluso cuando formula reproches a la Consejería de Interior del Gobierno vasco se cuida de no imponer la sanción de las costas a la Administración autonómica, ni formula advertencia o requerimiento alguno, como le correspondería en el ámbito de sus competencias. La fragilidad de sus decisiones jurisdiccionales ha podido observarse hace 48 horas: la segunda manifestación, también solicitada por un testaferro de Batasuna, ha sido prohibida por el TSJPV. Pero para que así haya ocurrido ha debido producirse la indignación general tras la autorización de otra concentración precedente.

Por otra parte, las cordiales relaciones entre el presidente del TSJPV y miembros del PNV se han traducido en encendidos elogios de éstos hacia su persona y su trayectoria, mientras los mismos portavoces no se han abstenido de descalificar e insultar al Consejo General del Poder Judicial, al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional.

 Y la prueba del nueve: el órgano de gobierno de los jueces no ha amparado al señor Zorrilla cuando éste lo ha solicitado a la vista de las críticas que su actuación ha recibido. En estas circunstancias es mejor pensar que el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco o es presa de un miedo insuperable, o es incompetente.

COSAS DEL JUEZ ZORRILLA
Por Jaime CAMPMANY ABC 16 Agosto 2003

ESTE sujeto Manuel Zorrilla, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, está acostumbrado por lo que leo en su carta de ayer, publicada aquí, a que todos acepten sin rechistar sus decisiones judiciales y a que del rey abajo ninguno las critique. Autorizó la manifestación de San Sebastián que fue una constante apología del terrorismo y terminó con el ultraje a la bandera, y esa decisión, que llovía sobre mojado, en protección a los proetarras, me pareció necesitada de denuncia y reparo, y lo mismo le pareció a Alfonso Ussía. Le escocieron las críticas, quizá por la falta de costumbre de sufrirlas, y nos vapulea de lo lindo en su carta a los dos.

Al considerar estas reiteradas decisiones del magistrado Zorrilla, intenté ser compasivo y quise atribuir a miedo insuperable lo que tal vez hay que achacar a inconfesables connivencias de índole política. Quizá en este caso se junten el hambre y las ganas de comer. La irritación del magistrado busca desahogo en la descalificación y el epíteto, no de los que ultrajaron la bandera, no de los apologetas del terrorismo, no de los gobernantes que prohibieron defectuosa o tramposamente la manifestación, no en el error de su propio Tribunal al no mirar más allá de sus narices políticas, sino en el comentario de los desconcertados periodistas que tenían el deber profesional de comentar el hecho más escandaloso e importante de la actualidad de ese día.

Bueno, hombre. Bienvenidas sean las descalificaciones y vengan en buena hora epítetos, improperios e insultos por denunciar y condenar actos como el de San Sebastián y errores o cobardías como los del TSJPV bajo la presidencia del citado Zorrilla. Resentimiento, ignorancia, depredación de la verdad, acumulación reflexiva de embustes, ideas dilectas de la vieja teoría del fascismo, redacción indigna y servicio a la mentira, mendacidad fácil y ausencia de caballerosidad son algunas de las lindezas que nos dedica el magistrado protector de manifestantes proetarras.

Ensoberbecida rabieta. Zorrilla tiene esas opiniones sobre mí, que quedan pálidas y escuálidas ante las que yo tengo de él. Pero dice en un punto que yo no conozco nada de su vida profesional. Se hace esa ilusión. Está en las hemerotecas la denuncia que tres magistrados de la Sala Segunda de la Audiencia de Bilbao presentaron ante el Consejo del Poder Judicial contra Manuel Zorrilla, presidente del TSJPV. Los magistrados habían votado en contra de Zorrilla en un pleito con su ex mujer por impago de cantidades adeudadas a causa de la separación. Eso sólo sería una peripecia personal o familiar si no fuera porque los tres magistrados que osaron fallar en contra fueron llamados al despacho del presidente, reprendidos allí y vapuleados a modo. La vocación de Zorrilla hacia la irritada reprimenda es invencible. Uno de esos magistrados, precisamente don José María Lidón, fue asesinado después por la banda etarra. Espero que ni Alfonso Ussía ni yo mismo recorramos el mismo camino que el juez Lidón: reprimenda de Zorrilla y tiro etarra en la nuca.

La persistencia en el error
José Clemente La Razón 16 Agosto 2003

El Gobierno catalán tiene cierta aversión a nuestras Fuerzas Armadas. No es nada nuevo. Históricamente, siempre ha sido así y las peores actitudes de rechazo a lo castrense afloran en los momentos más delicados. Pero al igual que es histórico el rechazo a nuestras Fuerzas Armadas en Cataluña, histórico es, también, el error en el que abundan las instituciones de esta comunidad autónoma cuando de recabar la ayuda del Ejército se trata. Vean, si no, el tiempo que ha tardado la Generalitat en llamar a nuestros soldados para colaborar en la extinción del incendio de Sant Llorenç Savall y, lo peor, es que cuando lo ha hecho, ha pedido sólo la presencia de una pequeña unidad con maquinaria pesada que no tenían los Bomberos catalanes. De entrada, nada con el Ejército, y cuando no hay más remedio, entonces siempre a la baja.

A la baja actuó el gobierno de Jordi Pujol cuando siete esquiadores catalanes quedaron sepultados bajo un alud en Girona, hace pocos años. Las unidades de Alta Montaña de la Guardia Civil ofrecieron sus medios y experiencia para rescatar a esos esquiadores, pero la administración catalana los rechazó, alegando que ellos solos se bastaban. Los pobres esquiadores fueron encontrados diez días después como un témpano a diez metros de profundidad en la nieve. Pero la Generalitat se mantuvo en sus trece y ella solita se bastó para no rescatar a esos aficionados al esquí alpino. Otros dos guardias civiles murieron en la riada de Esparraguera buscando a dos catalanes que murieron ahogados al caer su vehículo por el puente de la N-II que se llevó el río. ¿Donde estaban entonces los servicios de salvamento del Gobierno catalán?

La historia está plagada de ejemplos así. En el incendio de la Cataluña central, los payeses llegaron a enfrentarse a los Mossos d Esquadra porque les entorpecían la lucha contra el fuego, mientras la Benemérita era aplaudida por su eficaz combate, codo a codo, con los afectados de la zona. Y ni hablar ya del vergonzoso desprecio que, tanto el Ayuntamiento de Barcelona, como la Generalitat, mostraron a nuestras FAS en el desfile de hace cuatro años en la Ciudad Condal. En determinados lugares de España, todavía siguen anclados en el error de creer que nuestro Ejército es el mismo que entró por la Diagonal, con Josep Pla incluido, en 1939. Ha llovido mucho desde entonces, pero hay quien sigue retozando en el mismo barrizal.

Unidad alavesa replica a Ramón Rabanera
Enriqueta Benito Bengoa es secretaria general de UA La Razón 16 Agosto 2003

En unas declaraciones a Europa Press el Diputado General de Álava ha dicho textualmente: «Uno no deja de asombrarse, en estos momentos estamos con el borrador de proyecto del lendakari, con un estatuto también de autonomía alavés por parte de UA, esta nueva modificación del Estatuto por parte del PSE-EE y yo no veo en la calle que haya esa preocupación por la modificación del Estatuto».
 
Desde Unidad Alavesa creemos que a lo mejor el problema es que el Diputado General pisa poco la calle y no percibe bien que los ciudadanos demandan soluciones y respuestas a los problemas suscitados por el nacionalismo imperante y a la utilización del Estatuto para planes de independencia. A lo mejor el Diputado General no percibe lo mismo que los empresarios y los ciudadanos constitucionalistas acosados por la hidra nacionalista, que reclaman más entendimiento y una solución que ataje de una vez el problema que arrastramos desde hace mucho tiempo. El Diputado General y sus compañeros de dirección en el PP están muy cómodos instalados en el pensamiento único.
Las posturas inmovilistas no sirven para arreglar nada. Hay que buscar nuevos consensos que permitan resolver la situación del problema vasco. Cerrar los ojos no lleva a ninguna parte. ¿Cuál es la solución del PP? ¿Únicamente la aplicación del 155 lo que supone que sea peor el remedio que la necesidad?

Desde Unidad Alavesa no evitaremos jamás la discusión sobre nada. Todo puede ser revisado desde una óptica constructiva y para resolver una situación que se pudre por momentos. El choque de trenes no sirve para nada sino para que los ciudadanos sean arrollados. Creemos que es necesario cuanto antes la reforma del Senado para que sea una Cámara que deje de estar sin contenido y se convierta en Cámara autonómica donde se discutan y resuelvan los problemas de articulación del Estado.

Es necesario tomar la delantera a los nacionalistas para que éstos no nos lleven a callejones sin salida, y en ese sentido Unidad Alavesa propone que sean los ciudadanos alaveses los que digan en qué marco quieren seguir, si en la Euskadi de Sabino Arana, en la Euskadi del Estatuto de Guernica que ha servido hasta ahora para llegar a este punto de grave desencuentro en el que nos encontramos, o en una Álava como Navarra, lo cual es una aspiración legítima y noble.

Lo que no sirve para nada es instalarse en la complacencia y en la indiferencia mientras la economía vasca se sigue resintiendo, las libertades siguen estando vulneradas gravemente y los ciudadanos ven como se estratifican sus derechos según clases políticas. Unidad Alavesa exige respuestas en positivo, no negativas pertinaces que lo único que producen es desencuentro y crispación.


Y mientras tanto, el diputado general que debiera liderar la expectativa del cambio y un nuevo marco ilusionante bajo el signo de la lealtad constitucional y el respeto a la voluntad de los ciudadanos que pueden ¬¿por qué no?¬ ser consultados dentro del más estricto cumplimiento de la legalidad vigente, prefiere instalarse en la rigidez y en la putrefacción de los problemas. Ahí no nos va a encontrar a Unidad Alavesa. Unidad Alavesa busca soluciones imaginativas y responsables a los problemas.

Profecías anuales
Cartas al Director ABC 16 Agosto 2003

Como otros años por estas fechas, ayuno de argumentos y sobrado de soberbia, Xabier Arzalluz ha avanzado en San Sebastián su previsión para este curso. «Un engañabobos» (sic) es lo que le parecen los estudios, avanzados por diversos economistas, sobre el coste del plan Ibarretxe. Sin más argumento. Y como «partido fracasado en Euskadi» enjuicia la labor del PP en este áspero territorio hispano. Como profeta no tiene precio al confundir sus deseos con la realidad. Lo cierto es que el PNV no tiene el menor crédito ni para sus antiguos socios catalanes, que los evitan cuidadosamente (salvo ERC), sin contar su desaparición del plano europeo, borrado de la Democracia Cristiana por los mismos a quienes tanto desprecia.    Garikoitz Ruiz García.   Durango (Vizcaya).

Unidad Alavesa critica el proyecto "asimétrico" del PSOE porque "divide a los españoles"
Libertad Digital 16 Agosto 2003

El portavoz de Unidad Alavesa, Ernesto Ladrón de Guevara, cree que los partidos constitucionalistas deberían llegar a un acuerdo de mínimos para dar respuesta a la "polémica que nos plantea el mundo nacionalista" y "al cuestionamiento que se está haciendo desde el socialismo catalán del Estado autonómico".

 En declaraciones a Europa Press, el dirigente de Unidad Alavesa consideró necesario "revisar, analizar y dar respuesta a un problema que se nos viene encima, y es que cada vez ahonda más el Estado asimétrico, que es un Estado injusto porque divide a los españoles en diferentes clases en función de su residencia o lugar de origen".

Tras considerar que el artículo 155 de la Constitución española no da solución real al problema, planteó la posibilidad de una "revisión sobre cuál es el modelo de Estado que queremos, pero lo que no cabe son las posiciones inmovilistas". "Por tanto, desde un respeto escrupuloso a la Constitución, habría que analizar el modelo de Estado autonómico que queremos", agregó.

Asimismo, dijo que sería aconsejable analizar las funciones del Senado y planteó una reforma constitucional para que esta Cámara "represente realmente la participación de las autonomías en la configuración y la solidaridad dentro del Estado y habría que ver si el sistema es reformable o no como respuesta al jaque que nos quiere plantear el nacionalismo en el País Vasco".

La Ertzaintza permite que los proetarras se manifiesten ilegalmente en San Sebastián
Expulsados de la plaza del Ayuntamiento, realizaron la protesta en la de la Constitución sin impedimentos El batasuno Permach no duda en compararse con Gandhi y ataca a Balza
La izquierda abertzale volvió manifestarse ayer por las calles de San Sebastián, a pesar de que la protesta estaba prohibida por la Consejería de Interior y por el TSJ vasco. Unos pocos cientos de manifestantes se convocaron a pesar de todo en la plaza del Ayuntamiento donostiarra, de donde fueron desalojados por la Ertzaintza. Acto seguido, los congregados se trasladaron gritando consignas como «PNV español» hasta la plaza de la Constitución, donde el batasuno Joseba Permach pronunció un discurso en el que no dudó en compararse a Gandhi y en el que atacó a Javier Balza.
L. R. N. - San Sebastián.- La Razón 16 Agosto 2003

Prohibida por la Consejería de Interior del Gobierno vasco y prohibida por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Su objetivo era protestar y homenajear la ikurriña, y lo lograron, pese a todo. Menos de quinientos simpatizantes de la izquierda abertzale se congregaron ayer al mediodía en la plaza del Ayuntamiento de San Sebastián para iniciar la protesta no autorizada, encabezados por el líder batasuno Joseba Permach. Uno de los agentes de la Policía Autónoma vasca allí presentes se acercó al parlamentario abertzale y le recordó que aquella protesta era ilegal. Permach le pidió diez minutos para realizar una «concentración silenciosa y de forma pacífica». El agente, tras consultar con sus superiores, le comunicó que tenían unos minutos para desalojar.

En vista de los hechos, los manifestantes decidieron trasladarse a la plaza de la Constitución al tiempo que gritaban consignas como «PNV español», «independencia» o «la lucha es el único camino», sin que la Policía disolviera la marcha. Una vez en el citado lugar, los manifestantes usaron un escenario habilitado para la Semana Grande para colocar una ikurriña y realizar el discurso, que en este caso le tocó a Permach, ante la ausencia de Arnaldo Otegui, que no apareció.

Ghandi y los «cipayos»
El líder abertzale centró su discurso en ataques a dos frentes: el primero, a la bandera de España, asegurando que «no es sólo un trapo de colores» sino que «supone la ocupación de la armada española y de la Policía, el apartheid político, y un símbolo en contra de nuestra libertad»; el segundo ataque, contra el consejero de Interior vasco, Javier Balza, y «sus hombrecillos», a los que calificó despectivamente de «cipayos», «igual que llamaba Ghandi a los indios que daban porrazos a su pueblo». Además, Permach agregó que «ellos son los violentos, los que tienen las armas en las manos, quieren pisarnos y doblegarnos a nosotros y a este pueblo».

En el tramo final de su alocución, el líder batasuno concluyó que «algún irresponsable policial o político ha intentado llevar a cabo una masacre en mitad del Boulevard, en la que había numerosos niños y personas mayores, como en su día llevaron a cabo el 14 de septiembre en la calle Autonomía de Bilbao». Por otro lado, en la madrugada del jueves al viernes, un grupo de encapuchados que aún no han sido detenidos lanzaron varios botes de pintura y botellas contra el Consistorio donostiarra.

Por su parte, el secretario de Libertades Públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, consideró ayer que la prohibición por parte del TSJ vasco de la manifestación de ayer en la capital donostiarra indica que la marcha que tuvo lugar el pasado domingo no se debió celebrar. El representante socialista concluyó que «los tribunales están obligados a aplicar la ley, y tanto la ilegalización de Batasuna como los autos del juez Garzón en aplicación de esta ilegalización establecían con claridad que esas manifestaciones corrían el riesgo de ser instrumentalizadas por miembros de la antigua Batasuna para perturbar el orden público y para amenazar y hacer apología del terrorismo».

La prohibición de Balza llegó fuera de plazo
La sentencia dictada por el TSJ vasco respecto a la manifestación prevista para ayer reconoce que el Departamento de Interior notificó la prohibición de la convocatoria fuera del plazo legalmente establecido y que empleó un medio «por completo atípico» para efectuar esa notificación sin recurrir al procedimiento de comunicarlo en el domicilio del interesado, tal y como establece la Ley. Pese a ello, el tribunal considera que se trata de una «irregularidad administrativa no invalidante». La Sala de Vacaciones señala que la prueba practicada en el proceso lleva a establecer que la convocatoria de la manifestación se produce «fuera de los límites del derecho constitucional de reunión».

El Alto Tribunal vasco tuvo en cuenta para la prohibición que el convocante, Haritz Varela Aizpurua, no respetó el plazo legal de diez días exigido por la ley para comunicar la convocatoria de la concentración y que no cumplió «con el deber administrativo de efectuar declaración sobre las medidas de seguridad previstas por el convocante o que, en su caso, se interese sean adoptadas por la autoridad gubernativa». La Sala de Vacaciones decidió prohibir la protesta ante el riesgo de que se reprodujeran los incidentes ocurridos el pasado domingo, con quema de banderas de España y gritos en favor de ETA.

Juan Velarde: "En caso de separación, la crisis del País Vasco sería colosal"
EFE Libertad Digital  16 Agosto 2003

El economista asturiano Juan Velarde Fuertes, miembro de la Real Academia de las Ciencias Morales y Políticas, ha participado en los Cursos de Verano de La Granda (Asturias), donde ha dicho que, "en caso de separación, la crisis del País Vasco sería colosal y España sería fronteriza con una zona muy deprimida económicamente".

 Juan Velarde Fuertes, que este jueves cerró el curso que La Granda dedicó esta semana a las relaciones de España con Portugal, se refirió con estas palabras al denominado Plan Ibarretxe, que previsiblemente podría presentar el Partido Nacionalista Vasco a comienzo del curso político con fines segregacionistas. Entre las consecuencias negativas que tendría levantar una frontera entre el País Vasco y el resto de la nación, el economista señaló la de carácter histórico, "ya que a la inmensa mayoría de los españoles les apetece que unas zonas que siempre han estado históricamente vinculadas con el país desde la Edad Media lo sigan estando".

Velarde puso el ejemplo de algunos personajes oriundos del País Vasco, como Miguel de Unamuno o Pío Baroja, para afirmar: "Que se diga que estos no son españoles, que son otra cosa, eso crea una sensación de repugnancia y de malestar, y esas sensaciones son malas por sí mismas". Según el economista, "luego están otro tipo de consecuencias que se sumarían a las dificultades de índole económica, como es el tema de las comunicaciones con España, que siempre producirían algún tipo de tropiezo, ya que no vendría nada bien que, de repente, no se pudiese contar con el puerto de Bilbao, o que hubiese una aduana por medio".

Para Juan Velarde, el plan que maneja el PNV para el futuro del País Vasco, por lo que supondría de volver a los fueros, "carece de sentido y es pura bambalina histórica". El economista aseguró también que la Constitución española contempla que "esos fueros queden revalidados de alguna forma a través de los estatutos de autonomía, que ahora quiere romper un grupo político". Velarde dijo que, de cualquier modo, "Europa no admite esas danzas y tal posibilidad sería horrible desde el punto de vista económico; se trata de cosas trasnochadas que no tienen ningún sentido, aunque haya quien las defiende y logre tener algún apoyo popular".

Recortes de Prensa   Página Inicial