AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 22 Agosto  2003
La deriva de Zapatero
Ignacio Villa Libertad Digital  22 Agosto 2003

La «bulli-gauche» y el doble sentido
PABLO PLANAS ABC 22 Agosto 2003

Otra vez Pasqual I
JAIME CAMPMANY ABC 22 Agosto 2003

Alberdi y los dislates de Maragall
EDITORIAL Libertad Digital  22 Agosto 2003

4. Zapatero quiere cualquier guerra para rendirse
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  22 Agosto 2003

Los dos Psoes
Antonio Jiménez La Razón 22 Agosto 2003

La trampa de las manifestaciones abertzales
Lorenzo Contreras Estrella Digital 22 Agosto 2003

Irak y Palestina, desafío terrorista
Editorial ABC 22 Agosto 2003

Aluvión de críticas a Maragall por su idea de crear una macrorregión
JESÚS MORALES. Zaragoza Heraldo de Aragón 22 Agosto 2003

EEUU captura a Alí el químico, dado por muerto en abril durante un bombardeo sobre Basora
Agencias Libertad Digital  22 Agosto 2003

La deriva de Zapatero
Ignacio Villa Libertad Digital  22 Agosto 2003

El secretario general del PSOE ha perdido una oportunidad única e irrepetible para callarse. José Luis Rodríguez Zapatero ha podido aprovechar la actual situación de Irak, tras el atentado contra la oficina de Naciones Unidas en Bagdad, en el que ha muerto el militar español Manuel Martín Oar, para iniciar un cambio de actitud y de estrategia que devuelva al PSOE al lugar donde residen los partidos serios, responsables y con una visión global de las políticas de Estado. Ha podido dar un giro, un cambio de rumbo que saque a su partido de la compañía de Izquierda Unida; pero ha vuelto a desperdiciar esta ocasión, posiblemente la última para cambiar antes de iniciar la carrera electoral de las generales del año 2004.

Después de escuchar a Rodríguez Zapatero en la rueda de prensa que ha ofrecido en Sevilla, en la que ha recuperado sus teorías, ruinosas y vacías de contenido, sobre la crisis de Irak, las preguntas nos asaltan de forma estrepitosa. ¿Se equivoca él solo o son sus colaboradores los que le conducen a estos desastres? ¿Son sus propias torpezas o son los consejos de Caldera, Rubalcaba o Blanco los que propician estas equivocaciones cada vez más irreversibles? ¿Es incapacidad de liderazgo o son las trampas que le tienden desde el Grupo Prisa? ¿Tan difícil es salir del error, o es que Felipe González le impide recuperar el tono político que enseñó a todos al llegar a la Secretaría general del PSOE?

Quizá no sea una sola la razón que le está llevando a tanto tropezón consecutivo, sino que posiblemente sea una mezcla cuidada y calibrada de esta larga lista de errores que están colocando a Zapatero en el disparadero. Pero lo cierto es que llegó con un proyecto para 2008 y, a este paso, llegará con dificultades a 2004 como punto final de recorrido. Además, ante el asombro de todos, esta huida hacia ninguna parte que ha emprendido el secretario general de los socialistas es cada vez más incomprensible. Durante la guerra de Irak, se convirtió en una comparsa de Izquierda Unida. Se apuntó sin contemplaciones a la política asamblearia, se desmarcó de la responsabilidad institucional y entró en una dinámica facilona de demagogia que supuso un sonoro fracaso: primero, en las elecciones municipales y autonómicas; y después, en el Debate sobre el Estado de la Nación, del que Rodríguez Zapatero salió escaldado.

Zapatero se ha equivocado en el fondo y en la forma y no parece estar dispuesto a rectificar. Está encantado con su "giro" a la izquierda, pero mientras gira y vuelve a girar, se emborracha cada vez más con el mareo y se aleja a toda velocidad de una posible mayoría electoral. Las urnas han sido claras: cuanto más cerca esté de Llamazares, más lejos se encontrará de la mayoría parlamentaria necesaria para gobernar España. Pero no sólo se lo dijeron los escrutinios del pasado 25 de mayo, sino que también se lo han recordado desde dentro de su partido: el propio José Bono le insistía, no hace mucho, al afirmar que, sin el votante de centro, ese mismo votante al que él mima en Castilla-La Mancha, el PSOE no volverá al poder.

Pero aquí no acaba todo. Parece que para Zapatero no es suficiente con perseverar en el error. Ahora, además, ha conseguido "reinventar" un discurso ¿pacifista? y de ¿conseso? que nadie entiende. Mezcla el atentado terrorista de Bagdad, en el que ha muerto el militar español Martín Oar, con los cascos azules, con la legalidad internacional, con el papel de Naciones Unidas, con la guerra "ilegal", con los errores de la Coalición y –cómo no– con Bush, Blair y Aznar, a quienes culpa de todos los males de Irak, del mundo y del universo. Y, por si este embrollo no fuera suficiente, le pide a Aznar que rectifique. Es decir, lo de siempre: criticar a todos sin buscar soluciones. Pero encima, ahora, mezcla conceptos y papeles como si fuera un principiante. En fin, que Zapatero, no contento de ir de la mano de Gaspar Llamazares, ahora ha conseguido "fabricar" un discurso indescifrable.

A este paso, no lo duden, que instalado como está Zapatero en esta dinámica, todavía veremos nuevas entregas.

La «bulli-gauche» y el doble sentido
Por PABLO PLANAS ABC 22 Agosto 2003

HACE muchos años ya que Pasqual Maragall pide relecturas, cambios y reinterpretaciones sobre la Constitución y el Estatuto. Desde la templanza de las siglas socialistas, el ex alcalde de Barcelona puede jugar a ser más arrojado que cualquier nacionalista, más imaginativo que cualquier cargo público, más ampurdanés en el sentido daliniano del término. Según la dirección del viento, Maragall trata de estar un paso por delante de su partido, al lado de todos, con la mano suave de alisar la espalda de los miembros de la «bulli-gauche» y los zapatos sucios de feria de abril catalana. O sea, capaz de venderle un traje a un guardia civil, que dice la rumba, y una propuesta de reordenación territorial a un militante de ERC y al alcalde de Zaragoza.

Eso, que en Pujol era doble lenguaje o la pertinaz obstinación por templar en Barcelona y banderillear en Madrid, en Maragall se ha convertido en una cierta propensión a agudizar las contradicciones socialistas mientras las encuestas acercan los sueños de Convergència a los terrores de Ferraz. Conviene a Maragall que nadie sepa a ciencia cierta qué pretende, entre otras razones porque eso es un negocio entre lo posible, lo inaceptable y el peso de los votos. El riesgo de no estar atado a un discurso sobre el Estado consiste en que sean otros, ERC, por ejemplo, quienes acaben por diseñar la evaporación del pan con tomate para hacer un gazpacho mientras Ibarretxe se cree que al menos en Barcelona cuenta con un amigo.

Sea como fuere, la ex ministra de González Cristina Alberdi ha salido en apoyo de Maragall al reclamar un congreso extraordinario del PSOE para que se aclare si España es lo que cogita Maragall, el nieto, o hay que insistir en el Plan A de Zapatero, que es esperar a que algo le salga mal, o peor, al PP. Todo conduce a que ni siquiera el previsto triunfo de Maragall en las próximas autonómicas va a dulcificar el camino de Zapatero hacia las elecciones generales. En el PSOE también esperan al sucesor.

Otra vez Pasqual I
Por JAIME CAMPMANY ABC 22 Agosto 2003

YA se sabe que el proyecto de modernización de Cataluña con vistas a la modernización de España pasa por el Medioevo. Lo primero que hay que hacer para que Cataluña sea una «euro-región» en la Unión Europea del siglo XXI es resucitar la Corona de Aragón, y eso pasa por la proclamación del socialista federalista asimétrico Pasqual Maragall como Pasqual I, heredero de Jaume el Conqueridor, soberano que será de ese reino, que abarcaría Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares, a las que deben unirse las dos regiones francesas de Languedoc-Roussillón y Midi-Pyrinées. Toma nísperos.

Pero de momento, Pasqual I no hace mención a conservar aspiraciones sobre el reino de Nápoles, el de Sicilia y la Cerdeña. La transición según Maragall, la Constitución, los Estatutos de Autonomía y todo lo demás fue sólo un paso hacia una España federalista, autonomista y -habría que añadir- medievalista y maragalliana. El proyecto de Maragall, por otra parte, no debe levantar recelos en ninguna otra región o autonomía de España, porque no se opone a que Navarra se una, por ejemplo, con Aquitania y con La Rioja. Es de suponer que tampoco tenga mayor objeción a que el califato de Córdoba llegue hasta Toledo, y un servidor, como murciano, le agradece al grande Pasqual I que deje fuera de su mapa de la Corona de Aragón, gozando de independencia, al reino de Murcia, en atención a que si fue conquistado por Jaime I, la conquista se llevó a cabo, no para retenerlo para sí, sino con objeto de que el Conquistador lo devolviera a su yerno Alfonso X el Sabio.

Con este proyecto, el socialismo catalán, que es socialismo pero cosa distinta al socialismo de Ferraz, tan anticuado y corto de visión, se sitúa a la cabeza del socialismo más avanzado y moderno y ofrece el ejemplo para que otros países busquen en su historia de hace cinco siglos la mejor manera de modernizar su existencia en la Europa de hoy. La prueba palmaria de la transigencia de Pasqual I ante otros proyectos autonomistas o federalistas es su aceptación sin reparo al llamado «Plan Ibarreche» y su rechazo a Aznar, persona que se opone pero no resuelve. Y es que en realidad, España tiene planteados dos graves problemas: el terrorismo y Aznar; el terrorismo porque causa terror, claro, y Aznar porque no termina de entrar por el aro del Medioevo maragalliano ni del primitivismo ibarrechista. Cuando nos veamos libres de esas dos plagas, España habrá alcanzado la felicidad posmodernista del federalismo asimétrico.

Como aquí, cada loco con su tema, el gobierno de Ibarreche, representado por Balza, ha autorizado en Bilbao otra de esas manifestaciones tan simpáticas donde Otegui, el Vázquez de Mella batasuno, echa un discurso mientras los encapuchados del kukluxklan vasco queman la bandera de España. Para fundamentar jurídicamente la decisión de autorizar el desahogo democrático proetarra, Balza ha aplicado lo que ya ha pasado a la Historia del Derecho como «doctrina Zorrilla». Alza, Balza, que Batasuna se queda descalza. Y Balza se alza y autoriza. Para eso está.

Alberdi y los dislates de Maragall
EDITORIAL Libertad Digital  22 Agosto 2003

La ex ministra socialista Cristina Alberdi ha vuelto a erigirse como portavoz del sentido común en el seno del Partido Socialista frente al disparatado proyecto de Maragall de crear una “región europea” que incluya los antiguos territorios de la Corona de Aragón (que abarcaba también la Comunidad Valenciana y Baleares) más las regiones francesas del Languedoc-Rousillón y Midi-Pirynées. Alberdi ha reprochado oportunamente a Ferraz que “no haya parado los pies” al líder de los socialistas catalanes, quien ha vuelto tras las vacaciones a erigirse como el principal defensor de estos viejos y expansionistas delirios de grandeza del nacionalismo catalán, así como a reivindicar la “superación” de la Constitución y la reforma del Estatuto catalán.

Aunque las reacciones a las propuestas expansionistas de Maragall se reparten entre las carcajadas que provocan al otro lado de los Pirineos y las airadas protestas del gobierno balear y valenciano, sí que debería preocupar la seguridad con la que el candidato socialista a la presidencia de la Generalitat afirma que el Estatuto de Cataluña “se modificará seguro porque no habrá mayoría absoluta en el Parlamento de Madrid y los socialistas y los nacionalistas lo permitirán”. Tampoco es un delirio imposible de Maragall, sino ya una lamentable realidad, la negativa de la dirección nacional de los socialistas a hacer frente común con el PP contra el proyecto secesionista de Ibarretxe.

Sobre la política del PSOE en el País Vasco, Alberdi, por el contrario, se ha mostrado partidaria de las tesis de Redondo Terreros o Rosa Díez y ha criticado la “obsesión por no ir de la mano del PP contra el proyecto de Estado Libre Asociado” del nacionalismo vasco, “cuando se han dado pasos conjuntos muy positivos, como el Pacto por las libertades y contra el terrorismo”. En opinión de la ex ministra, “los socialistas y el PP también deberíamos ir juntos ahora, cuando se trata de oponerse a algo que rompe las reglas del juego. El PSOE se ha radicalizado mucho en los últimos tiempos, cuando son las posiciones más centradas, más moderadas, las que nos permitieron conectar con el electorado y ganar las elecciones”.

Lo que ciertamente es un hecho es que Zapatero sigue obedeciendo dócilmente las directrices de radicalización y acercamiento a los nacionalistas dictadas por Prisa, sin importarle la evidente y suicida falta de sintonía que provoca en el seno de su propio partido. Por supuesto que en el seno de una formación política pueden haber diferentes posturas o matices respecto a temas menores, pero cuando las discrepancias son totales y afectan a problemas tan radicales como es el cómo hacer frente a un proyecto secesionista o calificar —como Maragall ha hecho— de mera “disposición transitoria” nada menos que a la Constitución y al Estatuto, es algo más de lo que puede permitirse el discurso de un partido que aspira a ser alternativa del Gobierno. Ciertamente, España no se merece esta oposición.

4. Zapatero quiere cualquier guerra para rendirse
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  22 Agosto 2003

El comportamiento de Zapatero en los prolegómenos y desarrollo de la guerra de Irak aventó cualquier hipótesis optimista, comprensiva e incluso compasiva sobre el político leonés. Se comportó como un redomado hipócrita, mintió acerca de Irak todo lo que quiso y más, se alió con todos los grupos totalitarios de izquierda, españoles y antiespañoles, respaldó el golpe civil contra la democracia fraguado en las calles, se burló de los ataques a cientos de sedes del PP, respaldó a los titiriteros en su asalto al Parlamento, se alineó con Llamazares detrás de todas las pancartas y delante de los retratos de los diputados del PP con el rótulo de "Asesinos", no dudó en apelar a la ONU como fuente de autoridad y en rechazarla, no vaciló en proclamarse enemigo de la dictadura de Sadam y defenderla, en propugnar para España la posición (la traición, mejor) francesa y alemana contra todos los demás países de la UE y de la OTAN, utilizó siempre la retórica antiamericana más totalitaria, añeja y casposa, al clásico modo soviético, utilizó como arma arrojadiza contra el Gobierno a los muertos accidentales de la guerra, como Parrado y Couso, y, en resumen, no perdonó la más baja demagogia ni le hizo ascos a la alta traición.

Zapatero no dudó entonces, ni duda ahora, en utilizar la guerra de Irak como simple herramienta para desgastar al Gobierno de España y al PP, para ganar en Bagdad lo que pierde en Madrid. Zapatero evita cualquier condena de la horrenda dictadura sadamita, no habla de las inmensas fosas comunes y las masacres del genocida iraquí comprobadas tras la toma de Bagdad; al contrario, como todos los medios de comunicación y los políticos que buscaban la derrota de los USA y de Occidente, Zapatero insiste en que se "mintió" sobre las armas de destrucción masiva de Sadam, cuando es obvio que a ellos no les engañó nadie, dice que no se respetó la legalidad internacional identificada con la ONU cuando el propio Zapatero anunció en el Parlamento que no la aceptaría si respaldaba la guerra y sigue ahora defendiendo la vuelta a una inexistente "legalidad anterior" que, en la práctica, identifica con la evacuación de las tropas de la Coalición, empezando por las españolas (a las que sigue llamando "fuerzas de ocupación" y no de liberación), con la condena de los países que derribaron la dictadura de Sadam, y con su reposición, puesto que presenta su derrocamiento como el origen de todos los males. Curiosamente, olvida la participación de España en la primera guerra contra Sadam, gobernando Felipe González, ese protoamnésico voluntario.

En suma, Zapatero es un político que desde hace casi un año anda en busca de cualquier guerra... para rendirse. Se empeñó en acabar con el Gobierno legítimo y en echar del Poder al PP utilizando toda la quincallería falsamente pacifista de la izquierda prosoviética. Fracasó en tan sucio empeño, pero pese al rechazo de los votantes, no es capaz de asumir un error, porque no lo fue tanto como un crimen, e insiste en su estrategia antisistema contra el Gobierno de España, contra los USA y Occidente, contra todo lo que, en la escena nacional e internacional, significa libertad. Zapatero, desertor vocacional, ha vuelto con la excusa de los atentados contra la ONU a esa política de mentiras, a la baja demagogia y a la alta traición. Así espera sobrevivir hasta marzo de 2004. En realidad, su última esperanza no es Maragall, ni Simancas, ni Chaves... se llama, como el año pasado, Sadam Husein.

Los dos Psoes
Antonio Jiménez La Razón 22 Agosto 2003

A cualquiera que sea el sucesor, Rato o Rajoy, el PSOE se lo está poniendo a huevo. Con una situación económica razonablemente buena, España es el único país de la UE que crece sobre el 2 por ciento, la oposición no encuentra nada que rascar en los asuntos del bolsillo, los más rentables en las urnas, y seguirá tirando de la guerra de Irak y hasta del «Prestige». Si a ello unimos la falta de cohesión interna del PSOE sobre el más grave problema que afrontará España en los próximos meses, que es el desafío independentista del PNV y el modelo de Estado, concluiremos que el PP abandera en solitario el amplio espacio sociológico de centro-derecha nada partidario de reformas innecesarias que afectan a la convivencia y que sólo generan incertidumbre y tensión. Frente al discurso claro y sólido del PP sobre la actual configuración de la España de las autonomías, se sitúa un PSOE fraccionado que se debate entre los desvaríos y delirios de grandeza de un Maragall que pretende reinventar una parte del mapa europeo que afecta a España y Francia y el sentido común de gentes como Bono, Paco Vázquez o Redondo Terreros, quien advierte del varapalo electoral que el partido sufrirá si no hace causa común con los populares contra el plan Ibarreche. Falta saber con quiénes está Zapatero.

La trampa de las manifestaciones abertzales
Lorenzo Contreras Estrella Digital 22 Agosto 2003

La consejería de Interior del País Vasco, que es tanto como decir su Gobierno, autorizó una nueva manifestación en homenaje a la ikurriña, cuyo permiso fue solicitado por una "persona particular". Es el nuevo procedimiento tramposo que ahora se utiliza para desarrollar la ilegal apología del terrorismo etarra y los ultrajes a la enseña nacional. Unas veces la citada consejería que dirige el señor Balza de su consentimiento y otras no, del mismo modo que unas veces la autoridad judicial vasca presta su autorización y en otras ocasiones la niega. Pero el afecto es siempre el mismo, es decir, la manifestación se celbra en un tuya-mía institucional donde, según los casos, el Tribunal Superior no se considera suficientemente informado y, por tanto, se lava las manos consistiendo y luego justificándose, y la consejería de Interior invoca los derechos de manifestación ciudadana a poco que la trampa del solicitante se reviste de aparente normalidad en sus requisitos.

Ya se vio hace unos días y vuelve a comprobarse ahora. Balza y Zorrilla, el consejero de Interior y el presidente del Tribunal Superior de Justicia respectivamente, se pasan las cartas por debajo de la mesa, uno por conveniencia política del Gobierno Ibarretxe y el otro por miedo o por si acaso. Al final ocurre lo de siempre. La manifestación solicitada por el ciudadano o la ciudadana inocente en uso de sus derechos y de su aparente buena fe, acabe nutriéndose de participantes batasunos y abertzales en general, dispuestos a gritar en favor de ETA o instrumentar las correspondientes apologías. Por supuesto, todo dentro del Código Penal, pero da lo mismo. Y por si algo se echa en falta, ahí está siempre el señor Otegi u Otegui, don Arnaldo, que nunca quema las banderas que arden junto a su persona, pero que nada hace por apagar o impedir la pequeña hoguera en la que se consumen los símbolos españoles.

Claro que también el dirigente ex batasuno, ahora líder de SA (Socialistas Abertzales), tiene que sufrir las consecuencias ambientales de la combustión. Ya el otro día se quejó del mal olor que despedía la bandera española al arder. Se supone que el plástico de que estaba fabricada huele siempre lo mismo. La referencia de Otegi u Otegui era una hábil, o no tan hábil, estratagema verbal para denigrarla. Ahora el fiscal dice que el dirigente abertzale participaba del delito de ultraje a la bandera, previsto y tipificado en el Código Penal. La opinión reinante es que don Arnaldo no tiene que inquietarse en exceso. No le va a ocurrir nada. No llegará la justicia tan lejos como para deducir testimonio que revista alguna consecuencia punitiva, en forma de multa por ejemplo, que siempre, si se impone, podrá correr a cuenta de los gastos generales de su organización, tan ligada económicamente al llamado impuesto revolucionario.

Por otra parte, es ejemplar la actuación de la Ertzaintza, que cumple órdenes superiores no menos ejemplares. Si en estos casos se producen desórdenes, la policía autónoma tiene instrucciones terminantes de no permitirlos. Lo que las órdenes no previenen es la habitual posibilidad de que la concentración ilegal se traslade de lugar, es decir, se mueva unos metros o se coloque a una distancia prudencial del lugar autorizado, en cuyo caso es evidente que se ha cumplido el requisito de no conculcar la ley en el sitio fijado por la autoridad competente.

Irak y Palestina, desafío terrorista
Editorial ABC 22 Agosto 2003

EL secretario de Estado de EE.UU., Colin Powell, cree conveniente que se apruebe en el Consejo de Seguridad de la ONU una nueva resolución que ampare la ampliación de la colaboración internacional en Irak. Powell ha recordado que son ya treinta los países implicados en la normalización de Irak y ha admitido que existen negociaciones con catorce más. Estados Unidos, que puso el peso principal en la intervención militar, que está haciendo frente a un importante número de bajas y que, a la vez, está recibiendo las críticas y la incomprensión de no pocos países y sus opiniones públicas, quiere convertir el restablecimiento del orden en Irak y la preparación de un traspaso del poder a las autoridades elegidas democráticamente en un compromiso internacional sostenido por el mayor número de países posible. La consecución de la estabilidad en Oriente Próximo, normalizando Irak y abriendo el diálogo entre israelíes y palestinos, requiere la derrota del terrorismo como condición previa y para eso, la colaboración internacional en todos los campos y no sólo en el de la seguridad y la inteligencia parecen indispensables.

No cabe duda de que la presencia aliada en Irak pasa por sus momentos más difíciles desde que se inició la operación para derrocar a Sadam Husein. A los ataques a las tropas aliadas de los restos del baasismo que sostenía a Sadam se ha sumado la actividad terrorista de estos mismos grupos y de otros de carácter más marcadamente islamista, probablemente vinculados a Al Qaida. El terrorismo ha decidido dar una batalla en toda la región y no es una coincidencia que el atentado contra el cuartel general de la ONU en Bagdad se haya producido a la vez que un atentado islamista en el centro de Jerusalén, expresando la ruptura de la tregua por parte de los grupos terroristas palestinos de significación fundamentalista. La lucha por la normalización en Irak ha tomado el carácter de primera línea de frente en la guerra global contra el terrorismo y éste, consciente de que la democracia en Irak y la paz en Palestina sería el fin de sus sueños, ha decidido dar la batalla con toda la amplitud posible. Esa es la situación a la que se enfrenta la comunidad internacional.

Los dos avances más importantes en el contencioso palestino-israelí se dieron tras una derrota militar de Sadam Husein. A la guerra de 1991 para expulsar las tropas iraquíes de Kuwait siguió la Conferencia de Madrid y luego los Acuerdos de Oslo, y la derrota de hace unos meses dio lugar a la firma de la Hoja de Ruta. En ambos casos el proceso de conversaciones ha acabado saltando por los aires por la acción del terrorismo y sus complicidades con la dirección palestina, pero también por las acciones provocadoras del Ejército israelí.

A pesar de las concesiones realizadas por Israel con el desmantelamiento de alguno de sus asentamientos y de las muestras de buena voluntad de las autoridades palestinas, los recelos entre ambos han estado a la orden del día y han marcado el camino de las negociaciones. Israel, cuyo Ejército ha tenido siempre el gatillo listo, como se ha demostrado con el asesinato del líder de Hamás, pretendía que Arafat controlara a los grupos extremistas palestinos, sin tener en cuenta que las propias acciones de su Ejército habían dejado a la ANP en un estado de absoluta debilidad. Por su parte, Abu Mazen ha mostrado su incapacidad para aglutinar las voluntades de los distintos grupos palestinos y para contener su trayectoria terrorista. La comunidad internacional tiene ante sí la obligación y el reto de secar el papel mojado en que se ha convertido hoy la Hoja de Ruta.

Aluvión de críticas a Maragall por su idea de crear una macrorregión
La idea de Pasqual Maragall de crear una macrorregión económica europea con los territorios de la antigua Corona de Aragón y dos regiones francesas no encontró ayer el apoyo de ningún partido (incluido el PSOE) ni Comunidad Autónoma implicada. El Gobierno de Aragón evita, de momento, pronunciarse.
JESÚS MORALES. Zaragoza Heraldo de Aragón 22 Agosto 2003

| "Una "ruptura con la posición tradicional del PSOE" según Cristina Alberdi, "un auténtico despropósito que genera riesgo, inestabilidad y desconfianza" para el ministro del Interior y "una propuesta en clave electoral" según Alfredo Boné. La idea de Pasqual Maragall de crear una macrorregión económica europea con los territorios de la antigua Corona de Aragón y dos regiones francesas no encontró ayer el apoyo de ningún partido (incluido el PSOE) ni Comunidad Autónoma implicada.

Los ministros de Interior y de Trabajo, los "populares" Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, criticaron duramente la propuesta y coincidieron en señalar que "procede de un partido debilitado sin proyecto político".

Por parte del PSOE, José Bono indicó que "ser socialista significa no ser dogmático, ni intransigente ni insolidario, y en eso coincidimos Chaves, Elorza, Maragall, Ibarra, yo y el último afiliado". Al referirse a la propuesta del PSC, indicó que "la España de los Reyes Católicos me importa muy poco, porque la que me importa es la de mis hijos. En este sentido, lo de la Corona de Aragón me importa lo mismo que lo de los Reyes Católicos". Cristina Alberdi llegó más lejos y pidió un Congreso extraordinario.

El Gobierno de Aragón optó por no posicionarse, a la espera de que el presidente Iglesias vuelva de vacaciones. El Ejecutivo aragonés ha mantenido silencio desde el inicio de este debate político, impulsado hace ya varios meses por Maragall con el objetivo de revitalizar los lazos de la antigua Corona de Aragón.

Sí reaccionó la Generalitat Valenciana, que lo calificó de "sinsentido" y "ofensivo para los derechos del pueblo valenciano por la injerencia autonómica que representa". Por su parte, Esquerra Republicana de Catalunya instó a Maragall a que se defina "de una vez" en su apoyo o no a la creación de un estado catalán. Señalaron que Maragall defiende un proyecto subalterno al neocentralismo de Zapatero y Aznar".

"Iglesias tiene que reaccionar"
Fernando Martín, secretario general del PP aragonés, criticó "el uso electoral que hace Maragall de Aragón" e indicó que "esto es lo suficientemente serio como para que Rodríguez Zapatero ponga orden en la familia socialista". Además, criticó que la DGA todavía no se haya posicionado en este asunto: "El presidente de todos los aragoneses, Marcelino Iglesias, tiene que salir inmediatamente a desdecir a Maragall. Tiene que reaccionar. Ya basta que utilice Aragón para sus propios intereses".

Gonzalo Orna, secretario de Organización de CHA, recordó que su partido no es "catalanista" y se mostró abierto a conocer la propuesta de Maragall "si de esta manera se consigue que Aragón tenga más peso en Europa y el Estado". Orna circunscribió las palabras del líder socialista a "una estrategia electoral".

Alfredo Boné, secretario de comunicación del PAR, indicó que "apoyamos todo lo que suponga un buen desarrollo económico para Aragón", pero indicó que le gustaría oir a Maragall defender con la misma fuerza los intereses económicos de Aragón, "pronunciarse contra el trasvase y apoyar las obras del Pacto del Agua".

Adolfo Barrena, coordinador general de IU-Aragón, indicó que "las regiones españolas y francesas tienen que buscar un marco de colaboración, pero siempre de acuerdo con las dos Constituciones y la Unión Europea".

EEUU captura a "Alí el químico", dado por muerto en abril durante un bombardeo sobre Basora
Agencias Libertad Digital  22 Agosto 2003

Ali Hassan Al-Majid, conocido como "Alí el químico", uno de los 55 ex altos cargos más buscados del Gobierno de Sadam Husein, ha sido capturado este jueves, ha informado el Pentágono. Durante un intenso bombardeo lanzado en abril contra Basora -ciudad de la que era gobernador durante la guerra-, se informó de su muerte aunque la noticia nunca fue realmente confirmada.

Los opositores políticos iraquíes le dieron el sobrenombre de “Alí el químico” a Al Majid, primo del derrocado presidente Sadam Husein, por su papel en los ataques con armas químicas contra miles de kurdos en el norte de Irak, en 1988. El ahora detenido es el “rey de picas” en la baraja publicada por el Pentágono en la que figuran los principales miembros del Gobierno de Sadam Husein, muchos de los cuales están ya bajo custodia de las fuerzas de EEUU en Irak. Además de su participación en la represión con armas químicas contra los kurdos en 1988, a Al Majid se le vincula con la sangrienta represión contra los musulmanes chiíes en el sur de Irak, durante la rebelión que éstos protagonizaron en febrero de 1991.

El Pentágono no dio detalles de cómo fue detenido Al Majid, quien fue gobernador de Kuwait durante los siete meses que duró la ocupación de ese emirato árabe por parte del Ejército de Irak a partir de agosto de 1990 y hasta la guerra de febrero de 1991. Inicialmente, en abril de 2003, durante la guerra contra Irak, funcionarios de EEUU dijeron que Al Majid había muerto durante los bombardeos contra una casa en el sur del país, pero posteriormente éste fue visto en un hospital de Basora, de donde escapó. El pasado junio el jefe del Alto Estado Mayor Conjunto estadounidense, el general Richard Myers, informó a los periodistas de que varios prisioneros que fueron interrogados indicaron que “Alí el Químico” posiblemente estaba vivo.

Un portavoz del Comando Central de EEUU, con sede en Tampa (Florida), confirmó que “Alí el químico” está en poder de sus militares en Irak. La detención de Al Majid se produce después de que esta semana también fuera puesto bajo custodia en ese país el ex vicepresidente del antiguo Gobierno de Sadam Husein, Taha Yassin Ramadan, en la ciudad norteña de Mosul, donde murieron dos hijos del ex presidente iraquí en un enfrentamiento armado con tropas estadounidenses.

Alí Hassan Al Majid es considerado como uno de los más despiadados miembros del círculo de hombres de confianza de Sadam Husein. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos le atribuyen actividades represivas que motivaron la muerte o la desaparición de cerca de 100.000 kurdos durante una campaña contra centenares de pueblos y comunidades kurdas en el norte de Irak. Según esos grupos humanitarios y el Gobierno de Washington, Al Majid usó armas químicas contra los kurdos.

Recortes de Prensa   Página Inicial